La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Primera procesión

Escrito por Paco Sánchez
12 de abril de 2014 a las 8:58h

Hasta hace tres o cuatro años, no me gustaban las procesiones de Semana Santa. Sentía respeto por su significado religioso y cultural, pero no las entendía: ni las castellanas, que me dejaron frío, ni la madrugá sevillana, que me produjo jaqueca. Pasé del respeto a la defensa cuando el discurso dominante empezó a acusarlas de atentar contra la pluralidad religiosa y el Estado laico o a pintarlas como un molesto botellón místico. Pero las defendía porque los argumentos en contra me parecían insidiosos.

Luego caí en la cuenta de que quienes recibieron a Jesús con hosannas y ramos el domingo no fueron los mismos que lo crucificaron el viernes. Los del domingo le acompañaban desde Galilea y le conocían, le habían escuchado lo de amar a los enemigos y poner la otra mejilla, le habían visto curar enfermos y perdonar pecadoras, habían sido testigos de su risa, de su llanto, de su sed. Habían sentido su mirada y la habían seguido. Estarían entre la turba que el viernes prefirió a Barrabás y pidió la crucifixión de Jesús, pero eran minoría: Jesús apenas había predicado en Jerusalén y, además, la ciudad estaba repleta de judíos procedentes de todo el mundo. Esos fueron los que, manipulados por el poder religioso y ante la cobardía del político, sin conocerlo, gritaron: ¡Crucifícale!

Después, sus amigos asistieron con dolor indescriptible a la primera procesión, la que terminó en el Calvario, la que las de ahora recuerdan. Cuando pasa una, me meto en la piel de aquella minoría absoluta aplastada por una muchedumbre que, sintiéndose justa, insultaba y escupía al más amable de los hombres. Y entiendo algo.

Publicado en La Voz de Galicia, 12.abril.2014

2 respuestas a “Primera procesión”

  1. Xoán dice:

    Esos fueron los que, manipulados por el poder religioso y ante la cobardía del político, sin conocerlo, gritaron: ¡Crucifícale!

    Como agora esas manifestacións seguramente son minoría quen vai a elas pola fe que teñen, para outros son un espectáculo máis. E logo están os políticos que os máis respectuosos veranas como unha atracción turística, e seguramente que para a xerarquía relixiosa son unha mostra de poder. Pero como todo no noso tempo está relativizado cada quen fai o que lle convén e non o que ten que ser, por as cousas no seu sitio e non a comenencia súa.

    [Reply]

  2. Javier dice:

    La extrema izquierda está consiguiendo con sus “procesiones ateas” y sus manifestaciones el milagro de hacer creer a un agnóstico.

    [Reply]

Deja tu comentario