Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Vidas Licenciosas

Salir con dignidad después de los 40

12 de abril de 2013 a las 0:39

El lenguaje es a veces tan sutil como cabrón. Socialmente uno empieza siendo un quinceañero, después un veinteañero, más tarde un treintañero… hasta que se llega a ser un cuarentón. Esa es la frontera. Cua-ren-tón,  con lo despectivo que suena. Ni el idioma ni la noche de Compostela han tratado con respeto a sus mayores, o a sus adultos maduros, como se les quiera llamar. Volcada como lo ha estado históricamente con los universitarios, el ocaso de esta casta (leer “Los jueves de Santiago se quitan del medio“) ha dejado un interesante nicho de ocio para los nacidos entre los años 60 y 80 que se está agrandando por momentos hasta convertirse en una gran fosa común que va llenándose de solteros crónicos, maduritos y maduritas rebotados de relaciones rotas o hundidas en el tedio y seductores Rodríguez de ambos sexos que encuentran en los bares, los amigos y el flirteo su verdadero respiro familiar. También asoman grupos constituidos por parejas sin descendencia que todavía tienen algo que contarse tras una cena y progenitores primerizos a los que se les reconoce porque miran el reloj con indisimulada preocupación, ya que cada ronda les cuesta diez euros extra que les sopla la canguro por hora. Una noche cara que anuncia una mañana de caritas y sudores cuando los niños tocan diana.
Todos tienen un enemigo común: la resaca. Cualquiera que recuerde a Tejero entrando en el Congreso es también consciente de que cada vez que se entrega a la francachela nocturna inicia un rito de autoinmolación que se certifica al lunes siguiente, cuando te espetan que todavía tienes mala cara. Es el drama del bebedor talludito. La fábrica interna se vuelve cada vez más lenta y las reverberaciones corporales, ya sean en la azotea o en el bajo vientre, se extienden dos, tres y hasta cuatro días. Es un hecho constatado. Los que siendo unos chavales aguantaban las noches de jota con pasmosa alegría empiezan a resentirse físicamente a partir de los treinta, igual que le sucede a la mayoría de los deportistas de élite, aunque siempre aparece algún Maldini de la copa-balón que es capaz de superar con dignidad la crisis de los 40 y que, lejos de entregarse al chándal y al sofá los fines de semana, sigue en activo en esa pequeña liguilla de veteranos que se da cita en escogidos locales de la ciudad en los que las arrugas, las entradas y el rollo fondón son de un tiempo a esta parte bienvenidos.
Los quehaceres universitarios, las dificultades para acceder a un primer empleo y el persistente efecto cautivador de las movidas de Ordes o Santa Comba, así como el botellón o la moda de reventar casas rurales «porque yo lo valgo» han apartado a los adolescentes y veinteañeros del circuito nocturno compostelano, elevando la media de edad de forma notable. Por el mismo efecto se ha estirado la esperanza de vida de muchos establecimientos que estarían moribundos si dependiesen del menudeo económico de una chavalada muy empobrecida (en realidad son sus familias las que están caninas) y que se siente incómoda al reconocer bajo el mismo techo a los amigos de sus padres. En esos encuentros intergeneracionales los mayores, los machitos zalameros sobre todo, constatan que el arroz está más que tostado cuando tratan de tontear con jovencitas. A fuerza de fracasar comprenden que la edad les ha otorgado un don: por momentos son hombres invisibles. Darse cuenta a tiempo de ese insospechado superpoder permite mantener intacta la autoestima y evita bochornosas escenas.


