La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Visión de España

Escrito por Paco Sánchez
5 de Marzo de 2008 a las 17:07h

¡Lo que se aprende sobre España en la web de la Australian National University!

(enlace a la traducción de la página que hace Google, la versión original, aquí)

Escuchado (1) ayer por la noche

Escrito por Paco Sánchez
5 de Marzo de 2008 a las 17:02h

“Fulanito no es tan gilip. como parece. Sería imposible”

Pronósticos

Escrito por Paco Sánchez
4 de Marzo de 2008 a las 17:31h

Me disponía a pedirle al profesor Alfonso Vara más detalles sobre su afirmación final en el comentario a la entrada sobre el Debate robótico: “el PP perderá las elecciones”. Pero al hacerlo, me encuentro que hoy mismo explica los detalles en su blog. Valiente pronóstico. Para no perdérselo.

Por cierto, recomiendo también la respuesta de Arcadi Espada a Bernat Soria sobre el curriculum del Ministro. Ilustrativa polémica.

Bromas y veras

Escrito por Paco Sánchez
1 de Marzo de 2008 a las 4:00h

levo una semana de bromas con los «besitos» a los que me refería en la columna del sábado pasado. Supongo que las merezco. Había calculado que durarían uno o dos días, pero no: persisten en las llamadas telefónicas, en los correos, en el blog, en todas partes. Querría seguir con ese tono para alejarme lo más posible de la campaña electoral e irme hacia el terreno, siempre más grato, de las risas.

Lamentablemente, los asesinatos de mujeres esta misma semana y las cifras de maltratos que ha hecho públicas el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial no me lo permiten.

Resumiendo mucho, los datos correspondientes al tercer trimestre del 2007 vuelven a reflejar un número muy desproporcionado de casos en los que son compañeros o excompañeros quienes producen la agresión. En concreto, el 34,4% de las denuncias fueron contra el cónyuge; el 30,8%, contra el compañero; el 23,8%, contra el ex compañero, y el 10,9%, contra el ex cónyuge.

Según el último censo, que ya no refleja la realidad, el 94% de las parejas españolas estaban casadas. Si se superponen ambos datos, resulta que fuera del matrimonio se producen quince veces más agresiones que dentro de él. Y los porcentajes son parecidos tanto a los registrados en períodos anteriores como a los que se observan en otros países.

Sorprende también la mayor agresividad de los excompañeros frente a la de los exmaridos. Parece, por tanto, que el matrimonio es más pacífico, incluso en su ruptura.

Estamos ante un problema cultural gravísimo, que no se resuelve por decreto ni con mero voluntarismo.Un esfuerzo por recuperar el prestigio social del matrimonio no estorbaría e incluso podría ayudar. Pero nadie se atreverá a plantearlo siquiera. Me temo.

Algunas noticias

Escrito por Paco Sánchez
29 de Febrero de 2008 a las 11:58h

Al revisar los blogs del día, tropiezo con unas cuantas buenas noticias:

-Miguel Ángel Jimeno y Txema Díaz Dorronsoro lanzan un blog en positivo: pretenden mostrar buenas prácticas periodísticas. Vale la pena acercarse por allí y leer su declaración de intenciones.

-Me he enterado de la edición española de Misterio y maneras, “el libro en el que Robert y Sally Fitzgerald recogieron (¡tan bien!) algunas conferencias, ensayos y prólogos de Flannery O’Connor”, según Compostela.

-Recomiendo: Los siete mitos del ciberperiodismo que recoge Ramón Salaverría.

-Y una historia curiosa: la del refugiado del cambio climático.  Jorge Casanova, que realizó el reportaje, cuenta en su blog cómo lo hizo

Más sobre robots

Escrito por Paco Sánchez
29 de Febrero de 2008 a las 10:58h

Ayer no pude venir por aquí ni tuve oportunidad de acercarme a un ordenador. Así que me quedé con las ganas de decir una cosita (diminutivo despectivo, claro) sobre el debate gallego.

Para los que no están al tanto: anteayer debatieron en la Televisión de Galicia el Presidente del PP, el del PSOE y el del BNG. Peculiaridades:

-Ninguno es candidato

-El primero y el tercero son Presidente y Vicepresidente, respectivamente (perdón por la cacofonía en -ente) de la Xunta de Galicia. El otro es el jefe de la oposición en el Parlamento Gallego.

-Pactaron entre ellos otro debate robótico.

No vale la pena comentar ya los despropósitos. Además, lo que verdaderamente me molesta es el uso de los periodistas. Si sólo quieren controladores de tiempos ¡que rescaten a los cicutas del Un, dos, tres!

La farsa del debate robótico

Escrito por Paco Sánchez
27 de Febrero de 2008 a las 17:48h

Callé sobre el debate. Siguen coleando las glosas. Pero solo me he visto reflejado en esta de J. Giner, que resumo, porque el original está en inglés. Resulta algo abrupta, quizá demasiado directa, pero muy clara:

-“Un moderador robótico preocupado sólo por el tiempo”

-“Dos candidatos mediocres que muestran gráficos malos”

-“Sin propuestas de futuro”

-“Sin periodistas de verdad que hacen preguntas de verdad”

-“Dos candidatos que hablaban del pasado, sin destrezas televisivas, sin ideas, solo insultándose”

 Los demás comentarios de Giner todavía son más contundentes.

Esquela

Escrito por Paco Sánchez
25 de Febrero de 2008 a las 20:27h

Quizá esta esquela que recoge Balazos no salió en la edición gallega de El País. O no miré bien.

Más sobre esquelas aquí

Planeadoras

Escrito por Paco Sánchez
24 de Febrero de 2008 a las 18:02h

Esta noticia de La Voz  sobre la planeadora que apareció ayer quemada en una playa de la Isla de Arousa me recordó la historia de Kubala, ocurrida en 1996.

