Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Posts tagged ‘Personas migrantes’

Violencia de género, prostitución, trata. No se ve…lo que no se quiere ver

25 de noviembre de 2014 a las 11:48

Lo que pasa en un club, se queda en el club”.  Una visión superficial del horror que supone este código de silencio para millones de mujeres y un rechazo masculino a cuestionar la prostitución repleto de prejuicios y tabúes pude comprobarlo en los comentarios del artículo Beatriz Garcia Prostitución y crisis.

Una polémica constante y hasta cansina. La última viene de Suecia y su estrategia, que comparto, para penalizar a los hombres que consumen prostitución considerándola como una forma de violencia contra las mujeres. ¿Un éxito o un parche de más precariedad y estigma contra las mujeres?

Hoy es el Día contra la Violencia de Género y más que quedar bien con un post amable, solidario (¿ñoño?) y con parches, prefiero ir a la raiz del mal y dejarles con la socióloga Silvia Pérez Freire, sin duda una de las mayores expertas en nuestro país  en la intervención e investigación social sobre Violencia de Género.

Gracias Silvia

No se ve … Lo que no se quiere ver

El imaginario social de la prostitución es una construcción de tal envergadura y anclaje en las sociedades occidentales que impiden ver sus múltiples realidades. Una de ellas, quizás la más cruel, es la trata pero también la violencia sexual, la coacción, la discriminación, el abuso… Todas ellas configuran las innumerables aristas que posee la llamada violencia de género pero que desgraciadamente nunca le hemos dado el mismo tratamiento cuando ésta se produce en contexto de prostitución: ¿por qué?.

Hay algo ciertamente inquietante que hace que mantengamos en suspenso la natural solidaridad que sentimos hacia una mujer agredida habitualmente por su pareja en el hogar… a si ella es prostituta.

Ceguera rosa y ceguera azul

Algunos/as me diréis que no, que la violencia es violencia y la que se ejerce sobre una mujer por el mero hecho de serlo está penada, socialmente sancionada y por lo tanto, protegida y resarcida. Algunos/as incluso podréis decir que las leyes en esta materia podrían estar rebasando las garantías procesales del acusado y el principio de presunción de inocencia.

Campaña Antiprostitución Ayuntamiento Madrid (click para más info)

Cualquiera de estas dos afirmaciones encierran dos tipos de ceguera, en mi opinión: la primera es de quienes piensan que “todo está hecho ya” y además presupone que lo que se hace, se hace bien. Es la que podríamos llamar ceguera “rosa” o bienintencionada, con una valoración positiva de la respuesta institucional. Vamos, que se hace lo que se puede.

La segunda la denominaremos ceguera “azul” o malentencionada y que posee una valoración en general dubitativa de la propia víctima. Esto se evidencia en el sistema de justificación que aún existe y se despliega para comprender al siempre supuesto agresor que, aunque maltratador, puede ser un buen padre, por ejemplo o mediante las cuales algunas respuestas violentas pueden tener una explicación razonable.

Ambas cegueras quieren ignorar que se parte de la suposición de que las personas percibimos a las víctimas de igual manera cuando sabemos honestamente que esto no es así. De hecho, no dejamos de escudriñar y “poner en el foco” siempre y de forma primera… a la víctima. Esto no sólo pasa por saber exactamente quién es, cómo vive, cómo se relaciona… sino de qué manera cuenta lo que pasó.

Es por ello que muchas víctimas sienten que no se las escucha, que no se investiga, que no se instruye, que no se contrasta… y es verdad. Sólo hace falta echar un vistazo a las denuncias que realizan las ONG que trabajan directamente con las supervivientes de violencia de género en el ámbito de la pareja para darnos cuenta de que el sistema es muy deficiente y los derechos de las mujeres no están siendo garantizados (como bien dicen Amnistía Internacional en su informe ¿Qué justicia especializada?) .

¿Alguien puede tener dudas respecto a que la mujer que es víctima de violencia de género y se prostituye no es cuestionada y/o discriminada y/o ninguneada? ¿de verdad nos creemos que tiene el mismo tratamiento ante el maltrato, ante una violación o cuando se mercadea con su cuerpo?

De facto, el propio sistema ni siquiera la reconoce como víctima de violencia de género cuando es asesinada, muchas veces, por un ex-cliente o ex-pareja (no es contabilizada). De hecho, ni siquiera se le otorga la misma solidaridad: queda en suspenso, a la espera de conocerse quién es realmente, su estilo de vida, su familia, etc… información inútil que lo que único que hace es seguir reforzando los prejuicios que la sociedad otorga y encarna en la “puta”, esos valores que en el imaginario social están asociados básicamente a una mujer mentirosa, perversa e interesada y por los cuales no gozan de credibilidad ni de fiabilidad.

El ocio sexual masculino: Lo que pasa en un club, se queda en un club

Únanse a ello el propio contexto del negocio de la prostitución: un espacio para el ocio sexual masculino que, aunque real no parece estar en este mundo, por lo menos, no en esta dimensión. “Lo que pasa en un club, se queda en el club”. Esta frase la he oído infinidad de veces tanto por parte de los dueños de estos locales, como por parte de los clientes como de las mujeres y refleja una realidad: la impunidad y la opacidad que representa la explotación sexual en nuestro país. No en vano no está perseguida aunque penada.

Y recalco que me refiero a la explotación sexual, no a la prostitución. No en vano se soslaya quiénes son los clientes y no se cuestiona la legitimidad de su demanda (¿se tiene derecho al acceso al cuerpo de una mujer mediante pago?).

En el caso de la trata sexual es particularmente paradójico. Todo el mundo tiene claro que debemos luchar contra ella y que es una vulneración de los derechos humanos pero, sin embargo, nos queda cara de incredulidad cuando organismos como la ONUDD (la Organización de Naciones Unidas contra la droga y el crimen) nos advierte de que 1 de cada 7 mujeres en prostitución es víctima de trata y que el consentimiento está invisibilizando a las potenciales víctimas (esto se entiende muy bien cuando se habla de talleres textiles clandestinos, por ejemplo o cuando se habla de víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja).

Dicho de otro modo: que la mujer, inmigrante normalmente, sepa que viene a prostituirse y acceda a pagar una deuda desorbitante junto con el paquete de abusos a la que es sometida cuando ejerce NO exime en la comisión de este delito. Es triste afirmar, con el convencimiento que da la experiencia, que este prejuicio junto al existente sobre el imaginario social de la prostitución (industria del ocio por excelencia: la de unos pocos, claro está) es la gran cortina de humo que nos impide ver la violencia existente sobre las mujeres en este contexto.

¿No se sostiene?

Arte: Leandro Lamas

No en vano, tanto en España como en Galicia las cifras de identificación de víctimas de trata sexual son ridículas (las ONG gallegas detectaron en dos años unas 2.000 víctimas y las fuerzas y cuerpos de seguridad hablan de un par de casos). “No se sostiene” es la frase máis oída en las comisarías cuando la mujer decide declarar, venciendo el miedo o las amenazas y sin datos precisos de sus captores (el trabajo de investigación policial debe ser mucho más que el testimonio de una víctima).

No en vano, España es el país europeo donde más se consume sexo de pago (1 de cada 4 españoles, según la última encuesta del CIS). “Es una necesidad”, lo que más repiten los clientes para justificar su conducta. ¿Qué clase de sexualidad es aquélla que está disociada del placer del otro?, deberíamos preguntarnos. “Es un oficio”, se dice con insistencia… ¿Será casualidad que sean las mujeres pobres precisamente las voluntariosas en esta tarea?.

Es necesario ver cuáles son todos los significados que entraña una institución como la prostitución en nuestra sociedad, con un sentido crítico y perspectiva de género, para no sólo quedarnos con aquello que queremos ver.

Silvia Pérez

Para luchar y para no estar sola

Red Española contra la trata de personas

Rede Galega contra a trata

Para saber más:

www.feminicidio.net

http://beatrizgimeno.es/tag/prostitucion/

Campaña en Europa contra la trata de personas de la ONUDD

Defensor del Pueblo. La trata de seres humanos en España. Víctimas invisibles.

