Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Archivo para ‘Captación’ categoría

Chema Vera: Las ONG coherentes bajan al barro

23 de Noviembre de 2016 a las 2:18
Foto: Marcos Miguez. La Voz de Galicia

Foto: Marcos Miguez. La Voz de Galicia

Oxfam Intermon, una de las oenegé de referencia en nuestro país cumple 60 años de lucha contra la pobreza. Y no celebra su aniversario ensimismada, sino asumiendo con valentía y junto al resto de organizaciones que forman Oxfam Internacional, el riesgo de ser coherente y luchar contra la desigualdad y sus causas no sólo en Africa o América Latina sino también en España.

Detrás de esta transformación y de titulares como “El dinero fugado a un paraíso fiscal supone recortes en tu centro de salud” o «Con los refugiados no va a pasar nada, no han venido» están personas como su director general, Chema Vera, con quien he tenido la oportunidad de conversar.

Enfrentar la desigualdad extrema, seguir cerca de las personas y mantener la voz y la pasión son los tres retos que Chema cree que Oxfam Intermon tendrá en el futuro. Aquí nos da algunas pistas de como conseguirlo, o no.

 

Oxfam Intermón está denunciando en España problemáticas que antes parecían exclusivas de países del Sur: desigualdad, fraude fiscal o baja calidad democrática. ¿España es ya un país de terreno?

No como objeto de cooperación pero si como objeto de lucha por la justicia social y de defensa de derechos y de trabajo con población vulnerable. Sigue habiendo muchas diferencias pero creemos que debemos hablar de una desigualdad y pobreza crecientes en España porque sus causas son globales, máxime en desigualdad o fiscalidad, donde pueden afrontarse desde África, América Latina o Europa de una forma diferente.

Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ya no hablan de pobreza de aquí y de allí sino de causas y compromisos compartidos. ¿Qué implica?

Nuestro informe conjunto con Unicef nos permitió hablar sobre la contribución de España a los ODS con sus políticas de cooperación y comercio exterior. Pero también en como se van a cumplir en nuestro país los compromisos de reducción de pobreza infantil o acceso a calidad de servicios sociales que deben plasmarse en un plan nacional específico.

Los nuevos ODS son una buena noticia. No sólo abordan las consecuencias de desigualdad o insostenibilidad sino sus causas estructurales. Por ejemplo, el objetivo Hambre Cero reconoce que fracasará si no se cumplen lo previsto en cambio climático. Ojalá fuera mas potente su redacción pero en ODS como el 10 se habla de desigualdad y supone sin duda una oportunidad para demandar políticas estructurales a nivel internacional y en España.

“Los indianos fracasados vuelven a casa” Una expresión escuchada en ONG de acción social ante la actuación en España de organizaciones que antes trabajaban en desarrollo. Debates clásicos en cooperación como empoderamiento o apadrinamiento tienen su equivalente entre inclusión activa o un rancio asistencialismo. ¿Luchar contra la pobreza y sus causas o maquillarla?

Creo que si lo enfrentamos creando campos excluyentes acabamos cayendo en el error interesado de quienes quieren diferenciar a pobres de aquí con pobres de allí. Si lo vemos desde el enfoque de la mera captación de captar subvenciones o el oportunismo de cambiar mi imagen falseando mi imaginario si es válido el debate.

Nuestra respuesta es que nunca ha habido fronteras para los derechos o la solidaridad. Para quienes trabajamos desde este enfoque de causas o de derechos en África o América Latina es más difícil hacer fronteras y caer en este error, y es más fácil compartir agenda y espacios en España. Y creo que ha sido acertado porque hemos contribuido al debate político publico español y no nos ha mermado la capacidad de hablar de otros países, al contrario, ha reforzado nuestro discurso, hemos podido hablar más de América Latina por ejemplo.

El 99% de nuestros ingresos seguirán destinándose a cooperación o ayuda humanitaria. No vamos a abrir programas propios pero si a utilizar una parte de nuestros recursos libres a apoyar con recursos, apoyo técnico, formación o hasta amparo mediático a organizaciones sociales en España, y en dos sectores: población migrante y refugiada y violencia contra las mujeres.

Hacer incidencia política defendiendo derechos o denunciando desigualdad solos o a través de redes: la Plataforma por la Justicia Fiscal, Polétika… Algunas entidades protestan al sentirse obligadas a posicionarse sobre temas incómodos. ¿Es acertada la defensa radical de derechos?

Desde luego que si. Desde el respeto, pero si realmente como organización nos creemos el enfoque de derechos y no es mera retórica o unas palabras escritas en un marco lógico o en la memoria de actividades, ser coherente con esta misión implica exponerte, supone tensión, correr riesgos. Y si no…

¿Y si no?

haciendanosomostodos cartelTienes que sentir que estás saliendo de tu zona de confort, sintiéndote incómodo con las contradicciones. Podrás hacerlo mejor o peor pero por lo menos entras en terrenos donde hay una oportunidad para el cambio y de influir en sectores hasta ahora desmovilizados. Estamos comprobando que le hemos puesto explicaciones, argumentos y propuestas de acciones a una percepción de desigualdad que ya existía en mucha gente. Faltaba explicarla, dar posibilidades de actuación.