Aquello aún tenía su épica, y escribí entonces una cosa para Nuestro Tiempo que transcribo a continuación, y que dio lugar -años más tarde y por caminos quebrados- a una película para televisión (Entre Bateas).

Pero antes tengo que aconsejar la columna de Luis Ventoso, maestro de la ironía, sobre lo ocurrido ayer. Quizá algunos de sus juegos verbales sean aptos solo para gallegos.

MANERAS DE MORIR 

Tenía cuarenta años y estaba considerado como el mejor piloto de planeadoras de la Ría de Arousa, el mejor de toda la costa gallega, es decir, quizá el mejor del mundo. Pilotar una planeadora no es cualquier cosa: hay que saber llevar un cacharro de entre ocho y catorce metros de eslora a ochenta nudos (140 kilómetros/hora), de noche, preferiblemente entre la niebla, bordeando rocas, bateas y patrulleras de la Guardia Civil para dejar a salvo quinientas o mil cajas de Winston.

Kubala, sobrenombre de Manuel Durán Somoza, era sin duda el mejor, hasta que murió a mediados de julio, en una noche con niebla, arrollado por otra planeadora o arrollándola. Pocos sabrán. Parece ser que falló el radar de una o de ambas embarcaciones y el impacto arrojó el otro bote sobre las rocas de Aguiño.  Allí encontraron el casco mordido por otro casco, pero no las cajas de Winston. Tampoco estaban los supervivientes ni los muertos.

A Kubala lo enterraron en Cambados, dos días después, en uno de los cementerios más románticos que haya visto: las tumbas crecen como plantas salvajes en medio de las ruinas románicas de la iglesia de Santa Marina y luego salen de la nave destechada y se amansan, se amontonan en desorden por el antiguo atrio y por los alrededores de la iglesia, hasta que un poco más allá, se vuelven asquerosamente formales y modernas para alinearse en panteones demasiado nuevos, demasiado iguales, demasiado simétricos. En el cementerio de Cambados, como en todos, se espeja un pueblo, su vida y su muerte. Allí queda el rastro de epidemias infantiles, de familias que antes o después fueron famosas por motivos bien diversos: los Valle-Inclán y los Charlines. Allí, bajo la mirada dolorosa de un Cristo esculpido a tamaño natural, descansan tantos Oubiña  quizá el apellido más frecuente en la zona, mientras alguna mujer sin edad trastea con regaderas y flores de plástico, velas y trapos de limpieza. 

Más de mil personas, muchas de luto, acompañaron el féretro de Kubala y asistieron al funeral. Su hermano amenazó a los fotógrafos y a los cámaras de televisión. Así, a primera vista, la escena tenía un aire siciliano. No, simplemente. El contrabando ha generado en la Ría de Arousa un modo de vida, y también un star-system propio, en el que Kubala, por lo que se ve, ocupaba un lugar de privilegio. Pero no se trata de un estilo siciliano: el mundo del contrabando, aunque llega a muchos, no lo abarca todo. Ni siquiera existe un mundo del contrabando, sino dos que a menudo se desprecian entre sí: el del tabaco y el de la droga. El de la droga, sin embargo, es un nuevo rico vulgar, carece de épica y de estilo.

La manera de morir marca la diferencia. Unos bajan a la tumba a escondidas, con el cuerpo roto a balazos, acompañados sólo por los fantasmas con jeringuilla de cuyo infierno vivieron. A los otros les lleva un gentío que, por lo que sea, les quiere.

Las maneras de morir -qué nos llevamos a la muerte y quién nos lleva- siguen diciendo mucho sobre las maneras de vivir. Por eso me gustan los cementerios.

Besitos

Escrito por Paco Sánchez
23 de Febrero de 2008 a las 9:07h

De mi querido Pedro de Miguel, escritor, heredé muchas cosas buenas y quizá una mala: la aversión por los diminutivos. Como él, los utilizo exclusivamente en sentido despectivo. Por ejemplo, diría que los besos de Gallardón a Esperanza Aguirre (o viceversa) fueron besitos, y le añadiría a la voz un tono burlón que suelo pedir prestado de otro amigo.

El diminutivo de beso se ha generalizado. Hasta hace poco se empleaba apenas para pedirles besos a los niños. Ahora ya no solo. Se trata de un problema nuevo, derivado quizá de la multiplicación de los correos electrónicos y de la proliferación de móviles, mensajes de texto y demás. De «un saludo» se pasa a «un abrazo» y de ahí a «un abrazo grande» y luego a «besos». El plural resulta todavía inocuo, despersonalizado, genérico, mantiene las distancias. Viene luego «un beso», que suena fuerte. Y después el aumentativo, «un besazo», ya casi en desuso otra vez, porque «besitos» y «un besito» lo han desplazado hasta arrinconarlo. Por fin, en las últimas semanas se ha llegado a una fórmula estrambótica que merece, además de risa, un buen análisis sociolingüístico: «Un besito muy grande» o «un besito enorme», producto acaso de la mezcla aturullada de besos y abrazos que, finalmente, terminarán por no significar nada.

Algunos se mantienen aún sobrios y cierran con «un saludo» o incluso con el más naturalista «salud», que casi detesto. Me dicen que José Ramón de la Morena acaba su programa deportivo con una expresión clásica, castellana y delibesiana: «Con Dios», una variante suave del «adiós», tan eficaz, y tan querido, precisamente, por Pedro de Miguel.

Este desbarajuste que, como el tuteo, tanto agrede a los mayores quizá provenga de una dislocada percepción de las relaciones entre las personas. Y carecería de importancia si, como digo, no agrediera a algunas.