La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Noviembre, 2010

Otra foto

Sábado, Noviembre 27th, 2010

Pueden darse y se han dado muchas explicaciones a la foto que obtendrá hoy Zapatero con una treintena de grandes empresarios españoles: desde la meramente electoralista —en plena jornada de reflexión de las catalanas— hasta la más sencilla: intenta producir la impresión de que hace algo. La acertada, sin embargo, quizá sea aquella que interpreta esta reunión como una respuesta a otra foto poco amable, la que sale de la «Propuesta Transforma España», elaborada por cincuenta especialistas y cincuenta líderes empresariales bajo los auspicios de la Fundación Everis: «Una visión optimista —dicen los autores— pero contundente de la sociedad civil española».
Leí la propuesta hace un par de semanas y, realmente, cumple con ambos adjetivos desde su mismo comienzo, con la cita de un proverbio asiático: «Cuando empieza a soplar el viento, algunos corren a esconderse mientras otros construyen molinos de viento». Al proverbio le faltan otros dos actores: los que niegan que exista el viento y los que dicen que construirán molinos sin la menor intención de hacerlo. O incluso un tercero: los que se sientan a esperar que el huracán arrase a sus enemigos.
Recomiendo la lectura del informe —está disponible en internet—, porque responde al tipo de óptica que necesitamos: un examen profundo y valiente de nuestra situación acompañado de un plan estratégico que me parece difícil pero hacedero.
Junto a aspectos claramente positivos, la parte crítica del informe muestra que el valor-país de España ha empequeñecido hasta niveles de 1997 y prevé, si nada cambia, un empobrecimiento mayor para el 2020. Piensan que esto se puede evitar y articulan ocho actuaciones que permitirían devolvernos al grupo de cabeza. En el fondo, suponen un replanteamiento del sistema político, social, educativo y administrativo. Pero vale la pena considerarlas.

Pornografía infantil, no

Sábado, Noviembre 20th, 2010

Acudo a la cita con la III cibercampaña contra la pornografía infantil que promueve mi amigo Nacho de la Fuente desde La huella digital. Por falta de tiempo y por otros motivos, me limitaré este año a reproducir una entrada del 2008 sobre este asunto:

Esta entrada es larga, aviso. Y contiene una cita, también extensa, de Romano Guardini, el filósofo y teólogo italo-alemán (Verona, 1885-Munich, 1968).

En junio, los días 3 y 25, publiqué dos entradas tituladas “Pornografía infantil”. A partir del 29, apenas escribí en el blog. Como, además, empezaba la época de vacaciones para mucha gente, supuse que las visitas bajarían mucho. Esos primeros días no miré las estadísticas. Luego sí, y comprobé que el número de visitantes era bastante inferior, pero no tanto como cabía esperar. Me puse contento como un idiota. Llegué a dar las gracias en el propio blog el día 3.

Unos días de descanso después, volví a mirar las estadísticas: las visitas no bajaban y publicaba sólo la columna de los sábados, el día de menos audiencia en internet. Como no lo entendía, miré un poco más: las páginas con mayor número de visitas eran las dos sobre pornografía infantil que mencionaba antes. Me fijé en las consultas a los buscadores y la mayoría de ellas provenían de personas que buscaban ese tipo de pornografía. Algún día pasaban de los dos centenares. Provenían de todos los países de habla hispana y de algunos más.

La avalancha de visitas se prolongó durante varias semanas y aún queda un resto. No quise decir nada aquí de lo que estaba ocurriendo por varias razones que ahora no voy a explicar. Lo comenté, lleno de tristeza, con varios amigos. A la vuelta de vacaciones, uno de ellos, comentarista habitual, me dijo que debería escribirlo para que se viera lo que ocurre. Le expliqué por qué prefería el silencio.

Ahora he pensado que mi amigo tenía razón. Si alguien vuelve en busca lo que no hay, ojalá lea estas palabras de Romano Guardini. Forman parte de una glosa a aquellas de Jesús sobre los niños que todo el mundo conoce: “Y al que escandalizare a uno de estos pequeñuelos que creen en mí, más le valiera que le colgasen al cuello una piedra de molino de asno y le arrojaran al fondo  del mar… Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeñuelos, porque en verdad os digo que sus ángeles ven de continuo en el cielo la faz de mi Padre que está en los cielos”.

El niño no puede defenderse, no puede protegerse contra las personas mayores. No puede rivalizar en la habilidad, la experiencia, la reflexión de los adultos. Menos todavía cuando el adulto es malo, cuando envenena su espíritu, enturbia su sentimiento del bien y del mal, acucia los sentidos mal protegidos del niño, destruye el pudor y el respeto. Nada puede hacer el niño para defenderse de todo esto. Pero Jesús dice: Tened cuidado. Al ver este ser débil, veis un misterio divino, delicado, sagrado. Quienquiera que ponga la mano en él comete una acción tan horrible que mejor sería que se le hubiese aniquilado antes como a un animal peligroso.