Imagen de previsualización de YouTube Derechos humanos, Exclusión, Mujeres y hombres, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas
Escrito por xosecuns 24 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contra los prejuicios. Si no lo entiende o le incomoda, pregunte

27 de agosto de 2014 a las 0:42

“Queridos negros no españoles: cuando tomáis la decisión de venir a España, os convertís en negros. Basta ya de discusiones. Basta ya de decir soy senegalés, guineano, nigeriano o dominicano. A España le es indiferente. ¿Qué más da si no erais “negros” en vuestro país? Ahora estáis en España

“Si contais a una persona no negra algún suceso racista que os ha ocurrido, aseguraos que no lo hacéis con resquemor. No os quejeis. Sed tolerantes. Si es posible, presentarlo con humor. Sobre todo no os indigneis. En principio las personas negras no deben indignarse por el racismo. De lo contrario no obtendréis solidaridad. Esto sólo es aplicable a los progresistas blancos, dicho sea de paso. No os molestéis siquiera en contar a un conservador blanco un suceso racista que os haya ocurrido. Porque el conservador os dirá que sois VOSOTROS los verdaderos racistas y os quedaréis boquiabiertos.”

Si en los párrafos anteriores en vez de España escriben Estados Unidos, verán como se las gasta en su blog Ifemelu, la protagonista de Americanah, la última obra de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie.  Con lo que he disfrutado leyendo esta novela, entenderán por qué estas vacaciones recién terminadas han sido especialmente felices.

Mi amor platónico por Chimamanda surgió al descubrirla reflexionar sobre los peligros de generalizar y pretender solucionar con hachazos problemas complejos o resumir procesos históricos con cuatro prejuicios. Se la presenté como introducción al artículo más exitoso de este blog, 10 falsos discursos sobre Africa. 18 simples pero adictivos minutos sobre los peligros de una única historia. Su ironía, sencillez, elegancia y hasta una cierta coquetería para denunciar prejuicios, no deja indiferente. Les dejo de nuevo con ella, me lo agradecerán.

Imagen de previsualización de YouTube

Americanah, el término burlón con que los nigerianos se refieren a los que vuelven de Estados Unidos para ridiculizar sus nuevas costumbres, cuenta la historia de amor de dos adolescentes nigerianos, Ifemelu y Obinze, obligados a emigrar de su país (ella a Estados Unidos y el a Inglaterra) para tener una oportunidad. Con esta excusa, Chimamanda describe y reflexiona sobre temas como el racismo, la corrupción política, el machismo o los prejuicios de todo tipo con el mismo humor y con el estilo delicado, irónico, duro pero amable que ya le vemos en el vídeo.

No les voy a destripar el argumento, no se preocupen. Les recomiendo que lean la novela y hablamos en los comentarios o en alguna conferencia de Chimamanda en España (con este post me pongo a ello…), pero si me apetece reproducir alguna de las reflexiones de los protagonistas, especialmente las de Ifemelu (al Obinze simplemente le toca la lotería al enamorarse). Ya me gustaría a mi hacer un blog como el suyo, con su tono irreverente y coloquial, aún a pesar del tonillo algo victimista y de marisabidilla que a veces muestra la escritora, cuya historia real es muy similar a la de la protagonista. Se lo perdono todo.

El libro lo leí mientras iba recibiendo noticias dispersas sobre el ébola, los “asaltos masivos” a la valla de Melilla, los disturbios racistas en Estados Unidos o las corrupciones diversas que siguen asolando nuestro pais. Y no me parecían incoherentes con lo que leía.

Parece obvio, pero no lo es. Nigeria es un país africano cuyos 165 millones de habitantes no están masivamente infectados por el Ebola o la corrupción. 165 millones de historias tristes o felices, de personas honradas o corruptas como en cualquier otro sitio. Las cloacas de la corrupción politica en Lagos son muy parecidas a las que infectan a nuestros Pujol, Rajoy o Chaves y condenan igual que aquí a millones de personas a la pobreza, la exclusión o la desesperanza.

Las razones por las que los jóvenes emigran de Nigeria son muy parecidas a las que tienen muchos españoles de su edad cuando gritan ¡No nos vamos, nos echais!. Como cuenta Obinze a sus amigos ingleses: 

“Alexa y los demas invitados comprendían que se huyera de la guerra, de la clase de pobreza que aplastaba el alma humana, pero no entenderían la necesidad de escapar del letargo opresivo de la falta de elección. No entenderían por qué las personas como el, que se habían criado sin hambre ni sed pero vivían empantanadas en la insatisfacción, condicionadas desde su nacimiento a mirar hacia otro lugar, convencidas eternamente de que las vidas reales se desarrollaban en otro lugar, ninguna de ellas famélica, ni víctima de violaciones, ni procedente de aldeas quemadas, estuvieran ahora decididas a afrontar peligros, a actuar ilegalmente para marcharse, ávidas sólo de elección y certidumbre”.

Mientras lo leía no dejaba de pensar en Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise… y el resto de las 15 personas que murieron hace unos meses en Ceuta, en las personas que arriesgan su vida para entrar en nuestro país, en lo poco que se distinguir árabes de moros, musulmanes o islamistas.

Les dejo algún párrafo entre otros muchos que me han gustado. Hablan de prejuicios en Estados Unidos, Inglaterra o Nigeria, pero si en vez de negros escribo gitanos, discapacitados, mujeres, pobres… quizá, como a mi, no les parezcan tan lejanos.

“En Africa conocimos a gente que no tenia nada, absolutamente nada, pero era muy feliz- comentó Kimberli.- Ifemelu también descubriría más tarde que, para Kimberli los pobres eran libres de toda culpa. La pobreza es algo resplandeciente: no concebía que los pobres pudieran ser depravados o malévolos, porque su pobreza los había canonizado y los mayores santos eran los pobres extranjeros.”

 ”…en muchas personas anida solapada la idea de que los blancos se ganaron su espacio en los trabajos y universidades mientras que los negros lo consiguieron porque son negros (…) el panorama del negro estadounidense viene a ser como cuando pasas en la cárcel muchos años injustamente y de pronto te ponen en libertad, pero no te dan billete para el autobús; ah, y encima tú y el tío que te metió en la cárcel ahora sois automáticamente iguales. Si sale a relucir eso de que “lo de la esclavitud fue hace mucho tiempo” instad a vuestro amigo blanco a decir que muchos blancos todavía heredan dinero que sus familias amasaron hace cien años…”

Y por último, después de una serie de “consejos  para estadounidenses no negros” que no tienen desperdicio, les dejo con un párrafo que suscribo contra cualquier tipo de prejuicio, por eso no sirvo para ir a tertulias …

“Querido estadounidense no negro: ¿qué debes hacer? No lo sé muy bien. Intenta escuchar, tal vez. Oye lo que se dice. Y recuerda que no tiene que ver contigo. Los negros estadounidenses no te dicen que tú seas el culpable. Sólo te dicen qué es lo que pasa. Si no lo entiendes, pregunta. Si te incomoda preguntar, di que te incomoda preguntar y después pregunta igualmente. Es fácil ver cuando hay buenas intenciones detrás de una pregunta. Luego escucha un poco más. A veces la gente solo quiere sentirse oída”

@xosecuns

AFRICA, Cooperación, Corrupción, Cultura, Derechos humanos, Lectura, Mujeres y hombres, Personas, Personas Migrantes
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Non marchamos. Botádesnos!

13 de mayo de 2014 a las 0:55

Poucas imaxes me poñen máis triste que este mapa. Cada punto nesta web de Juventud Sin Futuro é unha historia dunha persoa obrigada a marchar de España a buscarse a vida. Dóeme tamén porque cada punto e a propia web son exemplos da sangria de inxenio e talento que está fuxindo dun pais que semella ter renunciado a loitar contra a desigualdade en beneficio dunha minoría.

Lémbrome do círculo vicioso da pobreza, un concepto utilizado ó estudar as razóns do subdesenvolvemento de moitos países, pero sobre todo de moitas persoas:   A pobreza adoita xerar máis pobreza. Sen políticas e intervencións activas e continuas en educación, saúde, emprego digno ou servizos sociais, a persoa que nace pobre, morirá pobre. Tamén os seus fillos. Tamén os seus netos…

¿Este é o futuro que lle agarda a mozos e mozas?

Esta semana terán oportunidade de reflexionar sobre estes temas se están por Compostela. O Consello Económico e Social de Galicia e o IDEGA organizan o 14 unha xornada sobre as perspectivas laborais da xuventude galega. E o 15 e 16 non se perdan la Conferencia InternacionalAdolescencia e xuventude: Da exclusión social á Cidadanía Activa“. Si están en Mallorca, teñen a oportunidade de acompañarme no  V Intercambio de profesionais “Creando el mañana”.