Pasar de denunciar los recortes en la cooperación al desarrollo (que seguimos haciendo) a presentar un informe de calidad contra la reforma fiscal de Montoro, es más arriesgado, pero es ahí donde debemos estar si nos creemos el enfoque de derechos y ese cambio de ideas, valores y actitudes políticas y prácticas.

Seguir con nuestra tradición de hacerlo solos o acompañados. Trabajar solos con acciones propias o en alianza con otros donde pongamos en juego nuestra identidad y marca (como la campaña contra el tráfico irregular de armas con Amnistía Internacional, Greenpeace o Fundació per la Pau, o la campaña sobre refugiados con otras ONG). Y participar en redes donde nuestra marca desaparece y se debate y actúa sobre causas comunes. Entre los tres espacios debemos seguirnos moviendo.

Sabiendo que los beneficiarios de Oxfam Intermón están a miles de kilómetros y los de las ONG de acción social en la calle de al lado, ¿Qué le dirías a quienes siguen diciendo que su organización es apolítica?

Que me digan como. Aunque sean entidades que se limiten a recaudar fondos, es tremendamente difícil afirmar ser apolítico cuando se esta trabajando con personas en vulnerabilidad y lo que haces no es ajeno a lo que ocurre en tu contexto local, a las normas que dificultan la inserción laboral o la alimentación. Solo con el hecho de prometer unas cuantas becas comedor se está tomando una posición política muy clara aunque no quieras.

fraude-fiscal-pringao-oxfam-intermonIncluso en un pretendido sentido asistencialista de trabajar solo las consecuencias estás asumiendo un cierto rol que más te vale reconocer. Máxime si se presume de tener un enfoque de derechos, lo que obliga a tomar postura y partido por las victimas. Nuestra acción política parte de las personas y sus derechos. En otras se puede partir de las ideas o los estudios, pero en nuestro caso vienen luego y este posicionamiento casi inevitable nos obliga a ser innovadores, a intentar conectar con una sociedad española que se ha revitalizado políticamente en los últimos ocho o diez años, nos guste o no.

Lo que pasa es que se confunde apolítico con apartidista. Organizaciones como Oxfam Intermón, Amnistía Internacional, Greenpeace o Médicos Sin Fronteras hemos demostrado que se pueden tomar iniciativas contundentes y comprometidas políticamente sin que se nos puedan asociar con ningún partido. Como cuando reclamamos la reforma de la Constitución y que los derechos sociales y económicos se conviertan en fundamentales y tengan la misma obligatoriedad para nuestro gobierno dentro y fuera de España. Ahora, esto no es estar precisamente en la zona de confort.

¿Cuales son los retos a los que se enfrenta el Tercer Sector Social en España? 

Relevancia para la sociedad, seguir siendo referentes para ciertos temas más allá de las actuación concreta.

Rendición de cuentas sobre lo que estamos consiguiendo con nuestra actuación (acción humanitaria, acción social, incidencia, cooperación, me da igual) gracias al apoyo de la sociedad, bien sea indirectamente con financiación pública o con cuotas de socias o donativos.

Conexión con la gente joven y conseguir su adhesión. El paso de la persona socia o donante de toda la vida a jóvenes activos en el mundo digital, que requieren una cercanía, transparencia e implicación muy superior a la que estamos acostumbrados.

¿Sigue siendo necesaria la cooperación al desarrollo? ¿Hay vida después del 0,7%?

Si claro. Hay que seguir defendiendo un volumen de fondos suficientes. No estoy de acuerdo con la postura de que ya no hay que pedir dinero. Si la política pública española de cooperación al desarrollo no crece, más vale cerrarla, porque llega un momento en que con tanta reducción no llega ni para soportar los costes de estructura y lo que cuesta una dirección general sin apenas tiene recursos para gestionar.

Comic Niñas Abuso sexual Nicaragua CooperaciónPero hace falta una renovación del rol, los instrumentos de cada actor y la narrativa de cómo lo estamos contando. Y esto afecta y mucho a las ONGD. Creo que tuvimos un boom de financiación rápida y excesivamente fuerte, que digerimos como buenamente pudimos, haciendo mucha maquinaria de proyectos que ahora ya no existe.

Debemos evolucionar hacia una cooperación de valor añadido. Que se nos mida y valore por el impacto de nuestros programas: con quien más los hacemos (en terreno o internacionalmente), en si aportamos conocimiento, influencia, trabajo en red, una especialización fuerte, etc. Si eso no se explicita, la narrativa antigua de simplemente gestores de la cadena de solidaridad o la relación con intermediarios, está muerta. Máxime porque es vertical y estamos en un mundo cada vez más horizontal, en donde hay países con capacidades mucho más fuertes que en el nuestro.

También está muerto un sector de ONGD ensimismado con la bandera de más recursos o del 0,7%. Sólo puede funcionar por la vía de quitarse las orejeras, asumir un enfoque de derechos, de compartir causas con otros o asumirlas para ampliar nuestra base social y el respaldo a la cooperación al desarrollo. Al sector le ha venido bien la reducción de las ONG y que haya más fusiones e interrelaciones y que se nos mida por lo que aportamos, no por lo que gestionamos.

