Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Posts tagged ‘Personas migrantes’

Empoderamiento desde el caos en la Jungla de Calais

15 de septiembre de 2016 a las 10:02

295.000 migrantes y refugiadas han llegado a Europa por mar en lo que llevamos del 2016, según la Organización Internacional de Migraciones.  Ya sabemos, con datos y periodismo, que además del horror del que huyen, todas ellas se enfrentarán a la locura de la lotería europea de como se respeta el derecho de asilo. También tenemos buenas noticias con las múltiples propuestas que cualquiera de nosotros puede hacer, con sensatez, por las personas refugiadas o los estudios rigurosos que demuestran, por ejemplo, que cada euro invertido en acoger a los refugiados se trasformará en casi dos de beneficios en los próximos cinco años.

En el mundo, más de 65 millones de personas se han visto forzadas a huir. El lunes se celebra la Cumbre Mundial de la ONU sobre Refugio y Migración donde todos los gobiernos deben tratar de mejorar el respeto a los derechos de las personas desplazadas. Algo que no hace España según Oxfam Intermon, que sólo ha acogido a 474 personas refugiadas y ha recortado casi un 70% el presupuesto de ayuda humanitaria.

Les animo a ver el vídeo del final, a presionar a nuestro gobierno y a seguir las etiquetas #DerechoaRefugio #RefugiadosMigrantes o #ConLosRefugiadospara que esta cumbre no sea un teatrillo más.

Les dejo con Arturo Coego, recién llegado del campo de refugiados de Calais, en el norte de Francia. Arturo es uno de tantos excelentes profesionales gallegos que han tenido que emigrar a Reino Unido a buscarse la vida trabajando en servicios sociales. No se pierdan su blog Reseteando, sobre innovación social y comunicación.

Gracias Arturo

Miles de personas llegaron a Europa en 2015 en busca de refugio. (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Miles de personas llegaron a Europa en 2015 en busca de refugio. (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Calais: Empoderamiento desde el caos

El destino quiso que a principios de agosto viajase al campo de refugiados de Calais desde París, la Ciudad de la Luz. Mis primeras horas en el norte de Francia las pasaría en la playa, brindando con vino de supermercado con mis compañeras de aventura mientras veíamos pasar docenas de ferriess navegando hacia UK.

Foto aérea de La Jungla, en Calais (AFP)

Foto aérea de La Jungla, en Calais (AFP)

Semanas antes había empezado a preparar el viaje informándome en foros, contactando con otras personas interesadas en un voluntariado de estas características, comparando métodos de transporte, precios, etcétera. Encontrar la entidad social adecuada a través de la que colaboraríamos in situ era una tarea clave. Finalmente nos decantamos por Care4Calais, cuya ayuda humanitaria no requiere habilidades específicas como es el caso de Kitchen Calais o Doctors without borders.

Al campo de refugiadas de Calais lo llaman La Jungla, un apodo que causa controversia. Uno entiende el por qué del mote una vez se adentra en sus calles y dunas. Se trata de la penúltima etapa de ese éxodo entre la guerra y la tierra prometida: el Reino Unido. En tierras inglesas, una vez se les reconoce el estatus de persona refugiada, se les conceden 28 días de alojamiento durante los que ya pueden solicitar ayudas sociales. En UK hay seguridad y trabajo, no resulta entonces difícil comprender la ecuación.

El grafitero británico Banksy dejó su huella en Calais recordando a Steve Jobs, cuyo padre biológico emigró desde Siria hasta USA en el pasado. Foto: AC

El grafitero británico Banksy dejó su huella en Calais recordando a Steve Jobs, cuyo padre biológico emigró desde Siria hasta USA en el pasado. Foto: AC

Tras recorrer aproximadamente 2 kilómetros aparcamos bajo un puente de la autopista. Es la entrada al campo. Allí reina una anarquía domesticada, una suerte de organización improvisada para salir del apuro. Cabe recordar que el de Calais es un asentamiento ilegal donde nada es eterno: los incendios, las cargas policiales o las decisiones políticas se encargan de recordarlo cada cierto tiempo.

Boceto del mapa del campo de refugiadas en los almacenes de Care4Calais. Foto: AC

Boceto del mapa del campo de refugiadas en los almacenes de Care4Calais. Foto: AC

Lucía un sol precioso durante mi estreno como voluntario, el paisaje nada tenía que ver con las imágenes del Calais lleno de barro que vemos en los medios. Nos habían avisado de que tuviésemos cuidado con nuestras pertenencias -especialmente pasaportes- y evitásemos quedarnos allí por la noche, pero la primera impresión no nos puso en alerta.

Mi primera tarea me bajó de esa nube de voluntario superhéroe en la que a veces nos subimos en estos contextos: nos tocó agacharnos a recoger colillas, cristales, papeles, restos de comida, envases y ratas en descomposición. Muchas de las personas residentes (un 90% de población adulta masculina) pasaban a nuestro lado sin inmutarse, están acostumbradas a nosotras. Otras se paraban a chocarnos las cinco y darnos las gracias. Se respiraba un buen ambiente. ¿Quién no sonríe al buen tiempo?

Pasar al lado de varias chabolas reconvertidas en restaurantes, escuelas o peluquerías fue un shock. O ceder el paso a un refugiado manejando una carretilla llena de cervezas. O fijarme en alguno de los bares y ver a dos clientes fumando shishas tranquilamente. De alguna forma la vida se abre paso.

refugiados-calais-3-peace-restaurant

Las calles de polvo, piedras y cemento dividen un asentamiento donde las/os habitantes se organizan en comunidades según su nacionalidad. La mayoría provienen de Sudán, Eritrea, Afganistán, Pakistán, Irak y Kuwait. Ya sabemos que detrás de los nombres falsos y las caras pixeladas que vemos en cada reportaje hay historias de supervivencia brutal. Nos hemos acostumbrado a oírlas. Pero cuando una persona te cuenta que han matado a su esposa e hijos uno calla, aguanta la compostura y olvida todo lo que ha visto, oído o leído hasta el momento. Se han acabado los adjetivos para describir la vergüenza que Europa está permitiendo.

Hoy hay más de 7000 personas en Calais soñando con pisar suelo británico, pero desde el 10 de Downing Street ya solo se habla en clave Brexit y la nueva medida con respecto a las refugiadas consiste en -redoble de tambor- …construir un muro. Por nuestra parte, ya ninguna de nosotras puede ser neutral: o reaccionamos o somos cómplices de este desastre humanitario. Una vez más la ecuación es simple.

En la sesión verpertina, tras reponer fuerzas en el almacén, cogimos de nuevo el coche para pisar de nuevo el campo. Esta vez tocaba hacer una cadena humana para asegurar una mínima organización en el reparto de ropa y calzado. Repetiríamos el proceso dos horas después en otra zona del asentamiento, distribuyendo esta vez comida y packs de higiene.

refugiados-calais-4-campo

Al término de esa primera jornada nos fuimos de vuelta a nuestro camping a ducharnos y ponernos guapas para salir a tomar unas cañas. Nos juntaríamos con el resto en el Family Pub, el punto de reunión oficioso entre voluntarias. Calais -la ciudad- estaba de fiesta. Los carruseles brillaban frenéticos a tan solo un par de kilómetros de La Jungla. Tétrico, si lo piensas.

refugiados-calais-5-frontera

Ya es domingo. Ni rastro de resaca. El fin de semana, con sus altibajos, ha pasado volando. Por un momento me distraigo pensando en la energía especial que desprende el campo. Allí puedes incluso tocar el instinto de supervivencia transformado en optimismo, es real. Pienso en las tiendas que les han reventado pero que han reconstruido. Me acuerdo de las personas refugiadas que se han convertido en voluntarias de care4calais. Su aportación es vital gracias a su ascendencia dentro del gran grupo. Pienso en todo ese empoderamiento que nace del caos, un proceso de reafirmación donde las ganas de vivir les devuelven la dignidad que nos empeñamos, como sociedad, en arrebatarles.

Ya es de noche. Me he despedido de mis compañeras de aventura. Estoy compartiendo coche a través de blablacar para volver a mi piso inglés. Mi nuevo amigo James y yo ya estamos en algún punto entre Dover y Bristol tras cruzar en ferry el estrecho de La Manche. Son más de las una de la mañana y estamos cansados, así que decidimos hacer una parada en una gasolinera. Me acerco a la tienda y cojo un café helado y un pain aux raisins. El cajero es español, hablamos lo típico, que de dónde somos y qué tal nos va. Le cuento que vengo del campo de refugiadas de Calais. Me cuenta que hace media hora ha aparecido en la tienda un chico refugiado pidiéndoles que llamasen a la policía para pedir asilo político. Había cruzado el Estrecho escondido en un camión. Venía en nuestro ferry

Lo has conseguido

@ArturoCoego

Imagen de previsualización de YouTube AFRICA, Campañas, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Incidencia, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas Migrantes, Unión Europea, Voluntariado
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Datos y periodismo para ponerse en su lugar

22 de agosto de 2016 a las 1:19

AlambradaPonerse en el lugar del otro. Todo empieza aquí.

Así acababaTranquilidad: Sólo son personas muriendo“, un artículo escrito hace un año, cuando se hizo evidente la tragedia de miles de personas huyendo del horror sirio y una explosión de solidaridad sacudió pueblos y ciudades españolas ante la imagen del cadáver de Aylan Kurdi. Desde entonces más de 400 niños y niñas han muerto ahogados en el Egeo. El propio Aylan, de haber sobrevivido, hoy sería deportado a Turquía.

A la mayoría nos preocupa que en la actualidad, más de 60 millones de personas estén obligadas a abandonar sus hogares en el mundo, convirtiéndose en desplazadas internas o refugiadas, la cifra más elevada desde la Segunda Guerra Mundial. Son múltiples las iniciativas que cualquiera de nosotros puede hacer, con sensatez, por las personas refugiadas.

Cualquier actuación solidaria requiere tener información previa, independiente, objetiva y sin prejuicios. Mucho más cuando hablamos de personas refugiadas o migrantes, en donde hay un interés político creciente en su culpabilizacióninyectando prejuicios y mensajes erróneos y distorsionados.

El avance del periodismo de datos es una buena noticia contra la desinformación. Hoy les presenta un excelente ejemplo Mariasole Raimondi (en Twitter @soletommyo) antropóloga, comunicadora social y parte del equipo impulsor de la web europasinrefugio.org.

Gracias Mariasole!

Refugiados-inmigrantes arrestados en el centro de detención de Filakio, Evros, Grecia

Refugiados-inmigrantes arrestados en el centro de detención de Filakio, Evros, Grecia

Ponte en su lugar

Ahmed es somalí, tiene 19 años y está en Libia. Se ha visto obligado a marcharse de su país a causa del conflicto que, desde 2009, enfrenta al gobierno y a grupos armados como Al Shabaab. Las probabilidades de obtener asilo en la Unión Europea dependen de cada país: por eso la elección entre uno u otro determinará su futuro…”. Así se abre la web europasinrefugio.org, con un ejemplo entre millones posibles, y que se han intensificado en los últimos años como consecuencia de la crisis humanitaria de refugiados en el Mediterráneo.

El género, edad y país de origen y de destino de un demandante de asilo que llega a un país de la Unión Europea, tienen una gran diferencia en la posibilidad de que su solicitud sea finalmente aceptada. Esas variables resultan determinantes en los tiempos de espera de sus procesos y en la posibilidad de obtener el estatus de refugiado.

La crisis de refugiados que llegan masivamente a Europa en busca de protección y asilo político, ha puesto en evidencia el abismo entre la urgencia que requiere tratar este asunto y la lentitud y poca eficacia de las medidas impulsadas desde la UE. Asimismo, ha vuelto a subrayar las contradicciones propias de cada país europeo (reflejadas a nivel de política comunitaria), incapaces de gestionar la inmigración sin ampararse en los tradicionales argumentos de “presiones migratorias” o “efecto llamada”, con los que simplemente se escatiman responsabilidades.

En el contexto actual de un mundo interconectado y ante la irrupción de las técnicas de información digital, se precisa desarrollar una nueva modalidad de periodismo que pueda recurrir a los datos de forma consciente y profesionalizada. Sin embargo, existe una barrera estructural que obstaculiza el acceso a los periodistas a los datos, puesto que, a la hora de poder explotar ese potencial, la mayoría de las veces faltan las habilidades técnicas necesarias. Es necesario que los periodistas adquieran el conocimiento necesario para investigar, decodificar y visualizar los datos disponibles.

