Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Posts tagged ‘Participación’

Acabas en la calle huyendo del machismo y te encuentras con lo mismo

25 de noviembre de 2018 a las 23:29

Comencé a salir de la calle cuando dejaron de tratarme como un zombi y sí como una persona”.

No creo que se me olvide nunca esta frase y toda la expresión de dignidad que encierra que hace años le escuché a una antigua persona sin hogar. Dar voz a las personas en vez de intentar hablar en su nombre es una de las características de ONG y profesionales que han optado por combatir la pobreza en vez de parasitarla.

Hoy es el Día contra la Violencias Machistas y mañana será el Día de las personas sin hogar . Es un orgullo ceder mi blog para conocer esta historia de participación, feminismo y dignidad.

Gracias a Beatriz Ortiz, directora de comunicación de la Asociación Realidades por contarlo, pero sobre todo gracias a Antonia, Yazmira, Patricia, Concha, Diana, Karely, Rosalyn, Antonieta, Laura, Mila y Prado por luchar y por hacerlo cantando…

“Las mujeres sin hogar cargamos con más estigmas por ser mujeres y por estar sin hogar”.

Las violencias machistas no entienden de clases sociales, fronteras, culturas, orígenes o edades. Y eso es algo que las once mujeres sin hogar que protagonizan este artículo tienen muy claro. Ellas son Antonia, Yazmira, Patricia, Concha, Diana, Karely, Rosalyn, Antonieta, Laura, Mila y Prado.

De manera colaborativa ya sea aportando su historia de vida, su voz, su imagen o sus ideas, han participado en una aventura audiovisual colaborativa para denunciar las violencias machistas que afectan a todas las mujeres y que ellas, por encontrarse una situación de exclusión social, por ser mujeres sin hogar, han vivido de una manera más violenta y extrema aún.

Además de las ganas de denunciar esta situación lo que las ha unido es que todas son participantes en Asociación Realidades, una entidad que pone los medios de comunicación social al alcance de las personas sin hogar para que sean ellas mismas quienes hagan llegar sus mensajes al resto de la ciudadanía, en este caso a través del vídeo.

Aprovechando que el 26 de noviembre, Día de las Personas Sin hogar, y que el 25 de noviembre es el Día Internacional contra las Violencias hacia la Mujeres, nos parece oportuno hablar de la iniciativa de estas mujeres sin hogar que, también gracias al auge del movimiento feminista, se han animado a denunciar las situaciones de violencias machistas que han vivido. “Vivimos estas situaciones de una manera más violenta y extrema. Además cargamos con más estigmas por ser mujeres y por estar sin hogar. Nos ven como un blanco más fácil y nos cuesta mucho denunciar ya que a menudo no nos creen por nuestra situación”, explican.

No tienen miedo y quieren hacerse visibles, por eso en el proceso formativo de vídeo participativo que realizaron durante más de dos meses  con la colaboración de la cooperativa Pandora Mirabilia, decidieron que la mejor manera de contar sus historias era a través de un canción de rap y un videoclip: “el objetivo del taller era hacer un vídeo participativo sobre mujeres sin hogar. Intercalábamos conocimientos técnicos sobre vídeo con muchas historias de nuestras vidas y nos dimos cuenta de que habíamos vivido muchas situaciones parecidas de malos tratos en la pareja, de vejaciones en los albergues y pisos, de abusos sexuales en el trabajo o en la calle”.

Es un tema delicado, pero tenían algo muy claro: “no queríamos aparecer como víctimas, si no como mujeres fuertes, valientes y empoderadas. Que es como nos sentimos” explican entre varias. La cuestión del género musical vino después “vimos algunos vídeos en Youtube y nos gustó el espíritu reivindicativo del rap. Además también es un mundo de hombres en el que ahora muchas mujeres se están haciendo un hueco. Nos recordaba un poco a nuestra situación”.

Ellas son conscientes de su invisibilidad dentro del sinhogarismo, la mayoría de las personas que están en situación de calle son hombres, que es la parte más visible de esta situación de vulnerabilidad extrema. Si miramos los datos de los recuentos de personas que duermen en la calle en las grandes ciudades el número de mujeres no llega al 15%. Pero entendiendo el sinhogarismo no sólo como estar en situación de calle o pernoctando en un albergue, sino como un abanico mucho más amplio de situaciones de exclusión residencial, el número de mujeres es muchísimo mayor.

Todas las personas sin hogar han tenido miedo en algún momento y se han sentido vulnerables. Las mujeres sin hogar además de con el miedo y la vulnerabilidad cargan con la violencia machista estructural que afecta a todas las mujeres y la calle es un escenario muy violento para una mujer en este sentido.

Con tal de evitar la calle, donde las posibilidades de sufrir agresiones sexuales son muy altas, recurren a estrategias como dormir en casas de familiares, cuidar a cambio de cama, limpiar a cambio de cama o, incluso, llegar a mantener relaciones de pareja insatisfactorias o aguantar situaciones de violencia por parte de sus parejas y no denunciar. Es decir, el riesgo añadido para las mujeres de ser objeto de violencias machistas condiciona directamente sus estrategias para lograr una alternativa a la calle.

En la calle la violencia hacia las mujeres se acrecienta, “nos tratan como objetos. Se piensan que nos pueden comprar como una caja de cigarrillos. Llegas a la calle y eres la novedad, escuchas: ‘a ver quién se la puede llevar’”, relatan las protagonistas del vídeo.

En muchas ocasiones las agresiones viene también por parte de hombres que se encuentran en su misma situación “no nos respetan, nos ven por debajo de ellos y encima te ponen la etiqueta de que eres fácil sólo porque estás en la calle.” Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, recogidos en la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020, entre 2005 y 2012 se duplicaron las agresiones sexuales a mujeres sin hogar, pasando del 12,8% al 24,2%.

Volviendo a la experiencia del vídeo, las participantes (que han decidido hacer de manera colaborativa también las declaraciones para este artículo) ponen mucho énfasis en explicar el proceso de elaboración de la letra del rap: “recogimos las historias que nos habían pasado y que habíamos compartido en los talleres, eran cosas de una o de otra, pero en el fondo era la historia de todas. De las mujeres que estamos sin hogar, pero también de cualquier mujer”.

Ellas insisten en que todas las mujeres están atravesadas por esta situación “queremos dejar de ser invisibles como mujeres sin hogar y también sensibilizar a los hombres que viven nuestra misma situación, pero también queremos que esto sirva para todas las mujeres, para las que están sin hogar y las que no, para acabar con el machismo”. De hecho, así lo subraya el estribillo de la canción “en la calle y en las casas, al machismo guerra, guerra. Que no seamos dos, que nos seamos doscientas, que estemos todas juntas, al cien por cientas”. Y así explican el título de la canción: “lo que nos afecta a nosotras, afecta a todas las mujeres. Por eso nuestra canción se llama Cienxcientas”.

Campañas, Comunicación, Derechos humanos, Desigualdad, Inclusión, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas sin hogar, Pobreza, Vivienda
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Qué hago si están maltratando a mi vecina?

18 de julio de 2018 a las 21:55

Preste atención SI EN SU COMUNIDAD

PRESENCIA actitudes o acciones violentas, vejaciones o insultos de algún vecino a su pareja.

OBSERVA que alguna de sus vecinas presenta sin justificación, moratones en la cara o en el cuerpo, o roturas, o si observa que son reiteradas.

ESCUCHA gritos, golpes o ruidos reiterados y anómalos.

NO VE a alguna de sus vecinas durante varios días, sin que exista o conozca causa aparente y si esta ausencia llama la atención.

OYE lloros de menores reiterados o descontrolados, acompañado de ruidos o hechos anómalos.

PERCIBE en alguna vecina un cambio grande de actitud cuando su pareja está delante.

¿Qué hacer?

Si tiene sospechas fundadas de que puede existir una situación de violencia de género en su comunidad

LLAME al 016 . Debajo tiene los carteles en otros 8 idiomas.

LLAME al teléfono de asistencia a mujeres víctimas de su comunidad autónoma. En Galicia es el 900 400 273 (imprima este cartel en siete idiomas y póngalo en su portal si acaso)

BUSQUE los recursos de su municipio aquí. 

¿EMERGENCIA? LLAME a la Policía (091), Guardia Civil (062) o Emergencias (112)

ACOMPAÑE a la víctima, si es necesario, a un centro médico-sanitario.

SOLICITE información o ayuda a su administrador de fincas colegiado.

No es verdad que…

La violencia dentro de casa es un asunto familiar que no debe salir de este ámbito.

Los malos tratos a las mujeres son algo raro y aislado.

Los celos son una expresión de amor.

No hay manera de romper con las relaciones abusivas.

Esto solo sucede en familias de bajos ingresos o desestructuradas.

Los hombres con problemas de adicciones, desempleados, con mucha tensión en el trabajo…son violentos como efecto de estas situaciones.

Cuando una mujer dice no quiere decir si.

Una mujer maltratada es responsable de lo que le ocurre por seguir conviviendo con ese hombre.

Las comunidades de vecinos y vecinas NO pueden mirar para otro lado. No es posible cerrar los ojos ante un posible caso que se produzca en la casa de al lado. Con mensajes como estos y recomendaciones como las de arriba, me he encontrado este folleto en mi buzón.

Una interesante campaña de prevención de la violencia de género en el ámbito vecinal impulsada por la Xunta de Galicia junto a dos actores que se suman con coherencia a la guerra contra el machismo: el Colegio de Administradores de Fincas de Galicia y la Asociación Española de Auditores Socio-Laborales. Interesante también por su aparente sencillez (y supongo que afortunadamente escaso presupuesto): repartir 30.000 folletos con los conceptos muy claros y directos que se están distribuyendo en las comunidades de vecinos y formación específica para que los administradores de las comunidades puedan canalizar las consultas o sospechas.

¿Se animan a replicarla?

Nota para machirulos indignados

Fuente: www.eldiario.es

Si has puesto algún comentario o tuit indignado o crítico con este artículo (habitual cuando publico algo  sobre violencia machista), verás que te he derivado leer este apartado.

Lo primero sería entender que al igual que una bacteria no es lo mismo que un antibiótico, machismo es lo contrario de feminismo.

Lo segundo asumir cuando antes que el tiempo de los orcos se acaba. Por mucho que envidies en silencio a quienes gritan “Sé un hombre y cubre a tus mujeres”  Y tras el bendito 8M mucho antes de lo que pensabas.

Es obligatorio adaptarse y reeducarse para un mundo que si o si tiene que ser más decente. Empieza por leer 10 ideas para hombres que quieran erradicar la violencia machista

Si eres uno de los 6 millones de puteros de este país, debes saber que muchos estamos exigiendo que vayas a la cárcel o se quede a cero tu cuenta corriente por cometer un delito de violencia machista extrema. (“Facilitar una atención especializada a las víctimas de prostitución y/o trata, como fenómeno extremo de violencia de géneroEstratexia Inclusión Social de Galicia 2014-2020. Página 78)

No cambiar, resistirse, es ser cómplice de la violencia. La de las manadas y la de quienes las juzgan

@xosecuns

Campañas, Comunicación, Derechos humanos, Mujeres y hombres, NO Violencia, Personas, Servicios sociales, Tolerancia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Explicando en clase por qué abuelas y abuelos están tomando las calles

9 de abril de 2018 a las 21:57

El 21 de marzo, Día Internacional contra el Racismo, con un sencillo pero contundente “Miradnos bien, somos gallegos” la portada de La Voz de Galicia le dio una alegría inmensa a personas como Samba, Amdy, Zinthia, Libass, Alexque o Yosi que se vieron reconocidas como ciudadanas con los mismos derechos y obligaciones que cualquiera de nosotros.

Ese mismo día se publicaba el suplemento semanal La Voz de la Escuela, imprescindible para cualquier persona interesada en la educación. Y este artículo en gallego de Fernando Pariente explicando por qué es vital para niños y niñas entender y apoyar la defensa del sistema del sistema público de pensiones que ha puesto en pie a miles de pensionistas en defensa de sus derechos.

Quizá parezca que son temas diferentes, pero en realidad tienen mucho que ver. De hecho están hablando de lo mismo: el serio peligro de desaparición de nuestro estado del bienestar, forzándonos a pasar de un modelo de sociedad en el que todas las personas que vivimos en España cuidamos unas de otras a otro en el que cada uno se debe buscar la vida y si es un inútil o vago por no hacerlo, aguantarse y pedir limosna si acaso.

