Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Posts tagged ‘Comercio justo’

Alternativas para vestir sin explotación laboral: Galicia viste consciente

21 de febrero de 2016 a las 21:21

18 céntimos…

Bastaría esta cifra para justificar el nacimiento de la Campaña Ropa Limpia, una amplia red internacional de ONGs, sindicatos y organizaciones de personas consumidoras que desde hace casi 25 años lucha para mejorar las condiciones laborales en la industria textil y de material deportivo. Tanta constancia y esfuerzo han tenido mucho éxito, si bien queda mucho para que las largas jornadas laborales, los salarios de miseria o las condiciones de trabajo peligrosas no sigan siendo una realidad que existe detrás de mucha de la ropa que compramos.

Unido a la denuncia y a la incidencia política y social, por todo el mundo han nacido empresas que fabrican y venden moda sin explotación laboral y respetando el medio ambiente. En la Guía para vestir sin trabajo esclavo les cuentan algunas, pero en Galicia han dado un paso más: 17 emprendedores sociales con el impulso de Amarante Setem (responsables de la Campaña Ropa Limpia como parte de la Federación SETEM) han dado un paso más y crearon en 2014 MOV3. Galicia viste consciente.

Para que nos explique todo esto, les dejo con Nanda Couñago, la directora de Amarante Setem.

¡Gracias Nanda!

Imagen de previsualización de YouTube

Galicia viste consciente

Cuando nos hablan sobre los problemas del medioambiente, o de recursos finitos, como el petróleo y al agua pensamos en la contaminación de los coches, fábricas. Pocas veces lo relacionamos con nuestro consumo de ropa pero los productos textiles están elaborados principalmente de materias primas naturales como el algodón o de productos sintéticos.

El impacto ambiental que tienen todos los productos sintéticos derivados del petróleo está muy claro. Solo tenemos que ver los plásticos. Pero si vamos el algodón, vemos también que aunque sea un producto natural, su producción intensiva también tiene un gran impacto. Solo para la producción de una camiseta se utilizan más de 150 gramos de productos químicos.

Para un kilo de algodón se necesitan 6.000 litros de agua. Y para un acre se utiliza media tonelada de fertilizantes y 8 litros de pesticidas. Y sabemos que el uso de pesticidas afecta a la calidad del aire, del suelo, el agua y la salud de las personas trabajadoras, que en su mayoría son mujeres. Y que en estos cultivos aún no se ha eliminado la explotación infantil.

Pero sobre todo, con el aumento del consumo de ropa, ha aumentado el consumo del algodón transgénico hasta ser el 70% de la producción de esta materia, con un agravamiento de los impactos antes mencionados.

¿Cómo puede ser que la época en la que más se habla sobre el compromiso con el medioambiente, hayan aumentado exponencialmente los residuos textiles y, por lo tanto, el impacto medioambiental?

Ya en el 2005 cada español tiraba entre 7­ y 10 kilos de residuos textiles al año. Y el Ministerio de Agricultura, alimentación y Medioambiente ya alertaba de la necesidad de un consumo de ropa más respetuoso con el medioambiente y con los ciclos de vida útil de la ropa. Si vamos a datos más recientes, en países como Alemania se tira un millón de toneladas de ropa al año. Y en Estados Unidos, en el 2010 fueron 13 millones.

Se impone la fast fashion. El usar y tirar

Las grandes empresas multinacionales de la ropa han conseguido imponer un modelo de negocio nada sostenible, el llamado Fast Fashion.

Para ello han basado su modelo en dos cosas: la deslocalización continuada, yendo de país en país buscando el precio más barato, mayores exenciones fiscales, menores controles medioambientales y laborales. Y del otro, ropa con menor tiempo de vida útil, producciones cortas y plazos de entrega cada vez más cortos.

Esto tiene varias traducciones:

Para las personas consumidoras ropa de peor calidad, y más barata que te anima y obliga a renovar más rápidamente tu armario y crear una necesidad de estar continuamente a la última moda.

Para las personas que confeccionan la ropa: salarios de miseria, jornadas interminables, precariedad laboral, miedo, y enfermedades.

Para el medioambiente. Productos químicos sin control que se vierten a los ríos donde se confecciona y llega a nuestras casas a través de la ropa para luego volver a llegar a nuestros ríos y/o basureros.

No hace muchos años en Galicia miles de mujeres empezaban a trabajar a los 16 años en muchos pueblos para sacar adelante lo que luego se llamó la moda gallega. Ahora son millones de chicase incluso niñas de Marruecos, Bangladesh, China, que con 50, 60,70, 80, 200 euros al mes malviven intentando mantener a su familia, en condiciones inhumanas de trabajo.

Y esa ropa que se producía en Galicia ahora vuelve a nuestro armario a precios cada vez más baratos para tenerla dos o tres años en nuestro armario y luego la tiramos porque eso es imposible de reciclar o reutilizar.

Ante esta situación siempre surgen las preguntas: ¿existen alternativas?, ¿dónde puedo comprar ropa que tenga en cuenta criterios sociales, ambientales y de proximidad?

Moda etica Guia Amarante

Galicia Viste Consciente

Si existen alternativas. Pocas pero cada vez más. Diseñadoras y diseñadores, marcas, tiendas que creen en la necesidad de que otra forma de confección y consumo son posibles, que apuestan por la producción ecológica, por la recuperación de tejidos, por la reutilización, por la segunda mano, por el amor a la producción artesanal, en poner en valor nuestro entorno, que apuestan por producir localmente. En definitiva en ofrecer una producción sostenible para un consumo responsable.

En Galicia todas estas iniciativas se han unido para poner a disposición de las personas consumidoras ropa sabiendo quien y como se produce bajo criterios de eco­sostenibilidad, reducción del consumo energético, del agua, criterios éticos y producción local. Y para ello hemos creado la web “Mov3. Galicia viste consciente”.

En esta web podrás encontrar ropa para bebés, ropa intergeneracional, camisetas, sudaderas, ropa para chicas y chicos, denin, accesorios para niños y niñas, pero sobre todo, hecho con amor al detalle, al cuidado, de forma artesanal, con tejidos y tintes naturales, con telas ecológicas, con recuperación de los tejidos naturales. Y todas ellas en distintos puntos de Galicia, algunas incipientes y otras más consolidadas pero todas bajo el mismo paraguas.

MOV3.Galicia Viste Consciente es un espacio donde ir incorporando todos aquellos proyectos que creen que otra forma de producir y consumir es posible.

www.mov3.gal

@_Mov3_

Entrada actualizada. Original publicada en Julio de 2014

Campañas, Comercio justo, Consumo responsable, Empleo, Empresa, Incidencia, Inclusión, Medio ambiente, Organizaciones No Lucrativas, Responsabilidad Social Empresarial, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 13 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Por qué triunfó la Marcha contra la Explotación Laboral Infantil?

4 de mayo de 2015 a las 23:15

Marcha global cartel

“Entre mucha gente pequeña, conseguimos algo grande”

Discúlpenme. He intentado empezar varias veces este post en un tono formal y aséptico, pero soy incapaz. No consigo escribir sin emocionarme al recordar la Marcha Global contra el trabajo infantil que en 1998 recorrió 21 ciudades españolas.

Hace dos años en Marchando contra la explotación laboral Infantil. ¡Vaya si se pudo! les conté algunas de las emociones y lecciones que me llevé por la gran suerte de participar en la coordinación de la Marcha en Compostela. Hoy quiero dejarles también las reflexiones del coordinador en Galicia, Ramón Ferreño.

Sin duda, la mejor noticia de esta semana es que vamos a tener la suerte de poder escuchar al nobel de la paz del 2014 e impulsor de la Marcha, el indio Kailash Satyarthi. En A Coruña el 7 de mayo y en Santiago al día siguiente para entrevistarse con más de 350 jóvenes del Instituto de Secundaria Rosalía de Castro. Una iniciativa encomiable de ABANCA con el apoyo de la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, quien a través de su programa Prensa Escuela busca desarrollar el sentido crítico de alumnos y alumnas, y lo demuestra cada semana con “La Voz de la Escuela“, un suplemento imprescindible para cualquier profesor con interés en formar a ciudadanos de una sociedad plural y democrática.

Kailash SatyarthiMe ha emocionado la iniciativa pero sobre todo las propuestas para trabajar esta visita en el aula. Todas ellas coherentes y que continúan las que en 1998 trabajaron niños y niñas de los 118 centros educativos gallegos que participaron en la Marcha. Para quienes pusieron su grano de arena contra la explotación infantil en su día, y para los que están haciendo ahora va dedicado este artículo y mi agradecimiento por esta inyección de ilusión.

