Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Archivo para ‘Mujeres y hombres’ categoría

Acabas en la calle huyendo del machismo y te encuentras con lo mismo

25 de noviembre de 2018 a las 23:29

Comencé a salir de la calle cuando dejaron de tratarme como un zombi y sí como una persona”.

No creo que se me olvide nunca esta frase y toda la expresión de dignidad que encierra que hace años le escuché a una antigua persona sin hogar. Dar voz a las personas en vez de intentar hablar en su nombre es una de las características de ONG y profesionales que han optado por combatir la pobreza en vez de parasitarla.

Hoy es el Día contra la Violencias Machistas y mañana será el Día de las personas sin hogar . Es un orgullo ceder mi blog para conocer esta historia de participación, feminismo y dignidad.

Gracias a Beatriz Ortiz, directora de comunicación de la Asociación Realidades por contarlo, pero sobre todo gracias a Antonia, Yazmira, Patricia, Concha, Diana, Karely, Rosalyn, Antonieta, Laura, Mila y Prado por luchar y por hacerlo cantando…

“Las mujeres sin hogar cargamos con más estigmas por ser mujeres y por estar sin hogar”.

Las violencias machistas no entienden de clases sociales, fronteras, culturas, orígenes o edades. Y eso es algo que las once mujeres sin hogar que protagonizan este artículo tienen muy claro. Ellas son Antonia, Yazmira, Patricia, Concha, Diana, Karely, Rosalyn, Antonieta, Laura, Mila y Prado.

De manera colaborativa ya sea aportando su historia de vida, su voz, su imagen o sus ideas, han participado en una aventura audiovisual colaborativa para denunciar las violencias machistas que afectan a todas las mujeres y que ellas, por encontrarse una situación de exclusión social, por ser mujeres sin hogar, han vivido de una manera más violenta y extrema aún.

Además de las ganas de denunciar esta situación lo que las ha unido es que todas son participantes en Asociación Realidades, una entidad que pone los medios de comunicación social al alcance de las personas sin hogar para que sean ellas mismas quienes hagan llegar sus mensajes al resto de la ciudadanía, en este caso a través del vídeo.

Aprovechando que el 26 de noviembre, Día de las Personas Sin hogar, y que el 25 de noviembre es el Día Internacional contra las Violencias hacia la Mujeres, nos parece oportuno hablar de la iniciativa de estas mujeres sin hogar que, también gracias al auge del movimiento feminista, se han animado a denunciar las situaciones de violencias machistas que han vivido. “Vivimos estas situaciones de una manera más violenta y extrema. Además cargamos con más estigmas por ser mujeres y por estar sin hogar. Nos ven como un blanco más fácil y nos cuesta mucho denunciar ya que a menudo no nos creen por nuestra situación”, explican.

No tienen miedo y quieren hacerse visibles, por eso en el proceso formativo de vídeo participativo que realizaron durante más de dos meses  con la colaboración de la cooperativa Pandora Mirabilia, decidieron que la mejor manera de contar sus historias era a través de un canción de rap y un videoclip: “el objetivo del taller era hacer un vídeo participativo sobre mujeres sin hogar. Intercalábamos conocimientos técnicos sobre vídeo con muchas historias de nuestras vidas y nos dimos cuenta de que habíamos vivido muchas situaciones parecidas de malos tratos en la pareja, de vejaciones en los albergues y pisos, de abusos sexuales en el trabajo o en la calle”.

Es un tema delicado, pero tenían algo muy claro: “no queríamos aparecer como víctimas, si no como mujeres fuertes, valientes y empoderadas. Que es como nos sentimos” explican entre varias. La cuestión del género musical vino después “vimos algunos vídeos en Youtube y nos gustó el espíritu reivindicativo del rap. Además también es un mundo de hombres en el que ahora muchas mujeres se están haciendo un hueco. Nos recordaba un poco a nuestra situación”.

Ellas son conscientes de su invisibilidad dentro del sinhogarismo, la mayoría de las personas que están en situación de calle son hombres, que es la parte más visible de esta situación de vulnerabilidad extrema. Si miramos los datos de los recuentos de personas que duermen en la calle en las grandes ciudades el número de mujeres no llega al 15%. Pero entendiendo el sinhogarismo no sólo como estar en situación de calle o pernoctando en un albergue, sino como un abanico mucho más amplio de situaciones de exclusión residencial, el número de mujeres es muchísimo mayor.

Todas las personas sin hogar han tenido miedo en algún momento y se han sentido vulnerables. Las mujeres sin hogar además de con el miedo y la vulnerabilidad cargan con la violencia machista estructural que afecta a todas las mujeres y la calle es un escenario muy violento para una mujer en este sentido.

Con tal de evitar la calle, donde las posibilidades de sufrir agresiones sexuales son muy altas, recurren a estrategias como dormir en casas de familiares, cuidar a cambio de cama, limpiar a cambio de cama o, incluso, llegar a mantener relaciones de pareja insatisfactorias o aguantar situaciones de violencia por parte de sus parejas y no denunciar. Es decir, el riesgo añadido para las mujeres de ser objeto de violencias machistas condiciona directamente sus estrategias para lograr una alternativa a la calle.

En la calle la violencia hacia las mujeres se acrecienta, “nos tratan como objetos. Se piensan que nos pueden comprar como una caja de cigarrillos. Llegas a la calle y eres la novedad, escuchas: ‘a ver quién se la puede llevar’”, relatan las protagonistas del vídeo.

En muchas ocasiones las agresiones viene también por parte de hombres que se encuentran en su misma situación “no nos respetan, nos ven por debajo de ellos y encima te ponen la etiqueta de que eres fácil sólo porque estás en la calle.” Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, recogidos en la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020, entre 2005 y 2012 se duplicaron las agresiones sexuales a mujeres sin hogar, pasando del 12,8% al 24,2%.

Volviendo a la experiencia del vídeo, las participantes (que han decidido hacer de manera colaborativa también las declaraciones para este artículo) ponen mucho énfasis en explicar el proceso de elaboración de la letra del rap: “recogimos las historias que nos habían pasado y que habíamos compartido en los talleres, eran cosas de una o de otra, pero en el fondo era la historia de todas. De las mujeres que estamos sin hogar, pero también de cualquier mujer”.

Ellas insisten en que todas las mujeres están atravesadas por esta situación “queremos dejar de ser invisibles como mujeres sin hogar y también sensibilizar a los hombres que viven nuestra misma situación, pero también queremos que esto sirva para todas las mujeres, para las que están sin hogar y las que no, para acabar con el machismo”. De hecho, así lo subraya el estribillo de la canción “en la calle y en las casas, al machismo guerra, guerra. Que no seamos dos, que nos seamos doscientas, que estemos todas juntas, al cien por cientas”. Y así explican el título de la canción: “lo que nos afecta a nosotras, afecta a todas las mujeres. Por eso nuestra canción se llama Cienxcientas”.

Campañas, Comunicación, Derechos humanos, Desigualdad, Inclusión, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas sin hogar, Pobreza, Vivienda
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Cuando la medicina desprecia a las mujeres #DosVecesDoloridas

26 de septiembre de 2018 a las 21:10

¿Sabía usted, sobre todo si es mujer, que los síntomas del infarto son diferentes en hombres y mujeres? ¿Qué respondería al tuit de aquí al lado?

