La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Noviembre, 2011

EGM noviembre 2011

Miércoles, Noviembre 30th, 2011

Los datos del Estudio General de Medios (EGM) que mide la audiencia (número de lectores) de los diarios son los que pego a continuación. Corresponden a la tercera oleada del 2011, difundida hoy.

Mañana algunos de esos datos no aparecerán y otros serán contextualizados de la manera más favorable para quien los publica.

3º ola 2011 EGM Galicia

La Voz           619.000   2,5%

Faro              267.000   -1,8%

El País           134.000    1,5%

Progreso        90.000   0%

Región            83.000    5,1%

Correo            82.000    1,2%

El Mundo       63.000   8,6%

La Opinión    51.000   10,9%

Dº Ponteved.   43.000  -14%

Ideal                   26.000   0%

Dº de Ferrol      26.000   4%

ABC                      25.000   -3,8%

Atlántico           17.000    0%

Dº de Arousa    16.000    6,7%

Público                  9.000   12,5%

La Gaceta             6.000    20%

La Razón               5.000   -28,6


3ª ola EGM 2011 España

El País                   1.915.000       -2,3%
El Mundo             1.234.000        2,4%
La Vanguardia      849.000        0,4%
El Periódico           731.000       -5,1%
ABC                           660.000       -5,4%
La Voz                      623.000         2,8%
El Correo                 443.000       -3,5%
La Nueva Esp.       356.000        -3%
Público                     299.000         4,9%
La Razón                  298.000       -7,2%
Diario Vasco          246.000      -1,6%
La Gaceta                 216.000        0%

Deportivos
Marca                     2.960.000      -0,4%
As                            1.470.000        1,9%
Mundo Deport.      719.000        1,1%
Sport                         710.000       -1,1%

Relacionados: Egm junio 2011, La Voz, el que más crece

Pobre indignación justa

Lunes, Noviembre 28th, 2011

La columna de noviembre-diciembre en Nuestro Tiempo:

La palabra ‘indignación’ y sus amigas culebrean por el diccionario hasta desembocar en la voz ‘indignidad’ y todo su parentesco. Parece que nada tienen que ver, salvo esa promiscuidad ortográfica, si bien al fondo de la ‘indignidad’ surge una última acepción que apunta al mismo significado que ‘indignación’: “Enojo, ira”. Quizá conecte con que la indignación, aunque el diccionario lo calle, funciona como una especie de respuesta a la indignidad o a los crímenes contra la dignidad.

(sigue aquí)

Cosas raras

Sábado, Noviembre 26th, 2011

Sin contar a los que votaron el domingo pasado a hartos.org y otros partidos similares, sumando solo los votos en blanco y los nulos se llega a la pavorosa cifra de 640.000 personas. Más votos que los recibidos, por ejemplo, por la suma de Esquerra Republicana, PNV y BNG. Los votos en blanco solitos ganan también a estos tres partidos uno a uno y empatan con Amaiur. De modo que, desde el pasado domingo, los votantes disconformes con el sistema representan el sexto partido político de España. Sin sumar, insisto, a los que decidieron quemar su papeleta en siglas sin opciones, alcanzan el 2,66 por ciento del censo. Otros casi diez millones, el 28, 31 por ciento, decidieron abstenerse. Son muchísimos, pero todavía resultan asumibles para quienes no quieren cambiar nada.
Esos 640.000 también superan los 552.000 votos que ha ganado el PP con respecto al 2008, una renta demasiado pequeña para la que ha caído, pero suficiente para lograr casi 16 puntos de diferencia con el PSOE, lo que quiere decir que, en este país nuestro, el PSOE gana y pierde solito las elecciones. Puede que España sea de izquierdas hasta límites que rayan en la paranoia (nunca mejor dicho), pero puede también que el PP tenga que pensarlo. Quizá descubran que han dedicado muy poca atención a definirse y han dejado su imagen en manos de los adversarios, que les han pintado la cara. Tanto, que solo gobiernan cuando los votantes del PSOE se enfadan con su propio partido y lo abandonan, sin votar por eso al PP.
Decía el sábado pasado que el domingo pasarían cosas raras. A estas me refería.