En palabras del propio Kailash Satyarthi: “Ha habido un progreso notable en la lucha contra el trabajo infantil en los últimos 15 años. Las nuevas leyes, políticas y programas se han puesto en marcha con un alto nivel de participación de la sociedad, el Estado y las empresas. Pero, esto no es suficiente. Marcha Mundial se ha comprometido a hacer historia el trabajo infantil

Sigue tu, Ramón. Muchas gracias

6 razones por las que triunfó la Marcha contra la Explotación Laboral Infantil

Marcha La Voz SantiagoXosé Cuns me pide que escriba sobre los acontecimientos que tuve la inmensa suerte de vivir en 1998, con el paso de la Global March por Galicia durante los días 4 y 5 de mayo. Oxfam Intermón asumió la coordinación general de la Marcha en España y como responsable de educación en Galicia de esta oenegé me correspondió la tarea de coordinar  las diferentes iniciativas y actos que se realizaron en Galicia a su paso.

30.000 personas participaron en las marchas realizadas en Vigo, Santiago, A Coruña y Lugo. Todavía recuerdo con emoción como gracias a la presión de diferentes colectivos y ONG se convocaron las marchas de Santiago y Lugo cuando en el itinerario inicial no estaban contempladas.

Hubo también concentraciones realizadas por iniciativa de colectivos y centros de enseñanza de Ferrol, Sarria, Vilagarcía de Arousa, Oleiros y Redondela. Actos “no oficiales” pero que merecieron el reconocimiento de la organización de la Marcha. 8 ayuntamientos aprobaron mociones a favor de los objetivos de la marcha

Se entregaron en la OIT (Organización Internacional del Trabajo) en Ginebra 30.000 firmas (200.000 en toda España) y 15.000 impresiones dactilares (pensadas sobre todo para los menores de edad)

118 centros de enseñanza participaron en la Marcha

Sólo el dossier de noticias en prensa escrita sobre la Marcha en Galicia ocupa unas 200 páginas. En este enlace pueden ver algunas fotos de lo que implicó, igual se reconocen.

 

Lugo. Mayo 1998

Lugo. Mayo 1998

Aportar estos datos tiene la intención de hacernos “repensar” si las experiencias positivas que se han vivido realmente nos enseñan algo o por el contrario nos satisfacen en el momento en que se viven y luego…el olvido. Planteo esto porque desde aquellos días siempre que me han preguntado por las razones del “éxito” de la Marcha contesto con:

  1. El motivo o causa que se defendía era inapelable y clara: Explotación laboral de la infancia. ¿Quién con un mínimo de sensibilidad no se involucraría? Y la alternativa: “ De la explotación a la Educación”.
  2. El modelo único de acción en todas las ciudades por las que pasó. Respetando las peculiaridades pero manteniendo la fortaleza que aporta la acción conjunta.
  3. Reforzando lo anterior, la disolución de siglas. En todas las Marchas y actos públicos solo aparecía el logo e imagen de la Global March. Recordar que en España se involucraron unas 200 ONG (grandes, pequeñas,…), Sindicatos, Movimientos de Renovación Pedagógica, Partidos Políticos, Administraciones Públicas, Empresas (Facilitando transporte gratuito, alojamientos, …) y entidades de todo tipo: vecinales, equipos deportivos, culturales,..Creo que esta renuncia fue una de las fortalezas más importantes y factores de éxito. Reconozco que en todos mis años de voluntariado y participación en numerosos proyectos solo he vivido esta “renuncia a las siglas” durante esos momentos.
  4. Presentar la acción a los medios de comunicación con tiempo y permitirles realizar un seguimiento cercano de todas las acciones a nivel: local, nacional e internacional.
  5. Gracias a la implicación de tantas entidades se pudo comprometer a la Administración para que apoyara y facilitara la realización de los actos. A nivel local no recuerdo que los Concellos lo pusieran tan fácil en ningún otro momento. Pero también se abrieron las puerta de Parlamentos, la Casa Real,…
  6. La respuesta de los centros educativos (de infantil a institutos) fue muy importante y no solo por su presencia en las diferentes Marchas, sino por todas las actividades y trabajos realizados en las aulas de un gran número de centros. La propuesta para trabajar era muy concreta, sencilla, solo requería voluntad para plantear el tema, dialogar con los alumnos y facilitar la toma de conciencia…y si se concretaba en algún compromiso concreto perfecto. A veces creemos que las propuestas más sofisticadas son las mejores, creo que no.

Seguro que se podrían aportar mas razones para fundamentar el éxito y repercusión innegable que la Global March cosechó y sigue cosechando, pero mi aportación se detiene aquí para expresar un profundo agradecimiento a todas las personas que durante los primeros meses del año 98 trabajaron con una implicación impresionante para que la Global March a su paso por Galicia fuera un gran éxito. He de volver a extender el reconocimiento que recibimos cuando en Ginebra se dio por concluida el 2 de Junio, 6 meses más tarde de su inicio en Manila. Nuevamente GRACIAS.

Ramón Ferreño

 

Marcha A CoruñaMarcha A Coruña 2

 

Marcha Santiago Marcha Vigo

Campañas, Comercio justo, Comunicación, Consumo responsable, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Empleo, Empresa, Exclusión, Heroes cotidianos, Incidencia, Inversión social, Menores y jóvenes, Naciones Unidas, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Pobreza, Riqueza
Escrito por xosecuns 9 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¡Mentira podrida!

4 de febrero de 2015 a las 1:50

Mucha gente pequeña

en muchos lugares pequeños

cultivarán pequeños huertos

que alimentarán el mundo

Estas frases de Gustavo Duch tienen mucho que ver con la que acababa un artículo que seguro alegró a su majestad demostrándole que una economía al servicio de las personas es posible: “Esos mercados y grandes empresas que parecen tan inaccesibles e intocables, al final dependen de si decidimos comprar o no“.

Hablan de dos conceptos imprescindibles para luchar contra la pobreza en cualquier lugar del mundo, y ganar todos al mismo tiempo en salud y calidad de vida : consumo responsable y soberanía alimentaria. En los enlaces pueden informarse,  pero donde lo tienen muy claro es en VSF Justicia Alimentaria Global. En mi opinión una de las ONG de Desarrollo que con coherencia y desde su experiencia en cooperación, están demostrando que no hay pobreza ni hambre de aquí o de allá, sino causas y soluciones comunes. Y que la alimentación es una de nuestras principales armas como consumidores.

Para presentar la campaña Mentiras podridas les dejo con Javier Guzmán, su director. Y si se animan, ya pueden votar su anuncio rancio favorito.

¡Gracias Javier!

Imagen de previsualización de YouTube

Mentira Podrida y Política ficción

Al Ministerio de Agricultura y Medio ambiente se le llena la boca a la hora de mostrar su apuesta por una alimentación local y de temporada. La última de sus iniciativas ha sido el lanzamiento de la campaña “Fruta y verdura de aquí y de ahora”, con la que pretenden llegar a 14 millones de personas, con una previsión de lograr más de 70 millones de impactos, con lo que dicen que cada persona estará expuesta a una media de 5 impactos, con un coste de 1.280.000 euros

Con su nueva campaña el ministerio, se suma a la estrategia de lavado de imagen de la agroindustria que están adaptándose a las tendencias existentes en los consumidores/as cada vez más interesados en una alimentación sana, cercana y más natural, lo cual contrasta con la ausencia de políticas que favorezcan la producción artesanal, de proximidad de las pequeñas y medianas explotaciones.

Imagen de previsualización de YouTube

Ya desde hacer tiempo la industria ha comenzado a apropiarse del uso de conceptos como fresco, saludable, hecho en casa, local, de temporada, auténtico, real, artesano o directo del campo lanzando campañas millonarias para vender sus productos haciendo creer al consumidor que sus productos tienen propiedades que los productos industriales lógicamente no tienen, incorporan estos argumentos a su comunicación pero sin variar un ápice su modelo de producción ni sus ingredientes.

De esta manera arrebatan el significado de los reclamos a las pequeñas explotaciones, artesanales y realmente auténticas, que sí están trabajando basadas en estos atributos. Estamos hablando, por tanto, de publicidad engañosa y, desgraciadamente, es más común de lo que pensamos en el sector alimentario. Delante de esta realidad apenas hay regulación y control público, e incluso cuando existe la norma en muchas ocasiones no está siendo cumplida.

Por eso la campaña Mentira podrida de VSF Justicia Alimentaria Global denuncia estos abusos publicitarios y llama la atención sobre la necesidad de contar con una normativa estricta sobre publicidad alimentaria, y poner de manifiesto la urgencia de establecer controles reales y efectivos para asegurar que la publicidad de alimentos y bebidas sea transparente, clara y real.

