La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para febrero, 2016

Una homilía

sábado, febrero 27th, 2016

Me llegó el vídeo de la homilía en el funeral por Antonin Scalia, el polémico juez del Supremo estadounidense recientemente fallecido. Empecé a verla por cortesía, por poder decir algo a quien me la envió, pero muy pronto me di cuenta de que me encontraba ante algo excepcional, ante una pieza ejemplar de oratoria fúnebre católica pronunciada con indecible aplomo por el propio hijo del juez, Paul Scalia. El arranque algo efectista, después de los saludos y agradecimientos obligatorios, captó por completo mi atención y ya no pude dejar de escucharle hasta el final.

Paul Scalia habló poco de su padre: no glosó su gigantesca figura profesional o humana, huyó de la hagiografía. Se limitó al agradecimiento filial. Y al hacerlo, dijo algo que me conmovió: «Nos quería [a sus nueve hijos], y procuraba mostrar ese amor y compartir la bendición de la fe que veía como un tesoro. Nos dio unos a otros para que nos apoyáramos mutuamente: es el mayor bien que los padres pueden dar y, precisamente ahora, les estamos especialmente agradecidos por él».

Los hermanos son el mayor regalo que los padres pueden dar a sus hijos. En contra de lo que pueda parecer, quienes carecen de hermanos saben lo que se pierden: un cariño total e incondicionado, fuerte y muy difícil de encontrar en otras personas, que ayuda a crecer desde los primeros meses. Y una capacidad de querer desinteresadamente que no es imposible adquirir de otra manera, pero sí mucho más difícil. Necesitamos recuperar esta idea, arraigada en nuestra cultura hasta hace poco, porque solo ella es capaz de devolvernos a la normalidad demográfica. Los incentivos económicos ayudan, pero siempre que operen sobre esa cultura previa.

La Voz de Galicia, 27.febrero.2016

Aquí puede encontrarse el video y una transcripción al castellano

Tolerancia cero

lunes, febrero 22nd, 2016

Hace ya muchos años, siendo aún presidente, Felipe González se quejaba de la crispación. Sobre todo, de la crispación de la vida política y, particularmente, de la parlamentaria. Hoy se habla ya de intolerancia y se vuelve más que nunca a la maldita referencia a las dos Españas. El tono del debate público -si es que podemos llamarlo así- se ha elevado y envilecido. Debemos reconocerlo para arreglarlo -o terminaremos a guantazos- en vez de jalearlo desde posturas políticas cerradas o desde medios acostumbrados a la comodidad de defender lo que nadie ataca o de atacar lo que nadie defiende.

Recordaba estos días, a propósito de otro incidente, la definición de caballero que ofrecía John Henry Newman en su Idea de una Universidad. Viene muy a cuento en días como este. Según él, «decir que el caballero es una persona que nunca hace daño equivale casi a definirlo». Excelente punto de partida que luego concreta. Extracto algunas frases: «El verdadero caballero evita lo que podría causar perturbación o inquietud en el ánimo de aquellos con los que le ha tocado compartir suerte; evita siempre los conflictos, las reservas, las desconfianzas, los comentarios negativos o amargos, el resentimiento. Su gran tarea es hacer que cada uno se encuentre a gusto. No confunde nunca las críticas malévolas o las frases hirientes con auténticas argumentaciones y no insinúa nunca lo que no es capaz de decir abiertamente. Con una prudente amplitud de miras, observa la máxima del sabio clásico de que deberíamos comportarnos siempre respecto de nuestros adversarios como si un día hubieran de llegar a ser nuestros amigos».

El negativo de la foto pintada por Newman es lo que tenemos hoy.

La Voz de Galicia, 20.febrero.2016

Siéntense

miércoles, febrero 3rd, 2016

Casi todos los días alguien interpreta qué mensaje quisieron mandar los españoles en las últimas elecciones generales y, a menudo, se insiste en que se trata de un mensaje de cambio. Bueno, de acuerdo. Los españoles con nuestro voto hemos mandado cambiar. Se puede discutir en qué consiste exactamente el cambio que queremos, pero hay algo que no se puede discutir por obvio: los españoles no deseamos una mayoría absoluta de nadie y sí pretendemos que se forme un Gobierno mediante el diálogo entre los diversos partidos. Y eso, justamente, es lo que no se está haciendo. Nadie está hablando en serio con nadie. Ni siquiera se atisban verdaderos esfuerzos de aproximación real de posiciones, sino juegos casi macarras por ocupar espacios desde los que negociar más cómodamente o desde los que convertir en poco menos que imposible cualquier negociación.

Es hora de que se negocie de verdad y con sentido de urgencia. Ni se puede ni se debe mantener esta insoportable inquietud que genera toda clase de inseguridades y desconfianzas en las personas, en las instituciones y en las empresas. Sin duda, la voz de las urnas tenía otra letra y esperaba otra música: la del acuerdo entre todos o entre algunos para avanzar reformando lo que haya menester. Si no se quiere buscar ese Gobierno apoyado por una inmensa mayoría moderada, inténtese el otro o vayamos de nuevo a votar. Si se insiste en este jueguecito perverso y miserable de golpes y contragolpes de efecto, se hinchará la desconfianza en la clase política y quizá nadie lo gane nunca. Pero tendrá un perdedor asegurado, el propio país y, con él, todos nosotros. Siéntense, por favor, de una vez. ¡Ese era el mensaje de las urnas!

La Voz de Galicia, 30.enero.2016