La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Malherbología

Escrito por Paco Sánchez
15 de Agosto de 2009 a las 5:00h

Tengo un amigo indescriptible, que aúna la curiosidad de los sabios renacentistas, el coraje de los antiguos navegantes, y una bondad asustadiza, que no quiere hacerse notar. Como consecuencia, me sorprende siempre con sus descubrimientos —todo le interesa—, con sus historias —nunca supe de nadie dueño de tantas y tan sorprendentes— y con su amabilidad discreta. Anteayer me dijo muy sonriente: «¿Sabes que existe una ciencia que se llama malherbología?» Por supuesto, no tenía la menor idea. Me aseguró —y lo he comprobado— que funciona la Sociedad Española de Malherbología, y que se trata de un saber multidisciplinar de enorme importancia para la agricultura.
Al percibir mi interés, se explayó con calma. Parece obvio que la malherbología se dedica a estudiar cómo combatir las malas hierbas. El principal problema de los cientos, quizás miles, de especies diferentes radica en su resistencia, bien natural, bien adquirida. De ahí que resulte crucial una estrategia adecuada para contenerlas. Acaso el primer componente de tal estrategia sea exactamente ese: saber que no se pueden erradicar completamente, que apenas se pueden contener, como ocurre, por ejemplo, con las plagas de ratas. Solo partiendo de ese presupuesto, debe diseñarse un plan. Por lo visto resulta crucial no ensañarse con las malas hierbas, porque una actuación química excesiva o prolongada, además de producir una resistencia mayor, mata también las buenas, como ya avisa desde antiguo la parábola de la cizaña. Se trata, por el contrario, de conocer a fondo las debilidades del terreno y de mimar los cultivos convenientes, porque si lo bueno está arraigado y fuerte no deja crecer lo malo. La malherbología insiste en la paciencia y la cautela, porque sabe que las semillas traidoras siempre están ahí, esperando el descuido, para cumplir con el refrán: «Mala hierba nunca muere».

4 respuestas a “Malherbología”

  1. Aldabra dice:

    claro, el ciclo de la vida… hasta lo malo es necesario.

    bicos,

    [Reply]

  2. Ander dice:

    Tu amigo me dejó hipnotizado aquella vez. Me da pena que vivamos a 800 kilómetros y no podamos cenar juntos de vez en cuando.

    [Reply]

  3. Almiral Mouchez dice:

    Curiosa sociedade…

    [Reply]

  4. Prometeo dice:

    ¿Porque clasificamos algunas hierbas como malas? Porque ni producen ni son hermosas, en consecuencia no llenan el granero, ni material, ni espiritualmente.
    El hombre transforma la naturaleza con sus acciones, aumentando la biodiversidad cuando lo hace adecuadamente. En ese camino, opta por cuidar lo bueno y solo aspira a contener lo malo.
    El paisaje es consecuencia de las labores desarrollas durante generaciones por el hombre. Si ejerce este su labor con eficiencia, el ojo educado de observador aprecia la belleza.

    [Reply]

Deja tu comentario