Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Vidas Licenciosas

Los pollos del Galicia

12 de febrero de 2013 a las 1:46

Cuando los camareros del Galicia te preguntan qué quieres tomar te dan ganas de ponerte firme y contestar a gritos como el recluta cowboy de La chaqueta metálica: “Señor, sí señor. Jamón asado con queso, señor”. ¿Y de beber, pedazo de cabrón? “Una caña, señor. Con dos dedos de espuma, señor”. Exagero un poco, pero es que todo lo que ocurre en esta cafetería del Ensanche compostelano entre las 5 y las 7 de la mañana resulta desmesurado. A las ocho entran los primeros clientes de vida ordenada, que reciben una cuidada atención con la banda sonora de una churrería decente de buena mañana: la máquina del café calentando la leche, los platos y tazas que se ordenan en el lavavajillas, el roce del papel de los periódicos que se despliegan sobre una barra despejada y limpia… Solo dos horas antes, la guerra.

Las 6 am, hora punta en la barra del Galicia

El Galicia abre puntual a las cinco para alimentar a tropas infinitas de jóvenes que no se han comido nada mejor en los pubs y discotecas de Santiago. Los camareros van a tope, espídicos, pim-pam-pum, bocadillo de atún. Y así llevan años, llenando el buche de los rezagados de la noche que no hicieron suficiente cama a las copas. A las seis de la mañana, a pleno rendimiento, los currantes se mueven dentro y fuera de la barra con la misma viveza y mala hostia que tiene la selección española de balonmano. Tras cumplimentar la comanda, marcan jugada y empieza el espectáculo: un grito a la cocina, movimiento en los fogones, amagan con las bebidas, asistencia a la encimera y cuando menos te lo esperas, zas, bocadillo chorreando en toda la boca. Antes de que levantes la mirada ya te están cantando el gol de la cuenta. Hay que pagar al momento, porque no se fían ni de su sombra. Así es la ley del Galicia, un bar plagado de carteles con instrucciones que marcan los límites a los clientes: está terminantemente prohibido cantar, y como recuerda una fotocopia con la imagen de Francisco Franco, “joderos (sic), conmigo se podía fumar”. Hace poco tiempo ha suavizado su aspecto de bar de combate mañanero montando a la entrada un exitoso horno de pizzería que maneja José Piedra, el propietario, que es de Luou (Teo) pero que ahora se ha puesto un simpático gorrillo y parece que haya nacido en la misma Via Veneto si se atiende a su soltura con la mozzarella. Incluso en estos tiempos hay colas del paro más cortas que las que atiende los viernes y sábados el reconvertido pizzero, que cuando hay lío siempre muestra su lado conciliador con la pala del horno en la mano. Así cualquiera.

Con Franco se fumaba mejor

Un "angelito" disfrutando en carnavales en el Galicia

La carta del Galicia es bastante primaria pero tiene guiños pensados para los personajes excesivos de la noche que entran dándose golpes en el pecho del hambre que tienen. Las denominadas Bombas son bocadillos gigantes, un menú degustación deconstruido a la brava que encierra en media barra de pan rodajas a discreción de lomo, queso, huevo, bacon, tomate… son solo aptas para bocazas. Ahora está a la baja, pero el plato que dio fama al local fue el pollo asado, todo un reconstituyente matinal que ayudaba a asentar el bebercio y que daba alas para aguantar las difíciles horas que iba a pasar el cuerpo a continuación. Sospecho que el régimen cuasi militar de la cafetería proviene de los loquísimos años 80, cuando la guarnición solía volar de mesa en mesa espoleada por la euforia. Hoy en día siguen apareciendo algunos gallitos en el corral que tratan de montar su particular pollo. Pero acaban siempre trinchados.

No related posts.

Sin categoría
Escrito por juancapeans 13 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

13 respuestas a “Los pollos del Galicia”

Bruno Díaz
febrero 12th, 2013 a las 8:07

Esos lugares en los que los que madrugan se juntan con los que trasnochan tienen un algo así como ese lugar único en el que neardentales y cromañones compartieron el ocaso de unos y el auge de otros. En mi pueblo ese lugar es el Peñón.

[Reply]

 
Super cliente
febrero 12th, 2013 a las 12:27

Cuando trabajaba Juliette, el Galicia tenía mucho más encantando.

[Reply]

Yulieth
febrero 18th, 2013 a las 13:47

Se agradece el buena comentario…un besito de yulieth.

[Reply]

 
 
kompos
febrero 12th, 2013 a las 15:29

no exageras cuando dices lo d la chaketa metalica,la verdad sk los pobres,a saber lo k tienen k aguantar,pero eso si,cualkiera los aguanta a ellos,son unos impresentables,las contestaciones k dan no tienen sentido o stan hasta los huevos d currar alli o van igual d mamaos k algunos personajes k estan x alli…no m gusta el trato k dan,lo siento,es lo k a mi m han demostrado.

