Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Vigías

Repaso al año 2013 en Vigías

31 de Diciembre de 2013 a las 14:18

En primer lugar, nuestros deseos de que el año 2014 sea mejor para TODOS, incluidos los que menosprecian nuestro trabajo.

En el ámbito del socorrismo hay personas de todo tipo. Nosotros nos relacionamos con muchas que apoyan incondicionalmente toda nuestra labor, hay también muchísimas que nos valoran en función de las circunstancias y de actividades concretas que sacamos adelante, y también hay unas cuantas tóxicas (menos mal que son pocas) que intentan una y otra vez infravalorar y ridiculizar nuestro trabajo.

Para todos, nuestros mejores deseos y nuestra voluntad de compartir esfuerzos para alcanzar los objetivos que nos mueven: educar, prevenir, formar, capacitar, investigar y, si fuera preciso, rescatar y salvar.

Para el socorrismo acuático, al menos en Galicia, este año que está a punto de terminar ha sido muy positivo. Pero todavía queda mucho camino por recorrer.

En Vigías seguimos haciendo el esfuerzo de divulgar información que consideramos de gran interés para las actividades acuáticas y el socorrismo. Desde que iniciamos nuestro blog en julio del año 2009 llevamos 186 artículos publicados, hemos recibido 937 comentarios y la media de accesos al mes está casi en 5000.

En un repaso de Vigías durante el año 2013 queremos comenzar con lo que más nos ha entristecido:

– La muerte de Nelson Mandela, gran persona a la que siempre podremos recurrir como modelo y ejemplo de humanidad y de lucha por la igualdad y la fraternidad.

– Las preocupantes cifras de muertes en el medio acuático que se producen en España durante los meses de verano. Algo hay que hacer al respecto, porque tantas muertes no tienen sentido al ser muchas de ellas evitables. Esperamos que las administraciones competentes comiencen a responsabilizarse, a lanzar campañas preventivas como ya lo hacen con los accidentes de tráfico, a apoyar aún más a los servicios de socorrismo en playas y, por qué no, a comenzar con unidades profesionales de rescate acuático operativas durante todo el año. Sí, durante todo el año. Y defendemos esta postura porque las muertes en el medio acuático no han sucedido solo entre junio y septiembre. Todos los meses han tenido noticias trágicas y las dos últimas hace muy poco: el día 26-12-13, a las 12,15 h., un hombre de 80 años falleció ahogado en la playa de Cocho das Dornas de Samil (Vigo) cuando el fuerte oleaje lo arrastró a 50 metros de la orilla siendo rescatado por varias personas que se encontraban en la zona; y el día 29-12-2013, a las 10,30 h., una mujer de 67 años fallecía ahogada en la playa de Poniente de Benidorm, a la altura del Parque de Elche después de adentrarse en el mar vestida. Nuestros mayores siguen muriendo en el medio acuático, incluso en invierno.

En el año 2013 se han producido demasiadas muertes en el medio acuático en España

Y en este repaso de 2013 tenemos la satisfacción de poder decir que hemos publicado en Vigías muchos más temas positivos, como son los siguientes:

– La notificación, y correspondiente felicitación,  sobre los bien merecidos Premios Extraordinarios de Doctorado de Sergio López y Cristian Abelairas, que con sus tesis doctorales han permitido seguir dando pasos de gigante en la joven investigación sobre socorrismo en España.

– La consecución del “Tercer Premio Nacional de Investigación en Medicina Deportiva”, otorgado por la Universidad de Oviedo a un grupo de investigadores y profesores de la Red Vigías, todos ellos de los Grupos de Investigación REMOSS y GIAAS.

– El compromiso que la Bandera Azul en España tiene con el socorrismo en playas, gracias a la labor que realiza la Asociación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), que ha ido exigiendo cada vez más en el criterio relacionado con la seguridad, el socorrismo y los primeros auxilios.

– La información constante que hemos proporcionado sobre la convocatoria en Galicia del reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral, que ha finalizado en la playa de Santa Cristina (Oleiros) el día 15 de diciembre con las pruebas de rescate en mar. Seguro que todavía hay algunos profesionales disgustados con este tema, pero tarde o temprano tendrán que reconocer los beneficios profesionales y laborales que conseguirán al acceder a los certificados de profesionalidad con un procedimiento que ha sido liderado por el Instituto Gallego de las Cualificaciones. Para el año 2014 ya hay una nueva convocatoria (plazo de entrega durante el mes de marzo) y volvemos a animar a todos los que puedan participar por su experiencia profesional y/o formación no formal.

Página web del Instituto Galego das Cualificacións

– La insistencia en la sencillez y utilidad de los desfibriladores. Nos quedamos con las maravillosas noticias de las personas que lograron salvar sus vidas gracias a tener cerca un desfibrilador, casi siempre utilizado por un primer interviniente sin formación médica específica.