Refugiados solicitudes de asilo por pais

Un sistema europeo de asilo disperso y poco efectivo

Europasinrefugio.org se inserta en la lógica de creación de una herramienta capaz de hacer frente a los retos propugnados por el nuevo periodismo. Ese proyecto surgió a lo largo del  “III Taller de producción de Periodismo de datos: Explorando la desigualdad” (Medialab-Prado). La inquietud que movió la investigación, surgió al constatar que no se aplicaban criterios comunes al Sistema Europeo Común de Asilo (SECA), una legislación común en cuanto al reconocimiento de los exiliados en los países de la UE.

Una paradoja de promesas incumplidas de forma consistente y avaladas legalmente por parte de todos los países miembros (si bien en diferentes medidas). El SECA afirma proponerse: “garantizar a los solicitantes de asilo igualdad de trato”, pero resulta evidente que el tratamiento de los refugiados sigue siendo regulado de forma desigual por los países de la UE (un aspecto que la crisis del último año ha evidenciado con aún mayor énfasis). Al parecer, el acceso al estatus de refugiado se otorga más bien en función de la nacionalidad de los individuos y de cómo cada país interpreta y aplica el estatus de asilo, según un criterio nacional que resulta arbitrario y discordante con el SECA.

Europasinrefugio.org se planteó crear una página web interactiva que pudiera llegar a “rascar” más allá de las fuentes secundarias y alcanzar a las primarias, con la finalidad de comprender la realidad que se esconde detrás de los datos. De la misma forma, la voluntad subyacente era que web se convirtiese en una herramienta directa de conocimiento: tanto para los refugiados interesados en venir a Europa, como para las ONG que trabajan en ese sector.

El proceso de creación exigía definir diversas variables cuantitativas y cualitativas que llevarían a entender qué franja de edad y sexo se veía más o menos favorecida en la acogida en los países de destino. Por otro lado, se tomaron en cuenta aspectos más bien técnicos, entre ellos: el complejo proceso de decodificación de los datos de Eurostat, la creación de la página web y la representación gráfica de los datos. Por último, se pasó a una fase final de análisis de los datos e incorporación de entrevistas hechas a expertos del sector de diferentes países de la UE.

Refugiados solicitudes de asilo por sexo

Periodismo de datos contra la desigualdad

Dar a la luz Europasinrefugio.org resultó una experiencia muy reveladora en cuanto al entendimiento profundo de la necesidad de implementar un periodismo de datos riguroso e independiente de las estructuras del poder. De hecho, se logró crear una herramienta altamente interactiva y accesible a todo tipo de público para acercarse a la compleja realidad del desigual acceso de asilo de los refugiados a los países de la UE.

La página de entrada invita a aportar cuatro datos: nacionalidad, edad, género y país al cual se quiere pedir asilo. El resultado es el cálculo inmediato de múltiples informaciones: el porcentaje de la posibilidad de ser aceptado en el país elegido; el tiempo medio de espera para recibir el asilo; las instituciones del país que tramitan las solicitudes; los países en donde se tendría más posibilidades de recibir el estatus de refugiado (en relación con el país escogido).

En la pestaña “Datos, se puede acceder a todos los gráficos producidos por ejes temáticos (nacionalidad, edad o sexo en función del mayor porcentaje de solicitudes aceptadas), y a textos de análisis sobre el desarrollo del patrón de refugiado por cómo evolucionó en los últimos años.

Bienvenida a refugiados en diversos partidos Bundesliga

Bienvenida a refugiados en diversos partidos Bundesliga

Resulta evidente que la guerra civil siria alteró por completo el actual panorama migratorio, tanto que se planteó considerarla como un caso aparte, permitiendo así analizar mejor ese fenómeno y seguir manteniendo una mirada analítica sobre los demás casos.

La pestaña “Especialistas”, recoge una serie de entrevistas a los expertos de diferentes países de la UE, que explican las razones de la desigualdad a la hora del acceso al derecho de asilo entre los países miembros. Una cuarta pestaña (“Normativa UE”), aclara toda la normativa existente en la UE en relación con el derecho de asilo. Allí se revela de forma patente la contradicción entre la supuesta homogeneidad de criterios y las enormes diferencias a la hora de la aceptación efectiva por país.

El resultado de ese trabajo colaborativo no termina de ser un proceso en constante evolución cuyo éxito dependerá de la capacidad para poder seguir sustentando, actualizando y enriqueciendo la herramienta. Sin embargo, hasta el momento presente, se ha demostrado ser una experiencia modélica en acercarse a un periodismo de investigación y de datos, que se supone representa el gran reto futuro para el fomento de un nuevo periodismo, libre de las presiones mediáticas y políticas, que pueda imponer su verdad más allá de los limites impuestos por la sociedad del (consumo?) de la información.

@soletommyo

Refugiados solicitudes de asilo aceptadas por pais

 

Administración, Campañas, Comunicación, Derechos humanos, Incidencia, Innovación social, Participación, Personas Migrantes, Transparencia, Unión Europea
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Qué puedo hacer, con sensatez, por las personas refugiadas?

27 de abril de 2016 a las 0:04

Refugiados El Roto causas huirDicen que a los españoles nos dan igual los refugiados. Es mentira.

Como en otras muchas ocasiones, ante el sufrimiento ajeno, miles de personas están dando una vez más una lección de solidaridad. Lo comprobé por primera vez tras el genocidio en Ruanda o con el huracán Mitch en Centroamerica. Está demostrado que mientras una tragedia humanitaria sale en medios de comunicación, la sociedad española responde.

Pero lamentablemente estas explosiones de solidaridad tienen dos problemas: que suelen desaparecer cuando dejan de ser noticia (y cuando más ayuda necesitan quienes sufren) y que se actúa desde la emoción y la urgencia. Hay que ayudar ya, como sea, sin pararse a pensar en las causas del problema ni en asegurar que se hace de la mejor forma posible. Con el argumento de “lo importante es hacer” se han desperdiciado y se desperdician millones de euros.

Ninguna persona decente se puede quedar tranquila mientras contempla como miles de personas se ahogan en el Mediterráneo huyendo del horror, se estrellan contra las indignas alambradas europeas o se hacinan en campos de detención como el de Idomeni.

Ayudar exige sensatez, calma, coordinación, coherencia, mucha profesionalidad e incidencia política. Como bien dice Susana Maceiras:seguimos cayendo en un asistencialismo que parecía muerto, metiendo lo que nos sobra en cajas, confiando en asociaciones sin aval y dando por hecho que no hay nadie al volante” .

Helena Capera y Sara García, técnicas de la Coordinadora Galega de ONGD’s con la colaboración del resto de coordinadoras autonómicas, han elaborado una completa lista de ideas para ayudar con sensatez.

Muchas gracias por hacernos llegar sus propuestas para enriquecerla.

Gracias Helena. Gracias Sara

¿Quieres ayudar a las personas refugiadas?

Algunas ideas

Fórmate e informa

Colabora en difundir la realidad que están viviendo las personas refugiadas y los motivos de esta crisis. Puedes implicar a tu asociación vecinal, parroquia, asociación deportiva o cultural para que difunda esta información y si posicione. Consulta en estas páginas información, posicionamientos y acciones reivindicativas:

Las ONG gallegas demandamos sensatez, justicia y coherencia en el proceso de acogida de las personas refugiadas. Posicionamiento Coordinadora Galega de ONGD e Rede Galega contra a Pobreza>>>

Blog del trabajo de Médicos del Mundo>>> o su Mapa de rutas migratorias>>>

Blog ‘Bienvenidos Refugiados’>>>

Grupo de Facebook ‘Rede Galega en Apoio ás Persoas Refuxiadas’>>>

Grupo de Facebook ‘Refuxiadas Compostela’>>>

Grupo de facebook ‘SOS Refuxiados Universidad Santiago de Compostela’>>>

Hoaxmap, el mapa que recoge más de 240 mentiras sobre refugiados en Alemania>>>

Refugiados welcomeExige a partidos y administraciones

Para que se atiendan y acojan a las personas refugiadas. Investiga qué está haciendo tu ayuntamiento por las personas refugiadas y de que manera presionan a las administraciones autonómicas y estatales. Organízate para que se presenten mociones en tu ayuntamiento y para que la Xunta de Galicia se posicione. Pregunta a los políticos y políticas en las redes sociales qué opinión y qué propuestas tienen parar garantizar los derechos de las personas refugiadas, etc.

Pregunta si está previsto que lleguen personas refugiadas a tu municipio.

Algunos están coordinando la acogida con organizaciones locales que se encargan de cubrir lo más básico (vivienda, educación y atención sanitaria). La ciudadanía es imprescindible en el acompañamiento para su incorporación a la vida social cotidiana.

Infórmate bien sobre las organizaciones a las que quieres hacer donaciones materiales.

Si quieres colaborar, infórmate sobre las organizaciones a las que quieres donar objetos, alimentos o ropa. Consulta su web, llama o escribe para asegurarte que la ayuda llega a organizaciones profesionales, transparentes, con presencia en el terreno y con capacidades para prestar una ayuda eficaz y con impacto entre las personas refugiadas.

Es muy importante tener en cuenta el protocolo de buenas prácticas en ayuda humanitaria>>> que, entre otras cuestiones, especifica que siempre que sea posible la ayuda debe prestarse aprovechando los recursos locales y regionales, abasteciéndose de ellos para evitar los costes adicionales (ambientales y financieros) y para favorecer la economía local y regional.

Refugiados Niño y padre jugando

Foto Petros Giannakouris / AP

Haz donativos económicos

A las organizaciones especializadas que trabajan en los países de primera acogida, de tránsito o aquí. Mucho mejor hacerse socio y socia. El apoyo puntual es importante, pero las ayudas regulares permiten planificar y organizarse mejor. La ayuda efectiva para las personas refugiadas precisará del apoyo continuado de todos y todas. Proporcionar ayuda económica permite que las organizaciones que trabajan en terreno puedan destinarlo en cada momento a las necesidades que detectan.

Estas son algunas de las ONG que trabajan en países de origen de las personas refugiadas y en el trabajo de acogida y asilo:

Amnistía Internacional>>>

CEAR-Comisión Española de Ayuda al Refugiado>>>

Cruz Roja>>>

Ecos do Sur>>>

Farmamundi>>>

Médicos del Mundo>>>

Médicos Sin Fronteras>>>

Oxfam Intermon>>>

Save the Children>>>

Unicef>>>

Todo está falseado. Los refugiados no tienen refugio, los que están en funciones no funcionan y loso responsables no recuerdan sus responsabilidades. Xaquín Marín.

Todo está falseado. Los refugiados no tienen refugio, los que están en funciones no funcionan y loso responsables no recuerdan sus responsabilidades. Xaquín Marín.

Ofrécete cómo voluntario/a o activista

A las organizaciones especializadas en el ámbito del asilo, refugio y que trabajan con personas migrantes. En tu comunidad ya hay personas refugiadas o esperando que se les reconozca como tales. Y cada día llegan más refugiadas y migrantes por Ceuta y Melilla. Por lo general. las organizaciones de acogida disponen de poco personal y agradecerán el apoyo. Quizás tardan en responder así que habrá que tener un poco de paciencia.

ACCEM>>>

Ecos do Sur>>>

Médicos del Mundo>>>

SOS Racismo>>>

Viraventos>>>

Ciberactúa

Muchas organizaciones tienen campañas abiertas en internet y en las redes sociales para presionar a las autoridades españolas y europeas. Hay que exigir al gobierno central y a las instituciones europeas una respuesta rápida y efectiva, el cumplimiento de sus compromisos y el respeto de los Derechos Humanos. Algunas campañas:

#YoAcojo (Amnistía Internacional)>>>

‘El asilo es de todos’ (Acnur)>>>

Detengan las expulsiones de refugiados y retiren el acuerdo con Turquía (CEAR)

Hackathon for refugees 2 días para la innovación colectiva y solidaria

Haz trabajo educativo en la escuela, en el tiempo libre, en tu casa…

Refugiados FascismoHay que explicar a los niños y niñas lo que está pasando. Muchas organizaciones disponen de materiales educativos para trabajar temas sobre asilo, refugio y migraciones. Algunas ideas:

Red de Recursos educativos Edualter>>>

Unidades Didácticas de Entreculturas>>>

Unidad Didáctica de Amnistía Internacional>>>

Escuelas sin Racismo (ACPP)>>>

Unete a la denuncia de las políticas migratorias y de asilo de la UE y sus Estados miembros

Hazte activista de organizaciones, campañas o plataformas que lo hagan. La crisis de las personas refugiadas está muy relacionada con las desigualdades, las guerras, las migraciones internacionales y la xenofobia.