Recaudar fondos denunciando desigualdad y fraude fiscal: ¿Suicidio o genialidad?

Fue una decisión difícil. Cuando entras en una denuncia de desigualdad o intereses de grandes empresas, salvo excepciones como la Fundación La Caixa con la que puedes entrar en un dialogo sofisticado, a la mayoría ni se les pasa por la imaginación financiarte. Tienen otras organizaciones disponibles mucho más blancas y con causas mucho más sencillas.

Hay una renuncia implícita a este tipo de financiación, pero afortunadamente la realidad económica es mucho más amplia, con mucha pequeña y mediana empresa y alguna grande que si que participan. Hay algunos donantes que aún teniendo muchos ingresos entienden la dialéctica de desigualdad y la defensa de una fiscalidad justa y un reparto de la riqueza.

¿Que es una ONG blanca?

Aquella con un posicionamiento político público mucho menos anguloso o sistémico. Puedes denunciar en tu boletín la situación de los niños soldado o la trata, porque queda muy lejos. Pero la clave es que hacer cuando te vas haciendo más fuerte: si denuncias abiertamente las causas políticas o económicas que provocan o consienten estos hechos y retas al sistema, te haces un poco menos blanco. Entras en un cierto barro, y hay que hacerlo con mucho rigor y apoyo público, siempre con la conexión de las personas para explicar y explicitar el por qué hacemos una acción y no otra.

¿Y funciona con pequeños donantes?
Si. Con campañas como las de escaqueo fiscal o subirnos a la denuncia de los Papeles de Panamá hemos conseguido miles de nuevos socios. No por una emergencia, sino por una campaña política.

Incluso en campañas más tradicionales, como la que haremos en Navidad estamos intentando innovar nuestro marketing, conectando, en una campaña con el lema No hay más excusas, un proyecto con mujeres en Burkina Faso con la incidencia política sobre el cambio climático. Es decir, relacionar un proyecto y a unas personas a las que se les niegan sus derechos con una causa global y hacer una narrativa sobre este aquí y allí. La posibilidad de que se enganchen nuevas personas es alta.

@Chema_Vera

AFRICA, ASIA, Campañas, Captación, CENTROAMERICA, Comercio justo, Consumo responsable, Cooperación, Corrupción, Derechos humanos, Desarrollo rural, Desigualdad, Empresa, Impuestos, Incidencia, Inversión social, Medio ambiente, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas Migrantes, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, SUDAMERICA, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contra la corrupción: ¿Quién cobra la obra?

28 de Octubre de 2014 a las 15:24

Foto: Xosé Cuns

Pensaba comenzar este artículo con la casualidad de publicarlo tras estallar el último caso de corrupción politica, la Operación Púnica.  La verdad es que da igual el día en que se publique, siempre habrá algo con lo que indignarnos. En la última semana, así de memoria,  las tarjetas de Bankia, el premio al anterior alcalde de mi castigada ciudad en forma de delegado en Galicia de la empresa pública Tragsa (con más sueldo que como alcalde, pocos insultos caben más a las miles de personas decentes con las que convivo) o la aún apenas destapada trama de subvenciones de formación en la Consellería de Traballo de la Xunta de Galicia.

Les repito la pregunta de hace unas semanas ¿Democracia con transparencia o desigualdad y corrupción?. No se puede afrontar honestamente la lucha contra la pobreza sin encarcelar a los ladrones, sinplantearse como luchar contra la ciénaga de corrupción en la que vivimos y los 40.000 millones que nos cuesta al año.

Pero este es un blog en positivo. Y en este tema de la lucha por la transparencia hay buenas noticias desde la Fundación Civio y puede haber más si se animan como yo a financiar el proyecto ¿Quién cobra la obra? que hoy les presenta Javier de Vega, uno de sus integrantes. Otro de ellos, Cristina Moreno presentó hace unos días en Galicia el trabajo que realizan por la transparencia, reconociendo quela contratación pública es un gran agujero negro, no hay información sistematizada

Hace un año Javier les presentaba otro de los proyectos de Civio, ¿Quién manda? . Gracias a este proyecto, financiado también mediante crowdfunding, podemos conocer bastante mejor las telas de araña del poder en las que crece la corrupción, como las de don Francisco.

Gracias Javier

¿Por qué deberíamos vigilar entre todos los contratos de obra pública?

Tal vez no resida usted de la comunidad autónoma de Aragón, pero quizá haya leído estos días en los medios sobre el caso de corrupción urbanística del Zaragoza Plaza. En pocas palabras, se trata de una adjudicación a dedo a una importante constructora para levantar una plataforma logística. La UDEF está investigando un pufo millonario, con más de 94 millones sin justificar, urdido por vías que seguro que le suenan: cobro de trabajos no realizados, sobreprecios sobre obras sí realizadas, certificaciones fraudulentas y facturas falsas para cargar gastos inexistentes. Si este caso le resulta ajeno, seguro que hay otro similar muy cerca de su casa.

