La Voz de Galicia
Tecnología y productividad en movilidad

Apple y su sentido común, reachability

Apple

Reachability-iPhone-6

Apple es una empresa con un gran sentido común. Lleva muchos años haciendo la cosas muy bien y ha conseguido con ello llegar a millones de usuarios, tan satisfechos que no dudan en comprar el siguiente nuevo producto de la marca incluso aunque no lo hayan viso, tocado o probado; incluso algunas veces aunque no les acabe de convencer el producto. Yo soy uno de esos usuarios, fanboy reconocido de Apple (y de Nokia, y de Samsung y de HTC, etc.) que trata de poner las manos encima de sus dispositivos en cuanto la ocasión se presenta.

El producto que más me ha fascinado y asombrado desde el momento mismo de su presentación es sin duda el iPhone. Ver al fallecido Steve Jobs presentar un dispositivo que en sus propias palabras era un 3 en 1 sin duda marcó un hito memorable en la historia de los dispositivos móviles. Muchos recordaréis cómo repetía la frase  “…an iPod, a Phone and an Internet Communicator” [Vídeo].

El iPhone ha evolucionado muchísimo a lo largo de estos siete últimos años desde aquel primer iPhone 2G; se ha adaptado a los gustos de los usuarios y se ha adaptado a los gustos de los mercados, pero hasta ahora siempre manteniendo la filosofía de Apple: hacer un dispositivo que encajase perfectamente en tu mano y se pudiese manejar con ella de forma sencilla y sin complicaciones. Así lo declaraba en el vídeo que os dejo a continuación del salto, donde manifestaban que era solo una cuestión de “sentido común”.

En la última iteración de su evolución, en la serie 6, Apple ha decidido que se unía a la tendencia de los teléfonos de pantallas más grandes, alcanzando las 4,7″ en el iPhone 6 y dedicando una pantalla de 5,5″ al iPhone 6+ (léase Plus). Y su filosofía de utilizar el terminal con una sola mano se vino abajo. No estaba soportada por todos los usuarios de iPhone, algunos de los cuales queríamos más pantalla en el iPhone, pero tenía un buen número de fieles que apostaban por el manejo con una sola mano.

Es vital para el desarrollo de Apple dar a los usuarios lo que están demandando, incluso aunque lo haya hecho mucho más tarde que otros fabricantes, pero todavía  es más importante que haya cuidado de aquellos que todavía claman por el manejo a una sola mano. Lo ha hecho de una forma un tanto ridícula, que supone “bajar” la parte de arriba del contenido que estés viendo en pantalla hasta la mitad inferior de tu pantalla, para que así lo puedas alcanzar con el pulgar, si bien seguirás teniendo un teléfono con la pantalla grande y con un volumen que hará que en el 80% de las ocasiones lo tengas que sostener con una mano y operar con la otra.

A esta habilidad del sistema operativo le han denominado Reachability y en castellano lo incluyen entre las especificaciones de sus nuevos dispositivos como “Fácil Alcance“. Podéis ver un ejemplo gráfico en el vídeo que os dejo realizado por un usuario mostrando cómo llama a esta función con dos toques (ojo, no pulsaciones) de su dedo en el botón de inicio del iPhone y la pantalla baja hasta el 50% de la altura del terminal, dejando eso sí un bonito espacio negro en la parte superior.

Sin duda es un gesto hacia la comunidad de seguidores de Apple que no dudo tendrá una recibida cálida y posiblemente su utilidad asegurada. Por mi parte, sigo maravillado de la capacidad de adaptación que tenemos las personas a las imposiciones de las marcas y la facilidad que tienen estas de hacer un cambio de filosofía para incorporarse a las tendencias de mercado, siempre con independencia de los principios que tengan que tirar abajo. Recordemos que una empresa tiene un objetivo principal basado en su supervivencia asociada a la rentabilidad, aunque presuma de tener otros objetivos, siempre secundarios.

Apple sigue teniendo sentido común, pero es SU sentido común, que no tiene que encajar con el que tengamos tú que me lees o yo. Ahora no recuerdo bien cómo decía una frase de Groucho Marx que hablaba sobre los principios, pero venía muy a cuento de esto.

Saludos

David Serantes