Xuventude con talento que se vai, ou mellor á que botan. E mozos con talento que aínda quedan e sofren polas continuas despedidas de amigos ou amigas pero que non se renden. Unha delas Romana Pérez de Lis, unha politóloga e traballadora social comprometida á que xa coñecen escribindo de Palabras mentirosas sobre gitanos ou Que no les hipotequen la vida.

Grazas Romana. Tamén por non rendirte.

Non marchamos. Botádesnos!

Mobilidade exterior, así chama o Goberno ao exilio forzado de 70 mozos e mozas ao día en Galicia. Falan de éxito profesional, de oportunidade de aprender idiomas, de facer curriculum… mentres aquí vas perdendo o imprescindible capital social profesional, ese tecido que che garante polo menos poder pasar a criba e ter acceso a unha entrevista.

Facer a maleta por tanto non significa soamente o desarraigamento afectivo e emocional, tamén o profesional. Emigramos a unha Europa infestada de minijobs, na que con sorte seremos cidadás de segunda (non se nos esquece que até na precariedade hai clases) e poida que algunha salga en “Españoles por el mundo” contando o que bota de menos a tortilla de pataca e o xamón. Pero esquécesenos que esta terra está chea de recursos, de riqueza. Esquécesenos (case sempre) que esta terra é nosa.

Imagen de previsualización de YouTube

O paro xuvenil alcanza xa o 55,8%, o 80% das menores de 30 anos segue vivindo cos seus pais, unha cuarta parte vive en risco de exclusión, case o 30% das que logran un emprego fano a xornada parcial o que redunda na precarización.

Ademais dun (des)Goberno xerador de pobreza e exclusión, detrás destas cifras hai máis culpables. Aquelas que vampirizan a unha xeración á que deixaron sen futuro, pero tamén sen presente. Convéncennos de que non hai outra saída: ou o tomas ou o deixas, haberá mil como ti esperando na porta. Traballa gratis ou case gratis, polo teu ben, non polo seu. Non para garantir o seu salario que será cinco veces o teu, nin asegurar chegado o momento a súa prestación por desemprego (á que ti non tes dereito porque traballas de maneira irregular), nin para pagarlles do día 1 ao 5 de cada mes sen atraso nin opción alugueres astronómicos que se negan a renegociar.

Aquelas que nos asfixian, que non nos deixan espazo, son os mesmos que se escandalizan vendo como prende esta frustración nunha manifestación, como se ocupan casas baleiras en ruínas e terras improdutivas para xerar espazos de encontro e saídas alternativas á desmotivación e a fuxida.

Crear canles de solidariedade alternativos é subversivo. Ter ideas tamén.

Violencia é cobrar 2,95€/hora, despedir a compañeiras brillantes en aeroportos con máis medo que ilusión, enlazar até os absurdo contratos de “aprendizaxe e formación”, o voluntariado abusivo e a nova modalidade de utilizar os períodos de proba permitidos como alternativa á contratación. Violencia é que con 1.700 causas de corrupción en España e máis de 500 imputados e só 20 estean en prisión.

Xorden iniciativas paralelas ás institucións, con nome e apelidos, imprescindibles para facer fronte ao día a día. Aparecen centros sociais autoxestionados nos que se permite participar na toma de decisións de maneira asemblearia, nos que todas teñen voz e ofrécense solucións na medida das súas posibilidades, proxectos como Videocartas Galiza-Berlín, para contar o que está a pasar con creatividade e rigor, bancos de tempo, recuperación de espazos degradados, cooperativas de consumo responsable… unha batalla contra o individualismo atroz.

As consecuencias son incalculables, non só polo talento desperdiciado, fundamental para o cambio social, senón porque todas nós cotizaremos noutros países, e non volveremos, por tanto quen sosterá o “insustentable” deste sistema perverso? Dende logo, chegou a hora de sinalar ás culpables deste éxodo xeracional, de facer autocrítica e decidir se realmente a mocidade está perdida ou a perdemos entre todas.

@romana_lis

Administración, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Menores y jóvenes, Personas Migrantes, Riqueza
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los “Guantánamo” españoles

9 de abril de 2014 a las 21:37

Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise…  Y así hasta 15 personas muertas hace casi dos meses en Ceuta. Ninguno de ellos superaba los 26 años, Armand tenía 16.

Por decencia y contra la indiferencia y el olvido creo obligado comenzar este artículo recordando por su nombre a estas personas, obligadas a escoger entre un ataud o una maleta. “No preguntéis su nombre a quién os pide asilo. Precisamente quién más necesidad tiene de asilo es el que tiene más dificultad en decir su nombre“, escribía Victor Hugo en Los Miserables.

Hace unos meses, Violeta Assiego, una reconocida experta en derechos humanos, Vulnerabilidad Social y Discriminación, en Si viaja al Norte no olvide sus cadenas escribía sobre toda la demagogia y falsedad que oculta el fenómeno de la inmigración, afirmando con razón que en España “no existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros“.

Hoy Violeta, con su rigor habitual, continúa contándonos esta historia infame con el espanto de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Y yo me sigo haciendo la misma pregunta incómoda:  ¿Si los muertos fueran blancos o españoles reaccionaríamos igual?

¡Gracias, Violeta!

Los “Guantánamo” españoles

Desde el año 2009 más de 50.000 personas de origen extranjero han pasado por los centros de internamiento sin que sus derechos fundamentales hayan sido garantizados suficiente y adecuadamente.

Durante este periodo y en seis meses desde que la normativa de Extranjería entró en vigor aquel año, debía haber estado vigente su reglamento de funcionamiento. Casi cinco años después se acaba de aprobar el Real Decreto 162/2014, que regula el funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros. Hasta este momento estuvo vigente una Orden del Ministerio de la Presidencia del año 1999 que —a efectos prácticos— ha supuesto un verdadero “limbo jurídico” en el funcionamiento de los CIE y que ha dado cabida a irregularidades denunciadas por las  ONG y sobre las cuáles han preguntado varios grupos políticos en sede parlamentaria.

Cincuenta mil personas desde el 2009 es una cifra estimada obtenida a partir de los informes del Defensor del Pueblo sobre el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y de las memorias de la Fiscalía General del Estado. A falta de los datos del año 2010 y 2013 (en todo caso similares a los de años anteriores)  y desde luego muy inferior a la cifra total posible desde que los CIE entraron en funcionamiento en 1985.

Es necesario señalar que localizar información objetiva sobre los CIE es como buscar una aguja en un pajar. No existe ninguna fuente oficial que agrupe de manera sistematizada y clara –además de desglosada por CIE- el número de plazas, de ingresos, de expulsiones, el tiempo medio de estancia, los egresos, la ocupación media, las nacionalidades, los costes, el personal destinado, la estructura física, ni por supuesto las características personales y sociales de las personas que allí permanecen. Algo que hace sumamente complicado el poder rendir cuentas de un servicio de custodia de personas gestionado por el propio Estado.

Los CIE, a pesar de su apariencia, no son cárceles. Al igual que los inmigrantes irregulares por el hecho de serlo no son malos. Es interesante ver a través de este video de una encuesta que se hizo en México a niños y niñas la asimilación de estereotipos que absorbemos desde muy pequeños y hasta qué punto estaba arraigado en ellos el racismo:

Imagen de previsualización de YouTube

Las personas ingresan en los CIE no porque hayan cometido un delito.

Es la irregularidad en su situación administrativa la que les lleva a ese lugar, el hecho de ‘ser ilegal’. Se les priva del derecho a circular libremente —según el texto del nuevo reglamento— como ‘medida preventiva o cautelar para garantizar la expulsión y devolución en virtud de expediente administrativo, o la expulsión como medida sustitutiva la pena privativa de libertad de una duración máxima de 6 años’.