El del Zaragoza Plaza es un caso reciente y representativo de las extracción de recursos públicos debido a al fallo de todos los mecanismos de control que pesan sobre los procesos de contratación pública. Y en particular, sobre los contratos de obra civil, la parte más golosa de eso que para algunos parece haber sido todo un pastel durante los años de la burbuja y el ladrillo. Mecanismos que fallan, prácticas opacas…

Aclaremos una cosa: no todas las prácticas opacas que rodean a la contratación de obra civil tienen por qué ser prácticas corruptas. No todas las conductas opacas sirven para ocultar un hecho ilegal, pero limitan la capacidad vigilante de cualquier ciudadano concienciado sobre la gestión de lo público.

De acuerdo, ¿pero por qué querríamos usted o yo auditar la contratación de obra pública?

En primer lugar, porque el dinero de la obra pública es de todos, y tenemos derecho a saber a quién estamos contratando. Sí, deberíamos poner nombre, y siempre con datos fiables, a las personas y empresas que más se han beneficiado de estas adjudicaciones y conocer mejor sus vínculos con lo público. Al fin y al cabo, no contaremos con una panorámica amplia del problema si no investigamos tanto del adjudicador como del adjudicatario.

En segundo lugar, porque la ley tiene goteras: exige neutralidad y transparencia en los pliegos administrativos de los procesos de contratación, pero es necesario comprobar si estas dos condiciones se respetan. De hecho, también prohíbe expresamente trocear contratos para eludir las obligaciones de publicidad o del procedimiento de adjudicación, y basta bucear en las hemerotecas para encontrar numerosos ejemplos de obras edificadas “a cachitos”. El Zaragoza Plaza pone de manifiesto la existencia de sobrecostes y de gastos inexistentes, pese a que la ley no permite ampliar el coste de una obra a mitad de la edificación si esa variación no responde a los objetivos iniciales de la infraestructura.

Lo grave radica en que, pese a todas estas vulnerabilidades de control, los ciudadanos aún no tenemos acceso a información clave sobre estas adjudicaciones, que sí tiene cualquiera en países como Reino Unido. Se trata de información consolidada, verificable, abierta y reutilizable tan básica como los precios de adjudicación, las fechas de ejecución y la trazabilidad de todos los cambios importantes, cuál es la administración pública que paga la obra, los nuevos costes de ejecución (de haberlos) y, lo más importante, qué empresa se llevó el contrato.

Arrojar luz sobre la obra pública y promover medidas de transparencia no va a acabar de un plumazo la corrupción, pero sí va a hacer posible una vigilancia más precisa y fundamentada por parte de los ciudadanos. Y sólo por eso ya merece la pena.

Por eso, desde la Fundación Ciudadana Civio (que ya hemos escarbado anteriormente en múltiples fuentes de información para investigar los indultos, los vínculos entre los poderosos, la distribución del gasto público, las leyes, decretos y nombramientos que aparecen en el BOE y otras lagunas informativas) queremos investigar en 2015 estos contratos de obra civil.

¿Quién cobra la obra?

Esta iniciativa consiste, lo primero, en extraer del BOE por medios informáticos todos estos datos relevantes y armonizados (para estas grandes adjudicaciones, el BOE presenta más y mejor información normalizada que el Portal de Contratación del Estado). Con ellos queremos crear una base de datos pública y reutilizable para cualquier ciudadano, empresa, colectivo u organización. Una vez extraída la información, la analizaremos para encontrar ejemplos de prácticas poco transparentes en este terreno. Y, como ya nos estamos familiarizando con la Ley de Contratos del Sector Público, una de las complejas a las que nos hemos enfrentado, elaboraremos recursos y materiales didácticos para explicar en negro sobre blanco las normas escritas y no escritas de la contratación pública.

Para hacer realidad ¿Quién cobra la obra? hemos iniciado una campaña de micro-financiación colectiva que ya ha recibido el apoyo de 145 personas en apenas 21 días. Estamos al principio de la senda, y ésta debe llevarnos a tener todos los datos importantes de los grandes contratistas de obras públicas, ordenados, estructurados e investigados a lo largo de 2015. Si el proyecto prospera, será la primera pieza de una gran radiografía de la contratación pública. Al BOE sumaremos el BORME y todos los portales de contratación locales y autonómicos. Y de la obra civil pasaremos a otros sectores.

Es una causa ambiciosa. De momento, abordamos con ilusión el primer paso. Si desea ampliar información, o intentar ayudarnos a que se convierta en realidad, por favor visite la campaña. ¿Quién cobra la obra? De momento, lo qué si sabemos es que la pagamos todos.

@civio

Imagen de previsualización de YouTube Administración, Campañas, Captación, Corrupción, Desigualdad, Exclusión, Heroes cotidianos, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Emergencia en Filipinas. Ahora… y el mes que viene

11 de Noviembre de 2013 a las 22:30

Foto: Oxfam Intermon

Cuando lean este artículo, seguramente ya habrán pasado más de 3 días desde que el tifón Haiyan comenzó a devastar las costas filipinas.

