La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘política de privacidad’

La mayor mentira de Internet

Jueves, Noviembre 20th, 2014

La polémica saltaba hace unos días con la noticia de que WhatsApp podía expulsar a cualquier usuario derivado de su comportamiento en este popular servicio de mensajería. En concreto, si la empresa interpreta que dicho comportamiento es nocivo o abusivo. Pero ¿esto es legal? A continuación analizaremos ésta y otras cuestiones que, sin saberlo, aceptamos sin más cuando accedemos a los servicios más populares de Internet.

El motivo no es otro que la mayor mentira de Internet, es decir, la que todos cometemos cuando marcamos la famosa casilla del “He leído atentamente y acepto las condiciones de uso”.

Yo me pregunto, ¿si verdaderamente nos leyéramos todas esas condiciones, las aceptaríamos igualmente o, aunque las aceptáramos, usaríamos del mismo modo estos servicios de Internet? Vamos a verlo.

 

WhatsApp puede echarnos pero ¿por qué?

Dentro de las condiciones de uso de WhatsApp que, por cierto, están solamente en inglés aquí: http://www.whatsapp.com/legal/ (incluso en la versión española de su web), nos encontramos el siguiente párrafo (traducción libre):

WhatsApp también puede cancelar el acceso de un usuario al Servicio, si es un infractor reincidente, o por cualquier otra razón o sin ninguna en absoluto, incluyendo la de ser molesto. (…). Una persona molesta es cualquiera que haya sido calificada como tal (caprichosamente o no) por parte de empleados, agentes, subagentes, superagentes o superhéroes autorizados por WhatsApp.”

Esto es lo que literalmente contiene ese texto que no nos leemos pero que aceptamos cuando abrimos una cuenta como usuarios de WhatsApp.

Como vemos, esta empresa puede echarnos libremente de su servicio, en cualquier momento y con total discrecionalidad, por cualquier motivo “o sin ninguno en absoluto”. Ello, como digo, lo aceptamos así cuando nos damos de alta.

Con esto, entendemos mucho mejor cuando la empresa, de un modo sorpresivo y unilateral, ha incluido esta misma semana la posibilidad de que el emisor de un mensaje sepa, exactamente, cuando leemos el mismo con el ya famoso “doble check” de color azul. Sin embargo, WhatsApp no lo ha incluido previa y expresamente en sus Condiciones de Uso y ello podría traerle problemas.

 

A Facebook se lo damos todo

Cuando nos damos de alta en la red social por excelencia, aceptamos unas condiciones de uso bastante sorprendentes. Podemos consultarlas a texto completo aquí: https://www.facebook.com/legal/terms

Lo primero que destacamos en el texto legal de Facebook, éste ya sí en castellano aunque la versión que nos vincula es la original en inglés, es lo siguiente:

Para el contenido protegido por derechos de propiedad intelectual, como fotografías y vídeos (en adelante, “contenido de PI”) (…) nos concedes una licencia no exclusiva, transferible, con derechos de sublicencia, libre de derechos de autor, aplicable globalmente, para utilizar cualquier contenido de PI que publiques en Facebook o en conexión con Facebook (en adelante, “licencia de PI”)”

Es decir, todo lo que publicamos en Facebook, incluyendo textos, fotografías o vídeos, se lo cedemos a dicha empresa para que puedan hacen una explotación prácticamente ilimitada de nuestros contenidos, sin derecho a royalties, por sí o por terceros y de alcance mundial.

Si un día estamos paseando por Nueva York y nos encontramos una foto de 10 metros por cinco con la foto de nuestro hijo y con la leyenda “Facebook está contigo”, que no nos sorprenda pues les hemos autorizado para ello.

Pero ahí no queda todo. Otra perla la encontramos en la “Política de Privacidad” de Facebook (que, por cierto, tiene ya más palabras que la propia Constitución de los Estados Unidos de América), dice así:

Algunas categorías de información, como tu nombre, la foto de tu perfil, tu lista de amigos, las páginas de las que eres fan, tu sexo y las redes a las que perteneces se consideran públicas y, en consecuencia, no tienen configuración de privacidad.”

Menos mal que nos dicen “algunas categorías”, ¿eh? En definitiva, todos estos datos son “totalmente públicos y disponibles para todos” sin que, en ningún caso, podamos configurar su privacidad, total o parcial. Sí, ya sé que la publicidad de Facebook nos hace creer lo contrario pero, en realidad, no tenemos el control sobre la privacidad o no de estos datos una vez abrimos cuenta en esta red social.

 

Google, el Gran Hermano con nuestro consentimiento

Llegados a este punto, es obligado referirnos también a las condiciones de uso del gigante buscador multicolor que, por supuesto, no se queda a la zaga en lo que a condiciones sorpresivas se refiere.