Exige que tus impuestos sirvan para ayudar a las personas refugiadas.

Investiga qué está haciendo tu ayuntamiento y tu gobierno autónomo a favor de las personas refugiadas a nivel económico. Haz presión para que haya políticas y recursos estables para ayudar a las personas refugiadas, ahora y mañana.

Hay que entender y atender los problemas que causan estas crisis

Colabora como socio/a, voluntario/a, activista o ciberactivista con cualquier organización que trabaje en cooperación internacional y en la defensa de la paz y los derechos humanos. Sin desigualdades, sin guerras y sin vulneración de los Derechos Humanos no habría crisis de las personas refugiadas. Es una manera indirecta de ayudar a quien necesita asilo y la única forma de conseguir que el número de refugiadas y migrantes económicas siga creciendo.

Recuerda: la solidaridad efectiva siempre es de larga duración.

Las personas refugiadas también necesitan nuestro apoyo y nuestra atención cuando no son noticia.

@cgongd

Refugiados Medidas 2006

Refugiados RIP solidaridad europea

Administración, AFRICA, Campañas, Comunicación, Derechos humanos, Educación, Incidencia, Inclusión, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas Migrantes, Tercer Sector, Unión Europea

Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Nos dan igual los refugiados?

21 de marzo de 2016 a las 11:27

Refugiados olvido

Ponerse en el lugar del otro. Todo empieza aquí.

Así acababa “Tranquilidad: Sólo son personas muriendo“, un artículo escrito en setiembre del año pasado, cuando se hizo evidente la tragedia de miles de personas huyendo del horror sirio y una explosión de solidaridad sacudió pueblos y ciudades españolas ante la imagen del cadáver de un niño muerto en una playa.

Entonces me preguntaba ¿importa que sea sirio o gallego para quedarse indiferente? Parece ser que sí, 350 niños y niñas han muerto ahogados en el Egeo desde Aylan Kurdi. De haber sobrevivido hoy sería deportado a Turquía.

Les confieso que soy incapaz de escribir sobre todo esto. Me abruma como un continente entero vuelve a dejarse enredar por los cachorros del fascismo, por la ignorancia, la inseguridad y el miedo.

Por eso le agradezco mucho a una experta en derechos humanos como Violeta Assiego que nos ayude a responder a la pregunta ¿Nos dan igual los refugiados?

No nos dejemos enredar. Gracias Violeta

Dicen que a los españoles nos dan igual los refugiados

“El mundo al revés nos enseña

a padecer la realidad en lugar de

cambiarla, a olvidar el pasado en

lugar de escucharlo y a aceptar el

futuro en lugar de imaginarlo. En la

escuela son obligatorias las clases de

impotencia, amnesia y resignación

Eduardo Galeano

La crisis de los refugiados no preocupa a los españoles. Ni un solo español (0,00%) sitúa a los refugiados entre los 39 principales problemas de España”.

Este es el tuit literal que uno de los principales periódicos nacionales de nuestro país tuvo a bien publicar en su red social el pasado 8 de marzo. La afirmación (que yo no calificaría como información) roza el insulto a la inteligencia y, sin duda, tergiversa la percepción que los españoles pueden tener de la tragedia que están viviendo los refugiados. Desvirtúa con un 0,00% de rigor, el sentido con el que el CIS sondea a la opinión pública respecto a las coyunturas que a esta le preocupan.

Para los españoles, desde hace tiempo, la inmigración -la llegada de personas extranjeras no comunitarias a nuestras fronteras- no representa uno de los principales motivos de preocupación, es decir, no les supone problema alguno. Y esto, más que un síntoma de insensibilidad social, hasta ahora se ha interpretado como una buena señal. La ciudadanía no vive a los inmigrantes (ni a los refugiados) como algo amenazante para ellos o para España, a diferencia de lo que sí sienten con la corrupción, el paro, la clase política o la situación económica.

Niños y niñas ahogadas desde Aylan Kurdi Fuente: @chselles

Niños y niñas ahogadas desde Aylan Kurdi Fuente: @chselles

Sobre refugiados, la noticia martilleante debería ser que Europa tan solo ha acogido a 160 de los 160.000 refugiados que se comprometió, y que a España solo han llegado 18 de las 16.231 que el Gobierno aceptó a regañadientes. Bilbao, Valladolid o Madrid son algunos de los lugares donde se ha instalado ese grupo que no llega ni a la veintena.

Si el Gobierno español no ha dado más pasos para cumplir con el contingente de refugiados que le fue asignado no ha sido, precisamente, porque los españoles pasen del tema o rechacen la idea de acogerles. Más bien todo lo contrario, un sondeo realizado por Metroscopia en el mes de noviembre (fecha en la que se negociaban las cifras del reparto de refugiados entre los países de la Unión Europea) señalan un alto grado de solidaridad de la sociedad española hacia la tragedia (que empieza a ser crimen) humanitaria.

Una muy amplia mayoría (84%) –sin distinción ideológica– era partidaria de que la localidad en la que residen forme parte de la Red de Ciudades Refugio que impulsó Ada Colau; el 57% de los españoles estaba a favor de que se produjera una pequeña subida de impuestos para ayudar en el problema, el 68% estaría dispuesto a colaborar como voluntario y el 66% a hacer pequeñas donaciones económicas.

Refugiados Aceptacion

Esta solidaridad intencional no parece estar sobredimensionada por las imágenes terribles que llegan si atendemos a algunos de los datos de la última vez que el CIS estudió la Percepción y Actitudes de los españoles ante la inmigración. Sin ser para tirar cohetes, y teniendo en cuenta el contexto de crisis económica y social en el que estábamos inmersos en el 2014, prima la actitud de aceptación y tolerancia entre los españoles. Dos ejemplos:

  • La opinión mayoritaria de los españoles cuando oye la palabra inmigración es asociarla a: la necesidad de venir a trabajar (24%), a pobreza y desigualdad (14%) y a un sentimiento de empatía y solidaridad (9%).

  • A la pregunta de qué hacer con los extranjeros en situación irregular, el 15% afirma sin cortapisas que deben ser devueltos; y si se trata de solicitantes de asilo, el 12% afirma que no debe acogérselas en ningún caso.

Centrándonos en esto último, al menos uno de cada diez españoles en 2014 era completamente intolerante al extranjero en situación de mayor vulnerabilidad. Un pequeño porcentaje nada desdeñable teniendo en cuenta que es, probablemente, inferior al real.

Bajando al barro de los prejuicios

Es decir, en este tipo de encuestas el sesgo de la deseabilidad social tiene su papel, es decir, un número significativo de ciudadanos responde más bien para ‘quedar bien’ y aparentar los valores –en este caso de tolerancia- que se esperan de él. Esa deseabilidad social se depura cuando ‘bajamos al barro’ y se pregunta sobre aquellas creencias en las que se esconden los prejuicios, y así, en esa misma encuesta, encontramos que son mayoría los que piensan que:

  • los inmigrantes abusan de la atención sanitaria gratuita (49%)

  • reciben más ayudas sanitarias (45%)

  • los españoles deberían tener preferencia a la hora de elegir el colegio de sus hijos (49%)

  • se les da más ayudas escolares a los hijos de inmigrantes (48%), y

  • reciben del Estado más de lo que aportan (54%).

Este tipo de prejuicios no son ciertos pero son estereotipos inyectados en la población a través de informaciones como la de que a los españoles nos da igual lo que les pase a los refugiados. Se trata de mensajes erróneos, distorsionados, equivocados y, en ocasiones, hasta mal intencionados. Parten de los propios medios de comunicación, de los responsables políticos pero también de individuos que, por su profesión o su función social, representan una influencia incuestionable para otros: docentes, deportistas, religiosos, educadores, sanitarios, pero también personajes como famosos, youtubers y tertulianos.

Aquellos que reciben esa ‘información’ suele ser ese grueso de la opinión pública que, al margen de que luego se encarnen en porcentajes en los sondeos, asimilan lo que les cuentan por el presunto prestigio o posición de quien se lo cuenta.

Para destilar prejuicios, discriminación y hasta xenofobia, no hace falta tener carnet de racista ni ser ultramilitante de nada.

En la supuesta sociedad de la información, es precisamente esta la que también nos puede deformar como personas hasta llevarnos a vivir en una ambivalencia que nos hace altamente influenciables. Por un lado, somos capaces de sentir empatía y compasión ante los refugiados que viven un verdadero horror pero por otro, nos dejamos llevar por aquellos que cuestionan que sea papá Estado quien deba facilitarles ayuda o dicen todo tipo de barbaridades para ‘quitarse el problema de encima.

Al final terminaremos cediendo mediante algún gesto de caridad (que nombraremos como solidaridad) mientras seguimos nuestra vida sin tomar conciencia de que las mujeres, niños y hombres sirios que llegan a las costas de Europa están siendo víctimas de una de las más graves violaciones de derechos, y que a partir de ayer Europa los han entregado (junto con 6.000 millones de euros) a Turquía –un país condenado por la propia Unión Europea por violar los derechos de su población– para que ‘los custodie’ y los retorne.

Foto: Jure Erzen www.eldiario.es

Foto: Jure Erzen www.eldiario.es

¿Nos dan igual los refugiados?

Claro que no, pero sí es cierto que en la sociedad española no nos hacemos preguntas ni buscamos respuestas. Basta ver cómo hemos resuelto nuestra mayor deuda con la memoria histórica, yendo hacia delante sin echar la vista atrás.

Corren tiempos muy difíciles. El trato que los líderes de la Unión Europea están dando a los refugiados es de una gravedad difícil de encontrar en sus fronteras sin remontarse a los tiempos del nacionalsocialismo alemán, el fascismo de Mussolini, el franquismo o las dictaduras comunistas de los países del Este.

Estamos ante una vuelta de tuerca en el trato cruel, inhumano y degradante hacia una población que huye de la guerra y del sadismo del ISIS. Cuando uno lo hace mal y lo sabe tiende a defenderse, a justificarse, a buscar razones que lo eximan de su responsabilidad. Decir que nos dan igual los refugiados es una de esas simplezas que se pueden llegar a utilizar, sugerir que es una manera de luchar contra el terrorismo otra pero sea como sea, de cada uno va a depender a partir de ahora no dejarse enredar.

Nada es casual ni un simple comentario o rumor cuando sirven para justificar que se sesguen derechos y discriminen a personas, cuando instalan estereotipos y envenenan la convivencia.

No te dejes enredar con argumentos falsos como con los que han venido haciendo con la inmigración. Sobre todo cuando sí te importan las personas, eres capaz de empatizar y no tienes tiempo para constrastar lo que te cuentan.

@Vissibles

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Personas, Personas Migrantes, Pobreza, Unión Europea
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los 10 artículos menos calmados del 2015

13 de enero de 2016 a las 22:42

Machismo las tres reinas magasSi me pegan, que peguen,
si me aciertan, me han dado,
y si pierdo en la Rifa
será porque he jugado…

Permítanme recordar a la maestra Gloria Fuertes (Año nuevo)  para agradecerles el ilusionarme un año más con este blog. Gracias a las miles de personas que, pásmense, siguen leyendo, comentando, discutiendo, criticando y difundiendo lo que por aquí aparece escrito.

Como decía en mi primer post, este intenta ser un blog en positivo sobre y para personas normales y corrientes que como decía Benedetti intentan “no quedarse inmóviles al borde del camino ni reservar del mundo sólo un rincón tranquilo”. Varias me han recomendado que comente cuales son los artículos más leídos en el 2015 como ya hice en el 2014. Aquí los tienen.

Emprendimiento social: Qué es, qué no y cómo hacerlo rentable

Me encanta que los dos artículos más leídos hablen sobre experiencias positivas en la economía social y solidaria y que su lema “Podemos seguir maldiciendo y luchando contra la oscuridad, pero estamos obligados a encender velas” se haga día a día realidad.