72 horas decisivas en cualquier emergencia humanitaria para intentar reducir el sufrimiento inmediato y futuro de las víctimas. 72 horas en las que en un escenario de destrucción total se deben realizar dos tipos de tareas:

Movilización inmediata de recursos: refugio, ropa de abrigo, higiene, agua potable, comida, atención médica (incluyendo salud mental, estrés postraumático), equipos de registro y protección (posible problemática de menores desamparados, familias que han perdido a sus seres queridos), etc.

Evaluación inicial de las necesidades para disponer de un panorama de la situación que garantice la eficacia de la respuesta y que esté accesible para todas las instituciones públicas (locales y nacionales), agencias de Naciones Unidas especializadas o de países donantes y ONG y que desde el principio, si o si, deben actuar coordinadas para cubrir el máximo de las necesidades de la totalidad de la población más vulnerable.

Es notable la calidad de muchas de las ONG que intervienen y el aprendizaje en emergencias previas (como en Haití), pero también lo regulada que está su actuación para asegurar el mínimo tiempo de respuesta, con procedimientos como el MIRA (Evaluación Multisectorial Inicial Rápida) o manuales de intervención como el Proyecto Esfera, reconocidos por haber establecido nociones de calidad, rendición de cuentas y principios que deben estar presentes en toda intervención humanitaria:

Evitar exponer a las personas a daños adicionales como resultado de nuestras acciones.

Velar por que las personas tengan acceso a una asistencia imparcial, de acuerdo con sus necesidades y sin discriminación.

Proteger a las personas de los daños físicos y psíquicos causados por la violencia y la coerción.

Ayudar a las personas a reivindicar sus derechos, obtener reparación y recuperarse de los efectos de los abusos sufridos.

Foto: Erik de Castro/ Oxfam

Dentro de dos semanas, empezará otra fase en la respuesta humanitaria: pasar de la emergencia a la rehabilitación para reconstruir las condiciones previamente existentes. Y con un requisito imprescindible para evitar muchos fracasos anteriores: hacerlo con el gobierno de las autoridades e instituciones locales.

En breve empezará a disminuir la presencia de esta tragedia en medios de comunicación… y los donativos. Será en este momento cuando hagan tanta falta como ahora.

Si son de los que no comparten esa absurda división entre “pobres de aquí y pobres de allá”, permítanme hacerles una recomendación: si pueden donen su tiempo o su dinero ahora, pero anoten en su agenda volverlo a hacer dentro de un mes. Multiplicarán su solidaridad.

Hasta aquí lo que se ha publicado en la edición de papel de La Voz de Galicia.  Allí no tengo espacio para agradecer la ayuda recibida para realizar este artículo “de emergencia“. Aquí si, y de paso puedo presentarles a algunas personas que vale la pena conocer: Helena Capera de la Coordinadora Galega de ONGD, Rafael Veiga de Taller de Solidaridad (una ONG promovida por las Siervas de San José con mucha experiencia en Filipinas), Maika Beltrán, de Oxfam Intermón en Galicia y especialmente a Ofelia García, una de las más reconocidas expertas en ayuda humanitaria y cooperación al desarrollo y de cuya profesionalidad y honestidad hemos tenido la suerte de aprender muchas personas.

Gracias

@xosecuns

No me pidan calma (en Facebook)

Foto: EFE

Campañas, Captación, Cooperación, Hambre, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Personas
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¡Gracias por tu ayuda Senegal!

29 de Agosto de 2013 a las 15:31

La noticia me ha sorprendido:

El Gobierno de Senegal ha anunciado una ayuda de 325.000 euros para el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias.

Las razones de su director, Basilio Valladares, son claras: “Somos un centro como muchos otros que estamos buscando financiación por diferentes vías. Es la primera que se ha conseguido y se está en conversaciones con otros países como Guinea Ecuatorial, Cabo Verde, Nigeria y Angola. El acuerdo con Senegal representa una pequeña proporción del total de nuestros fondos para investigar e irán destinados a proyectos de investigación centrados en enfermedades del país africano. Además de la continuidad de las investigaciones, la ayuda senegalesa se destinará a la formación de personal y a la instalación de laboratorios en ese país que serán el germen de un instituto científico propio

¿Es una mala noticia?

Algunas reacciones son algo molestas: vergüenza que nos financie un pais pobre, pena por el prestigio perdido, a esto nos lleva la corrupción, melancolía por lo que nosotros fuimos en cooperación y míranos ahora…

Quizá sea oportuno felicitar al Instituto, la Consejería de Acción Exterior del Cabildo de Tenerife y el propio gobierno senegalés. Por acciones como esta puede pasar en parte el futuro de la cooperación al desarrollo.

Entiendanme bien, es despreciable el desmantelamiento canalla de los fondos de lucha contra la pobreza dentro y fuera de España y el sufrimiento que está causando en millones de personas, además de una ruinosa pérdida de oportunidades para el desarrollo. También lo es el suicidio futuro que como pais nos estamos asegurando al erradicar adrede presupuestos de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) en esta carrera loca por volver a los años 60, al “que inventen ellos” y al “capitalismo de amiguetes“.