De esta forma, se pueden llegar a dar, y de hecho se dan, situaciones en las que en el mismo espacio físico conviven —durante un máximo de 60 días— personas que han cometido delitos (y están condenadas por ello) con otras cuyas vidas están completamente ‘integradas’ en la sociedad española y que migraron a nuestro país por razones económicas. Sobre las vidas de las personas del CIE de Aluche (en Madrid) acaba de publicar un informe Pueblos Unidos que describe con suficiente rigor las dramáticas situaciones  personales, familiares y sociales —denunciadas también por otras ONG— de ‘los que van a parar’ al CIE: personas enfermas, víctimas de la trata, personas con mujer hijos, personas que están trabajando en B, posibles solicitantes de asilo y refugio, personas que desconocen el idioma y/o la cultura, etc. PERSONAS que viven con total normalidad entre nosotros.

A raíz del eco mediático por la reciente aprobación del Reglamento de funcionamiento de los CIE, la opinión pública ha empezado a tener conocimiento de las irregularidades que se han venido cometiendo y se ha subido el volumen a la voz de los representantes de las ONG y de las propias personas afectadas y que ya venían contando lo que ha estado sucediendo año tras año. Es muy recomendable este video de SOS Racismo y Amnistía Internacional al respecto

Silencio y opacidad para un reglamento inadecuado e insuficiente

No deja de ser llamativo el silencio y la opacidad sobre las condiciones de estos centros durante diferentes legislaturas y de distintos signos políticos. Es difícilmente negable que el limbo jurídico de todos estos años ha vulnerado, y sobretodo limitado, derechos fundamentales de cada uno de los hombres y mujeres que han pasado por alguno de los 8 CIE que a fecha de hoy siguen funcionando.

A pesar de todo esto, el actual Reglamento —que ha tardado casi un lustro en llegar— es insuficiente e inadecuado. La nueva norma olvida y calla muchos de los aspectos básicos que debía recoger si hubiese atendido a las recomendaciones de los organismos oficiales, las ONG y las directivas europeas respecto a este tipo de internamiento. No ha sido así y la asistencia sanitaria sigue sin estar garantizada las 24 horas; la privacidad en las comunicaciones con la familia o los abogados tampoco; no hay garantías suficientes cuando se realicen ‘cacheos en desnudo integral’ tal y como pide el Tribunal Constitucional; tampoco cuando se use la celda de aislamiento o se interpongan quejas al juzgado sobre lo que esté pasando en el CIE y la lista es larga como para continuar aquí.

Criminalizar a quien no es un criminal

Pero ha sido al dar un protagonismo inusual a la Dirección General de Policía en un espacio que no es penitenciario donde se observa cómo se vuelve a criminalizar a quien no es un criminal y se expone a un plus de vulnerabilidad a quien debía ser protegido por las Fuerzas de Seguridad. Un mensaje en off parece repetirse una vez tras otra a la sociedad: no pasa nada si el inmigrante en situación irregular lo pasa mal. Que existen lugares siniestros como los CIE son necesarios aunque allí los derechos pueden tener otros matices. ¡Qué más da! Es como  poner una concertina más.

Pero ¿realmente da igual? La respuesta desde los Derechos Humanos es que NO da igual y la social es que nunca es tarde para empezar: ‘ni una concertina más ‘ en sentido metafórico y en sentido real.

@Vissibles

Imagen de previsualización de YouTube Administración, AFRICA, Campañas, Derechos humanos, Exclusión, Hambre, Organizaciones No Lucrativas, Personas Migrantes, Pobreza, Transparencia, Unión Europea
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Si viaja al Norte no olvide llevar sus cadenas

12 de febrero de 2014 a las 1:38

Ya lo saben. En circunstancias muy poco claras todavía, 15 personas han fallecido al tratar de alcanzar a nado una playa ceutí. 15 más de una larga lista.

Es difícil conocer el sufrimiento que ha llevado a estas y a otras muchas personas a arriesgar su vida para buscar una futuro digno. Es doloroso imaginar e intentar ponerse en su lugar al ahogarse, cuando se cortan con las cuchillas de las vallas, mientras ven morir a su lado a personas queridas…

Difícil, no imposible.

Me hago esta pregunta incómoda: ¿Si los muertos fueran blancos o españoles hubieramos reaccionado igual?

Debo reconocer que mi respuesta es no.  Por eso le agradezco mucho a Violeta el artículo con el que les dejo y que me haya sacudido con frases como esta: “No existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros

Violeta Assiego, además de una conversadora envidiable, es abogada, docente  y activista en diferentes organizaciones desde una perspectiva de derechos además de especialista en Vulnerabilidad Social y Discriminación.

Gracias, Violeta.

La inmigración no se encuentra entre los principales problemas que preocupan a los españoles. A los ciudadanos –según el último Barómetro del CIS– antes que la inmigración les inquieta el paro, la corrupción, la sanidad, la política y los políticos, la educación, el Gobierno, los recortes, las entidades bancarias, la administración de Justicia, la calidad del empleo, las pensiones e incluso la crisis de valores.

Sin embargo, el Ministerio del Interior viene tratando últimamente la inmigración en su conjunto como un problema de seguridad.

A las ya preocupantes irregularidades que se dan en las identificaciones policiales a los ciudadanos en función de su perfil racial y/o étnico – y que han sido puestas de relieve reiteradamente y tal y como se ve en un informe de Open Society Justiceo la falta de garantías legales en los centros de internamiento de extranjeros –denunciado también insistentemente por ONG como Pueblos Unidos– se suma el controvertido trato que dispensan las Fuerzas de Seguridad a los inmigrantes que tratan de entrar por nuestras fronteras, especialmente por la de Marruecos.

El reciente suceso de Ceuta pone de relieve una preocupante situación que no es nueva, además del tremendo drama que representa que quince personas pierdan la vida ahogadas en circunstancias todavía por esclarecer. Denota por parte de las autoridades un mensaje ofensivo y hostil hacia la inmigración y los inmigrantes que está muy lejos de la función de garante y protección de los derechos humanos que debe tener un Estado, y por tanto sus funcionarios, tal y como acaba de recordar ACNUR al Gobierno español.

Foto: Amnistía Internacional

Un ejemplo próximo de este trato hostil y desproporcionado, y que tan solo sirve para incrementar la tensión, es la instalación en la valla de Melilla -hace ya más de dos meses- de las llamadas “concertinas”. Este tipo de medidas –además de haber sido rechazadas de forma rotunda por las ONG de derechos humanos- estigmatiza a los inmigrantes ante la sociedad como personas enemigas de la paz que han de ser “frenadas” por cualquier medio, sin preocupar ni su integridad física ni sus motivos para emigrar.

El simple hecho de que una persona quiera entrar en un país es, desde ese punto de vista, interpretado como un acto de violencia que justifica el uso de la fuerza en la defensa de la frontera.

En todo caso es este un enfoque inaceptable –que además de ir contra las recomendaciones de derechos humanos y los tratados internacionales– induce a los ciudadanos a un grave error de percepción sobre cuáles deben ser los medios que se necesitan para regular los flujos migratorios y cuál es la responsabilidad del Estado frente a la inmigración irregular.

Asociar inmigración irregular a “avalanchas violentas” eclipsa la situación de vulnerabilidad real en que se encuentran los inmigrantes y omite la obligación que tienen los Estados de asegurar las normas de derechos humanos cuando apliquen las leyes de inmigración, tal y como recomienda la propia Agencia Europea de Derechos Humanos. Asimismo, sesga la percepción de la realidad promoviendo entre la sociedad estereotipos equivocados sobre las personas tiñéndolas de tintes violentos o amenazantes. Es muy recomendable este video de la ONG noruega Mama Hope –que no sin cierto sentido del humor- evidencia cómo afecta la influencia de Hollywood en la imagen común que tenemos de los hombres africanos.

Imagen de previsualización de YouTube

Las medidas de control migratorio agresivas y restrictivas transmiten a la opinión pública una tensión que más bien es fruto del modelo de intervención fronteriza de las autoridades que por el propio fenómeno de la inmigración.

El número de personas extranjeras que han entrado a nuestro país de manera irregular durante el año 2013 fue un 88 % menor que en el año 2006, justo un año antes de que se retiraran las concertinas de la valla de Melilla. Desde ese año -cuando hubo 39.180 entradas irregulares- hasta el 2012 (una época sin concertinas en Melilla) han ido disminuyendo las entradas irregulares significativamente. Es cierto que en el último año se ha dado un incremento del 20 % en este tipo de entradas pero es necesario contextualizarlo en los números totales para observar que estas no superan las 5.000 en el año 2013, dato todavía inferior al del año 2011.

