La Voz de Galicia
Tecnología y productividad en movilidad

Simple no es lo mismo que superficial. Lo que hay que leer {LinkedIn}

Vida digital

Estar en LinkedIn es una oportunidad para observar cómo están desempeñando sus proyectos algunas empresas, qué están haciendo antiguos compañeros o hacia dónde parecen ir los toros de las próximas tendencias tecnológicas. Ya no es un sitio al que ir a poner un CV atractivo para buscar un nuevo empleo, aunque por supuesto la visibilidad en esta red puede abrir oportunidades para un cambio de trayectoria.

Es también un sitio donde puedes estar a salvo de las chuminadas de Facebook o de los cada vez más pelmazos haters de Twitter, que lo han hecho intransitable. Todos son los más agudos, inteligentes, progres y modernos. O estás con ellos o eres un cuñao, un rancio o un facha; son sinónimos a día de hoy para los más chungos del Twitter, elige el tuyo.

Pero están llegando ya a LinkedIn las estrategias llamativas de los posts más inteligentes. Hay que llamar la atención, buscar las “recomendaciones”, los comentarios (aunque sean negativos darán mayor visibilidad que si no hablan de ti, supongo) y las críticas sean del color que sea. Aquí entra el post con infografía de Paradigma Digital que os dejo en la imagen. Hablan de lo que ellos hace, que es transformar digitalmente a las empresas, y aprovechan para recoger en su infografía un diagnóstico basado en 7 síntomas indicativos del nivel de digitalización de una empresa. Muy interesante a priori y además acertado tema para atraer a clientes interesados en trabajar este tipo de procesos de transformación.

Decirle adiós a la corbata nos indica una muestra de avance en la empresa“. Ay. Qué fuerte, directo y errado. No quiero pensar en que alguien pueda defender desde el rigor que esto es así. Me parece que es una reducción simplista y de lo más superficial. Conozco empresas con y sin corbata, personas con y sin corbata, directivos con y sin corbata y también mendrugos con y sin corbata. Y os garantizo que en ningún caso soy capaz de hacer una tendencia sobre si unos o los otros han alcanzado un mayor nivel de digitalización. El resto de síntomas se refieren al tamaño del despacho, a la existencia de plantas nobles, la utilización de más o menos cantidad de papel o la disponibilidad de tarjetas de visita. Amazing, como diría alguno que conozco.

No importa el sector, el tamaño de la compañía, los clientes, los socios, los medios, los beneficios, la cultura de la empresa o la estrategia de cada una, solo importa si se ven corbatas, si se ven despachos o se imprime un documento más que en la otra. Y los citados son solo unos pocos de los indicadores que realmente pueden orientar sobre el diagnóstico perseguido de la transformación digital. Los autores han hecho una infografía bonita y llamativa, pero me hubiese gustado que explicasen mejor qué es la transformación digital y cómo se llega a ella en función de parámetros serios. Una oportunidad perdida. Ojalá menos superficialidad en estos días en las redes.

Opiniones bienvenidas.

P.D. Vuelvo con ganas de escribir, reflexionar y hacer pensar.