La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Julio, 2012

No entiendo

Sábado, Julio 28th, 2012

Comprendo muy bien que Julio Fernández Gayoso, el que fue presidente de Caixanova y copresidente de la caja actual, haya seguido en su comparecencia parlamentaria una línea de defensa, por muy risible y simplona que resulte. Como en un juicio, nadie puede pedirle que se acuse, porque nadie en su lugar lo haría, y está en su derecho de intentarlo. Lo entiendo, insisto, aunque haya recurrido a argumentos tan pobres como inverosímiles, aunque haya tomado por tontos a los parlamentarios que nos representan, que es una manera de insultarlos e insultarnos. Lo que no entiendo es otra cosa.

Como profesional del periodismo me indigna el relato que de esa comparecencia han hecho algunos medios gallegos, que dan por buenas las calladas por respuesta o las ridículas explicaciones de Gayoso. Esos periódicos, por lo visto, son los únicos que ignoraban quién mandaba en Caixanova y conceden crédito a sus excusas, además de prestarle las páginas para decir, contra el sentido de la expresión, que «Gayoso dio la cara», o repetir sus justificaciones sin el menor contrapunto inteligente a propósito, por ejemplo, de su silencio sobre la venta con engaño de preferentes o sobre el tamaño de su pensión anual: 689.000 euros.

Tienen buenas razones para actuar así, porque sus lectores apenas les importan más que como fuente de ingresos, y los dejan indefensos después de chuparles la sangre. Por no decir que los engañan, aunque en este caso concreto resulta improbable. Con ese tipo de prácticas supuestamente informativas, no hace falta especular sobre las causas sociológicas y tecnológicas de la crisis de los periódicos: se trata, simplemente, de una crisis de periodismo.

Publicado en La Voz de Galicia, 28.julio.2012

Síndrome de Down y aborto

Lunes, Julio 23rd, 2012

Ayer, con el anuncio del Ministro de Justicia,  revivió en las redes sociales este artículo que publiqué en octubre del 2007 y republiqué aquí unos meses después.

El Club más alegre envejece

Cuando habla con terceros dice “mi hermana” o “mi hermano” o “mi padre”. Pero cuando habla con uno de nosotros dice “tu hermana” o “tu hijo” o “tu madre”. Así, me ha repetido mil veces por teléfono: “Dice tu madre que si vienes a comer hoy” o “dice tu hermana que si vamos a verla el sábado”. A veces se me ocurre que lo hace de este modo porque, para él, la condición de hijo y hermano es la condición humana. Para él ser hombre es ser hijo y hermano.  Y lo subraya –“tu madre”, “tu hermana”– por miedo a que se nos olvide si lo diluye en un plural. Si olvidáramos eso, sería como si lo olvidáramos todo, pensará, como si le olvidáramos.

No sé cuando empecé a tomar conciencia de que tenía que cuidarle. Sin duda, muy pronto. El primer vídeo casero lo bastante nítido que guardo en la memoria se remonta a cuando estaba en clase de primero de primaria y él, que iba a párvulos en el mismo colegio nacional, llegó asustado y llorando, en busca de refugio. Una avioneta había volado muy bajo sobre el colegio y el chaval pensó que pretendía ametrallarlo. En casa yo dibujaba aviones que ametrallaban barcos. Los profesores se dijeron algo sobre lo que los niños aprendían en casa. Me dolió porque culpaban a mis padres, que eran inocentes. Él me buscó y me abrazó mientras repetía que querían matarlo. Poco a poco se fue calmando. No recuerdo si le dije algo, pero sí que lo abracé muy fuerte.

Unos años después, no sé cuántos, pegué por primera vez a alguien porque se estaba burlando de él. La rabia no me dejó pensar en la fama de bestia del otro ni en que su hermano, mayor que yo, era el jefe de una banda juvenil temida. Lo tiré al suelo y me llevé a José Luis. Cuidarle me hizo fuerte y me procuró un respeto que, de otro modo, un tipo tímido como yo jamás hubiera conseguido en aquel barrio.

La única vez que mi padre me zurró fue por hacer llorar a mi hermano. No recuerdo cómo ni por qué. Quizá había cogido alguna cosa suya. Sí retengo con enorme viveza el dolor en  la cara de mi padre cuando entró en la habitación guiado por los llantos. Solo me dio un empujón fuerte que me hizo caer. Me dijo también algo, pero nada podía dolerme ni abochornarme más que aquel gesto tremendo en el que se leía que su hijo mayor le había defraudado de un modo brutal y para él inimaginable.

Podría contar muchas historias, pero tengo que acabar. Ahora nos vemos todos los sábados. Paseamos, me cuenta su semana, vamos a su Club, donde para poco, porque lo que más le gusta es estar con mis amigos. Le digo que me los vampiriza y se ríe sin ganas de desmentirlo.

Muchas veces agradezco a Dios su existencia feliz. Ha sido una bendición para mis padres, para mi hermana y su familia, y para mí. Nos ha enseñado a querer bien desde pequeños, y a seguir unidos hasta un punto que extraña un poco a los demás. Por eso, algunos sábados, cuando le llevo a su Club y me quedo en la puerta, viendo cómo se saludan tan contentos, con tantísimo afecto en sus ojos rasgados, pienso en cuánto han perdido las familias de todos los niños felices que podrían haber estado allí.