Es una obviedad que endurecer la entrada a un país con estrategias coercitivas agrava la tensión y dificulta el respeto a los derechos humanos de los inmigrantes por parte de las fuerzas de seguridad. Sin embargo no es tan obvio que con ese tipo de políticas ni se habla ni afronta lo verdaderamente importante: los motivos que llevan a las personas a migrar, las causas de la irregularidad, el papel de las mafias, la utilidad de las políticas de cooperación al desarrollo, los beneficios económicos y culturales que suponen la migración para el país que la recibe, etc.

Las ONG y la sociedad civil juegan en este tema -como en tantos otros- un papel crucial cuando el Estados no protegen a los más vulnerables ni terminan de velar porque se respeten sus derechos. Las ONG por ser la voz de los propios inmigrantes cuya legitimidad está inexplicablemente en entredicho a la hora de denunciar los excesos y los abusos que sufren; y la sociedad civil por ser ese “oscuro objeto de deseo” que los políticos populistas necesitan para obtener sus votos con argumentos apocalípticos y llenos de estereotipos.

Sin embargo -y a pesar del excelente trabajo de denuncia e incidencia que hacen en nuestro país ONG como Médicos del Mundo, Yo Sí Sanidad, Cear, Sos Racismo, Amnistía Internacional, etc.- los abusos y violaciones de derechos a los inmigrantes no movilizan a los ciudadanos nacionales de los países.

No existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros.

Recuerdo con tristeza como quince días antes de entrar en vigor el Real Decreto Ley 16/2012 -que ha permitido la retirada de la tarjeta sanitaria al menos a 900.000 inmigrantes en situación irregular- los funcionarios se manifestaban en la calles de Madrid para protestar por la retirada de su paga extra. Una imagen realmente chocante que añade algunos matices a la creencia generalizada de que España es una sociedad solidaria.

Decía Gioconda Belli que la solidaridad es la ternura de los pueblos, y con su permiso añado: la solidaridad además de ternura, es no consentir la injusticia entre los pueblos. Ahí es donde toma cuerpo el concepto sociedad civil que además de votar puede transformar su realidad social de una manera inclusiva y justa.

Solo tiene que unirse y creerlo, en ocasiones no basta solo con votar.

@Vissibles

AFRICA, Derechos humanos, Exclusión, Hambre, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas, Personas Migrantes, Pobreza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 8 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

De cine y muros

30 de octubre de 2012 a las 22:11

El sábado se clausuró la 57 edición de la SEMINCI en Valladolid.  Si el año pasado les hablaba de cine y compromiso, este año varias películas me han sugerido muros y barreras.

Empezando por el documental Separated , donde descubrí además de los conocidos muros entre Sahara Occidental y Marruecos o entre Palestina e Israel, el que separa a la etnia romaní de la poblacion “blanca” en Eslovaquia.

Este documental lo vi una hora después de un irritante Telediario de TVE. Con un criterio periodístico más que dudoso, en vez de hablar de pobreza, recortes de servicios sociales injustificados, lucha contra la corrupción, fraude fiscal o delitos semejantes, aparecieron nada más empezar reportajes, o mejor trampantojos, sobre una ETA aún con capacidad de matarnos, exaltaciones varias del nacionalismo español y catalán y unas deleznables imágenes nocturnas de la frontera de Melilla con las oleadas de inmigrantes que la acechan y atacan sin tregua, como los bichos de Starship Troopers. Si quieren intentar ponerse en el lugar de las personas que emigran, les recomiendo el documental Victimas de nuestras riquezas , donde nos cuentan las historias de las personas que llegaron a la valla de Melilla en el 2005.

En esta SEMINCI pude ver “La vida precoz y breve de Sabina Rivas” (Luis Mandoki, Mexico). Sabina (interpretada por la merecidamente premiada Greisy Mena) es una adolescente hondureña que intenta emigrar a México y Estados Unidos y por el camino descubre todo un infierno.

Antes del dichoso Telediario pude ver la recomendable película ganadora de la Palma de Oro, “Los caballos de Dios” (Les Chevaux de Dieu , Nabil Ayouch,Marruecos). Inquieta ver la descripción del proceso que provoca la transformación de unos chicos de barrio en los terroristas suicidas de los atentados de Casablanca en el 2003. Una interesante reflexión sobre la falta de acceso a la educación, la pobreza, la desintegración de la estructura familiar que hace que se queden sin referentes o el oportunismo de sectas y grupos extremistas para aprovecharse de la desesperación humana. Les dejo el trailer al final.

Más optimista y la que más me ha gustado, es “De óxido y huesos” (De rouille et d’os, Jacques Audiard, Francia/Bélgica). Una compleja, violenta y delicada historia de amor, superación y optimismo a pesar de la crisis.

No se la pierdan. Pocas veces un breve mensaje de móvil enviado por una impresionante Marion Cotillard ha hecho tanto por superar el muro de la discapacidad: OPE?

Iba yo deseoso de recomendarles también por optimista uno de los premios del público: “Para siempre” (Toj altijd, Nic Balthazar, Bélgica). Está bien (aunque un poco tramposa en ocasiones), pero optimista, lo que se dice optimista, no es (una hora de lloros y tres vinos al acabar como homenaje a la vida me costó).

Cuenta la historia del político belga Mario Verstraete, al que cuando se le diagnosticó esclerosis múltiple y conoció su destino, luchó para que en Bélgica se aprobara la ley a favor de la eutanasia, de la que el mismo fue el primero en beneficiarse.Ustedes verán.

No me dio tiempo a ver pero me recomendaron para este blog la Espiga de Plata “Hannah Arendt” (Margarethe Von Trotta, Alemania) con las razones de esta filósofa para no rendirse ante el mal. Y dos documentales premiados. Uno por el jurado: “Nosotros” (Adolfo Dufour Andía, España) sobre la situación de los trabajadores de SINTEL, y otro por el público: “Diaz-Don´t Clean up this Blood” (Daniele Vicari, Italia) sobre la indiscriminada violencia utilizada por la policía en la cumbre alternativa del G8 en Génova en el 2001.

Ya me dirán su opinión cuando las vean, aquí o en su página de Facebook “No nos pidan calma

Nos vemos en el cine, en Cineuropa en Compostela en unos días o en Valladolid en la SEMINCI del año que viene. Estaría bien, por cierto, que en este caso se pensara un poco más en los espectadores y un poco menos en el “gremio” de amistades e intereses por muy bien que se coma en Valladolid,  no es muy gratificante ver películas rodeado de asientos VIPS vacíos, por ejemplo.

Imagen de previsualización de YouTube AFRICA, Comunicación, Comunidad gitana, Corrupción, Derechos humanos, Heroes cotidianos, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Pobreza, Riqueza
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Juro olvidarme de mis principios. Es que hay crisis

30 de agosto de 2012 a las 23:21

Una pregunta parecida se hacen personas del ámbito sanitario en el video de la modélica campaña DERECHO A CURAR que acaba de poner en marcha Médicos del Mundo.

Con esta campaña buscan nuestra implicación para exigir a Ana Mato, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la retirada inmediata del Real Decreto 16/2012 que entra en vigor el 1 de setiembre y que pretende dejar sin atención sanitaria a las personas en situación de inmigración irregular (excepto urgencias y atención a mujeres embarazadas y menores de 18 años). Una medida mezquina y cobarde de apartheid sanitario que incrementará el sufrimiento y la incertidumbre de miles de hombres, mujeres y niños y que, por si fuera poco, supondrá un ahorro muy cuestionable y riesgos para la salud pública.

También buscan  la objeción de conciencia de profesionales sanitarios,  contribuyendo así a la iniciativa puesta en marcha el 10 de julio por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC), que suma ya más de 1.300 objetores.

Imagen de previsualización de YouTube

En este artículo de Sergio Delgado o en la web de la campaña tienen toda la información necesaria e ideas para comprometerse si quieren, así como el calendario de movilizaciones en la calle junto a asociaciones de inmigrantes.

