Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Posts tagged ‘Discriminación’

8 Consejos para empezar a cuidar

15 de septiembre de 2014 a las 19:43

¡La dignidad no se negocia!

Este fin de semana muchas personas han gritado este lema en las Marchas por la diversidad funcional.

Ni la dignidad ni la decencia se negocian. Se ponen en práctica o no. Y si hay personas que merecen un homenaje por hacerlo son muchas de las mujeres y hombres que están cuidando a familiares o seres queridos en situación de dependencia.

En silencio, sin cobrar un euro, enriqueciendo hasta el infinito palabras como voluntariado o solidaridad. Aún por encima de la indignación contra la barbarie sistemática que se está cometiendo contra miles y miles de personas que contemplan el obsceno desmantelamiento de la  dependencia.

Un problema anticipado. En toda España, incluída Galicia, donde lamentablemente la Xunta atendió a siete dependientes menos cada día en el último año. Parece que mi presidente cuando va a Madrid tiene otras prioridades más importantes que defender a los ciudadanos que peor lo están pasando. Y no me cuenten otra vez lo de ¡No hay dinero!. Es mentira.

Decencia y dignidad que practican también muchas trabajadoras sociales, defendiendo los servicios sociales contra la beneficencia, en palabras de la presidenta del Colexio de Traballo Social.

Para intentar echar una mano a aquellas personas, ¡cualquiera de nosotros!, que de repente deben enfrentarse a todo esto y empezar a cuidar a una persona con dependencia, les dejo con Eva Lorenzo, una trabajadora social experta en este tema, como demuestra en su recomendable blog Mi rincón de apoyo al cuidador. Como ella dice: “un rincón dirigido a todos aquellos héroes silenciosos y a veces invisibles, que dedican su vida al cuidado de personas en situación de dependencia

Gracias a todos ellos por defender la dignidad y la decencia

Gracias, Eva. Por la ayuda y el compromiso.

Consejos para empezar a cuidar

La historia personal de cada uno de los cuidadores familiares que día a día desarrollan esta tarea es diferente. Unos cuidan a sus padres, otros a sus hijos. Unos lo hacen debido a una enfermedad degenerativa, otros por un accidente. Algunos ya sabían que iban a desempeñar ese papel y a otros les llega por descarte o de imprevisto. Unos cuentan con ayudas y apoyo y otros lo hacen en solitario…

Pero lo que sí es común en todos los casos, es la sensación de vértigo y vacío que se produce, en el momento en el que se dan cuenta, de que la vida de su familiar dependerá, en gran medida, de sus cuidados y atenciones. El instante en el que son conscientes de esta realidad, está cargado de sentimientos, pensamientos, dudas o inseguridades que, en su gran mayoría, son de naturaleza negativa. El impacto al que se ven sometidos, no solo afectará a su estabilidad psicológica, sino también a su vida familiar, laboral, social o económica. Y va a suponer un ajuste progresivo y continuado que se alargará en muchos casos durante años.

¿Por qué a mí?

¿Qué va a pasar?

¿Quién me va a ayudar?

¿Qué puedo hacer?

¿Cómo me voy a organizar?

¿Podré con esto?

Este tipo de preguntas son totalmente normales en esos primeros momentos. El factor sorpresa de la enfermedad o accidente, la incertidumbre y la espera por un diagnóstico son fuente de dolor y de dificultad a la hora de asumir los cambios que se van a producir. No es fácil para nadie, aceptar y enfrentarse al hecho, de que alguien cercano dependa de él/ella para las actividades básicas de la vida cotidiana.

Con el paso del tiempo, los cuidadores atravesarán diferentes etapas: negación y rechazo, búsqueda de información, reorganización y adaptación. Todas ellas, llenas de cambios, ajustes, retos, reestructuraciones. Para que este viaje sea lo más llevadero y saludable posible para ambos, voy a resumir los que para mí, son los puntos clave a la hora de enfrentarse al momento en que alguien se convierte en cuidador/a.

Acepta los sentimientos y sigue adelante

Llanto, pena, tristeza, dolor, rabia, ira… Son sensaciones y emociones normales en los primeros momentos. Déjalas salir, no las reprimas, habla y desahógate el tiempo necesario pero no te dejes llevar por ellas ni por la ansiedad que provocan, que no guíen tu día a día ni las decisiones que tomas. Si es necesario, solicita ayuda profesional para ver con mayor claridad la nueva realidad a la que te enfrentas y poder sobrellevarlo de la mejor manera. En “Un mundo lleno de emociones” podéis leer una serie de consejos en relación al ámbito emocional de los cuidados.

Infórmate bien sobre la enfermedad y/o patología que sufre la persona a la que cuidas

Causas, consecuencias, síntomas, evolución, tratamiento Si es necesario, consulta opciones con diferentes profesionales médicos.

Infórmate o formarte sobre tus tareas como cuidador 

En qué tareas vas a necesitar ayuda, cómo puedes llevar a cabo los cuidados de la forma más adecuada, a qué cambios o síntomas vas a tener que enfrentarte y cómo puedes hacerlo.

Involucra a la red social y familiar en los cuidados

Sea cual sea la respuesta que se obtenga, es necesario que la red familiar y social esté enterada de la situación y forme parte de todas las decisiones que se tomen a lo largo del proceso. También será importante conocer en qué medida pueden ofreceros ayuda y para qué tareas.

Infórmate sobre los recursos de ayuda con los que puedes contar

Prestaciones económicas, grupos de apoyo, ayudas técnicas, servicios de apoyo, respiro familiar, centros de atención, asociaciones de ayuda, blogs y redes sociales, empresas. No solo conocer cuáles existen en el entorno más cercano, sino también cuáles son los requisitos de acceso y trámites para solicitarlos. Podéis leer estas dos entradas dónde hablo de dos recursos específicos de ayuda al cuidador: los grupos de apoyo  0 los programas de respiro familiar.

Organiza y planifica los cuidados

Una vez recopilada toda la información anterior y teniendo en cuenta las circunstancias concretas que os rodean, debéis ir creando vuestro propio plan de cuidados en el que identificaréis cuáles son las tareas en las que debéis ayudar a la persona a la que cuidáis, cuál es la prioridad y la importancia de esas tareas, con qué tiempo diario contáis para cada una de ellas, en qué actividades necesitaréis el apoyo de un servicio externo, familia o amigos. En “El tiempo es oro” se enumeran una serie de consejos y pautas para una mejor gestión del tiempo que os podrán servir de ayuda para vuestro plan de cuidados.

Pide y Aprende a aceptar la ayuda

Para la realización de las tareas, para tomarte un respiro, para un desahogo personal, para compartir experiencias y consultar dudas, etcétera. Parece el consejo más fácil de seguir pero a menudo es el que más cuesta a los cuidadores ya que en la mayoría de los casos va acompañado de sentimientos de culpabilidad, de no querer aceptar los posibles ofrecimientos o no recurrir a los servicios o recursos de apoyo existentes. Y que puede desembocar en una sobrecarga excesiva y en un malestar tanto físico como psicológico, con la correspondiente pérdida en la calidad de los cuidados.

Cuida también de ti

No podéis olvidaros de vosotros mismos. La persona que cuida debe tomar conciencia de su propio autocuidado y establecer unos hábitos en consecuencia: alimentación saludable, ejercicio físico, tiempo libre, descanso, no abandonar amistades ni hobbies… Para atender a vuestro familiar con garantías, es necesario que os cuidéis y tratéis de no olvidar que, con los cambios necesarios, vuestra vida personal, laboral y/o familiar, debe seguir, al margen del nuevo rol que vais a desempeñar.

En “Cuidarse Bien” se detallan los principales puntos en los que un cuidador debe centrarse para no sufrir el llamado “Síndrome del cuidador quemado” y los principales recursos yservicios a los que puede acudir.

Foto: Antonio Olza

Por último, me gustaría recomendaros tres webs que os servirán de ayuda en esta nueva etapa que empiezas…

http://www.sercuidador.es/

Un portal creado por Cruz Roja dirigido en exclusiva a cuidadores y cuidadadoras de personas en situación de dependencia. En él podréis encontrar una serie de documentos, guías y vídeos que os serán de mucha utilidad.

http://cuidadores.unir.net/

Unir cuidadores es una empresa que nace con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que cuidan. A través de su web, podréis acceder a artículos de interés, formación, masterclass, consultas con expertos, foros…

http://www.somospacientes.com/

Una comunidad web que ofrece contenidos, servicios y herramientas de información y opinión para pacientes, familiares, profesionales y demás ciudadanos interesados en el mundo de la salud. Cuentan con un mapa de asociaciones de toda España a través del cual podréis obtener información de contacto de las que más os puedan interesar dependiendo de la enfermedad o patología que padezca vuestro familiar y que estén en vuestra localidad o provincia de residencia.

@EvaLorenzoRguez

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Heroes cotidianos, Inclusión, Inversión social, Personas, Personas con Discapacidad, Pobreza, Riqueza
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contra los prejuicios. Si no lo entiende o le incomoda, pregunte

27 de agosto de 2014 a las 0:42

“Queridos negros no españoles: cuando tomáis la decisión de venir a España, os convertís en negros. Basta ya de discusiones. Basta ya de decir soy senegalés, guineano, nigeriano o dominicano. A España le es indiferente. ¿Qué más da si no erais “negros” en vuestro país? Ahora estáis en España

“Si contais a una persona no negra algún suceso racista que os ha ocurrido, aseguraos que no lo hacéis con resquemor. No os quejeis. Sed tolerantes. Si es posible, presentarlo con humor. Sobre todo no os indigneis. En principio las personas negras no deben indignarse por el racismo. De lo contrario no obtendréis solidaridad. Esto sólo es aplicable a los progresistas blancos, dicho sea de paso. No os molestéis siquiera en contar a un conservador blanco un suceso racista que os haya ocurrido. Porque el conservador os dirá que sois VOSOTROS los verdaderos racistas y os quedaréis boquiabiertos.”

Si en los párrafos anteriores en vez de España escriben Estados Unidos, verán como se las gasta en su blog Ifemelu, la protagonista de Americanah, la última obra de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie.  Con lo que he disfrutado leyendo esta novela, entenderán por qué estas vacaciones recién terminadas han sido especialmente felices.

Mi amor platónico por Chimamanda surgió al descubrirla reflexionar sobre los peligros de generalizar y pretender solucionar con hachazos problemas complejos o resumir procesos históricos con cuatro prejuicios. Se la presenté como introducción al artículo más exitoso de este blog, 10 falsos discursos sobre Africa. 18 simples pero adictivos minutos sobre los peligros de una única historia. Su ironía, sencillez, elegancia y hasta una cierta coquetería para denunciar prejuicios, no deja indiferente. Les dejo de nuevo con ella, me lo agradecerán.

