La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Ridículo

Escrito por Paco Sánchez
7 de septiembre de 2013 a las 19:12h

Los partidarios del ataque a Siria aluden con frecuencia asombrosa al «deber moral» de Occidente con respecto a una guerra civil que el propio Occidente ha permitido e incluso alimentado con posturas infantiles. Infantil fue la narración periodística de la crisis Siria, mal contada desde el principio en clave de tirano contra su pueblo, como había ocurrido antes con Egipto o con Libia. E infantil el pragmatismo de las principales potencias que, con su desinterés activo, inflamaron y armaron a los opositores del régimen hasta encender la guerra. Ahora invocan el «deber moral» de atacar para, en el fondo, dejar las cosas como están, porque nadie quiere que haya vencedores, aunque solo Israel diga de un modo descarado que prefiere el statu quo vigente. La falta de principios se viste de «deber moral».

Muchos cerebros chisporrotean, al borde del cortocircuito y del apagón, al ver a Obama y Hollande, con el presidente turco, del lado de la guerra y al papa en contra. Porque un mundo como el nuestro, dominado por la simpleza de los eslóganes y por el presentismo -ni recordamos lo que ocurrió ayer ni queremos ver las consecuencias de lo que hagamos hoy en lo que pasará mañana-, un mundo así, tan manipulable, olvida que en la dos guerras del Golfo también el papa, que era otro, se opuso y que en el lado opuesto figuraban los Bush. La complejidad atasca las mentes infantiles y la carencia de principios produce estos finales.

Por cierto, algunos comentaristas encuentran ridículo que Francisco haya convocado para hoy una jornada de ayuno y oración por la paz. Los comprendo. Haré gustosamente el ridículo.

Publicado en La Voz de Galicia, 7.septiembre.2013

Una respuesta a “Ridículo”

  1. Xoán dice:

    Estou totalmente de acordo con dis Paco. Mais cantas tropelías se están cometendo en Africa tamén e que nin sequera son noticia a día de hoxe aínda que levan moitos anos de sufrimento como poden ser os casos da rexión do Congo e a do Níxer, guerras e pobrezas provocadas por interese de multinacionais Europeas e Norteamericanas e mesmo agora China tamén está no allo. As nosas democracias son febles xoguetes e mans de hobbies que só representan á minorías especulativas do mundo. E nos, cidadáns, so votamos cada 4 anos e aínda así os políticos que saen escollidos para nos representar non cumpren os programas electorais cos que se presentaron. Así que mentres non sexamos capaces de cambiar os sistemas democráticos occidentais por outros mais participativos e con maior control cidadán o Mundo será o que catro especuladores sen principios desexen que séa. Porque fabricamos armas para vender a calquera, ou máis simple facemos coches que sobre pasan as normas de circulación, por non falar de tranxenicos, alcoles, etc que fan mal a xente.

    [Reply]

Deja tu comentario