Pero para llorar siempre hay tiempo y mientras resistimos está bien ver cómo innovar buscando formas de financiación, con modelos de cooperación más horizontales que la habitual verticalidad (¿la del 0,7% ?).

Horizontal porque se aprovechan los recursos humanos técnicos propios y se refuerza su papel, porque se asegura la implicación del gobierno de Senegal (¿no es este uno de los principios de la Declaración de París?) y su exigencia de resultados por la cuenta que le trae, tanto los propios de la investigación como la formación de personal local. Y si algún día los investigadores canarios tienen que irse a vivir a Dakar porque el gobierno español o canario siguen con la incompetencia de no financiales, tendrán un futuro rodeados de compañer@s senegaleses.

…Por cierto, quizá así aprendamos del ejemplo y en vez de tener a muchos inmigrantes senegaleses malvendiendo en nuestras aceras empecemos a verlos como posibles responsables de exportación en nuestras empresas. Espíritu, iniciativa  y capacidad no les faltan.

Horizontal porque es mucho lo que, a nivel personal, pero también organizaciones e instituciones españolas han aprendido y sobre todo pueden aprender de como gestionar mejor con muchos menos recursos y en condiciones sociales y políticas difíciles. Muchas de las llamadas contrapartes (socios en el pais de destino) saben de sobra como enseñarnos a luchar contra la pobreza y la desigualdad manteniendo la dignidad de las personas.

Positiva porque trabajando juntos se puede acceder a nuevas fuentes de financiación (como así se apunta desde el Instituto y como ya están haciendo algunas ONG de acción social espabiladas): de instituciones públicas multilaterales, fundaciones privadas, etc. Avergonzando así de nuevo a nuestros gobiernos por no hacer lo que debieran y dejar a su suerte la viabilidad de proyectos solventes que han financiado históricamente.

Tomemos ejemplo. Es muy triste el desmantelamiento de la política de cooperación al desarrollo de la Xunta de Galicia, por ejemplo, como la de otras comunidades autónomas. No repito de nuevo las razones evidentes de lucha contra la pobreza, pero si añado la escasa visión estratégica y de futuro, por la pérdida notable de vías de colaboración, de obtener nueva financiación multilateral y oportunidades de aumentar nuestra presencia en el exterior y de hacerlo favoreciendo el desarrollo de muchas personas.

Es inmenso y ya demostrado en múltiples casos, el potencial de organizaciones, instituciones, universidades, empresas, etc. y de muchos gallegos y gallegas para poder impulsar proyectos de cooperación con otros países, beneficiandose ambas partes: agua, pesca, desarrollo forestal, salud, consultoría, ingeniería, servicios sociales…

Que cooperen ellos. Es más cómodo.

Pero mejor tomarlo con un poco de humor: Africa: Ya estás ayudando a Noruega. ¡Ahora nos toca a nosotros. No nos falles!!

Les recomiendo ver el video directamente en Youtube, con subtítulos en castellano. ¡Y con los altavoces puestos para cogerse de las manos al escucharlo!

Imagen de previsualización de YouTube

@xosecuns

No nos pidan calma (en Facebook)

AFRICA, Captación, Cooperación, Empleo, Empresa, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Hay otros mercados (o sobre yogurteras y algunos trucos para ser una pareja feliz)

28 de Mayo de 2013 a las 11:52

No espero muchas visitas al blog estos días. Con los últimos post desbordados de enlaces sobre fraude fiscal, violencias de ricos y pobres y alternativas varias para consumir, no creo que me tengan mucho cariño. Como además ando de gira por algún blog de prestigio y como en breve espero que ilumine esta pantalla una experta de mucho pero que mucho prestigio,  nada mejor que bajar el nivel del blog para que luzca aún más.

Así que como hoy estamos aquí cuatro gatos, les confesaré que el pasado sábado fue un día triste: no pude encontrarme con los brazos de la mujer amada.

Haciendo de la necesidad virtud y sabiendo que con su dolorosa ausencia no habría alusiones a mi presunto “perroflautismo” ni a los personajes de cierta película de Walt Disney, me fui con alegría a participar en el Mercado do Caracol.

Este mercado es una iniciativa (¡otra más!) que organizan vecinos y vecinas del barrio de San Pedro. Conocer este barrio es una razón para visitar Compostela, especialmente en la última semana de junio cuando celebrarán su fiesta anual. Ya les conté hace un par de años lo que se pueden encontrar y disfrutar en estas fiestas.

Con este mercado pretenden crear un espacio de solidaridad dando la oportunidad a vecinos y vecinas de vender, cambiar o donar objetos domésticos, además de difundir hábitos sostenibles y de consumo responsable.

Fue un éxito.  Yo me llevé dos maletas llenas de libros, DVD, CD y cachivaches diversos.