Imagen de previsualización de YouTube

Americanah, el término burlón con que los nigerianos se refieren a los que vuelven de Estados Unidos para ridiculizar sus nuevas costumbres, cuenta la historia de amor de dos adolescentes nigerianos, Ifemelu y Obinze, obligados a emigrar de su país (ella a Estados Unidos y el a Inglaterra) para tener una oportunidad. Con esta excusa, Chimamanda describe y reflexiona sobre temas como el racismo, la corrupción política, el machismo o los prejuicios de todo tipo con el mismo humor y con el estilo delicado, irónico, duro pero amable que ya le vemos en el vídeo.

No les voy a destripar el argumento, no se preocupen. Les recomiendo que lean la novela y hablamos en los comentarios o en alguna conferencia de Chimamanda en España (con este post me pongo a ello…), pero si me apetece reproducir alguna de las reflexiones de los protagonistas, especialmente las de Ifemelu (al Obinze simplemente le toca la lotería al enamorarse). Ya me gustaría a mi hacer un blog como el suyo, con su tono irreverente y coloquial, aún a pesar del tonillo algo victimista y de marisabidilla que a veces muestra la escritora, cuya historia real es muy similar a la de la protagonista. Se lo perdono todo.

El libro lo leí mientras iba recibiendo noticias dispersas sobre el ébola, los “asaltos masivos” a la valla de Melilla, los disturbios racistas en Estados Unidos o las corrupciones diversas que siguen asolando nuestro pais. Y no me parecían incoherentes con lo que leía.

Parece obvio, pero no lo es. Nigeria es un país africano cuyos 165 millones de habitantes no están masivamente infectados por el Ebola o la corrupción. 165 millones de historias tristes o felices, de personas honradas o corruptas como en cualquier otro sitio. Las cloacas de la corrupción politica en Lagos son muy parecidas a las que infectan a nuestros Pujol, Rajoy o Chaves y condenan igual que aquí a millones de personas a la pobreza, la exclusión o la desesperanza.

Las razones por las que los jóvenes emigran de Nigeria son muy parecidas a las que tienen muchos españoles de su edad cuando gritan ¡No nos vamos, nos echais!. Como cuenta Obinze a sus amigos ingleses: 

“Alexa y los demas invitados comprendían que se huyera de la guerra, de la clase de pobreza que aplastaba el alma humana, pero no entenderían la necesidad de escapar del letargo opresivo de la falta de elección. No entenderían por qué las personas como el, que se habían criado sin hambre ni sed pero vivían empantanadas en la insatisfacción, condicionadas desde su nacimiento a mirar hacia otro lugar, convencidas eternamente de que las vidas reales se desarrollaban en otro lugar, ninguna de ellas famélica, ni víctima de violaciones, ni procedente de aldeas quemadas, estuvieran ahora decididas a afrontar peligros, a actuar ilegalmente para marcharse, ávidas sólo de elección y certidumbre”.

Mientras lo leía no dejaba de pensar en Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise… y el resto de las 15 personas que murieron hace unos meses en Ceuta, en las personas que arriesgan su vida para entrar en nuestro país, en lo poco que se distinguir árabes de moros, musulmanes o islamistas.

Les dejo algún párrafo entre otros muchos que me han gustado. Hablan de prejuicios en Estados Unidos, Inglaterra o Nigeria, pero si en vez de negros escribo gitanos, discapacitados, mujeres, pobres… quizá, como a mi, no les parezcan tan lejanos.

“En Africa conocimos a gente que no tenia nada, absolutamente nada, pero era muy feliz- comentó Kimberli.- Ifemelu también descubriría más tarde que, para Kimberli los pobres eran libres de toda culpa. La pobreza es algo resplandeciente: no concebía que los pobres pudieran ser depravados o malévolos, porque su pobreza los había canonizado y los mayores santos eran los pobres extranjeros.”

 ”…en muchas personas anida solapada la idea de que los blancos se ganaron su espacio en los trabajos y universidades mientras que los negros lo consiguieron porque son negros (…) el panorama del negro estadounidense viene a ser como cuando pasas en la cárcel muchos años injustamente y de pronto te ponen en libertad, pero no te dan billete para el autobús; ah, y encima tú y el tío que te metió en la cárcel ahora sois automáticamente iguales. Si sale a relucir eso de que “lo de la esclavitud fue hace mucho tiempo” instad a vuestro amigo blanco a decir que muchos blancos todavía heredan dinero que sus familias amasaron hace cien años…”

Y por último, después de una serie de “consejos  para estadounidenses no negros” que no tienen desperdicio, les dejo con un párrafo que suscribo contra cualquier tipo de prejuicio, por eso no sirvo para ir a tertulias …

“Querido estadounidense no negro: ¿qué debes hacer? No lo sé muy bien. Intenta escuchar, tal vez. Oye lo que se dice. Y recuerda que no tiene que ver contigo. Los negros estadounidenses no te dicen que tú seas el culpable. Sólo te dicen qué es lo que pasa. Si no lo entiendes, pregunta. Si te incomoda preguntar, di que te incomoda preguntar y después pregunta igualmente. Es fácil ver cuando hay buenas intenciones detrás de una pregunta. Luego escucha un poco más. A veces la gente solo quiere sentirse oída”

@xosecuns

AFRICA, Cooperación, Corrupción, Cultura, Derechos humanos, Lectura, Mujeres y hombres, Personas, Personas Migrantes
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¡Dejen a las personas con enfermedad mental ser felices!

1 de julio de 2014 a las 1:02

Quieren ser felices y no les dejan.

Las personas con enfermedad mental y sus familiares están recibiendo unas bofetadas que no merecen. Los prejuicios y el estigma vuelven con fuerza cuando parecía que lentamente estaban desapareciendo.

No se conforman. Siguen dispuestas a dar la cara, a autorganizarse y a reivindicar sus derechos. Y a su lado profesionales comprometidos de organizaciones como FEAFES GALICIA. Antonio Hernández les contó que tras siglos de sufrimiento era y sigue siendo la hora de las personas con enfermedad mental. Rocío Núñez detalló las 10 principales mentiras que aún mantienen este estigma (débiles, raras, peligrosas, vagas…)

La propuesta de modificación del Código Penal vuelve a definir a las personas con trastornos mentales como “peligrosas” (pueden solicitar que no se haga aquí), no se cumple la legislación que exige el cierre de los manicomios…

La salud mental está en estado crítico y para contárnoslo y denunciarlo con claridad, les dejo con Ana Escrigas, una comunicadora comprometida con esta causa y la de la inclusión social. Quizá por eso escribe el mismo día que se ha publicado esta imprescindible Guía para comunicar la salud mental.

Gracias Ana! (en mi caso sobre todo por la delicia de vídeo del final…)

Foto: Sergi Balfegó www.activament.org

Salud mental en estado crítico

Enciérrense usted y tres personas más en una habitación. Según las estadísticas, uno de ustedes padecerá algún problema de salud mental a lo largo de su vida.

Esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno obsesivo-compulsivo, de la personalidad… Estamos hablando de patologías que afectan a más de 41.500 personas en Galicia y a 164,8 millones en toda Europa. Patologías que se pueden tratar y que con voluntad y constancia pueden dar lugar a la recuperación de una vida estable por parte del paciente. Y si son tantas las personas afectadas y es posible su recuperación, ¿a qué se debe la falta de recursos en la atención a este colectivo?

Hoy podemos decir que la atención a la salud mental se encuentra en estado crítico. Y no porque las personas afectadas no quieran recuperarse, ni porque sus familiares dejen de poner todo su empeño y más en el cuidado de la enfermedad, sino porque los recursos son insuficientes y en muchas ocasiones arrastran lacras de un pasado sombrío en el que las personas con enfermedad mental eran tratadas como monstruos y no como personas.

Imagen de previsualización de YouTube

No hace falta retroceder muchos años para recordar esta situación. De hecho, no hace falta retroceder ni un solo día. Aún hoy, en pleno siglo XXI, en una sociedad que se cree respetuosa, tolerante y defensora de los derechos humanos, podemos encontrar vestigios de lo que hasta hace tres décadas eran los llamados manicomios, lugares en los que se encerraban a las personas con trastorno mental privándolas de sus derechos y brindándoles una atención que estaba muy lejos de ser mínimamente digna.

Fue en 1986 cuando la atención a la salud mental vio una luz al final del túnel a través de la Ley General de Sanidad, que abogaba por una reforma psiquiátrica en la que los manicomios debían ser cerrados y sus pacientes derivados a recursos más adecuados. Treinta años después, en muchos lugares de España aún no hemos alcanzado la luz al final del túnel, y en otros tantos rincones del mundo esa luz es casi invisible.

Pero por si fuera poco, las amenazas contra los derechos de las personas con enfermedad mental se abren hoy nuevos senderos. Una propuesta de ley que define a las personas con trastornos mentales como “peligrosas”, que permite prorrogar condenas ilimitadamente y que consiente la libertad vigilada para este colectivo, no es sino un ataque frontal a los derechos más básicos de estos individuos. Y no solo eso, sino que asienta, difunde y convierte en ley unos prejuicios falsos y estigmatizantes que están asociados a estas personas desde la época de los monstruos y los manicomios. Así es como se presenta la propuesta de reforma del Código Penal formulada por Gallardón, a quien quizás habría que explicarle que “psicópata” y “psicótico” son términos que tan solo comparten la raíz léxica.

Imagen de previsualización de YouTube

Y así, ni más ni menos, se presenta hoy en día el panorama. Pero como sucede en todos los cuentos, incluso en los que relatan historias reales, aquí también existen héroes y personas dignas de admiración, y por eso es preciso ponerle capa y antifaz a todos aquellos que luchan cada día por cambiar esta situación y por salir adelante a pesar de los obstáculos. Los familiares son el bastón más sólido sobre el que se apoyan las personas con enfermedad mental, y a la vez el primero en alzarse a la hora de reivindicar justicia y derechos. Los familiares son, hoy en día, el único agente transformador de la realidad de este colectivo, y por eso merecen más que respeto y consideración: merecen soluciones que pongan fin a sus problemas.

Pero sobre todo cabe resaltar que son muchas las personas diagnosticadas que se empeñan día a día en demostrar su valía y en formar parte de una sociedad en la que parece que no hay sitio para todos, pues la exclusión siempre ataca a los más débiles y en este caso los protagonistas de esta lucha son unos de los más damnificados. No por eso se mantienen callados, y no por eso dejan de alzar la voz en la procura de una atención digna, una ley coherente, una sociedad justa y una salud mental que pueda salir de la unidad de agudos.

Ana Escrigas – @FEAFESGalicia

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Administración, Comunicación, Derechos humanos, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Personas con Discapacidad
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los “Guantánamo” españoles

9 de abril de 2014 a las 21:37

Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise…  Y así hasta 15 personas muertas hace casi dos meses en Ceuta. Ninguno de ellos superaba los 26 años, Armand tenía 16.