Señal internacional de desfibrilador promovida por el ILCOR

– La información aportada sobre cómo aprender RCP básica desde aplicaciones de teléfono móvil: RCP Coach. Un producto que la empresa ZIBLEC ha diseñado de forma excelente con el apoyo de los Grupos de Investigación REMOSS de la Universidad de Vigo y GIAAS de la Universidad de A Coruña.

Aplicación RCP Coach: una forma fácil y al alcance de todos para aprender RCP básica

– La insistencia en que no se debe causar daño a la víctima durante las acciones de rescate. Los profesionales deben tener la suficiente formación y preparación para realizar los rescates con rapidez, sencillez y sin causar daño; no conseguirlo así demuestra poca profesionalidad.

– Las actividades que seguimos realizando en Argentina gracias a las gestiones de nuestro amigo y compañero Martín del Gaiso, entre las que destacamos la que llevó por título “aprender a crecer con la actividad acuática”.

"Aprender a crecer con la actividad acuática" en Buenos Aires

– Las “VII Jornadas sobre socorrismo” celebradas en la Universidad de A Coruña y organizadas por el GIAAS, que este año han tenido un éxito de participación y nivel como nunca antes se había alcanzado, y que han permitido incorporar a nuestro grupo de trabajo a grandes profesionales del socorrismo expertos en ahogamiento y RCP, como son los doctores Bierens, Caballero y Szpilman.

– La información sobre todo tipo de actividades y jornadas que se han celebrado en diferentes entornos, lugares y centros académicos: Pontevedra, Gijón, Ponferrada, Salamanca, entre otros.

– La insistencia en la prevención de lesiones medulares por zambullidas, que tuvimos que iniciar ante el éxito de programas de televisión absurdos de saltos al agua, que estimulan conductas de riesgo y en los que no se hacía nunca mención al correcto proceder en las entradas al agua.

Las zambullidas incorrectas en el medio acuático pueden causar graves lesiones medulares

– La información sobre “el socorrismo desde el punto de vista del género”, conferencia de María del Castillo y José Palacios, en la que se intenta demostrar con datos la idoneidad de la mujer para el socorrismo.

– Y dejamos para el final la información que hemos aportado sobre la nueva web de la Red Vigías, que tan magistralmente administra nuestro compañero Carlos Vales. Una nueva página web (www.redvigias.org) que facilita de forma gratuita todo tipo de documentos, presentaciones, artículos, protocolos, noticias, fotos y mucho más, siempre con la intención de divulgar y acercar a todos lo que a nosotros nos llega.

Inicio en la página web de Red Vigías

En fin, que estamos satisfechos con el trabajo efectuado y que lo seguiremos realizando, con el apoyo de los incondicionales, con la valoración de los participantes en nuestras actividades, con las críticas constructivas de los que quieren ayudar y sin que tengan éxito los tóxicos que solo buscan desacreditar.

Para todos: ¡FELIZ AÑO NUEVO!

General, Internacional, Noticias, Publicaciones
Escrito por José Palacios 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Desfibriladores: más fáciles de usar que cualquier teléfono móvil

16 de Diciembre de 2013 a las 18:21

Sigo encontrándome en diferentes actividades y reuniones con personas que manifiestan su opinión contraria al uso libre de los desfibriladores. Cuando les digo y pregunto: “si a ti te diera una parada cardiaca repentina, es decir estás muerto si nadie hace nada, ¿no te gustaría que alguien cercano te intentara salvar la vida con un desfibrilador, independientemente de si tiene carnet o no?”

Todos suelen contestar que sí, excepto los que se empeñan en opiniones sin sentido y en la idea de morir antes que “incumplir una normativa obsoleta y absurda”. Son muy pocos, porque lo normal es que no se necesite mucha inteligencia para elegir la posibilidad de seguir con vida.

Pero, como digo, este debate se suele repetir con frecuencia y me trae recuerdos de debates ya superados, por ejemplo los que se solían producir sobre voluntarios o contratados para ejercer el trabajo profesional del socorrismo acuático. Debates que como recordaran los más veteranos del socorrismo se prolongaban con algunas personas defendiendo posturas ilegales e injustas, casi todas ellas, eso sí, contratadas y con buenos sueldos (defendían el voluntariado para los demás, pero no para ellas mismas).

En cuanto al desfibrilador, en esas actividades y reuniones en las que surge el tema, también suelo afirmar: “tú me estás hablando de normas y yo te estoy hablando de la vida”. Suelen refugiarse en la posibilidad de ser denunciados judicialmente si utilizan el desfibrilador sin el correspondiente carnet, ya innecesario en algunas comunidades autónomas y en muchísimos países. Por cierto, denuncias judiciales que no existen, ya que de momento no ha habido ni una sola al respecto y sí que es cierto que se han utilizado desfibriladores en muchísimas ocasiones y por todo tipo de personas, salvando vidas sin pensar en el carnet que se tenía en ese momento.