Si quieren entender mejor la extrema importancia de esta decisión política y como explicarla si acaso en sus clases, ademas de leer el artículo de Fernando Pariente, les recomiendo ver los vídeos, algunos de los que incluye la unidad didáctica elaborada por la Fundación FOESSA de Cáritas para explicar las conclusiones de su último y monumental informe sobre la pobreza en España. Como bien dicen: “La pobreza no es un problema de la crisis, sino de modelo social

Los abuelos salen a la calle

El pasado 22 de febrero ocurrió algo insólito en España. Los jubilados y pensionistas se manifestaron en más de sesenta ciudades. Numerosas personas mayores mostraron su indignación y su protesta contra elridículo incremento del 0,25 % que se viene aplicando a sus pensiones desde hace cinco años. En muchos casos eso significa un aumento de algunos céntimos nos sus ingresos mensuales. Menos de lo que vale la remisión de la carta con la que el Gobierno se lo comunica cada año. Por eso muchos procedieron simbólicamente a romper esas cartas en público. Parece que en los tiempos que corren se puede producir entre los abuelos un movimiento parecido al de los chicos indignados del 2011.

Las pensiones garantizan a los ciudadanos el bienestar mínimo indispensable. El sistema público mantenido por la Seguridad Social certifica que el Estado cubrirá tanto el cuidado de su salud como la satisfacción de sus necesidades cuando dejen de trabajar por jubilación o no encuentren trabajo. Que el Estado asuma esta responsabilidad es una conquista social tras muchos años de lucha desde mediados del siglo XIX, con la revolución industrial.

Manifestacion en Ferrol por unas pensiones dignas. Foto: José Pardo

En el sistema que funciona en España, el Estado recibe obligatoriamente alrededor de una tercera parte de la retribución de cada trabajador durante toda su vida laboral y financia con esos fondos las prestaciones de jubilación y de paro, cuando estas sean necesarias. Los trabajadores españoles estamos pagando durante toda nuestra vida laboral al Estado para que este cubra nuestras necesidades cuando dejemos de trabajar o cuando quedemos en el paro.

Estas prestaciones están destinadas a toda la población y son, por tanto, un efecto de la solidaridad de unos ciudadanos hacia los otros. Es importante comprender y reflexionar sobre esta idea. Durante toda nuestra vida laboral estamos cooperando para conseguir el bienestar de todos.

Este modelo está siendo objeto de debate porque hay quien piensa que no es económicamente sostenible. Los jubilados entraron en estado de alarma y las pensiones son noticia todos los días, mientras en el horizonte acechan amenazas de recortes en las prestaciones.

Los indignados pensionistas tratan de conseguir que su poder adquisitivo no se vea cercenado por un crecimiento ridículo de sus pensiones frente al alza de los precios de los bienes de consumo. Calentar la casa y pagar la luz cuesta hoy mucho más que hace cinco años, mientras que el incremento acumulado durante estos mismos cinco años en su pensión no pasa de los diez euros en muchos casos. Así que exigen que se aplique a las pensiones el mismo incremento, como mínimo, que se produjo en el año anterior en el IPC (índice de precios al consumo).

Para resolver esta difícil papeleta el Gobierno y los partidos políticos tienen que reunirse de nuevo en el Pacto de Toledo que firmaron hace años. Las personas mayores están en pie de guerra y al acecho del que ocurra.

Nos hace mejores

Desde que existe la Seguridad Social pública nuestra sociedad es mejor porque es más solidaria y tiene más conciencia de cuerpo social. Dejamos de ser una colección de individuos que coinciden viviendo sobre un territorio, para convertirnos en una organización solidaria que se compromete con el bienestar de todos sus miembros. Si sólo nos consideráramos individuos aislados, cada uno se dedicaría a solucionar su vida y, en el mejor de los casos, podríamos ayudar a otros por mera condescendencia, como un acto de caridad. Es lo que se hacía hasta el siglo XIX. Pero gracias a una nueva concepción de la sociedad, esta se convirtió en un conjunto solidario de ciudadanos en el que todos tienen derecho a un nivel básico de bienestar.

Ya no es una cuestión de caridad voluntaria, todos los ciudadanos tienen derecho a vivir dignamente y el Estado, centro de cohesión de todo el cuerpo social, tiene la obligación de garantizarlo. Por eso somos una sociedad mejor y este es un logro irrenunciable.

Un sistema que nació hace 135 años

Esta conquista social, que caracteriza especialmente a las democracias europeas, tiene su origen en las leyes que promovió en el Parlamento alemán el canciller de hierro, Otto von Bismarck, hace 135 años, para imponer un seguro obligatorio contra enfermedades y accidentes a favor de todos los trabajadores de la industria y de la Administración del país.

Bismarck no era precisamente socialista, pero fue el mejor medio que encontró para atemperar el creciente malestar de los obreros alemanes. La nueva ley, que entró en vigor el 15 de julio de 1883, estableció que el coste de estos seguros obligatorios debía ser abonado en dos terceras partes por los trabajadores y en una tercera parte por los empresarios, pero la ley fue impugnada ante la consideración de que no se debía exigir su financiación a los trabajadores. La impugnación prosperó y en 1884 se aprobó que la financiación corriera por completo a cargo de los patrones. Durante los años siguientes a ley se extendió al resto de los trabajadores asalariados y en 1889 se estableció de la misma forma un seguro de jubilación e invalidez.

No hay dinero. ¡Mentira!. Manifestacion en Santiago de Compostela

Con todo, el sistema creado por Bismarck no fue, aun, un verdadero sistema público de seguridad social, porque la prestación de los seguros la realizaban las empresas privadas con las que se contrataba y cubría sólo a los trabajadores por cuenta ajena, fundamentalmente el proletariado industrial y el personal de la Administración. Quedaban fuera muchas mujeres que trabajaban nos sus hogares y los artesanos, los pequeños comerciantes y emprendedores autónomos.

El auténtico concepto de Seguridad Social pública tiene que incluir dos características necesarias. La primera es el carácter público del servicio prestado y la segunda es la cobertura total de la población. Por eso la Seguridad Social tiene que estar organizada por el Estado y amparar a todos los ciudadanos de la nación. Para llegar a la concepción de un sistema de carácter público en el que el Estado se hiciera responsable de forma integral de la Seguridad Social hubo que esperar al año 1938, con la Ley de Seguridad Social de Nueva Zelanda, que sirvió de modelo para muchos países.

Actividades para trabajar en clase…

1) La Constitución española determina en su artículo primero que «España se constituye en un Estado social y democrático de derecho». Esta definición básica de la nación española deja constancia de que nos constituimos como un conjunto solidario de ciudadanos y la organización estatal responde de satisfacer nuestros derechos en pie de igualdad. Eso tiene que ver con la supervivencia necesaria de la Seguridad Social y su carácter público. Buscad en la Constitución española y en el Estatuto de Autonomía de la comunidad los artículos que hagan referencia al derecho de los españoles a disfrutar de una Seguridad Social y a la forma de organizar sus prestaciones.

2) Probablemente no haya nadie en vuestra clase que no haya recibido alguna vez o que no esté recibiendo en su familia alguna de las prestaciones de la Seguridad Social. Muchos tendrán abuelos jubilados que perciben una pensión, alguien puede o pudo tener a su padre o su madre en paro o padeciendo una enfermedad de larga duración y percibiendo la prestación por desempleo, etcétera.

Haced un estudio de la relación de vuestra entorno familiar con la Seguridad Social. Comprobad cuántos miembros de vuestra familia están trabajando, reciben un salario y contribuyen con casi una tercera parte a sufragar los gastos de la Seguridad Social (ellos son miembros activos). Comprobad también cuántos son perceptores de prestaciones porque son jubilados, sufren incapacidad laboral o están en paro.

Comparad una lista con la otra y tomad conciencia de si el resultado en vuestro caso es favorable a la Seguridad Social o lo es a vuestra familia. Reflexionad sobre eso.

3) Para comentar el tema de hoy es muy recomendable que leas los artículos 22 y 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Administración, Adultos mayores, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Impuestos, Incidencia, Inclusión, Inversión social, Participación, Servicios sociales
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

12 principios para luchar contra la exclusión social severa

28 de febrero de 2018 a las 23:23

Del profundo abismo de los dogmas políticos, de vez en cuando resurge un clásico: “las ONG son la cara bonita de la privatización de unos servicios sociales que deberían ser prestados por el estado“. Amén.

De esta generalización absurda (y cómplice por cierto de la verdadera y masiva privatización… pero a grandes empresas) que niega el trabajo diario y la filosofía de la mayoría de las organizaciones de la sociedad civil que exigen a las administraciones públicas que cumplan su obligación de liderazgo y supervisión, escribíamos hace un par de años en el vigente ¿Desprecia la izquierda a las ONG que luchan contra la pobreza? 

Hace unos días planteaba en redes sociales una pregunta a profesorado y alumnado de Trabajo Social, Educación Social, Integración Social… ¿Es ético ningunear o generalizar ideológicamente en las clases a ONG de acción social (o de cooperación), negando su papel imprescindible en el sistema público de servicios sociales o de defensa de derechos… aún sabiendo que al hacerlo se está perjudicando gravemente la futura inserción laboral del alumnado?

Mientras hacía esta pregunta, no dejaba de pensar en el esfuerzo y ejemplo que la delegación gallega de Emaus Fundación Social ha hecho en los últimos años para desarrollar el Modelo INCLUE. Su concepto de “discapacidad social” y su apuesta por una atención de calidad en la atención a las personas en situación de exclusión social severa. Implicando desde el principio tanto a nivel político como técnico a la administración pública autonómica y municipal y a organizaciones con la misma filosofía.

Pueden descargar el informe de este proceso aquí, pero me gustaría resumirles los doce principios a los que llegan (página 66) para asegurar una intervención de calidad.

La pobreza no se esconde. Foto: Oscar Vázquez (La voz de Galicia)

1. Apostar por la activación, desde una concepción multidimensional de la inclusión.

Del mismo modo que en el ámbito de la discapacidad se pasó de un modelo médico o rehabilitador a una concepción social que hace hincapié en el carácter excluyente de las estructuras sociales y en la necesidad de adaptar esas estructuras a las características de todas las personas, reconociendo y valorando su diversidad, en el ámbito de la inclusión es también necesario desarrollar un modelo de “discapacidad social que, sin dejar de lado los factores individuales relacionados con los procesos de exclusión e inclusión, promueva la modificación de las estructuras sociales que generan desigualdad.

El entorno laboral, el educacional, el social y la vivienda, las políticas generales y las actitudes de toda la ciudadanía son co-responsables de los procesos de exclusión y, por tanto, parte activa de su solución. Esto afecta a todos los ámbitos públicos y privados, a todas las administraciones y a las instancias privadas, como la patronal, los sindicatos, medios de comunicación, etc.

Aun reconociendo la centralidad del empleo remunerado como elemento básico para la inclusión, es preciso reconocer la necesidad de trabajar otros elementos distintos de la empleabilidad (salud, vivienda, relaciones personales, etc.). Esto implica que el acceso al empleo remunerado no debe siempre considerarse como el objetivo básico de toda intervención y que cabe apostar por una concepción amplia de la empleabilidad, que reconozca el valor inclusivo del voluntariado, el cuidado a otros miembros de la unidad familiar, las actividades artísticas o, incluso, el ocio.

2. Derecho a una intervención de calidad.

Al margen de la regulación legal que en un momento dado pueda existir en una Comunidad Autónoma determinada, un modelo inclusivo de atención a las personas en situación de exclusión social debe tender a asumir que la percepción de apoyos para la inclusión constituye un derecho de las personas en situación de exclusión social. De ello se deriva que la provisión de esos apoyos –bien directamente, bien mediante entidades concertadas− constituye una responsabilidad de las administraciones públicas, no sujeta a discrecionalidad. Desde el punto de vista de la prestación del servicio, esto implica además la necesidad de garantizar la calidad del mismo, y de establecer los sistemas adecuados de inspección, acreditación y determinación de estándares.

3. Reconocimiento y respeto de los derechos.

El diseño de los programas y las intervenciones debe estar enmarcado en el reconocimiento de los derechos que asisten a las personas usuarias de los servicios sociales. Además de sus derechos básicos y fundamentales (a la igualdad, a la no discriminación, etc.) o de los derechos que el sistema de protección social les reconoce (a una prestación de garantía de ingresos o a unos servicios de apoyo para la inclusión social y laboral), las personas, en tanto que tales, deben poder también ejercer en la práctica el derecho a la dignidad, la privacidad y la intimidad, la autodeterminación y la autonomía, la capacidad de elección, o la satisfacción y la realización personal.

4. Individualización, autodeterminación y control.

Uno de los retos fundamentales de un modelo innovador y de calidad en el ámbito de la inclusión social radica en cómo promover la autodeterminación de las personas y su control en relación a los servicios que se les prestan, en la línea de modelos como la atención centrada en la persona o la vida independiente. Ello hace necesario promover un modelo de intervención que tenga en cuenta los condicionantes estructurales de la exclusión, y no se centre exclusivamente en los aspectos individuales de la misma, desde una concepción meramente rehabilitadora de la intervención social.