Por decencia y contra la indiferencia y el olvido creo obligado comenzar este artículo recordando por su nombre a estas personas, obligadas a escoger entre un ataud o una maleta. “No preguntéis su nombre a quién os pide asilo. Precisamente quién más necesidad tiene de asilo es el que tiene más dificultad en decir su nombre“, escribía Victor Hugo en Los Miserables.

Hace unos meses, Violeta Assiego, una reconocida experta en derechos humanos, Vulnerabilidad Social y Discriminación, en Si viaja al Norte no olvide sus cadenas escribía sobre toda la demagogia y falsedad que oculta el fenómeno de la inmigración, afirmando con razón que en España “no existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros“.

Hoy Violeta, con su rigor habitual, continúa contándonos esta historia infame con el espanto de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Y yo me sigo haciendo la misma pregunta incómoda:  ¿Si los muertos fueran blancos o españoles reaccionaríamos igual?

¡Gracias, Violeta!

Los “Guantánamo” españoles

Desde el año 2009 más de 50.000 personas de origen extranjero han pasado por los centros de internamiento sin que sus derechos fundamentales hayan sido garantizados suficiente y adecuadamente.

Durante este periodo y en seis meses desde que la normativa de Extranjería entró en vigor aquel año, debía haber estado vigente su reglamento de funcionamiento. Casi cinco años después se acaba de aprobar el Real Decreto 162/2014, que regula el funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros. Hasta este momento estuvo vigente una Orden del Ministerio de la Presidencia del año 1999 que —a efectos prácticos— ha supuesto un verdadero “limbo jurídico” en el funcionamiento de los CIE y que ha dado cabida a irregularidades denunciadas por las  ONG y sobre las cuáles han preguntado varios grupos políticos en sede parlamentaria.

Cincuenta mil personas desde el 2009 es una cifra estimada obtenida a partir de los informes del Defensor del Pueblo sobre el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y de las memorias de la Fiscalía General del Estado. A falta de los datos del año 2010 y 2013 (en todo caso similares a los de años anteriores)  y desde luego muy inferior a la cifra total posible desde que los CIE entraron en funcionamiento en 1985.

Es necesario señalar que localizar información objetiva sobre los CIE es como buscar una aguja en un pajar. No existe ninguna fuente oficial que agrupe de manera sistematizada y clara –además de desglosada por CIE- el número de plazas, de ingresos, de expulsiones, el tiempo medio de estancia, los egresos, la ocupación media, las nacionalidades, los costes, el personal destinado, la estructura física, ni por supuesto las características personales y sociales de las personas que allí permanecen. Algo que hace sumamente complicado el poder rendir cuentas de un servicio de custodia de personas gestionado por el propio Estado.

Los CIE, a pesar de su apariencia, no son cárceles. Al igual que los inmigrantes irregulares por el hecho de serlo no son malos. Es interesante ver a través de este video de una encuesta que se hizo en México a niños y niñas la asimilación de estereotipos que absorbemos desde muy pequeños y hasta qué punto estaba arraigado en ellos el racismo:

Imagen de previsualización de YouTube

Las personas ingresan en los CIE no porque hayan cometido un delito.

Es la irregularidad en su situación administrativa la que les lleva a ese lugar, el hecho de ‘ser ilegal’. Se les priva del derecho a circular libremente —según el texto del nuevo reglamento— como ‘medida preventiva o cautelar para garantizar la expulsión y devolución en virtud de expediente administrativo, o la expulsión como medida sustitutiva la pena privativa de libertad de una duración máxima de 6 años’.

De esta forma, se pueden llegar a dar, y de hecho se dan, situaciones en las que en el mismo espacio físico conviven —durante un máximo de 60 días— personas que han cometido delitos (y están condenadas por ello) con otras cuyas vidas están completamente ‘integradas’ en la sociedad española y que migraron a nuestro país por razones económicas. Sobre las vidas de las personas del CIE de Aluche (en Madrid) acaba de publicar un informe Pueblos Unidos que describe con suficiente rigor las dramáticas situaciones  personales, familiares y sociales —denunciadas también por otras ONG— de ‘los que van a parar’ al CIE: personas enfermas, víctimas de la trata, personas con mujer hijos, personas que están trabajando en B, posibles solicitantes de asilo y refugio, personas que desconocen el idioma y/o la cultura, etc. PERSONAS que viven con total normalidad entre nosotros.

A raíz del eco mediático por la reciente aprobación del Reglamento de funcionamiento de los CIE, la opinión pública ha empezado a tener conocimiento de las irregularidades que se han venido cometiendo y se ha subido el volumen a la voz de los representantes de las ONG y de las propias personas afectadas y que ya venían contando lo que ha estado sucediendo año tras año. Es muy recomendable este video de SOS Racismo y Amnistía Internacional al respecto

Silencio y opacidad para un reglamento inadecuado e insuficiente

No deja de ser llamativo el silencio y la opacidad sobre las condiciones de estos centros durante diferentes legislaturas y de distintos signos políticos. Es difícilmente negable que el limbo jurídico de todos estos años ha vulnerado, y sobretodo limitado, derechos fundamentales de cada uno de los hombres y mujeres que han pasado por alguno de los 8 CIE que a fecha de hoy siguen funcionando.

A pesar de todo esto, el actual Reglamento —que ha tardado casi un lustro en llegar— es insuficiente e inadecuado. La nueva norma olvida y calla muchos de los aspectos básicos que debía recoger si hubiese atendido a las recomendaciones de los organismos oficiales, las ONG y las directivas europeas respecto a este tipo de internamiento. No ha sido así y la asistencia sanitaria sigue sin estar garantizada las 24 horas; la privacidad en las comunicaciones con la familia o los abogados tampoco; no hay garantías suficientes cuando se realicen ‘cacheos en desnudo integral’ tal y como pide el Tribunal Constitucional; tampoco cuando se use la celda de aislamiento o se interpongan quejas al juzgado sobre lo que esté pasando en el CIE y la lista es larga como para continuar aquí.

Criminalizar a quien no es un criminal

Pero ha sido al dar un protagonismo inusual a la Dirección General de Policía en un espacio que no es penitenciario donde se observa cómo se vuelve a criminalizar a quien no es un criminal y se expone a un plus de vulnerabilidad a quien debía ser protegido por las Fuerzas de Seguridad. Un mensaje en off parece repetirse una vez tras otra a la sociedad: no pasa nada si el inmigrante en situación irregular lo pasa mal. Que existen lugares siniestros como los CIE son necesarios aunque allí los derechos pueden tener otros matices. ¡Qué más da! Es como  poner una concertina más.

Pero ¿realmente da igual? La respuesta desde los Derechos Humanos es que NO da igual y la social es que nunca es tarde para empezar: ‘ni una concertina más ‘ en sentido metafórico y en sentido real.

@Vissibles

Imagen de previsualización de YouTube Administración, AFRICA, Campañas, Derechos humanos, Exclusión, Hambre, Organizaciones No Lucrativas, Personas Migrantes, Pobreza, Transparencia, Unión Europea
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mujer y violencia machista: ¿Importa si es gitana?

7 de marzo de 2014 a las 21:40

Sensatez.

He pensado mucho en estas palabra estos días al ver las “noticias” sobre una de las últimas víctimas de violencia machista. Sensacionalistas, exageradas y plagadas de prejuicios por el hecho de ser una mujer gitana.

De palabras mentirosas sobre gitanos, escribía hace unos meses Romana Pérez en un artículo que deberíamos releer. Pero no es suficiente, necesitaba que alguien escribiera con sensatez y conocimiento sobre las noticias de estos días.

No es nada difícil encontrar personas sensatas en la Fundación Secretariado Gitano. En su delegación gallega lo han pasado muy mal esta semana con el asesinato de una persona a la que querían. Y han sufrido aún mas con la falta de respeto a su memoria en muchas noticias. Mucho ánimo a tod@s.

Hoy les dejo con Eva Vera, la directora de Secretariado Gitano en Galicia.

Que vivan TODAS las mujeres.

Gracias Eva.

Imagen de previsualización de YouTube

Esta semana se hacían públicos los datos de la macroencuesta de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) “Violencia contra las mujeres: todos los días y en todas partes“. Una de cada tres mujeres europeas experimentó violencia física y/o sexual a lo largo de su vida, pero sólo un 34% denunció esa violencia. Más de 9 millones de europeas declaran haber sido violadas alguna vez en su vida. Los datos también revelan que en España la violencia de género está varios puntos por debajo de la media europea.

¿Creemos realmente que es más frecuente la violencia de género en los países del norte de Europa que en los del sur como muestran los datos, o será que hay más conciencia y por lo tanto más denuncias?

En lo que va de año en España, según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, son ya 12 las mujeres muertas víctimas de violencia de género. Una de ellas, como escribe María Xosé Queizán, era una mujer gitana.

Y yo me pregunto: ¿realmente importa el origen, la raza o la etnia de una víctima de violencia de género o lo que realmente importa es que se trata de una mujer y de una víctima? ¿Es la violencia de género un problema de unos pocos o de minorías o es realmente un problema social que nos puede afectar a todas las mujeres?

Los medios de comunicación son un potente instrumento de sensibilización, que en el marco de su responsabilidad, deberían informar desde el respeto a la dignidad e intimidad de las personas, evitando un tratamiento informativo prejuicioso que provoque generalizaciones y pueda dañar a otras personas o grupos. Más aún si hablamos de víctimas, pero a veces se anteponen otros intereses a la verdadera noticia:  la muerte de una mujer víctima de la violencia de género.

Sin ningún ánimo de sermonear sino para reflexionar conjuntamente: ¿Han sido los medios de comunicación objetivos y responsables en el tratamiento de esta noticia? ¿Se ha aplicado la ética profesional?

