La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Junio, 2012

Del Bosque

Sábado, Junio 30th, 2012

Debo confesar que no he visto ningún partido completo de la selección ni ningún resumen de goles o jugadas, que no he leído ninguna crónica de ningún tipo y, mucho menos, ninguna entrevista a ningún jugador. Sin embargo, leo, escucho y veo todas las entrevistas a Del Bosque que caen al alcance de mis ojos o de mis oídos. No puedo evitarlo. Me parece un maestro de la gestión y de la comunicación. Un tipo sobrio, tranquilo: desborda tanto sentido común, humanidad e ingenio, que sus entrevistadores siempre parecen pequeñitos, meros aficionados.
Habla con humildad y autoridad (cito de memoria): “Comprendo que digan esto o aquello, además tienen algo de razón, pero los que disponemos de toda la información sobre los jugadores somos nosotros”. Si le preguntan por un defensa que hizo un partidazo, elude el halago directo y alaba toda la labor defensiva hasta que, al final, incluye como uno más al destacado. Respeta al contrincante sin dejar de decir: “El seleccionador, con muy buen criterio, se reforzó frente a nuestra banda derecha, sí, aunque por ahí vino el gol”. Me sorprendió, por eso, un comentario sobre Ronaldo, en el que aseguraba que en el Mundial le habíamos marcado muy bien, con ayudas, y “terminó desencajado”. Pensé que se le había ido la lengua, pero no, repitió expresiones parecidas en otras entrevistas. Lo decía por algo, respondía a un plan. Y… volvieron a desencajarlo.
Le escucho o le leo, porque echo de menos líderes que hablen así. Cuando del Bosque explica o resume un partido, uno se reconoce en la explicación o resumen, errores incluidos. Y encima, gana. Quizá gana precisamente por eso.

La Voz de Galicia, 30.junio.2012

Muy buena historia

Martes, Junio 26th, 2012
Imagen de previsualización de YouTube

Lapidaciones

Martes, Junio 26th, 2012

Ya se fue Dívar y tardó demasiado. Convendría ahora analizar con calma lo sucedido. Estoy de acuerdo solo con uno de los adjetivos que el propio juez utilizó para referirse al ataque contra él: «desproporcionado». Cabía el ataque, desde luego, pero encendieron la hoguera de la laica inquisición, como si fuera el chivo expiatorio de todos los males del mundo. Pudo demostrarse que no había cometido delitos y la carga de la culpa se adobó con sugerencias acerca de su vida privada que, me parece, nadie ha confirmado, pero bastaron para que todas las iras y todas las ironías se desataran contra su persona. Alguien muy cercano a él desde la infancia me desmiente tales insinuaciones. Pero ya lo han lapidado.

Con independencia del origen del asunto -peleas entre magistrados o motivaciones políticas-, el núcleo duro del entorno gay se ha movido de manera despiadada: no consideran un gay pura sangre a quien lo oculta, a quien simpatiza con el PP y/o se comporta como un católico practicante, como si no tuviera esos derechos. Se ocupó de esto Arcadi Espada en un durísimo artículo del pasado martes.

El mismo vapuleo se ha repetido esta semana con Mario Vaquerizo y su concierto en el orgullo gay de estas tierras: «Reprimido, casado con una mujer, sumiso, divertido bufón y cómplice de la homófoba Iglesia», dijeron. Así funciona.

La historia del doctor Robert Spitzer ayuda a hacerse cargo de la violencia que son capaces de ejercer sobre una persona hasta el final. Spitzer cometió el gravísimo error de demostrar que «algunos homosexuales pueden cambiar». Otro de los dogmas inmutables del movimiento.