Nuestro texto es uno de los raros pasajes de la Sagrada Escritura que nos hablan del ángel de la guarda que Dios ha dado al hombre para que proteja su tesoro sagrado. La imagen del ángel de la guarda se ha diluido en el transcurso de los tiempos, como todo lo grande que la Revelación contiene. Se ha convertido el ángel en una especie de vigilante invisible que impide al niño caer al río o ser mordido por una culebra. El ser glorioso y terrible del que habla la Sagrada Escritura se ha convertido en algo sentimental, casi equívoco. En realidad, el ángel es el primer ser creado por Dios. Su naturaleza está dotada de una potencia irresistible. Cuando se aparece a los hombres, sus primeras palabras son: “No temáis”, lo cual significa que él mismo confiere la fuerza para ser soportado. Ha recibido de Dios el encargo de proteger el tesoro santo albergado en el hombre confiado a su cuidado. Le protege a través de los errores, el sufrimiento, la muerte… Y he aquí que Jesucristo dice: “Ten cuidado de no tocar lo sagrado que hay en el niño. Detrás de él está el ángel que ve a Dios”. Detrás del niño está Dios. Si te acercas demasiado a él, rozarás algo que conduce inmediatamente al misterio de Dios. Y entonces te verás cara a cara con un adversario terrible. Es cierto que este se calla. Parece que no ocurre nada. Pero un día sabrás lo que sucedió cuando se convirtió en adversario tuyo. Queda manifiesta aquí la santa dignidad del ser que no puede defenderse.

Niños pobres

Sábado, Noviembre 20th, 2010

El informe que acaba de presentar Unicef sobre «La infancia en España, 2010-2011» me ha inquietado. Primero, por el dato bruto que todos los medios han llevado a titulares: la cuarta parte de nuestros niños están en la pobreza o al borde de ella. El dato exacto es un 24,5, es decir, casi dos millones de críos. Resulta estremecedor, porque se confirma que el progreso, del que tan orgullosos parecemos, castiga con fiereza a mujeres y niños.
Precisamente por eso, me ha extrañado que los medios —y no recuerdo ahora ninguna excepción— hayan omitido cualquier referencia a un párrafo muy expresivo y contundente del Informe de Unicef: «En los hogares monoparentales (normalmente con los hijos a cargo de una mujer) y en las familias con tres o más hijos se disparan las tasas de pobreza en casi 19 y 25 puntos porcentuales, respectivamente, sobre la media. En los hogares monoparentales sólo hay un adulto que puede proporcionar ingresos y muchas veces puede tener graves problemas de conciliación de su vida laboral y familiar. En el caso de los hogares con más de tres niños a cargo, los altos índices de pobreza son reflejo, entre otras cosas, de los aún escasos apoyos a las familias numerosas».
El gráfico que acompaña a estos comentarios muestra cómo las familias monoparentales duplican en riesgo de pobreza a la media, y cómo han sido superadas en estos dos últimos años por las familias numerosas. El ominoso silencio sobre esta parte del informe se explica porque o bien no se lo han leído (triste) o porque algún bloqueo mental les impide sacar las oportunas conclusiones (tristísimo). En el caso de las familias numerosas, ya lo hace el propio informe, unas páginas más tarde, al situarnos a la cola de Europa en el gasto público en familia: el 0,7 del PIB frente a la media europea del 2,3,  y lejísimos de países como Dinamarca, que llega al 5, 1.
¿Qué nos ha pasado para que, ahora que tenemos más dinero y menos niños, seamos incapaces de tratarlos mejor?

Actualización: el domingo 21 se ocupó de este asunto Juan Fuster en El País. Concluye:

Nuestros políticos son auténticos especialistas en maximizar la rentabilidad de sus promesas electorales (antes compromisos) y tal vez por ello les resultan más rentables los jubilados, funcionarios, mujeres u otros grupos con mayoría de edad. Los adultos no vamos a permitir que los niños voten, pero no olvidemos que ya deciden en el carro de la compra. El partido político que se atreva a abordar y a valorar de una forma seria esta enorme “tarta” de no votantes (que sí influyentes) podría resultar electoralmente muy favorecido.

#Cibercam2010 | Último aviso

Viernes, Noviembre 19th, 2010

Copio de Nacho de la Fuente:

#Cibercam2010 | Último aviso

Mañana es 20-N, día de la III Cibercampaña contra la Pornografía Infantil.