Hacer clic en imagen para descargar

Creo que en muchos casos ha sido lamentable el tratamiento informativo dado durante estos días a este caso de violencia de género, aprovechando momentos de especial vulnerabilidad de las familias para dar datos que no aportan nada desde el punto de vista comunicativo, vulneran el derecho a la intimidad de la víctima y su familia, dañan su integridad y su dignidad, y al mismo tiempo perjudican la imagen de las personas gitanas como comunidad, perpetuando prejuicios y estereotipos, dejando en un segundo plano la verdadera noticia, que es la violencia de género y el fallecimiento de una persona y la necesidad de abordar este problema social en toda su magnitud. Es preocupante que ante un hecho de estas características se aporten datos personales como nombres y apellidos, direcciones de residencia, historias personales de la pareja y allegados, elementos propios de su cultura y sus costumbres…

En muchas informaciones  muchas mujeres sin importar su origen, su raza o su etnia, nos hemos sentido respetadas y reconocidas. Me gustaría reproducir el Decálogo para informar sobre violencia de género al que se ha comprometido el diario Público:

  • Usaremos los términos “violencia de género”, “violencia machista”, “violencia sexista” y “violencia masculina contra las mujeres”, por este orden. Rechazamos las expresiones “violencia doméstica”, “violencia de pareja” y “violencia familiar”.
  • La violencia de género no es un suceso, sino un problema social. Por ello, no le daremos este tratamiento. No publicaremos fotos ni detalles morbosos.
  • Nunca identificaremos a las víctimas ni incluiremos información que pueda perjudicarlas a ellas o a su entorno.
  • Respetaremos siempre la presunción de inocencia de los agresores. Una vez haya sentencia condenatoria, los identificaremos debidamente, destacaremos el castigo e intentaremos incluirlo en los titulares.
  • Nunca buscaremos justificaciones o “motivos” (alcohol, drogas, discusiones…). La causa de la violencia de género es el control y el dominio que determinados hombres ejercen contra sus compañeras.
  • Evitaremos las opiniones de vecinos o familiares que no hayan sido testigos directos de los hechos. En cualquier caso, nunca recogeremos opiniones positivas sobre el agresor o la pareja.
  • Intentaremos ofrecer opiniones de personas expertas en la materia. Priorizaremos las fuentes policiales y de la investigación. No se informará con precipitación.
  • Sólo incluiremos testimonios de víctimas de malos tratos cuando no se hallen en situación de emergencia o bajo cualquier tipo de presión.
  • Denunciaremos también la llamada violencia continuada (agresiones, maltrato psicológico… aunque no tenga resultado de muerte).
  • Siempre incluiremos en la noticia el teléfono gratuito de ayuda a las víctimas (016) y cualquier otra información que les pueda ser útil.

Y una última pregunta, ¿Somos los ciudadanos conscientes de cómo se nos informa? ¿Debemos ser nosotros cómo ciudadanos los que exijamos una información de calidad y rigurosa?

A Lupe. A esas mujeres gitanas que en su día y todos los días toman la palabra.

Imagen de previsualización de YouTube

Eva Vera Ledo

Comunicación, Derechos humanos, Mujeres y hombres, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas, Unión Europea
Escrito por xosecuns 8 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Si viaja al Norte no olvide llevar sus cadenas

12 de febrero de 2014 a las 1:38

Ya lo saben. En circunstancias muy poco claras todavía, 15 personas han fallecido al tratar de alcanzar a nado una playa ceutí. 15 más de una larga lista.

Es difícil conocer el sufrimiento que ha llevado a estas y a otras muchas personas a arriesgar su vida para buscar una futuro digno. Es doloroso imaginar e intentar ponerse en su lugar al ahogarse, cuando se cortan con las cuchillas de las vallas, mientras ven morir a su lado a personas queridas…

Difícil, no imposible.

Me hago esta pregunta incómoda: ¿Si los muertos fueran blancos o españoles hubieramos reaccionado igual?

Debo reconocer que mi respuesta es no.  Por eso le agradezco mucho a Violeta el artículo con el que les dejo y que me haya sacudido con frases como esta: “No existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros

Violeta Assiego, además de una conversadora envidiable, es abogada, docente  y activista en diferentes organizaciones desde una perspectiva de derechos además de especialista en Vulnerabilidad Social y Discriminación.

Gracias, Violeta.

La inmigración no se encuentra entre los principales problemas que preocupan a los españoles. A los ciudadanos –según el último Barómetro del CIS– antes que la inmigración les inquieta el paro, la corrupción, la sanidad, la política y los políticos, la educación, el Gobierno, los recortes, las entidades bancarias, la administración de Justicia, la calidad del empleo, las pensiones e incluso la crisis de valores.

Sin embargo, el Ministerio del Interior viene tratando últimamente la inmigración en su conjunto como un problema de seguridad.

A las ya preocupantes irregularidades que se dan en las identificaciones policiales a los ciudadanos en función de su perfil racial y/o étnico – y que han sido puestas de relieve reiteradamente y tal y como se ve en un informe de Open Society Justiceo la falta de garantías legales en los centros de internamiento de extranjeros –denunciado también insistentemente por ONG como Pueblos Unidos– se suma el controvertido trato que dispensan las Fuerzas de Seguridad a los inmigrantes que tratan de entrar por nuestras fronteras, especialmente por la de Marruecos.

El reciente suceso de Ceuta pone de relieve una preocupante situación que no es nueva, además del tremendo drama que representa que quince personas pierdan la vida ahogadas en circunstancias todavía por esclarecer. Denota por parte de las autoridades un mensaje ofensivo y hostil hacia la inmigración y los inmigrantes que está muy lejos de la función de garante y protección de los derechos humanos que debe tener un Estado, y por tanto sus funcionarios, tal y como acaba de recordar ACNUR al Gobierno español.

Foto: Amnistía Internacional

Un ejemplo próximo de este trato hostil y desproporcionado, y que tan solo sirve para incrementar la tensión, es la instalación en la valla de Melilla -hace ya más de dos meses- de las llamadas “concertinas”. Este tipo de medidas –además de haber sido rechazadas de forma rotunda por las ONG de derechos humanos- estigmatiza a los inmigrantes ante la sociedad como personas enemigas de la paz que han de ser “frenadas” por cualquier medio, sin preocupar ni su integridad física ni sus motivos para emigrar.

El simple hecho de que una persona quiera entrar en un país es, desde ese punto de vista, interpretado como un acto de violencia que justifica el uso de la fuerza en la defensa de la frontera.

En todo caso es este un enfoque inaceptable –que además de ir contra las recomendaciones de derechos humanos y los tratados internacionales– induce a los ciudadanos a un grave error de percepción sobre cuáles deben ser los medios que se necesitan para regular los flujos migratorios y cuál es la responsabilidad del Estado frente a la inmigración irregular.

Asociar inmigración irregular a “avalanchas violentas” eclipsa la situación de vulnerabilidad real en que se encuentran los inmigrantes y omite la obligación que tienen los Estados de asegurar las normas de derechos humanos cuando apliquen las leyes de inmigración, tal y como recomienda la propia Agencia Europea de Derechos Humanos. Asimismo, sesga la percepción de la realidad promoviendo entre la sociedad estereotipos equivocados sobre las personas tiñéndolas de tintes violentos o amenazantes. Es muy recomendable este video de la ONG noruega Mama Hope –que no sin cierto sentido del humor- evidencia cómo afecta la influencia de Hollywood en la imagen común que tenemos de los hombres africanos.

Imagen de previsualización de YouTube

Las medidas de control migratorio agresivas y restrictivas transmiten a la opinión pública una tensión que más bien es fruto del modelo de intervención fronteriza de las autoridades que por el propio fenómeno de la inmigración.

El número de personas extranjeras que han entrado a nuestro país de manera irregular durante el año 2013 fue un 88 % menor que en el año 2006, justo un año antes de que se retiraran las concertinas de la valla de Melilla. Desde ese año -cuando hubo 39.180 entradas irregulares- hasta el 2012 (una época sin concertinas en Melilla) han ido disminuyendo las entradas irregulares significativamente. Es cierto que en el último año se ha dado un incremento del 20 % en este tipo de entradas pero es necesario contextualizarlo en los números totales para observar que estas no superan las 5.000 en el año 2013, dato todavía inferior al del año 2011.

Es una obviedad que endurecer la entrada a un país con estrategias coercitivas agrava la tensión y dificulta el respeto a los derechos humanos de los inmigrantes por parte de las fuerzas de seguridad. Sin embargo no es tan obvio que con ese tipo de políticas ni se habla ni afronta lo verdaderamente importante: los motivos que llevan a las personas a migrar, las causas de la irregularidad, el papel de las mafias, la utilidad de las políticas de cooperación al desarrollo, los beneficios económicos y culturales que suponen la migración para el país que la recibe, etc.

Las ONG y la sociedad civil juegan en este tema -como en tantos otros- un papel crucial cuando el Estados no protegen a los más vulnerables ni terminan de velar porque se respeten sus derechos. Las ONG por ser la voz de los propios inmigrantes cuya legitimidad está inexplicablemente en entredicho a la hora de denunciar los excesos y los abusos que sufren; y la sociedad civil por ser ese “oscuro objeto de deseo” que los políticos populistas necesitan para obtener sus votos con argumentos apocalípticos y llenos de estereotipos.

Sin embargo -y a pesar del excelente trabajo de denuncia e incidencia que hacen en nuestro país ONG como Médicos del Mundo, Yo Sí Sanidad, Cear, Sos Racismo, Amnistía Internacional, etc.- los abusos y violaciones de derechos a los inmigrantes no movilizan a los ciudadanos nacionales de los países.

No existe una cultura civil de defensa de los derechos de otros seres humanos que no seamos nosotros.

Recuerdo con tristeza como quince días antes de entrar en vigor el Real Decreto Ley 16/2012 -que ha permitido la retirada de la tarjeta sanitaria al menos a 900.000 inmigrantes en situación irregular- los funcionarios se manifestaban en la calles de Madrid para protestar por la retirada de su paga extra. Una imagen realmente chocante que añade algunos matices a la creencia generalizada de que España es una sociedad solidaria.

Decía Gioconda Belli que la solidaridad es la ternura de los pueblos, y con su permiso añado: la solidaridad además de ternura, es no consentir la injusticia entre los pueblos. Ahí es donde toma cuerpo el concepto sociedad civil que además de votar puede transformar su realidad social de una manera inclusiva y justa.

Solo tiene que unirse y creerlo, en ocasiones no basta solo con votar.

@Vissibles

AFRICA, Derechos humanos, Exclusión, Hambre, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas, Personas Migrantes, Pobreza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 8 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contabilizar nuestros muertos. También cuando son niños y niñas

12 de enero de 2014 a las 22:13

¿Pero esto es verdad?

Posiblemente les quede una sensación de incredulidad cuando lean este artículo. Luego vendrá la indignación y pocas veces como en este caso les pido que pregunten a sus representantes politicos, que denuncien esta barbaridad que hoy nos detalla Pepa Horno.

A Pepa ya la conocen de cuando hablamos de Niños, niñas y violencia de género:  sin duda una de las mayores expertas en infancia que tenemos en nuestro país, en soledad o con sus compañer@s de Espirales. Una persona comprometida los derechos de niños y niñas con su conocimiento, pero también con su corazón y ultimamente hasta con las tripas

Pepa y yo les pedimos un favor: no se queden sólo en las cifras, hoy la cuestión es la falta de visibilidad de los niños y niñas muertos, ponerles cara como ya se consiguió hace pocos años con las mujeres víctimas de violencia de género.

Les recomiendo ver estos videos. Este viaje al horror empieza en algo cotidiano:  Los niños ven. Los niños imitan.