Los textos de Google también están en castellano y se pueden consultar a texto completo aquí: https://www.google.com/intl/es/policies/terms/

Veamos lo que señalan al referirse a los contenidos que publicamos en cualquiera de los servicios de Google:

“Al subir, almacenar o recibir contenido o al enviarlo a nuestros Servicios o a través de ellos, concedes a Google (y a sus colaboradores) una licencia mundial para usar, alojar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas (…), comunicar, publicar, ejecutar o mostrar públicamente y distribuir dicho contenido. (…) Esta licencia seguirá vigente incluso cuando dejes de usar nuestros Servicios.”

Al menos, Facebook limitaba su amplia licencia hasta que los dábamos de baja. Google, por el contrario, se reserva dichos derechos incluso aunque dejemos de ser usuarios.

Y ¿qué decir de nuestra privacidad o, incluso, de nuestra intimidad? Sin duda, nos sorprenderá haber aceptado esto:

“Nuestros sistemas automatizados analizan tu contenido (incluidos los correos electrónicos) para ofrecerte funciones de productos que sean relevantes para ti, como resultados de búsqueda y anuncios personalizados, y detección de software malicioso y spam. Este análisis se realiza cuando el contenido se envía, se recibe y cuando se almacena.”

Después de esto, cualquier expectativa de nuestro derecho fundamental al secreto de nuestras comunicaciones en el servicio de Gmail debe ser seriamente revisada. Todo el contenido de nuestros mensajes de correo no solo se lee, sino incluso se utiliza para generar patrones de hábitos, gustos, aficiones y, en general, mucha información personal sobre nosotros que será explotada ampliamente y a nivel comercial y publicitario por el gigante Google. De hecho, éste es su modelo de negocio.

Ello, además de otros muchos datos como, por ejemplo, todo nuestro historial de búsquedas (pensemos un momento en esto) o, incluso, nuestra localización física si usamos un dispositivo móvil con su software, tengamos o no GPS. Esto es lo que nos dice su Política de Privacidad al respecto:

“Al utilizar un servicio de Google que pueda registrar tu ubicación, podremos recopilar y procesar información sobre tu ubicación real como, por ejemplo, las señales de GPS enviadas por un dispositivo móvil. También podremos utilizar diferentes tecnologías para determinar la ubicación, como los datos de los sensores del dispositivo que proporcionen, por ejemplo, información sobre los puntos de acceso Wi-Fi y las antenas de telefonía móvil más cercanos.”

De hecho,  unos de los servicios más recientes y avanzados de la empresa es el que se denomina “Google Now” y se presenta como un “asistente personal inteligente”. Entre otras cosas, nos dice, cuando termina nuestra jornada laboral y según esté el tráfico, cuanto tiempo concreto nos llevará llegar a nuestra casa ese día.

“Este servicio está muy bien” me decía un viejo amigo informático cuando me habló de ello por primera vez, “pero estaría aún mejor si yo le hubiera dicho a Google dónde está mi casa, pero no lo he hecho en ningún momento”.

¿Y como sabe Google dónde está nuestra casa? Muy sencillo: todos los días nuestro teléfono móvil pasa unas horas quieto, de noche, en un lugar concreto del mapa. Ese sitio lo etiqueta Google automáticamente como “Mi casa”. Lo mismo que hace con nuestro lugar de trabajo, al estar allí quieto nuestro móvil durante la jornada laboral. Todo un gran hermano, ¿eh?

En definitiva, todos estos servicios no sólo hacen esto porque su legislación de origen es mucho más permisiva que la nuestra a la hora de proteger nuestros derechos como usuarios y ciudadanos sino también porque nosotros, y nadie más, les hemos autorizado a ello al aceptar esas condiciones de uso que nunca leemos.

Supongo que la próxima vez les echaremos al menos un vistazo, ¿no?

 

Artículo publicado originalmente en el EXTRA de La Voz de Galicia, el domingo 9 de noviembre de 2014.

Enlace edición digital:

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vidadigital/2014/11/09/doble-check-whatsapp-pone-alerta/0003_201411SX9P69913.htm

Cómo cumplir la ley en Internet y no morir en el intento ;-)

Jueves, Abril 3rd, 2014

La semana pasada, tuve el gran placer de intervenir en los desayunos de WeKCo, sin duda uno de los centros de coworking de referencia en Galicia para empresas startups tecnológicas.

El título de mi intervención fue “¿Hay Derecho 2.0?” o “Cómo cumplir la ley en una startup TIC y no morir en el intento ;-)”.

Lanzar una startup ya es, en sí mismo, un deporte de riesgo. Si además lo hacemos en el cambiante y desafiante entorno TIC, es ya una auténtica heroicidad, no digamos si le sumamos el hecho de tener que lidiar con un entorno legal ambiguo y vagamente adaptado a esta nueva realidad. Para ayudar a no ahogarse en el intento, en el #WeKCoDesayuno intenté dar algunas claves para evitar los #fails más peligrosos en este entorno.

Un pequeño salvavidas legal para nuestros aguerridos y tan necesarios emprendedores de Internet…

Gracias al gran trabajo de GMO Comunicación, os dejo su magnífico resumen de mi intervención publicado en el blog de WekCo:

http://wekco.net/asi-fue-el-wekcodesayuno-con-victor-salgado/

Muchas gracias y hasta la próxima!