[Reply]

alvaroprim
febrero 12th, 2013 a las 20:34

La verdad es que si que son unos impresentables y unos antipáticos de cuidado, del primero al último!

[Reply]

maria
febrero 18th, 2013 a las 16:48

Pues yo lo que opino es que habría que veros a vosotros aguantando lo que aguantan ellos… a ver las contestaciones que dabais. Impresentables son los que se presentan en un establecimiento con semejante grado de alcohol en sus venas. Todos conocemos los efectos del alcohol pero en algunos sujetos provoca además que la educación brille por su ausencia.
Para poner en tela de juicio la educación, carisma o trato con el que en este caso vosotros dos habéis sido tratados habría que ver el estado,educación y carisma con el que os habéis presentado.
Kompos ya te describes tu solo, si no eres capaz de respetar sobrio, y por tu comentario es obvio que no lo eres, bebido debes de ser acojonantemente educado XD.
Pero dejadme que os aporte un poco de luz sobre vuestras confusas y obsoletas mentes, una solución: NO VOLVAIS y san se acabo :)

Que el Galicia seguirá lleno cada madrugada, trabajando como pocos y alimentando los estómagos de los jóvenes y no tan jóvenes con sus exquisitos bocadillos y pizzas sin vuestra colaboración.

Un cordial saludo de una clienta asidua. segui así

[Reply]

alvaroprim
febrero 18th, 2013 a las 19:40

Perdona que te diga bonita que soy taxista y jamas entre borracho alli, ya que a esas horas estoy trabajando. Fui dos veces nada mas a comprar un bocadillo y con el trato que me dieron prefiero irme mil veces antes a cualquier 24 horas a comprar un bocadillo de goma que darle mi dinero a estos impresentables.

 
maria
febrero 18th, 2013 a las 21:46

Pues el mal genio que tienes de eso debe ser, de comer goma, haztelo mirar XD

 
kompos
febrero 19th, 2013 a las 15:06

perdona,maria pero conmigo t has confundido muchisimo,yo tambien trabajo cara el publico y no le puedes hablar igual a una persona k t pide las cosas con educacion,a otra k t esta faltando al respeto,no se si has leido bien mi comentario “la verdad sk los pobres,a saber lo k tienen k aguantar” Puedo entender k un dia esten hasta los huevos d ciertos personajes y k lo paguemos los demas,pero siempre no.Yo m tengo k callar muchas veces en mi trabajo xk aunque no lo creas,soy acojonantemente educado…y nadie ha dicho que los bocadillos o pizzas esten malos,ni que nadie deje d ir alli,cada uno es libre d ir a donde quiera,eso si t lo vuelvo a decir,siempre que fui,m han tratado muy mal,es mi experiencia,si t ha sentado mal mi comentario,lo siento pero es lo que hay.

 
 
 
 
Romanakis
febrero 12th, 2013 a las 17:12

En Ourense el Bekker….creo que no lo he escrito bien, no me extraña, las veces q entro a en ese sitio a x el bocata de rigor creo que se me olvida leer….

[Reply]

 
Carlos Bremón Pérez
febrero 12th, 2013 a las 17:19

En primer lugar, felicitaciones porque me encanta como está escrito, las descripciones son geniales. Al leerlo estoy oyendo el ruido de los platos y las tazas, las voces del personal y los gritos de los camareros pidiendo los bocatas. Enhorabuena. Sigue escribiendo así: proporcionarás muchos momentos felices a tus lectores.

[Reply]

 
Alberto
febrero 16th, 2013 a las 10:12

El blog esta genial!! Me ha encantado. Pues a mi me encanta ir alli a comer justamente la bomba de asado, o la pizza marinera, mi favorita. En hora punta la mayor parte de la clientela es una panda de gente que no se caracteriza precisamente por sus buenos modales. En otro restaurante u otra hora cambiarian igual que lo hacia el Dr Jekyll y Mr Hide. Es muy duro aguantar a ingentes cantidades de idiotas juntos. Los camareros son ariscos, pero con el trato te acostumbras y ves q no lo hacen con maldad, simplemente son asi. El dueño, su mujer y su hijo son los correcaminos de la hosteleria. Impresionante la rapidez. Y eso si, la comida… de vicio. Riquisima. No esta lleno siempre hasta la bandera por casualidad…

[Reply]

 
Yulieth
febrero 18th, 2013 a las 13:49

Posdata..espero no versido tan mala como pintan el reportage…mmm..pues no me recuerdos como una camarera bruja

[Reply]

 

Deja tu comentario