Gracias, Pepa.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Contabilizar nuestros muertos. También cuando son niños y niñas

Comenzamos un nuevo año. Es tiempo para la reflexión y la toma de decisiones. Y para hacerlo necesitamos datos sobre la magnitud de los problemas que afrontamos que permitan definir estrategias, iniciativas o programas para abordarlos.

Uno de los datos que necesitamos mirar de frente son nuestras cifras de muertos. El número de personas que han fallecido en nuestro país cada año y por qué. Conocer las causas más frecuentes de mortalidad para poder establecer cuáles son prevenibles y desarrollar las intervenciones que correspondan.

¿Qué pasaría si no se contabilizaran bien esos datos?

¿Qué supone para una sociedad no ser consciente de las personas que mueren, tanto más si lo hacen asesinadas?

¿O qué ocurre cuando se agrupan los datos no por la identidad de las víctimas sino por tipo penal de delitos que causan su muerte?

Pensemos, por ejemplo, en lo que ocurrió con la violencia de género en España. Al principio la sociedad no conocía el número de mujeres asesinadas. Pero entonces algunas mujeres perdieron el miedo a hacer público su dolor. A algunas las mataron por ello. Y entonces acudimos a los datos. Empezamos a saber cuántas eran cada año. Y eran demasiadas como para que nuestra sociedad pudiera ignorar aquellas cifras. Y además esos números se cargaron de vida. Conocimos la historia de horror, dolor y muerte que se escondía tras esos números.

En los temas referentes a infancia y adolescencia siempre se argumenta que carecemos de datos suficientes, contrastados o fiables. Se comparan cifras de diferentes estudios y problemáticas, metodologías y enfoques para discutir la validez de los resultados. Este post, como verán, no va a ser una excepción. Con la dificultad añadida de las limitaciones para que los niños y niñas puedan narrar su dolor públicamente.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Saben cuántos niños, niñas y adolescentes murieron en España el año pasado?

El INE (Instituto Nacional de Estadística) recoge el número de defunciones total desagregado por sexo, edad, lugar de residencia y causa de salud de su muerte. En el 2011 (las estadísticas del 2012 no están aún publicadas), fallecieron 2.777 niños y niñas menores de 19 años en España por alguna de las más de once mil causas de salud definidas. Y surge la pregunta:

¿Cuántos de esos niños, niñas y adolescentes que fallecieron, lo hicieron de forma violenta?

Si sumamos las categorías de causas de fallecimiento correspondientes a agresiones intencionadas o de intención no determinada, así como secuelas de estas agresiones, salen 39 niños y niñas fallecidos en 2011, 11 niñas y 28 niños. Pero en esa cifra dejamos fuera todos los fallecimientos relacionados con agresiones accidentales que se categorizan como tales porque su causa no se determina: ahogamientos, cuchillos, disparos, envenenamientos.

Tengamos en cuenta que a esta cifra tendremos que añadirle además dos fenómenos complicados de analizar.

Por un lado, la cifra de accidentes producidos por negligencias graves de los tutores, que incrementaría la cifra de forma muy significativa. Si quieren saber más sobre este tema, lean aquí (http://www.seguridadinfantil.org/).

Por otro, seria necesario valorar cuántos de los suicidios de niños, niñas y adolescentes tienen su origen en una situación de violencia. Y tengamos presente que según el INE se suicidaron 47 niños y niñas en el mismo 2011.

Las tres cuartas partes de estos menores son varones.

Tanto en la cifra de fallecimientos por agresión como en la de menores que se han suicidado. Sigue siendo una cuenta pendiente visibilizar adecuadamente a los niños varones víctimas de violencia.

Si recurrimos a las estadísticas del Ministerio de Interior, las cifras suben.

Las cifras oficiales las podemos encontrar en el “III y IV Informe de Aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño en España, presentado por el Estado español al Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, órgano encargado de su seguimiento. Verán las estadísticas clasificadas por delitos e identidad de la víctima, que coinciden con los recogidos en el informe “Infancia en cifras, publicado por el Observatorio de la Infancia en 2009. Se recogen estadísticas referentes a 2006 de menores de edad asesinados y víctimas de homicidios ese año en España y suman 70. Puede que no coincidan porque ha disminuido el número de asesinatos de niños y niñas desde el 2006 o porque se utilizan parámetros de medida diferentes. No lo sabemos. En cualquier caso, para realizar este post, me he limitado conscientemente a las estadísticas oficiales disponibles.

Viendo esos informes, comprenderemos que los datos ya están ahí. Pero no están contabilizados desde la perspectiva de la víctima. Tampoco visibilizados, ni asumidos institucionalmente y socialmente. Contabilizar a las víctimas por su identidad en vez de por el delito que sufren, les hace visibles. Esa visibilidad genera sensibilización social y un cambio de actitudes. Y ese cambio impulsa o demanda los cambios políticos e institucionales.

Porque sabremos cuántos murieron violentamente, pero nos quedará por saber a manos de quién: ¿sus padres o madres, otros familiares, sus iguales, desconocidos, redes de delicuencia..?

Nos quedará saber por qué, conocer su historia, si alguien la sabía, si se hizo algo…nos quedará ponerle rostro a esa cifra, mirar su dolor, comprender la magnitud del horror que vivieron. Y así intentar ponerle remedio adjudicando los recursos acordes a la magnitud del problema.

Imagen de previsualización de YouTube

Una prioridad que no parece competencia de nadie

Contabilizar adecuadamente los niños, niñas y adolescentes muertos de forma violenta en España es una prioridad que no parece competencia de nadie. Y sin embargo el Estado es el garante de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, entre otros el derecho a su protección, a no sufrir ninguna forma de violencia, tanto más si ésta les lleva a la muerte. Al menos así lo establece la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas ratificada por España en 1990 y toda nuestra legislación estatal y autonómica.

Recuerden que la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor está justo en trámite de reforma. ¿Pero cómo ser garante de algo que no se ha contabilizado de forma sistemática?

Un ejemplo de para qué sirve contabilizar

Cuando en el año 2006 coordiné la investigación “Niños y niñas víctimas de la violencia de género” para Save the Children, una de las recomendaciones que realizamos fue que se incluyera en el formulario de las órdenes de protección una casilla donde se especificara el número de hijos e hijas que tenía la mujer. Y que luego esos datos se procesaran en el sistema, con el mismo detalle que se hacía con los datos referentes a las mujeres víctimas.

Se incluyó la casilla y tiempo después se contabilizaron. Era un comienzo, aunque las órdenes de protección reflejen sólo una pequeña parte de las víctimas de esa forma de maltrato. Supimos cuántos eran. Muchos más de los esperados. Se les dio visibilidad y se introdujo el tema en el debate social, político e institucional en el que hasta entonces los niños, niñas y adolescentes víctimas de la violencia de género apenas estaban presentes.

Es un ejemplo de para qué sirve contabilizar. Sobre todo si se trata de nuestros muertos. Todavía más si son nuestros niños, niñas y adolescentes muertos violentamente. Pasó con las mujeres. Lo hicimos y eso nos convirtió en una sociedad mejor. Nos queda pendiente contabilizar a nuestros niños, niñas y adolescentes muertos de forma violenta.

¿Hasta cuándo?

@pepahorno

Para profundizar:Mama duermete que yo vigilo (Documentos TV)

Imagen de previsualización de YouTube Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas
Escrito por xosecuns 9 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los 10 artículos menos calmados del 2013

7 de enero de 2014 a las 2:05

Muchas gracias por ilusionarme.

En el 2013 tengo mucho que agradecer a las miles de personas que leen, comentan, discuten, critican y difunden lo escrito en este blog.

Como decía en mi primer post, este intenta ser un blog en positivo sobre y para personas normales y corrientes que intentan “no quedarse inmóviles al borde del camino ni reservar del mundo sólo un rincón tranquilo”. Varias me han recomendado que comente cuales son los artículos más leídos. Aquí los tienen.

10 falsos discursos sobre Africa

Africanos: mitad niños, mitad demonios” decía Rudyard Kipling. Las informaciones que nos llegan sobre África son escasas y en general simplifican una realidad compleja a través de prejuicios y estereotipos. Porque Africa no es un pais, la periodista Mercedes Herrero plantea diez falsos discursos sobre este continente. Y de paso nos regaló a la escritora Chimamanda Adichie, hablando de “El peligro de una sola historia”. 19 minutos deliciosos que vale la pena ver de nuevo.

Africa: un lugar de paisajes y animales maravillosos, de gente incomprensible que libra guerras sin sentido y muere de pobreza y SIDA; incapaces de hablar por si mismos y esperando a ser salvados por un extranjero blanco y gentil

Imagen de previsualización de YouTube

Infancia y discapacidad. ¿Gotas en el desierto?

Hay 93 millones de niños y niñas con discapacidad en el mundo. Ni ellos ni sus familiares son un problema, si lo son las barreras a las que se enfrentan.  Y es que en la discriminación, como en la pobreza, no hay fronteras.

Lo defiende y nos emocionó al mismo tiempo Marta Arias, de Unicef España y una de las “madres” del recomendable blog Las Reincidentes.

Y ya puestos a ser optimistas que mejor que ver las sesudas declaraciones de Kangkang Wu , sin duda uno de los mejores futbolistas del mundo.

Imagen de previsualización de YouTube

2 de abril: El día de los invisibles

Fuente: Autismos, no autismo

Esther Cuadrado, la madre de Arturo, comprometida no sólo con su hijo, sino con los derechos de las personas con autismo. ”Autismo no es sinónimo de personas indiferentes que viven aisladas en su mundo. Las personas con autismo sienten, interactúan, se comunican (con o sin lenguaje), comparten y son luchadores natos que se esfuerzan a diario”

Y para personas con coraje y diversidad funcional (antes llamada discapacidad) en el 2013 además de Esther, hemos tenido mucha suerte:

Antonio de la Iglesia (padre de Taiza y presidente de Autismo España y de Autismo Galicia) planteando crudamente los retos del Tercer Sector de la discapacidad en ¿Podremos volver a aquellos tiempos?

Iker Sertucha, presidente de la Federación de Asociacións de Persoas Xordas de Galicia (FAXPG) denunciando que 1.064.000 españoles no pueden expresarse en su lengua. Y dando de paso una lección de como movernos la silla e implicarnos en su causa.

Antonio Villamarín de Down Lugo  nos habló sobre la dignidad de las personas con Síndrome de Down. Imprescindible leerlo cuando muchas ONG están descubriendo, mientras desaparecen, la diferencia entre causa y marca.

Pamela Casagrande contando su experiencia como mujer y trabajadora en ¡Pamela no se rinde!. Leanlo para empezar bien el año. O veanla, también es actriz…

Imagen de previsualización de YouTube

10 mitos sobre las personas con enfermedad mental

Ni locos ni incapaces, violentos o vagos. Rocío Núñez, una orientadora laboral comprometida con esta causa desde FEAFES Galicia desmontó estos y otros mitos sobre el estigma de la enfermedad mental.