Yo suelo decir que utilizar un desfibrilador es más sencillo que utilizar un microondas y no digamos ya un teléfono móvil, aparato al que todo el mundo tiene acceso y posibilidad de uso. Ayer mismo daban la noticia de que ya hay en el mundo más teléfonos móviles que habitantes.

También suelo recordar en las actividades en las que participo que estoy cansado de comprobar en muchos cursos y jornadas que personas que nunca han visto un desfibrilador son capaces de tenerlo preparado en menos de 2 minutos y usarlo sin apenas fallos. Un amigo me informó que su hija de 7 años fue capaz de ponerlo en marcha y usarlo sin ningún fallo.

En fin, que los que defendemos la idea de ayudar a quien lo necesita y los que seguimos opinando que no hay nada más preciado que la vida, debemos seguir insistiendo en dos temas:

Animar a todos a utilizar el desfibrilador cuando las circunstancias lo requieran, sin preocuparse por causar ningún mal, ya que es un aparato que no funciona si no es necesario y sin temer denuncias judiciales que no existen. No es una opinión, es una evidencia ya publicada en la principal revista científica sobre el tema, Resuscitation, hace 10 años: “La víctima no resultará dañada porque el botón de choque no se activará si el ritmo cardíaco no es susceptible de descarga” (Jorgensen, DB; Skarr, T.; Russell, J.K. et al., 2003). Recordemos que cuando el desfibrilador sí puede funcionar es cuando un corazón está fibrilando, que es como estar muerto.

Intentar entre todos que se deroguen normas absurdas y que no inciden positivamente en las vidas de los que han sufrido una parada cardíaca. Es una pena y un atraso evidente que todavía haya normas de este tipo, contrarias a la evidencia y a la lógica y con intereses económicos evidentes.

Desfibrilador en la Conserjería de la Facultad de Ciencias del Deporte y la Educación Física - Universidad de A Coruña (foto de Miguel Saavedra)

Cada año, en Estados Unidos, 300.000 personas sufren un paro cardiaco repentino, de 5.000 a 7.000 niños por año, muchos en temas deportivos. En el mundo son más de 700.000. En España son 25.000 las paradas cardíacas repentinas, lo que equivale a una cada 21 minutos. Menos del 7% logra sobrevivir, casi siempre por no llegar a tiempo los servicios médicos.

En Estados Unidos se podrían salvar 40.000 vidas cada año si hubiera un acceso generalizado a los desfibriladores (American Hearth Association, 2010).

Desfibrilador en la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte de la Universidad de Vigo (foto de Roberto Barcala)

Debemos recordar que la RCP es una técnica muy importante y que “antes de la llegada del personal médico, debería ser divulgada en todas partes, ya que incrementa significativamente la probabilidad de un buen resultado” (Organización Mundial de la Salud, 2008), pero por si sola no restablece el ritmo cardiaco normal. La descarga o “choque” del desfibrilador es la forma más eficaz de restablecer el ritmo normal de bombeo del corazón.

También se debe recordar que las posibilidades de la víctima aumentan si recibe la descarga antes de transcurridos 5 minutos después de la parada. La probabilidad de que la resucitación tenga éxito se reduce aproximadamente un 10% cada minuto transcurrido.

El 34% de todos los que han implementado un programa de desfibrilador ya han utilizado el dispositivo en al menos una ocasión para salvar una vida (American College of Occupational and Environmental Medicine, 2003). Son muchas las evidencias y los trabajos que aportan argumentos en este sentido: Yu et al. (2002) en Circulation; Eftesol, T. Sunde, K., Steen, PA (2002) en Circulation; Snyder et al. (2004) en Congress of the European Council; Snyder, DE & Morgan, C (2004) en Congress of the European Council; Snyder, DE & Morgan, C (2004) en Critical Care Medicine, además de los ya mencionados anteriormente y de otros muchos.

Desfibrilador en el aeropuerto de Bilbao

Pero quizás el principal argumento se da en el Decálogo del Consenso “La implantación de desfibriladores en zonas públicas: protocolos de uso y recomendaciones”, del Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar y Fundación Gaspar Casal, que puede descargarse en este enlace. Decálogo al que están adheridos:

– Sociedad Española de Cardiología

– Sociedad Española de Urgencias y Emergencias

– Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias

– Sociedad Española de Anestesiología

– Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria

– Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria

– Sociedad Española de Médicos Generales

– Consell Català de Ressuscitació

– Grupo Español de RCP Pediátrica y Neonatal

– Cruz Roja Española

– Fundación IAVANTE

– Fundación Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León

– EPES061 Andalucía

– Asociación de Estudios de Prevención y Salud Laboral

– Asociación de Pacientes Coronarios

– Asociación Española de Centros Comerciales

– Servicios Aeroportuarios. Dirección de Operaciones y Sistemas de Red. AENA

– SUMMA112

Antes del verano de 2013 también se ha adherido a este Decálogo la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor, responsable en España de la Bandera Azul y que lleva ya años sugiriendo a playas y puertos deportivos la recomendación de contar con un desfibrilador en el puesto de socorrismo.