Pero el oasis es limitado, tan solo cuatro o cinco palmeras con sus abrevaderos para dar cobijo temporal a los adultos de espíritu cachondo que no superen los 50. Más allá solo hay niebla, más espesa si cabe tras el cierre hace ya un tiempo de locales como El Duque o el Rahid, desapariciones que se unen a la extraña situación que vive el Don Juan, el desguace de referencia en Compostela, que está pendiente de arreglar algunos asuntos técnicos que han dificultado su viabilidad. Habrá que comprobar en los próximos años si a medida que avanzan estas nuevas generaciones callejeras la oferta se va a adaptando, pero es evidente que en la actualidad la noche vive un decadente climaterio para las manzanas y las peras maduras, algo que resulta del todo injusto, porque cualquiera tiene derecho a celebrar con unas copas y unos agarrados que la última convocatoria para un examen rectal se haya superado cum laude.

Buenas noches.

Nota. Cinco recomendaciones para maduros despistados que reenganchan con la noche:

1. Galo D’Ouro. 2. Carrilana. 3. Armería. 4. Dado Dadá. 5. Garoa

Imagen de previsualización de YouTube Sin categoría
Escrito por juancapeans 30 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

30 respuestas a “Salir con dignidad después de los 40”

Maria
abril 12th, 2013 a las 8:36

Me has sacado una sonrisa y eso ya es mucho! Me siento totalmente idenficada tu post, es casi mision imposible salir de noche y no sentirse fuera de sitio, una vez que has pasado los 40.
Suelo quedar de vez en cuando con mis amigas de infancia, juventud y post-juventud, ´para cenar y luego tomarnos unas copas (pocas, por la lentitud de la recuperación) y charlar y bailar un poco…dificil momento.
Espero que´, después de este post, a los dueños de algún local se les ilumine una lucecita viendo todo lo que están perdiendo.
Un saludo

[Reply]

 
Namú
abril 12th, 2013 a las 8:41

¿Y en cuál de estos locales es más fácil pillar con divorciadas calentorras?

[Reply]

 
pedro
abril 12th, 2013 a las 10:24

no se las cuarentonas… pero los cuarentones son muy bien recividos por las jovencitas en algunos locales de las afueras… y aun que tienes q pagar las sabanas… te ahorras pagar la cena y si no hay probemas de riego ..tanpoco pierdes la autoestima— jajjaja- y bienes gastando lo mismo q tomando copas y persiguiendo a caperucita

[Reply]

Namú
abril 12th, 2013 a las 10:48

Hombre, si usted tiene que recurrir a putis da bastante pena…Además, viendo su nivel de capacidad ortográfica podemos suponer con qué tipo de mujeres se relaciona usted…

[Reply]

 
tala
abril 12th, 2013 a las 11:12

Pedro usted nació en el dieciocho y es feo y seboso claro!!!!

[Reply]

 
 
Pepito grillo
abril 12th, 2013 a las 11:17

Jaja! Muy bueno el post. No me siento en absoluto identificado con el cuantón. Tengo 42 y creo que Santiago sigue siendo un sitio estupendo para salir. Por otra parte, las mujeres son maravillosas a cualquier edad…..
Nos vemos en alguno de esos locales recomendados….

[Reply]

 
Pablito
abril 12th, 2013 a las 11:39

Pues yo soy un “treintañero” y me siento muy identificado con este post.
No tanto en que me siento desubicado a la hora de salir y no haber gente de mi quinta, pero si en el echo de ser progenitores primerizos, y estas mas preocupado de como estará la niña que otra cosa. Y te lo piensas mucho a la hora de salir, porque aguantar a tu niña de 1 año, de resaca, a partir de las 8 de la mañana…es muy duro!!jajaja. Por eso ahora mismo salgo muchisimo menos que antes, prefiero aprovechar el día disfrutando de mi enana…aunque se echa mucho de menos las noches de copas y diversion.
Y ya no te digo las resacas…ya no son lo mismo con 31 años…no te quiero contar con cuarenta y tantos…. a mi ahora, me cuesta recuperarme de una noche de fiesta 3 días!
Muy bueno el post. Enhorabuena.