Emprender, crear una empresa viable, es tan difícil como gratificante, mucho más cuando la motivación principal para hacerlo no es el beneficio económico sino el cambio social. Por eso es de agradecer el esfuerzo de las personas que forman Nittua, la plataforma para el cambio social editando una completa y útil Guía para la realización de estudios de viabilidad de emprendimiento social. Raul Contreras, uno de mis referentes en este tema nos la presentó.

Sobran ejemplos para ilusionarse con todas las iniciativas de economía solidaria que día a día aparecen en España. Lo pueden ver aquí abajo, en la infografía de la Red de Redes de Economía Social y Solidaria (REAS).

Pero como en su discurso de Nochebuena S.A.R. Felipe VI pidió una economía al servicio de las personas, siendo yo súbdito leal, y (hoy algo menos) convencido de que entre estas personas no se encuentra su hermana, obedecí y escribí ¿Una economía al servicio de las personas? Aquí la tiene, Majestad! Entren y disfruten.

FB_IMG_1452097097232

Su ONG le recomienda luchar contra la pobreza votando a …

En 2015 el mantra absurdo y cobarde de “nuestra ONG es apolítica” saltó por los aires.

Hay que mojarse. Y por primera vez en España bastantes lo hicieron. Muchas de las 13.657.232 personas que en España están en riesgo de pobreza y/o exclusión social han decidido no quedarse calladas y exigir a partidos políticos que se mojen en sus compromisos… y también a las oenegés.

La revolución en el Tercer Sector español de Acción Social y Cooperación llegó con Polétika (Política+Etica) en las elecciones Generales, pero tuvo un prólogo muy claro en las Municipales, como contamos en En serio: ¿Se compromete con las personas, candidata?

Y una vez llegados nuevos ayuntamientos, tuvieron éxito estas algo deslenguadas 10 ideas para gobernantes que quieran luchar contra la pobreza. La ultima idea (No eres tú, es tu dinero) acababa así: “Tiene todo por demostrar, y actuar con humildad, sin prepotencia ni prejuicios es un buen comienzo. Escuchando y buscando aliados (que no tienen porque coincidir con su ideología) y aprendiendo a distinguir a las personas y ONG que ni gritan ni hacen soflamas y si intentan realizar propuestas leales y crítica constructiva“… Ya me dirán si se ha cumplido.

¿Desprecia la izquierda a las ONG que luchan contra la pobreza?. Luis Barreiro escribió sobre la confusión que muchas organizaciones ven en gobiernos de distintas izquierdas (asistencialismo rancio frente a inclusión activa, el dogma del todo público, etc.), y un cierto desprecio hacia muchas entidades.

Imagen de previsualización de YouTube

10 claves sobre el récord español de pobreza y desigualdad

Porcentaje de personas en riesgo de pobreza o exclusión social España

Porcentaje de personas en riesgo de pobreza o exclusión social España

13.657.232 personas estaban en riesgo de pobreza y/o exclusión social en 2014. El 29,2% de la población española. Récord de pobreza, desigualdad y privación material. 790.801 nuevas personas en sólo un año. 2166 cada día.

El completo informe “El Estado de la Pobreza” de EAPN España ridiculizó el discurso de la recuperación económica y demostró una vez más el cáncer de la dispersión de las políticas sociales en España y el patetismo del Artículo 14 de nuestra Constitución (Los españoles son iguales ante la ley…).

En ¡Viva la Confederación Española de Derechos Sociales Autónomos! pudimos comprobar hasta donde llega esta metástasis.

Los niños no votan, no tuitean,no llenan las calles para protestar

¿Qué pasaría si los niños pobres fuesen notificaciones en Twitter? Recibiríamos 8.000 notificaciones cada día, 300 cada hora, cinco notificaciones por minuto.

Ekaitz Cancela nos describió la epidemia de pobreza infantil que sufrimos en España, con todo el rigor y la calidad del periodismo de investigación de la Fundación porCausa. Uno de sus impulsores, Gonzalo Fanjul, nos lo cuenta.

También Ekaitz escribió Jóvenes:condenados a cadena perpetua Perder una generación es destruir la siguiente. Y la actual se está destruyendo poco a poco”, nos dicen jóvenes como Carmen y Jimena en el documental Futuro Imperfecto.

Tranquilidad: Sólo son personas muriendo

 

Refugiados olvidoYa nos hemos olvidado de Aylan.

Ya no se presta atención a las fotos de las decenas de niños y niñas y mucho menos a sus padres que se han ahogado en el Mediterráneo huyendo del horror. De las 16.000 refugiadas que iba a recibir España han llegado solamente 18.

Ponerse en el lugar del otro. Todo empieza aquí. Y todo acaba.

Si olvidamos, el artículo más triste del 2015 lo será también en el 2016.

Refugiados ¿españoles o sirios?

Refugiados ¿españoles o sirios?

Total son sólo mujeres

2015 finalizó en España con 57 mujeres asesinadas por violencia machista. Más allá de la clásica y cansina solidaridad con las víctimas, con la ayuda de tres luchadoras por el feminismo intentamos profundizar en las múltiples causas que llevan en último extremo al asesinato.

Con un requisito imprescindible: entender que al igual que una bacteria no es lo mismo que un antibiótico, machismo es lo contrario de feminismo (mujeres y hombres que luchan por la igualdad)

Pepa Franco defendió algo que debería ser evidente:  el consumo de prostitución que practican seis millones de hombres en España como una forma extrema de violencia machista. Y de paso argumentó contra la desconcertante postura de que Amnistía Internacional apoyela despenalización absoluta del trabajo sexual realizado con consentimiento“.

Un poco descorazonador que desde Amnistía no se haya respondido ante lo que parece una postura poco meditada.

Romána Pérez en ¡No! Nuestras hijas y nietas no vivirán aún peor describió con crudeza los retrocesos, lo mucho que queda por avanzar hasta la plena igualdad de derechos entre hombres y mujeres y la persecución del feminismo recordando el “¿Qué más quieres?¿Quieres más?” de Chavela Vargas en La Llorona. Y nos presentó a estas 3 maleducadas…

Pero como el machismo es cosa de hombres Isabel Allende nos propuso estas 10 ideas para hombres que quieran erradicar la violencia machista.

Machismo prohibido decir te quiero y no demostrarloIncluso la última SEMINCI estuvo llena de cine,mujeres y futuro , de hombres que intentan superar su analfabetismo emocional.

Nos toca a los hombres y de una vez dejar de resistirnos al cambio y entender que el tiempo de los orcos se acaba. O abrazamos la lucha feminista como propia o somos cómplices.

La desgracia no es un espectáculo

¡Buenas noticias! TVE ha sido condenada por el uso indebido de la imagen de un menor con discapacidad en un programa infame que nunca debió emitirse: “Entre todos”. Una muestra más de que la obscenidad, aunque se vista de solidaria, avanza. El ¡todo para los pobres!… pero sin los pobres, también.

Lo bueno es que en Galicia, las oenegé de acción social integradas en EAPN Galicia-Rede Galega contra a Pobreza se comprometieron por unanimidad a cumplir un Decálogo de principios en su comunicación.

Ya lo tienen más fácil para saber a qué oenegé hacer un donativo. Si no cumple estos principios, huya.

Más solas que nunca. Hasta ahora

¿Se imagina que su hijo necesite unas gafas y no pueda pagarlas? ¿Que tenga que echarle agua a la leche para que dure un día más? ¿Nos hacemos una idea de lo que es un invierno sin calefacción? ¿De como nos sentiríamos si no podemos pagarle a nuestra hija sus medicinas?

Esta es la situación de un millón y medio de familias en España donde una madre sola trata de sacar adelante a sus hijos. Thomas Ubrich nos presentó las claves del imprescindible informe de Save the Children Más solas que nunca.

Galicia por Andalucía. Porque #Yotbsoypobre

Andalucia Pobreza infantil anuncioTremendo. El 51% de los niños y niñas en Andalucía están en riesgo de pobreza, Es decir, de un millón y medio, más de la mitad, 800.000 viven a diario con la pobreza y la exclusión.

Como gallego, fue un honor ceder el blog a la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN Andalucía) para que nos presentara la campaña  #Yotbsoypobre, exigiendo a los grupos políticos que elaboren un plan de choque que garantice la igualdad de derechos para todas las personas. Y además pude hacer mi primer cartel…

Las personas primero. También en cómic

Insistimos: No hay pobreza de aquí o de allá sino causas compartidas y personas: las que sufren por todo el mundo y las que no lo consienten ni se resignan a reservar del mundo sólo un rincón tranquilo.

En el Día Internacional para la Erradicación de las Causas de la Pobreza, Cristina Durán y Miguel A. Giner Bou, dos de los mejores autores de cómic de nuestro país, nos hicieron disfrutar con lo que vieron y sintieron en Nicaragua, conociendo la lucha por los derechos de las mujeres con el apoyo de Oxfam Intermon.

Comic Ondas en el Rio Pobreza Cooperación Nicaragua

Gracias, muchas gracias de nuevo a todas las personas que no os quedais al borde del camino: Yosehanna Ledesma, Alberto Estévez, Daniel Osías, Jorge Castañeda, Ramon Ferreño, Paco Cristobal, Manu Moreno, Jaime Cortázar, Maria Rodríguez, Ekaitz Cancela, Luis Barreiro, Romana Pérez, Isabel Allende, Javier Guzman, Cristina Durán, Miguel A.Giner Bou, Manuel Sánchez, Jesús Diaz, Thomas Ubrich, Pepa Franco, Raul Contreras…

¡Seguimos en 2016!

@xosecuns

Campañas, CENTROAMERICA, Comunicación, Consumo responsable, Cooperación, Cultura, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Empresa, Incidencia, Inclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Pobreza, Riqueza, Servicios sociales, Sin categoría, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Migrantes: ¿Y si pudieras pintarte el mejor de tus recuerdos?

15 de diciembre de 2015 a las 21:04

Migrantes cartel tipoSi por algo me encanta tener este blog es por poder compartir iniciativas ilusionantes, impulsadas por personas que no se resignan y tratan de mejorar su entorno, rompiendo de paso con los prejuicios que se tienen sobre las personas inmigrantes por ejemplo, una bendición de la que por desgracia apenas podemos disfrutar en Galicia.

Hoy les dejo con Yosi Ledesma para que les presente MIGRANTES2015, una delicia de proyecto que durante este año y junto a muchas otras personas han llevado a cabo en A Coruña, relacionando con ingenio y escasos medios, arte, emoción y una lección de convivencia e integración entre culturas muy diferentes (no se pierdan los vídeos)

A Yosi ya la conocen, la semana pasada les animaba a votar en su nombre en las próximas elecciones. “El cambio empieza por nosotros” nos decía. Y ya ven como lo pone en práctica.

Gracias Yosi.

¿De dónde somos realmente, del lugar del que salimos, del lugar al que llegamos?

Desde el principio de los tiempos…

Un día iniciamos el viaje, elegimos e idealizamos nuestro destino, nos hacemos fuertes, valientes… supervivientes de nuestras propias miserias. Cargamos nuestra vida en una mochila que pesa mucho a nuestra espalda. Allí, en ese lugar de donde partimos quedó una parte nosotros, latente, ardiente, imposible de olvidar. En cada uno de nosotros cohabita un MIGRANTE, un espíritu de libertad que saldrá a la luz en alguna etapa de nuestra vida. Y es que lo fenomenal no es migrar, el verdadero fenómeno es constatar que pertenecer a un determinado grupo social (nacer en una parte u otra del mundo) te convierte en inmigrante o emigrante de primera o segunda, tercera.

¿Quién elige nacer en una país pobre o en guerra?
¿Quién tiene potestad para limitar algo tan innato al ser humano como la lucha por su vida?
¿A qué nos referimos realmente cuando hablamos de fenómenos migratorios?

Migrantes chica espaldaLa migración de los seres humanos no es un “fenómeno” sino un proceso natural que está presente en todas las épocas de la historia y en todas etapas del desarrollo de nuestro planeta. Cierto es que las corrientes migratorias evolucionan, el ser humano no puede conocer las cosas en sí mismas, sino solamente las cosas tal como las percibe o experimenta.

Se pueden realizar y se han realizado muchos estudios sobre las diferentes causas de la migración: políticas, económicas, bélicas, etcétera. Pero todos llegan (y llegarán igual dentro de 100 años) siempre a la misma conclusión, no importa en qué momento se realicen:  Los seres vivos (animales y hombres) desde siempre y por siempre, migrarán por las mismas razones. Nos trasladamos, viajamos, nos movemos con el simple propósito de mejorar, por la búsqueda de una vida mejor, que nos brinde la oportunidad de la soñada felicidad.