Porque #QueremosSerFelices.

Imagen de previsualización de YouTube

Una renta básica para todas las personas. ¿Por qué no?

Pocas propuestas como la de la implantación de una renta básica universal intentan conjugar dignidad y lucha contra la desigualdad y pocas generan tanto debate. La periodista Elena Arrontes nos presentó la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) por una Renta Básica. Hasta el 14 de enero de 2014 pueden firmar esta iniciativa y también pueden pedir al Parlamento Europeo que se pueda seguir apoyando después de esta fecha.

Propuestas en positivo y campañas de éxito hemos conocido bastantes en el 2013.

Recordando que trabajando en red y poniendo la causa por encima de las marcas se pueden conseguir grandes éxitos, como cuando marchamos contra la explotación laboral infantil.

Homenajeando a un injustamente tristón Movimiento 15M en Me gustas democracia. Y no, no estás como ausente.

Gonzalo Gesto nos abrumó con las múltiples alternativas que ya existen para una economía al servicio de las personas.

Javier de Vega de la Fundación Ciudadana Civio nos presentó la iniciativa ¿Quien manda? para demostrar que “la transparencia no se defiende, se practica

Fue un éxito (1.402.854 firmas!!) la Iniciativa Legislativa Popular por la dación en pago, la paralización de los desahucios y el alquiler social. Romana Pérez difundió sus razones y que a nuestros 350 diputados les preguntaramos si seguirían hipotecando la vida de miles de personas.

Pero lo mejor fue que en el 2013 entró en vigor en la ONU el Tratado Internacional sobre Comercio de Armas. Muchos años de lucha e incidencia politica coordinada, en nombre de su abuelo y desde Amnistía Internacional, por el gallego Alberto Estévez.

Imagen de previsualización de YouTube

¡Vuelven los 70! El asistencialismo como protagonista social

Vuelve el todo para los pobres pero sin los pobres, la beneficencia. Muchas ONG sin tener claras su misión ni sus valores, están cayendo en la limosna a cualquier precio, aún a costa de la dignidad de las personas a las que se dice querer ayudar.

Creo que ni el propio Luis Barreiro se esperaba en febrero el tremendo éxito que están teniendo muchas iniciativas asistencialistas, cuando escribió este artículo que ya es una referencia.

Búsquense la vida. Es cosa suya

Todo puede ir a peor. La pobreza convertida en espectáculo. Estado de derecho, justicia social, respeto…palabras que día a día suenan más extrañas, porque lo cierto es que cada vez vemos más llamadas a nuestra solidaridad para solucionar problemas y tragedias personales.

¿Tapones y caridad o derechos sociales? me preguntaba en setiembre. Será una pregunta que se están ya planteando muchas ONG, y en donde hay muchas alternativas para no caer en la obscenidad solidaria. En el 2014 bajaremos a la trinchera.

Y es que se puede defender derechos y recoger tapones, nos lo enseñan desde Parados en Movimiento en Valladolid. Y se lo explica Miguel en esta maravilla de video de EAPN España #contralapobreza

Imagen de previsualización de YouTube

Palabras mentirosas sobre gitanos

“¡No te juntes con ellos no te vayan a hacer algo!”.

Son innumerables los prejuicios que tenemos sobre la comunidad gitana:  capacidad innata para el engaño y el delito menor, victimismo, favoritismo de administraciones públicas, incapacidad para asumir créditos bancarios…

Romana Pérez desde la Fundación Secretariado Gitano rompe bastantes de ellos y recuerda de paso que el trabajo del periodista es explicar las cosas, no ser cómplices de la proliferación de comportamientos xenófobos. No se pierdan los comentarios de Lucy Blanco, toda una lección de la historia y la cultura del pueblo gitano.

Y contra mentiras, palabras verdaderas sobre gitanas, las de Irene Jiménez Cortiñas.

Imagen de previsualización de YouTube

NADIE Vapuleado. Pisoteado. Ignorada. Humillada. Rechazado. Anulada. Despreciado

Un título demasiado largo quizá, pero así se han sentido alguna vez más de 800.000 personas que viven en nuestro país cuando necesitaron atención sanitaria.

Celia Zafra nos recordó al presentar la campaña #nadiedesechado de Médicos del Mundo, que cada vez son más las personas despreciadas por el sistema sanitario con medidas tramposas como el copago (mejor repago) y que el artículo 43 de nuestra Constitución (Protección de la salud) es cada día un poco más papel mojado.

Profesionales del ámbito sanitario comprometidos. No son una excepción. En 2013 conocimos a varios:

Noelia Pereira, Patricia Balado, Ariadna Lopez, Aida Souto, Estefanía Dapena y su profesora Lorena Añon nos dijeron: De la gente a las personas. Trabajo Social: más que nunca

Francisco González Barona, del Sindicato de Técnicos de Hacienda -GESTHA,reflexionó sobre Robo, hurto y fraude fiscal. Adiós a las clases medias.

Directores y Gerentes de Servicios Sociales, además de descubrirme a Shostakóvich como banda sonora para estos tiempos de barbarie, presentaron el Informe DEC en Servicios sociales, peor cuando más los necesitamos.

Agustín García Montero, del BBVA de Ourense, nos demostró que en la banca hay muchas personas con valores en De personas con personas. Inclusión sin más.

Imagen de previsualización de YouTube

13.090.000 personas. Perdiendo la guerra contra la desigualdad

Este es un blog político, no se engañen.

Perderle el miedo a esta palabra para que deje de ser patrimonio de profesionales, es un reto urgente que tenemos ciudadanos y ONG en este país. Razones las tienen en esta cifra o en este gráfico, pero la mejor nos la da Warren Buffett: “Claro que hay guerra de clases. Pero es mi clase, la de los ricos, la que la ha empezado. Y vamos ganando

Un fraude fiscal consentido y mimado, aunque con iniciativas para ilusionarnos con que quizá esta vez no sigan pagando los de siempre

Defender que la opinión de las personas pobres o excluídas también cuenta y luchar contra su actual exclusión politica a la hora de votar.

Y luchar contra esa violencia de ricos y de pobres, contra el ¡Que se jodan!, esa tendencia creciente a culpabilizar a pobres, excluídos, discapacitados, desempleados, dependientes…

Imagen de previsualización de YouTube

La parálisis solidaria. ¿Se atreven a soñar?

¿Y en esta guerra contras las personas qué hacen las ONG? ¿Qué hacen sus directivos (directivas menos, lástima)?, ¿esperar a que escampe?.

Plantear estas y otras preguntas sobre la crisis de liderazgo que había (ahora algo menos) en el Tercer Sector de Acción Social, y empezar a hacer algunas propuestas insolentes para afrontarla sigue suponiendo un debate creo que imprescindible: distinguir causa de marca, hacer testamento, colaborar y reducir costes, trabajar en red por causas compartidas siguen siendo un reto ético en muchas entidades.

Imagen de previsualización de YouTube

Gracias de nuevo a todas las personas que he citado, así como a Marisa Vidal, Graciela Malgesini, José Manuel Pérez, Javier Luengo, Pedro Solla, Ruben Surinach, Victor Cortizo o Manuel Dios.

Por vosotr@s existe la etiqueta y categoría favorita en este blog y la razón principal por la que lo escribo: Heroes y heroínas cotidianos. A esta etiqueta le dediqué la  entrada que más me dolió escribir: La banalidad del heroísmo. Aquí y ahora. El antídoto contra la banalidad del mal que describió Hannah Arendt y que nos invade en estos tiempos de barbarie.

Seguimos

@xosecuns

 

Administración, AFRICA, Campañas, Comunicación, Comunidad gitana, Consumo responsable, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Hambre, Heroes cotidianos, Impuestos, Incidencia, Inclusión, Inversión social, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia, Unión Europea, Voluntariado
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

NADIE Vapuleado. Pisoteado. Ignorada. Humillada. Rechazado. Anulada. Despreciado

23 de octubre de 2013 a las 17:33

Juro olvidarme de mis principios. Es que hay crisis

Hace un año les contaba que una pregunta parecida se hacían personas del ámbito sanitario en el video de la modélica campaña DERECHO A CURAR que acababa de poner en marcha Médicos del Mundo.

(Por cierto, en aquel momento, el gobierno gallego había anunciado que daría cobertura sanitaria a inmigrantes irregulares, contradiciendo la normativa estatal bajo ciertas condiciones… ¿Debemos felicitar al Sr.Feijoo por haber cumplido su compromiso?)

Un año después, desde Medicos del Mundo nos recuerdan con su campaña #nadiedesechado, que cada vez son más las personas desechadas por el actual sistema sanitario con medidas tramposas, que el artículo 43 de nuestra Constitución (Protección de la salud) es cada día un poco más papel mojado y que el desprecio por las personas que peor lo están pasando empieza a ser costumbre.

Detrás de las buenas campañas, como de las organizaciones respetables, suele haber profesionales comprometidas con su causa. No iba a ser esta una excepción. Hoy les dejo con Celia Zafra Cebrián, la responsable de comunicación de Médicos del Mundo

Gracias, Celia!

Imagen de previsualización de YouTube

NADIE DESECHADO

Vapuleado. Pisoteado. Ignorada. Humillada. Rechazado. Anulado. Despreciado. Así se han sentido alguna vez más de 800.000 personas que viven en nuestro país cuando necesitaron atención sanitaria.

Qué duro sentirte definida por uno de estos adjetivos cuando estás dolorida o mareada o te falta la respiración. Ni te quiero contar si estás embarazada, o si a quien rechazan es a tu hijo o a tu hija, menor de edad, en la puerta de un centro de salud.

Todos esos calificativos juntos generan uno más grande, más difícil de escuchar, más lamentable. Se sienten DESECHADOS y DESECHADAS del sistema. Y no de un sistema de conjuntos, ni del sistema solar. Del Sistema Nacional de Salud. La joya de la corona de este reino ha dejado de ser universal y ahora es un sistema mutilado por el eslabón más débil. Claro, que quienes decidieron por qué eslabón cortar sabían que lo “mejor “era hacerlo por el que menos protestara. Y encontraron un objetivo perfecto: las personas inmigrantes en situación irregular.

Nadie con miedo sale a la calle a defender sus derechos. De eso saben mucho los gobiernos.

Desechada se sintió Silvia. Una década viviendo en Baleares, donde contrajo EPOC, una enfermedad pulmonar grave, cuando dejaron de hacerle revisiones para controlar el avance de su dolencia. Su sentencia la dictó un papel, el Real Decreto Ley 16/2012. Una norma que la culpa de estar enferma, pero no sanciona a quienes nunca le hicieron contratos de trabajo legales, lo que la condenó en su momento a la inseguridad laboral y ahora también a la falta de asistencia sanitaria en el país donde hace años que echó raíces.