La respuesta se la da Milagros Pedreira, cardióloga del hospital de Santiago de Compostela: “A la mujer le perjudica tener síntomas del infarto diferentes a los del varón (…) Si se tienen en cuenta los porcentajes de riesgo y mortalidad, las mujeres mueren más por infarto de miocardio“.

Les tengo que confesar con vergüenza mi profundo desconocimiento de este tema hasta hace pocos meses, cuando Lorena Añón y Natalia Rivas dos referentes en el Trabajo Social y la Terapia Ocupacional lo comentaron, entre otros ejemplos de discriminación en la investigación médica, en el IX Seminario de Participación y Ciudadanía Inclusiva, en donde casi 90 personas, la mayoría en riesgo de pobreza o exclusión, propusieron medidas contra la desigualdad, sobre todo de género.

Reconocer mi ignorancia con el infarto fue un ínfimo primer paso para comprobar hasta qué punto desde hace muy poco la mujer está empezando a dejar de estar discrimininada en la investigación y práctica de la medicina. Empecé a investigar para escribir este post y mi asombro creció:

Las mujeres padecen mucho más de fibromialgia que los hombres. El 85% de las personas afectadas.

El 58% de las personas alérgicas son mujeres (42% hombres). Es clarificador lo que decía la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)  en su informe Alergológica 2015: “Aunque no conocemos la causa, las mujeres se sitúan en cabeza de todas las patologías alérgicas por encima de los varones, excepto en alergia a himenópteros (picaduras de abeja y otros insectos)

Lo mejor, a la hora de tomar una pastilla, es ser varón, blanco, de entre 25 y 40 años y de clase media. Sobre este grupo se hacen las pruebas clínicas y se determina la cantidad y la frecuencia de las dosis” indican Silvia García Dauder y Eulalia Pérez Sedeño en su investigación Las mentiras científicas sobre las mujeres.

Incluso hasta hace poco los procedimientos de detección de ciertas formas de autismo priorizaban a los hombres, y el cambio está suponiendo avances impresionantes.

Optimismo feminista.

En esto estaba yo a finales de agosto cuando encontré la foto y el artículo que abren este artículo. Me saltó el resorte del que les hablaba en ¿Sirve de algo luchar contra la pobreza? y me faltó tiempo para subirlo a las benditas redes sociales.

Para mi alegría este tuit ya se ha difundido miles de veces y muchas personas lo han enriquecido con ideas y propuestas (como esta campaña del Colegio de Medicina de Bizkaia para detectar el infarto de miocardio en mujeres).

Pero el mejor regalo ha sido sin duda el artículo de la periodista y escritora Rosa Montero  Dos veces doloridasLes dejo el enlace. Me emocionó tanto leer lo del “tuit inquietante” y que a miles de personas les puede haber sido útil, que no me resisto a reproducirlo a continuación.

Y sí: esta cuestión, el tuit, este post o el artículo de Rosa Montero hablan de feminismo, de luchar por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.  Lo mismo que decir que no es cierto que se haya reducido la pobreza en España en 2017 cuando la de las mujeres ha aumentado.

Feminismo. Una palabra que produce sarpullidos y agresividad en alguna ruidosa tropa machirula de hombres que se resisten a un cambio imparable. También en este caso. Les recomiendo leer de nuevo ¿Qué hago si están maltratando a mi vecina?

IMPORTANTE:  Me están llegando muchos comentarios por redes sociales de ejemplos de esta discriminación sanitaria. Tanto artículos que la explican como sobre todo casos de mujeres que la padecen o la han padecido. He creado el hashtag #DosVecesDoloridas y os animo a difundirlo para que más mujeres os animéis a contarlo y que no siga estando silenciada esta injusticia.

Gracias por ilusionarme.

Dos veces doloridas

ESTE VERANO, a raíz de un artículo de la revista online Saber Vivir, ha circulado por las redes un tuit inquietante que nos informaba de que las señales de infarto en las mujeres son distintas que en los hombres, y que, según un estudio del doctor Fradejas Sastre, nosotras tardamos de media 237 minutos en llegar a urgencias, mientras que los hombres llegan en 98 minutos. Teniendo en cuenta que casi la mitad de los fallecimientos por infarto agudo de miocardio se producen en las tres o cuatro primeras horas desde el comienzo de los síntomas, este retraso resulta catastrófico: 237 minutos, les ahorro el fácil cálculo, son prácticamente cuatro horas.

Resumiré esas diferencias: dolor agudo en el pecho que se irradia a la espalda, o a los hombros, al cuello o la mandíbula (en el hombre se irradia al brazo); vómitos; a veces el único síntoma es la falta de aire y la dificultad al respirar; sudor frío; ansiedad inexplicable; presión en el pecho y ardores en la parte alta del abdomen. Cuento todo esto porque sin duda es útil, pero de lo que quería hablar en realidad es del sexismo reinante en el mundo de la salud. Y de cómo las mujeres lo tenemos doblemente difícil a la hora de enfermar.

Un investigador en un laboratorio A. TUTTLE / UNIVERSIDAD MCGIL

No sólo el diagnóstico de las dolencias se ha hecho tradicionalmente teniendo como modelo a los varones, sino que la inmensa mayoría de los fármacos se han desarrollado para ellos. Este sesgo machista puede alcanzar cotas asombrosas: en uno de los trabajos sobre la influencia del alcohol en la llamada viagra femenina se experimentó con 25 sujetos, 23 varones y 2 mujeres, aunque se trataba de una píldora que sólo usarían ellas.

Numerosas investigaciones demuestran que en la atención médica primaria, ante los mismos síntomas, a las mujeres se les recetan más ansiolíticos o antidepresivos y a los hombres más pruebas diagnósticas. O lo que es lo mismo: a ellos los creen y a nosotras se nos considera unas neuróticas. Según un informe de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, el tiempo de espera de las mujeres para acceder a una visita diagnóstica con un especialista es un 13,6% más largo que el de los hombres.

Pero lo que más me sobrecoge es la diferencia en el tratamiento del dolor. Empezando porque los analgésicos se han experimentado casi exclusivamente con ratones machos, como dice el investigador canadiense Jeffrey Mogil en un reportaje de Fermín Grodira en Público. Durante años se ha creído que el dolor se transmitía a través de la microglía, células inmunes del sistema nervioso, y los fármacos se han desarrollado partiendo de ahí. Pero Mogil ha demostrado que la microglía sólo funciona en los machos. Los ratones hembras transmiten el dolor a través de otro tipo de células, como los linfocitos T (pobres ratones, dicho sea de paso: no puedo evitar ese pensamiento).

Además de la menor efectividad de las medicinas, a las mujeres nos dan menos calmantes. Según un estudio estadounidense, los pacientes masculinos sometidos a una operación cardiaca recibieron más analgesia que las pacientes femeninas. Otro trabajo realizado sobre 1.300 enfermos con cáncer demostró que las mujeres tenían un 50% más de posibilidades de ser inframedicadas contra el dolor. Un sesgo sexista que también se da en la infancia: una investigación sobre el dolor posoperatorio en menores reveló que los niños recibían más codeína, un potente analgésico opiáceo, mientras que a las niñas se les daba más paracetamol, que no tiene efecto antiinflamatorio y es de una eficacia muy limitada. Resulta espeluznante.