El ministerio sigue una estrategia parecida, creando una narrativa acorde con la expectativa de la sociedad actual pero manteniendo políticas que sólo benefician a las grandes marcas de la alimentación sin atacar las cuestiones de fondo para resolver la grave crisis de la agricultura familiar que estamos viviendo.

Una crisis que viene dada por el grave desequilibrio existente en la cadena alimentaria en la que la mayor parte de los beneficios quedan en manos de las grandes multinacionales de la distribución. Vivimos situaciones absurdas como que la diferencia entre el precio que recibe el agricultor y el que pagamos los consumidores sea de un 1.140% o que los agricultores se le pague a 5 céntimos el kilo de patatas mientras que los consumidores las pagamos a 0’64 euros el Kilo. O que en lugares como Catalunya, por ejemplo, se estén cerrando 4 explotaciones diarias durante los últimos 8 años.

Entonces, ¿está realmente el Gobierno está apostando por un cambio del modelo de agricultura y alimentación? La realidad es que no, se trata de una mera ficción: el porcentaje de explotaciones agrícolas que realizan venta directa en España no llega al 3%, cuando en otros países de nuestro entorno como Francia, Italia, Portugal etc. están en porcentajes cercanos al 20%.

Como vemos sería urgente que el Ministerio de Agricultura aparte de realizar preciosas campañas de publicidad, abordara de manera clara los problemas estructurales de la agricultura de pequeña escala y la promoción de la distribución a través de circuitos cortos, y que regulara de una vez por todo este agujero negro que se llama publicidad alimentaria.

@javiergusmao

Praza Abastos. Santiago de Compostela (Fuente:Compostelaturismo.com)

Campañas, Comercio justo, Consumo responsable, Cooperación, Desarrollo rural, Empresa, Hambre, Incidencia, Organizaciones No Lucrativas, Pobreza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Personas decentes de Compostela

10 de junio de 2014 a las 9:47

Desde Santiago de Compostela, creo que debemos agradecerle a Juan Carlos I que abdicara el lunes pasado. Con su gesto, además de recuperar una pequeña parte de su  perdido prestigio, nos evitó que fuera aún mayor el espectáculo patético que está dando la corporación municipal de mi ciudad.

Llevamos años viviendo pesadillas y esperpentos en esta ciudad: el robo del Códice, el accidente del tren, el asesinato y vodevil mediatico de una niña… Y siempre en el fango de una corrupción patética, cutre y chulesca.

No se merecen tanto insulto, tanto ridículo y tanta vergüenza ajena las miles de personas honradas y decentes que viven en una ciudad hasta hace poco orgullosa de su pasado, su presente y su futuro.

Hoy necesito hacer “autoterapia”. Recordarme las razones por las que estoy orgulloso de vivir en Santiago de Compostela y de paso presentarles a algunos de mis vecinos y vecinas que luchan contra la desigualdad, la pobreza y la exclusión social. Les pido disculpas antes de empezar: no puedo citarlas a todas, por eso les agradezco especialmente que lo hagan en los comentarios.

No sólo en Santiago. Seguro que en su ciudad o en su pueblo se podría hacer un artículo semejante. Desde luego en A Coruña, Lugo, Ourense u otras ciudades gallegas asoladas por la corrupción con la complicidad hasta entusiasta de los prinicipales dirigentes políticos gallegos. Les pido un favor: No se queden callados. Escríbanlo.

Es obligado empezar recordando que en Compostela viven las personas de Angrois que no dudaron en arriesgar su vida y demostrar en que consiste la banalidad del heroismo.

En Compostela se acaban de celebrar unas primarias modélicas. Elías Ledo ha sido el ganador de las elecciones convocadas entre los jóvenes mayores de edad de Down Compostela para representarles en el Patronato de su Fundación.

Además de permitir a las personas con discapacidad elegir libremente a su representante, la iniciativa tenía como objetivo familiarizar a los jóvenes con un proceso electoral normal, ya que las normas establecidas eran muy similares a los que regulan los comicios municipales, autonómicos, nacionales o europeos. No se pierdan el discurso de Elias. Otro actor que se lanza a la arena política como Ronald Reagan o Toni Cantó (no se yo si al Elías le gustará la comparación…).

No es nada difícil seguir escribiendo sobre discapacidad (o diversidad funcional) y decencia en Santiago. Sobran ejemplos: padres y madres coraje como Pío y Paula y su lucha constante desde su página en Facebook “Queremos una Compostela sin barreras”. Personas como Anxela López peleando por unos buses urbanos accesibles

Profesionales con los que tengo el honor de trabajar todos los dias en organizaciones como por ejemplo Hemofilia Galicia y su exitosa cooperación internacional en Perú, en referentes nacionales como COGAMI, en Sarela y su trabajo constante por recordarnos que cualquiera podria tener daño cerebral adquirido o en FEAFES Galicia y su lucha contra los prejuicios y mitos sobre la salud mental con un grito que hoy necesitamos tomar prestado: ¡Queremos ser felices!

En Compostela muchas personas crean riqueza intentando ser coherentes con sus valores y sin caer en las trampas del capitalismo de amiguetes. Desde grandes empresas, en donde estoy orgulloso de haber trabajado, cuyos directivos saben hacer envidiables ejercicios de autocritica, hasta emprendedores sociales de todo tipo que, como les contaba Gonzalo de la cooperativa Panxea hace unos meses, demuestran que es factible una economia, un comercio y una banca al servicio de las personas. El último ejemplo de emprendimiento bien entendido lo tienen en Reseteando, un blog que con todo el esfuerzo de Arturo y Xabier detrás, se está convirtiendo en un referente en innovación social.

En Compostela hay empresas y organizaciones que saben como facilitarles trabajadores preparados. Antes ya les he citado a algunas, pero si quieren saber como conseguir un futuro lejos de la exclusión social para muchos jóvenes, deberian contactar con la compostelana Igaxes3, un referente europeo con su exitoso programa Mentor de inclusión sociolaboral de jóvenes tutelados, su liderazgo de la red “Jóvenes e Inclusión” sobre juventud en riesgo junto a cinco universidades o su lucha contra el fracaso escolar.

En Compostela centenares de personas se dedican a luchar desinteresadamente contra una pobreza y exclusión social que insulta a más de 18000 personas. Y desde unha amplia variedad ideológica y política. Mucho antes de que el “Podemos” se hiciera famoso, ya se había inventado aquí el “Juntos podemos”. Antes de que se hablara de la telemendicidad y de porquerías asistencialistas como “Entretodos” compostelanos como mi maestro y amigo Luis ya denunciaba la vuelta al “todo para los pobres pero sin los pobres”.

De actuaciones y propuestas para no caer en el pozo negro de la renuncia a luchar por los derechos sociales y por la dignidad y de hacerlo además trabajando en red y por causas compartidas también se sabe por aquí.

Lo saben personas de ámbitos tan diferentes como Piluca o María José en Manos Unidas, como Victor y su ilusión con lo que implica el Papa Francisco. Lo sabe una emprendedora como Romana cuando hace unas semanas gritaba ¡No nos vamos, nos echais!. Lo sabían las miles de personas que hace 15 años marcharon contra la explotación laboral infantil.

ONGD como Asemblea de Cooperación pola Paz (ACPP) que con su proyecto Barrios Abiertos están innovando al aplicar lo que han aprendido en países como El Salvador o República Dominicana en barrios enblemáticos como Fontiñas y San Pedro, con el objetivo de conseguir la integración social, cultural, educativa y sanitaria de las personas de origen extranjero. Como bien dicen, “las fronteras y los muros son mentales. ¡Derríbalos!”

¿Que quieren fiesta?. Pues también.

Añadan a todas las razones anteriores las de los peregrinos que pasan todos los días al lado de mi casa finalizando el Camino de Santiago. O que seamos Patrimonio de la Humanidad, que hayamos recibido decenas de premios por un urbanismo envidiable, una de las ciudades europeas con más zonas verdes, etc.

Pero vamos a lo que les interesa.

Lo mejor de todo es que si se vienen por aquí del 24 a 29 de junio podrán comprobarlo ustedes mismos y disfrutar como nunca. Las fiestas del barrio de San Pedro son un ejemplo de imaginación, variedad y participación social.

Se las recomiendo. Habrá muchas personas decentes: las de Compostela.

@xosecuns

#DecentesCompostela

Administración, Consumo responsable, Corrupción, Empleo, Empresa, Exclusión, Heroes cotidianos, Inclusión, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Otra Iglesia, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Pobreza, Tercer Sector, Transparencia, Voluntariado
Escrito por xosecuns 11 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Alternativas (¡muchas!) para una economía al servicio de las personas

8 de mayo de 2013 a las 19:02

El 11 de mayo será el Día mundial del comercio justo. Un buen día para celebrar que son muchas las posibilidades para practicar un consumo responsable.