Más difícil resulta modificar las estructuras e inercias organizativas para garantizar que las personas atendidas tengan un mayor control a la hora de decidir el contenido de las intervenciones, establecer los objetivos de las mismas y evaluar sus resultados.

El acompañamiento individualizado se configura en ese sentido como una herramienta esencial para el desarrollo de este enfoque, en la medida en que puede combinar el derecho a la autonomía y el control de las personas que participan en los programas con la supervisión técnica de los procesos de inclusión por parte de los profesionales referentes de cada caso.

5. Perspectiva de género.

El principio de individualización hace inevitable la adopción de una perspectiva de género que tenga en cuenta en todas las fases de la intervención –diseño de los programas, articulación de los recursos, atención directa a las personas, evaluación de las intervenciones, etc.− las diferentes circunstancias que pueden rodear a mujeres y hombres en situación de exclusión.

La búsqueda de una igualdad real entre mujeres y hombres exige que las medidas y actuaciones diseñadas para la inclusión social se realicen a partir de una perspectiva transversal, que haga hincapié en los diferentes contextos vitales que hombres y mujeres tienen por el simple hecho de serlo. Ello obliga a adaptar los servicios a elementos tales como la posible presencia de responsabilidades familiares, el mayor impacto de los aspectos relacionales en los procesos de exclusión de las mujeres o la relación entre género, exclusión social y salud mental.

6. Desinstitucionalización, vivienda con apoyo y atención en la comunidad.

En el ámbito de la atención a los menores, las personas mayores o las personas con discapacidad, se ha aceptado la necesidad de que los servicios de alojamiento no se presten en centros residenciales de carácter institucional y de gran tamaño, sino en unidades de convivencia, viviendas tuteladas o con apoyo, y otros recursos residenciales ubicados en entornos comunitarios.

En el ámbito de la exclusión es todavía frecuente sin embargo el recurso a equipamientos aislados, institucionales y/o de gran tamaño, en los que el abordaje individualizado de la intervención, así como la autodeterminación y el control por parte de las personas usuarias resulta sumamente difícil, frente a la preponderancia de las necesidades organizativas. Un modelo de calidad debe por tanto basarse en la provisión de servicios de alojamiento en viviendas ordinarias, integradas en la comunidad, desde las que se puede prestar a las personas atendidas los apoyos necesarios.

La apuesta por un modelo comunitario de atención exige también basar las intervenciones en el aprovechamiento de los recursos comunitarios –comerciales, culturales, de ocio, etc.− de la zona en la que esas viviendas están ubicadas. Este enfoque exige también apostar por la búsqueda de alternativas de integración laboral en el mercado ordinario de empleo –con los apoyos necesarios y de forma más o menos gradual−, en detrimento de las fórmulas de empleo especial o protegido.

7. Reducción de daños y servicios de baja exigencia.

En el ámbito de la salud pública se ha aceptado el paradigma de la reducción de daños, renunciando a una concepción lineal de los procesos de inclusión. Asumir este paradigma  en el ámbito de las políticas de inclusión tiene dos consecuencias: desarrollar programas y equipamientos orientados fundamentalmente a evitar un mayor deterioro de las personas en situación de exclusión, aplicando criterios de baja exigencia en el acceso y en la utilización de los mismos; y renunciar a la idea de que toda intervención ha de ser necesariamente escalonada y lineal, y que el acceso a soluciones residenciales independientes sólo tiene sentido como culminación de un proceso previo de inclusión.

8. Apoyos para la calidad de vida.

La mayor parte de los elementos que se han señalado hasta ahora están presentes en el modelo de apoyos, autodeterminación y calidad de vida desarrollado en el ámbito de la discapacidad. La traslación de este modelo al ámbito de los servicios para la inclusión tiene, al menos, dos implicaciones:

La calidad de vida –tal y como la experimentan y definen las personas atendidas− se constituye como regla de oro de la intervención, en paralelo al objetivo de inclusión social. Si bien es cierto que no siempre pueden aplicarse a los servicios para la inclusión social las mismas bases conceptuales que se aplican en el ámbito de la discapacidad, el objetivo de la calidad de vida requiere un protagonismo mayor del que hasta ahora se le ha dado.

Por otra parte, el modelo de apoyos –estrechamente vinculado a la individualización de la atención− implica un cambio en la forma de concebir la intervención de los profesionales, cuya labor ha de centrarse preferentemente en la provisión de apoyos para la mejora de la calidad de vida y para la inclusión social de las personas atendidas.

9. Coordinación interinstitucional y continuidad de la atención.

Un modelo innovador y de calidad en el ámbito de la inclusión social debe articularse de forma que se garantice la continuidad de la atención y la coordinación de todos los agentes que intervienen, desde distintos ámbitos, con un mismo caso, a partir de un modelo de coordinación centrada en la persona.

10. Participación, ciudadanía activa y coproducción.

Cualquier modelo eficaz de trabajo en el ámbito de la inclusión social debe basarse en la participación de las personas, tanto en la definición de su proceso de inclusión, como en la gestión de los centros y recursos en los que participan. En ese sentido, no cabe duda de que implicación personal y participación social son mecanismos interrelacionados cuyo efecto mejora las posibilidades de autonomía personal e integración relacional.

El reto se centra en la búsqueda de herramientas que permitan empoderar a las personas en situación de exclusión social, capacitarlas, para generar y utilizar conocimientos de manera activa y eficaz de forma que puedan superar la barrera que les impide participar activamente en la sociedad, tomar el control de sus propias vidas y, en definitiva, convertirse en ciudadanos y ciudadanas autónomas.

11. Implicación de las entidades en la comunidad.

El trabajo de las entidades que prestan servicios para la inclusión social sólo puede resultar plenamente efectivo si estas entidades están presentes en el tejido social de los territorios en los que operan; si son capaces de participar activamente en las redes comunitarias y de influir en el debate público sobre la exclusión y la desigualdad, haciendo visibles las necesidades de estas personas y su derecho a recibir los apoyos que precisan para la inclusión.

12. Práctica basada en la evidencia y evaluación continua.

Cualquier modelo eficaz de intervención en el ámbito de la exclusión social debe estar basado en la evidencia científica y debe recurrir a intervenciones, prácticas, programas o enfoques cuya efectividad haya sido demostrada. Para ello cabe recurrir a las herramientas que tradicionalmente se han asociado al paradigma de la práctica basada en la evidencia –como los diseños experimentales o las revisiones sistemáticas de la literatura científica− sin olvidar, en cualquier caso, la necesidad de integrar en estas investigaciones y evaluaciones la voz de todos los agentes (incluyendo profesionales y usuarios).

Administración, Derechos humanos, Empleo, Inclusión, Innovación social, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas sin hogar, Pobreza, Rentas Mínimas, Servicios sociales, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mandarinas, una fábrica de ascensores y cinco reflexiones sobre Quórum Global

13 de febrero de 2018 a las 0:53

Si algo saben muchas profesionales de la cooperación al desarrollo es luchar contra la pobreza con muchos menos recursos y en situaciones políticas mucho más difíciles que aquí. Con una formación teórica y sobre todo práctica notable, acostumbradas a trabajar en entornos complejos y a menudo hostiles, creando redes junto a organizaciones locales (contrapartes en lenguaje técnico) desarrollando proyectos con garantía de éxito.

Una de las obscenidades de la ¿pasada? crisis fue el intento de enfrentar a los “pobres del Norte con los pobres del Sur“, cuando las razones de la pobreza y la desigualdad son las mismas y cuando las soluciones o son globales o no serán. Mojarse y aceptar el desafío de politizar, de trabajar en red por la defensa de los derechos sociales ha sido una constante de muchas ONG de Desarrollo y sus coordinadoras  

Hoy les dejo con Jorge Castañeda, uno de los mejores expertos en participación y movilización social que conozco, para que les cuente de que va Quorum Global, una experiencia innovadora e ilusionante en la que están implicadas decenas de organizaciones de todo tipo.

Gracias Jorge

Mandarinas, una fábrica de ascensores y cinco reflexiones sobre Quórum Global

¿Qué tiene que ver una mandarina con el activismo? ¿Y una fábrica de ascensores? Hasta el 23 de enero de este año seguramente nada. A partir del 24, fecha del lanzamiento de Quórum Global, algo más, al menos para mí. De hecho voy a utilizarlos para hacer algunas reflexiones sobre este evento que quién sabe si dentro de unos años recordaremos como el momento con mayúsculas. Como el trampolín para el salto cualitativo hacia un mundo y una sociedad diferentes.

Pero antes de comenzar, para quién no lo conozca, unas cuantas líneas sobre Quórum Global. Se trata de un proceso que tiene como objetivo conectar a personas, colectivos, movimientos y entidades que quieren dar una respuesta democrática y ciudadana a la actual situación de crisis social, ecológica, económica,… para fortalecer su acción política, experimentar y ensayar nuevas formas de trabajar y comunicar conjuntamente y, especialmente, entretejer narrativas hacia un nuevo relato y una agenda compartida.

Una vez realizada la introducción, es el momento de empezar con las mandarinas. Las comimos en la sesión de lanzamiento de Quórum Global que os decía. Y tengo que decir es que fueron un acierto. Fruta de temporada para refrescar y recargar energía. Una imprescindible declaración de intenciones. No puede ser que nuestros eventos acaben con las papeleras a rebosar de botellas de agua de plástico.

La coherencia no es sencilla pero no llegaremos a ningún lado si somos, como escribe Colin Beavan en No impact man:esos típicos progres que se escudan detrás de unos cuantos gestos políticos irrelevantes y pequeñas privaciones en su estilo de vida, y que después se permiten el lujo de emplear el resto de su energía en sentirse superiores a todos los que supuestamente no hacen lo suficiente”. Es decir, el cambio también es para nosotros y nosotras.

Más sobre las mandarinas. Son una magnífica imagen de cómo tiene que ser la comunicación que necesitamos, uno de los grandes temas que salieron en los debates de Quórum Global. Como esta fruta, lo que contamos debería ser lo suficientemente dulce para atraer a los que todavía no nos acompañan en el camino y lo suficientemente ácido como para denunciar sin complejos las estructuras de poder y mecanismos varios que nos han llevado a dónde estamos.

Quizá, si combinamos esa dulzura y acidez con la idea de una comunicación como el sexo -cálida, profunda, con pasión y que lleve a la acción– a la que llegamos hace ya unos cuantos años en Ciudadanía Global al Poder, vayamos por el buen camino. Es probable que sea esa la comunicación que nos permita, como decía Itziar Ruiz-Giménez, nombrar a los que tienen enorme poder, que dividen y destruyen sueños, y que nos venden la idea de que no hay alternativas y de que somos pocos. Ganar la narrativa convirtiéndonos en agentes comunicadores que decían desde Wiriko.

Lo que es evidente que no necesitamos es el lenguaje enrevesado de casi siempre. Como ya hice en Futuro en Común salí de Quórum Global con una lista de “palabros” importante. No los voy a reproducir, ya tenéis un ejemplo en otro lugar, pero lo resumiré con las acertadas palabras de mi amiga Verónica: mucho más “nos vamos al carajo” que “colapso civilizatorio”.

Vamos ahora al otro elemento, el espacio, La N@ve, una antigua fábrica de ascensores en Villaverde. Un lugar no habitual, en el que la mayoría probablemente no habíamos estado. De nuevo lo simbólico. Me sirve para destacar la innovación, la necesidad de estar en permanente alerta para poner en marcha cambios a todos los niveles que nos hagan avanzar a mayor velocidad (ya sabemos a dónde llegaremos si seguimos haciendo lo mismo de siempre).

Me sirve también para recordar que si esto es una cuestión de los de abajo frente a los de arriba -en Quórum Global salieron en varias ocasiones las élites y su responsabilidad- parece que nuestro lugar es mucho más las periferias -los “Villaverdes”- que los centros y los “Salamancas”. Y no sólo en sentido físico, que también, si no de pensamiento y mirada.