Disfrutar del proceso, compartir lo vivido y sin financiación

Con MIGRANTES quisimos contar la historia de personas con historias, recuerdos de vida que nos acompañan siempre, un brillo en la mirada, un temblor en la voz… un suspiro a medio sonreír… La memoria de una imagen, un sentimiento que a pesar del tiempo y distancia no olvidamos.

Trabajamos con 13 historias: migrantes de edades, orígenes y procesos migratorios diferentes, compartiendo sus recuerdos, sus miedos, sus sueños y proyectos. Humanos que usaron su cuerpo como lienzo, pincel y pintura para reconstruir una emoción. Nuestro proyecto se gestó como una gran mesa, donde un grupo de amigos decidió compartir con los demás sus mejores talentos:pintura, fotografía, vídeo y música creando así, momentos entre humanos para invitar a la reflexión.

Con un objetivo principal: disfrutar del proceso y compartir lo vivido.

Y así lo hicimos. Durante 365 días MIGRANTES visitó tantos lugares como nos fue posible y todo ello sin financiación de ningún tipo, gracias al trabajo colaborativo y apoyo mantenido en el tiempo de todos los implicados en el plan.

Migrantes chicas espalda pintandoLa composición de MIGRANTES se apoya en diferentes materiales que le dan sentido: una exposición itinerante de 13 fotografías, exposición que fue mostrada dentro y fuera de A Coruña, hermanada a un documental donde las personas fotografiadas narran su proyecto migratorio y de integración en la comunidad de acogida desde un punto de vista emocional. Cada una de las presentaciones se complementó con una actuación artística donde se fusionaron diversos ritmos del mundo y de allí nació GaliAfro agrupación compuesta por los músicos Ibou Ndieye y Karlos Barral.

Con el resultado de las fotografías del proyecto editamos un calendario que además de dar soporte económico al desarrollo de la actividad se entregó a varias organizaciones que luchan a favor de la integración social de todas las personas para que así pudieran recaudar fondos con su venta.

Todo plan tiene unos cómplices

Esta iniciativa ha sido posible gracias a la implicación y complicidad de artistas como Belén Canosa responsable de los trabajos de “bodypainting” realizados sobre los cuerpos de los protagonistas de Migrantes, Nomad Art creador del documental sobre el proyecto, Karlos Barral encargado de toda la parte musical del proyecto, Begoña Bah y Uxía Saborido que captaron las 13 historias de vida de nuestros protagonistas con sus cámaras.

Fue increíblemente hermoso ver y sentir como se fueron sumando colaboradores, amigos como los de A Casa da Fariña, Enhebra Ideas, Gimena Berenguer, Zlick , el Colectivo 15001 y SQUARE espacio cultural donde en estos momentos se encuentran expuestas las 13 piezas de la colección y asi una larga lista de personas también se hicieron cómplices de nuestros plan.

Migrantes chicas espalda

Top y Aita. Foto: Begoña Bah. Pintura: Belén Canosa

Y de mi que te puedo contar…

…que hace casi una década, metí mi vida en una maleta y llegué hasta aquí… un lugar donde nada es mejor ni peor, solo diferente. Sentí en mis carnes el peso de la palabra EXCLUSIÓN.

Migrantes mujer floresEn mi mundo todos y todas valemos lo mismo. Los humanos somos una rara especie programada para discriminar. ¡Cuidado! todos estamos en peligro y dar valor al respeto por la igualdad, es responsabilidad de todos de todas.

Migrantes es pues un homenaje a la interculturalidad, la pluralidad y la diversidad. Una evidencia de que, al final, vengamos, vayamos, o nos quedemos, todos buscamos las mismas cosas sin importar cuán diferente nos veamos. Que el mundo es una cultura y yo soy simplemente una pasajera más.

Soy Yosi y un día aprendí que la vida es compartir. Y tú… ¿Si pudieras pintas el mejor de tus recuerdos que te pintarías?

Fueron 365 días increibles… Ven a despedir MIGRANTES2015 con nosotros y brindemos por un nuevo año. Tenemos una cita el próximo 19 de diciembre de 2015 en la plaza de Azcarraga #12 (SQUARE) a las 20:30. ¿Vienes?

@yosehanna

AFRICA, Arte, CENTROAMERICA, Comunicación, Cultura, Derechos humanos, Inclusión, Participación, Personas Migrantes, Voluntariado
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Total son sólo mujeres

22 de septiembre de 2015 a las 21:00

Pirámide machismo, violencia género

Si usted es uno de los 6 millones de hombres que en España y según el CIS consumen sexo de pago, el 23 de Septiembre quizá deba celebrar el Día Internacional contra la Explotación Sexual de Mujeres, Niños y Niñas.

Una lacra que afecta, según la OIT, a 4,5 millones de personas en todo el mundo, el 90% mujeres y niñas. En España, y según ANESVAD, el 80% de las mujeres que ejercen la prostitución lo hacen contra su voluntad. Con un poco de suerte o justicia y gracias al recién aprobado Plan Integral contra la trata incluso acabe en la cárcel.

Mejor no se pase por A Coruña el 25, porque la Rede Galega contra a Trata organiza sus “IV Xornadas contra a trata de seres humanos” bajo el título “Menores vítimas da trata

Prostitución. Violencia machista MujeresViolencia de género, prostitución, trata. No se ve…lo que no se quiere ver, decía una valiente y rigurosa Silvia Freire. Pues parece que no. No se ve el consumo de prostitución como una forma extrema de violencia machista. Se habla de reconocer los derechos de las trabajadoras sexuales o de que “La prostitución no es un mundo tan duro” según Samanta Villar.

¿Por qué ocurre esto? En: El ataque de la industria del sexo contra las feministas, dan alguna pista de como utilizando la defensa de los derechos humanos de las mujeres como coartada para asegurar sus beneficios y los intereses económicos y sexuales de los hombres. 

Pero lo que me ha desconcertado totalmente ha sido que Amnistía Internacional apoyela despenalización absoluta del trabajo sexual realizado con consentimiento“.

He leído artículos a favor (No se trata de castigarlos a ellos, sino de protegerlas a ellas) y en contra (¿Cómo se defienden mejor los derechos de las prostitutas?) así como reacciones de indignación y tristeza ante este deseo de “convertir a los proxenetas en hombres de negocios” como han denunciado actrices de Hollywood y muchas defensoras de los derechos de las mujeres.

Les dejo con una de ellas, Pepa Franco. Feminista, consultora social y experta en intervención social y políticas de género. Además de subdirectora de la revista “Con la A” sobre emprendimiento y liderazgo femenino.

Pero antes vean el trailer del documental Chicas Nuevas 24 horas de Mabel Lozano. De esto hablamos.

Gracias Pepa

En torno a la despenalización de la prostitución

Leyendo, comentando y pensando porque, como decía Eduardo Galeano, para no ser mudos hay que empezar por no ser sordos, me voy enterando de las razones de Amnistía Internacional para pedir la  despenalización de todas las partes involucradas en la prostitución “siempre que haya consentimiento” y esto último lo interpretan como que no exista explotación sexual. Vaya, cuando hay prostitución, dicen, puede no haber explotación sexual.

A ver, voy a mirar qué es explotación sexual. Aquí está: es una actividad ilegal mediante la cual una persona (mayoritariamente mujer o menor de edad) es sometida de forma violenta a realizar actividades sexuales sin su consentimiento y por la cual, una tercera recibe una remuneración económica.

¿Prostitución no violenta?

Entonces, siguiendo el argumento anterior, puede haber prostitución que no sea violenta. Ya. Que alguien compre el derecho a usar el cuerpo de otra persona, que eso se concrete físicamente en utilizar ese cuerpo para lo que sexualmente le dé la gana, no es violencia. Ya. ¡Ah, claro!, se refiere a que las relaciones son consentidas. Es decir, que la prostituta no se niega a ser comprada, que es libre para vender su cuerpo, es más, que lo ha elegido.

Sigo buscando y me encuentro con un viejo artículo de Rosa Montero, una escritora que aprecio como tal: “(…) una mujer que vende su cuerpo libremente y con la debida protección legal quizá pueda ser menos esclava que la que vende su vida en un empleo embrutecedor por 600 euros al mes”. ¡Hala!, tan pancha. Es decir, es igual, qué se yo, levantarte temprano y descargar camiones, que levantarte temprano y dejar que tu cuerpo se convierta en un objeto a penetrar, atar, manchar, pellizcar… Ya.

Y además, es obvio, que nada de eso deja huella en lo invendible, la mente de la individua, sino que, por el contrario, una se queda como si tal cosa. Me imagino que incluso el proxeneta (siempre hay uno) le dirá que se llegará a acostumbrar y a canturrear en silencio mientras el otro jadea y suda acompasadamente. Ya.

Y como esto de que hay mujeres que libremente venden su cuerpo, tal como dice Rosa Montero, es un argumento recurrente en muchas conversaciones sobre el tema y como empiezo a pensar que me están tomando el pelo, explicaré mi punto de vista.

Fuente: http://www.proyectochicasnuevas24horas.com/

Fuente: http://www.proyectochicasnuevas24horas.com/

¿Las mujeres: un producto más?

Obviaré que la inmensa mayoría de mujeres que ejercen la prostitución son producto de la trata y que las convierten en esclavas; obviaré también que la industria del sexo es cada vez más pujante, influye en los PIB de los países y en las cuentas de negocio de los medios de comunicación, se permite no conocer fronteras y “mueve” a demanda (de hombres) a mujeres de cualquier país a cualquier sitio.

También me olvidaré de que la mayoría de esas mujeres provienen de países empobrecidos y que su libertad termina la primera vez que saludan a sus futuros proxenetas y que por tanto, hablar de elección es una estupidez. Incluso, no voy a mirar hacia la esquina donde pone que las organizaciones empresariales de prostíbulos, con nombres y características diversos, son las más beneficiadas en una supuesta despenalización. No. Es más, me importa un bledo si una mujer decide prostituirse o si una o muchas permiten cambiar su intimidad por dinero. Pero…

016 llama violencia machistaNo me cuenten, ni desde Amnistía ni desde ningún sitio, que esa es una forma aceptable de vida; no me hablen con el eufemismo de “trabajadoras del sexo”; no me digan que es un empleo como otro cualquiera; y que es una profesión tan digna como otra. Es mentira. Ninguna mujer de cualquier edad, de cualquier origen, ninguna, debería ser tratada como una cosa, alquilar su cuerpo a veteasaberquien, exponerse al ultraje, a la violencia, ni por dinero, ni por nada.

El mensaje, el relato social, es demoledor: en esta sociedad de consumo, las mujeres son un producto más, al que usted, si tiene dinero, también tiene opción. Elija, compare y si encuentra alguna mejor, diga que se la traigan al burdel más próximo.

¿De verdad, alguien se cree que la prostitución es un empleo como cualquiera?

Y si de verdad creen que la prostitución es un empleo como cualquiera, seamos coherentes con la lógica que se establece y llevemos hasta el límite sus consecuencias. Imaginemos. Un día nuestra hija, nuestra sobrina, nuestra amiga, nos dirá: “He pensado que ya sé qué quiero ser: puta. Voy a arreglar una habitación con una cama grande. Buscaré a un profesional de la decoración para que los clientes se sientan lo mejor posible. Y, además, voy a buscar cómo formarme para ser la mejor. Imagino que habrá alguna academia, buscaré, y luego, haré prácticas en un buen prostíbulo. Voy a poner ahora mismo un anuncio para ir comprobando.” Usted sonreirá abiertamente y le dará ánimos en su nuevo proyecto. Se lo comunicará a sus amistades para que, ya que seguro utilizan ese tipo de servicios, la tengan en cuenta en su próxima juerga. Todo el mundo a su alrededor le deseará mucha suerte.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Es esa la sociedad a construir?

Una sociedad en la que sea natural la compra y alquiler de seres humanos (y por si a alguien se le olvida: las mujeres lo son); en la que los chicos se vayan de putas como si fueran a jugar con la wi y a las chicas les parezca razonable; en la que se trate a mujeres de cualquier edad como objetos de los que se pueda apropiar cualquiera por dinero. De verdad, ¿queremos que los jóvenes se crean el mensaje –habitual en algunas producciones cinematográficas- de que putas, drogas, coches y dinero son partes inseparables de un deseable porvenir?