Hace unos meses, al despertar a Pepito Grillo, Beti Vázquez ya demostraba que otro consumo era posible, y hace unas semanas que un mercado y una economía sociales ya eran una realidad. Hoy les dejo con Gonzalo Gesto, miembro de la cooperativa Panxea en Santiago de Compostela y del futuro banco ético Fiare del que, removiendo mi dinero, me acabo de hacer socio y espero que en breve cliente.

Gonzalo nos pide que no le metamos prisa, pero a cambio les aseguro que les va a agobiar un poco al regalarnos todo tipo de posibilidades y alternativas que en su ciudad o pueblo ya demuestran que otra economía es posible (¡en las fotos también!).

Gracias, Gonzalo

Economía solidaria: Vamos despacio porque vamos lejos

Vivimos en un mundo que no nos gusta. Sometidos y sometidas a múltiples “plagas” y esclavitudes (del dinero, de los mercados, de la prima de riesgo, de los horarios de trabajo, de la hipoteca, de las nuevas tecnologías, del coche, del “no se puede hacer nada”, …). Tenemos a las puertas de casa la precarización laboral y de los servicios públicos esenciales (educación, sanidad, dependencia, servicios sociales, …), el regreso de la emigración juvenil, las funestas consecuencias de las políticas de muchas multinacionales que buscan su beneficio incluso a costa de vidas humanas como en Bangladesh.

Pero hete aquí que son muchas ya las personas convencidas de que estamos en un momento de “éxodo”, que no podemos seguir viviendo en este “Egipto” regido por faraones de los mercados, que imponen una vida cada vez más miserable y precaria al 99% de la población. Personas que han emprendido camino desde diversos puntos de partida (ideológicos, geográficos, …) y que al hacerlo se han dado cuenta de que no estaban solas intentando construir ese #otromundoesposible.

Estamos hablando de los diversos caminos que ha comenzado a andar la Economía solidaria para dar respuesta a un sistema económico injusto que abusa de las personas (especialmente de las más vulnerables) y del planeta, que no puede ni debe sostenerse más, y que a menudo seguimos alimentando con nuestro trabajo, nuestro consumo o nuestro dinero.

Nos gusta llamarla Economía Solidaria porque entendemos que recoge mejor las múltiples iniciativas y realidades de las que estamos hablando, y viene a aglutinar a toda aquella economía que cómo explica el economista chileno Luis Razeto, se organiza en torno al “factor C”,  un factor económico que nos demuestra que la solidaridad es una fuerza económica de alta eficiencia y productividad. Con la letra C comienzan muchas palabras que lo identifican: compañerismo, comunidad, cooperación, colaboración, comunión, coordinación, cooperativas, …

Con este modelo han nacido y siguen naciendo múltiples iniciativas que son, cada vez más, alternativas reales que estamos construyendo entre muchos hombres y mujeres (especialmente mujeres), y que abarcan prácticamente todos los campos: desde la producción de alimentos o de múltiples bienes y servicios, a su distribución y comercialización, pero también la financiación ética y solidaria, los cuidados, …

Por poner sólo algunos ejemplos, en Galicia podemos hablar de iniciativas en el campo de la agroecología, redes de semillas, agricultura urbana o en los productos del mar.

Para su comercialización han surgido múltiples formas:  grupos de consumo (busque el de su ciudad), cooperativas de consumo, tiendas de comercio justo, o iniciativas privadas de tiendas de barrio en múltiples ciudades y pueblos.

Muchas de estas iniciativas pueden encontrarse en el mapa de entidades de la Rede Galega de Consumo Consciente y Responsable. En su conjunto llegan ya a más de mil familias/unidades de consumo, y su crecimiento continúa a pesar de la crisis del consumo privado. Se articulan también otros modos de comercialización alternativa en forma de bancos de tiempo, ferias de intercambio, páginas de trueque (o incluso de donación gratuita), monedas sociales y complementarias, etc, Pueden encontrar algunas muestras en la página de enlaces de Panxea, la organización de la que formo parte.

En la financiación por canales de finanzas éticas existen ya a nivel gallego desde entidades de microfinanzas como AIS O’Peto, a cooperativas de servicios financieros como Coop´57, o en una dimensión aún mayor la cooperativa de crédito de finanzas éticas Fiare-Banca Popolare Etica, de la que Fiare Galiza, al igual que O´Peto o Coop´57 son parte.

Existen también iniciativas en la producción y distribución de energías renovables,  seguros éticos,  software libre,  turismo responsable,  formación en consumo, medios de información, …

Todas ellas están comenzando a articularse, a hacerse visibles y a ofrecerse como alternativa elegible para la ciudadanía. En unos casos simplemente dándose a conocer, cómo en el mapa de entidades en Galicia iniciado por el proyecto de cooperativa integral galega, o con iniciativas más ambiciosas cómo el Banco de recursos para un consumo consciente y transformador del CRIC (Centro de Investigación e Información en Consumo) en la plataforma de “crowfunding” Goteo.

Y la cosa no queda aquí, existen a nivel gallego al menos tres iniciativas llamadas a colaborar tanto a nivel local y gallego como estatal e incluso internacional, y que se agrupan en torno a la Mancomunidade Integral Galega, al Laboratorio Social Galego (impulsado por la Coordinadora Galega de ONGD, junto a otras redes y entidades como EAPN Galicia, …), y al Mercado Social o Mercado de la Economía Solidaria (a iniciativa de REAS-Galicia). En este último caso, la iniciativa se integra incluso en un proyecto de mapeo de iniciativas a nivel internacional a través de RIPESS.

Ya no cabe decir que no existen alternativas. No valen excusas para no pasarse a la Economía Solidaria, porque todas estas iniciativas nacen de la ciudadanía y están al servicio de las personas y del planeta, regeneran el tejido social y construyen, también desde el ámbito económico, un mundo mejor.

Es cierto que construirlas supone a veces un pequeño esfuerzo: económico (lo que nos ayudará a que nuestro bolsillo comience a ponerse de acuerdo con lo que nos dicta la razón y el corazón), o de ponerse a trabajar para construir esas alternativas, levantándose del sillón de la comodidad que algunos invocan diciendo que se unirán a las iniciativas de economía solidaria cuando estén hechas. Si nos ayudas a empujar y construirlas “la travesía del desierto” será para todos y todas más corta

Por favor: no nos metas prisa si no te unes al camino.  “Vamos despacio porque vamos lejos”. Vamos despacio porque estamos cambiando el mundo.

Y tú, ¿a qué esperas para unirte?

@gonzalo_gesto

@PanxeaCoop

Imagen de previsualización de YouTube Bancos, Campañas, Comercio justo, Consumo responsable, Desarrollo rural, Empleo, Empresa, Participación, Personas, Riqueza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 15 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Marchando contra la explotación laboral Infantil. ¡Vaya si se pudo!

28 de abril de 2013 a las 13:14

Quizá se acuerden. Hace 15 años y bajo el lema “De la explotación a la educación”, miles de personas, sobre todo niños, niñas y adolescentes, convocados por más de 2500 organizaciones humanitarias, recorrieron 103 países en la “Global March against child labour” (Marcha Global contra el trabajo infantil) reclamando que los estados ratificaran y reforzaran las convenciones y leyes existentes sobre trabajo infantil y educación.

En 1998, el estado de la protección de la infancia contra la explotación, la trata y la esclavitud era diferente de lo que vemos hoy en día. Se estimaba en unos 250 millones los niños y niñas entre los 5 y los 14 años, de 50 a 60 millones trabajando en circunstancias peligrosas. No existía una legislación internacional para hacer frente a la explotación ni una campaña colectiva para presionar por su eliminación.

La Marcha Global fue un éxito rotundo de organización e impacto mediático en todo el mundo. También en España, donde recorrió 21 ciudades (en Galicia: Vigo, Santiago, Lugo y A Coruña) antes de dirigirse a la Conferencia de la OIT en Ginebra. El trayecto español estaba organizado por Intermon Oxfam junto a ONG como Educación sin Fronteras, Fundación CEAR, Paz y Solidaridad-CCOO, Meniños, Setem, Solidaridad Internacional y Movimiento Scout Católico, junto a más de cien organizaciones e instituciones  y centros escolares.

Como voluntario de Intermon, tuve el honor de participar en la coordinación de la Marcha en Santiago y compartir la ambición y el trabajo conjunto que implicó en toda Galicia a muchas personas voluntarias de todo tipo de organizaciones y creencias. A una de ellas, Ramón Ferreño, coordinador de la marcha en Galicia, le debo la información y fotos de este post.