Más allá de las mandarinas y el espacio, si este caldo de activismo llamado Quórum Global quiere formar parte de un plato rico, rico, con fundamento, y alimento del cambio social, creo que tiene algunos retos adicionales por delante. Nada de lo que escribiré a continuación es una certeza (tampoco nada de lo anterior), así que os animo a debatir en este mismo post o en redes sociales (podéis encontrarme, por ejemplo, aquí y aquí). Vamos con esos retos:

  1. Menos diagnósticos y más qué vamos a hacer. El problema lo tenemos más o menos claro. Ahora toca actuar, a nivel micro y macro.
  2. Éramos muchos, pero faltaban unos cuantos. En el trabajo en grupos hablamos de bastantes organizaciones, plataformas y movimientos que sería interesante que participaran en el proceso. Para la próxima no podemos olvidar las invitaciones.
  3. Faltan jefes y jefas. Vi a algunas, pero no hubiera estado ver a unas cuantas más. Siendo los que parten el bacalao, también en las organizaciones sociales, hay que conseguir convencerles.
  4. Demasiado “Pertenezco a”. Aunque me soplan desde la organización que el 20% de los asistentes eran “independientes”, me parece que se nos vio poco. Creo que hacen falta más voces que hablen a título individual y no en nombre de una entidad o colectivo.
  5. Reconectamos y repensamos bastante. Quizá, como nos pasa muchas veces, le faltó fuerza a la pata de Repolitizar. ¡Cuánto nos cuesta la política!

Como bola extra, y para terminar, una preocupación a modo de llamada de atención. Fueron varios a los que oí decir que estaban ilusionados con Quórum Global, pero que no podían dejar de pensar que podría ser un evento más que no llevara a ningún sitio. Sin ilusión estamos perdidos. Aunque es fuerte, no podemos pensar que es inmune a la decepción. Toca cuidarla y alimentarla. Quizá con unas buenas mandarinas ecológicas.

@jcponline

@QuorumGlobal

Comunicación, Cooperación, Derechos humanos, Desigualdad, Incidencia, Innovación social, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Pobreza, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Nos siguen echando. Y no nos dejan votar

18 de diciembre de 2017 a las 22:23

Pasado mañana habrá elecciones en Cataluña. Paradójicamente, aunque el tema del “derecho a decidir” sea una de sus claves, se impedirá de nuevo ejercer su derecho al voto a miles de ciudadanas residentes en el extranjero, como ya ocurrió en las anteriores elecciones generales.

Migración y democracia parece que siguen sin tener sentido en la misma frase. Se dificulta el voto a inmigrantes tan españolas como yo. Y a las emigrantes que siguen gritando “No nos vamos. Nos echáis“. Muchas de ellas llevan años luchando con rigor e ingenio por su derecho al voto agrupadas en la Marea Granate. En las pasadas elecciones generales, 3.549 personas participamos en su campaña #Rescatamivoto.

Hoy cedo el blog a la Marea Granate para que les cuenten la historia del voto exterior imposible y su lucha para recuperar ese derecho.

Manifestación Marea Granate París

La historia del voto exterior imposible y la lucha granate para recuperar ese derecho

Érase una vez en 2011, el Partido Socialista, con apoyo del Partido Popular y CiU, modificó la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LO 2/2011) e instauró el ruego del voto, según el cual las personas residentes en el extranjero, bien inscritas en el censo de residentes ausentes (CERA) o en el de temporales (ERTA), cada vez que se convocasen elecciones estarían obligadas a rogar su derecho al sufragio universal.

Para ello, las ciudadanas tenían que desplazarse hasta su embajada u oficina consular más cercana y hacer unos trámites burocráticos que solo se podían hacer presencialmente y en horario laboral, sin importar que vivieran a muchísimos kilómetros de allí. Solo quien realizara todos los trámites a tiempo y dentro de los plazos establecidos, que no son muy holgados, recibiría en su domicilio las papeletas electorales y podría ejercer así su derecho a participar en las elecciones.

Desde entonces y hasta ahora, votar desde el extranjero ha sido una carrera de obstáculos, una pesadilla y un gasto de dinero y energía para las personas residentes en el exterior. Tan solo un dato: en las elecciones generales de 2011, pudo ejercer su derecho al voto solamente un 4,95% de las personas inscritas en el CERA, es decir, 73.361 votantes, mientras que cuatro años antes, en 2008, habían participado un 31,74% de las inscritas en este mismo registro, o sea 382.568 votantes.

Luchar contra este drástico descenso de la participación electoral exterior ha sido una de las primeras reivindicaciones de Marea Granate, colectivo que denuncia y combate las causas de la crisis económica y social dentro Estado español, que han obligado a millones de personas de todas las edades a buscarse el futuro en el extranjero.

Nos siguen echando

Y es que, por mucho que se hable de recuperación económica, nos seguimos yendo o, mejor dicho, nos siguen echando. Según los datos del INE, desde el inicio de la crisis, la cifra de migrantes ha aumentado casi un millón de personas (de 1.471.291 inscritas en enero de 2009 a 2.406.611, en enero de 2017). Sin embargo, la cifra de participación del voto exterior se mantiene por debajo del 10% de las personas inscritas (en las pasadas elecciones de junio de 2016, logró votar tan solo un 6,3% del CERA, es decir, 121.000 personas de un censo de 1.924.021 millones en aquel momento)

Facilitar el voto a la diáspora ha sido una de las principales luchas de Marea Granate, que en sus cuatro años de vida, no ha dejado de ayudar al electorado residente en el extranjero, con tareas de asesoría, difusión de información y ayuda con los trámites burocráticos.

Concretamente, Marea Granate ha hecho la labor que la administración no ha querido hacer, bien sea por falta de menos o desidia, y ha llevado adelante iniciativas tan sonadas como la de “Rescata mi voto” que en las elecciones del 20 de diciembre de 2015 lograron rescatar 3.549 votos y se quedaron 13.377 esperando a ser rescatados.

Y nuestras reivindicaciones llegaron al Congreso

El colofón de estos cuatro años de lucha fue el pasado miércoles 13 de diciembre, cuando el Grupo de Voto de Marea Granate fue invitado a presentar sus propuestas de reforma de la LOREG (Ley Orgánica del Régimen Electoral General) ante la subcomisión del Congreso de los Diputados encargada de examinar dicha Ley. De este modo, una portavoz del grupo de voto, pudo compartir con los representantes de distintos partidos políticos (PSOE, PP, UP y Ciudadanos) los resultados del extenso informe sobre el voto exterior que Marea Granate acaba de publicar y en el que llevaba trabajando desde principios de año.

En este informe se recogen las reivindicaciones de Marea Granate para lograr una reforma garantista de la Ley Electoral que devuelva el derecho al voto a la población residente en el exterior. Los principales puntos del informe son los siguientes:

  • Derogación inmediata del voto rogado que, desde su instauración, ha producido el descenso drástico del voto emigrante, ya aludido, llegando a registrar caídas de hasta el 85% en los diferentes comicios.
  • Mejora del sistema de inscripción consular. Se propone un procedimiento de registro simplificado y que sea posible la inscripción a distancia, para acabar con una de las barreras más importantes en el proceso de voto exterior: la lejanía de los consulados del lugar de residencia y sus restringidos horarios.
  • Ampliación de los plazos de envío electoral, insuficientes para que la documentación electoral llegue a tiempo a los consulados y a las Juntas Electorales Provinciales. Según datos recogidos por Marea Granate, entre un 35 y un 50% de las personas residentes en el exterior no pudieron votar en los comicios de 2014, 2015 y 2016, simplemente porque las papeletas no llegaron a tiempo.
  • Mejora de la información electoral a la ciudadanía en el exterior y dotación de medios (económicos, humanos y tecnológicos) adecuados a las administraciones implicadas. A pesar de que el censo exterior sigue aumentando, las dotaciones destinadas a los servicios consulares han sufrido numerosos recortes: no solo no se han aportado recursos extra, sino que han cerrado consulados importantes, como el de Manchester en 2012.
  • Reforma del sistema de voto y creación de alternativas al voto por correo. Considerando que el voto electrónico no supondría ninguna solución a las dificultades para votar desde el extranjero, ya que es un sistema vulnerable, inseguro, caro e innecesario, que supone una pérdida de auditabilidad del proceso electoral por parte de la ciudadanía y las autoridades; Marea Granate propone que las personas residentes en el extranjero puedan descargar online la documentación electoral (para que no haya que esperar a que llegue por correo) y que luego puedan elegir en qué modalidad votar: por correo, en urna consular o por delegación (en la que el elector señala a una persona apoderada con capacidad para deposita el voto en su nombre, como ya se hace en Francia, Reino Unido o Bélgica)
  • Por último, y teniendo en cuenta que la migración española ya es, por número de habitantes, la “tercera provincia” del Estado (sobrepasada solo por Madrid y Barcelona) Marea Granate ha insistido en la necesidad de crear una circunscripción electoral exterior, como la que existe en los sistemas electorales francés, italiano o portugués, con un número de escaños en función de la población que reside en el exterior, de manera que pueda elegir a sus representantes parlamentarios y sus intereses se vean representados en ambas cámaras.

Queda mucho por hacer y mucho por luchar hasta que la participación electoral desde el extranjero vuelva a ser como la de antes de la reforma de la LOREG, y también queda mucho por hacer para que la ciudadanía vuelva a gozar de un estado del bienestar pleno.

Marea Granate seguirá luchando por la justicia social, y para que se devuelvan a la comunidad migrante derechos que le han sido robados, no sólo el voto, sino también la asistencia sanitaria gratuita, el derecho de nacionalidad española para descendientes de quienes tuvieron que exiliarse por la Guerra Civil y el derecho a cobrar una pensión tras haber trabajado en distintos países.

@MareaGranate

Administración, Campañas, Derechos humanos, Incidencia, Participación, Personas Migrantes, Tercer Sector
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Cuando migramos

17 de diciembre de 2017 a las 14:29

El 18 de diciembre es el Día Internacional del Migrante. Un día para recordar que la inmigración es una buena noticia.

Pese a mentiras e interesados discursos del odio que triunfan porque las tolerantes lo consentimos, está más que probado que las migrantes generan beneficios económicos, sociales y culturales para todas las sociedades. Por eso la ONU, en palabras de su Secretario General  celebra el dinamismo y reconoce de nuevo la contribución de los 258 millones de personas migrantes en el mundo.

Es fácil demostrárselo. Les dejo con Yosi Ledesma, una de las personas de las que más aprendo día a día. Por su historia personal y por su dinamismo peleando desde la alegría y el arte por la riqueza de la diversidad.

Y profesionalmente como integradora social por tratar de impulsar la participación de las familias migrantes y la riqueza de la diversidad en la comunidad educativa. Un exitoso programa que la prestigiosa organización ACCEM desarrolla en colegios de Galicia y Asturias con el apoyo de la Dirección General de Migraciones y el Fondo de Asilo, Migración e Integración.

Disfruten. ¡Gracias por traer la diversidad y la alegría a mi colegio!

Fomentando la participación de las familias inmigrantes en la comunidad educativa

Cuando migramos sea por decisión propia o debido a circunstancias que escapan de a nuestro control, la vida nos cambia y debemos iniciar ese complicado proceso de aprender a desaprender. Muchas cosas son nuevas y para poder “integrarnos” en la comunidad de acogida hay que adaptarse, no queda otro remedio. Cosas tan cotidianas como la hora del desayuno son distintas y pasamos de desayunar sopa de pollo a las 7:30 de la mañana a tomar un café con churros a las 8.

A partir de aquí me permitiré hablar en primera persona. Una mujer migrante, con menores a cargo. Lo hago consciente de hablar desde el privilegio que muchos otros migrantes no tienen, pero la intención es que sea útil para hacer más gráfico el tema.

Si para una persona adulta que viaja sola la migración supone un reto y gran cantidad de cambios, lo que supone este proceso para un niño o adolescente es de órdago. La verdad, no creo que ningún padre o madre tome en cuenta la opinión de los hijos a la hora de migrar. Al menos yo no lo hice.

Tenía claro que mi función como madre era velar por el bienestar de mi hija, aún en contra de sus propios deseos. Solo tenía tres años y todos sabemos que los niños olvidan pronto, no les afecta tanto como a nosotros empezar de nuevo, o eso deseamos creer. Al fin y al cabo en cualquier lugar del mundo la familia, indistintamente de su procedencia o como estén constituida, desean lo mismo, que sus miembros estén bien, permanecer juntos, buscar un futuro mejor…

Y lo hemos conseguido.

Estamos aquí, en un país lleno de oportunidades, pero superadas o no las dificultades de cualquier migrante (con respecto al trabajo, vivienda, sistema de sanitario, situación administrativa etc. ) nuestros hijos e hijas deben asistir al colegio, deben ser parte de la comunidad escolar. Es aquí donde pasarán la mayor parte de su tiempo, las experiencias que tengan en la escuela serán de vital importancia para sentirse acogidos y aceptados en su nuevo entorno. Y ese proceso incluye a toda la unidad familiar.

Nuestros hijos tendrán una buena educación, estarán con otros niños y nosotros podremos dejarles confiados de que están en un espacio seguro.

¿Qué si tenemos dificultades?

