La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Marzo, 2015

Misterio

Sábado, Marzo 28th, 2015

Vivimos en una cuerda floja tendida entre dos misterios, el del bien y el del mal, e intentamos equilibrarnos con una pértiga de racionalidad científica que rara vez evita que caigamos al abismo. Sorprende que mientras descartamos como superstición todo lo que no se puede ver y tocar, se multiplique el número de series de televisión, películas y publicaciones diversas en torno al diablo y lo maléfico: vampiros, fantasmas, brujas, hechiceros y el propio Lucifer en persona. Si nos quitan el misterio por un lado, si lo secularizan, tendemos a recuperarlo por otro -casi siempre más banal o perverso-, porque nos sabemos habitantes del misterio: nosotros mismos somos un misterio.

Da la impresión de que reconocemos fácilmente el carácter impenetrable del mal y sus atractivos. Todavía. Como si el ideal de una vida buena resultara idiota o infantil, algo de otros tiempos, el misterio del bien apenas nos interesa: carece de morbo y resulta demasiado exigente, salvo que revista formas heroicas espectaculares. Pero incluso entonces, nos atrae por el espectáculo. Nos avergüenza decirles a los niños que sean buenos y ni de broma nos planteamos ser virtuosos. Confiamos a la policía y a las leyes que sean buenos los otros, y protocolizamos los riesgos en sistemas de seguridad y códigos penales.

Pero la vecina dice sorprendida a los de televisión que el chico de al lado, el asesino múltiple, era un chaval normal y simpático; como el que maltrataba a mordiscos y quemaduras a la hija de su pareja; como la que guardaba sus fetos en la nevera. Todos parecían normales, pero como todos, vivían en la cuerda floja entre dos misterios. También Andreas Lubitz, copiloto.

Columna en La Voz de Galicia, 28.marzo.2015

Down

Sábado, Marzo 21st, 2015

Un mundo sin ellos sería infinitamente peor: menos alegre, menos generoso, menos abierto y espontáneo, menos sincero, menos humano, porque solo ellos son capaces de aportar semejantes torrenteras de alegría, generosidad, sencillez y, sobre todo, cariño, que nos hacen más humanos, muy especialmente a sus seres más próximos: sus padres y hermanos, sus abuelos, sus tíos, sus profesores, sus colegas de trabajo, sus amigos. A veces pienso que si algunos tienen miedo al síndrome de Down es porque no conocen a nadie que haya nacido con ese cromosoma de más o porque tienen miedo a la propia felicidad.

Saber querer es, me parece, la asignatura pendiente de nuestro tiempo. Y por eso los necesitamos tanto: porque saben querer como nadie y porque se hacen querer. De algún modo, te obligan a quererles y, al hacerlo, aprendes a querer a todo el mundo. No es solo que propendan al abrazo, al achuche, al besuqueo, sino que te desconciertan con sus continuas atenciones, con su agradecimiento profundísimo -no son de los que se creen con derecho a todo- y con su fragilidad indisimulada que, a veces, puede parecer chulería. Recuerdo haberle dicho a un amigo de mi hermano que tenía que adelgazar, que estaba muy gordo. Lo reconoció de inmediato, pero añadió: «Pero oye, que ya he adelgazado, eh». Y sacó de su cartera una tarjetita en la que apuntaba los pesajes: «Mira, ¡he bajado 100 gramos!».

Son maestros de humanidad, personas imprescindibles que actúan como poderosas centrales generadoras de afecto en las familias -siempre más unidas si están ellos-, en el trabajo, en la vida social. Me uno muy contento al Día Mundial del Síndrome de Down que se celebra hoy. Debería ser festivo.

La Voz de Galicia, 21.marzo.2015

Lo nuevo

Sábado, Marzo 14th, 2015

En la política española, mirado con perspectiva, lo que aparece como nuevo es más viejo que la pana, y lo que se considera ahora viejo resulta que es de ayer mismo. Lo viejo son casi dos siglos de gobiernos frágiles e inseguros, de pocos meses, que gastaban todas sus energías en la lucha por mantenerse, salvo en los paréntesis largos de las dictaduras, e incluyendo las dos repúblicas y los primeros gobiernos de Suárez. Lo nuevo acontece después de la primera victoria de Felipe González, que inaugura treinta y cinco años de gobiernos estables, capaces de hacer cumplir la tan citada profecía de Alfonso Guerra: «A este país no le va a conocer ni la madre que lo parió». Es decir, treinta y cinco años de gobiernos democráticos que, bien o mal, gobernaron. Treinta y cinco años de estabilidad.

No había caído en la cuenta de esa endeblez endémica de nuestros gobiernos hasta que leí hace unos días el artículo del profesor Higinio Marín «Lo nuevo y lo castizo (de casta)». Describe lo anterior con más detalle y concluye: «Con sus lacras, los últimos treinta y cinco años han supuesto en el conjunto de la historia moderna y contemporánea el episodio de convivencia cívica y prosperidad general más meritorio, digno y ennoblecedor. Los logros comunes implicaron casi siempre moderación, renuncias y balances equilibrados entre ideología y convivencia. Lo castizo en España ha sido y vuelve a ser hacerse políticamente incapaz de esa templanza».

Conviene recuperar la política sin ingenuidades utópicas ni adanismos ridículos: «No hay hombres o políticos nuevos sin las debilidades de los anteriores. La historia nunca empieza con uno mismo ni es irrelevante lo que se hizo bien».

La Voz de Galicia, 14.marzo.2015

Sin trampitas

Sábado, Marzo 7th, 2015

Me parece oportuno debatir sobre la conveniencia de las clases de religión en las escuelas. En general, me parece que debemos debatir más sobre muchos asuntos: eso nos enriquece personalmente y fortalece la democracia. Lo contrario deviene en tiranía. La cháchara, es decir, el debate sin rigor, sin lógica y sin datos, produce efectos todavía más nefastos: engendra una convivencia social polarizada -dividida en buenos y malos- que a la postre degenera en una violencia más o menos intensa y explícita.

Adelanto que no diré mi opinión hoy sobre la presencia de la asignatura de religión en el currículo escolar. Se aparta de lo que algunos esperarían. Pero sí confieso mi extrañeza al leer en el editorial de un reputado diario que los contenidos de la asignatura se oponen a las verdades científicas sobre el origen del mundo. La teoría del big-bang fue formulada por el sacerdote belga Georges Lemaitre y en nada se opone a la creación. En otro medio, un conocido ensayista se escandalizaba de que la materia estuviera organizada en torno a la salvación del pecado que Cristo nos ganó en la Cruz. Es decir, se quejaba de que discurriera en torno a un misterio central de la fe cristiana. No sé cómo podría obviarlo. Asuntos menores: la denuncia de que la asignatura sea evaluable, obviando de paso que se trata de una optativa. Si el alumno no la elige, no se le evalúa. Si la estudia, tiene derecho a ser evaluado y a que forme parte de su expediente. Y por cierto, de la cacareada obligación de rezar en clase, no hay rastros en el currículo publicado.

Conviene debatir este asunto, pero con un mínimo de altura intelectual y sin trampitas. Si no, todos saldremos perdiendo.

La Voz de Galicia, 7.marzo.2015

Relacionado:

Verdades y mentiras sobre la clase de Religión