Si esto es lo que buscamos, no hay problema, ya estamos en camino. Pero definitivamente creo que la prostitución no cabe en un modelo de igualdad entre mujeres y hombres; y que sería mucho más deseable avanzar en terrenos en los que el ser cultural que es el humano se decida por una sociedad en la que mujeres y hombres tengan otros modelos de relación, también de relación sexual, y se considere despreciable el sexo por dinero. Desde la opción sexual que quieran, claro, consentida, sí, en pie de igualdad,  por supuesto.

Las consecuencias de los discursos tolerantes hacia la prostitución son muchas. Sobre las mujeres prostituidas, sobre las mafias que las prostituyen, sobre sus países de origen, etc. pero hay una que es demoledora sobre toda la sociedad: alimenta la cultura (en sus ideas y en sus prácticas) de que lo normal es la subordinación y la violencia hacia las mujeres.

Visto lo visto, no se debería jugar con eso.

@PepaFranco

Prostitucion contra la trata 900105090

Comunicación, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Mujeres y hombres, NO Violencia, Personas Migrantes
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Tranquilidad: Sólo son personas muriendo

2 de septiembre de 2015 a las 22:39

Hacían sus necesidades tras unos tablones. Vomitaban unos sobre otros y pronto se llenaron de piojos. El ácido de los vómitos y el salitre del mar desgastaron sus ropas, que se convirtieron en harapos”. Se alimentaron “de patatas podridas, garbanzos con gorgojos y gofio picado. El agua estaba racionada

Refugiados a 32 kms de Libia antes de ser rescatados por fragata italiana Foto:Massimo Sestini

Refugiados a 32 kms de Libia antes de ser rescatados por fragata italiana Foto:Massimo Sestini

No, no es una patera llena de personas huyendo del genocidio sirio. Son las condiciones en las que 106 refugiados canarios intentaban huir a Venezuela de la represión franquista en 1949.

Refugiados canarios. Venezuela 1949

Refugiados canarios. Venezuela 1949

No veo mucha diferencia entre ambas fotos, como tampoco entre estos refugiados y los 465.000 españoles que en 1939 huyeron del horror cruzando la frontera con Francia. Como bien titula Jaime Rubio, no hace mucho tiempo que “los refugiados éramos nosotros

No parecen diferentes las lagrimas de un padre gallego y su hijo o las del sirio Laith Majid y los suyos, las de Subhi Nahas abandonando su hogar y su país debido a las amenazas de muerte y a los agravios que sufría a causa de su orientación sexual, o las del sobrino de Alí viviendo una auténtica película de terror y todo tipo de vejaciones en su viaje a Alemania. Pueden escuchar muchas otras historias de personas que están buscando un futuro aquí.

No les quiero amargar el día con esta imagen insoportable de Aylan Kurdi, el niño ahogado tirado en una playa turca. ¿Importa que sea sirio o gallego para quedarse indiferente?

Y no hablo de apadrinar a otros niños y niñas semejantes como seguramente empezarán a hacer ONG sin escrúpulos armadas con todo tipo de herramientas de pornografía solidaria, sino de reclamar derechos y justicia para personas que podríamos ser cualquiera de nosotros.

Refugiados ¿españoles o sirios?

Refugiados ¿españoles o sirios?

Cuando empezaron a llegar caminando sobre los ahogados que les precedieron, en Europa cundió la alarma” decía hace días El Roto. Parece pertinente recordar esta afirmación de Violeta Assiego en Si viaja al Norte no olvide sus cadenas: “En España no existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros“. Un artículo que se abría con esta pregunta incómoda: “¿Si los muertos fueran blancos, católicos o españoles estaríamos reaccionando igual?

Porque en este caso como en otras situaciones relacionadas con pobreza o exclusión social, basta con preguntarnos por como actuaríamos si esto le pasara a alguna persona querida: padres, hijas, familiares o amigas… Y ser coherente. No valen los típicos argumentos para no hacer nada o para esconder el “si sufren que se j…

Coherencia y una demostración de solidaridad nos la están dando muchos alemanes. 800.000 refugiados van a recibir este año, cuatro veces más que en 2014, con pancartas maravillosas en partidos de la Bundesliga diciendo “Bienvenidos refugiados“. Como dice Xavier Vidal, a la vista de la obscenidad de los ridículos 2.739 que quiere asumir nuestro gobierno y recordando que España es el segundo país que más fondos recibe del presupuesto de la UE para asilo, migraciones y fronteras: “Sin rechistar, igual que nosotros, ¿verdad? A ver como les denunciamos ahora

Bienvenida a refugiados en diversos partidos Bundesliga

Bienvenida a refugiados en diversos partidos Bundesliga

Coherencia admirable la de ese alud de familias que se están ofreciendo a recoger a refugiados. En Barcelona pero ahora también en otras muchas ciudades. Y no es la primera vez, conviene recordar que entre 1992 y 1994, cuando España era un país más pobre, acogimos a miles de refugiados bosnios. Lejos, muy lejos de las 385 personas que según ACCEM consiguieron que se les reconociera en 2014 el estatuto de refugiado en España.

Pero no nos quedemos en solidaridad, cabreo o impotencia. Si 22.000 personas han muerto ya en el Mediterraneo huyendo del horror de la guerra en Libia o Siria o del salvajismo del ISIS. Si entre la Unión Europea y sus países miembro se están peleando por el reparto de personas que sufren como si fueran residuos tóxicos, es por causas políticas evitables.

Actuemos.

No permitamos que la Europa de los valores se hunda en el Mediterráneo.

www.uerfanos.org

www.uerfanos.org

Si compartimos este lema, empecemos firmando el Manifiesto #UErfanos, impulsado por CEAR y EAPN España exigiendo a la Unión Europea y a sus Estados miembro que pongan en marcha una serie de medidas con carácter urgente. Se podría empezar por esta recomendación de Ignacio Torreblanca para aprovechar esta oportunidad para hacer Europa más fuerte, superando la lacra decimonónica de banderas, patrias, fronteras  y xenofobia: Imaginemos que Europa fuera un país.

Sigamos conociendo alguna de las causas y consecuencias de esta situación. Les recomiendo releer el artículo de Alberto Estévez  ¿Secretos y corruptelas españolas que matan?: Una de cada cuatro exportaciones de armas españolas tuvo como destino Oriente Próximo, superaron los 330 millones de euros. El comercio de armas supone aproximadamente el 40 por ciento de todas las transacciones internacionales en materia de corrupción. Aten cabos. En Alemania y Francia está demostrado. “No se puede uno desentender de un genocidio, y luego aparecer como buenos samaritanos que aceptan refugiadosdice Albino Prada.

Les recomiendo leer dos comunicados de prensa cuyo título da algunas claves: Es necesario un cambio en la política migratoria: El control y el miedo no son aceptables, impulsado por Cáritas, CONFER y Justicia y Paz. Y especialmente el de la EAPN España (a cuyo responsable de comunicación, Jonás Candalija, agradezco la información para este post) en nombre de las organizaciones sociales de este país: Ante la crisis humanitaria más grave desde la II Guerra Mundial en Europa, los derechos y la vida de las personas deben prevalecer sobre la defensa de las fronteras:

Refugiados por provinciaOperaciones navales y militares que no priorizan la ayuda humanitaria, el mezquino reparto de solicitantes de asilo cuando sólo en 2015 ya han llegado 300.000 personas por el Mediterráneo (vean el mapa por provincias si España asumiera las 5.837 personas recomendadas por la UE –no nos avergüence señor presidente-), las siete vallas europeas (como en Ceuta y Melilla), como ejemplos de impotencia ante los solicitantes de asilo, las devoluciones en caliente como principal solución gracias a la nueva Ley “mordaza“de Seguridad Ciudadana.

El resultado de una ausencia de política de cooperación para el desarrollo que olvida que detrás de cada decisión de abandonar una casa, un trabajo y una vida hay una causa de expulsión (la guerra, la falta de oportunidades, el cambio climático…) y personas a las que proteger y garantizar sus Derechos Humanos.

La política migratoria y de asilo europea ha de basarse en vías de acceso legales y seguras y no ser únicamente una política de control de fronteras. Esta política también ha de incluir líneas de lucha contra las redes de tráfico y trata de personas. Las mafias se aprovechan del aumento de la desigualdad y los conflictos bélicos para actuar con más intensidad, pero no son la causa de la actual crisis migratoria y de asilo. Son una consecuencia. La lucha contra estas mafias no puede basarse únicamente en el hundimiento de barcos fuera de nuestras fronteras, sino en políticas activas de cooperación y desarrollo con los países de origen.

Ponerse en el lugar del otro. Todo empieza aquí.

@xosecuns

Despedida emigrantes A Coruña 1956 Foto: Manuel Ferrol

Despedida emigrantes A Coruña 1956 Foto: Manuel Ferrol

Refugiados sirios. Laith Majid y sus hijos. Foto Daniel Etter

Refugiados sirios. Laith Majid y sus hijos. Foto Daniel Etter

 

AFRICA, Cooperación, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, NO Violencia, Personas Migrantes, Pobreza, Unión Europea
Escrito por xosecuns 12 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Violencia de género, prostitución, trata. No se ve…lo que no se quiere ver

25 de noviembre de 2014 a las 11:48

Lo que pasa en un club, se queda en el club”.  Una visión superficial del horror que supone este código de silencio para millones de mujeres y un rechazo masculino a cuestionar la prostitución repleto de prejuicios y tabúes pude comprobarlo en los comentarios del artículo Beatriz Garcia Prostitución y crisis.

Una polémica constante y hasta cansina. La última viene de Suecia y su estrategia, que comparto, para penalizar a los hombres que consumen prostitución considerándola como una forma de violencia contra las mujeres. ¿Un éxito o un parche de más precariedad y estigma contra las mujeres?

Hoy es el Día contra la Violencia de Género y más que quedar bien con un post amable, solidario (¿ñoño?) y con parches, prefiero ir a la raiz del mal y dejarles con la socióloga Silvia Pérez Freire, sin duda una de las mayores expertas en nuestro país  en la intervención e investigación social sobre Violencia de Género.

Gracias Silvia

No se ve … Lo que no se quiere ver

El imaginario social de la prostitución es una construcción de tal envergadura y anclaje en las sociedades occidentales que impiden ver sus múltiples realidades. Una de ellas, quizás la más cruel, es la trata pero también la violencia sexual, la coacción, la discriminación, el abuso… Todas ellas configuran las innumerables aristas que posee la llamada violencia de género pero que desgraciadamente nunca le hemos dado el mismo tratamiento cuando ésta se produce en contexto de prostitución: ¿por qué?.

Hay algo ciertamente inquietante que hace que mantengamos en suspenso la natural solidaridad que sentimos hacia una mujer agredida habitualmente por su pareja en el hogar… a si ella es prostituta.

Ceguera rosa y ceguera azul

Algunos/as me diréis que no, que la violencia es violencia y la que se ejerce sobre una mujer por el mero hecho de serlo está penada, socialmente sancionada y por lo tanto, protegida y resarcida. Algunos/as incluso podréis decir que las leyes en esta materia podrían estar rebasando las garantías procesales del acusado y el principio de presunción de inocencia.

Campaña Antiprostitución Ayuntamiento Madrid (click para más info)

Cualquiera de estas dos afirmaciones encierran dos tipos de ceguera, en mi opinión: la primera es de quienes piensan que “todo está hecho ya” y además presupone que lo que se hace, se hace bien. Es la que podríamos llamar ceguera “rosa” o bienintencionada, con una valoración positiva de la respuesta institucional. Vamos, que se hace lo que se puede.

La segunda la denominaremos ceguera “azul” o malentencionada y que posee una valoración en general dubitativa de la propia víctima. Esto se evidencia en el sistema de justificación que aún existe y se despliega para comprender al siempre supuesto agresor que, aunque maltratador, puede ser un buen padre, por ejemplo o mediante las cuales algunas respuestas violentas pueden tener una explicación razonable.

Ambas cegueras quieren ignorar que se parte de la suposición de que las personas percibimos a las víctimas de igual manera cuando sabemos honestamente que esto no es así. De hecho, no dejamos de escudriñar y “poner en el foco” siempre y de forma primera… a la víctima. Esto no sólo pasa por saber exactamente quién es, cómo vive, cómo se relaciona… sino de qué manera cuenta lo que pasó.

