La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para febrero, 2014

Más ingenieros

sábado, febrero 22nd, 2014

Me dicen que un muy conocido personaje del mundo empresarial de este país se quejó en un acto público de que haya gente que estudie filosofía o historia con la necesidad que tenemos de ingenieros. Como en las reseñas de prensa no he podido encontrar, no ya las palabras literales, sino cualquier referencia a que haya dicho algo parecido, prefiero evitar la mención expresa del orador en cuestión, que por supuesto es ingeniero y se ve que añora un mundo de ingenieros o, más en general, de técnicos. Yo no quiero imaginar siquiera una civilización así. Solo pensarlo me da pánico.

Lo malo es que esta opinión -la de que hay que estudiar ingeniería o carreras prácticas- está más extendida de lo que parece y no solo por motivos de empleo o de fortuna, sino por la creencia equivocada en que la universidad debe ceñirse a las necesidades del tejido empresarial y dedicar sus mejores esfuerzos y los mayores medios a los estudios de esas características y no a gentecilla que se ocupa de la lengua, la historia, el arte, la política o, en el colmo de las aberraciones, hurga en idiomas antiguos y muertos. Aparte de que nuestras mayores fuentes de riqueza residen justamente ahí, en nuestra lengua, nuestro arte y nuestra historia, necesitamos pensar lo que hacemos y no solo hacer.

Me entristece más cuando se argumenta así desde el mundo universitario, porque una universidad sin una dotación importante de humanidades y ciencias básicas, aun sin demanda para los grados correspondientes, precisa profesores e investigadores en esas áreas o deja de ser universidad y deviene en mera formación profesional.

Publicado en La Voz de Galicia, 22.febrero.2014

Fuego amigo

sábado, febrero 15th, 2014

Nicholas Kristof, columnista del New York Times, publicó anteayer esta historia en primera persona: un matrimonio le cuenta que su hija de 15 años desapareció en noviembre y temen que esté en manos de traficantes sexuales. Kristof les pregunta si han mirado en una conocida página de contactos, pero no tenían noticia. Kristoff abre su portátil y encuentra a la niña en dos minutos. Lo ocurrido deja en mal lugar a mucha gente, empezando por la policía. Según el columnista, un millón y medio de jóvenes al año desaparecen de sus casas en Estados Unidos, y se estima que como mínimo cien mil caen atrapados en las redes del tráfico sexual. Kristof pide que se le de al problema prioridad nacional.

Un desastre de tal escala no es posible sin la connivencia de muchos implicados: desde los clientes hasta las autoridades más altas, pasando por la policía. Pero parece que este no es un mundo para niños. Esta misma semana se aprobó la eutanasia infantil en Bélgica, el país en que años atrás se descubrió la mayor red de pedofilia europea. Vistos los abusos de la eutanasia en Holanda, denunciados incluso por sus partidarios, los niños belgas enfermos tienen derecho a asustarse. Como algunas feministas radicales que ahora descubren atónitas que por las rendijas de las leyes abortistas se cuela también la selección de hijos en función del sexo. Es decir, sirven para deshacerse de las niñas: una práctica común en China e India que ya se ha introducido en Europa. El mal produce efectos incontrolables y a menudo se comporta como el fuego amigo en las guerras: mata a los tuyos.

Publicado en La Voz de Galicia, 15.febrero.2014  

Hijos e impuestos

sábado, febrero 8th, 2014

Me disponía a dar la bienvenida en esta columna a las medidas que, según filtraciones de estos días, prepara Hacienda para mejorar el tratamiento fiscal de las familias con hijos, y que empezarían por aumentar el mínimo exento en proporción al número de retoños. Me parecía una idea justa y coherente. Busqué más información en la web de un diario económico que ayer dedicaba a esta noticia su editorial y la primera página: «España, uno de los países con menos ayudas fiscales por tener hijos». Leí también los comentarios y, donde pensaba encontrar manifestaciones de alegría, tropecé con frases del siguiente tenor: «Los hijos no son una enfermedad sobrevenida, se tienen porque se quieren tener […]. Es absurdo que unos ciudadanos paguen los hijos de otros […] no tienen por qué tener un trato especial en el IRPF, ni en ningún otro concepto […]. Tal y como está el panorama en España y en el mundo […] más bien los que tendrían que pagar un impuesto especial por hijo son aquellos que los tienen».

Había más lindezas de este estilo y peores, pero las transcritas bastaron para entristecerme un momento: no solo me parecían poco inteligentes, quizá necias, sino insolidarias. Poco inteligentes, porque esos hijos de los otros pagarán nuestras pensiones o no podremos jubilarnos. Insolidarias, porque tal rebaja en el IRPF solo asegura que las familias con más hijos y coraje no tendrán que aportar de aquello que necesitan para sobrevivir. Dice el jerezano José Mateos en su libro Silencios escogidos que «las ideas de mala calidad pesan poco y por eso viajan más». El problema estriba en que producen consecuencias terribles.

Publicado en La Voz de Galicia, 8.febrero.2014

Desigualdad y pobreza

sábado, febrero 1st, 2014

La conciencia de una creciente desigualdad se agudizó en España al conocerse la evolución al alza, durante la crisis, de los sueldos de los directivos. Hemos tardado en darnos cuenta: jamás se había producido una brecha entre ricos y pobres como la actual. La solución suele resumirse en que hay que redistribuir mejor, subir los impuestos a los ricos e invertir más en las escuelas. Ojalá fuera tan fácil. Se obvian factores culturales más decisivos y difíciles de corregir. El problema ha ganado actualidad en Estados Unidos a raíz del discurso sobre el estado de la nación y de un exhaustivo estudio de Harvard sobre la movilidad social. El famoso sueño americano corre peligro porque los índices de movilidad, las posibilidades de mejor fortuna, se han estancado.

La investigación concluye con datos abrumadores que el factor más determinante de progreso social es la estructura familiar: los hijos de padres casados mejoran con más facilidad que los que proceden de familias desestructuradas o monoparentales. Esto ya lo habían advertido otros estudios. La novedad que aporta Harvard radica en que, además, en las comunidades en las que predominan los matrimonios, también se incrementan las posibilidades de progreso para los hijos de familias monoparentales o menos estables.

Muy por detrás de la estructura familiar y por este orden, aparecen cuatro factores: segregación racial o económica (la integración facilita mucho salir de la pobreza, mientras que los guetos la perpetúan), la calidad de las escuelas, el capital social (mayores niveles de religiosidad, compromiso cívico y participación electoral, por ejemplo, predicen mayor probabilidad de éxito), y la desigualdad económica, en quinto lugar, con una incidencia débil.

Publicado en La Voz de Galicia, 31.enero.2014

Relacionado: AMY CHUA and JED RUBENFELD (Yale),  What drives success?