Sí, muchas. Sin red de apoyo (familiares o amistades) cumplir los horario establecidos se convierte en un vía crucis. El mejor de los casos suele ser que la hora de entrar al colegio coincida con la de entrada al trabajo, pero no siempre es así y sin importar si contamos con ayuda o no, la realidad es que hay que llegar puntuales al colegio pero también al trabajo. Es verdad que sean creado alternativas para dar respuesta a la conciliación, como por ejemplo el programa de madrugadores, pero no siempre ganamos lo suficiente para poder enfrentar ese pago, aún siendo simbólico.

Ese mismo patrón se repite con la salida del colegio o las actividades extraescolares, las fiestas de cumpleaños, las excursiones… Y aunque es duro y te sientes que lo estás haciendo mal, te consuelas con pensar que son pequeños y que olvidan, que cuando las cosas estén mejor les compensaras.

Es como si hubiese que elegir entre trabajar y/o ser un padre o madre responsable

¿Qué otra cosa puedes hacer?. La realidad es que no mucho. Pero si no trabajas, ¿cómo puedes ser responsable, garantizar casa, comida y libros a tus hijos?

La cosa se complica aún más cuando las familias hablan otro idioma. El problema no es solo de clave cultural o falta de red de apoyo, recursos económicos o falta de tiempo. ¿Cómo ser parte de esta realidad si no te entienden y no entiendes?

Podemos imaginar la impotencia que se puede llegar a sentir cuando una simple nota del colegio para asistir a una reunión se vuelve un rompecabezas.

Seamos honestos, si para las personas que hablan español, incluso para las que son de aquí, el sistema educativo resulta complejo y agotador, añadan la dificultad del idioma o la idea de que todos manejamos las TICS , tenemos acceso a internet y disponemos de ordenador. Cada vez es más frecuente que para acceder a plazos y formularios de cosas importantes como las becas, inscripciones, solicitud de ayudas para libros, etc. deban realizarse on line.

Las familias nos organizamos como podemos

Nuestros hijos aprenderán a ir solos al colegio antes que el resto y eso no es malo del todo. Serán más autónomos e independientes, pero eso no siempre está bien visto por la sociedad.

Recuerdo que en una ocasión una señora que vio en varias ocasiones que mis hijos volvían a casa solos y se atrevió a tocar el timbre para verificar que no estaban solos en casa. Ese día tuve la suerte de llegar a casa 5 minutos antes que los niños cuando habitualmente llegaba 5 después. Levanté el telefonillo y me vi en la necesidad de explicar a una desconocida que era buena madre.

Por la falta de alguien que pueda llevarles o ir a recogerles, no podrán participar de las actividades extraescolares y serán nuestros hijos los encargados de mediar entre la escuela y nosotros, llegando incluso a ejercer intérpretes con todo lo que eso implica.

¿Cómo podrán mis hijos dejar de sentirse extranjeros en su escuela?

Me lo pregunto muchas veces. La poca o nula participación de la familia en la comunidad educativa les pasará factura, en el colegio, en el parque o cuando le inviten a una fiesta o cumpleaños.

Puede que sea verdad que los niños olvidan pronto, pero también es verdad que solo quieren ser niños y no sentirse diferentes. Pero los niños crecen y nuestros miedos y dificultades como padres también. Puede que no seamos parte del AMPA o apenas hemos podido asistir a las reuniones de padres y que por falta de tiempo o dinero los niños no llevaron disfraz o se perdieron la excursión de fin de curso…

Aún así la primaria es zona segura, el instituto es otra historia. Nos aterra que al llegar a los 16 tiren la toalla y abandonen la escuela, que coqueteen con las drogas y su paso por el instituto sea el temido camino de no retorno. Y cómo no tener miedo si en primaria apenas podíamos ayudarles con los deberes…

¿En serio alguien puede pensar que los migrantes no participamos en la comunidad educativa porque no queremos o qué no estamos interesados en éxito académico de nuestros hijos?

Si alguien piensa así le propongo un cambio de zapatos. Que se ponga en la piel de una mujer latinoamericana que por 750 euros mensuales trabaja 13 horas al día como empleada de hogar. Limpia la casa de otros, cuida y lleva al colegio a los hijos de otros, pero apenas tiene tiempo para ayudar con los deberes a los suyos.

Los que piensan así deben ponerse en el lugar de un padre que, luego de llegar en un cayuco arriesgando su vida, ahorra todo lo que saca de vender mecheros durante toda la noche. Se trae a su familia para brindarle la oportunidad de una vida mejor y lo consigue, pero sus horarios no son compatibles con asistir a clases de español.

¿Cómo mejorar la comunicación entre familias migrantes y escuela?

No solo nosotros, los que hemos llegado de otros destinos, tenemos que desaprender.

El profesorado, por ejemplo, debe dejar de creer que los niños que vienen de otro país tienen por defecto un nivel educativo inferior a los niños de aquí y entender que un niño que ha dejado sus primeros años de vida atrás se enfrenta a otra realidad mas allá de aprender matemáticas.

Y ya puestos ¿quiénes son los de aquí y cuáles son los de fuera? ¿Cuándo dejan los niños y niñas de ser extranjeros para los profesores? ¿Cómo afecta esta diferenciación a todos los niños y niñas de la clase y en su convivencia?

Sería ideal conocer la solución a todos esos problemas, aunque a día de hoy es algo utópico. Pero, a pesar de que no es fácil, no debemos de dejar de trabajar para conseguir la solución.

Yosehanna Ledesma

Arte, Cultura, Derechos humanos, Educación, Inclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas Migrantes, Tolerancia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Nuestros niños son el futuro y otras tonterías sobre la pobreza infantil

20 de noviembre de 2017 a las 23:04

Entre las niñas y niños se da un fenómeno curioso llamado “sesgo de optimismo vital”. La divergencia entre su situación objetiva de pobreza y la valoración subjetiva que hacen de su calidad de vida. En el estudio “La infancia en vulnerabilidad social” de Cruz Roja, el 86% de los menores participantes con diferentes situaciones carenciales se manifestaron satisfechos con lo que tenían.

La ilusión y la inocencia desaparecerán pronto. De continuar con la pasividad, el 80% de la infancia que hoy se encuentra en la pobreza está condenada a sufrirla el resto de su vida Y también sus hijos y hijas. Y sus nietos. Se llama transmisión intergeneracional de la pobreza.

Las niñas y niños son nuestro presente, olvidemos ya la frase vacía de que son nuestro futuro.

La primera reclamación es darles voz, fomentar su participación activa en la defensa de sus derechos, reducir la llamada exclusión política. Y dársela también a sus padres y madres. En las redes sociales, medios de comunicación o con su voto.

¡Quiéreme, Escáchame y Entiéndeme!. Santo Domingo (Rep. Dominicana) Foto: Roberto Guzman

¿Niños y niñas pobres en familias ricas?

Está de moda difuminar el drástico aumento de pobreza y la desigualdad poniéndole todo tipo de apellidos, entre ellos los de infantil o juvenil. Habría que hablar primero de pobreza, en todo caso familiar.

En 2015, 118,7 millones de europeos, el 23,7% de la población, se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social (AROPE). El 26.9% de los menores europeos entre 0 y 17 años .

En España, donde según la Comisión Europea “la desigualdad entre el 20% más rico y el 20% más pobre es una de las más elevadas de la Unión y sigue creciendo” un 27,9% de la población se encontraba en el 2016 en riesgo de pobreza (12.964.600 personas). Un riesgo que se dispara hasta el 54% cuando hablamos de alguna de las 1.754.000 familias monoparentales en las que un adulto (en un 82% de los casos una mujer) es el único responsable de los hijos.

Si quieren profundizar en todos estos datos, o en los de su comunidad, consulten la web “Estado de Pobreza 2017

Blasfemando contra la “teología” del empleo

Acabemos con dos dogmas políticos: ni la recuperación económica permite salir de la pobreza ni la mejor política social es el empleo: la pobreza ya alcanza a un 14,1% de las personas con un empleo y la intensidad laboral (hogares en los que sus miembros trabajan menos del 20% de su tiempo disponible) apenas disminuyó del 13,8% al 13,6% entre 2015 y 2016.

De prioridad política nada.  Ensañándose con la infancia y la juventud.

Así se le niega el futuro a un país. En el 2015, el 34.4% de los menores de 18 años se encontraban en riesgo de pobreza y exclusión en España, en quinto lugar europeo. Si tenemos en cuenta la pobreza anclada en el 2008 y según UNICEF ya sería el tercer país europeo con mayor pobreza infantil, tras Rumanía y Grecia.

E irán la peor en la juventud. El 38,2% de las chicos y chicas españoles entre 16 y 29 años están en riesgo de pobreza.

Pero el escaso interés político se percibe a la perfección cuando hablamos de pobreza severa, en la que España tiene la medalla de plata europea por detrás de Rumanía. 1.388.474 niñas y niños (el 16,7%) viven en hogares con ingresos inferiores a 334 euros al mes. Si se pusieran en fila a peregrinar a Santiago tendrían que salir desde Marsella.

¡La pobreza de niños y niñas no es culpa de sus padres!

Las razones de la escasa eficiencia de los sistemas y programas de política social, incluídas las de infancia, son conocidas: escaso compromiso político en presupuestos y planificación a medio y largo plazo, descoordinación entre las administraciones implicadas y con las organizaciones sin ánimo de lucro especializadas y un enfoque asistencialista dirigido a paliar la emergencia pero no a solucionar causas.

Invertimos muy poco en niños y niñas. Y no preocupa mucho saber cuanto. La inversión en infancia no es un capricho ni una política menor de la que prescindir cuando las cuentas están mal. Las elevadas tasas de pobreza tienen como causa principal a incapacidad del sistema redistributivo español de reducir la desigualdad en épocas de bonanza y para acentuarla en períodos de crisis.

¿Compromiso con la infancia? En España no

España dedica un 1.3% de su PIB total, frente a la media europea del 2.3%(no se pierdan el portal Infancia en datos) Dinamarca,por ejemplo, con una inversión del 3,7% de su PIB tiene una tasa de pobreza infantil del 9,2% .

Según UNICEF, en 2007, la inversión pública en España fue de 5158 € por niño/niña. En 2013, bajó hasta los 4514€.

Lejos de la creciente tentación política de enfrentar colectivos, es un ejemplo positivo la defensa de los derechos sociales, políticas, pensiones y presupuestos para las personas mayores de 65 años, que en absoluto se ha seguido en la protección de la infancia. Y que explica tasas de pobreza infantil y juvenil que duplican las de los mayores de manera record en el entorno europeo.

Foto: Constanza Morales

La lacra del corto plazo se erradica con compromisos y coordinación

Si estamos ante una emergencia social, debería ser afrontada inmediata y rotundamente ¿no?… Pues no.

Uno de los aspectos que mas deprime a organizaciones y personas que trabajan contra la causas de la pobreza es su normalización política, como si se tratara de un hecho casi natural e irremediable. Se venden así como éxito míseras mejoras en las cifras o medidas puntuales y cortoplacistas de asegurado escaso impacto. Quienes trabajan en contacto directo con las personas en pobreza tienen que asistir o paliar un deplorable espectáculo de descoordinación entre instituciones.

Si hablamos con honestidad de invertir (que no gastar) en infancia, hay que repensar por ejemplo si todas y cada una de las inversiones en obras públicas son más prioritarias.

Tras varios años de crisis, resulta contraproducente y un fracaso político impulsar medidas de emergencia en vez de procesos integrales de inclusión. La apuesta por políticas y medidas asistencialistas o el chantaje emocional con el sufrimiento de niños y niñas, además de un abuso de la buena fe y la solidaridad de miles de personas, refuerza la culpabilización de las personas e impide su empoderamento, participación activa e inclusión efectiva.

¿Cuantos ayuntamientos se verán “obligados” o hasta presumirán de solidaridad por tener que abrir el próximo verano los comedores escolares ante la emergencia de la situación de niños y niñas? Tras un curso entero, otro mas, sin encontrar respuestas estables, inclusivas y respetuosas con la dignidad de las familias afectadas, no dice mucho de la competencia de las concejalías responsables.

Las estrategias y medidas a largo y medio plazo suelen ser sustituidas por un maremagnum de normativas, requisitos y medidas puntuales y aisladas. Esta extrema dispersión, además del sufrimiento innecesario en las personas, provoca una excesiva carga de trabajo y desánimo en muchas profesionales en administraciones y especialmente en las organizaciones de acción social obligadas a actuar de intermediarias.

Si de verdad fuera una prioridad política, entonces…

Lejos del discurso aporofóbico de culpar y hasta odiar a las personas en pobreza, la gravedad de la pobreza infantil es que son las personas adultas las encargadas de proporcionar un vínculo sano, estimulante, afectivo, protector e seguro. Estas ven alteradas completamente sus condiciones emocionales y mentales para proporcionarlo, siendo este imprescindible para el desarrollo físico, mental y emocional de niños y niñas.

