Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Vigías

Aguas que nos preocupan

31 de Julio de 2009 a las 19:24

Un hombre de 22 años muere ahogado en una balsa de riego en Balazote (Albacete), en la que se estaba bañando (noticia del día 13 de junio de 2009). Un bebé de 15 meses muere ahogado en la piscina de un chalé de Novelda (Alicante) al parecer tras caer por un acceso abierto del vallado (noticia publicada el 31 de Julio)

¡Que casi todos sean hombres no es una sorpresa!
No es coincidencia y las estadísticas lo confirman, tanto en España y en cualquiera de sus comunidades autónomas, como en cualquier otro país. Por término medio, el 80% de los ahogados son hombres y el 20% mujeres. Dicho de otra forma: de cada 10 ahogados, 8 son hombres. Es un dato curioso que todavía no se ha investigado científicamente, aunque algunos nos atrevemos a apuntar como explicación una mentalidad más preventiva en la mujer y un mayor afán por el riesgo en el hombre. Es uno de los estudios que nuestro Grupo de Investigación está llevando a cabo en la actualidad. Os mantendremos informados en este blog de los resultados tras finalizar la temporada.

¿Será una coincidencia que muchas muertes hayan ocurrido en espacios acuáticos tranquilos?
Puede que sea coincidencia, pero también es muy frecuente observar que la precaución se relaja mucho cuando el espacio acuático no ofrece peligros aparentes como las olas, las corrientes o la profundidad, sin pensar que la zona de baño con aguas tranquilas también tiene otros riesgos que no se ven como el agua a una temperatura muy inferior a la corporal, cambios bruscos de profundidad o de temperatura, o la escasa capacidad del bañista. Por eso defendemos que todos los lugares de baño público tengan socorristas, puesto que los datos confirman que la tranquilidad del agua no evita los muertos y, sin embargo, se reducen a la mínima expresión cuando en el espacio acuático, tenga los peligros que tenga, hay socorristas. Y de nuevo hay que decir que tenemos estadísticas que lo confirman.

Saber nadar no evita los accidentes ni los muertos por ahogamiento
Hace ya mucho tiempo, en 1996, José Palacios comenzó a divulgar que “no es suficiente saber nadar, también es útil y humanitario saber salvar y poner los medios suficientes para conseguirlo”. Pero es que, además, como afirma nuestra compañera del Grupo de Investigación y autora de prestigio en actividades acuáticas para bebés y primera infancia (Del Castillo, 2005): “Considerar que saber nadar evita el riesgo de ahogamiento sería como asegurar que el que sabe conducir está libre de tener accidentes de tráfico”. Precisamente, el mayor número de ahogados y de accidentados de gravedad en el medio acuático se produce entre personas que saben nadar.

Conclusión: “Prevenir mejor que lamentar”.
Los ahogamientos y accidentes acuáticos graves no son aislados o esporádicos, se producen por todo el mundo, y en cualquier zona de baño público y privado (playas, piscinas, embalses, ríos, parques acuáticos).
Son pocas las personas que pueden situarse en un plano objetivo e imaginativo y percibir lo que se podría evitar si se toman medidas preventivas y, cuando éstas se toman, lo que habría podido pasar si no se hubiesen tenido en cuenta. Estas medidas tienen su precio, no son gratis; pero hay gastos que merecen la pena y que, precisamente, son bastante baratos frente a otros sin justificación ni razón de ser.
Además, está suficientemente comprobado y aceptado que, llevar a cabo medidas preventivas adecuadas salva muchas más vidas y ahorra más dinero que tener que utilizar el tratamiento más avanzado y efectivo ante accidentes.

En breve subiremos los consejos básicos para evitar ahogamientos. Os pediremos la máxima divulgación entre vuestros contactos, ya que una sola vida que salvemos por ello habrá merecido la pena.

General
Escrito por Carlos Vales 17 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La primera gota de agua

28 de Julio de 2009 a las 13:17

Este nuevo espacio pretende ser un punto de encuentro para los que vivimos con pasión las actividades acuáticas y el socorrismo.

En esta primera entrada queremos destacar la relevancia de cuatro conceptos: actitud, prevención, vigilancia y formación continuada. Seguro que a lo largo de esta singladura charlaremos sobre otras ideas, pero hemos escogido estas cuatro como las primeras pinceladas de este cuadro tan singular.

Actitud
Un buen socorrista no puede carecer de la disposición adecuada para desempeñar su trabajo, puesto que ser un profesional implica mucho más que cobrar por ello. Debemos tener una actitud constante para ayudar a los demás, ser correctos en las formas, mantener el interés por aprender nuevas técnicas, y mil cosas más que perfilan nuestra profesionalidad.

Prevención
Cada instante que dedicamos a las acciones preventivas puede salvar una vida. Este principio debe acompañarnos en cada momento y servirnos de guía siempre. Dedicaremos mucho tiempo y esfuerzo a insistir en ello en este blog, os lo garantizamos.

cimg0999

Vigilancia
Es imposible desligarla del concepto de prevención, y tan importante es en nuestro trabajo, que hemos escogido el nombre de este blog pensando en ella. Uno de los estudios que estamos desarrollando actualmente registra el número de ahogados en nuestro país, y una de las primeras cuestiones que nos llama la atención es que detectamos que un porcentaje elevado de alertas ante ahogamientos vienen dadas por llamadas de los bañistas a los servicios de emergencias, en vez de ser detectados por los sistemas de vigilancia. En los cursos de formación nos gusta afirmar que “Si los servicios de vigilancia no son los primeros en detectar el problema, la prevención no ha sido la adecuada”.

Formación continuada
Nuestro campo de actuación podría catalogarse como un ser vivo al que hay que alimentar a diario. Cada día que no entrenemos o repasemos las técnicas y estrategias es un día perdido, y el momento de actuar no es el momento de recordar cómo se hacen las cosas. Cuando una persona reclama ayuda o precisa de una R.C.P., la mente y el cuerpo deben funcionar como un perfecto engranaje que sabe lo que debe hacer. Si obviamos esto, dudaremos en nuestras acciones, con el riesgo que implica para la vida de quien lo necesita. Cada año se investigan técnicas, se publican nuevos protocolos y procedimientos, se diseñan mejores sistemas de preparación física y psicológica; es nuestra obligación moral y profesional mantenernos actualizados para poder responder con eficacia y operatividad donde sea necesario.

Por último queremos transmitir nuestra ilusión por este proyecto, e invitaros a participar de forma activa con vuestras opiniones y experiencias. La calidad de este espacio vendrá dada por las aportaciones de todos.

¡Bienvenidos, vigías!

Formación, Prevención, Vigilancia
Escrito por José Palacios 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net