Imagen de previsualización de YouTube

Lázaro primero se sintió desconcertado y luego, por fin, desechado también. ¿O no es para sentirse un desecho arrojado al cubo de la basura del sistema conseguir traer a tus padres de Cuba –ahora sí, con todos los papeles en regla por reagrupación familiar- y que España no les ofrezca atención sanitaria? Tienen más de 70 años y la solución que les dan es que se pongan a trabajar.

Llevo poco más de un año trabajando en Médicos del Mundo, y en este tiempo he conocido las historias de Silvia y de Lázaro y de cientos de personas más:

Una mujer con cáncer, a la que por no tener tarjeta sanitaria le negaron las pruebas diagnósticas para conocer el tipo exacto de tumor que padece –y el consiguiente tratamiento-.

La de dos niños a los que no quisieron atender en un centro de salud porque sus padres no tenían los documentos en regla.

La de una embarazada a la que le enviaron una factura de más de 3000 euros por parir en la ciudad en la que vive, aunque naciera lejos (y encima un parto con complicaciones, a quién se le ocurre).

El de otra mujer que no pisó un centro sanitario hasta los 7 meses de embarazo, muerta de miedo por si trataban de cobrarle el dinero que no tenía (normal, si se enteró de la historia anterior).

Hasta he tenido la desgracia de ser testigo de la muerte de una persona, indecentemente joven, por una tuberculosis que la maldita normativa impidió curar.

Y como excluir a inmigrantes no había sacado a la calle a suficientes españoles (aunque el 64% dijeron estar en contra), decidieron recortar la salud del resto, e implantaron el copago farmaceútico, que hace más difícil completar los tratamientos a quienes padecen enfermedades crónicas (suponemos que no por gusto), a familias con bajos recursos, especialmente si tienen hijos o dependientes a su cargo y a pensionistas, habitualmente polimedicados. Y todo con el argumento de un falso ahorro.

Seguro que hay trabajos más glamurosos que el mío. Pero dudo que haya muchos que te mantengan tan en vilo ni tan en contacto con el sufrimiento de la gente. Y no el accidental, sino el que provocan leyes injustas, leyes que desechan personas, #leyesquematan.

Por eso desde Médicos del Mundo decidimos que había que hacer honor a nuestro lema, “combatimos todas las enfermedades, incluida la injusticia”. No solo no podíamos callarnos, sino que teníamos que usar negrita, mayúsculas y altavoces en las plazas. Para recordar que los profesionales de la sanidad española tienen #Derechoacurar (nuestra primera campaña) y, sobre todo, que nos negamos a que haya #Nadiedesechado de nuestro sistema sanitario.

¿Te sumas?

Pues eso. Que no me pidan calma.

@CeliaZafra

Administración, Campañas, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Personas, Pobreza, Riqueza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Tapones o derechos?

29 de septiembre de 2013 a las 23:15

Art.14: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Art.41: Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente, en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres.

Quizá leyendo estos dos artículos de nuestra Constitución entiendan por qué a muchas personas que trabajan por los derechos, la inclusión social y la dignidad de las personas pobres o en exclusión  social se les escapó más de una lágrima al leer el artículo Broches para ayudar a Dani. Empieza así:

El pequeño coruñés padece una parálisis cerebral. Su tía Pilar pasa las noches fabricando broches a mano para costear con su venta los múltiples tratamientos

Entiendanme bien. No vean ni un asomo de crítica a las cada vez más personas que buscan dinero como sea para pagar costosos tratamientos de seres queridos. Todo lo contrario: su lucha es casi heroica, como indignante que se vean obligados a ello porque el estado (central o autonómico) les insulte y no cumpla con su obligación constitucional.

Les dejo una respuesta que me emocionó, la de Pio y Paula, los padres de una niña paralítica cerebral impulsores de la página   Queremos una Compostela sin barreras y a quienes ya conocen si siguen este blog.

Hoy, mientras desayunaba, leía con una lágrima asomando del ojo, la noticia de este niño que padece parálisis cerebral y que no puede disfrutar de las cosas que hacen el resto de niños normales ya que está postrado en una silla de ruedas, no puede hablar bien y tiene estrabismo! También me emocionaba con su familia que saca tiempo de sus horas de sueño para conseguir dinero para pagar esas terapias que logrará que Daniel sea un niño como los demás, un niño normal. Eso sí, sin perder nunca la sonrisa por que estos niños son tan alegres!!

Esto es lo que provoca la noticia, verdad? lástima, lágrimas, víctimismo, frustración, SEGREGACIÓN, INJUSTICIA, DISCRIMINACIÓN.

BASTA YA  !!!!!! (y lo siento por esta familia que me sirve de conejillo de Indias): Hay que empezar a ACEPTAR Y RESPETAR A LAS PERSONAS EN SU DIVERSIDAD.  Hay que unir fuerzas, tiempo y horas de sueño para luchar POR LO QUE ES NUESTRO (servicios de Atención Temprana, rehabilitación, asistencia personal, accesibilidad universal..)

Mi hija NO PADECE PARÁLISIS CEREBRAL: Es PARALÍTICA CEREBRAL. Es una de sus características, rasgo que define su forma de moverse, de hablar, de relacionarse, de hablar, de madurar, en definitiva de ser quién es.

Mi hija NO ESTÁ POSTRADA EN UNA SILLA DE RUEDAS, mi hija dispone de una herramienta que le permite desplazarse, relacionarse, jugar, interaccionar… ¿o es que acaso sólo hay una forma de hacerlo??

Mi hija no vocaliza bien pero usa un comunicador que le permite relacionarse y exponer sus ideas, sentimientos, opiniones. ¿o es que acaso sólo hay una forma de comunicarse?

Mi hija NO ES UNA VÍCTIMA no la victimicemos, mi hija ES FELIZ no sientas lástima, MI HIJA ES ASÍ Y ES PERFECTA!

Búsquense la vida. Es cosa suya

Estado de derecho, justicia social, respeto…palabras que día a día suenan más extrañas, porque lo cierto es que cada vez vemos más llamadas a nuestra solidaridad  para solucionar problemas y tragedias personales. Lo que antes era una obligación del estado pagada con nuestros impuestos, ahora se nos dice que debemos buscarnos la vida y que si no lo hacemos allá nosotros. “Del estado del bienestar a una sociedad participativa“, decía hace poco el Rey de Holanda.  O a la “sociedad del bienestar“, como le escuché hace unos años al hoy maestro del trampantojo, Artur Mas.

Insisto, a las personas que se están buscando la vida, nada que criticar, todo lo contrario. Ni a las organizaciones para quien estas actuaciones son, y así lo dicen publicamente, un medio, medidas de emergencia mientras siguen luchando por la dignidad, los derechos sociales y la inclusión de las personas. Pero es muy distinto, y en muchos casos hasta repugnante, ver como cada vez más organizaciones y medios de comunicación lo convierten en un fin en si mismo.

Hace unos meses en este blog, Luis Barreiro advertía de la vuelta a los años 70, al  “todo para los pobres pero sin los pobres” a un asistencialismo muy rentable para ONG sin demasiados escrúpulos:  inmediato, espectacular, simpático.

“La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respetuo mutuo.”  dice Eduardo Galeano en este artículo de la ONG Diseño Social

Parece recochineo, pero el pasado 5 de setiembre fue el primer Dia Internacional de la beneficencia . Ese día Gonzalo Fanjul escribía “Apadrine mi operación de próstata“,  ante la noticia de que algunas universidades españolas están buscando el ‘apadrinamiento’ de estudiantes para evitar que estos abandonen las clases.

La televisión pública italiana prepara el programa “The Mission”: una especie de “campamento de verano” con famosos en campos de refugiados en Congo, Sudán del Sur y Mali. Pornografía humanitaria con la colaboración del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR Italia)…

Entre Todos’, ¿un programa mezquino y cruel?

Es un debate complejo: ¿como hablar de derechos y justicia social, SIN OFENDER a las miles de personas que con una buena fe admirable buscan ayudar a UNO SOLO de sus semejantes? ¿Cuantos tapones hay que recoger para asegurar un futuro digno a los 12.741.434 españoles y españolas en pobreza o exclusión?

Este nuevo programa de TVE, es un buen ejemplo para el debate. “Es indigno e inmoral que nuestro dinero se dedique a programas como este donde se pide caridad para personas que deberían estar protegidas por ley, como son niños con enfermedades degenerativas, es decir, personas en situación de dependencia“, escriben desde la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia en Castilla la Mancha.  Les recomiendo que lean los críticos comentarios a este artículo.

Los y las trabajadoras sociales han rechazado participar en este programa, al considerar que contradice su Código Deontológico y promueve la sustitución de los derechos sociales por la caridad, sin respetar la dignidad de las personas. La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales lo ha denunciado ante la Defensora del Pueblo por utilizar a menores para una mejor puesta en escena y para despertar la solidaridad y generosidad de los telespectadores.

¿Qué opinan?

Si quieren debatir sobre este y otros muchos temas relacionados con la lucha por una vida digna, les recomiendo que asistan al III Foro sobre pobreza, exclusión Social,Tercer Sector y Voluntariado que se celebra el 3 y 4 de octubre en Santiago de Compostela organizado por EAPN Galicia. Con un ambicioso y optimista programa donde más de 30 expertos insistirán en que “No es un gasto, es una inversión” .

Y no me resisto a acabar con optimismo, con la opinión de Raúl Gay y Pablo Echenique, los autores de uno de mis blogs favoritos, De retrones y hombres:  Discapacitado y más feliz que tú…sí, que tú

@xosecuns

No nos pidan calma (en Facebook)

Administración, Comunicación, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Personas con Discapacidad, Pobreza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 8 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Empleo y discapacidad. LISMI si, pero no así.

18 de junio de 2013 a las 22:03

Inactividad laboral forzosa

Una expresión que no conocía pero que define muy bien la situación de millones de personas en nuestro país y especialmente la de las miles con discapacidad (o con diversidad funcional, como también se las conoce).  Se la escuché hace unos días al presidente del CERMI, que añadía:  ”Buena parte de estas personas en edad laboral ni trabajan ni buscan trabajo, porque un entorno hostil las ha colocado en una situación de inactividad forzada, obligadas a sobrevivir de subsidios y prestaciones sociales, siempre escasas, o con apoyos en solitario de sus familias“.

En una época en la que parecemos ir para atrás en la defensa de derechos sociales, la lucha por un empleo digno e inclusivo es irrenunciable y obliga a renovar normativas y a exigir que se cumplan.

Para hablarnos de este reto,  hoy le dejo con Javier Luengo, director de la Federación de Organizaciones en favor de personas con discapacidad intelectual (FEAPS Madrid). Le conozco gracias a las benditas redes sociales, su conocimiento y capacidad de trabajo en red son dignas de imitar.