Sin duda habrá doctoras y enfermeras que participen de esa mirada manchada, porque el sexismo es una ideología en la que nos educan a todos. Aun así, parece que hay cierta diferencia. Según una investigación norteamericana, los médicos dan más calmantes a los pacientes masculinos y blancos y las médicas dan mayores dosis a mujeres y negros. Todos sabemos, en fin, que el color de piel y el nivel social discriminan; pero me temo que prejuicios milenarios hacen que no tengamos tan claras unas desigualdades de sexo como éstas que pueden conducir al maltrato sanitario, a un mayor sufrimiento o incluso a la muerte.

@BrunaHusky

Comunicación, Derechos humanos, Desigualdad, Mujeres y hombres, Participación, Pobreza, Salud
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Qué hago si están maltratando a mi vecina?

18 de julio de 2018 a las 21:55

Preste atención SI EN SU COMUNIDAD

PRESENCIA actitudes o acciones violentas, vejaciones o insultos de algún vecino a su pareja.

OBSERVA que alguna de sus vecinas presenta sin justificación, moratones en la cara o en el cuerpo, o roturas, o si observa que son reiteradas.

ESCUCHA gritos, golpes o ruidos reiterados y anómalos.

NO VE a alguna de sus vecinas durante varios días, sin que exista o conozca causa aparente y si esta ausencia llama la atención.

OYE lloros de menores reiterados o descontrolados, acompañado de ruidos o hechos anómalos.

PERCIBE en alguna vecina un cambio grande de actitud cuando su pareja está delante.

¿Qué hacer?

Si tiene sospechas fundadas de que puede existir una situación de violencia de género en su comunidad

LLAME al 016 . Debajo tiene los carteles en otros 8 idiomas.

LLAME al teléfono de asistencia a mujeres víctimas de su comunidad autónoma. En Galicia es el 900 400 273 (imprima este cartel en siete idiomas y póngalo en su portal si acaso)

BUSQUE los recursos de su municipio aquí. 

¿EMERGENCIA? LLAME a la Policía (091), Guardia Civil (062) o Emergencias (112)

ACOMPAÑE a la víctima, si es necesario, a un centro médico-sanitario.

SOLICITE información o ayuda a su administrador de fincas colegiado.

No es verdad que…

La violencia dentro de casa es un asunto familiar que no debe salir de este ámbito.

Los malos tratos a las mujeres son algo raro y aislado.

Los celos son una expresión de amor.

No hay manera de romper con las relaciones abusivas.

Esto solo sucede en familias de bajos ingresos o desestructuradas.

Los hombres con problemas de adicciones, desempleados, con mucha tensión en el trabajo…son violentos como efecto de estas situaciones.

Cuando una mujer dice no quiere decir si.

Una mujer maltratada es responsable de lo que le ocurre por seguir conviviendo con ese hombre.

Las comunidades de vecinos y vecinas NO pueden mirar para otro lado. No es posible cerrar los ojos ante un posible caso que se produzca en la casa de al lado. Con mensajes como estos y recomendaciones como las de arriba, me he encontrado este folleto en mi buzón.

Una interesante campaña de prevención de la violencia de género en el ámbito vecinal impulsada por la Xunta de Galicia junto a dos actores que se suman con coherencia a la guerra contra el machismo: el Colegio de Administradores de Fincas de Galicia y la Asociación Española de Auditores Socio-Laborales. Interesante también por su aparente sencillez (y supongo que afortunadamente escaso presupuesto): repartir 30.000 folletos con los conceptos muy claros y directos que se están distribuyendo en las comunidades de vecinos y formación específica para que los administradores de las comunidades puedan canalizar las consultas o sospechas.

¿Se animan a replicarla?

Nota para machirulos indignados

Fuente: www.eldiario.es

Si has puesto algún comentario o tuit indignado o crítico con este artículo (habitual cuando publico algo  sobre violencia machista), verás que te he derivado leer este apartado.

Lo primero sería entender que al igual que una bacteria no es lo mismo que un antibiótico, machismo es lo contrario de feminismo.

Lo segundo asumir cuando antes que el tiempo de los orcos se acaba. Por mucho que envidies en silencio a quienes gritan “Sé un hombre y cubre a tus mujeres”  Y tras el bendito 8M mucho antes de lo que pensabas.

Es obligatorio adaptarse y reeducarse para un mundo que si o si tiene que ser más decente. Empieza por leer 10 ideas para hombres que quieran erradicar la violencia machista

Si eres uno de los 6 millones de puteros de este país, debes saber que muchos estamos exigiendo que vayas a la cárcel o se quede a cero tu cuenta corriente por cometer un delito de violencia machista extrema. (“Facilitar una atención especializada a las víctimas de prostitución y/o trata, como fenómeno extremo de violencia de géneroEstratexia Inclusión Social de Galicia 2014-2020. Página 78)

No cambiar, resistirse, es ser cómplice de la violencia. La de las manadas y la de quienes las juzgan

@xosecuns

Campañas, Comunicación, Derechos humanos, Mujeres y hombres, NO Violencia, Personas, Servicios sociales, Tolerancia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Salir de la pobreza no es cosa de mujeres

26 de junio de 2018 a las 23:07

La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) del año 2017, con los últimos datos sobre bienestar, pobreza o exclusión en España y en cada Comunidad Autónoma, Ceuta y Melilla.

Pueden consultar el detalle y los datos de su Comunidad aquí. Quedan meses de trabajo para analizar tanta información, pero quiero contarles la bofetada que me llevé después de ponerme las gafas violeta y analizar las principales conclusiones en clave de diferencias entre hombres y mujeres. Error garrafal no habérmelas puesto antes, o mejor no tenerlas puestas siempre.

Lo realista, como bien resaltan en EAPN España, es mantener la preocupación por los altos índices de riesgo de pobreza y exclusión social que se mantienen. Indicios sobran:

  • Se sale de la pobreza severa y la carencia material severa (no los confundan, como hace El Pais, perdón por la maldad, como son en los periódicos de provincias)… pero no de la pobreza relativa (ingresar por persona menos de 710€ al mes)
  • La precariedad y la pobreza laboral ni se han movido (el 14,1% de las personas que trabajan siguen en riesgo de pobreza)
  • 4 de cada 10 familias monoparentales (1 adulto con uno o varios menores a cargo) siguen en riesgo de pobreza.
  • Han aumentado las personas que no pueden permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días (del 2,9% al 3,7%, en Galicia se ha triplicado). Escoger entre ¿Combatir la pobreza o parasitarla? parece que sigue pendiente.
  • Las personas mayores de 65 años aumentan notablemente su riesgo de pobreza. ¿En donde baja menos? Pues en niñas y niños; lo de que son nuestro futuro sigue siendo una perogrullada.
  • Las tasas de riesgo de pobreza o exclusión más elevadas son en Extremadura (44,3%), Canarias (40,2%) y Andalucía (37,3%). Las más bajas en Navarra (13,5%), País Vasco (14,5%) y La Rioja (14,4%). Los gobiernos autónomos de Baleares, Comunitat Valenciana, Cataluña o especialmente Extremadura (¿Qué ha pasado aquí?) deberían estar dando ya explicaciones por el empeoramiento del bienestar de las personas para las que trabajan.

¿Dos buenas noticias?

¿Qué quieren que les diga? Tras años de disgustos viendo estadísticas, no está mal que muchos medios (y yo feliz con ellos) hayan destacado que:

Las personas en riesgo de pobreza y exclusión (AROPE) en España han vuelto a niveles del 2011: 12.388.187 personas, el 26,6%. Una pequeña reducción sobre el 27,9% del 2016, pero son 500.000 personas menos, algo es algo.