Es por ello que muchas víctimas sienten que no se las escucha, que no se investiga, que no se instruye, que no se contrasta… y es verdad. Sólo hace falta echar un vistazo a las denuncias que realizan las ONG que trabajan directamente con las supervivientes de violencia de género en el ámbito de la pareja para darnos cuenta de que el sistema es muy deficiente y los derechos de las mujeres no están siendo garantizados (como bien dicen Amnistía Internacional en su informe ¿Qué justicia especializada?) .

¿Alguien puede tener dudas respecto a que la mujer que es víctima de violencia de género y se prostituye no es cuestionada y/o discriminada y/o ninguneada? ¿de verdad nos creemos que tiene el mismo tratamiento ante el maltrato, ante una violación o cuando se mercadea con su cuerpo?

De facto, el propio sistema ni siquiera la reconoce como víctima de violencia de género cuando es asesinada, muchas veces, por un ex-cliente o ex-pareja (no es contabilizada). De hecho, ni siquiera se le otorga la misma solidaridad: queda en suspenso, a la espera de conocerse quién es realmente, su estilo de vida, su familia, etc… información inútil que lo que único que hace es seguir reforzando los prejuicios que la sociedad otorga y encarna en la “puta”, esos valores que en el imaginario social están asociados básicamente a una mujer mentirosa, perversa e interesada y por los cuales no gozan de credibilidad ni de fiabilidad.

El ocio sexual masculino: Lo que pasa en un club, se queda en un club

Únanse a ello el propio contexto del negocio de la prostitución: un espacio para el ocio sexual masculino que, aunque real no parece estar en este mundo, por lo menos, no en esta dimensión. “Lo que pasa en un club, se queda en el club”. Esta frase la he oído infinidad de veces tanto por parte de los dueños de estos locales, como por parte de los clientes como de las mujeres y refleja una realidad: la impunidad y la opacidad que representa la explotación sexual en nuestro país. No en vano no está perseguida aunque penada.

Y recalco que me refiero a la explotación sexual, no a la prostitución. No en vano se soslaya quiénes son los clientes y no se cuestiona la legitimidad de su demanda (¿se tiene derecho al acceso al cuerpo de una mujer mediante pago?).

En el caso de la trata sexual es particularmente paradójico. Todo el mundo tiene claro que debemos luchar contra ella y que es una vulneración de los derechos humanos pero, sin embargo, nos queda cara de incredulidad cuando organismos como la ONUDD (la Organización de Naciones Unidas contra la droga y el crimen) nos advierte de que 1 de cada 7 mujeres en prostitución es víctima de trata y que el consentimiento está invisibilizando a las potenciales víctimas (esto se entiende muy bien cuando se habla de talleres textiles clandestinos, por ejemplo o cuando se habla de víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja).

Dicho de otro modo: que la mujer, inmigrante normalmente, sepa que viene a prostituirse y acceda a pagar una deuda desorbitante junto con el paquete de abusos a la que es sometida cuando ejerce NO exime en la comisión de este delito. Es triste afirmar, con el convencimiento que da la experiencia, que este prejuicio junto al existente sobre el imaginario social de la prostitución (industria del ocio por excelencia: la de unos pocos, claro está) es la gran cortina de humo que nos impide ver la violencia existente sobre las mujeres en este contexto.

¿No se sostiene?

Arte: Leandro Lamas

No en vano, tanto en España como en Galicia las cifras de identificación de víctimas de trata sexual son ridículas (las ONG gallegas detectaron en dos años unas 2.000 víctimas y las fuerzas y cuerpos de seguridad hablan de un par de casos). “No se sostiene” es la frase máis oída en las comisarías cuando la mujer decide declarar, venciendo el miedo o las amenazas y sin datos precisos de sus captores (el trabajo de investigación policial debe ser mucho más que el testimonio de una víctima).

No en vano, España es el país europeo donde más se consume sexo de pago (1 de cada 4 españoles, según la última encuesta del CIS). “Es una necesidad”, lo que más repiten los clientes para justificar su conducta. ¿Qué clase de sexualidad es aquélla que está disociada del placer del otro?, deberíamos preguntarnos. “Es un oficio”, se dice con insistencia… ¿Será casualidad que sean las mujeres pobres precisamente las voluntariosas en esta tarea?.

Es necesario ver cuáles son todos los significados que entraña una institución como la prostitución en nuestra sociedad, con un sentido crítico y perspectiva de género, para no sólo quedarnos con aquello que queremos ver.

Silvia Pérez

Para luchar y para no estar sola

Red Española contra la trata de personas

Rede Galega contra a trata

Para saber más:

www.feminicidio.net

http://beatrizgimeno.es/tag/prostitucion/

Campaña en Europa contra la trata de personas de la ONUDD

Defensor del Pueblo. La trata de seres humanos en España. Víctimas invisibles.

Imagen de previsualización de YouTube Derechos humanos, Exclusión, Mujeres y hombres, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas
Escrito por xosecuns 27 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contra los prejuicios. Si no lo entiende o le incomoda, pregunte

27 de agosto de 2014 a las 0:42

“Queridos negros no españoles: cuando tomáis la decisión de venir a España, os convertís en negros. Basta ya de discusiones. Basta ya de decir soy senegalés, guineano, nigeriano o dominicano. A España le es indiferente. ¿Qué más da si no erais “negros” en vuestro país? Ahora estáis en España

“Si contais a una persona no negra algún suceso racista que os ha ocurrido, aseguraos que no lo hacéis con resquemor. No os quejeis. Sed tolerantes. Si es posible, presentarlo con humor. Sobre todo no os indigneis. En principio las personas negras no deben indignarse por el racismo. De lo contrario no obtendréis solidaridad. Esto sólo es aplicable a los progresistas blancos, dicho sea de paso. No os molestéis siquiera en contar a un conservador blanco un suceso racista que os haya ocurrido. Porque el conservador os dirá que sois VOSOTROS los verdaderos racistas y os quedaréis boquiabiertos.”

Si en los párrafos anteriores en vez de España escriben Estados Unidos, verán como se las gasta en su blog Ifemelu, la protagonista de Americanah, la última obra de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie.  Con lo que he disfrutado leyendo esta novela, entenderán por qué estas vacaciones recién terminadas han sido especialmente felices.

Mi amor platónico por Chimamanda surgió al descubrirla reflexionar sobre los peligros de generalizar y pretender solucionar con hachazos problemas complejos o resumir procesos históricos con cuatro prejuicios. Se la presenté como introducción al artículo más exitoso de este blog, 10 falsos discursos sobre Africa. 18 simples pero adictivos minutos sobre los peligros de una única historia. Su ironía, sencillez, elegancia y hasta una cierta coquetería para denunciar prejuicios, no deja indiferente. Les dejo de nuevo con ella, me lo agradecerán.

Imagen de previsualización de YouTube

Americanah, el término burlón con que los nigerianos se refieren a los que vuelven de Estados Unidos para ridiculizar sus nuevas costumbres, cuenta la historia de amor de dos adolescentes nigerianos, Ifemelu y Obinze, obligados a emigrar de su país (ella a Estados Unidos y el a Inglaterra) para tener una oportunidad. Con esta excusa, Chimamanda describe y reflexiona sobre temas como el racismo, la corrupción política, el machismo o los prejuicios de todo tipo con el mismo humor y con el estilo delicado, irónico, duro pero amable que ya le vemos en el vídeo.

No les voy a destripar el argumento, no se preocupen. Les recomiendo que lean la novela y hablamos en los comentarios o en alguna conferencia de Chimamanda en España (con este post me pongo a ello…), pero si me apetece reproducir alguna de las reflexiones de los protagonistas, especialmente las de Ifemelu (al Obinze simplemente le toca la lotería al enamorarse). Ya me gustaría a mi hacer un blog como el suyo, con su tono irreverente y coloquial, aún a pesar del tonillo algo victimista y de marisabidilla que a veces muestra la escritora, cuya historia real es muy similar a la de la protagonista. Se lo perdono todo.

El libro lo leí mientras iba recibiendo noticias dispersas sobre el ébola, los “asaltos masivos” a la valla de Melilla, los disturbios racistas en Estados Unidos o las corrupciones diversas que siguen asolando nuestro pais. Y no me parecían incoherentes con lo que leía.

Parece obvio, pero no lo es. Nigeria es un país africano cuyos 165 millones de habitantes no están masivamente infectados por el Ebola o la corrupción. 165 millones de historias tristes o felices, de personas honradas o corruptas como en cualquier otro sitio. Las cloacas de la corrupción politica en Lagos son muy parecidas a las que infectan a nuestros Pujol, Rajoy o Chaves y condenan igual que aquí a millones de personas a la pobreza, la exclusión o la desesperanza.

Las razones por las que los jóvenes emigran de Nigeria son muy parecidas a las que tienen muchos españoles de su edad cuando gritan ¡No nos vamos, nos echais!. Como cuenta Obinze a sus amigos ingleses: 

“Alexa y los demas invitados comprendían que se huyera de la guerra, de la clase de pobreza que aplastaba el alma humana, pero no entenderían la necesidad de escapar del letargo opresivo de la falta de elección. No entenderían por qué las personas como el, que se habían criado sin hambre ni sed pero vivían empantanadas en la insatisfacción, condicionadas desde su nacimiento a mirar hacia otro lugar, convencidas eternamente de que las vidas reales se desarrollaban en otro lugar, ninguna de ellas famélica, ni víctima de violaciones, ni procedente de aldeas quemadas, estuvieran ahora decididas a afrontar peligros, a actuar ilegalmente para marcharse, ávidas sólo de elección y certidumbre”.

Mientras lo leía no dejaba de pensar en Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise… y el resto de las 15 personas que murieron hace unos meses en Ceuta, en las personas que arriesgan su vida para entrar en nuestro país, en lo poco que se distinguir árabes de moros, musulmanes o islamistas.

Les dejo algún párrafo entre otros muchos que me han gustado. Hablan de prejuicios en Estados Unidos, Inglaterra o Nigeria, pero si en vez de negros escribo gitanos, discapacitados, mujeres, pobres… quizá, como a mi, no les parezcan tan lejanos.

“En Africa conocimos a gente que no tenia nada, absolutamente nada, pero era muy feliz- comentó Kimberli.- Ifemelu también descubriría más tarde que, para Kimberli los pobres eran libres de toda culpa. La pobreza es algo resplandeciente: no concebía que los pobres pudieran ser depravados o malévolos, porque su pobreza los había canonizado y los mayores santos eran los pobres extranjeros.”

 “…en muchas personas anida solapada la idea de que los blancos se ganaron su espacio en los trabajos y universidades mientras que los negros lo consiguieron porque son negros (…) el panorama del negro estadounidense viene a ser como cuando pasas en la cárcel muchos años injustamente y de pronto te ponen en libertad, pero no te dan billete para el autobús; ah, y encima tú y el tío que te metió en la cárcel ahora sois automáticamente iguales. Si sale a relucir eso de que “lo de la esclavitud fue hace mucho tiempo” instad a vuestro amigo blanco a decir que muchos blancos todavía heredan dinero que sus familias amasaron hace cien años…”

Y por último, después de una serie de “consejos  para estadounidenses no negros” que no tienen desperdicio, les dejo con un párrafo que suscribo contra cualquier tipo de prejuicio, por eso no sirvo para ir a tertulias …

“Querido estadounidense no negro: ¿qué debes hacer? No lo sé muy bien. Intenta escuchar, tal vez. Oye lo que se dice. Y recuerda que no tiene que ver contigo. Los negros estadounidenses no te dicen que tú seas el culpable. Sólo te dicen qué es lo que pasa. Si no lo entiendes, pregunta. Si te incomoda preguntar, di que te incomoda preguntar y después pregunta igualmente. Es fácil ver cuando hay buenas intenciones detrás de una pregunta. Luego escucha un poco más. A veces la gente solo quiere sentirse oída”

@xosecuns

AFRICA, Cooperación, Corrupción, Cultura, Derechos humanos, Lectura, Mujeres y hombres, Personas, Personas Migrantes
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Non marchamos. Botádesnos!