Ni hasta en este tipo de eventos, mi mente empresarial descansa y me marqué como objetivo 50 euros en ventas.  72 euros conseguí utilizando diversas e innovadoras técnicas de venta (entre las que la amenaza de regalar un libro con fotos de la Diputación de A Coruña de dos kilos de peso fue la más efectiva)

Decidí donar este cuantioso importe a varias causas que me han motivado en los últimos meses. Se las cuento, por si les sirven de inspiración para cuando organicen su propio mercado:

  • Una tasa contra la pobreza, de Intermon Oxfam y otras peleonas entidades como Inspiraction que conforman la “Alianza por la tasa Robin Hood“. Les hablé de ella la semana pasada con la esperanza de que quizá esta vez no sigan pagando los de siempre.  Por cierto, ¿le han pedido a nuestro ministro Montoro que la implante ya?.
  • Campaña Ropa Limpia. Una red internacional de ONGs, sindicatos y organizaciones de personas consumidoras que lucha para mejorar las condiciones laborales en la industria textil y de material deportivo.  En Galicia la lidera desde hace años  Amarante Setem. Obligado tras la tragedia en Bangladesh.  Les recomiendo el esclarecedor artículo ¿Quien engaña a quien?
  • Referentes. Una delicia de proyecto de la Fundación Trébol que está permitiendo encontrar personas voluntarias en Galicia para acompañar a chicos y chicas sin apoyo familiar en su camino hacia la emancipación.
  • Banca ética Fiare Galiza. A punto de empezar a andar como les comentaba al hablarles de las muchas posibilidades que ya existen para una economía al servicio de las personas.
  • Cocina Económica de Santiago. En una época en la que estamos volviendo a todo correr a un asistencialismo trasnochado, me convence además de su esfuerzo diario por alimentar con dignidad a centenares de personas, que intenten dar un paso más y avanzar en la inclusión social.

No pude vender la yogurtera, es cierto, a pesar del interés que despertó. Pero les informo que funciona a la perfección y que no tengo intención de venderla.

Tampoco vendí el libro “100 trucos para ser una pareja feliz” pero me han hecho reflexionar tanta inseguridad y bromitas de clientes y clientas sobre sus relaciones de pareja o preguntas sobre mi estado civil presente y pasado. Se pongan como se pongan en La Voz no pienso hacer otro blog sobre este tema, aunque podría.

Podrán comprar este y otros libros el año que viene. Y mientras tanto les agradezco sus sugerencias para hacer este tipo de comercio por internet.

Les dejo con un video de Foodtopía sobre la historia de los alimentos. Me ha llegado desde la organización “O canto da balea“, dedicada a la promoción y fomento del consumo de productos de pesca artesanal responsable y sostenible. Su filosofía tiene mucho que ver con la del Mercado do Caracol.

¿Cuando organizan el de su barrio?

@xosecuns

No nos pidan calma (en Facebook)

Imagen de previsualización de YouTube Captación, Comercio justo, Consumo responsable, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Voluntariado
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Ideas insolentes contra la parálisis solidaria (I)

15 de Marzo de 2013 a las 17:18

Hace unas semanas levanté una cierta polvareda al escribir sobre la “parálisis solidaria”, la crisis de liderazgo que observo en muchas organizaciones no lucrativas. Acababa diciendo que podíamos seguir maldiciendo la oscuridad pero sobre todo debíamos encender velas.

Desde entonces, aparte del debate y de la oportunidad de conocer a personas comprometidas con la mejora de este sector, descubrí algunas luces más que me hacen abrigar un cierto optimismo. Paradójicamente,  la mayor satisfacción la he tenido participando en Valencia en el Foro Internacional para la Innovación Social, organizado gracias a profesionales y voluntarios de Jovesolides , una entidad dedicada a promover el desarrollo comunitario a través de jóvenes líderes.

Paradójico porque al tiempo que se agravó mi impresión de parálisis en muchas entidades, cabreadas pero resignadas cual lemmings ante un futuro aparentemente inexorable, pude descubrir una infinidad de propuestas innovadoras: emprendimiento social, economía del bien común, comunicación, crowdfunding, participación ciudadana, responsabilidad social… Ya se las iré presentando en primavera para alterarles la sangre un poco.

Con buen criterio, en el Foro nos prohibieron utilizar la palabra crisis. Entre esto y que lo del suicido de los lemmings es un mito, me atrevo a proponer algunas perogrulladas para salir de la parálisis solidaria, por si le sirven. Me disculparán el tono insolente en algún momento, pero ya me conocen, es una insolencia optimista y desde el cariño.

Lo que importa son la causa y las personas (para, por y con las que trabajamos), no la marca de mi organización (que puede que sobre e igual hasta estorba).

O dicho de otra forma, las ONG son un medio, no un fin en si mismo.

Y es que con decir que somos los buenos o que lo hacemos mejor ya no basta. Hay que creer en lo que hacemos y demostrarlo con calidad y objetividad.

¿Nos creemos tod@s la misión y valores de nuestro Plan Estratégico? ¿Si? Pues no hay excusa para que cada trabajador o voluntario haga este año un mínimo de 20 nuevos socios. Pídaselo, pídaselo, o sugiéralo para que no haya que hacer el ERE…

Porque las personas SI tienen sus causas y se mueven por ellas y no por los logos. Y son desconfiadas. Buenas noticias:  se acabó la cobardía de decir que ONG o voluntarios somos apolíticos.