Se ha reducido la tasa de riesgo de pobreza en España (ingresar menos de 710,2 €/mes una persona o 1491,3 €/mes una familia de dos adultos y dos menores). Del 22,3% hemos pasado al 21,6% de la población. Lejos de las que había en 2008, pero se reducen.

Es mentira que se haya reducido la pobreza en España. Las mujeres son más pobres

Tú que sabes que tener hijos es cuidarlos, protegerlos y darles lo mejor que se pueda, entenderás que cuando lo máximo que puedes no es suficiente, se siente una enorme frustración…” Dejar de interpretar números y empezar a pensar en personas que sufren cambia la perspectiva. El artículo Tú que tienes hijos, de Gaby Jorquera, y los mensajes de otras compañeras lo hicieron conmigo.

Este gráfico es obsceno, y después del 8M es inconcebible que no haya sido primera página en  la mayoría de medios de comunicación. Mientras en la población masculina se redujo del 22,6% al 21% el riesgo de pobreza… en la femenina AUMENTÓ del 22,1% al 22,2%.

Son mucho más pobres las mujeres mayores de 64 años y las jóvenes entre 16 y 29 años. Y las niñas están en 2017 como estaban en 2016: el 28,6% en riesgo de pobreza.

4 de cada 10 familias monoParentales siguen en riesgo de pobreza, si … en el 81% de estas familias el adulto es una mujer sola. Son familias monoMarentales.

Son menos las personas con carencias materiales severas pero… ¿Quien está peor, hombres o mujeres? La respuesta en los recuadros en amarillo

Les agradezco mucho que me indiquen noticias en prensa, radio, televisión o webs de ONG, en los que hayan salido alguno de estos datos.

La pobreza tiene rostro de mujer

¿Y qué hacemos? Merece la pena difundir el informe de EAPN sobre desigualdades de género y la pobreza de la mujer en Europa presentado el pasado, y bendito 8MEn el apartado de España, Graciela Malgesini explica en dos párrafos varias de las razones de esta desigualdad:

La crisis económica y las políticas de austeridad han afectado más a las mujeres. Durante la crisis económica se ha producido una disminución del gasto social que solamente ahora se ha estabilizado, sin que se hayan recuperado aún los niveles de 2008. Las familias y, dentro de ellas, las mujeres han compensado los recortes en gastos sociales, particularmente en el área del cuidado. Los recortes en los servicios de cuidados han conducido a su privatización y/o a una vuelta a los roles de género tradicionales, al transferir la responsabilidad de la sociedad a los hogares, es decir a las mujeres.

Existen evidencias de que las mujeres se han visto más afectadas por la pobreza y la exclusión social, reflejadas por ejemplo en la tasa AROPE de los hogares compuestos por una mujer con 1 o más niños (familias monoparentales), pero también porque tienen las pensiones más bajas, en particular las de viudedad. La brecha salarial por razón de género, la menor tasa de empleo femenina, la menor participación y movilidad social, la mayor inactividad por responsabilidades familiares son otras realidades detrás del rostro femenino de la pobreza

No nos quitemos nunca las gafas violeta.

@xosecuns

Foto: Euge Neme

Adultos mayores, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Personas, Pobreza, Riqueza, Servicios sociales, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Piluca

14 de enero de 2018 a las 23:29

Doña María del Pilar Sánchez-Cantón Lenard también me enseñó palabras como “calicata”. A no quedarse en la superficie sino a profundizar cuando se hablara de la pobreza y sus causas.  Fue lo más sencillo que aprendí con ella, y como yo muchas personas que hemos tenido la suerte de conocerla.

No la busquen mucho en internet. Si algo distinguió a Piluca durante toda su vida fue su discreción, su alergia a cualquier tipo de reconocimiento por hacer algo que entendía como su obligación. Bastante disgusto tuvo cuando en 2002 el Ayuntamiento de Santiago le concedió el Premio Vagalume “por su experiencia de trabajo solidario y de trabajo social“.

Dos años estuvo sin hablarme cuando varias personas la propusimos para un premio a una de las mujeres gallegas decisivas en la lucha por los derechos humanos. Y eso que no sabía que era un primer paso para proponerla para la Medalla de Oro de Galicia. (Se que me caería la bronca por escribir este artículo, Piluca, pero ya te advertí que lo haría, a ser algo terco también me enseñaste tú. Ojalá pudieras reñirme)

Debería ser reconocida también por su labor dignificando el Trabajo Social o como investigadora histórica o sobre sus antepasados, pero me quedo con sus, como mínimo, 60 años luchando contra el hambre desde Manos Unidas junto a un equipo de mujeres admirables que hoy siguen siendo un ejemplo de compromiso por la justicia social.

Piluca fue, y seguía siéndolo, una mujer adelantada a su tiempo. En 1967 ya hablaba de desigualdad, de “comercio no ayuda“, de que era imprescindible hablar de riqueza y denunciar las causas económicas y políticas de la pobreza en vez de pintar sus consecuencias. Siempre fue enemiga del asistencialismo rancio y la limosna vacía de derechos humanos (incluyendo el movimiento del 0,7% al que siempre despreció por inútil contra la desigualdad).

Lo saben bien los centenares de profesoras y profesores a las que durante décadas llamaba cada año por estas fechas para confirmar que habían recibido y como iban a trabajar en sus aulas las propuestas educativas de las sucesivas campañas contra el hambre, los segundos martes del mes de febrero. Lo saben los miles y miles de personas que por todo el mundo han podido luchar contra las causas de su pobreza gracias a los donativos de estas campañas.

No la oí nunca definirse como feminista. Vaya si lo fue, dentro y fuera de la iglesia, y con una elegancia demoledora. Activismo social desde Acción Católica en una dictadura o en democracia, obedeciendo a las autoridades eclesiásticas…en apariencia.

Era conmovedor verla desesperarse y obedecer cuando recibía contestaciones del tipo “que no sepa tu mano derecha lo que hace tu mano izquierda” pero se reponía al día siguiente para seguir luchando por las rendijas que le dejaban. Era divertidísimo cuando se confiaba y dejaba ver con humor sutil como disfrutaba poniendo nerviosa a una jerarquía para la que siempre fue incómoda. Como me acordé de ti leyendo Mujer en la iglesia: ¿Acaso Dios no quiere la igualdad?.

También me acordé al ver la paloma que abre el vídeo que conmemora el 25 aniversario de la creación de la Coordinadora Gallega de ONGD (abajo está) y con un título que te define: Inconformista. O al escuchar al expresidente de Urugay, Pepe Mújica, diciendo que “Nada vale más que una vida, luchen por la felicidad

Gracias por tu ejemplo, constancia, honestidad y compromiso. Y no hagas caso, no descanses en paz nunca, que queda mucho por hacer.

Gracias por poder presumir de tener un referente moral en mi vida. Por poder decir que no creo en Dios, pero si en Piluca.

@xosecuns 

Comercio justo, Cooperación, Derechos humanos, Desigualdad, Hambre, Heroes cotidianos, Incidencia, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Otra Iglesia, Personas, Pobreza, Riqueza, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Cuando migramos

17 de diciembre de 2017 a las 14:29

El 18 de diciembre es el Día Internacional del Migrante. Un día para recordar que la inmigración es una buena noticia.