Hace unos meses, cuando escribía sobre “la lacra de la inmigración“, ya les demostraba que ni en la sanidad, ni en los servicios sociales, ni en empleo, los inmigrantes no sólo no nos roban, sino que en realidad aportan más al Estado español de lo que reciben de él. En esta campaña nos dan más argumentos, en concreto citan estos mitos (y mentiras) sobre inmigración y sanidad:

  1. Las personas inmigrantes colapsan los servicios de atención primaria.
  2. Los inmigrantes = turistas sanitarios.
  3. El sistema sanitario se financia con las cuotas de la Seguridad Social.
  4. Las personas inmigrantes irregulares no contribuyen al sostenimiento de la Sanidad.
  5. Deben pagar por la atención a través de la vía de los convenios-seguros.
  6. La exclusión se hace para “converger” con Europa.
  7. El tratamiento sanitario puede recaer en las ONG.

Pero también les decía que daban igual los argumentos. No importan. En cualquier crisis es imprescindible encontrar chivos expiatorios a los que echar la culpa de nuestros males, antes que afrontar sus verdaderas causas o enfrentarse a sus causantes. Antes que juzgar a defraudadores fiscales, delincuentes financieros o politicos corruptos, mejor echarle la culpa a vagos y maleantes como inmigrantes, parados, jubilados, personas con discapacidad …

Por eso me parece muy oportuno el juramento del enfermero de la fotografía (un reinsertado Pelanas… los seguidores de Vaya Semanita en Euskadi me entenderán).

En un pais que cada vez más parece situarse al margen de la ley, a mi me ha hecho reflexionar, no estoy seguro de que pudiera también hacerlo. Y debería tenerlo claro antes de votar el 21 de octubre, ¿no?

 

ULTIMA HORA. Leo que el gobierno gallego ha anunciado que dará cobertura sanitaria a inmigrantes irregulares, contradiciendo la normativa estatal siempre y cuando acrediten su empadronamiento antes del 1 de septiembre, un tiempo mínimo de residencia en Galicia y que no dispongan de ingresos suficientes. Mañana se podrá leer en el Diario Oficial de Galicia. Leámoslo antes de felicitar a nuestro presidente por su sensatez y sobre todo porque haya elecciones el 21 de octubre.

 

PD. Una pequeña maldad que no me resisto a escribir, discúlpenme. ¿Saben que me ha encantado también de esta campaña?: ¡¡Que no aparece ni un sólo logotipo de una institución pública que la subvencione!!.    

Defender derechos sin dinero público, y no es Amnistía Internacional!!!  No me digan que no hay esperanza.

Administración, Campañas, Derechos humanos, Exclusión, Incidencia, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas Migrantes, Pobreza, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Inmigrantes. Esa lacra

2 de mayo de 2012 a las 21:06

Dan igual todos los argumentos. No importan. En cualquier crisis es imprescindible encontrar chivos expiatorios a los que echar la culpa de nuestros males, antes que afrontar sus verdaderas causas o enfrentarse a sus causantes. Antes que juzgar a defraudadores fiscales, delincuentes financieros o politicos corruptos, mejor echarle la culpa a vagos y maleantes como inmigrantes, parados, jubilados, personas con discapacidad …

Estea semana le toca a las personas migrantes que parece que al enfermarse dilapidan con su avaricia nuestro sistema público de salud. Para combatir esta injusticia, ya saben que nuestro gobierno acaba de aprobar una reforma en la que se  limitará el acceso a la atención sanitaria para las personas migrantes mayores de edad en situación irregular. Esta se verá reducida a la atención en urgencias, y a la asistencia al embarazo, parto y posparto.

Como afirma Amnistía Internacional (y les piden su firma), ninguna medida de recorte del gasto público puede poner en peligro el derecho a la salud. Esta reforma constituye una medida regresiva, contraria al Pacto Internacional de Derechos, Económicos y Culturales del cual España es estado parte.

 

Pues bien, conviene recordar que ni en la sanidad, ni en los servicios sociales, ni en empleo, los inmigrantes no sólo no nos roban, sino que en realidad aportan más al Estado español de lo que reciben de él. Los Titos de la campaña “Andalucía somos todos“, nos lo empiezan a demostrar de forma simpática en su ambulatorio

Imagen de previsualización de YouTube

Y nos lo demostraba sobradamente hace unos meses la Fundación La Caixa, en su imprescindible informe “Inmigración y Estado de bienestar en España“, dirigido por Francisco Javier Moreno en el que con datos se desmontan los prejuicios que todavía mantienen algunos sectores respecto de la inmigración.

Los inmigrantes apenas tienen peso en el gasto sanitario y el cobro de pensiones, son más pobres y se han visto más afectados por la crisis, aunque son los que más contribuyen a las arcas públicas, a mantener el sistema de protección social y a frenar el envejecimiento poblacional. Los extranjeros residentes en España, suponen el 12,17 por ciento de la población actual (5,7 millones) y, sin embargo, solo son responsables del 5,6% de la utilización de los servicios sociales, especialmente sanidad y educación.

Las personas migrantes, especialmente los no europeos, son jóvenes y por tanto están en plena etapa productiva, con lo que su aporte al sistema de pensiones es fundamental para el país. Según este estudio, su presencia ha permitido retrasar en cinco años la entrada en déficit de este sistema, mientras que menos del 1 por ciento de los extranjeros residentes son perceptores de pensiones y de ellos más de la mitad son comunitarios.

También se destaca que el 50 por ciento del superávit de las finanzas públicas en los años de mayor crecimiento económico correspondió, justamente, a impuestos y contribuciones sociales aportados por los colectivos inmigrantes.

Aún así, la crisis los ha castigado duramente, ya que sufren tasas de desempleo cercanas al 30 por ciento y los que trabajan lo hacen en condiciones de mayor precariedad.

El estudio de la Fundación La Caixa sostiene que “más de la mitad de los españoles percibe al inmigrante como un competidor en el acceso a prestaciones y servicios sociales”, especialmente por su alta concentración en determinadas zonas o comunidades, y que esto podría agravarse en los próximos 20 años “con el envejecimiento del colectivo”.

De momento, los datos recabados indican que el 30 por ciento de los inmigrantes son pobres, frente al 18 por ciento de autóctonos que se encuentra en esta situación, y que pese a ello sólo un 6,8 por ciento de las intervenciones de los servicios sociales están destinadas a ellos.

Algunos sectores y grupos políticos señalan a los inmigrantes como principales responsables del gasto sanitario y del colapso de algunos servicios públicos de salud. Sin embargo, este informe indica que los extranjeros residentes, aunque recurren un 3,2 por ciento más a urgencias, consultan un 7 por ciento menos que los nativos al médico de cabecera y hasta un 16,5 por ciento menos al especialista. Sumado a esto, “la proporción del gasto sanitario que absorben equivale a poco más del 5 por ciento del total”.

Los inmigrantes tienen especial incidencia en el sector servicios y, dentro de él, en el cuidado de niños y ancianos, actividad a la que se dedican muchas extranjeras (un 40 por ciento de las cuidadoras lo son y hasta un 80 por ciento de las internas).

En cuanto a la educación, el informe revela que “la proporción de alumnos extranjeros en nuestras aulas (9,6 por ciento) está por debajo de la media europea y a mucha distancia de países con más tradición inmigratoria”, aunque está en crecimiento.

Los extranjeros, eso sí, se decantan por las escuelas públicas (el 82 por ciento de ellos), corren más riesgo de abandono prematuro de sus estudios y solo el 10 por ciento de ellos continúa estudiando más allá del ciclo obligatorio.

Aunque el Estado español invierte en pensiones y sanidad, “presta escasa atención” a las políticas relativas a vivienda y familia, asegura este análisis. Por eso recomienda aumentar el gasto social, que en España es “significativamente inferior a la media europea”. Esta inversión contribuiría a derribar prejuicios y evitar hostilidades.

También subraya que deberían incrementarse las rentas mínimas de inserción destinadas al colectivo inmigrante, que sólo percibe el 11,2 por ciento de ellas cuando suele encontrarse entre los más desfavorecidos.

Administración, Campañas, Derechos humanos, Exclusión, Impuestos, Inclusión, Personas, Personas Migrantes, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Encontrando empleo. Excusas para no contratar

22 de enero de 2012 a las 1:09

Si alguien lee de vez en cuando este blog, verán que es difícil buscar excusas para desanimarse.  Por todas partes hay personas, entidades y experiencias que ayudan a luchar contra el pesimismo ya habitual que nos intenta amedrentar cada día, siguiendo el guión previsto en la Doctrina del Shock.

Esta semana me lo han puesto un poco más fácil ser optimista, y para los millones de personas desempleadas que hay en nuestro país quizá también.

