Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Vigías

3 policías mueren en la playa del Orzán intentando un rescate

1 de febrero de 2012 a las 11:30

Desde el día de la tragedia de la playa del Orzán (27 de enero de 2012), en la que los policías Rodrigo Maseda, José Antonio Villamor y Javier López murieron intentando el rescate de un estudiante (también desaparecido) que al parecer se encontraba en la playa celebrando el final de una larga noche de juerga, han sido muchas las personas que me han preguntado por qué todavía no habíamos escrito algo sobre este tema en nuestro blog.
En este caso he preferido esperar el paso de unos días para tratar este asunto de forma más tranquila y con el claro objetivo de que mi opinión pueda ser útil.
Puedo asegurar que los primeros días después de las muertes injustas e innecesarias de tres buenos policías no me sentía capaz de escribir por la rabia y la indignación que me desbordaban.
Ahora repaso los contenidos de nuestro blog y compruebo que algo parecido ya habíamos tratado en un artículo que escribimos juntos Martín del Gaiso y yo, titulado “Los héroes en Socorrismo Acuático” y publicado el 7 de julio de 2011.
Lo que decíamos en aquella ocasión me vale también ahora, ya que no estoy buscando debate, ni opiniones a favor o en contra, ni culpables o inocentes. Mi intención es honesta, no quiero ofender a nadie, mi opinión no va dirigida a nadie en particular y sí puede ser entendida por todos en general. Pero lo que tengo más claro es que no quiero que se vuelvan a repetir muertes tan injustas e innecesarias como las que hemos tenido en la playa del Orzán.
Está claro que es muy difícil tratar un tema en el que ha habido muertos, pero hay que hacerlo si queremos evitarlo en ocasiones futuras, tal y como se hace con los accidentes de tráfico en los que, precisamente, España es un modelo a seguir al haber conseguido una disminución enorme y constante en los últimos años (de 5.478 muertos en 2003 a 1.730 en 2010 y en torno a 1.400 en datos provisionales de 2.011).
Lo primero que quiero hacer es recordar que en casi todas mis publicaciones (ya desde 1991) siempre he incluido como una de las causas más frecuentes de ahogamiento la siguiente: “Heroísmo equivocado ante la visión de personas en peligro, a las que se intenta rescatar sin los conocimientos ni los medios adecuados”. Para que nadie se sienta ofendido aclararé que considero héroes a los 3 policías que han muerto, pero como experto tengo que decir que se equivocaron en su actuación. Y lo único que necesitaban para no haberse equivocado es muy sencillo: formación y recursos adecuados.
En esa formación es evidente que en lo primero que habría que incidir es en el orden de prioridades lógico e imprescindible ante cualquier accidente o situación de emergencia:
1º. Conservar la vida y la seguridad del propio rescatador (sin él no es posible que la víctima tenga posibilidades). Nada mejor que conocer las propias capacidades y limitaciones, así como el entorno en el que se interviene para asegurar este primer punto.
2º. Conservar la vida y la seguridad de los componentes del equipo de rescate (los compañeros siempre permiten incrementar las posibilidades de éxito ante cualquier intervención y sería imprudente cuando ya hay una víctima o persona en peligro poner a nuestros propios compañeros en esta situación). Nada mejor que haber practicado o entrenado en equipo cualquier tipo de intervención.
3º. Intentar rescatar lo mejor posible a la víctima del accidente, siempre y cuando se cumplan los dos puntos anteriores. Y la afirmación “lo mejor posible” significa tener y utilizar los recursos adecuados, a veces un sencillo sistema de tirantes y cuerda, o un buen par de aletas, o un Marpa o tubo de rescate, y en otras ocasiones más complicadas materiales más sofisticados como embarcaciones, motos acuáticas o helicópteros. Es fácil entender que un policía en su labor diaria no lleva encima ninguno de estos materiales, pero sí es factible que en el coche patrulla se disponga de algo tan sencillo y barato como un sistema de tirantes y cuerda.

Cuando muere una buena persona, sea un policía o un socorrista, en un rescate o a causa de él, a todos los que sentimos el socorrismo profesional nos invade la tristeza, pero siempre pensamos que se podría haber evitado, que es posible que no se tomaran todas las medidas preventivas necesarias, que nada habría sucedido si el compañero hubiera tenido más ayuda o más recursos materiales. Pensamos que seguramente las cosas hubieran sido diferentes si el policía o el socorrista hubiera tenido más descanso, o hubiera estado mejor preparado porque en su puesto de trabajo le han apoyado en su preparación, facilitándole tiempo y medios para hacerlo.
Sí, estamos convencidos de que con formación, preparación, descanso adecuado y con suficientes recursos materiales para el rescate es muy difícil (casi imposible) que suceda algo negativo a policías o a socorristas acuáticos. Y las pruebas que lo confirman son evidentes, ya que son innumerables las intervenciones que se realizan en muy diferentes espacios acuáticos todos los años sin ninguna complicación y sin desgracias personales.
Es difícil conocer y aceptar las limitaciones de cada uno en una situación en la que se ve en peligro a una persona, ya seas policía, bombero o socorrista, es algo que todos entendemos. Pero es imprescindible hacerlo cuando se está trabajando en emergencias y, sobre todo, cuando el espacio acuático se complica por olas, corrientes, temperatura del agua y otros posibles factores adversos.
Es muy difícil llegar a aceptar que no estás en condiciones para salvar la vida de alguien en peligro, pero más difícil y triste es ver que un compañero ha muerto al realizar o al intentar un rescate.
Mi reflexión final es un homenaje a Rodrigo, José Antonio y Javier: ¡ojalá vuestras muertes hayan sido tan útiles como vuestras vidas y nunca más suceda nada parecido!

Consejos, Formación, Noticias, Prevención
Escrito por José Palacios 53 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net