Pese a mentiras e interesados discursos del odio que triunfan porque las tolerantes lo consentimos, está más que probado que las migrantes generan beneficios económicos, sociales y culturales para todas las sociedades. Por eso la ONU, en palabras de su Secretario General  celebra el dinamismo y reconoce de nuevo la contribución de los 258 millones de personas migrantes en el mundo.

Es fácil demostrárselo. Les dejo con Yosi Ledesma, una de las personas de las que más aprendo día a día. Por su historia personal y por su dinamismo peleando desde la alegría y el arte por la riqueza de la diversidad.

Y profesionalmente como integradora social por tratar de impulsar la participación de las familias migrantes y la riqueza de la diversidad en la comunidad educativa. Un exitoso programa que la prestigiosa organización ACCEM desarrolla en colegios de Galicia y Asturias con el apoyo de la Dirección General de Migraciones y el Fondo de Asilo, Migración e Integración.

Disfruten. ¡Gracias por traer la diversidad y la alegría a mi colegio!

Fomentando la participación de las familias inmigrantes en la comunidad educativa

Cuando migramos sea por decisión propia o debido a circunstancias que escapan de a nuestro control, la vida nos cambia y debemos iniciar ese complicado proceso de aprender a desaprender. Muchas cosas son nuevas y para poder “integrarnos” en la comunidad de acogida hay que adaptarse, no queda otro remedio. Cosas tan cotidianas como la hora del desayuno son distintas y pasamos de desayunar sopa de pollo a las 7:30 de la mañana a tomar un café con churros a las 8.

A partir de aquí me permitiré hablar en primera persona. Una mujer migrante, con menores a cargo. Lo hago consciente de hablar desde el privilegio que muchos otros migrantes no tienen, pero la intención es que sea útil para hacer más gráfico el tema.

Si para una persona adulta que viaja sola la migración supone un reto y gran cantidad de cambios, lo que supone este proceso para un niño o adolescente es de órdago. La verdad, no creo que ningún padre o madre tome en cuenta la opinión de los hijos a la hora de migrar. Al menos yo no lo hice.

Tenía claro que mi función como madre era velar por el bienestar de mi hija, aún en contra de sus propios deseos. Solo tenía tres años y todos sabemos que los niños olvidan pronto, no les afecta tanto como a nosotros empezar de nuevo, o eso deseamos creer. Al fin y al cabo en cualquier lugar del mundo la familia, indistintamente de su procedencia o como estén constituida, desean lo mismo, que sus miembros estén bien, permanecer juntos, buscar un futuro mejor…

Y lo hemos conseguido.

Estamos aquí, en un país lleno de oportunidades, pero superadas o no las dificultades de cualquier migrante (con respecto al trabajo, vivienda, sistema de sanitario, situación administrativa etc. ) nuestros hijos e hijas deben asistir al colegio, deben ser parte de la comunidad escolar. Es aquí donde pasarán la mayor parte de su tiempo, las experiencias que tengan en la escuela serán de vital importancia para sentirse acogidos y aceptados en su nuevo entorno. Y ese proceso incluye a toda la unidad familiar.

Nuestros hijos tendrán una buena educación, estarán con otros niños y nosotros podremos dejarles confiados de que están en un espacio seguro.

¿Qué si tenemos dificultades?

Sí, muchas. Sin red de apoyo (familiares o amistades) cumplir los horario establecidos se convierte en un vía crucis. El mejor de los casos suele ser que la hora de entrar al colegio coincida con la de entrada al trabajo, pero no siempre es así y sin importar si contamos con ayuda o no, la realidad es que hay que llegar puntuales al colegio pero también al trabajo. Es verdad que sean creado alternativas para dar respuesta a la conciliación, como por ejemplo el programa de madrugadores, pero no siempre ganamos lo suficiente para poder enfrentar ese pago, aún siendo simbólico.

Ese mismo patrón se repite con la salida del colegio o las actividades extraescolares, las fiestas de cumpleaños, las excursiones… Y aunque es duro y te sientes que lo estás haciendo mal, te consuelas con pensar que son pequeños y que olvidan, que cuando las cosas estén mejor les compensaras.

Es como si hubiese que elegir entre trabajar y/o ser un padre o madre responsable

¿Qué otra cosa puedes hacer?. La realidad es que no mucho. Pero si no trabajas, ¿cómo puedes ser responsable, garantizar casa, comida y libros a tus hijos?

La cosa se complica aún más cuando las familias hablan otro idioma. El problema no es solo de clave cultural o falta de red de apoyo, recursos económicos o falta de tiempo. ¿Cómo ser parte de esta realidad si no te entienden y no entiendes?

Podemos imaginar la impotencia que se puede llegar a sentir cuando una simple nota del colegio para asistir a una reunión se vuelve un rompecabezas.

Seamos honestos, si para las personas que hablan español, incluso para las que son de aquí, el sistema educativo resulta complejo y agotador, añadan la dificultad del idioma o la idea de que todos manejamos las TICS , tenemos acceso a internet y disponemos de ordenador. Cada vez es más frecuente que para acceder a plazos y formularios de cosas importantes como las becas, inscripciones, solicitud de ayudas para libros, etc. deban realizarse on line.

Las familias nos organizamos como podemos

Nuestros hijos aprenderán a ir solos al colegio antes que el resto y eso no es malo del todo. Serán más autónomos e independientes, pero eso no siempre está bien visto por la sociedad.

Recuerdo que en una ocasión una señora que vio en varias ocasiones que mis hijos volvían a casa solos y se atrevió a tocar el timbre para verificar que no estaban solos en casa. Ese día tuve la suerte de llegar a casa 5 minutos antes que los niños cuando habitualmente llegaba 5 después. Levanté el telefonillo y me vi en la necesidad de explicar a una desconocida que era buena madre.

Por la falta de alguien que pueda llevarles o ir a recogerles, no podrán participar de las actividades extraescolares y serán nuestros hijos los encargados de mediar entre la escuela y nosotros, llegando incluso a ejercer intérpretes con todo lo que eso implica.

¿Cómo podrán mis hijos dejar de sentirse extranjeros en su escuela?

Me lo pregunto muchas veces. La poca o nula participación de la familia en la comunidad educativa les pasará factura, en el colegio, en el parque o cuando le inviten a una fiesta o cumpleaños.

Puede que sea verdad que los niños olvidan pronto, pero también es verdad que solo quieren ser niños y no sentirse diferentes. Pero los niños crecen y nuestros miedos y dificultades como padres también. Puede que no seamos parte del AMPA o apenas hemos podido asistir a las reuniones de padres y que por falta de tiempo o dinero los niños no llevaron disfraz o se perdieron la excursión de fin de curso…

Aún así la primaria es zona segura, el instituto es otra historia. Nos aterra que al llegar a los 16 tiren la toalla y abandonen la escuela, que coqueteen con las drogas y su paso por el instituto sea el temido camino de no retorno. Y cómo no tener miedo si en primaria apenas podíamos ayudarles con los deberes…

¿En serio alguien puede pensar que los migrantes no participamos en la comunidad educativa porque no queremos o qué no estamos interesados en éxito académico de nuestros hijos?