[Reply]

PACO REGUEIRO
abril 13th, 2013 a las 7:21

Igual si tienes una niña de 1 año no estás para ir de fiesta toda la noche…es una opinión…

[Reply]

pedro
abril 13th, 2013 a las 11:18

no te preocupes ya saldras cuando te separes— una media de 5 años….aun estas a tiempo. jajjajja- broma … no te enfades

[Reply]

 
Guillermo
julio 29th, 2013 a las 8:42

Hola Paco. Yo estoy en el caso de Pedro pero con 10 años mas de “ventaja”, o veteranía, y no entiendo bien tu opinión. Supongo que hablamos de dejar a la niña con abuelos o niñera. Si en estos casos hay alguna hora límite para que los padres volvamos a casa te agradecería que me lo indicases y también querría saber de dónde surge la limitación. Saludos y gracias

[Reply]

Guillermo
julio 29th, 2013 a las 8:50

Corrijo: estoy en el caso de Pablito.
Disculpadme, entre los 40, la niña, las secuelas del historial alcohólico, la pantallita del “esmarfon” y el salto tecnologico generacional…

 
 
 
 
Alialigo
abril 12th, 2013 a las 12:36

Hola:
Me temo que, por desgracia, este post es de lo más acertado. Pero no sólo los “cuarentones”se sienten así. Tengo 26 años, por los cuales ya no me considero una veiteañera, más por mis gustos que por la cifra.
Recuerdo hace años cuando salía durante la carrera, con el botellón ya extendido por parques y plazas, que los locales se plagaban de “rapazada” deseosa de alcohol y una cintura a la que agarrarse. Ya por entonces no acababa de comprender que todos los fines de semana mis semejantes repitiesen la mismas pautas como ovejas metiéndose en el cerco. Pero bueno, era lo normal…
Ya con 24 años, más o menos, la noche dejó de atraerme… lo de salir de fiesta se convirtió en una osadía si sólo pretendías airearte después del trabajo semanal y querías tomarte algo con amigos o la pareja. Entre empujones y voceríos intentaba mantener una conversación en un pub del que solo conseguía salir malhumorada y con ganas de volver a casa.
Y ahora que he vuelto a la formación académica, compartiendo aula con chicos a los que les llevo de 2 a 4 años veo que la situación no ha cambiado: botellón en los pisos, salir a tomarse una copa y pasearse por los locales para escuchar música (no para consumir), ligoteos de una noche, resacas inexistentes… lo mismo de siempre pero con menos perras en el bolsillo.
Por eos me siento bastante identificada con esta entrada de blog, porque no todos buscamos lo mismo. Las pocas veces que me digno a salir por aqui me dejo caer por el Garoa, el local en el que más a gusto estoy, y Quintana, cuando no está demasiado lleno. Supongo que en la próxima salida me pasaré por el Santiagués, que lo pintan bien para la primera hora.
Espero que los que buscan la marcha joven sepan mantenerla, puesto que sus locales también quiebran, y los que queremos salir sin estruendos ni borracheras dispongamos de un puñado de locales donde divertirse no signifique borrachera, ligoteos descarados ni empujones por doquier.

[Reply]

Namú
abril 12th, 2013 a las 15:30

a mí el Garoa me parece un sitio que no encaja ni de lejos en la filosofía nocturna de Santiago. Ya desde el negro de la puerta hasta el guardarropa, sus “reservados”, la presencia constante de advenedizas a la caza de macho proveedor, tipos sin ninguna clase vistiendo polos falsificados con el caballito en el pecho…Puro artificio. Y lo dice alguien que ha salido en ciudades como Nueva York, Miami, Londres o Munich. Que vale, que es un sitio en el que si dices que eres médico, abogado o funcionario del grupo A quizás puedas hacer que a alguna se le caigan las bragas a los tobillos, pero para nada es un pub recomendable…

[Reply]

jose maria
abril 26th, 2013 a las 10:43

Vaya chorrada Namú. Muy bueno el post de Capeans…por motivos profesionales hace un año mas o emnos que no salgo en Santiago…pero esos eran los locales feten para los que superamos los 40.