Caricias viles

Sábado, Noviembre 13th, 2010

Sé, más o menos, lo que hicimos en el Sahara, cómo les abandonamos de repente en el 76, permitiendo que Marruecos les invadiera, sin organizar antes el tan mencionado referendo. Lo sé porque lo leí y porque me lo contaron algunos militares mientras cumplía con el ejército en Arrecife de Lanzarote. Había allí muchos suboficiales y algunos oficiales que amaban el Sahara. Me acuerdo, sobre todo, de algún subteniente, de algún brigada, de un sargento primero que se habían dejado los años allí y ya estaban algo gordos. Gente herida de África, que se quedó en Lanzarote porque era la tierra española más próxima. Pienso en ellos ahora. En el dolor que les causarán, si viven, las noticias de estos días. Y por contraste, en las declaraciones de la ministra de Exteriores: «Son incidentes graves». Que es lo mismo que me escribía, riéndose, una antigua alumna a propósito del temporal: «Como siempre dice mi padre: cando chove e fai vento, mal tempo». Una lógica aplastante, pero que en el caso del Aaiún no tiene gracia, ninguna: quizá ese hombre atropellado varias veces por los vehículos militares marroquíes era amigo de aquel brigada o del subteniente o de sus familias. Quizá no. En cualquier caso, a aquellos suboficiales gordos que me contaban historias del Sahara,  les habrá dolido que, después de todo eso, nuestro Presidente se ampare en el «interés nacional» —esa cosa tan obscena, que tanto habíamos criticado a los yanquis— y en que Marruecos es un socio prioritario… de Estados Unidos, debería añadir. Un socio que ya quiere Ceuta y Melilla y querrá después las Canarias. Lo importante son las autonómicas y las municipales, recuperar puntos en las encuestas. Lo entiendo. Quizá la autonomía sea el único remedio. No sé. Sí sé que me han parecido espantosas todas esas declaraciones, por repulsivas, por indignas: caricias al monstruo que nos envilecen y, además, lo envalentonan.

Relacionados:

Miguel A. Murado: “Un proceso de paz con mucho proceso y poca paz”

En cuanto a España, no hace mucho, la ONU volvió a recordarle algo que sigue sin querer asumir: que es la administradora de iure del Sáhara Occidental. Puesto que en su momento no le concedió la independencia y la ocupación marroquí es ilegal, en Derecho Internacional España sigue siendo responsable de este territorio que un día consideró su provincia número 53 (la mitad del país, entonces). Para ignorar esta realidad, Moratinos inventó un concepto político nuevo, el de la «neutralidad activa». Nunca fue activa, y ahora parece que ya no va a ser ni neutralidad.

Peregrino

Sábado, Noviembre 6th, 2010

Me parece que ya conté el pasmo que me produjo hace años una escena santiaguesa. Bajaba hacia la catedral por la Rúa da Azabachería cuando alcancé, ya casi en la Plaza de la Inmaculada, a dos chavales de once o doce años que caminaban abrazados por los hombros, como los futbolistas mientras escuchan el himno antes de los partidos. Iban hablando en voz alta, muy contentos. Por lo que decían, cabía deducir que uno era de la ciudad y el otro de fuera. Al llegar a la catedral, el de casa le dijo a su amigo o pariente que allí estaba enterrado Santiago, que era «uno de aquellos apóstoles, ¿no sabes?, que andaban siempre con Jesús». No sé si fue el modo de decir o lo que dijo, pero me estremecí. En esa frase se encerraba la explicación precisa de un fenómeno masivo, internacional y multisecular: el de las peregrinaciones a Santiago. Lo que en Galicia llamamos «ir a ver al Apóstol».
Por eso me conmueve especialmente que un Papa haya querido venir al Apóstol, por primera vez en la historia, en un Año Santo y sin que el viaje tenga otro motivo. De ahí la brevedad intencionada, que subraya su intención de llegar a Compostela como un peregrino más de esa riada inmensa que atraviesa los tiempos y las fronteras. Benedicto XVI acude con sacrificio evidente, por su edad y por las condiciones del viaje. Seguro que hubiera preferido venir a escondidas, pero un Papa no puede hacer casi nada en privado, ni siquiera rezar delante de nuestro Patrón. Al Papa le quitan todo, también la intimidad. Además, sabe que hay cientos de miles de personas que quieren acercarse al vicecristo, al sucesor de Pedro, que como diría el chaval, era otro de «los que andaban siempre con Jesús».
Para agradecérselo, estaré allí, aunque sólo podré verle pasar desde la cuneta, quizá unos segundos, mientras baja del aeropuerto. Tengo otras razones, acaso mayores, pero no caben.