Si reducir drásticamente la pobreza severa en las familias y en la infancia es una prioridad YA (no “a ver si al final de la legislatura“), es obligado apostar por una Ley y un sistema estatal de Garantía de ingresos o rentas mínimas que permita una vida digna a todas las personas que lo necesitan, de manera prioritaria y urgente a todas aquellas personas con niños y niñas a cargo, simplificando y armonizando drásticamente su gestión administrativa.

Priorizar las personas y las familias, sobre todo las que tienen menores a cargo, supone dar apoyo específico a la infancia y la juventud como colectivos especialmente afectados, pero también contra la transmisión intergeneracional de la pobreza y el declive demográfico: prestaciones económicas, atención temprana (0 a 3 años), planes de apoyo a familias monoparentales, impulso a los programas de alquiler social o paralización de desahucios poniendo especial atención en las familias con menores, etc.

Se lo resume en apenas un minuto Joseba Zalakain. Y pueden ver a otros expertos como Jordi Longás, Guillermo Fernández, Kepa Larrañaga… y conocer mucho más en esta página ¿Cómo hacemos para que nuestras hijas y nietas no hereden la pobreza?

Es imprescindible defender la demanda de la Plataforma de Infancia y aumentar los ridículos presupuestos destinados a la infancia.

Aumentar el número de familias beneficiarias de la prestación por niño o niña a cargo para llegar a todas las que viven en situación de pobreza o aumentar su cuantía de 24.25€ a 100€ mensuales (con una bonificación del 50% para las familias monoparentales). Save The Children ha demostrado que se trata de uha medida viable, que haría que 638.770 niños y niñas salieran de la pobreza en una legislatura. Y con un coste equivalente al 0,41% del PIB.

Unicef va más allá sugiriendo con valentía desde el 2014 que esta renta debería y podría ser universal.

Una educación inclusiva que impida heredar la pobreza

Entendiendo que es el principal factor para el desarrollo personal, la integración social, el combate contra los prejuicios o la defensa de derechos, la educación es un ambito de actuación imprescindible de muchas organizaciones del Tercer Sector y donde se encuentran muchos de los ejes citados, en especial el hercúleo trabajo de fomentar la coordinación entre educación, empleo y servicios sociales.

Huyendo como de la peste del viejuno modelo de escuela del siglo XIX para afrontar desigualdades del siglo XXI, una educación inclusiva y normalizada que erradique cualquier discriminación y fomente la cohesión social, defendiendo el derecho de toda niña o niño a acceder de manera igualitaria al servicio público de la educación, que le proporcione los instrumentos precisos para desarrollarse plenamente en aquellos aspectos que le facilitarán logros académicos y sociales y su posterior incorporación como miembro activo de la sociedad.

Una educación centrada en el ciclo vital de la persona y su entorno y no en las competencias de las consejerías: Atención temprana, educación básica, lucha contra el fracaso y el abandono escolar, formación para el empleo (antes, durante y después), educación no formal, etc.

Luchar contra la pobreza infantil es hacerlo en sus familias, con rentas mínimas dignas y ágiles, viviendas decentes y acompañamiento profesional en este proceso y en el de formación y búsqueda de empleo.

Sí por algo deben pelear las organizaciones de acción social es porque las personas aseguren su futuro y no la visita al siguiente mostrador

@xosecuns  

Artigo escrito junto a Sara Abella y publicado en la revista Tempos Novos con el título Pobreza infantil: Severo e inxusto castigo

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Inclusión, Inversión social, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Pobreza, Rentas Mínimas, Servicios sociales, Tercer Sector, Vivienda

Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Ayuntamientos comprometidos contra la pobreza? #CSM17

24 de julio de 2017 a las 22:12

En Pamplona ya han cantado el “Pobre de mi” pero deberían seguir de fiesta.

De los 80 ayuntamientos capitales de provincia o Comunidad Autónoma o mayores de 100.000 habitantes Pamplona es el que, según el Ministerio de Hacienda, mas fondos por habitante dedicó en 2016 a reducir la pobreza y promover el empleo. 230,5€ de gasto real ejecutado por habitante en la partida de Protección y Promoción Social.

Y no estaría mal en estas vacaciones una ruta por los municipios más comprometidos con su ciudadanía más vulnerable, a la vista de estos datos: Bilbao, Sevilla, Avila, Barakaldo, Mataró, Barcelona, Soria, Logroño, Santa Cruz de Tenerife… Quizá el suyo debería estar en esta lista, luego le explico como saberlo.

Estamos de enhorabuena quienes creemos que la transparencia y la accesibilidad de la información pública es una herramienta imprescindible para un control democrático de nuestros gobiernos, evaluar la veracidad de los compromisos políticos de lucha contra la pobreza y la exclusión social o para obligar a una coordinación entre instituciones que combata de una vez la lotería social de la dispersión que padece el sistema español de servicios sociales y empleo.

Es digno de reconocimiento el esfuerzo del Ministerio de Hacienda en publicar anualmente no solo los presupuestos detallados de la gran mayoría de los municipios españoles sino sobre todo de lo realmente ejecutado cada año. Y de hacerlo no con datos globales o con un habitual pdf que imposibilita su análisis (“el pdf es casta”, clamaban en el 15M) sino en detalladas hojas de cálculo Excel.

Pues ya que tenemos esta maravilla de información vamos a intentar difundirla…

No soy el primero en hacerlo, esta historia comenzó en el 2015 con este artículo de Europa Press: ¿Cuanto gasta y en qué tu ayuntamiento? . Ya se lo presenté hace un par de años en Otras 5 ideas para alcaldesas y alcaldes que luchen contra la pobreza. Y la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales concedió, no sin escándalo, su premio Corazón de Piedra 2016 a los 36 ayuntamientos mayores de 20.000 habitantes “oficialmente pobres en inversión social”.

Aquí tienen el Compromiso Social Municipal 2017 (#CSM17).

Un indicador que trata de dar buenas noticias y reconocer a los ayuntamientos que más fondos por habitante destinaron en 2016 a servicios sociales y empleo, los que dedican más porcentaje de su total de gastos a estos fines o los que más los aumentaron entre 2015 o 2016. En el post tienen los principales datos y al final les dejo el detalle y otra tabla por cada Comunidad Autónoma (CCAA)

La primera buena noticia es que que entre todos los 72 ayuntamientos que facilitaron datos en 2015 y 2016 han aumentado en 23,4 millones de euros en la partida de Protección y Promoción Social. Si bien 29 los aumentaron y 43 la disminuyeron.

¿Por qué se destacan los datos positivos y no los ayuntamientos que menos destinan a esta partida?

Por prudencia y para buscar mejoras y no discusiones o excusas estériles. Presentar de forma aséptica y objetiva datos oficiales pretende dar una propuesta en positivo, no para generar polémica ni ruido en redes sociales, sino resaltar las buenas noticias y animar al análisis y mejora de la información y la coordinación entre instituciones.

Pobreza, crisis, 15M,

Foto: José Manuel Vidal

Esta información es novedosa y cada ayuntamiento es un mundo, con actuaciones y situaciones muy heterogéneas: relación con el gobierno de su Comunidad, competencias que se solapan, incoherencias de financiación, herencias recibidas, desprecio a ONG especializadas, resistencia al cambio de técnicas municipales… o simple buena gestión o ingenio para hacer más con menos presupuesto.

Los datos oficiales son los que son. El análisis de la situación de cada municipio le toca a quienes la conocen, o a profesionales que con más conocimiento y medios puedan realizar investigaciones periodísticas o estudios detallados (como ya existen con Civio y su ¿Dónde van mis impuestos?). 

Allá ustedes si quieren darle caña a Leganes, Mérida, Torrejón de Ardoz, Parla, Alcalá de Henares o Badajoz.

¿Como se obtienen los datos?

En base a la información del Ministerio de Hacienda sobre presupuestos y ejecución presupuestaria de TODAS las entidades locales (ayuntamientos y diputaciones) facilitada por cada una de ellas.

Los del 2016 están en la tabla Excel Avance Liquidación de los presupuestos del ejercicio 2016 (apartado Relación Entidades de cada CCAA). Los del 2015 (y años anteriores) seleccionan en la parte de abajo de la misma página CCAA, liquidación del presupuesto y año y les abrirá un excel con muchas pestañas, vayan a la última “Clasificación económica y por programas de cada Entidad Local” y tienen el detalle.

En cada tabla tienen todos los municipios de su CCAA, la población de cada uno y el detalle de ingresos y gastos. La partida Actuaciones de protección y promoción social está en la columna AC.

Las personas primero Dia contra pobreza

¿Por qué la partida Actuaciones de protección y promoción social? ¿No hay otras?

Esta partida o área presupuestaria es la que incluye las subpartidas “Servicios sociales y promoción social” y “fomento del empleo”, las imprescindibles en cualquier estrategia de lucha contra la pobreza.

En palabras (algunas totalmente viejunas e impresentables) del portal estatal Rendición de Cuentas: “Área de gasto 2: Incluye actuaciones de protección y promoción social, por tanto, se incluyen todos aquellos gastos y transferencias que constituyen el régimen de previsión; pensiones de funcionarios, atenciones de carácter benéfico-asistencial; atenciones a grupos con necesidades especiales, como jóvenes, mayores, minusválidos físicos y tercera edad; medidas de fomento del empleo

Seguramente hay gastos en otras partidas presupuestarias que podrían considerarse política social (educación, sanidad, vivienda…). De hecho cuando los datos no son favorables, algunos ayuntamientos y concejales ofendidos, además de clamar por el rigor empiezan a buscar con ansía en la contabilidad gastos que puedan adecentar su compromiso.

Bienvenidos sean, pero no se dejen liar. Los datos indican, con criterios homogéneos de contabilidad pública, lo que se invierte estrictamente en Servicios Sociales y Empleo. Y no son inventados, se facilitan al Ministerio desde cada ayuntamiento.

Si no están de acuerdo hablen con su Intervención, el Ministerio, la Federación Española de Municipios y Provincias o la de su Comunidad. Será por instituciones y espacios donde poder organizarse y facilitar la coordinación.

¿Han facilitado datos todos los ayuntamientos?

La mayoría si y aparecen en la información del Ministerio. Una muy buena noticia que habla de la profesionalidad y rigor de los servicios de intervención y contabilidad municipales.

En este estudio Jerez de la Frontera y Vitoria no, ni en 2015 ni en 2016. Desconozco las razones de esta falta de transparencia. En 2016 aún no han facilitado al Ministerio los datos AlgecirasMarbella, Las Palmas, TeldeGirona ni Alcorcón. Santiago de Compostela tampoco, pero están en su flamante portal de transparencia.

A la vista de los portales de transparencia municipales que he visto (tienen los enlaces en el párrafo anterior) queda mucho trabajo por hacer para mejorar la calidad y la homogeneidad de la información facilitada (y por reducir el grado de paripé también).

Pero aquí también buenas noticias: la Guía sobre Datos Abiertos presentado por la Red de Entidades Locales por la Transparencia y la Participación Ciudadana (FEMP), los mejores resultados del Índice de Transparencia de los Ayuntamientos 2017 o iniciativas rigurosas como la Red Localis y su Informe de Transparencia de los municipios gallegos.

¿Y si mi ONG, mi medio de comunicación o yo queremos difundir los datos de nuestros ayuntamientos?

Lo tienen fácil. Casi seguro han facilitado los datos al Ministerio y ya les he explicado como obtenerlo en los ficheros Excel. Comprueben varias veces que los han tecleado bien y que sus afirmaciones, piropos o críticas, van a ser rigurosas.

Las tablas y fotos de esta entrada he procurado hacerlas de la forma más sencilla posible y con los medios más básicos que tienen seguro en su ordenador: directamente en Excel, copiar pantalla y pegar en el Paint, recortar el gráfico, guardar como .jpg y listo (pido disculpas a La Voz y a quienes hacen sus infografías por todo esto)

Si tienen dudas o detectan algún error, les agradezco mucho sus comentarios y ayuda.

La transparencia avanza. El compromiso social de nuestros ayuntamientos parece que también.

@xosecuns

Administración, Comunicación, Derechos humanos, Desigualdad, Empleo, Impuestos, Incidencia, Inclusión, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Pobreza, Riqueza, Servicios sociales, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Si las tolerantes no se callaran…

1 de junio de 2017 a las 1:36

…el caso es difamar y meter miedo. Fulano hace un poco, mengano hace otro poco y, cuando ocurre la desgracia que han provocado entre todos, ninguno se siente responsable porque, total, yo sólo pinté, yo sólo revelé donde vivía, yo sólo le dije unas palabras que igual ofenden, pero, oye, son solo palabras, ruidos momentáneos en el aire.