La Voz de Galicia, 23.junio.2012

Relacionados: La vida privada de Carlos Dívar

Bloqueo

Lunes, Junio 18th, 2012

Resulta difícil hablar sin sumarse a la cháchara habitual de este país, esa que rige nuestros destinos y se manifiesta en las intervenciones de los políticos y en su glosa periodística. La misma cháchara que impide comprender, quizá porque ellos mismos, políticos y periodistas, no comprenden y, al explicarse sin comprender, lo embarullan todo más hasta dejarnos perplejos y embotados. Estábamos tan acostumbrados a esto, que la referencia a «Europa» o a «los países avanzados» -eufemismo que suma a Estados Unidos- se había convertido en una muletilla tertuliana para salir del charco de la cháchara insustancial. Hasta que caímos en la cuenta de que «Europa» y «los países avanzados» ni tienen políticos mejores ni un periodismo más riguroso. Europa, con nosotros a la cabeza, procedió a suicidarse primero culturalmente, luego demográficamente y ahora, económicamente, de modo que como alguien decía ayer, «los jóvenes del 68 pasaremos a la historia como la generación que ha arruinado a España». Y a Europa, añadiría. Quizá, al mundo. Por eso, ahora que se pide mayor transparencia en el ejercicio de la comunicación política y que se nos expliquen mejor las cosas, casi me atrevería a pedir más bien silencio. Necesitamos callar y pensar, porque hablando se piensa mal. Y a lo mejor descubrimos una salida a este bloqueo monumental que no es solo, ni siquiera principalmente, económico. Resintonizando el televisor descubrí no sé cuántos canales de astrología. Parecemos una humanidad primitiva, obtusa, que recurre a los adivinos, como si nos estuvieran invadiendo sin la Wehrmacht, a base de emburrecernos. Pero debe de quedar un resto de racionalidad en alguna parte y deberíamos callar para encontrarla.

La Voz de Galicia, 16.junio.2012

Plomo en los bolsillos

Lunes, Junio 11th, 2012

Cuando Ander Izagirre me dijo que pensaba presentar la nueva edición de su libro Plomo en los bolsillos por etapas y en bici, le creí porque siempre le creo. Hoy llega a Madrid después de tres metas situadas en Pamplona, Logroño y Burgos con las correspondientes presentaciones públicas, como las que tendrán lugar esta mañana en la librería Tipos Infames y esta tarde, en la caseta 96 de la Feria del Libro. En el prólogo a la fina edición de Libros del K.O., Ander manda que este libro pese sobre mi conciencia. Ojalá pudiera sentirme responsable de esa maravilla repleta de historias casi inverosímiles, pero reales, cargadas de emoción y de sentido. Aunque son batallas de ciclismo, «malandanzas, fanfarronadas, traiciones, alegrías, hazañas y sorpresas del Tour de Francia», cautivan a los aficionados, que pierden el sentido leyéndolas, a los indiferentes y a los desencantados de la ruta. Quizá porque estos relatos, además de conmover con anécdotas pasmosas, amargas o divertidas, consiguen tocar el hondón del alma humana. Nada mejor, por ejemplo, para describir el impreciso significado de palabras como «éxito» y «fracaso» que la historia sobre Roger Walkowiak titulada Ojalá nunca hubiera ganado aquel Tour o uno de los nuevos capítulos de esta edición, El arte de la derrota. Mi historia preferida no está en el libro, pero si he de quedarme con alguna, escojo la autobiográfica Así dejé el ciclismo, un esprint en el que el escritor lo da todo para que sus lectores lleguen al final del libro sonriendo. Aunque sea a su costa.

La Voz de Galicia, 9. junio.2012

A Rouballeira

Lunes, Junio 4th, 2012

Rouballeira no es un lugar. O sí. Volvía de misa el otro día con mi madre cuando me dijo: «Cartos non haberá, pero aquí rouba todo o mundo». Ella empezó una lista que estuve tentado de ampliar mucho, pero no lo hice porque me quedé enredado en la cercanía de su frase con otra muy antigua escrita por san Agustín en su libro La ciudad de Dios: «Cuando se suprime la justicia, ¿qué son los reinos sino grandes bandas de ladrones?»

El primer problema radica en que entendemos por justicia cualquier cosa. Se ha convertido en un concepto dúctil, manipulable, que responde sobre todo a las conveniencias del poder en lugar de anclarse en la realidad. Si consiste en la mera aplicación de unas leyes irracionales, se acabó todo: terminamos en el absurdo jurídico que comentaba la semana pasada en torno al abortólogo condenado porque el niño nació.

El otro problema, me parece, es que ya no se trata de reinos, sino del mundo. Y el mundo sigue sin gobierno, al menos, formalmente. De modo que a los problemas globales se les aplican soluciones locales. Y cuando no, como ocurre en estos momentos con la crisis española, están dirigidas desde estamentos borrosos, indefinidos o escasamente representativos. Alemania, Estados Unidos y la descolorida Unión Europea: todos mandan sobre nosotros, pero resulta difícil adivinar a qué intereses precisos responden. Supongo que Merkel y Obama velan, sobre todo, por los intereses de sus electores, entre los que no nos encontramos. ¿Y la UE? Tenemos un problema grave de gobernanza, que unido al consistente desprecio por la justicia, nos deja en… A Rouballeira.

La Voz de Galicia, 2.junio.2012