Si alguien piensa así le propongo un cambio de zapatos. Que se ponga en la piel de una mujer latinoamericana que por 750 euros mensuales trabaja 13 horas al día como empleada de hogar. Limpia la casa de otros, cuida y lleva al colegio a los hijos de otros, pero apenas tiene tiempo para ayudar con los deberes a los suyos.

Los que piensan así deben ponerse en el lugar de un padre que, luego de llegar en un cayuco arriesgando su vida, ahorra todo lo que saca de vender mecheros durante toda la noche. Se trae a su familia para brindarle la oportunidad de una vida mejor y lo consigue, pero sus horarios no son compatibles con asistir a clases de español.

¿Cómo mejorar la comunicación entre familias migrantes y escuela?

No solo nosotros, los que hemos llegado de otros destinos, tenemos que desaprender.

El profesorado, por ejemplo, debe dejar de creer que los niños que vienen de otro país tienen por defecto un nivel educativo inferior a los niños de aquí y entender que un niño que ha dejado sus primeros años de vida atrás se enfrenta a otra realidad mas allá de aprender matemáticas.

Y ya puestos ¿quiénes son los de aquí y cuáles son los de fuera? ¿Cuándo dejan los niños y niñas de ser extranjeros para los profesores? ¿Cómo afecta esta diferenciación a todos los niños y niñas de la clase y en su convivencia?

Sería ideal conocer la solución a todos esos problemas, aunque a día de hoy es algo utópico. Pero, a pesar de que no es fácil, no debemos de dejar de trabajar para conseguir la solución.

Yosehanna Ledesma

Arte, Cultura, Derechos humanos, Educación, Inclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas Migrantes, Tolerancia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Las personas no son culpables de su pobreza. Lo dice mi Parlamento

23 de octubre de 2017 a las 1:18

El 17 de octubre es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Permítanme ser algo optimista.

Miren estos gráficos con lo que ha aumentado la esperanza de vida o disminuido la mortalidad infantil en el último siglo. Son posibles porque miles de personas se empeñaron en luchar por ello. Como respondía Xavier en uno de los comentarios del artículo ¿Sirve de algo luchar contra la pobreza?:  “Claro que sirve (…) porque no podemos contemplar la trayectoria de los avances de la Humanidad desde la dimensión ridícula de una vida humana, por mucho que se haya alargado, hay que verlo en perspectiva algo mayor y, con esa perspectiva, yo creo que vamos ganando

Optimismo para mi, pero no para las 1.400 millones de personas que siguen en pobreza extrema. Ni en España para las 12.989.405 personas, el 27,9% de la población, seguía en 2016 en riesgo de pobreza o exclusión, apenas 345.000 menos que el año anterior.

Si quieren saber más de la pobreza en España o en su comunidad, les recomiendo que consulten El Estado de la Pobreza. España 2017, el detallado informe de EAPN España. Y si quieren hacer algo ahora mismo. Firmen contra la desigualdad obscena, la campaña internacional que en España impulsan centenares de organizaciones a través de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo.

Las personas non son culpables de su pobreza. No lo son las niñas y niños ni sus madres y padres. Nadie es inútil ni culpable de su sufrimiento

Donde no cabe el mínimo optimismo es por el aumento del odio y los prejuicios sobre las personas más vulnerables. Hace unos meses se lo mostraba y les proponía algunos antivirus en Si las tolerantes no se callaran.. En el Parlamento de Galicia, y por unanimidad, no se han callado.

Hoy tengo el orgullo de dejarles la Declaración Institucional contra el odio y la intolerancia que han asumido todos los grupos parlamentarios del Parlamento de Galicia (Partido Popular, En Marea, PSdeG-PSOE y BNG) a propuesta de EAPN Galicia-Rede Galega contra la Pobreza.

Léanla, por favor. Llámenme iluso si quieren, sean todo lo excépticos que quieran. Pero con toda la patética situación política a la que estamos asistiendo y para quienes creemos que la única patria que vale la pena es la de los olvidados, me ha ilusionado la actitud abierta al dialogo y la voluntad de llegar a acuerdo de los partidos presentes en mi Parlamento.

Ahora a cumplirlo. Pero por ahora si me representan. Muchas gracias

Declaración institucional del Parlamento de Galicia con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, el Parlamento de Galicia y las diputadas y diputados que representamos a la ciudadanía gallega, queremos reiterar nuestro compromiso unánime del año 2010 y recordar de nuevo la necesidad urgente de seguir avanzando en la lucha contra la pobreza extrema en la que aún hoy malviven mas de 1.400 millones de personas. Queremos también reconocer el esfuerzo y sentir de los gallegos y gallegas que defendiendo los derechos humanos se esfuerzan por conseguir un mundo mas justo y luchan contra la desigualdad.

El crecimiento y la recuperación económica, aunque está permitiendo recuperar algunas de las políticas y presupuestos de inclusión social o empleo, no será efectivo mientras no garantice de manera estable su derecho a una vida digna a todas y cada una de las gallegas y gallegos que en el 2016 estaban en riesgo de pobreza o exclusión social, el 25,4% de la población.

Queremos reconocer el esfuerzo y solidaridad de gran parte de la población gallega en los peores años de la crisis económica: familias, vecinas y vecinos y en especial nuestras personas mayores. Sabemos de su debilidad y de las serias dificultades que tendrían para afrontar otra crisis.

Somos conscientes del deber de seguir avanzando en nuestro modelo social en el que no se permita dejar a nadie al margen, y en el que desde los poderes públicos se garantizan los derechos constitucionales y la inclusión social.

En especial es urgente y vital para el futuro de Galicia evitar la transmisión intergeneracional de la pobreza. Hay que seguir luchando para evitar que el 80% de las niñas y niños que hoy viven en familias en la pobreza estén condenados a sufrirla el resto de su vida, así como sus hijas y hijos.

Las propias personas en riesgo de pobreza y bajo lemas como “Las personas primero” o “Somos personas, no expedientes”, resumen sus demandas en tres principios: Luchar contra las causas de la pobreza y la desigualdad, muy lejos del asistencialismo y asegurando la igualdad de derechos y una inclusión social activa basada en la garantía de ingresos (mediante lo empleo o rentas mínimas ágiles). Compromiso en presupuestos y planificación a medio y largo plazo. Y una coordinación política y técnica entre las administraciones y con las organizaciones especializadas que reduzca drásticamente la burocracia.

Conmemoramos este día cuándo asistimos a una creciente evolución de los prejuicios, estereotipos, intolerancia y hasta desprecio a las personas en riesgo de pobreza o exclusión.

Los delitos de odio en España se han incrementado casi en un 93% desde el 2011 hasta el 2015. En las redes sociales sólo entre 2015 y 2016 los delitos de odio crecieron en un 82% según la Fiscalía General del Estado.

Fenómenos como el racismo, la xenofobia y la aporofobia (odio a las personas en pobreza) son especialmente incidentes. En este último caso, una de cada cinco personas sin hogar ha sido agredida físicamente al menos una vez, y una de cada tres fue insultada o vejada.

Las personas no son culpables de su pobreza. No lo son las niñas y niños ni sus madres y padres.

Tampoco lo son de su exclusión las personas con discapacidad, migrantes, refugiadas o de la comunidad gitana, las chicas y chicos tutelados o las privadas de libertad.

Nadie es culpable de su sufrimiento. No lo son las mujeres víctimas de violencia de género. Ni cualquier persona por su orientación o identidad sexual.

No existen las religiones que defiendan el terrorismo o la violencia.