Las lecciones que aprendí de esta experiencia fueron muchas, ya les he hablado de algunas: lo que importa es la causa y no las marcas, el modelo de voluntariado que defiendo, la obligación de trabajar en red compartiendo conocimientos y esfuerzo… Y en unos días, cuando me vuelva a poner insolente y viendo las fotos, pueden intuir lo que opinaré sobre las presuntas dificultades para que las causas de la pobreza y las ONG puedan salir en medios de comunicación. “La primera página es una opción“, este es el listón que me marco y que exijo.  ¡Y no había redes sociales!

¿Pero se consiguió algo en la lucha contra el trabajo infantil?

En palabras de Kailash Satyarthi, presidente de la Marcha Global, parece ser que si: “Ha habido un progreso notable en la lucha contra el trabajo infantil en los últimos 15 años. Las nuevas leyes, políticas y programas se han puesto en marcha con un alto nivel de participación de la sociedad, el Estado y las empresas. Pero, esto no es suficiente. Marcha Mundial se ha comprometido a hacer historia el trabajo infantil

Uno de los resultados más importantes de todos estos esfuerzos fue la aprobación en 1999, por unanimidad de los 174 miembros de la OIT, del Convenio sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la acción inmediata para su eliminación. También se ha avanzado en la comprensión de que el trabajo infantil es uno de los principales obstáculos para el logro de la Educación primaria universal, así como con el reconocimiento del trabajo infantil doméstico como una forma invisible de la esclavitud al aprobar la OIT en 2011 la OIT el Convenio 189 sobre “Trabajo decente para los trabajadores domésticos”.

En 1998, el trabajo infantil en la agricultura, a pesar de afectar al 90% de niños y niñas trabajadores, era visto como una actividad tradicional e invisible que se consideraba como una ayuda a la agricultura familiar. Hoy el trabajo peligroso de 129 millones de niños en la agricultura está siendo reconocido y empezando a recibir atención.

¿Lo celebramos?

Entiéndase bien. Sería hasta obsceno pretender hacer un relato triunfalista de que ya no existe la explotación laboral infantil gracias a la Marcha. Seguimos en el principio del camino para su erradicación.

El 16 de abril fue el Día internacional contra la esclavitud infantil el lema ‘¡No a un Mundo de Esclavos y Parados!’, nos sigue recordando esta lacra y las etiquetas de Mango, Primark y El Corte Ingles encontradas en la fábrica derrumbada en Bangladesh donde ya han muerto más de 300 personas nos la acercan a las tiendas de al lado, como bien recuerdan desde la campaña Ropa Limpia.

La realidad del aumento del sufrimiento de muchos niños y niñas también la tenemos en España pero sabemos como luchar con lo que aprendimos en batallas en otros lugares del mundo. Compruébenlo con los artículos de personas que estuvieron conmigo en la Marcha y que siguen peleando: Chema Vera contándonos que son las mismas recetas pero iguales resultados y Marta Arias afirmando algo evidente: la pobreza infantil no es inevitable.

Así que les agradezco mucho que me ayuden a recordar esta experiencia y contarnos, repetirnos que se pueden conseguir avances trabajando juntos por una causa justa. Mi memoria es pésima, así que estoy deseando volver a leer y a escuchar a las personas que organizaron la Marcha Global, conocer la opinión de algunos de los miles de niños y niñas que gritaron un vigente “trabajo para los padres, escuela para los niños“.

Como en el grupo de Intermon Oxfam de Santiago siguen manteniendo el optimismo y el empuje de sus antepasados, se han animado enseguida para crear un evento en Facebook y un encuentro festivo en “el mundo real” el 11 de mayo, día del Comercio justo y el consumo responsable.

Allí nos veremos, la Marcha por un trabajo decente continúa.

@xosecuns

#trabajodecente

 

Administración, Campañas, Comunicación, Consumo responsable, Derechos humanos, Educación, Empleo, Incidencia, Menores y jóvenes, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Pobreza, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La unión hace la fuerza: construyendo un mercado social

2 de marzo de 2013 a las 10:51

Hace unas semanas les proponía regalar mejor con menos y les presentaba Opciones, una  revista referente en el consumo consciente y la economía solidaria. En  su último número Rubén Suriñach escribía un artículo en el que demostraba que si en general la unión hace la fuerza, en el número 43 de la calle Caspe, en Barcelona, lo hace especialmente.

Rubén está concentrado en la presentación inmediata de un ambicioso proyecto de Opciones que pretende financiarse mediante crowdfunding, pero ha tenido tiempo para enviarme un resume de su artículo.

En Galicia coincide con una innovadora iniciativa de la Coordinadora Galega de ONGD de crear un Laboratorio Social (o mejor “aldea social”) junto a todo tipo de entidades sociales, cooperativas, banca ética. Se lo cuenta de maravilla Sergio Fernández en su blog.

Antes de dejarles con Rubén, les recomiendo que se suscriban al boletín de la web Economía Solidaria.  A ver quien se atreve a seguir diciendo que no se puede hacer nada…

Moltes gracies, Rubén

Construyendo un mercado social y una economía solidaria

Los bajos del número 43 de la calle Caspe, en Barcelona, acogen en sus dos plantas a 75 trabajadores en una de las mayores concentraciones de entidades de Economía Social y Solidaria.

  • FIARE , empresa de finanzas éticas hija de la cooperativa de crédito italiana Banca Popolare Etica.
  • Hobest, empresa dedicada al asesoramiento para la mejora de modelos organizativos
  • Complementum,  consultora social en políticas públicas y economía solidaria.
  • Nusos, cooperativa dedicada a la divulgación científica y a la educación para la sostenibilidad.
  • Cooperativa ETCS, asesora y dinamiza procesos organizativos y participativos a escala local.
  • SostreCívic, cooperativa que ayuda a poner en práctica modelos de acceso a la vivienda social y ambientalmente sostenibles.
  • Gestcivic, cooperativa que ofrece servicios técnicos integrales en torno a la arquitectura, la energía y el territorio.
  • Observatori DESC, entidad especializada en la incidencia política, la investigación y la formación para la defensa de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales.
  • LabCoop: un laboratorio de ideas cooperativo.
  • Barnaciber, dedicada a la creación de páginas web y servicios de internet;
  • Ex-Libris, cooperativa de servicios de edición y creación gráfica;
  • L’Apòstrof, especializada en la edición y el diseño además de la comunicación; .
  • Arç Serveis Integrals d’Assegurances, ofrece servicios de seguros con criterios éticos.
  • Arç Intercooperació Econòmica, ofrece servicios y recursos de consumo responsable.
  • Centro de Investigación e Información en Consumo (CRIC) y su revista Opciones.

8 de estas 15 entidades y otras dos con locales propios (la cooperativa Trèvol, dedicada a servicios de mensajería y limpieza, y COS, cooperativa de servicios de salud) se integran en el grupo cooperativo ECOS. En total generan 102 puestos de trabajo.

Unirse bajo el paraguas del grupo cooperativo les sirve para acceder a servicios y ventajas que en solitario serían más difíciles de conseguir:  capacidad de negociar como grupo ante las entidades financieras y tener acceso a fondos de inversión; la fuerza de una imagen comercial unificada con su web y la unificación de los canales de difusión de cada una de las entidades socias; el establecimiento de estrategias conjuntas para acceder a nuevos clientes y generar puestos de trabajo en el marco del grupo; las economías de escala en la gestión de webs y otras herramientas de internet… Todo ello con las contrapartidas de tener que dedicar tiempo a la gestión de la dinámica colectiva: reunión mensual de gestión del local, reunión quincenal del comité de dirección, comisiones de trabajo…

Para las entidades que en Caspe 43 no están en el grupo ECOS, el simple hecho de compartir local con entidades de economía social y solidaria genera unas dinámicas que estando en locales separados no se darían. La facilidad de compartir información, las visitas improvisadas para hacer propuestas, los desayunos cooperativos mensuales para que cada entidad presente proyectos y propuestas … Todo ello es un caldo de cultivo propicio para el intercambio de experiencias, el aprendizaje mutuo, el apoyo entre entidades, la creación de nuevas ideas y la emergencia y consolidación de intercambios económicos entre las diferentes organizaciones. Es decir, para intercooperar.

 

LA ECONOMÍA SOLIDARIA EN ESPAÑA

En España hay cerca de 260 empresas y entidades de economía social, articuladas en la Red de Redes de Economía Social y Solidaria (REAS). Esta red estatal y su completo portal de economía solidaria, trabaja en cuatro direcciones: la producción solidaria, el consumo responsable, las finanzas éticas y la cultura libre. En 2011 estas entidades facturaron 218 millones de euros y dieron trabajo a 5.902 personas, además de implicar de forma voluntaria a unas 11.000 personas más.