Quizá les sea útil conocer el videocurriculum que con la ayuda del programa Por Talento, ha hecho Luis Castro

Imagen de previsualización de YouTube

Luis va al grano para explicar por qué se le debería contratar. Me quedo con lo que dice al final. Su contratación será exitosa y rentable porque es un profesional capacitado y con ganas de esforzarse y trabajar. Hace un tiempo, les contaba como Manuel López tampoco se rinde.

La buena noticia es que en esto de encontrar trabajo y de practicar la cultura del esfuerzo Luis no está sólo. El año pasado, en Galicia 129 personas con síndrome de Down y/o discapacidad intelectual obtuvieron un  contrato de trabajo. Un 5,7% más que en el 2010 y el 41,5% con contratos indefinidos.

129 historias de superación y de esfuerzo y de aplicar con éxito la metodología de empleo con apoyo desde las entidades del movimiento Down en Galicia. Un sistema estructurado de apoyos y acompañamientos para guiar a las personas demandantes de empleo a través de todo el proceso de inserción socio-laboral y asegurar su correcta incorporación al puesto de trabajo.

Me ha emocionado ver como esta apuesta por la inclusión y la integración laboral y la autonomía para toda la vida se le reconocía por unanimidad a la Asociación Down Xuntos con el premio Cidade de Pontevedra. Como decía su presidente: “Ni el jurado, ni la sociedad se habría fijado en nuestro trabajo, si no fuera porque día a día estos chavales nos sorprenden a todos con su ilusión, su trabajo y ganas de superación, reclamando nuevos servicios para afianzar e incrementar la autonomía adquirida”. Si tuviera la suerte de ser de Pontevedra no tardaría en hacerme socio de esta entidad.

David Arroyo

En esta lucha por ayudar a encontrar empleo decente, son muchas las organizaciones que están actuando como intermediarias con éxito. Me acuerdo ahora del que llevan a cabo Cogami, Secretariado Xitano o el exitoso Programa Incorpora, liderado por Igaxes3 junto a la Federación de Asociacións de Familiares e Persoas con Enfermidade Mental de Galicia (FEAFES), Fundación Érguete-Integración, Asociación para a Prevención da Exclusión Social (APES) o Cruz Vermella de Ourense y Lugo.

Programas exitosos. Con trabajadores y trabajadoras honestos y bien preparados y muchas empresas contentas con una excelente selección de personal o acompañadas y con soluciones cuando no lo es.

Pero con muchos prejuicios todavía, con muchas excusas para no contratar a personas con discapacidad, inmigrantes, mujeres o de cualquier colectivo en riesgo de exclusión social. Excusas que la verdad no tienen ninguna gracia.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Comunidad gitana, Empleo, Empresa, Inclusión, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Cine y compromiso

8 de noviembre de 2011 a las 22:04

Una vez superados los problemas técnicos y antes de intertar darles en los próximos días algunas ideas por si les sirven para decidir su voto el 20 de noviembre, dando de paso alguna exclusiva a periodistas interesados con el evento nacional que se celebrará en Santiago los días anteriores a las elecciones, me apetecía compartir con ustedes lo bien que me lo he pasado un año más en la SEMINCI.

Aunque ya había disfrutado antes esta sensación en el festival de cine de San Sebastián, y como a partir de hoy disfrutaré en Cineuropa, desde que tengo la suerte de vivir con mi santa, no hay año en que no visite su Valladolid en esta semana en la que el cine es protagonista en una ciudad en la que se habla, disfruta, patalea si no le gusta y sobre todo se ama el cine.

Esta vez sólo pude ir el último fin de semana pero el viaje valió la pena. Por el cine en si pero porque la temática de muchas películas tuvo mucho que ver con lo que intento contar en este blog. Aun no he conseguido que les escriba algo mi admirado Anxo Moure, pero a el le debo el descubrir y disfrutar con buenas películas que además hablan de valores.

Aunque no las he visto aun, me han hablado muy bien de la ganadora de la Espiga de Oro: “Hasta la vista” del belga Geoffrey Enthoven. En esta comedia, tres veinteañeros hacen un viaje a España con la excusa de hacer una ruta enológica pero con la esperanza de perder su virginidad. Nada los detendrá, ni siquiera sus respectivas y presuntas discapacidades: uno es ciego, otro está en silla de ruedas y el tercero carece por completo de movilidad.

Ya tienen en los cines la última de los hermanos Dardenne: “El niño de la bicicleta”, en torno a un niño abandonado por su padre y obsesionado por él, razón por la que se convertirá en un joven con problemas de adaptación. Ya nos dirán los de Igaxes3 si tiene algo que ver con la realidad.

Y también se estrenó, apadrinada por Vicente del Bosque y por la asociación leonesa Amidown, Viene una chica” .Dirigida por Chema Sarmiento y por un Borja González Carpintero que hace de Tino, un chaval de 17 años y síndrome de Down que descubre tanto el amor como las desdichas y alegrías que conlleva.

Simple Simon

Si he podido disfrutar de tres joyas que les recomiendo:

SIMPLE SIMON. Pésimamente traducida como “El tonto Simon”, cuenta la divertida historia de un joven de 18 años con síndrome de Asperger, aficionado a la astronomía, a la ciencia y a las formas circulares, pero incapaz, en teoría, de entender los sentimientos. Su utilización del método científico para buscar novia es desternillante.

LAS NIEVES DEL KILIMANJARO de Robert Guédiguian. Una merecida Palma de Plata que nos cuenta una historia emotiva, apasionante y muy de actualidad cuando estamos asistiendo al principio del fin de un estado de bienestar y de muchos derechos que parecían inalterables, pero que se consiguieron y por el que lucharon miles de personas a las que hemos olvidado. ¿Valió la pena luchar? ¿Qué hacer ahora?

PROFESOR LAZHAR de Philippe Falardeau. Premio al mejor guión y la que más me ha gustado. Una delicia por su sutileza, sensibilidad sin nada de sentimentalismo o la interpretación de niños y mayores. Nos cuenta la historia de Bachir Lazhar, un inmigrante argelino que intenta obtener su estatus de refugiado político y que es contratado como sustituto de una maestra de primaria que ha muerto en trágicas circunstancias. Sus nuevos alumnos están inmersos en un duelo que tardarán tiempo en asimilar…

Nos vemos en el cine…

Imagen de previsualización de YouTube

PD. Por si han llegado hasta aquí. En el cine normal y corriente pude ver el domingo Margin Call. Nos cuenta como fueron las horas anteriores a la quiebra de Lehman Brothers y como fue el principio del nuevo negocio en el que unos pocos siguen ganando fortunas a nuestra costa.

Derechos humanos, Educación, Exclusión, Heroes cotidianos, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Pobreza, Sin categoría
Escrito por xosecuns 8 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Historias para no rendirse

1 de octubre de 2011 a las 11:38

A la vista de las interminables 48 encuestas de evaluación que acabo de teclear en el tren que contradiciendo a nuestra insigne Rosalía me lleva de nuevo en busca de mi santa, el II Encontro Galego de Cidadanía Inclusiva que organizaba la Red contra la pobreza y la exclusión social (EAPN-Galicia), fue un éxito de participación.y de lucha contra la adversidad.

Foto: Sara Merayo

Los y las protagonistas fueron personas muy diferentes pero con algo en común: la mayoría pertenecen a colectivos discriminados por la sociedad y casi ninguna tienen ocasión de expresar en público su opinión, sus preocupaciones o sus propuestas. Y bien que se expresaron y con la misma sensatez que podemos tener cualquiera. Les contaría las conclusiones de los grupos de trabajo, pero aunque rabien, se tendrán que esperar al 17 de octubre, cuando se presenten en el Parlamento de Galicia.

Lo que si les quiero reproducir son las historias de Djibril, Conchi, Manuel y Gustavo, las cuatro personas que nos contaron como no se rinden en su lucha para lograr un empleo.

No lo he escrito yo, que mas quisiera, sino en un excelente artículo Salome Barba. Comprobar cómo hay muchos profesionales de la comunicación que entienden e intentan informar en positivo sobre pobreza y exclusión, es también una historia de esperanza.