Gracias, Javier

Imagen de previsualización de YouTube

La LISMI 30 años después: Renovarse o morir

Cumplidos ya 30 años desde la promulgación de la Ley de Integración Social de los Minusválidos (LISMI), como se denominaba antes a las personas con discapacidad, existe un consenso generalizado en que es preciso afrontar de manera decidida su profunda renovación.

No significa esto que la LISMI no haya sido útil a lo largo de tres décadas. Más bien al contrario, su promulgación fue un referente y la base del reconocimiento de los derechos de las personas con discapacidad a partir de la cual se fueron construyendo las políticas públicas de atención a este colectivo.

A pesar de ser trascendental, esa base que fue la LISMI ha quedado obsoleta: el concepto de discapacidad, minusvalía entonces, ha variado, pero sobre todo lo ha hecho su concepción. Mientras antes se hablaba de un marco rehabilitador de la discapacidad, ahora existe, afortunadamente, un marco integrador.

A día de hoy y a efectos prácticos, lo cierto es que cuando hablamos de la LISMI todos entendemos que nos referimos a ella desde el punto de vista del empleo. Es decir, como la Ley que obliga a las empresas de determinada dimensión a reservar un porcentaje de su plantilla a personas con discapacidad. Y es aquí, donde quizá más haya fracasado.

La LISMI ha tenido luces y sombras a lo largo de su existencia. Luces, por la normativa que fue surgiendo a partir de esta ley y sombras, que vienen marcadas especialmente por el escaso cumplimiento en materia de empleo. Sólo un tercio de las empresas españolas cumple con la LISMI.

Esta falta de cumplimiento viene dada por varios factores. Uno de ellos, y quizá determinante, ha sido la laxitud con que los sucesivos gobiernos han vigilado su cumplimiento. Según un estudio de la Fundación Equipara en el 2008, apenas un 24% de las empresas entrevistadas había tenido una inspección en los últimos 4 años.

Hace 30 años la discapacidad era prácticamente un tema tabú y no quedan tan lejanos los tiempos en los que las personas con algún tipo de limitación permanecían recluídas en sus hogares, ajenas a los entornos sociales.

Afortunadamente la sensibilización social y el contexto han cambiado gracias especialmente a la labor de los distintos movimientos asociativos, fundados en su mayoría por familiares de personas con discapacidad intelectual, y que han venido luchando no sólo por ver reconocidos los derechos del colectivo, sino sobre todo por acercar su realidad al resto de la sociedad, Un acercamiento que resulta vital para avanzar hacia la inclusión social pues, por la propia condición humana, nos cuesta tender puentes y aceptar aquello que desconocemos.

Sociedad y discapacidad han ido acortando las distancias de forma progresiva aunque lenta y hoy, aunque queda mucho camino por recorrer, las personas con discapacidad comienzan a ser aceptadas y lo que es más importante, a ser insertadas e incluidas laboral y socialmente. Quienes cuentan con personas con discapacidad en sus empresas valoran de manera muy positiva la experiencia y no sólo desde el punto de económico, sino también social, laboral y humano.

Pero aún queda mucho por hacer. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), sólo el 36,6% de las personas con discapacidad legalmente reconocida eran activos en 2011. Esta tasa de actividad era casi 40 puntos inferior a la de la población sin discapacidad (76,4%). Las tasas de desempleo de personas con discapacidad se multiplican con respecto al resto de la población y el aumento va siendo progresivo cuando se trata de discapacidad intelectual y de mujeres especialmente.

Es necesaria una LISMI operativa en su desarrollo y aplicación. Una LISMI renovada basada en conceptos y realidades actuales que sea realmente efectiva y positiva para el conjunto de una sociedad que no puede permitirse el lujo de desaprovechar el potencial de un colectivo tan importante como el de la discapacidad. Una nueva ley que tenga en cuenta la visión moderna de la discapacidad que ya no se analiza desde la consideración de servicio social sino desde la óptica de los derechos del individuo, independientemente de su condición.

La LISMI, que fue vanguardia hace 30 años, hoy ya no lo es. Es preciso que vuelva a serlo, esta vez de inclusión y que tendrá visos de ser exitosa si en su despliegue se cuenta con las organizaciones sociales y la voluntad firme de aplicar la legislación por parte de las Administraciones en una sociedad que cada día es más sensible y abierta a las personas con discapacidad.

@Javier_luengo

Administración, Derechos humanos, Empleo, Exclusión, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Personas con Discapacidad, Responsabilidad Social Empresarial, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Infancia y discapacidad. ¿Gotas en el desierto?

30 de mayo de 2013 a las 17:06

Cuando uno ve la discapacidad antes que al niño, no sólo es malo para el niño, sino que priva a la sociedad de todo lo que ese niño tiene que ofrecer ”. Lo acaba de decir  el Director Ejecutivo de UNICEF, al presentar el Estado Mundial de la Infancia 2013, que este año se centra en los 93 millones de niños y niñas con discapacidad que hay en el mundo.

Emociona encontrar en este informe reclamaciones históricas de muchas personas con discapacidad y de sus familiares, convencidas de que no son ningún problema, lo que es un problema son las barreras que enfrentan. Y me ilusiona especialmente que se nos habla de la discapacidad y del derecho a la inclusión en todo el mundo como un enfoque que debe aparecer, como el género, en cualquier proyecto de desarrollo. Porque en la discriminación, como en la pobreza, no hay fronteras.

Para presentarnos este informe es un honor dejarles con Marta Arias, responsable de Sensibilización de Unicef España y una de las “madres” del recomendable blog Las Reincidentes. Si les contara todo lo que he aprendido de ella desde hace años, de su compromiso o de su honestidad, no le dejaría espacio. Lo van a comprobar enseguida, cando se emocionen, como yo, con su artículo. O cuando vean este vídeo en el que Kangkang Wu dice verdades como puños.

Gracias. Muchas gracias, Marta

Imagen de previsualización de YouTube

Infancia y discapacidad. Gotas en el desierto?

Le he dado muchas vueltas a este post. Tantas, que lo he ido retrasando para, al final, acabar eligiendo el tema más difícil para mí. Xosé me insistía hace tiempo en que escribiera algo y, sabedora de que UNICEF iba a presentar un informe sobre Niños y niñas con discapacidad, me comprometí para ese momento.

El informe llegó, y cuando empecé a leerlo, toda mi profesionalidad se vino abajo. El trabajo en organizaciones sociales te expone a muchos temas duros (yo empecé mi andadura con la explotación infantil…), pero generalmente logras combinar el compromiso y la pasión con una cierta distancia personal que te permite realizar tu tarea.

Este caso es distinto. Demasiado cercano, demasiado vivido.

Así que he decidido no empeñarme en lo imposible y aprovechar este espacio para compartir mi experiencia. O mejor dicho, la de Nico, mi hermano. Autista. Porque cada cosa que leo en el informe me recuerda algún momento, alguna vivencia. Unas veces, con una sonrisa, y otras con la lágrima. Como la vida misma.

El informe habla de la importancia del diagnóstico precoz, y yo recuerdo el deambular de mis padres, de consulta en quirófano, afrontando médicos que culpabilizaban a las madres por no sé qué mala práctica en el embarazo, o por consentirle demasiado, o por quererle demasiado poco…

Habla de las barreras sociales y la discriminación, y yo revivo la primera vez que alguien nos dijo que no deberíamos salir de casa con una persona así. Y la última vez que un señor se levantó de la mesa de al lado en una cafetería porque le incomodaba nuestra presencia.

Habla de la educación de los niños y niñas con discapacidad, y me viene a la cabeza el eterno dilema (de mis padres y de tantos y tantos otros) entre optar por un centro de educación especial, donde crees que estará protegido, o dar la pelea de la integración, y de ahí a la inclusión, el más difícil todavía, un reto que sigue pendiente hasta en las sociedades más avanzadas.

Buveneswari, 13 años, aprende sus habilidades en un centro para niños con necesidades especiales en el distrito de Dharmapuri (Tamil Nadu, India) © UNICEF/INDA2010-00284/Macfarlane

Habla de muchas cosas y de muchos países, y claro, por mucho que intentes evitarlo, la comparación me hace salir del ensimismamiento. Si esto ha sido difícil aquí… ¿cómo tiene que ser hacer frente a todo esto en un país pobre? ¿Podemos siquiera imaginar el drama de una familia siria que intenta huir sin dejar atrás a su hijo con parálisis cerebral? ¿La desolación de una niña sorda que no comprende nada de lo que ocurre a su alrededor en medio del terremoto de Haití? El informe incluye un testimonio de un chico albino en Tanzania que simplemente duele con tan sólo leerlo.

Y pienso de nuevo en Nico. Y en su primera operación por obstrucción intestinal. Hace unos 25 años (confieso que ya he perdido la cuenta). Y en las siguientes. Salvado por poder acceder a unos excelentes profesionales, un buen quirófano, un buen tratamiento… ¿cuántos como él se habrán quedado en el camino por no tener acceso a nada de esto?

Pero no se preocupen, no voy a terminar así. El informe también habla de avances y de éxitos, de compromiso compartido, y del cambio posible. Y, por aparente casualidad, hace apenas unos días se entregaron los premios UNICEF España 2013, uno de los cuales recayó en la asociación Aprendices Visuales, un ejemplo como tantos otros de compromiso, talento e innovación en apoyo a las personas con discapacidad. Pero no son sólo ellos. Pueden leer este otro post aquí mismo sobre “inclusión, sin más” o acercarse a conocer el espectacular proyecto de Moltacte que explica tan bien mi querida Ana Artazcoz.

¿Son síntomas de cambio o gotas en el desierto?

De nosotros depende. El informe lo dice con una claridad que me hace sentir orgullosa: el gran potencial de todos estos niños y niñas está siendo limitado por nuestras actitudes. Cada vez que nos centramos en lo que los niños con discapacidad no pueden hacer (y no en lo que pueden ofrecer) les cerramos puertas. Pero también cuando les tratamos desde la piedad o la condescendencia. Y lo que es peor, nos las cerramos también a nosotros mismos. Porque con la inclusión ganamos todos, no lo olvidemos.

Acabo con las palabras del Director Ejecutivo de UNICEF en el prefacio del informe: “El camino que sigue no será fácil. Pero así como los niños no aceptan límites innecesarios, nosotros tampoco deberíamos aceptarlos”.

PD: no me resisto a dejarles un último regalo. Sólo dura un minuto. Si han llegado hasta aquí, no pueden dejar de verlo.

@MartAriasRobles

Imagen de previsualización de YouTube Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Heroes cotidianos, Inclusión, Menores y jóvenes, Naciones Unidas, Personas con Discapacidad, Pobreza
Escrito por xosecuns 9 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net