La Voz de Galicia
Seleccionar página

El llanto es la primera forma de comunicación de los bebés después de nacidos, aunque durante la gestación existen algunos gestos y movimientos que revelan la intención del neonato por dar a conocer un estado de ánimo o un momento de incomodidad. Si la gestante, por ejemplo, se acuesta en una postura incómoda para el bebé, éste se moverá repetidamente hasta conseguir que ella cambie de posición. Es solo una forma de comunicarse.

Mientras aprenden y desarrollan el lenguaje hablado, los pequeños utilizan los balbuceos para expresarse. Un «tatata» o un «bababababa» tienen más significado de lo que cualquier adulto pudiera pensar. En su momento, me tocó escuchar monólogos completos de la peque cuando aún no cumplía el año, discursos que acompañaba con gestos y en los que insistía en una idea -seguramente bastante compleja- que esta aprendiz de madre no era capaz de descifrar.

Las conversaciones entre niños pueden ser más serias e interesantes que cualquier discurso político o cualquier debate presidencial. Seguro que Zapatero y Rajoy no son tan convincentes como este par: