La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para febrero, 2008

Algunas noticias

viernes, febrero 29th, 2008

Al revisar los blogs del día, tropiezo con unas cuantas buenas noticias:

-Miguel Ángel Jimeno y Txema Díaz Dorronsoro lanzan un blog en positivo: pretenden mostrar buenas prácticas periodísticas. Vale la pena acercarse por allí y leer su declaración de intenciones.

-Me he enterado de la edición española de Misterio y maneras, “el libro en el que Robert y Sally Fitzgerald recogieron (¡tan bien!) algunas conferencias, ensayos y prólogos de Flannery O’Connor”, según Compostela.

-Recomiendo: Los siete mitos del ciberperiodismo que recoge Ramón Salaverría.

-Y una historia curiosa: la del refugiado del cambio climático.  Jorge Casanova, que realizó el reportaje, cuenta en su blog cómo lo hizo

Más sobre robots

viernes, febrero 29th, 2008

Ayer no pude venir por aquí ni tuve oportunidad de acercarme a un ordenador. Así que me quedé con las ganas de decir una cosita (diminutivo despectivo, claro) sobre el debate gallego.

Para los que no están al tanto: anteayer debatieron en la Televisión de Galicia el Presidente del PP, el del PSOE y el del BNG. Peculiaridades:

-Ninguno es candidato

-El primero y el tercero son Presidente y Vicepresidente, respectivamente (perdón por la cacofonía en -ente) de la Xunta de Galicia. El otro es el jefe de la oposición en el Parlamento Gallego.

-Pactaron entre ellos otro debate robótico.

No vale la pena comentar ya los despropósitos. Además, lo que verdaderamente me molesta es el uso de los periodistas. Si sólo quieren controladores de tiempos ¡que rescaten a los cicutas del Un, dos, tres!

La farsa del debate robótico

miércoles, febrero 27th, 2008

Callé sobre el debate. Siguen coleando las glosas. Pero solo me he visto reflejado en esta de J. Giner, que resumo, porque el original está en inglés. Resulta algo abrupta, quizá demasiado directa, pero muy clara:

-“Un moderador robótico preocupado sólo por el tiempo”

-“Dos candidatos mediocres que muestran gráficos malos”

-“Sin propuestas de futuro”

-“Sin periodistas de verdad que hacen preguntas de verdad”

-“Dos candidatos que hablaban del pasado, sin destrezas televisivas, sin ideas, solo insultándose”

 Los demás comentarios de Giner todavía son más contundentes.

Esquela

lunes, febrero 25th, 2008

Quizá esta esquela que recoge Balazos no salió en la edición gallega de El País. O no miré bien.

Más sobre esquelas aquí

Planeadoras

domingo, febrero 24th, 2008

Esta noticia de La Voz  sobre la planeadora que apareció ayer quemada en una playa de la Isla de Arousa me recordó la historia de Kubala, ocurrida en 1996.

Aquello aún tenía su épica, y escribí entonces una cosa para Nuestro Tiempo que transcribo a continuación, y que dio lugar -años más tarde y por caminos quebrados- a una película para televisión (Entre Bateas).

Pero antes tengo que aconsejar la columna de Luis Ventoso, maestro de la ironía, sobre lo ocurrido ayer. Quizá algunos de sus juegos verbales sean aptos solo para gallegos.

MANERAS DE MORIR 

Tenía cuarenta años y estaba considerado como el mejor piloto de planeadoras de la Ría de Arousa, el mejor de toda la costa gallega, es decir, quizá el mejor del mundo. Pilotar una planeadora no es cualquier cosa: hay que saber llevar un cacharro de entre ocho y catorce metros de eslora a ochenta nudos (140 kilómetros/hora), de noche, preferiblemente entre la niebla, bordeando rocas, bateas y patrulleras de la Guardia Civil para dejar a salvo quinientas o mil cajas de Winston.

Kubala, sobrenombre de Manuel Durán Somoza, era sin duda el mejor, hasta que murió a mediados de julio, en una noche con niebla, arrollado por otra planeadora o arrollándola. Pocos sabrán. Parece ser que falló el radar de una o de ambas embarcaciones y el impacto arrojó el otro bote sobre las rocas de Aguiño.  Allí encontraron el casco mordido por otro casco, pero no las cajas de Winston. Tampoco estaban los supervivientes ni los muertos.

A Kubala lo enterraron en Cambados, dos días después, en uno de los cementerios más románticos que haya visto: las tumbas crecen como plantas salvajes en medio de las ruinas románicas de la iglesia de Santa Marina y luego salen de la nave destechada y se amansan, se amontonan en desorden por el antiguo atrio y por los alrededores de la iglesia, hasta que un poco más allá, se vuelven asquerosamente formales y modernas para alinearse en panteones demasiado nuevos, demasiado iguales, demasiado simétricos. En el cementerio de Cambados, como en todos, se espeja un pueblo, su vida y su muerte. Allí queda el rastro de epidemias infantiles, de familias que antes o después fueron famosas por motivos bien diversos: los Valle-Inclán y los Charlines. Allí, bajo la mirada dolorosa de un Cristo esculpido a tamaño natural, descansan tantos Oubiña  quizá el apellido más frecuente en la zona, mientras alguna mujer sin edad trastea con regaderas y flores de plástico, velas y trapos de limpieza. 

Más de mil personas, muchas de luto, acompañaron el féretro de Kubala y asistieron al funeral. Su hermano amenazó a los fotógrafos y a los cámaras de televisión. Así, a primera vista, la escena tenía un aire siciliano. No, simplemente. El contrabando ha generado en la Ría de Arousa un modo de vida, y también un star-system propio, en el que Kubala, por lo que se ve, ocupaba un lugar de privilegio. Pero no se trata de un estilo siciliano: el mundo del contrabando, aunque llega a muchos, no lo abarca todo. Ni siquiera existe un mundo del contrabando, sino dos que a menudo se desprecian entre sí: el del tabaco y el de la droga. El de la droga, sin embargo, es un nuevo rico vulgar, carece de épica y de estilo.

La manera de morir marca la diferencia. Unos bajan a la tumba a escondidas, con el cuerpo roto a balazos, acompañados sólo por los fantasmas con jeringuilla de cuyo infierno vivieron. A los otros les lleva un gentío que, por lo que sea, les quiere.

Las maneras de morir -qué nos llevamos a la muerte y quién nos lleva- siguen diciendo mucho sobre las maneras de vivir. Por eso me gustan los cementerios.

Besitos

sábado, febrero 23rd, 2008

De mi querido Pedro de Miguel, escritor, heredé muchas cosas buenas y quizá una mala: la aversión por los diminutivos. Como él, los utilizo exclusivamente en sentido despectivo. Por ejemplo, diría que los besos de Gallardón a Esperanza Aguirre (o viceversa) fueron besitos, y le añadiría a la voz un tono burlón que suelo pedir prestado de otro amigo.

El diminutivo de beso se ha generalizado. Hasta hace poco se empleaba apenas para pedirles besos a los niños. Ahora ya no solo. Se trata de un problema nuevo, derivado quizá de la multiplicación de los correos electrónicos y de la proliferación de móviles, mensajes de texto y demás. De «un saludo» se pasa a «un abrazo» y de ahí a «un abrazo grande» y luego a «besos». El plural resulta todavía inocuo, despersonalizado, genérico, mantiene las distancias. Viene luego «un beso», que suena fuerte. Y después el aumentativo, «un besazo», ya casi en desuso otra vez, porque «besitos» y «un besito» lo han desplazado hasta arrinconarlo. Por fin, en las últimas semanas se ha llegado a una fórmula estrambótica que merece, además de risa, un buen análisis sociolingüístico: «Un besito muy grande» o «un besito enorme», producto acaso de la mezcla aturullada de besos y abrazos que, finalmente, terminarán por no significar nada.

Algunos se mantienen aún sobrios y cierran con «un saludo» o incluso con el más naturalista «salud», que casi detesto. Me dicen que José Ramón de la Morena acaba su programa deportivo con una expresión clásica, castellana y delibesiana: «Con Dios», una variante suave del «adiós», tan eficaz, y tan querido, precisamente, por Pedro de Miguel.

Este desbarajuste que, como el tuteo, tanto agrede a los mayores quizá provenga de una dislocada percepción de las relaciones entre las personas. Y carecería de importancia si, como digo, no agrediera a algunas.

 

 

Pizarro, Solbes y la Universidad

viernes, febrero 22nd, 2008

No quería ver el debate entre el aspirante Pizarro y el vicepresidente Solbes. Al final, terminé escuchándolo en Onda Cero. Ganó Solbes, digan lo que digan, y se puso de manifiesto, una vez más, la clave retórica de la campaña: al PP le interesa convertir el desencanto en abstención, ante la dificultad de traducirlo en voto propio, y al PSOE le conviene la participación.  Algo muy sabido, que El País eleva hoy a rango de noticia de apertura. Sus razones tendrán. 

Como consecuencia, Pizarro estuvo comedido, amable con Solbes, atento, pendiente de no irritar al votante somnoliento que jamás le apoyará, pero que podría quedarse en casa si no se le molesta. Solbes, por supuesto, buscó lo contrario. Y ganó.No sé si los debates Zapatero-Rajoy reproducirán el mismo esquema. Allá ellos.  

Pensaba escribir la columna de mañana sobre los tres incidentes que se han producido estos días contra otras tantas candidatas en tres universidades distintas. Pero lo que pretendía decir lo explicó muy bien ayer Amalia. Sólo añadiría dos consideraciones. Primera, ¿por qué actuaron en los tres casos contra candidatas, es decir, contra mujeres? Segunda, soy partidario de alejar los actos políticos de la Universidad. No es su sitio.

Actualización: con lo de “ganó Solbes digan lo que digan” me refería a esto. Recomiendo también la entrada de Alfonso Vara sobre el debate, que incluye un análisis de audiencia.

Primeros enlaces

jueves, febrero 21st, 2008

En contra de lo que escribí ayer, dejo al lado un puñado de enlaces. Todos tienen, al menos, cinco características comunes. En realidad, hay tres que no cumplen una, porque a José Luis Orihuela, Juan Varela y Paco Sancho jamás les di clase, que recuerde. Hago un viaje diario por ese circuito de blogs. Añadiré algunos más en los próximos días.

Hay, además, un blog especial, fuera de categoría, que visito solo de vez en cuando, Letras enredadas. Si alguien va por allí, lo entenderá al leer la primera entrada, que es la última.

Explicaciones

miércoles, febrero 20th, 2008

Vagón-bar se llama desde hace diez años la columna que escribo en la última página de la revista mensual Nuestro Tiempo. En La Voz publico otra los sábados, también en la última página, bajo el rótulo En la cuerda floja.

Con este blog pretendo ampliar el espacio de esas columnas, de modo que los lectores interesados puedan discutirlas, tanto en su fondo como en su forma, e incluso sugerir posibles temas para las siguientes. Por extraño que parezca, me interesarán mucho las cuestiones de forma, de estilo y de retórica. Sé que a otra mucha gente también, y quizá quieran echarme una mano. Seguro que aprenderé y acaso también sirva a otros. 

De ahí las dos máquinas de escribir haciéndose compañía que aparecen arriba, en la ilustración diseñada por el pintor Javier Muñoz para este espacio, aunque, en realidad, Javier me pintó esas máquinas antes de que yo supiera cómo orientar el blog.  

Iré añadiendo una a una las referencias a otros blogs con preocupaciones parecidas, al menos en parte, y agradeceré mucho cualquier noticia de la red sobre escritura periodística.  Comencé un blog en marzo del 2006, pero lo dejé a los pocos días. Y sigue muerto de risa. Quizá ahora lo utilice para dejar algún material que ocupa demasiado. Por ejemplo, la explicación del nombre Vagón-bar se puede encontrar allí, aunque incompleta, porque no se menciona la intervención decisiva de Bea Gómez Baceiredo. Pienso que resulta fácil adivinar por qué le llamo En la cuerda floja a mi columna en La Voz. Si no, lo explico en una próxima entrada. La foto, tomada por la fotógrafa Vivi Zanatta en octubre del 2007, procede de una sesión en el Curso de Jornalismo Aplicado del diario O Estado de Sao Paulo, con el que colaboro desde 1996.

Vistos los antecedentes, no estoy en condiciones de asegurar que este espacio vaya a durar mucho.