Ninguna persona es inútil. Sea joven, desempleada, jubilada o sin hogar.

Las personas que sufren y denunciaron estas y otras muchas mentiras en el último Seminario Gallego de Participación y Ciudadanía Inclusiva o las que afirmaron que “el más peligroso de los perjuicios es cuando ti mismo los crees no están solas.

Los poderes públicos tenemos la responsabilidad de garantizar la igualdad de todos los ciudadanos, poniendo en marcha las medidas necesarias para reducir las desigualdades sociales, combatir la discriminación y favorecer el respeto, la tolerancia y la participación activa de todas las personas.

Tenemos también el compromiso de difundir y poner el foco en las experiencias positivas, y en los ejemplos de armonía y convivencia normalizada, que son la mayoría, evitando la difusión de una visión sesgada y no real de las personas que viven situaciones de exclusión social.

En este Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza queremos hacer un llamamiento para no caer en la ignorancia de los perjuicios, y dar un paso hacia inclusión urgente de las personas que no se encuentran en igualdad de condiciones para la consecución de una vida digna.

Texto original Declaración Institucional

Administración, Adultos mayores, Campañas, Comunidad gitana, Derechos humanos, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas drogodependientes, Personas Migrantes, Personas sin hogar, Pobreza, Tercer Sector, Tolerancia
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Por qué la pobreza no se ha enterado del fin de la crisis?

7 de agosto de 2017 a las 0:32

¿Cómo es posible?

Todos los días tenemos buenas noticias de crecimiento económico, menos desempleo, más optimismo gubernamental…pero la población en riesgo de pobreza en España sigue prácticamente igual.

Si leen este blog, sabrán de sobra que el empleo ya no es suficiente para tener una vida digna. Las razones que motivaron el aumento de la pobreza en España siguen exactamente igual y casi seguro se repetirán y agravarán en la siguiente crisis. Se las recuerdo recomendándoles de nuevo 6 vídeos breves, una Guía Didáctica y un libro de apenas 100 páginas “Metáforas para entender la crisis (y no volver a repetirla)” de Kiko Lorenzo.

Sería ridículo pretender hablar sobre desigualdad, pobreza o exclusión social en España sin conocer los imprescindibles estudios de la Fundación Foessa. Es habitual el rigor e independencia de esta fundación impulsada por Cáritas, tanto en informes periódicos como el reciente Análisis y Perspectivas 2017  (en donde constatan que el 70% de los hogares no están notando los efectos de la recuperación económica), como en sus monumentales Informes sobre exclusión y desarrollo social (los llamados Informes FOESSA). 

En el último hicieron un enorme esfuerzo de divulgación con vídeos, resúmenes, gráficos y un detalle por cada comunidad autónoma. Compruébenlo en su web o en su canal de Youtube. Pero sobre todo nos dejaron un auténtico regalo de material pedagógico con seis vídeos breves y una guía pedagógica para que cualquier persona o organización interesada pueda conocer algunas de las cuestiones recogidas en el VII Informe FOESSA.

Pueden descargarse la Guía didáctica aquí. Les resumo algunas de las preguntas, conclusiones y enlaces de cada uno.

Que lo disfruten.

Materiales_pedagogicos_del_VII_Informe_FOESSA

 

La pobreza no es un “problema de la crisis”, sino de modelo social

¿Las personas en pobreza o exclusión deberían poner más de su parte para salir de su situación?

¿Uno nace pobre o se hace pobre?

El 65% de las personas en exclusión ya lo estaba antes de la crisis económica. Lo que ha entrado en crisis es nuestra idea de lo que es vivir en comunidad.

Ya no se trata de incorporar a pobres y excluidos al entramado social, sino directamente no tenerlos en cuenta, ignorarlos, invisibilizarlos, trasladarlos o recluirlos en espacios donde no molesten.

Más información:

Resumen capítulo 1 

Enfrentarse a la crisis desde la perspectiva de las víctimas

Búsquense la vida

¿Crees que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades?¿Y eso qué significa?

¿Es posible mantener un Estado de bienestar como el nuestro sin pagar más impuestos?

La protección social ¿tiene que cubrir unos mínimos y a partir de ahí que cada cual se pague lo que considere necesario?

Poco a poco estamos asistiendo a la transferencia al ámbito privado de lo que antes era colectivo (pensiones, sanidad, educación, cuidados…) y esto tiene enormes implicaciones para las personas con menos posibilidades.

No estamos ante una crisis temporal, sino ante un cambio de época en donde debemos decidir o consentir seguir avanzando hacia un modelo de privatización e individualización de los riesgos sociales, donde cada ciudadano se busque la vida para complementar sus formas de asegurarse, o hacia nuevas formas de socialización de riesgos donde sigamos haciéndonos cargo unos de otros y la ciudadanía social sea la propuesta principal.

Más información:

Resumen capítulo 5

La opinión pública sobre las políticas sociales

El empleo ya no es suficiente para tener o mantener una vida digna

¿Conoces situaciones de empleo precario, desempleo de larga duración o de personas que ya hayan dejado de buscar?

¿Son culpables las personas que se encuentran en paro?

¿Qué podemos hacer para fomentar el trabajo digno desde donde tú te ubicas?

Mientras el aumento de la precariedad laboral entre los jóvenes es alarmante, muchos trabajadores con escasa formación conforman una “generación expulsada” sin posibilidad de trabajar en su sector y con cualificaciones inútiles en otros sectores. Resulta muy difícil imaginar que puedan volver al empleo a corto plazo cuando se recupere la contratación.

A pesar de que la economía española ha comenzado a crear empleo neto desde 2014, después de un periodo de seis años en que se ha destruido más del 18% del empleo existente a finales de 2007, el mercado laboral español sigue teniendo los mismos problemas estructurales que ya tenía anteriormente. De hecho el 14,8% de las personas con trabajo está en situación de pobreza.

La recuperación económica, sobre todo del empleo, puede contribuir a reducir la magnitud de los indicadores, pero para modificar sustancialmente el empleo como mecanismo de inclusión social, de sentirse miembro de la sociedad, son necesarias muchas otras cosas, como una mayor inversión de recursos sociales y un diseño global mucho más ambicioso de políticas públicas inclusivas.

Más información:

Resumen capítulo 4

Empleo precario y Protección Social

Los recortes en el gasto social vulneran los derechos de cada vez más capas sociales

¿Sientes que te han recortado algún derecho?

¿Crees que hay que apoyar a las personas y familias que están padeciendo con más intensidad el debilitamiento de nuestros derechos?

El debilitamiento de los derechos, y la reducción práctica de la inversión o gasto social, genera un impacto rápido y directo en las personas más pobres y excluidas. Pero no solo en estas: cada vez más capas sociales de población se están viendo afectadas: 645.000 hogares han sufrido algún tipo de amenaza de expulsión de su vivienda. El 15,8% de los hogares ya no puede comprar medicamentos. Se han dejado de invertir 7.100 millones en dependencia.  Hay 700 millones menos en becas para educación obligatoria.

Estamos pasando de un discurso de fondo sustentado en la garantía de derechos a otro estructurado alrededor de los valores de la revolución neoliberal y meritocrática. Esto está generando un incremento de la fractura social, de la distancia entre la posición social de las personas.

