La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Ayer tuve un sueño

Escrito por sandrafaginas
14 de septiembre de 2011 a las 9:17h

El día del estreno es lo que tiene, que todo el mundo te hace fotos y pones tu mejor cara (como la de Elena Anaya, si es posible). Ayer tuve un sueño, soñé que mis hijos entraban de la mano de su padre y de su madre en el colegio, felices como día de fiesta, y subían las escaleras descansados por la emoción del regreso y se daban besos y abrazos con sus compañeros, y se alegraban infinito de ver a sus profesores después de tres meses. Y todos sonreían, porque había tiempo. Pero eso fue ayer, o anteayer, el día del estreno. Hoy su padre, el hombre opaco, que dirían Faemino y Cansado, ha vuelto a su cueva laboral, esa que abre a las 8 de la mañana y cierra a las 8.30 de la noche (y que nos abrigue muchos años). Y su madre tiene el rímel corrido (es lo que tienen las noches de juerga en los blogs), y ha asumido su deshorario a lo Chenoa: “Cuando tú vas, yo vengo de allí”, en ese desfase que es vivir a la contra: hijo en casa, tú en el curro, que es lo que nos sucede a los que escribimos de lo que les pasa a los demás. Que tenemos que esperar a que pase para contarlo. Ayer, que es pasado, fue día de emoción, de poesía vital, pero hoy, que ya es presente, se han impuesto los bocinazos de la prosaica realidad: el atasco de las madres (la mayoría de los padres habían desaparecido) en la puerta del colegio y el desconsuelo de los niños. “¿Mamá, cuándo se acaba el cole?”, me soltó mi hijo de tres años nada más bajarse de la cama. Hoy ya ha habido gritos (para levantarse, para desayunar, para llegar y para despedirse). Y aunque tenía ganas de correr con mi iPod la cuesta de mi casa, he decidido ponerme a contarlo para que se me pase el desconsuelo. “¿Hoy ya es mañana?”, me preguntó el de cuatro años mientras sorbía el Colacao. “Sí”, le respondí limpiándole su bigote chocolatero. “Hoy ya es mañana”.

Una respuesta a “Ayer tuve un sueño”

  1. emma dice:

    Pues a seguir soñando, o ensoñando, que decía Buñuel. Total, ya llega la realidad, que es como una apisonadora.

    [Reply]

Deja tu comentario