Reflexionar

Sábado, Noviembre 19th, 2011

Estamos necesitados de reflexión, sí, de pararnos un buen rato y pensar. Lo recordaba a menudo un profesor que tuve en primero de carrera: “Pararse a pensar significa, en primer lugar, pararse, y solo después pensar”. Ya no sabemos hacerlo. Nos cuesta pararnos, estarnos quietos. Los hiperactivos se multiplican porque se multiplican también los estímulos externos de toda índole: ve, vuelve, sube, baja, compra, protesta, mira esto, escucha aquello, todo menos estarse quieto. Del silencio, ni hablemos, porque produce pánico, terror a quedarse a solas con uno mismo, por eso necesitamos barullo como el comer. Como en la campaña, que podría resumirse en un terrible ruido visual y sonoro. Ahora quieren que reflexionemos, como si nos regalaran un día de asueto,  como si nos dejaran en paz. Como si no debiéramos reflexionar el resto del año, porque para eso ya están ellos. Para pensar por nosotros.
Ellos, que nos han hurtado en sus mítines y debates, en sus entrevistas y paseos, las claves de nuestra posible meditación, mientras intentaban llevarnos al ring del viejo y manipulador blanco o negro, conmigo o contra mí. Ellos, que no han dado ruedas de prensa y se han limitado a charletas con los periodistas, en off the record y sin micrófonos, no fuera a descontrolárseles el mensaje cerrado (blanco-negro, blanco-negro) y se descorchara la verdad de las cosas y saliera como una espuma ligera que llegara a deslumbrarnos de certezas o de dudas. Y eso no.
Ellos nos regalan un día cada cuatro años para reflexionar. Les recomiendo que se distraigan y aprovechen el oasis de silencio. Mañana pasará algo muy raro. Y habrá que reflexionar el lunes.

Diabólico

Sábado, Noviembre 12th, 2011

No sé si será verdad lo del padre que decapitó a su hija porque, según dice, el diablo le mandó hacerlo, pero sí parece cierto que el diablo se ha hecho con un espacio en nuestra cultura. Ya lo tenía, pero ahora se ha reposicionado, como diría uno de márketing. Da la impresión de que ocupa poco a poco el espacio que le va dejando Dios, y ya no como antagonista, sino como protagonista. De objeto de mofa y persecución en las fiestas populares, de imagen de lo feo y del horror en la imaginería cristiana, ha conseguido reinventarse en auténtico ídolo. C. S. Lewis bromearía, como en sus espléndidas Cartas del diablo a su sobrino, con que ha dejado la condición de «pobre diablo» para convertirse en «un diablo como Dios manda». Aumentan por doquier sus seguidores, gente que le da culto en rituales tenebrosos, que corea su nombre mencionado cada vez con mayor frecuencia en canciones de grupos o solistas populares, gente que utiliza sus servicios para la adivinación comercial o lúdica, hecha divertimento entre adolescentes y entre otros menos jóvenes que, por supuesto, no creen en Dios, pero sí en el diablo.

Llamamos diabólico a un mal ejecutado con fiereza inhumana, impropia de un hombre o de una mujer. En ese sentido, el crimen de Gerona es diabólico. Pero esa maldad extrema, asustadora, se advierte en muchos otros hechos que quizá ya no se identifican como perversos: nunca ha habido tantos niños asesinados, maltratados o abandonados, nunca se ha abusado de tantos millones de niños como esclavos, soldados y, sobre todo, como objetos sexuales. Muy inhumano, muy diabólico.

Publicado en La Voz de Galicia, 12.noviembre.2011

Culparás al otro

Sábado, Noviembre 5th, 2011

Hace muchos años escribí un artículo sobre los personajes que, en las entrevistas periodísticas, suelen responder que no cambiarían nada de lo que han hecho en su vida, porque no se arrepienten de nada. La cosa ha ido tomando cuerpo y lo que entonces era solo una tendencia ha cristalizado ahora en un rasgo cultural: nadie tiene la culpa de nada, siempre se desvían las responsabilidades hacia terceros, a menudo abstractos: los mercados, el sistema, la educación, los políticos en general, la crisis…
Entre las anécdotas que escuché a Toni Nadal el otro día, me impresionó especialmente una. Cierta vez, acudió a un torneo con dos tenistas. Para evitar suspicacias, acompañó al otro en un partido que se jugaba al mismo tiempo que el de Rafa. Sabía que su sobrino estaba perdiendo en la pista de al lado, pero no hizo nada hasta que alguien se le acercó para preguntarle si no tenían raquetas de repuesto. Claro que las tenían. “¿Por qué, entonces, tu sobrino está jugando con una rota?”. Toni se fue para allá y le dijo a Rafa: “Pero con el tiempo que llevas en esto, ¿cómo no te has dado cuenta?” La respuesta: “Pensaba que era culpa mía, estoy tan acostumbrado a que siempre es culpa mía…”
El cerebro humano parece diseñado para olvidar y para encontrar explicaciones que justifiquen la propia conducta equivocada o permitan atribuírsela a causas y agentes externos. Por eso hay que educarlo en la responsabilidad, porque cuesta Dios y ayuda reconocer algo, arrepentirse, pedir perdón o perdonar, que son los auténticos motores del cambio, del progreso personal y social. Pero no se lleva.

Publicado en La Voz de Galicia, 5.noviembre.2011

Relacionados: Toni Nadal