La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Domando a la fierecilla

Escrito por sandrafaginas
18 de agosto de 2011 a las 10:24h

Entre los trabajos de madre, está el de domar. Y yo estoy en ello. Ayer, la de casi siete me pegó, sí, sí, lo cuento así abiertamente, porque muchos estarán pensando ahora, “a mí me pega, y bueno, le pongo la cara del revés”. El caso es que mi fierecilla me pegó además en un club de esos provincianos, en los que las familias nos examinamos y las madres nos copiamos el carrito de la piscina. Pues en uno de esos clubs, o si se prefiere sociedades, además de montarme una escena de niña salvaje mientras le aguantaba físicamente su genio cogió su pequeña y adorable mano y me pellizcó con saña en el brazo. Y sí, una madre-madre en ese momento piensa en ponerle la cara mirando pa’ Cuenca, pero a mí me salió el clásico cachete en el culo. Y sacar más que a la supernanny que una no lleva dentro, a la madre que todos tenemos como referencia. Y lógicamente la he castigado con lo que más le duele, sin televisión y sin ese pintaúñas de color rosa de niña consentida que en el verano se había impuesto. A ella eso le duele como a mí que me dejen sin un capítulo de Mad Men en plena temporada. Pero ahora la cosa se ha complicado, porque claro, para cumplir los castigos una también se castiga a sí misma. Y hoy ya no hay piscina tampoco, y se me ha puesto un mal cuerpo como de dolor premenstrual, y solo siento mis ovarios. Domar a los hijos es así de doloroso, porque mientras que a cualquiera de los otros  dos con un solo girar de cabeza, a lo De Niro en  Taxi Driver, les llega para paralizarlos. A mi supernena el arrebato le da duro, y se envalentona, por eso estoy en ese freno en seco y ahora mismo está escribiendo cien veces: “No le puedo pegar a mamá”. Y yo aquí con ella sufriendo el castigo.

5 respuestas a “Domando a la fierecilla”

  1. Jennifer Martinez dice:

    Hola Sandra!me encanta tu blog!lo leo siempre!!pero hoy me ha hecho mucha gracia, yo tengo una fierecilla de 8 que se las trae!habitualmente me siento identificada contigo pero hoy totalmente!ánimo en el arte de domar, que más vale ahora porque luego será tarde!Un abrazo y gracias por escribir

    [Reply]

  2. sandrafaginas dice:

    Gracias, Jennifer. Hoy ya la fierecilla está más tranquila, ha servido por lo menos para que se haya suavizado el ambiente. Escribe cuando quieras y ánimo con la tuya.

    [Reply]

  3. Superwoman dice:

    Que cierto es. Es la edad, empiezan con esa primera adolescencia. Ahora mismo la estoy teniendo yo con Supergirl. Le digo que prepare las cosas para la escuela que empieza mañana y me responde sacando la lengua… Solucion, repetir “paciencia, paciencia, paciencia…” tantas veces como ella escriba lo que toque.
    Un supersaludo

    [Reply]

  4. sandrafaginas dice:

    Superwoman, eso de sacar la lengua debe ser genético de las supergirls, la mía lo hace en señal de desaprobación constantemente. Yo mientras no empiece el cole sigo escribiendo: paciencia, paciencia. Gracias por la recomendación.
    Un beso

    [Reply]

  5. Eduardo Eusebio dice:

    Sra. Sandra: posiblemente mi intromision con comentarios en esta ventana le cause cierto desconcierto por el hecho de que no soy madre para poder dar opinion alguna sobre sus maravillosos articulos, pero me gustaria que se hiciera a la idea de que tanto hombres como mujeres, padres o madres o seres humanos sin ese titulo, tambien podemos tener un cierto sentido comun para enterder tanto el rol de la mujer como el del hombre en la ensenanza y buenos modales y principios de nuestros propios hijos.

    En mi pobre opinion el concepto de crianza es obligacion comun entre las uniones matrimoniales o convivencia libre, en este aspecto yo creo que, una buena convivencia no se logra por el mero hecho de un certificado de matrimonio, canonigo o civil, nada de eso, la convivencia puede lograrse mediante el respeto mutuo, fidelidad absoluta, una buena comunicacion y dialogo y, el estar preparados a ciencia cierta sobre lo que pueda resultar de cualquier una de estas relaciones que obviamente serian nuestros enjendros. Aquello que suele decirsele, SABER ESTAR.

    Ud. dice que ha tenido una mala experiencia con uno de sus hijos, algo sumamente usual en ciertas edades de los infantes, a estos no les gusta ser privados de algunos de sus caprichos si, desde un principio no ha habido el entendimiento necesario para que estas cosas ocurran. En este aspecto es cuando debemos tener sumo cuidado en la observacion del menor. Tenemos que ser conscientes de que la violencia infantil esta siendo un problema bastante grave a nivel global. Esto si no se le pone la debida atencion puede resultar en cosas mayores en un futuro proximo.
    Es muy cierto que las parejas de hoy dia por circunstancias ajenas a su voluntad tienen que estar muchisimas horas fuera de la presencia de sus hijos y si no existe el apego familiar profundo los pequenos pueden tener convivencia con personas extranas, influencias televisivas, videojuegos de accion violenta, ect. ect, ect., no obstante si le ponemos un poquitin mas de empeno, podemos programar un dia a la semana para conferencia familiar y ahi exponer entre toda la familia las reglas y regulaciones a seguir para una vida llena de paz y armonia, no solamemte familiar sino todo lo que existe en nuestro entorno. Tenemos que darle voz y derechos a los pequenos para que en esas reuniones familiares ellos puedan exponer sus puntos de vista, ojo, no podemos menospreciar su inteligancia y poder de comprension, esto cuando sepamos hacerles llegar, mediante el buen dialogo, el buen razonamiento sobre comportamiento y respeto hacia las personas que les han dado la vida, familia y, personas mayores y discapacitadas, en cualquier circunstancia.

    No es recomendable el castigo fisico para hacerle saber al menor que ha cometido un error, tal vez ese castigo le duela por un momento pero jamas aprendera de esa manera a ser un nino correcto; privarlos, como usted ha hecho, de aquellas cosas que le guste disfrutar es mucho mas efectivo que cualquier otro castigo corporal, esto aun que nosotros tambien seamos castigados en ello. El castigo fisico puede producir odio y rencor hacia la persona que lo practica. Reconozco que somos humanos y como tal reaccionamos en ciertas ocasiones cuando nos sentimos ofendidos, pero tambien debemos tener en cuenta que,nosotros tambien hemos sido ninos en una epoca de nuestra vida.

    Sra. Sandra este comentario no es reproche alguno hacia usted, es quizas una forma de ver la vida actual que no pinta nada buena para nadie de aquellos que circulamos sobre el planeta donde nos toca vivir.
    Usted es una gran escritora, inteligente y sabe plasmar sobre el papel muy al detalle y sin hipocresia parte de su vida familiar, algo que la engrandece como lo que es. Si no desea publicar mi comentario borrelo y yo sabre entenderlo, no es nada personal contra usted es simplemente una media explicacion de como ha sido mi vida infantil, adolescencia, pubertad y mayoria de edad, de la cual me siento muy feliz. Un cordial saludo.
    Eduardo Eusebio

    [Reply]

Deja tu comentario