13 de mayo de 2014 a las 0:55

Poucas imaxes me poñen máis triste que este mapa. Cada punto nesta web de Juventud Sin Futuro é unha historia dunha persoa obrigada a marchar de España a buscarse a vida. Dóeme tamén porque cada punto e a propia web son exemplos da sangria de inxenio e talento que está fuxindo dun pais que semella ter renunciado a loitar contra a desigualdade en beneficio dunha minoría.

Lémbrome do círculo vicioso da pobreza, un concepto utilizado ó estudar as razóns do subdesenvolvemento de moitos países, pero sobre todo de moitas persoas:   A pobreza adoita xerar máis pobreza. Sen políticas e intervencións activas e continuas en educación, saúde, emprego digno ou servizos sociais, a persoa que nace pobre, morirá pobre. Tamén os seus fillos. Tamén os seus netos…

¿Este é o futuro que lle agarda a mozos e mozas?

Esta semana terán oportunidade de reflexionar sobre estes temas se están por Compostela. O Consello Económico e Social de Galicia e o IDEGA organizan o 14 unha xornada sobre as perspectivas laborais da xuventude galega. E o 15 e 16 non se perdan la Conferencia InternacionalAdolescencia e xuventude: Da exclusión social á Cidadanía Activa“. Si están en Mallorca, teñen a oportunidade de acompañarme no  V Intercambio de profesionais “Creando el mañana”.

Xuventude con talento que se vai, ou mellor á que botan. E mozos con talento que aínda quedan e sofren polas continuas despedidas de amigos ou amigas pero que non se renden. Unha delas Romana Pérez de Lis, unha politóloga e traballadora social comprometida á que xa coñecen escribindo de Palabras mentirosas sobre gitanos ou Que no les hipotequen la vida.

Grazas Romana. Tamén por non rendirte.

Non marchamos. Botádesnos!

Mobilidade exterior, así chama o Goberno ao exilio forzado de 70 mozos e mozas ao día en Galicia. Falan de éxito profesional, de oportunidade de aprender idiomas, de facer curriculum… mentres aquí vas perdendo o imprescindible capital social profesional, ese tecido que che garante polo menos poder pasar a criba e ter acceso a unha entrevista.

Facer a maleta por tanto non significa soamente o desarraigamento afectivo e emocional, tamén o profesional. Emigramos a unha Europa infestada de minijobs, na que con sorte seremos cidadás de segunda (non se nos esquece que até na precariedade hai clases) e poida que algunha salga en “Españoles por el mundo” contando o que bota de menos a tortilla de pataca e o xamón. Pero esquécesenos que esta terra está chea de recursos, de riqueza. Esquécesenos (case sempre) que esta terra é nosa.

Imagen de previsualización de YouTube

O paro xuvenil alcanza xa o 55,8%, o 80% das menores de 30 anos segue vivindo cos seus pais, unha cuarta parte vive en risco de exclusión, case o 30% das que logran un emprego fano a xornada parcial o que redunda na precarización.

Ademais dun (des)Goberno xerador de pobreza e exclusión, detrás destas cifras hai máis culpables. Aquelas que vampirizan a unha xeración á que deixaron sen futuro, pero tamén sen presente. Convéncennos de que non hai outra saída: ou o tomas ou o deixas, haberá mil como ti esperando na porta. Traballa gratis ou case gratis, polo teu ben, non polo seu. Non para garantir o seu salario que será cinco veces o teu, nin asegurar chegado o momento a súa prestación por desemprego (á que ti non tes dereito porque traballas de maneira irregular), nin para pagarlles do día 1 ao 5 de cada mes sen atraso nin opción alugueres astronómicos que se negan a renegociar.

Aquelas que nos asfixian, que non nos deixan espazo, son os mesmos que se escandalizan vendo como prende esta frustración nunha manifestación, como se ocupan casas baleiras en ruínas e terras improdutivas para xerar espazos de encontro e saídas alternativas á desmotivación e a fuxida.

Crear canles de solidariedade alternativos é subversivo. Ter ideas tamén.

Violencia é cobrar 2,95€/hora, despedir a compañeiras brillantes en aeroportos con máis medo que ilusión, enlazar até os absurdo contratos de “aprendizaxe e formación”, o voluntariado abusivo e a nova modalidade de utilizar os períodos de proba permitidos como alternativa á contratación. Violencia é que con 1.700 causas de corrupción en España e máis de 500 imputados e só 20 estean en prisión.

Xorden iniciativas paralelas ás institucións, con nome e apelidos, imprescindibles para facer fronte ao día a día. Aparecen centros sociais autoxestionados nos que se permite participar na toma de decisións de maneira asemblearia, nos que todas teñen voz e ofrécense solucións na medida das súas posibilidades, proxectos como Videocartas Galiza-Berlín, para contar o que está a pasar con creatividade e rigor, bancos de tempo, recuperación de espazos degradados, cooperativas de consumo responsable… unha batalla contra o individualismo atroz.

As consecuencias son incalculables, non só polo talento desperdiciado, fundamental para o cambio social, senón porque todas nós cotizaremos noutros países, e non volveremos, por tanto quen sosterá o “insustentable” deste sistema perverso? Dende logo, chegou a hora de sinalar ás culpables deste éxodo xeracional, de facer autocrítica e decidir se realmente a mocidade está perdida ou a perdemos entre todas.

@romana_lis

Administración, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Menores y jóvenes, Personas Migrantes, Riqueza
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los “Guantánamo” españoles

9 de abril de 2014 a las 21:37

Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise…  Y así hasta 15 personas muertas hace casi dos meses en Ceuta. Ninguno de ellos superaba los 26 años, Armand tenía 16.

Por decencia y contra la indiferencia y el olvido creo obligado comenzar este artículo recordando por su nombre a estas personas, obligadas a escoger entre un ataud o una maleta. “No preguntéis su nombre a quién os pide asilo. Precisamente quién más necesidad tiene de asilo es el que tiene más dificultad en decir su nombre“, escribía Victor Hugo en Los Miserables.

Hace unos meses, Violeta Assiego, una reconocida experta en derechos humanos, Vulnerabilidad Social y Discriminación, en Si viaja al Norte no olvide sus cadenas escribía sobre toda la demagogia y falsedad que oculta el fenómeno de la inmigración, afirmando con razón que en España “no existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros“.

Hoy Violeta, con su rigor habitual, continúa contándonos esta historia infame con el espanto de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Y yo me sigo haciendo la misma pregunta incómoda:  ¿Si los muertos fueran blancos o españoles reaccionaríamos igual?

¡Gracias, Violeta!

Los “Guantánamo” españoles

Desde el año 2009 más de 50.000 personas de origen extranjero han pasado por los centros de internamiento sin que sus derechos fundamentales hayan sido garantizados suficiente y adecuadamente.

Durante este periodo y en seis meses desde que la normativa de Extranjería entró en vigor aquel año, debía haber estado vigente su reglamento de funcionamiento. Casi cinco años después se acaba de aprobar el Real Decreto 162/2014, que regula el funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros. Hasta este momento estuvo vigente una Orden del Ministerio de la Presidencia del año 1999 que —a efectos prácticos— ha supuesto un verdadero “limbo jurídico” en el funcionamiento de los CIE y que ha dado cabida a irregularidades denunciadas por las  ONG y sobre las cuáles han preguntado varios grupos políticos en sede parlamentaria.

Cincuenta mil personas desde el 2009 es una cifra estimada obtenida a partir de los informes del Defensor del Pueblo sobre el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y de las memorias de la Fiscalía General del Estado. A falta de los datos del año 2010 y 2013 (en todo caso similares a los de años anteriores)  y desde luego muy inferior a la cifra total posible desde que los CIE entraron en funcionamiento en 1985.

Es necesario señalar que localizar información objetiva sobre los CIE es como buscar una aguja en un pajar. No existe ninguna fuente oficial que agrupe de manera sistematizada y clara –además de desglosada por CIE- el número de plazas, de ingresos, de expulsiones, el tiempo medio de estancia, los egresos, la ocupación media, las nacionalidades, los costes, el personal destinado, la estructura física, ni por supuesto las características personales y sociales de las personas que allí permanecen. Algo que hace sumamente complicado el poder rendir cuentas de un servicio de custodia de personas gestionado por el propio Estado.

Los CIE, a pesar de su apariencia, no son cárceles. Al igual que los inmigrantes irregulares por el hecho de serlo no son malos. Es interesante ver a través de este video de una encuesta que se hizo en México a niños y niñas la asimilación de estereotipos que absorbemos desde muy pequeños y hasta qué punto estaba arraigado en ellos el racismo:

Imagen de previsualización de YouTube

Las personas ingresan en los CIE no porque hayan cometido un delito.

Es la irregularidad en su situación administrativa la que les lleva a ese lugar, el hecho de ‘ser ilegal’. Se les priva del derecho a circular libremente —según el texto del nuevo reglamento— como ‘medida preventiva o cautelar para garantizar la expulsión y devolución en virtud de expediente administrativo, o la expulsión como medida sustitutiva la pena privativa de libertad de una duración máxima de 6 años’.

De esta forma, se pueden llegar a dar, y de hecho se dan, situaciones en las que en el mismo espacio físico conviven —durante un máximo de 60 días— personas que han cometido delitos (y están condenadas por ello) con otras cuyas vidas están completamente ‘integradas’ en la sociedad española y que migraron a nuestro país por razones económicas. Sobre las vidas de las personas del CIE de Aluche (en Madrid) acaba de publicar un informe Pueblos Unidos que describe con suficiente rigor las dramáticas situaciones  personales, familiares y sociales —denunciadas también por otras ONG— de ‘los que van a parar’ al CIE: personas enfermas, víctimas de la trata, personas con mujer hijos, personas que están trabajando en B, posibles solicitantes de asilo y refugio, personas que desconocen el idioma y/o la cultura, etc. PERSONAS que viven con total normalidad entre nosotros.

A raíz del eco mediático por la reciente aprobación del Reglamento de funcionamiento de los CIE, la opinión pública ha empezado a tener conocimiento de las irregularidades que se han venido cometiendo y se ha subido el volumen a la voz de los representantes de las ONG y de las propias personas afectadas y que ya venían contando lo que ha estado sucediendo año tras año. Es muy recomendable este video de SOS Racismo y Amnistía Internacional al respecto

Silencio y opacidad para un reglamento inadecuado e insuficiente

No deja de ser llamativo el silencio y la opacidad sobre las condiciones de estos centros durante diferentes legislaturas y de distintos signos políticos. Es difícilmente negable que el limbo jurídico de todos estos años ha vulnerado, y sobretodo limitado, derechos fundamentales de cada uno de los hombres y mujeres que han pasado por alguno de los 8 CIE que a fecha de hoy siguen funcionando.

A pesar de todo esto, el actual Reglamento —que ha tardado casi un lustro en llegar— es insuficiente e inadecuado. La nueva norma olvida y calla muchos de los aspectos básicos que debía recoger si hubiese atendido a las recomendaciones de los organismos oficiales, las ONG y las directivas europeas respecto a este tipo de internamiento. No ha sido así y la asistencia sanitaria sigue sin estar garantizada las 24 horas; la privacidad en las comunicaciones con la familia o los abogados tampoco; no hay garantías suficientes cuando se realicen ‘cacheos en desnudo integral’ tal y como pide el Tribunal Constitucional; tampoco cuando se use la celda de aislamiento o se interpongan quejas al juzgado sobre lo que esté pasando en el CIE y la lista es larga como para continuar aquí.

Criminalizar a quien no es un criminal

Pero ha sido al dar un protagonismo inusual a la Dirección General de Policía en un espacio que no es penitenciario donde se observa cómo se vuelve a criminalizar a quien no es un criminal y se expone a un plus de vulnerabilidad a quien debía ser protegido por las Fuerzas de Seguridad. Un mensaje en off parece repetirse una vez tras otra a la sociedad: no pasa nada si el inmigrante en situación irregular lo pasa mal. Que existen lugares siniestros como los CIE son necesarios aunque allí los derechos pueden tener otros matices. ¡Qué más da! Es como  poner una concertina más.

Pero ¿realmente da igual? La respuesta desde los Derechos Humanos es que NO da igual y la social es que nunca es tarde para empezar: ‘ni una concertina más ‘ en sentido metafórico y en sentido real.

@Vissibles

Imagen de previsualización de YouTube Administración, AFRICA, Campañas, Derechos humanos, Exclusión, Hambre, Organizaciones No Lucrativas, Personas Migrantes, Pobreza, Transparencia, Unión Europea
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net