Hay que mojarse y aceptar el desafío de politizar: ¿luchamos contra las consecuencias o contra las causas? ¿inclusión o asistencialismo?¿apadrinar o empoderar? ¿pena o justicia? ¿Repolitizar la cooperación? ¿Qué opinan de estas fotos en su ONG?.

No hay futuro solos. La otra señal de la cruz

Imagen de previsualización de YouTube

Fortalezca su cuello mirando de arriba a abajo y a los lados. Crear red: ¿Para que sirve su ONG? ¿Qué sabe hacer mejor? ¿Qué puede hacer mejor con otros? ¿Qué hacen mejor otras ONG?

Insistir en mantener numantinamente todas las áreas o servicios que teníamos antes de la crisis era y es un despilfarro de fondos públicos o del dinero de sus donantes.

Haga testamento (o imagine posibilidades al menos)

Póngase en lo peor: Si su ONG tuviera que cerrar: ¿quién podría seguir con su labor? ¿Cuál atendería mejor a sus participantes-que no usuarios-?

Aunque por ahora no se atreva, es sano ir pensando con quien se podría fusionar, absorber o ser absorbido, colaborar, crear una alianza, especializarse…

Antes de hablar de complicadas fusiones (de ahí mi admiración por los valientes que escuchan y crean por ejemplo Alianza por la Solidaridad, el Grupo de Convergencia Asociativa o el Vives Proyecto),  hay muchas opciones de colaboración posibles con las que ahorrar costes: especializar servicios, compartir (local, areas, personal, funciones, clientes, actividades, gastos, etc), crear una central de compras, externalizar,presentar proyectos conjunto… Y en todo caso si al final cierra, hacerlo con orden es el mejor servicio que le puede hacer a las personas para las que dice trabajar

No se limite a su gremio. Es uno más

Discapacidad con discapacidad, desarrollo con desarrollo, inmigrantes con inmigrantes, jóvenes con jóvenes, progres con progres, ONG con ONG, empresas con empresas, católicos con católicos… uf.

Lo de cada oveja con su pareja empobrece y no es lo que ocurre en este mundo de sanas mezclas. Convertirse en entidades promotoras del cambio social, como propone la interesante iniciativa Smart CSOS, empieza dando pequeños pasos basados en valores comunes: compartir areas (orientación laboral, incidencia, etc), el informe sobre crisis y desigualdad, el impulso de un laboratorio/aldea social en Galicia con más de 30 entidades implicadas (colegios profesionales, ONG de todo tipo, oficinas de voluntariado, banca ética, economía social…), la marea naranja, software libre …

(Si, ahora ya saben porque a veces me llaman el “Trotaconventos” o por qué se burlan cuando utilizo la palabra sinergia…)

Apostar por las federaciones

Impulsarlas implica optimizar drásticamente gastos, centrándose las entidades miembro en el trabajo directo con las personas y la federación en los gastos de estructura. Y mejor liderarlo entre sus entidades que se lo “sugieran” sus financiadores. Un par de preguntas inquietantes: ¿tiene sentido que una administración autonómica siga dispersándose apoyando proyectos locales en vez de apostar por los de ámbito autonómico?. Si una federación está formada por 15 ONG, ¿tiene que tener cada una de ellas su gerente, contable, informática… o llega con uno y lo que nos ahorramos lo dedicamos a impulsar nuestra causa?

Apostar por las Coordinadoras. Si sirven…

Contrariamente a lo que la miopía dicta, pagar una cuota es una inversión, no un gasto. En pocos sitios como en las coordinadoras, además de su natural función de incidencia política o defensa de los intereses de su sector,  sus profesionales tienen una visión tan completa del mismo, de las posibilidades de colaboración, de ahorro de costes, de obtener sinergias a todos los niveles (estatal, autonómico, local…)

Pero como inversión que es, debe exigirse su retorno, participando activamente y con generosidad en sus actuaciones. Mi experiencia  es que es rentable hacerlo: en visibilidad de la causa y de mi organización, incidencia política, ahorro de costes…

Y si cree que no sirve estar por estar o irse sin más no es honesto. Antes de hacerlo convoque una asamblea y plantee su disolución.

“Todo poder implica una responsabilidad”

Se lo decía su tío, o no,  a Spiderman. En España, a las superheroínas de la acción social les gusta llamarse también “entidades singulares “ y como tal reclaman un espacio destacado en iniciativas ilusionantes como la Plataforma del Tercer Sector:  Caritas, Cruz Roja y la ONCE.

Pues eso… y no sólo en Madrid. ¿O harán como las grandes ONGD y la cooperación descentralizada?

Seguirá. Ahora les dejo con Victor, Pamela, Lorena, Antonio… sus causas valen la pena.

 

@xosecuns

No nos pidan calma (Facebook)

Campañas, Captación, Comunicación, Cooperación, Derechos humanos, Incidencia, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Pobreza, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia, Voluntariado
Escrito por xosecuns 33 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net