Imagen de previsualización de YouTube

CAMINANDO HACIA EL MERCADO SOCIAL

Un mercado social se define como una red de producción, distribución y consumo de bienes y servicios y aprendizaje común que funciona con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios, en un territorio determinado, constituida tanto por empresas y entidades de economía solidaria y social como por consumidores individuales y colectivos.

En otras palabras, las empresas y entidades de economía social y solidaria debemos comprar y vender entre nosotras, procurando que la oferta de producto y servicio que hacemos sea visible y comprendida por parte de aquellas personas de la sociedad más predispuestas al consumo crítico, y que por tanto deben tender a adquirir nuestros productos y servicios.

Se está promoviendo que cada vez más necesidades puedan ser satisfechas a través de la economía solidaria. Creando nuevas empresas, productos o ramas de actividad que llenen un vacío que existía dentro del mercado social como Som Energia, una cooperativa dedicada a ofrecer electricidad generada a partir de fuentes renovables, lo que ha permitido que se pueda pagar la factura de la luz dentro del circuito económico del mercado social.

En estos momentos existen varios procesos en marcha a nivel autonómico que confluyen en la creación de un mercado social virtual a nivel estatal y que se articulan alrededor del portal Konsumoresponsable.coop, un espacio de referencia que aúna información, formación, denuncia y alternativas desde una óptica de economía solidaria y, sobre todo, es una herramienta de visualización de los mercados sociales. Ya pueden consultar la oferta de su comunidad.

Además, en www.mercatsocial.cat, ya se pueden comprar productos de economía solidaria con la moneda social Ecosol.

 

Vemos, pues, que desde la creación de cooperativas de segundo grado como el grupo ECOS, pasando por compartir el espacio de trabajo y llegando a la idea y la práctica del mercado social, se nos muestra una manera de construir las relaciones económicas y sociales a través de unos valores y unas prácticas basadas en la colaboración, el trabajo conjunto, el bien común… desterrando la ley de la competencia y la búsqueda del máximo beneficio individual que tanto daño nos hace como personas, como sociedad y como especie.

Ruben Suriñach Padilla

 

Bancos, Comercio justo, Consumo responsable, Desarrollo rural, Empleo, Empresa, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Pensar, consumir, transformar

10 de enero de 2012 a las 10:02

Tuve la suerte de conocer a Rodrigo Fernández Miranda y a un equipo de excelentes profesionales aprovechando una investigación en varios ayuntamientos españoles para implantar planes locales contra la discriminación.  Además de un consultor e investigador notable, Rodrigo está muy implicado en movimientos como Ecologistas en Acción  o en la original, provocativa y ya clásica ConsumeHastaMorir y en aspectos de los que tenía muchas ganas de preguntarles como la publicidad y el consumismo, el consumo desorbitado de recursos, el decrecimiento, etc. A la vista de la elevada audiencia que ha tenido la llamada de Beti Vazquez para despertar a Pepito Grillo, la reflexión de Rodrigo es muy oportuna.

Hace ya bastantes años, cuando empezábamos desde Intermon a popularizar ideas como el comercio justo y el consumo responsable, se me quedó grabado un argumento: “Todos estos mercados que parecen tan lejanos, complejos e inaccesibles, terminan en usted y en mi, los que decidimos si comprar o no y a quien hacerlo“. ¿por qué nos sigue dando miedo asumir que tenemos este poder?

Gracias, Rodrigo

PENSAR, CONSUMIR, TRANSFORMAR

¿Cuántas veces compramos y consumimos cada día?

¿Qué impactos sociales y medioambientales tienen nuestras decisiones cotidianas de consumo?

¿Nos hacemos estas preguntas en el momento de tomar decisiones de compra? O, mejor, al comprar ¿nos hacemos preguntas?

Estaremos de acuerdo en que si la publicidad no existiera, nuestro modelo de consumo sería esencialmente diferente. Y seguramente, también en que la comunicación comercial, cada día más invasiva y omnipresente en nuestras vidas, no es un hecho artístico y neutro: la publicidad es, ante todo, un canal de transmisión ideológica que da sustento a este modelo de consumo dominante.

Muchas son las falacias que han ido calando con los miles de estímulos publicitarios en nuestra conciencia como personas consumidoras, configurando una suerte de ideología consumista socialmente normalizada. Sin embargo, hay tres que seguramente sean las más poderosas, porque son las más eficaces, que ayudan a que nos cueste demasiado poder ver más allá de los objetos, de las marcas y de los escaparates.

La primera falacia: que el consumo es un acto privado e individual, que comienza y termina con nuestras necesidades y nuestros gustos.

La segunda: que decidimos nuestro consumo de forma libre y soberana.

La tercera: en los países del Norte podemos mantener y hasta aumentar este nivel de consumo a perpetuidad y, si fuera posible, extenderlo al resto del planeta, porque ese sí que es todo un indicador de bienestar. Así, se pretende instalar la idea nuclear de que este consumo representa un espacio para el ejercicio pleno de nuestra libertad individual en el marco de las sociedades de consumo, y una forma de vida deseable para el resto del mundo.

Ideas falaces y mitos que alimentan y legitiman la incansable espiral consumista que tantos recursos naturales, materiales, financieros, temporales y emocionales nos exige: desear – comprar – dejar de desear – tirar – volver a desear – volver a comprar…

El consumo no es ni puede ser un acto privado e individual, en la medida que con la compra se apoya un determinado modelo de producción y de relaciones laborales que tienen repercusiones sobre otras personas y pueblos; y también, porque los residuos asociados al producto y su proceso de fabricación y desecho nos trascienden.

Este modelo de consumo nos ofrece la posibilidad de elegir libremente entre las millones de alternativas que nos ofrecen los mercados de la opulencia, aunque tiene un límite fundamental: prohíbe decidir por una única alternativa: la de no elegir ninguna.

Lisa y llanamente, no se puede producir y consumir ilimitadamente cuando los recursos con los que se produce son limitados, así como también lo es la capacidad del planeta y la biosfera para asimilar los residuos de este modelo.

Hablamos de consumo de masas, otra gran falacia, si tenemos en cuenta que las sociedades de consumo representan aproximadamente el 17% de la población del planeta Tierra. Y serían tres planetas como la Tierra los que serían necesarios para sostener la globalización de nuestro estilo de vida. Ergo, nuestro estilo de vida y de consumo son insostenibles. Si creemos que nuestra forma de vida es un derecho, tengamos en cuenta entonces que es un derecho exclusivo para una minoría.

Frente a un escenario socioambiental que se torna cada día más preocupante, nacen reivindicaciones sobre un consumo más consciente y responsable que apunta a la construcción de una conciencia colectiva crítica, para de esta manera reapropiarnos de un ámbito de la vida en el que nuestra soberanía cada vez se limita más a decir “sí, quiero”. Quiero eso que se anuncia, tengo derecho a ello, tengo capacidad y, si no la tengo, para eso están los créditos.

A eso nos referimos básicamente con construir una conciencia crítica: a recuperar la reflexión, las preguntas, las dudas, la sana sospecha sobre lo que compramos, dónde, a quién, con qué, cómo y en qué condiciones se produce, qué impactos sociales y ambientales tiene su proceso de fabricación. Y, sobre todas las cosas, por y para qué lo compramos. Porque lo que resulta económicamente conveniente para el fabricante y cómodo para el consumidor, casi siempre sale muy caro para muchas otras personas y también para el planeta.

Porque el consumo también supone una forma de intervención en ciertos ámbitos que la publicidad no nos cuenta. El consumo es un espacio potencial de compromiso y una vía para la transformación social.

No nos pidan calma, no. Porque al consumir cada día determinamos el modelo de economía y de sociedad que estamos construyendo. Porque al consumir cada día contribuimos a construir no sólo nuestro mundo, sino también el de nuestros hijos e hijas.

Campañas, Comercio justo, Comunicación, Consumo responsable, Organizaciones No Lucrativas, Pobreza, Riqueza
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Despertando a Pepito Grillo: Otro consumo es posible

1 de enero de 2012 a las 20:51

La alegría es un acto de rebeldía“, dice en una foto en Facebook, Beti Vazquez, a quien le agradezo su colaboración, hace unos dias en gallego y hoy en castellano, para hablar sobre la importancia de nuestro consumo en la lucha contra la pobreza y las posibilidades de la economia alternativa. Beti, además de una rebelde con alegria, es una reconocida periodista y colaboradora de la asociacion PANXEA, promoviendo el comercio justo y el consumo responsable en Compostela.