Nuestro Tiempo, octubre.2007

Relacionados: “Saber querer”

Adivinanza

Sábado, Julio 21st, 2012

Hace unos días, un oncólogo portugués, a propósito de un comentario que hice, me facilitó Broken Promises, libro reciente del antropólogo y veterano luchador contra el sida Edward G. Green. El subtítulo del libro se podría traducir: «Cómo la élite dominante del sida traicionó a los países en desarrollo». Son 270 páginas que apenas permiten contener el aliento, porque encadenan una serie de historias y de datos que aterran. Nunca un libro me escandalizó tanto. Y también me escandaliza el silencio sobre él: salvo desconocimiento mío, ni siquiera intentan contradecirle.

Leyendo a Green se entiende por qué han muerto millones de africanos y por qué seguirán muriendo, pese a que se sabe cómo combatir la epidemia de un modo eficaz. Un auténtico genocidio financiado con billones de dólares y gestionado por organismos que han exportado su propia corrupción. En algunos países la ayuda externa para el sida es igual o superior a los ingresos anuales de su hacienda.

La cumbre sobre planificación familiar que los Gates y el Gobierno británico convocaron en Londres se mueve en la misma línea. Otros 1.600 millones de dólares para atender –contra toda evidencia– las necesidades insatisfechas de 120 millones de mujeres del tercer mundo: incluyen las 65.000 monjas católicas que viven en África, pero quizá no millones de chinas que querrían tener más hijos si les dejaran. El márketing del sida y el de la contracepción van juntos, como explica Green. A ninguno de ellos interesan conceptos como fidelidad, que promueve y refuerza el papel de las mujeres y controla las epidemias, porque no se compra, y los condones y los fármacos para curar o aliviar, sí.

La Voz de Galicia, 21.julio.2012

Humor y crisis

Sábado, Julio 14th, 2012

El humor es uno de los grandes medios para sobrellevar esta crisis que nos tiene embotados y de la que casi no sabemos qué pensar. Aprendí ayer una palabra nueva de portugués,pelintra, que sin embargo no sabría traducir con precisión: en ocasiones podría servir ‘macarra’, pero a veces significa simplemente un ‘quídam’, un cualquiera. Tampoco sabía que los portugueses se llaman a sí mismos tugas en ciertos contextos. Viene esto al caso porque en una conversación entre amigos alguien interrumpió la explicación de uno que trataba de ilustrarnos sobre las partículas elementales y el bosón de Higgs. Hablaba un físico y le contradijo un traumatólogo: «La partícula fundamental, comentó, no es ninguna de esas, sino el pelintrón». Ante la perplejidad de todos -sobre todo mía, que no entendía nada-, explicó: «O pelintrão é um tuga que nao tem massa (‘pasta’) nem energía, mas soporta todas as cargas».

Como ocurre casi siempre con el humor, la broma velaba un sentido que cualquier habitante de la clase media entiende, especialmente si se encuentra en paro o ejerce como funcionario: no queda más salida o escapatoria que aguantar. Desde luego, como pelintrones, también somos culpables de lo sucedido -nos endeudamos, votamos opciones que nos han traído hasta aquí, etcétera-, pero resulta patente la desproporción entre el pecado del ciudadano medio y la penitencia que tiene que asumir, sobre todo, en comparación con sus recursos e influencia. Quizá este sentimiento explique el éxito en las redes sociales de una frase que publicaba ayer Santiago Rey: «El poder no se ha atrevido con los que tienen poder, pero sí con los que no lo tienen».

La Voz de Galicia, 14.julio.2012

Risas

Sábado, Julio 7th, 2012

Desde las laderas de San Pedro de Sintra se ve todo el valle hasta Lisboa, y anoche, en el Tajo, se había instalado una luna enorme, baja y anaranjada, sobre la que discurrían nubes negras que iban transformando su aspecto, hasta que llegó una, que cubrió el casquete, acompañada por otra más pequeña y baja. De pronto la luna parecía tener peluquín y bigote. Me reí. Ha sido una semana de mucho reír.

Los periódicos aquí dicen las mismas cosas que en España: la misma caída de ventas de coches, las mismas discusiones sobre recortes, todo igual. Salvo que hace un par de días se descubrió que el ministro Relvas había hecho la carrera completa en un año y desde su despacho. Impresionante. Y salvo las noticias sobre el Códice Calixtino y el bosón de Higgs, que vienen en los periódicos limpias de comentarios como los que han proliferado en España.

Nadie destaca aquí -quizá, porque se demostró falso- que el ladrón del Códice fuera hombre de misa y comunión diarias, mientras que en nuestro país ha dado pie a comentarios de un sectarismo delirante. Como el bosón, que nadie contrapone aquí a ninguna verdad cristiana, mientras que en los medios españoles ha propiciado una cháchara absurda en la que algunos, en nombre de la razón, reivindican un origen irracional de la humanidad: no hay, dicen, ninguna inteligencia, ningún orden racional en los comienzos del mundo, y gracias a nuestra inteligencia y a nuestra razón -salidas no se sabe de dónde- lo estamos descubriendo. La contradictoria cháchara hispana, que demuestra una ignorancia angustiante y un rencor aburrido que deberíamos mirarnos.

La Voz de Galicia, 7.julio.2012

EGM España y Galicia, segunda oleada 2012

Miércoles, Julio 4th, 2012

Clic para ampliar.