[Reply]

 
 
Busso
mayo 3rd, 2013 a las 9:12

Muy razonable tu comentario Alialigo. A mi me pasaba igual. A veces parecía que había que estar “apechugao” y sufriendo hasta las tantas, por Decreto. Y ya no digo cuando se podía fumar en los locales, asqueroso!.

Habrá que buscar otras formas de ocio más saludables (lo cual no quita compartir cenas, conversaciones y vinos…).

[Reply]

 
 
Ramoncin
abril 12th, 2013 a las 13:41

La verdad es que personalmente he cambiado el garrafón cutroso q se dispendia en muchos locales de esta ciudad por tomarme mis bebidas en locales mas sencillos e igual de buenos como puede ser un bar o cafetería q aguante hasta el cierre..Lo de salir de pesca ya ha pasado a un segundo plano y ahora las diversiones son de otro tipo, creo pique con la edad se ven las cosas con distinta perspectiva aunque un par de veces al año un buen desfase siempre es bien recibido. No es necesario salir de pubs para poder interelacionarse con tus semejantes pero el post sinceramente me prce cierto y genial. ENHORABUENA

[Reply]

 
Luis
abril 12th, 2013 a las 14:04

Se echa en falta entre estas recomendaciones el Corzo…

[Reply]

 
monchito
abril 12th, 2013 a las 14:34

Viví el final de los ochenta en Santiago, universidad.. fiesta . . en fin, jóvenes. Ahora después de ser un treintón soy un cuarentañero. El rollo es otro.

[Reply]

 
toninho
abril 12th, 2013 a las 16:37

Pues yo que ya soy cincuentón (reciente, eso sí), fui estudiante en los dorados ochenta, post estudiante y opositor en los noventa; ahora soy(bueno hace ya veinte años) funcionario; con cincuenta, soy un picheleiro de manual, y he sido testigo de la evolución de la noche compostelana, y he de decir que está en un momento bajisimo, entre locales que han ido cerrando, la movida en los barrios (ay aquellas partidas en el navegante o en el zingara hasta las tantas) desaparecida, quien haya estado en Santiago en los ochenta no reconocerá la ciudad.
Por cierto incluid el choiva en los locales, y suscribo lo del corzo, y también alguna foliada los viernes noche en el negreira (patata), o caso é pásalo ben.

[Reply]

 
Paco
abril 13th, 2013 a las 10:06

Vivan los tayuditos zalameros!!!

La dignidad para el que la necesite… yo pienso seguir saliendo de copas hasta que el Parkinson no me deje sostener el gintonic.

Ánimo Cape!!!

Gracias por este blog, buen trabajo.

[Reply]

Paco
abril 13th, 2013 a las 10:40

Perdón… Talluditos. Este Alzheimer incipiente cada vez es más agresivo… cualquier día en lugar de gin pido agua… aunque espero que sea en otra vida :-))))))

[Reply]

 
 
BELEN
abril 13th, 2013 a las 15:38

Y… DONDE Q QUEDA EL AMOR…, DA IGUAL LA EDAD!! LA VERDAD Q PENA Q PENSEIS ASÍ! UN BESO.
LA ILUSIÓN ES LO ÚLTIMO Q SE PIERDE EN ESTA VIDA!