DESPERTANDO A PEPITO GRILLO: Otro consumo es posible

Dice Galeano en Las venas abiertas de América Latina que la división del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder. A estas alturas, todas sabemos quién es quien en el juego del comercio internacional. Y todas, como personas consumidoras que somos, apoyamos unas reglas que son injustas.

En unos días, los de navidad, en los que la publicidad nos preña de necesidades que nunca tuvimos y en los que el GPS de nuestro coche ya sabe el camino de las grandes superficies, vamos a compartir en este blog unas cuantas ideas para que, ya que no vamos a dejar de consumir, por lo menos podamos hacerlo de manera informada y consciente.

Publicidad

Si los anuncios nos calientan la cabeza durante todo el año, en estas fechas los cantos de sirena del consumismo se oyen aún más fuertes. Las grandes marcas lanzan campañas que nos hacen sonreír, que apelan a nuestros sentimientos, que nos muestran el lado positivo de la vida o que nos recuerdan las supuestas razones para creer en un mundo mejor. Pero hay otros ‘anuncios’, la contrapublicidad que no nos enseñan por la tele, que nos hacen ver las prácticas que estamos a apoyar con actos a priori tan inocentes como refrescar la garganta.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Comercio justo

¿Que es esto del comercio justo? Una ONGD? ¿Vender más barato? Ayudar a los pobres?

8 de mayo. Dia mundial del comercio justo

Nada de eso. ‘Comercio justo’  es un concepto que apela a otra forma de hacer la compra que pasa por poner en valor el trabajo de las personas productoras y por darle un respiro al medio ambiente, tanto en el Norte como en el Sur.

Entender la necesidad de cambiar nuestros hábitos de consumo hacia estas prácticas es muy fácil en Galicia. Seguro que todas tenemos en la retina las imágenes de los tractores de nuestras ganaderas peregrinando por las calles, quejándose de unos precios de la leche que no cubrían los costes de producción. Primar la leche gallega sobre la que viene de fuera, y pactar con esa ganadera un precio justo para ella y para nosotras como consumidoras sería comercio justo.

Y ahora hagamos un ejercicio muy sencillo: donde dice ‘leche’ ponemos ‘café’ y cambiamos a esta ganadera gallega por una cooperativa del Sur: en el comercio justo se priman los ciclos cortos de distribución frente a los ‘alimentos kilométricos’, y vienen de otros países sólo los productos que no se cultivan aquí, como el cacao o el café.

Por toda Galicia hay varios puntos en los que pueden informarnos sobre el consumo consciente: cooperativas como Árbore en Vigo; A Cova da Terra en Lugo; Panxea en Compostela; Zocaminhoca en Coruña; A Xoaninha en Ferrol o grupos de consumo como Eirado o Salgueiriños de Consumo en Compostela, Loaira en Redondela, Agrelar en Allariz, A Landra en O Carballiño o A Gradicela en Pontevedra.

Banca ética

¿Sabemos en que empresas participa nuestro banco ‘de confianza’? ¿A dónde va a parar el fruto de nuestros intereses?

Campañas como BBVA sin armas, Banco Santander sin armas o Soy cliente, no cómplice responden a esas preguntas a través del activismo accionarial. Las dos entidades mencionadas, como otras muchas en la banca tradicional, apoyan empresas armamentísticas que producen bombas, explosivos, mísiles, armas nucleares o de uranio empobrecido.

Existe una alternativa ética? Hay mas de una que ya funcionan. Si nos quedamos dentro de las fronteras gallegas tenemos O Peto, una entidad parabancaria que financia a interes cero pequeños proyectos que la banca convencional ignoraría, como las aulas para tener carnet de conducir, una tienda de artesanía africana o  una motosierra para poder trabajar en una maderera. En otro nivel estaría Coop57, una cooperativa de servicios financieros que funciona en Galicia desde el 2009; y Fiare, otra propuesta donde la transparencia y los principios de la banca ética están por encima del beneficio económico.

Bancos de tempo

En muchas culturas se ha usado el tiempo como moneda de canje real no inflacionista. La hora de una persona siempre vale lo mismo a medida que pasan los años, por lo que un banco de tiempo fomenta, además de las relaciones sociales, la igualdad entre quienes participan en él.

¿Cómo funciona?  Supongamos que no sabemos calcetar, pero que manejamos bien un programa de edición de fotos. Seguro que en el banco de tiempo encontraremos a alguien que nos ayude con los puntos de esa bufanda de colores, y alguien que precise que le echemos una mano en la composición de un álbum de imágenes para regalar! Una hora nuestra vale lo mismo que una hora de quien calceta.

Y ahora que ya conocemos un poco sobre bancos de tiempo vamos a visitar Fervello buscando a alguien con coche que nos ayude con la mudanza, alguien que maneje bien la tijera y nos corte el pelo o alguien con quien poder practicar nuestro olvidado ingles.

Ropa limpia

Este último punto tiene como objetivo las rebajas de enero. Si nuestro Pepito Grillo despierta nos preguntará si sabemos de donde viene la ropa que llevamos puesta y como fue producida.

Otra campaña de activismo accionarial, Ropa Limpia, responde a todas estas preguntas, en este caso desde las juntas de accionistas de empresas como Inditex o Adolfo Dominguez, las dos gallegas.

Antes de comprar ropa deberiamos informarnos sobre quien la hizo y donde, preguntarnos por que en las etiquetas sólo salen nombres como Marruecos o Turquía y pararnos a reflexionar sobre si realmente precisamos un pantalón para cada día de la semana. También podemos acudir a una tienda de articulos gratis –ropa y objetos de segunda mano que podemos llevar sin dejar nada a cambio– o recurrir al canje, un sistema de mercado donde lo que se tiene en cuenta es el valor de las cosas y no su precio en moneda.

Comenzaba esta entrada con unas palabras de Galeano. Ahora ya sabemos que cambiar las reglas del juego del comercio internacional no es tan traumático y que todas podemos aportar un grano de arena, partiendo de la premisa de que las injusticias que nacen del sistema capitalista solo se combaten promoviendo otra forma de consumir que respete al medio ambiente y a las personas.

¡Feliz año a todas!

Campañas, Comercio justo, Consumo responsable, Derechos humanos, Empresa, Incidencia, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Espertando a Pepiño Grilo: Outro consumo é posible

27 de diciembre de 2011 a las 20:32

La alegría es un acto de rebeldía“, di nunha foto en Facebook, Beti Vazquez, a quen lle agradezo a súa colaboración para por fin comezar a falar no meu blog da importancia do noso consumo na loita contra a pobreza e das posibilidades da economia alternativa. Beti, ademais dunha rebelde con ledicia, é unha recoñecida xornalista e colaboradora da asociacion PANXEA, promovendo o comercio xusto e o consumo responsable en Compostela na súa tenda e cooperativa de consumo.

ESPERTANDO A PEPIÑO GRILO: Outro consumo é posible

Di Galeano en Las venas abiertas de América Latina que a división do traballo consiste en que uns países se especializan en gañar e outros en perder. A estas alturas, todas sabemos quen é quen no xogo do comercio internacional. E todas, como persoas consumidoras que somos, apoiamos unhas regras que son inxustas. Hoxe, nuns días, os de Nadal, nos que a publicidade nos preña de necesidades que nunca tivemos e nos que o GPS do noso coche xa sabe o camiño das grandes superficies, imos compartir neste blogue unhas cantas ideas para que, xa que non imos deixar de consumir, alomenos poidamos facelo de maneira informada e consciente.

Publicidade

Se os anuncios nos quentan a cabeza durante todo o ano, nestas datas os cantos de serea do consumismo óense aínda máis fortes. As grandes marcas lanzan campañas que nos fan sorrir, que apelan aos nosos sentimenos, que nos mostran o lado positivo da vida ou que nos lembran as supostas razóns para crer nun mundo mellor. Mais hai outros ‘anuncios’, a contrapublicidade que non nos ensinan pola tele, que nos fan ver as prácticas que estamos a apoiar cada unha de nós con actos a priori tan inocentes coma refrescar a gorxa.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Comercio xusto

Que é iso do comercio xusto? Unha ONGD? Vender máis barato? Axudar aos pobres?

8 de maio. Dia mundial do comercio xusto

Nada diso. ‘Comercio xusto’ é un concepto que apela a outra maneira de facer a compra que pasa por pór en valor o traballo das persoas produtoras e por darlle un respiro ao medio ambiente, tanto no Norte coma no Sur.