Gustavo Carrillo “siempre hay puertas abiertas

Después de más de cuatro años en España y casi uno en el paro, este ecuatoriano de 54 años que reside en Santiago lo tenía muy difícil para encontrar trabajo. En una sociedad que discrimina por etnia, nacionalidad, discapacidades y hasta por edad, Gustavo podía señalar varias casillas. Como no veía salida, se afilió a Cogami para buscar ayuda. Hizo cursos de lavandería industrial y, “aunque yo soy carpintero desde hace muchos años, Cogami me ayudó para hacer un curso de jardinería“.

Tras una experiencia en una empresa para un puesto de carpintero, en la que no le permitieron ni estar a prueba 15 días para que vieran sus capacidades por su discapacidad, después del curso de jardinería, “fui a una entrevista” en la empresa en la que ya lleva 14 meses, y “me integré inmediatamente“. A las personas que tienen discapacidades les quiere mandar un mensaje: “Que no decaigan, que siempre hay puertas abiertas“.

Manuel López “Trabajo junto a tres compañeros

Todos los días Manuel reparte prensa en dos hospitales de la ciudad de Ferrol. En virtud de un convenio, el Arquitecto Marcide y el Naval regalan a todas las personas internadas los ejemplares del día de dos diarios, así que Manuel recorre planta por planta, habitación por habitación, los dos centros hospitalarios junto a un compañero o compañera para ir dejando la prensa. Tiene 37 años y pertenece a la asociación Teima Down, “A través de Teima conseguí el trabajo y ya llevo casi dos años en este trabajo“. La empresa en la que trabaja incluso le renovó el contrato “hasta 2012“, afirma Manuel, que además deja constancia de que aprendió “muchas cosas allí“.

En Teima, cuando tienen una oferta de trabajo para uno de sus usuarios, según el perfil del empleo y de los candidatos, colocan al que mejor se adapta y, una vez en el centro de trabajo, hacen un acompañamiento con él hasta que está totalmente preparado para hacerlo solo, sin supervisión.

Conchi García “Que la gente no se rinda

Tengo 46 años, estoy divorciada y tengo un hijo menor“, cuenta Conchi. Pero por si no fueran suficientes los factores de exclusión, tras cinco años en el paro -parada de larga duración- ya no cobraba el subsidio de desempleo y solo percibía la Renta de Insercion (RISGA). Cansada de esta situación, se puso en contacto con la trabajadora social de su Ayuntamiento, Pontevedra, y “me metí en un club de empleo“. Además, hizo un curso “de habilidades socioculturales y demás“. Toda la vida había trabajado de dependienta, pero como no se quería quedar esperando -”estaba desesperadísima“- en casa salió a buscar oportunidades.

A raíz de esto, acudió a una selección para una empresa de Vigo de reinserción social (de la Fundación Erguete Integración), eran quince personas para una plaza de peón forestal. “Yo no había cogido un fouciño en mi vida, pero salí victoriosa de la selección. Me hicieron un contrato de seis meses y ahora me hicieron una prórroga de tres“.

A la gente que esté buscando trabajo, sea del colectivo que sea, Conchi le dice “que no se rindan“.

Djibril Ka “Existe discriminación

Reside en A Coruña desde hace dos años, aunque lleva tres y medio en España. Todavía no consiguió empleo, pero tiene tantas ganas y desprende tanto optimismo que también estaba invitado a participar en el II Encontro para contar su experiencia. Djibril, senegalés de 39 años, hizo muchos cursos para lograr el tan ansiado empleo. Hostelería, iniciación a la informática, TIC… todo lo que sea, ayudado por Teranga y Accem.

Su mayor problema es que está en situación irregular. Es la pescadilla que se muerde la cola, “para los papeles necesitas un trabajo, y para el trabajo es muy difícil que te contraten sin ellos“, afirma. Además, recientemente tuvo que ser operado por un problema renal.

Cuenta que tras un curso, a la hora de hacer las prácticas en una cafetería, cuando llegó “al ver que yo era africano” decidieron que no lo querían, por lo que Djibril asegura que todavía “se nota la discriminación“. Ahora parece que puede conseguir el permiso por un año debido a su enfermedad…, pero continúa en su empeño.

Gustavo, Manolo, Conchi y Djibril (Foto. Antonio Hernandez)

Comunicación, Empleo, Exclusión, Formación, Heroes cotidianos, Inclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El sábado, otra lección de participación

22 de septiembre de 2011 a las 11:49

Hoy, si me lo permiten, antes de darles una exclusiva a medios de comunicacion y periodistas ansiosos de noticias de interés, y por si acaso no lo conocen, me gustaría recomendarles  la lectura de un breve documento que ha marcando mi trabajo en los últimos meses. El Manifiesto por una Ciudadanía Inclusiva. Se lo adjunto, aunque  lo pueden consultar también en la web de EAPN Galicia, las iniciales en inglés de la Red Europea contra la Pobreza y la Exclusión Social, una coalición de múltiples entidades no lucrativas que en Europa, España o Galicia y el resto de comunidades, trabajan por incidir políticamente en los distintos gobiernos con responsabilidad en estas materias.

Fue elaborado el año pasado en el I Encontro de Cidadanía Inclusiva, una cita en la que casi por primera vez en Galicia se juntaron, además de representantes de entidades del Tercer Sector Social gallego,  personas muy diferentes pero con una característica en común:  la mayoría pertenecían a colectivos en riesgo elevado de pobreza y exclusión social y casi ninguna había tenido nunca la ocasión de expresar en público su opinión, sus preocupaciones o propuestas: personas con alguna discapacidad, inmigrantes, jóvenes tutelados, sin techo, de etnia gitana…

Les confieso mi excepticismo ante este encuentro: mezclar personas tan diferentes, experiencias semejantes en la cooperación al desarrollo más de marketing de la entidad que las organiza que de participación real, idealización,  victimismo y recuento de tragedias personales… En el informativo de la TVG, hablaron de ello.

Me tragué mis palabras y algún prejuicio.  Una participación real y con argumentos, un trabajo en grupos serio y responsable, con bastante autocrítica pero sobre todo con sensatez y dignidad, una sensación que para los que tenemos algo de experiencia en cooperación al desarrollo encontramos con admiración sobre todo fuera de nuestro país pero que con un cierto alivio también intuí aquí.

Fruto de ese encuentro es este Manifiesto, posteriormente asumido por unanimidad en el Parlamento de Galicia. También allí hubo una lección de participación.

Manifiesto por una Ciudadanía Inclusiva

Pero esto fue el año pasado. Les hubiera gustado estar o saber más, ¿verdad?

Pues vamos con la exclusiva en forma de cartel (gracias, Noelia y EAPN Castilla y Leon por ayudar a ahorrar recursos compartiendo imágenes!!)Como pueden ver en la web de EAPN Galicia, este sábado 23, en Santiago de Compostela, con la colaboración de la EGAP-Escola Galega de Administración Publica (un día tengo que hacer una entrada sobre buena educación y voluntad de servicio, para hablarles de personas encantadoras en instituciones como la EGAP, la Fundación Caixa Galicia o el Parlamento de Galicia) se celebra el II ENCONTRO GALEGO DE CIDADANIA INCLUSIVA.

Mas de 70 personas hablarán de inclusión social, de participación y especialmente de como prepararse para obtener un empleo. Trabajan junto a técnicos y técnicas de organizaciones de prestigio como Down Galicia, COGAMI, IGAXES3, Secretariado Xitano, ACCEM, Emaus, Fundación Ronsel o Fundación Juan Soñador.

Vendrán también personas del Grupo de Inclusión Social Activa Boa Vida, de Pontevedra, un ejemplo de experiencia innovadora de dignidad e inclusión social, acompañado por las profesionales del ya extinto Equipo Municipal de Inclusión Social de un ayuntamiento cuyo alcalde parece empeñado en parlotear de derechos mientras desmantela unos servicios sociales reconocidos en Galicia como ejemplo de profesionalidad y que aún no han recibido todo el reconocimiento que se merecen.

Vendrá Graciela Malgesini, la responsable de incidencia de EAPN España, y una de las mayores expertas europeas en politicas de lucha contra la pobreza y la exclusión social, pero los verdaderos protagonistas serán las personas que se contarán como han hecho para obtener empleo, en que se han equivocado, como luchan o como no.

Será como el año pasado, una lección de participación.

Comunidad gitana, Derechos humanos, Empleo, Heroes cotidianos, Inclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Personas sin hogar, Pobreza, Riqueza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net