La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Pizarro, Solbes y la Universidad

Escrito por Paco Sánchez
22 de febrero de 2008 a las 11:00h

No quería ver el debate entre el aspirante Pizarro y el vicepresidente Solbes. Al final, terminé escuchándolo en Onda Cero. Ganó Solbes, digan lo que digan, y se puso de manifiesto, una vez más, la clave retórica de la campaña: al PP le interesa convertir el desencanto en abstención, ante la dificultad de traducirlo en voto propio, y al PSOE le conviene la participación.  Algo muy sabido, que El País eleva hoy a rango de noticia de apertura. Sus razones tendrán. 

Como consecuencia, Pizarro estuvo comedido, amable con Solbes, atento, pendiente de no irritar al votante somnoliento que jamás le apoyará, pero que podría quedarse en casa si no se le molesta. Solbes, por supuesto, buscó lo contrario. Y ganó.No sé si los debates Zapatero-Rajoy reproducirán el mismo esquema. Allá ellos.  

Pensaba escribir la columna de mañana sobre los tres incidentes que se han producido estos días contra otras tantas candidatas en tres universidades distintas. Pero lo que pretendía decir lo explicó muy bien ayer Amalia. Sólo añadiría dos consideraciones. Primera, ¿por qué actuaron en los tres casos contra candidatas, es decir, contra mujeres? Segunda, soy partidario de alejar los actos políticos de la Universidad. No es su sitio.

Actualización: con lo de “ganó Solbes digan lo que digan” me refería a esto. Recomiendo también la entrada de Alfonso Vara sobre el debate, que incluye un análisis de audiencia.

Primeros enlaces

Escrito por Paco Sánchez
21 de febrero de 2008 a las 18:41h

En contra de lo que escribí ayer, dejo al lado un puñado de enlaces. Todos tienen, al menos, cinco características comunes. En realidad, hay tres que no cumplen una, porque a José Luis Orihuela, Juan Varela y Paco Sancho jamás les di clase, que recuerde. Hago un viaje diario por ese circuito de blogs. Añadiré algunos más en los próximos días.

Hay, además, un blog especial, fuera de categoría, que visito solo de vez en cuando, Letras enredadas. Si alguien va por allí, lo entenderá al leer la primera entrada, que es la última.

Explicaciones

Escrito por Paco Sánchez
20 de febrero de 2008 a las 13:00h

Vagón-bar se llama desde hace diez años la columna que escribo en la última página de la revista mensual Nuestro Tiempo. En La Voz publico otra los sábados, también en la última página, bajo el rótulo En la cuerda floja.

Con este blog pretendo ampliar el espacio de esas columnas, de modo que los lectores interesados puedan discutirlas, tanto en su fondo como en su forma, e incluso sugerir posibles temas para las siguientes. Por extraño que parezca, me interesarán mucho las cuestiones de forma, de estilo y de retórica. Sé que a otra mucha gente también, y quizá quieran echarme una mano. Seguro que aprenderé y acaso también sirva a otros. 

De ahí las dos máquinas de escribir haciéndose compañía que aparecen arriba, en la ilustración diseñada por el pintor Javier Muñoz para este espacio, aunque, en realidad, Javier me pintó esas máquinas antes de que yo supiera cómo orientar el blog.  

Iré añadiendo una a una las referencias a otros blogs con preocupaciones parecidas, al menos en parte, y agradeceré mucho cualquier noticia de la red sobre escritura periodística.  Comencé un blog en marzo del 2006, pero lo dejé a los pocos días. Y sigue muerto de risa. Quizá ahora lo utilice para dejar algún material que ocupa demasiado. Por ejemplo, la explicación del nombre Vagón-bar se puede encontrar allí, aunque incompleta, porque no se menciona la intervención decisiva de Bea Gómez Baceiredo. Pienso que resulta fácil adivinar por qué le llamo En la cuerda floja a mi columna en La Voz. Si no, lo explico en una próxima entrada. La foto, tomada por la fotógrafa Vivi Zanatta en octubre del 2007, procede de una sesión en el Curso de Jornalismo Aplicado del diario O Estado de Sao Paulo, con el que colaboro desde 1996.

Vistos los antecedentes, no estoy en condiciones de asegurar que este espacio vaya a durar mucho.