Entender a necesidade de mudar os nosos hábitos de consumo cara a prácticas coma esta é moi doado na Galiza. De seguro que todas temos na retina as imaxes aínda frescas dos tratores das nosas gandeiras peregrinando polas rúas, queixándose duns prezos do leite que non cubrían os custos de produción. Primar o leite galego por riba do que vén de fóra, e pactar con esa gandeira un prezo ‘xusto’ para ela e para nós como consumidoras sería comercio xusto. E agora imos facer un exercicio moi sinxelo: onde di ‘leite’ poñemos ‘café’ e mudamos no noso maxín esa gandeira galega por unha cooperativa do Sur: no comercio xusto prímanse os ciclos curtos de distribución fronte aos ‘alimentos quilométricos’, e veñen doutros países os produtos que non se colleitan aquí, coma o cacao ou o café.

En todo o país hai varios puntos nos que poden informarnos máis sobre o consumo consciente: cooperativas coma Árbore en Vigo; A Cova da Terra en Lugo; Panxea en Compostela; Zocaminhoca na Coruña; A Xoaninha en Ferrol ou grupos de consumo coma Eirado ou Salgueiriños de Consumo en Compostela, Loaira en Redondela, Agrelar en Allariz, A Landra no Carballiño ou A Gradicela en Pontevedra.

Banca ética

Sabemos en que empresas participa o noso banco ‘de confianza’? A onde vai parar o froito dos nosos intereses?

Campañas coma BBVA sen armas, Banco Santander sen armas ou Son cliente, non cómplice poñen enriba da mesa a resposta a esas preguntas a través do activismo accionarial. As dúas entidades mencionadas, coma outras moitas na banca tradicional, apoian empresas armamentísticas que producen bombas, explosivos, mísiles, armas nucleares ou de uranio empobrecido.

Existe unha alternativa ética? Hai máis dunha e xa están a funcionar. Se nos quedamos dentro das fronteiras galegas temos O Peto, unha entidade parabancaria que finanza a interese cero pequenos proxectos aos que a banca convencional lles fecharía a porta, coma as aulas para ter carné de conducir, unha tenda de artesanía africana ou mercar unha motoserra para poder traballar nunha madeireira. No seguinte nivel estaría Coop57, unha cooperativa de servizos financeiros que funciona en Galiza desde o 2009; e Fiare, outra proposta onde a transparencia e os principios da banca ética están por riba do beneficio económico.

Bancos de tempo

En moitas culturas se leva usado o tempo como moeda de troco real non inflaccionista. A hora dunha persoa sempre vale o mesmo a medida que pasan os anos, polo que un banco de tempo fomenta, ademais das relacións sociais, a igualdade entre quen participan nel. Como funciona? Imos pór por caso que non sabemos calcetar, mais manexamos moi ben un programa de edición de fotos. De seguro que no banco de tempo atoparemos alguén que nos axude cos puntos desa bufanda de cores, e alguén que precise que lle botemos unha man na composición dun álbume de imaxes para agasallar neste Nadal! Unha hora nosa vale o mesmo que unha hora de quen calceta.

E agora que xa coñecemos un pouco sobre bancos de tempo imos visitar Fervello na procura de alguén con coche que nos axude coa mudanza, alguén que manexe ben a tesoira e nos corte o pelo ou alguén con quen poder adestrar no noso inglés esquecido.

Roupa limpa

Este último punto ten como obxectivo as rebaixas de xaneiro. Se o noso Pepiño Grilo esperta preguntaranos se sabemos de onde vén a roupa que levamos posta e como foi producida.

Outra campaña de activismo accionarial, Roupa Limpa, danos unha resposta a todas estas preguntas, desta volta desde as xuntas de accionistas de empresas coma Inditex ou Adolfo Dominguez, as dúas galegas. Antes de mercar roupa debemos informarnos sobre quen a fixo e onde, preguntarnos por que nas etiquetas só saen nomes coma Marrocos ou Turquía e pararnos a reflexionar sobre se realmente precisamos un pantalón para cada día da semana. Tamén podemos acudir a unha tenda de balde –roupa e obxectos de segunda man que podemos levar sen deixar nada a cambio– ou recorrer ao troco, un sistema de mercado onde o que se ten en conta é o valor das cousas e non o seu prezo en moeda.

Comezaba esta entradiña cunhas verbas de Galeano. Agora xa sabemos que mudar as regras do xogo do comercio internacional non é tan traumático e que todas podemos aportar un gran de area, partindo da premisa de que as inxustizas que nacen do sistema capitalista só se combaten promovendo outro xeito de consumir que respecte o medio ambiente e as persoas.

Bo Nadal a todas!

Campañas, Comercio justo, Consumo responsable, Cooperación, Derechos humanos, Empresa, Incidencia, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Ribadeo, Santiago, Pontevedra, Vigo, Ourense… Hoy empieza la semana del comercio justo

10 de junio de 2011 a las 8:57

El próximo 14 de Mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo, en más de 70 países. Es una jornada con la que se pretende recordar que esta alternativa comercial solidaria propone otro modelo económico en el que también se tienen en cuenta los criterios sociales y ecológicos. En nuestro país, un centenar de localidades celebrarán el Día con diversos actos culturales y lúdicos, pueden consultar el detalle en su ciudad en la muy recomendable web economiasolidaria.org . Y si quieren tener información sobre sus principios y en que tiendas se pueden comprar, les recomiendo que visiten la página de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo.

Cambio a galego (pueden traducirlo aquí) porque en Galicia AMARANTE Setem, unha ONG coa que me honro en colaborar dende a súa fundación, organiza entre o 10 e o 18 e xuño a XI edición da Semana Galega de Comercio Xusto, colaborando con Verdegaia e co Sindicato Labrego Galego, nun exemplo de traballo en rede.

Este ano estará centrada nos Tratados de Libre Comercio e na privatización dos dereitos e dos recursos que as políticas neoliberais están a impoñer. E o seu programa de actos non ten desperdicio:

XIRA DE GEORGINA MOLINA

Esta mexicana é especialista en temas de saúde e no problema do feminicidio en toda a rexión. E membro da cooperativa de textil Jolom Mayaetik de Chiapas que traballa na recuperación da simboloxía Maia no vestir. Georgina ofrecerá duas conferencias e unha mesa redonda durante a súa estancia en Galicia:

PONTEVEDRA Martes 14 xuño. 20,00 h. no local de Amarante

RIBADEO Xoves 16 xuño. 20,00 h. na Casa das Letras

SANTIAGO Mércores 15. 19,00 horas na Biblioteca Anxel Casal, mesa redonda xunto a Ivan Forero da Plataforma Justicia por Colombia

EXPOSICION: MULLERES MAIAS: TECENDO A SÚA HISTORIA

O achegamento á realidade de Chiapas complementase con esta exposición na que a cooperativa téxtil Jolom Mayaetik e Kinal Antzetik achéganos á vida das mulleres indíxenas a través 20 pezas artísticas, fotografías das súas autoras e o significado Maia dos símbolos que bordan. Georgina Molina inaugura esta exposición hoxe 10 as 20 horas no Hotel ARAGUANEY de Santiago, en donde estará aberta en horario de tarde ata o 15 de xuño. Teñen mais información neste documento. Exposicion mulleres maias tecendo a súa historia

MERCADO TRANSPARENTE

Outra actividade central da Semana será a realización destes mercados nos que se pretende explicar as diferenzas dos prezos en orixe que se lle pagan ós produtores e aos que os consumidores finais mercamos. Nesta acción de rúa na que estarán presentes produtores locais, haberá comercio xusto, mercados de troco, contacontos e outras actividades. Ademais dos organizadores, partiparan a Cooperativa de Consumo A Gradicela en Pontevedra, o Mercado de Fusco Lusco en Santiago de Compostela, Fiare en Vigo ou a Asociación Veciños O Teson, a Finca As Fádegas e La Casa Azul en Ribadeo.

O Mercado transparente se celebrará:

Sábado 11 de xuño de 11,00 a 14,00 horas:

En PONTEVEDRA na Praza da Peregrina

En SANTIAGO na Praza do Toural

En VIGO na Praza da Constitución

Sábado 18 de xuño de 18,00 a 20,00 horas:

En RIBADEO na Casa das Letras

En OURENSE na Casa da Xuventude

EXPOSICION: OS ROSTROS DO COMERCIO XUSTO

No Local Social de AMARANTE Setem en Pontevedra durante todo o mes de xuño poderase contemplar esta sobre a realidade da prestixiosa Fundación Maquita, unha das principais productoras de cacao de comercio xusto ecuatorianas. Esta exposición está realizada pola Asociación Galega de Reporteiros Solidarios (AGARESO )

Uf, con tanto que facer, non sei se lles vai a quedar tempo de pedirlle as ministras que na declaración da Renda pasemos da X Solidaria a X por defecto. Xa asinaron 256 persoas!

Comercio justo, Derechos humanos, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Riqueza, Transparencia, Voluntariado
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net