La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para septiembre, 2011

El sitio de mi recreo

Jueves, septiembre 22nd, 2011

Si sumamos los kilómetros que he recorrido en esa plaza de Caranza detrás de una pelota creo que podríamos llegar a algún exótico y lejano país. Guardo buenísimos recuerdos de mi infancia en Caranza y más concretamente de esa plaza.  En ella he aprendido a montar en bici sin ruedines, a jugar a la chapa y a pedir a gritos a mi madre que me tirase el bocadillo por la ventana. Cuando el sol se iba poniendo, era habitual la clásica sinfonía de gritos de padres llamando a los retoños a voces por el balcón con la respuesta, no menos clásica, de; «¡Jo!…mamá…cinco minutos más!!».

Hoy he ido a hacer una foto cerca de allí y no me pude resistir a ver, después de muchos años, cómo estaba aquello. El caso es que, al parecer, ya no se puede jugar a la pelota poniendo la «propiedad privada» como excusa. Tengo curiosidad por saber quien es el  nuevo «dueño» de la plaza. Quién es ese señor que le quiere poner puertas al mar.

Atalaya futbolera en As Pontes

Domingo, septiembre 4th, 2011

Durante un par de años viví en unos de los edificios más altos de Ferrol situado en la bulliciosa plaza de Porta Nova. Cuando la gente (sobre todo la de más edad) se enteraba de mi domicilio, siempre hacían el mismo comentario; “Caramba, que suerte. Vives en la atalaya”. Algún tiempo después me enteré que el calificativo al mostrenco arquitectónico tenía su razón de ser. Al parecer, en los tiempos en que en el espacio ahora ocupado por la mencionada plaza estaba el mítico estadio de fútbol Manuel Rivera, los balcones y ventanas del edificio estaban muy cotizados. Desde ellos uno podía ver al Rácing sin salir del salón…y sin pagar.

Hoy me acordaba de todas estas cosas al ver al hombre de la foto. Desde esa atalaya no quitaba ojo a un partido entre el equipo local y un Rácing de Ferrol que sueña con volver a la gloria de los tiempos en los que, tanto en el estadio como en ventanas y balcones la gente disfrutaba con su equipo.