La cita es de Patria, el libro de Fernando Aramburu que describe y emociona como pocos lo que fue el infierno del terrorismo etarra.

Y la foto la tomé hace unas semanas en el antiguo campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Lo que más me horrorizó de esta visita no fue sólo ver las consecuencias del holocausto sino el minucioso sistema de humillación sistemática de las víctimas antes de matarlas. De como se recordaba desde años antes a personas judías, gitanas o con discapacidad el por qué se merecerían su muerte en el futuro. El mismo odio, silencio y complicidad que se describe en Patria.

No es historia. Ahora mismo el rechazo y desprecio al diferente gana terreno.

Y no es allá, sino aquí mismo: en el Mediterraneo, en nuestros barrios, en soflamas políticas o ciertos medios de comunicación, en algunos púlpitos y mimbares y sobre todo en las redes sociales. Como dice Carolin Emcke: “el odio se construye y se alimenta, no es un sentimiento individual y aislado“. Fuck losers.

¿Es usted de los que se deja enredar?

¿Cual es su mentira favorita?

Los refugiados son terroristas

Los gitanos son vagos, ladrones o traficantes.

Las personas sin  hogar quieren vivir así y son peligrosas

Las personas con discapacidad son una carga para la sociedad

Las mujeres sin hijos no están completas

Los musulmanes son machistas

Las víctimas de violencia de género son sumisas o feministas… o algo habrán hecho

Los inmigrantes nos quitan el trabajo o la sanidad

Las colombianas son prostitutas

Los negros son sucios

Los jóvenes no tienen valores o educación ni aspiraciones en la vida

La gente mayor sólo puede jugar la partida y beber vino

Los parados de larga duración quieren vivir de las ayudas sociales

Las personas privadas de libertad no aportan nada a la sociedad

Estas son algunas de las mentiras, prejuicios y estereotipos que afectan y que padecen diariamente las más de 100 personas que se reunieron en el VIII Seminario de Participación y Ciudadanía Inclusiva organizado por EAPN Galicia en Santiago de Compostela bajo la etiqueta #MentirasPobreza.

Con las más de 70 identificadas, todas estas personas valientes construyeron este muro infame. 

Escuchando verdades y lecciones de tolerancia y civismo

Hasta aquí las malas noticias. La buena es la impresionante lección de respeto, diálogo positivo y ¡humor! para decir en público los prejuicios y estereotipos que crees padece la persona que está a tu lado y estar dispuesto a escuchar y reflexionar sobre razones y argumentos objetivos que demuestran que son mentira.  Y encima idear propuestas de acción para hacer frente a estereotipos y prejuicios. Con todas ellas se construyó este Muro de la Inclusión.

Escuchar a personas sin hogar como Agustín decir que “lo peor de los prejuicios es cuando tu mismo te los crees“. O ver a Dakota responder a la pregunta ¿Cómo crees que corre una niña?

O reírse un rato ridiculizando las mentiras que insultan a miles de personas gitanas, en la calle o en programas infames como The Gipsy Kings.

Aprendizajes para luchar contra el odio

Cambiar el enfoque. De la emoción a escuchar y pensar.

Si en vez de dejarse llevar por las emociones, el odio o los odiadores que lo favorecen se pasa a escuchar, reflexionar y dudar, la mayoría de prejuicios como mínimo se cuestionan.

Lo expresa de maravilla Adela Cortina en Racismo: La patología del odio: “El núcleo de la vida social no lo forman individuos aislados, sino personas en relación, en vínculo de reconocimiento mutuo. Personas que cobran su autoestima desde el respeto que los demás les demuestran. Y, desde esta perspectiva, los discursos intolerantes (…) están causando un daño irreparable. Por sus consecuencias, porque incitan al maltrato de los colectivos despreciados, y por sí mismos, porque abren un abismo entre el “nosotros” de los que están convencidos equivocadamente de su estúpida superioridad, y el “ellos” de aquellos a los que, con la misma estupidez, consideran inferiores”

Si reflexionamos, veremos que a la filósofa Adela Cortina (¡premio Princesa de Asturias ya!!) le debemos también la invención de la palabra aporofobia” o rechazo al pobre, como se llama su último libro y una verdad como un templo: “Lo que molesta, primero de los inmigrantes, y luego de los refugiados, no es que sean extranjeros, sino que sean pobres“.

Pensar, ética, educación en valores, filosofía. La tolerancia se respira en la familia pero se aprende en una escuela donde estas asignaturas, y no es casualidad, están perseguidas.

Les animo a sumarse a la campaña ¡No expulséis a la Filosofía de los colegios! #SalvemoslaFilosofía o que firmen la solicitud para que el Parlamento de Galicia debata una iniciativa popular que devolverá esta materia a un lugar central en la enseñanza secundaria.

No se confundan, en este barco o vamos todos o se hunde.

Me afecta lo que le pase al de al lado sin importar quien sea. No hay sectores, competencia de desgracias o pelearse por las migajas en vez de por todo el pastel y la desigualdad de su reparto.

Es un cierto cinismo buenista el indignarse por el sufrimiento de las personas refugiadas pero generalizar sin reparo cuando se habla de los gitanos de mi pueblo. Recuerdo las lágrimas de una amiga cuando escuchó al responsable de una organización de discapacidad decir que el presupuesto público debía ir “para mis usuarios, que no tienen culpa, y no para la pobreza infantil que es culpa de los padres“.

Es posible. La citada Carolin Emcke pone como ejemplo a España. “Me emocionó muchísimo la reacción de España a los atentados de 2004. Los españoles dijeron ‘no vais a transformar con las bombas nuestra sociedad, no nos vais a quitar nuestra libertad. Fue increíble”.

Con argumentos e información objetiva la mayoría de los prejuicios desaparecen.

Les recomiendo esta completa Guía de Estereotipos Invisibles de EAPN Andalucía sobre las personas que experimentan pobreza y/o exclusión social. O la Human Library que algún día espero se replique en España.

Si se dedican a la comunicación, será por guías para ayudarles a hacerlo respetando la imagen de las personas: personas en pobreza, sin hogar, con discapacidad, en privacion de libertad, infancia y adolescencia, en busqueda de empleo, comunidad gitana, personas mayores, violencia machista

Porque la desgracia no es un espectáculomuchas de las organizaciones que lo tienen claro y trabajan por la dignidad y los derechos sociales se han comprometido a comunicar siguiendo este decálogo de conducta en la comunicación de la pobreza y la exclusión social.

Reírse de los prejuicios, no de las personas

Del Payo Today ya les he hablado, En Cine, humor y dignidad descubrimos al gran Michael para reírnos de los prejuicios con Africa o de la falsa solidaridad.

Mientras no llega el vídeo riéndose de las grandes recogidas de alimentos me acuerdo de un salvaje Michael Moore hablando en Irlanda de como utilizaría el humor para acabar con el conflicto de Irlanda del Norte…y helando la sonrisa a quienes le escuchaban incómodos: “que rieguen con cisternas de agua bendita bautizando masivamente los barrios protestantes, asi todos serían católicos y se acabaría el problema

No ser cómplices del odio en las redes sociales

Cada uno de nosotros somos un medio de comunicación, con la posibilidad de publicar información relevante para las personas que nos siguen. Y esto implica también exigirnos la misma responsabilidad y objetividad que le exigimos a periodistas, periódicos, radios, o televisiones.

Me sorprende la cantidad de noticias falsas o interesadas que publican personas a las que conozco y valoro (pero que tengo silenciadas, disculpad) y que solo contribuyen a la confusión y la intolerancia. Y más viendo a Donald Trump y su postverdad (lo que el mentir de toda la vida, vamos) o fake news.

Difundir noticias de medios desalmados que mienten a conciencia para atraer tráfico a su web con titulares impactantes que no tiene nada que ver con el artículo o dar pábulo a noticias que aparentemente refuerzan su ideología. .

No se pierdan por ejemplo la página Maldito bulo y sus 6 claves para no tragarse ni un solo bulo más.

El odio y la intolerancia se combaten. ¿En qué bando esta usted?

Porque ni al nazismo ni a ETA se les derrotó solo con lo dicho hasta ahora. ¿Cómo luchamos contra esta basura?

Carolin Emcke lo resume en tres patas: exigir un mayor control en la Red, mejor trabajo policial y por último y sobre todo en la responsabilidad individual. “No podemos tener miedo de hablar en defensa de los que se sienten atacados. Yo no quiero una sociedad en la que solo los judíos defiendan los derechos de su comunidad o solo los gais luchen contra la homofobia. Tenemos que restablecer la universalidad del discurso de los derechos civiles”.

Tess Asplund, la mujer negra que se ha enfrentado a 300 neonazis suecos

En Vacunas contra el odio a las personas con discapacidad tienen algunas ideas para combatir el discurso del odio. O en 10 ideas para hombres que quieran erradicar la violencia machista para no rendirse ante los y las cómplices de asesinato que igualan feminismo con machismo.

O la Red Antirumores para combatir el racismo y la xenofobia. O el Observatorio Hatento contra los delitos de odio a las personas sin hogar (miren su posicionamiento sobre lo ocurrido en Compostela)

Y si quieren dar un paso más, conviértanse en ciberactivistas contra el odio, con Ciberespect, la innovadora iniciativa de la ONG Ecos do Sur para atacar con rigor y argumentos el discurso del odio contra las personas extranjeras.

No nos callemos. Gracias por demostrarlo.

@xosecuns

 

Adultos mayores, Campañas, Comunicación, Comunidad gitana, Corrupción, Derechos humanos, Educación, Exclusión, Incidencia, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, NO Violencia, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas drogodependientes, Personas Migrantes, Personas sin hogar, Pobreza
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mujer en la iglesia: ¿Acaso Dios no quiere la igualdad?

27 de abril de 2017 a las 12:38

Defender que hombres y mujeres tienen los mismos derechos y exigir una igualdad efectiva parece obvio, pero sorprenden los muchos enemigos y su violenta resistencia machista a un cambio inevitable. Si: “El tiempo de los orcos termina“.

Por eso tienen un mérito especial las mujeres y asociaciones que defienden la igualdad entre hombres y mujeres (lo que es el feminismo), en espacios especialmente difíciles, como la iglesia católica.

Hoy tengo el honor de dejarles con una de estas mujeres, Marisa Vidal. Gracias por tu compromiso, coherencia y entusiasmo, por ficharme para esto de la pobreza y la desigualdad y por demostrarme que sirve de algo!

Mujer en la iglesia: ¿Acaso Dios no quiere la igualdad?

No conozco muchas asociaciones en las que participen hombres que tengan el feminismo, la igualdad real entre hombres y mujeres, como práctica política. La mayoría la dan por supuesta y se instalan en la comodidad, maquillándose con estadísticas de cuotas de participación y otros subterfugios. El maquillaje cae cuando sale a la palestra el iceberg de sexismo que hay en la sociedad.

¿Qué queréis que os diga? Sigo viendo aún, por ejemplo, demasiada presencia masculina en los espacios públicos y mucha presencia femenina en las puertas de las escuelas y las consultas de los pediatras.

A nadie se le escapa que en las instituciones no hay igualdad real entre hombres y mujeres y que sí no se cambian los modelos sociales y de participación va a ser difícil conseguir igualdad real.

Es verdad que cuando no queremos mirar para nuestro propio patio, echamos el ojo en el patio ajeno, y que es muy fácil tirar piedras en los tejados de otr@s, pero yo quiero hoy haceros conocedores de lo que pasó en la Iglesia gallega a finales del mes pasado. Vaya por delante mi condición de cristiana, perteneciente a la Asociación de Mulleres Cristiás Galegas Exeria y colaboradora habitual en Encrucillada, Irimia y otros proyectos de la Iglesia Gallega.

La coruñesa Christina Moreira es la única española ordenada presbítera Foto: Marcos Míguez. La Voz de Galicia

Hace unos días, Isabel Gemio entrevistaba a Christina Moreira, una gallega que resulta ser la primera mujer sacerdote en el estado español. Casi al mismo tiempo, entrevistas similares se publicaban en la prensa escrita: “Oficio misa todos los domingos

Al día siguiente de esta publicación, desde el Arzobispado de Santiago se emitía un comunicado que, en un tono un tanto displicente, desautorizaba a “esa señora” y deslegitimaba su ordenación.

Reparad en un detalle: en la página de Religión Digital acompañaron el comunicado del arzobispado con las pocas pero contundentes imágenes de mujeres presidiendo celebraciones y partiendo el pan y el vino en los primeros siglos de cristianismo, en las primeras comunidades. Hablan por sí solos los frescos de las catacumbas o los mosaicos que aún se conservan de mujeres revestidas de autoridad ministerial.