El Grupo de Investigación en Actividades Acuáticas y Socorrismo, que coordino en la Universidad de A Coruña, por supuesto también se adhiere a este Decálogo y esperemos que finalmente, entre todos, podamos conseguir que se imponga la evidencia y la razón, al menos en los 4 puntos siguientes:

Punto 3 del Decálogo: “Es necesario que exista, a nivel normativo, una autorización explícita para el uso del DEA por parte de personal no sanitario, que permita eliminar los reparos existentes a su implantación o el miedo a su utilización por parte de la población general (no está penalizado). Dada la inocuidad del DEA para los pacientes y su facilidad de uso, la población mayor de edad debería estar habilitada para el uso de los DEA sin que sea necesaria formación específica.”

Punto 5 del Decálogo: “La formación excesivamente compleja que se exige para la implantación de DEAs supone un serio obstáculo (por su coste y por las dificultades relacionadas con la gestión de RRHH) para la implantación de los desfibriladores en áreas públicas.”

Punto 6 del Decálogo: “La exigencia de registros administrativos y la obligatoriedad en la disponibilidad de personal formado a través de excesivos procesos formativos son una barrera para la instalación de los DEAs. Sería aconsejable liberalizar su instalación con mínimos requerimientos administrativos y transformar en recomendación la obligatoriedad de disponer de personal formado o simplificar los contenidos formativos.”

Punto 9 del Decálogo: “Como objetivo a medio/largo plazo, la formación en resucitación debería comenzar en la escuela y continuar en el ámbito socio sanitario, para continuar con los posibles primeros intervinientes no sanitarios en un caso de emergencia como la parada cardíaca. En la escuela, es aconsejable la formación de los profesores para que difundan el conocimiento a los escolares.”

Cartel en una instalación deportiva de Ferrol, indicando que se dispone de desfibrilador

Un accidente, una enfermedad súbita o una situación de emergencia son sucesos inesperados, por lo que nunca se sabe cuándo van a suceder. Por eso hay que estar preparados para cuando sucedan.

Para conseguir mejores resultados en la prevención de accidentes, enfermedades súbitas y situaciones de emergencia se debería dotar de posibilidades a la población en general y, por supuesto, de recursos materiales como los desfibriladores.

Yo seguiré insistiendo y nunca me convencerán los que afirman tener miedo de denuncias judiciales.

La vida es el bien más preciado que tenemos y todos podemos hacer algo para que otros puedan seguir con vida.

Consejos, Formación, General, Internacional, Materiales, Noticias, Prevención, Primeros auxilios
Escrito por José Palacios 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Nelson Mandela: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.

6 de Diciembre de 2013 a las 13:33

Nelson Mandela ha muerto en Johannesburgo (Sudáfrica) el día 5 de diciembre de 2013. Mandela deja este mundo después de haber demostrado que es posible alcanzar grandes metas de forma pacífica, con entereza, con integridad, con paciencia, con equilibrio, con humildad y con sabiduría (la sencilla, la llana, la emocional).

Estuvo encarcelado 28 años (1962-1990) por tener ideales y querer hacerlos realidad. Sus ideales no eran absurdos o imposibles, eran tan sencillos y necesarios como querer “una sociedad democrática y libre donde todas las personas vivan juntas en armonía y en igualdad de oportunidades”.

Es posible que Mandela haya sido uno de las personas que más se han merecido el Premio Nobel de la Paz, que lo recibió en 1993. No se puede decir lo mismo de otras muchas personas que han recibido este reconocimiento y que lo envilecieron.

Si la palabra Paz tiene algún sentido y significado es porque se forma con personas como Mandela.

Nos deja el legado de su vida, de su trabajo incansable, de su plena dedicación a conseguir un mundo más justo. Nos deja también muchas frases, pero por nuestra relación con la educación y el socorrismo destacamos la frase que encabeza esta reseña y otra en la que afirmaba: “Son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás lo que determina el significado de la nuestra”

Y aprovechamos otra de sus frases para despedirnos de él.

“La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, dormiré por toda la eternidad”.

Que descanses en paz Mandela. Tu ejemplo quedará para siempre.

Nelson Mandela, un ejemplo de ser humano.

General, Internacional, Noticias
Escrito por José Palacios 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net