[Reply]

jose maria
abril 26th, 2013 a las 10:47

No seas ilusa Belen…”porque le llamamos amor cuando queremos decir sexo?”…me parece bien que no pierdas la ilusion…pero a lo mejor alguna vez hay que dejarla de lado

[Reply]

 
 
Marta Trovo
abril 14th, 2013 a las 21:44

Esa decadencia de la que usted habla, la del cuarentón cómo tal, no existe.En mi opinión, hay cuarentones que deberían agregar a modo de partícula obligatoria,la expresión “de rechupete”. Pongo un ejemplo, (ténganse en cuenta las comas): Me llamo Fulanito de Tal, tengo 42 años, de rechupete.Al igual que hay cuarentonas, a las que se les debería habilitar en los formularios la casilla de “Tremenda”, para su estado civil.Y es que la edad es un grado. Y teniendo en cuenta que la esperanza de vida se ha alargado, los cuarenta son los treinta, abandonese,sigue siendo un chaval. Por otro lado, a la hora de mencionar “los desguaces” de Santiago, permitame decirle, que El Furacán, es conocido más allá de las fronteras del bien y del mal.

[Reply]

Fernando
noviembre 15th, 2013 a las 7:56

El Furacán hace bastante tiempo que cerró…

[Reply]

 
 
Busso
mayo 3rd, 2013 a las 9:02

Que irónica es la vida!.Cuando tenía 23-25 e iba con la novia a sitios de chavales (18-20)como las antiguas Galerías, no sentíamos “raros/mayores”. Pues Santiago es una ciudad muy digna para salir a partir de los 40,pq se respira un ambiente cercano, sociable y respetuoso. En otras ciudades, se hace todavía más raro (x Ej, en COruña), y ves a niñat@s mirando por encima del hombro a la gente de más de 33-35 como si fueran “desubicados”. El resultado es que tanta tontería hace que lleguen a esa edad sin habilidades sociales, y a partir de ella, intenten “recuperar el tiempo perdido”, de forma burda. Santiago está mucho mejor, pero el handicap que le veo es que al ser tan pequeño, al final se saben vida y obra de unos y otros, lo cual es “incómodo” para ir más allá, que el mero “ocio”

[Reply]

 
Busso
mayo 3rd, 2013 a las 9:08

Por otra parte tampoco hay que abusar de la ilusión. En atracción, está “casi todo escrito”,y bien es cierto que los cánones son los que son… Quien se quiera dar baños de ego a base de “calentar” a tíos en los pubs, pues que se engañe como quiera… Con la edad, pues hay que jugar con otras armas.

Lo mismo ellos si piensan que son “maduros seductores”, invitando/pagando viajes y cenas a ciertos “perfiles”.

Hay que cumplir años con dignidad (ni que fuese un demérito!),y que la experiencia (y la inteligencia), juegue sus bazas. Al final estamos aquí para disfrutar lo que podamos, y eso será lo que nos llevemos…

[Reply]

 
Marijoe
mayo 5th, 2013 a las 7:41

Yo estoy en las puertas de los 40 y

1) Ya no estoy dispuesta a entrar en locales atestados de gente que te empuja y te pisa cargada con el bolso y el abrigo y

2) Ya no estoy dispuesta a entrar en un local a primera hora de la noche en el cuál tengo que gritar al de al lado porque la música está demasiado alta…y encima no me gusta!!!

Son los años, probablemente. Así que, cuando salgo, me quedó con el Vaová de la Algalia porque no hay empujones, porque puedes mantener una conversación coherente con alguien y porque la música me gusta!! Eso si, me sobra el portero! Jajajaa..

Saludos.

[Reply]

 
Miguel David
junio 11th, 2013 a las 23:57

Actualmente, el Don Juan, ofrece todos los jueves dos opciones recreativas muy interesantes para todas las generaciones. La primera, aprender a bailar Salsa y Rueda Cubana, por el precio de 4€ durante una hora y media. Y luego, bailar con la mejor sesión de música latina de la ciudad: Salsa, Bachata, Merengue y Conga. Acompañado de los estudiantes del taller internacional de bailes latinos de la universidad de Santiago de Compostela. Como dicen los españoles: “Es una pasada”.

[Reply]

 
richie
febrero 14th, 2015 a las 16:42

Muy bueno el Choiva! mjor el personal!! FELICIDADES

[Reply]

 

Deja tu comentario