No tardaron en alzarse voces en apoyo de Christina y su papel como sacerdote en una comunidad cristiana que al tiempo defendían también la larga lucha por la igualdad que las mujeres llevamos en la Iglesia. Dos días después Engracia Vidal Estévez contestaba al arzobispado en el mismo medio pidiendo a los “señores masculinos” que abran los ojos ante esta realidad de discriminación que clama al cielo.

La Asociación Mulleres Cristiás Galegas Exeria a la que Engracia y yo pertenecemos desde su fundación, hay más de 20 años, no tardó también en preparar un documento de respuesta, una carta al señor Arzobispo en apoyo a Christina Moreira y en defensa de la igualdad en la Iglesia. Puede leerse completo en este enlace.

Capilla de San Zenón, Santa Práxedes, Roma, s. IX

La iglesia cambia con los tiempos, lo hizo siempre. También lo hará ahora

Ya pasaron unos días de todos estos acontecimientos (aunque el Arzobispado de Madrid acaba de impedir a Christina dar una charla en una parroquia), pero la causa de la igualdad de la mujer en la Iglesia sigue su camino. Los pasos que vamos dando vienen desde muy lejos en el tiempo y siguen avanzando.

Nuestro discurso por la igualdad, de sonar imposible hace unas décadas, ahora resuena fuerte y verdadero, y todas las personas vamos asumiendo que es un derecho irrenunciable, a pesar de los miedos que pueda provocar. El miedo es mal compañero de camino: reposa en la ignorancia y los prejuicios, y resulta un pésimo consejero sí lo que se quiere es mirar hacia delante y avanzar.

La Iglesia cambia con los tiempos, lo hizo siempre. No hay que tener miedo a los cambios, pues son consustanciales a la naturaleza humana. No cambian las verdades fundamentales, pero sí la manera en que respondemos a ellas con el paso del tiempo. En el siglo II la Iglesia hubo de adaptarse a una sociedad, la romana, si no quería que el mensaje de Jesús se perdiera para siempre.

No hay más que echar un vistazo a la historia de la Iglesia para ver como, buscando la fidelidad al mensaje, hubo que ir dando pasos nuevos que supusieron grandes aciertos en la historia de la Humanidad. Avanzar, adaptarse a las nuevas realidades, proponer respuestas nuevas allí donde no se veían salidas. En muchas ocasiones a Iglesia levantó su voz profética denunciando injusticias y corrigiendo el rumbo de la historia humana, y en otras asumió sus errores y recondujo situaciones que se revelaban injustas.

Igualdad es tener presencia en los órganos de gobierno y en la toma de decisiones

Cada situación histórica presenta sus retos y propone nuevas cuestiones a las que no podemos no dar respuesta. El debate por la igualdad hace tiempo que está abierto en la Iglesia. Tal y como está hoy la organización eclesial, negar a las mujeres el acceso a los ministerios ordenados impide que podamos tener presencia en los órganos de gobierno y en la toma de decisiones.

Por eso, la cuestión de la ordenación de las mujeres es un asunto con mucho más calado que lo que de principio puede parecer. Dentro de las feministas cristianas hay diferentes sensibilidades acerca de la cuestión de la ordenación pues muchas no estamos de acuerdo con un modelo de organización jerárquico, pero no hay dudas acerca de nuestro derecho al acceso a los lugares de culto, gobierno y decisión en la estructura eclesial.

Otra cuestión con carácter histórico es la conformación de la práctica sacramental tal y como la conocemos hoy. Es también fruto de un proceso iniciado en gestos y ritos de Jesús, pero conformado según los cánones rituales de las épocas en las que se fueron configurando. En la Iglesia tenemos que perder el miedo a cambiar las maneras de decir y hacer siempre que no dejemos de ser fieles al mensaje de Jesús, fieles al Reino de Dios que intentamos construir.

Hubo un tiempo en el que, por ejemplo, las personas que no eran blancas no tenían voz ni voto en la organización eclesial, porque tampoco tenían voz ni voto en el contexto social. Pero ese tiempo ya finalizó. Los hombres de diferentes razas ya disfrutan de plenos derechos en la Iglesia… Y las mujeres: ¿Por qué no?

Está llegando a su fin el tiempo de la desigualdad. Las mujeres ya no podemos seguir esperando y aceptando que hablen y decidan por nosotras.

Precisamos ya algo más que gestos y buenas intenciones. En la Iglesia precisamos con urgencia pasar de la tolerancia a la aceptación.

¿O es que acaso hay quien piensa aún que Dios no quiere la Igualdad?

Marisa Vidal Collazo

Más información:

Mujeres ordenadas en la iglesia primitiva. Libro publicado por la Asociación de Teólogas.

Movemento pola ordenación de mulleres.

Décimo aniversario da primeira ordenación de mulleres no Danubio (2002-2012)

Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Mujeres y hombres, NO Violencia, Otra Iglesia, Participación, Voluntariado
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Muller na Igrexa. Acaso Deus non quere a igualdade?

26 de abril de 2017 a las 20:05

Defender que homes e mulleres teñen os mesmo dereitos e esixir unha igualdade efectiva semella ser obvio pero sorprende os moitos inimigos e a súa violenta resistencia machista a un cambio inevitable. “O tempo dos orcos remata“.

Por iso ten un mérito especial as mulleres e asociacións que defenden a igualdade entre homes e mulleres (tamén chamado feminismo), en espazos especialmente difíciles, como a igrexa católica.

Hoxe teño a honra de deixalos cunha destas mulleres, Marisa Vidal. Grazas polo teu compromiso, coherencia e entusiasmo, por ficharme para isto da pobreza e a desigualdade e por demostrarme que sirve de algo!

Muller na Igrexa. Acaso Deus non quere a igualdade?

A día de hoxe non coñezo moitas asociación nas que participen homes que teñan o feminismo, a igualdade real entre homes e mulleres, como práctica política. A maioría dana por suposta e se instalan na comodidade, maquillandose con estatísticas de cotas de participación e outros subterfuxios. A maquillaxe cae cando sae á palestra o iceberg de sexismo que hai na sociedade.

Qué queredes que vos diga? Sigo vendo, por exemplo, aínda demasiada presenza masculina nos espazos públicos e moita presenza feminina nas portas das escolas e as consultas dos pediatras.

A ninguén se lle escapa que nas institucións non hai igualdade real entre homes e mulleres e que si non se cambian os modelos sociais e de participación vai ser difícil acadar igualdade real.

É verdade que cando non queremos mirar para o noso propio patio, botamos o ollo no patio alleo, e que é moi fácil tirar pedras nos tellados de outr@s, pero eu quero hoxe facervos coñecedores do que pasou na Igrexa galega a finais do mes pasado. Vai por diante a miña condición de cristiá, pertencente á Asociación de Mulleres Cristiás Galegas Exeria e colaboradora habitual en Encrucillada, Irimia e outros proxectos de Igrexa Galega.

A coruñesa Christina Moreira é a única española que foi ordenada presbítera Foto: Marcos Míguez. La Voz de Galicia

Hai uns días Isabel Gemio entrevistaba a Christina Moreira, unha galega que resulta ser a primeira muller sacerdote no estado español. Case ao mesmo tempo, entrevistas similares publicábanse na prensa escrita: «Oficio misa todos os domingos»

Ao día seguinte desta publicación, dende o Arcebispado de Santiago emitíase un comunicado que, nun ton un chisco displicente, desautorizaba a “esa señora” e deslexitimaba a súa ordenación.

Reparade nun detalle: na páxina de Relixión Dixital acompañaron o comunicado do arcebispado coas poucas pero contundentes imaxes de mulleres presidindo celebracións e partindo o pan e o viño nos primeiros séculos de cristianismo, nas primeiras comunidades. Falan por si sós os frescos das catacumbas ou os mosaicos que aínda se conservan de mulleres revestidas de autoridade ministerial.

Non tardaron en alzarse voces en apoio de Christina e o seu papel como sacerdote nunha comunidade cristiá que ao tempo defendían tamén a longa loita pola igualdade que as mulleres levamos na Igrexa. Dous días despois Engracia Vidal Estévez, muller de grande valía, contestaba ao arcebispado na mesma Relixión Dixital pedindo aos “señores masculinos” que abran os ollos ante esta realidade de discriminación que clama ao ceo.

A Asociación Mulleres Cristiás Galegas Exeria á que Engracia e eu pertencemos desde a súa fundación, hai máis de 20 anos, non tardou tamén en preparar un documento de resposta, unha carta ao Sr. Arcebispo en apoio a Christina Moreira e en defensa da igualdade na Igrexa. Pódese ler completo neste enlace.

Capilla de San Zenón, Santa Práxedes, Roma, s. IX

A Igrexa cambia cos tempos, fixoo sempre. Tamén o fará agora

Xa pasaron uns días de todos estes acontecementos (ainda que o Arzobispado de Madrid ven de impedir a Christina dar unha charla nunha parroquia), o foco mediático xa xirou para outro sitio, pero a causa da igualdade da muller na Igrexa segue o seu camiño. Os pasos que imos dando veñen dende moi lonxe no tempo e seguen avanzando. O noso discurso pola igualdade, de soar a imposible hai unhas décadas, agora resoa forte e verdadeiro, e tódalas persoas imos asumindo que é un dereito irrenunciábel, maila os medos que poida provocar. O medo é mal compañeiro de camiño: repousa na ignorancia e os prexuízos, e resulta un pésimo conselleiro si o que se quere é mirar cara adiante e avanzar.

A Igrexa cambia cos tempos, fíxoo sempre. Non hai que ter medo aos cambios, pois son consubstanciais á natureza humana. Non cambian as verdades fundamentais, pero si o xeito en que respondemos a elas co paso do tempo. No século II a Igrexa houbo de adaptarse a unha sociedade, a romana, se non quería que a mensaxe de Xesús se perdera para sempre.

Non hai máis que botar unha ollada a historia da Igrexa para ver como, buscando a fidelidade á mensaxe, houbo que ir dando pasos novos que supuxeron grandes acertos na historia da Humanidade. Avanzar, adaptarse ás novas realidades, propoñer respostas novas alí onde non se vían saídas. En moitas ocasións a Igrexa ergueu a súa voz profética denunciando inxustizas e corrixindo o rumbo da historia humana, e noutras asumiu os seus erros e reconduciu situacións que se revelaban inxustas.

Presenza nos órganos de goberno e na toma de decisións

Cada situación histórica presenta os seus retos e propón novas cuestións ás que non podemos non dar resposta. O debate pola igualdade hai tempo que está aberto na Igrexa. Tal e como están hoxe a organización eclesial, negar ás mulleres o aceso aos ministerios ordenados impide que podamos ter presenza nos órganos de goberno e na toma de decisións.

Por iso, a cuestión da ordenación das mulleres é un asunto con moito máis calado que o que de principio pode parecer. Dentro das feministas cristiás hai diferentes sensibilidades acerca da cuestión da ordenación pois moitas non estamos de acordo cun modelo de organización xerárquico, pero non hai dúbidas acerca do noso dereito ao acceso aos lugares de culto, goberno e decisión na estrutura eclesial.

Outra cuestión con carácter histórico é a conformación da práctica sacramental tal e como a coñecemos hoxe. É tamén froito dun proceso iniciado en xestos e ritos de Xesús, pero conformado segundo os canons rituais das determinadas épocas nas que se foron configurando. Na Igrexa temos que perder o medo a cambiar as maneiras de dicir e facer sempre que non deixemos de ser fieis á mensaxe de Xesús, fieis ao Reino de Deus que tentamos construír.

Houbo un tempo no que, por exemplo, as persoas que non eran brancas non tiñan voz nin voto na organización eclesial, porque tampouco tiñan voz nin voto no contexto social. Pero ese tempo xa rematou. Os homes de diferentes razas xa gozan de plenos dereitos na Igrexa… E as mulleres. Por qué non??

Está chegando á súa fin o tempo da desigualdade. As mulleres xa non podemos seguir esperando e aceptando que falen e decidan por nós. Precisamos xa algo máis que xestos e boas intencións. Na Igrexa precisamos con urxencia pasar da tolerancia á aceptación. Ou é que acaso hai quen pense aínda que Deus non quere a Igualdade?

Marisa Vidal

Máis sobre o tema:

Mujeres ordenadas en la iglesia primitiva. Libro publicado pola Asociación de Teólogas.

Movemento pola ordenación de mulleres.

Décimo aniversario da primeira ordenación de mulleres no Danubio (2002-2012)

Derechos humanos, Educación, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Mujeres y hombres, Otra Iglesia, Participación
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net