Más información:

Resumen Capítulo 3  

Desigualdad y pobreza en España en el largo plazo

Curarse del conformismo: Afrontar la resignación, la impotencia y la incertidumbre como elementos que bloquean la participación ciudadana

¿Tienes esperanza de que las «cosas» van a ir a mejor?

¿Crees que en ese «ir a mejor» tú tienes algo que ver?

¿Cuáles crees que deben ser tus compromisos como ciudadano o ciudadana?

El compromiso, la implicación y la esperanza como actitudes para la construcción de un nuevo modelo de sociedad. En los últimos años han surgido multitud de iniciativas de participación ciudadana que huyen de la impotencia y la resignación y buscan actuar como “garantes de la ética, los valores, la dignidad y los infrarrepresentados“.

La sociedad civil mantenemos la capacidad social para ayudarnos y cooperar. Una excelente noticia, pues constituye la condición necesaria para poder desarrollar iniciativas que aunque todavía no supongan la realización de ese otro mundo posible, sí permitan anticipar sus rasgos esenciales. Sin embargo, no hay garantía de que ese modelo alternativo acabe conectando con lo normativo e institucional o con el conjunto de la sociedad.

Más información:

Resumen Capítulo 6      

De un individualismo placentero y protegido a un individualismo no placentero y desprotegido   

¿Qué sociedad saldrá de la actual crisis?

¿Reaccionamos? O estado del bienestar o crecimiento sin sociedad

¿Crees que puedes salir individualmente de la crisis?

¿Crees que el Estado de bienestar (sanidad, educación, pensiones y servicios sociales públicos) sigue siendo sostenible o debemos reducirlo?

¿Y aquellas necesidades que no pueda cubrir que cada uno busque su forma de satisfacerlas?

Se está produciendo una confrontación entre mayores demandas y menores recursos, lo que coloca a los asistidos en el foco de la sospecha de por qué ese gasto, no visualizándose como inversión. No es más que el resultado de la lógica que entiende la crisis como la oportunidad para un nuevo modelo de sociedad que pasa del “contrato social” al “contrato mercantil“. Que cuestiona la lógica de los derechos universales y del Estado de bienestar.

A medida que las políticas públicas dejan de ser para todas, pierden ambición universalista y dejan de ser espacios para la cooperación, el reconocimiento y el encuentro, y se convierten en campos de batalla donde distintos colectivos sociales pugnan por recursos cada vez más escasos.

Tenemos una oportunidad si entendemos como ciudadanas y ciudadanos que es imprescindible fortalecer los valores cívicos y defender la necesidad y la implicación personal y colectiva de mantener y potenciar nuestro actual Estado de Bienestar. La necesidad de un nuevo proyecto social que abandone la lógica del “crecimiento sin sociedad

Más información:

Documento de conclusiones del VII Informe FOESSA
Transformaciones en los dinamismos de participación política y asociativa en la sociedad española

@xosecuns

NOTA. Entrada actualizada. Original: “Todas las cosas son imposibles mientras lo parecen” publicada el 22 de junio de 2016

Todas las cosas son imposibles

Administración, Comunicación, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Empleo, Exclusión, Formación, Impuestos, Incidencia, Innovación social, Inversión social, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Otra Iglesia, Participación, Personas, Pobreza, Rentas Mínimas, Servicios sociales, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Si las tolerantes no se callaran…

1 de junio de 2017 a las 1:36

…el caso es difamar y meter miedo. Fulano hace un poco, mengano hace otro poco y, cuando ocurre la desgracia que han provocado entre todos, ninguno se siente responsable porque, total, yo sólo pinté, yo sólo revelé donde vivía, yo sólo le dije unas palabras que igual ofenden, pero, oye, son solo palabras, ruidos momentáneos en el aire.

La cita es de Patria, el libro de Fernando Aramburu que describe y emociona como pocos lo que fue el infierno del terrorismo etarra.

Y la foto la tomé hace unas semanas en el antiguo campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Lo que más me horrorizó de esta visita no fue sólo ver las consecuencias del holocausto sino el minucioso sistema de humillación sistemática de las víctimas antes de matarlas. De como se recordaba desde años antes a personas judías, gitanas o con discapacidad el por qué se merecerían su muerte en el futuro. El mismo odio, silencio y complicidad que se describe en Patria.

No es historia. Ahora mismo el rechazo y desprecio al diferente gana terreno.

Y no es allá, sino aquí mismo: en el Mediterraneo, en nuestros barrios, en soflamas políticas o ciertos medios de comunicación, en algunos púlpitos y mimbares y sobre todo en las redes sociales. Como dice Carolin Emcke: “el odio se construye y se alimenta, no es un sentimiento individual y aislado“. Fuck losers.

¿Es usted de los que se deja enredar?

¿Cual es su mentira favorita?

Los refugiados son terroristas

Los gitanos son vagos, ladrones o traficantes.

Las personas sin  hogar quieren vivir así y son peligrosas

Las personas con discapacidad son una carga para la sociedad

Las mujeres sin hijos no están completas

Los musulmanes son machistas

Las víctimas de violencia de género son sumisas o feministas… o algo habrán hecho

Los inmigrantes nos quitan el trabajo o la sanidad

Las colombianas son prostitutas

Los negros son sucios

Los jóvenes no tienen valores o educación ni aspiraciones en la vida

La gente mayor sólo puede jugar la partida y beber vino

Los parados de larga duración quieren vivir de las ayudas sociales

Las personas privadas de libertad no aportan nada a la sociedad

Estas son algunas de las mentiras, prejuicios y estereotipos que afectan y que padecen diariamente las más de 100 personas que se reunieron en el VIII Seminario de Participación y Ciudadanía Inclusiva organizado por EAPN Galicia en Santiago de Compostela bajo la etiqueta #MentirasPobreza.

Con las más de 70 identificadas, todas estas personas valientes construyeron este muro infame. 

Escuchando verdades y lecciones de tolerancia y civismo

Hasta aquí las malas noticias. La buena es la impresionante lección de respeto, diálogo positivo y ¡humor! para decir en público los prejuicios y estereotipos que crees padece la persona que está a tu lado y estar dispuesto a escuchar y reflexionar sobre razones y argumentos objetivos que demuestran que son mentira.  Y encima idear propuestas de acción para hacer frente a estereotipos y prejuicios. Con todas ellas se construyó este Muro de la Inclusión.

Escuchar a personas sin hogar como Agustín decir que “lo peor de los prejuicios es cuando tu mismo te los crees“. O ver a Dakota responder a la pregunta ¿Cómo crees que corre una niña?

O reírse un rato ridiculizando las mentiras que insultan a miles de personas gitanas, en la calle o en programas infames como The Gipsy Kings.

Aprendizajes para luchar contra el odio

Cambiar el enfoque. De la emoción a escuchar y pensar.

Si en vez de dejarse llevar por las emociones, el odio o los odiadores que lo favorecen se pasa a escuchar, reflexionar y dudar, la mayoría de prejuicios como mínimo se cuestionan.

Lo expresa de maravilla Adela Cortina en Racismo: La patología del odio: “El núcleo de la vida social no lo forman individuos aislados, sino personas en relación, en vínculo de reconocimiento mutuo. Personas que cobran su autoestima desde el respeto que los demás les demuestran. Y, desde esta perspectiva, los discursos intolerantes (…) están causando un daño irreparable. Por sus consecuencias, porque incitan al maltrato de los colectivos despreciados, y por sí mismos, porque abren un abismo entre el “nosotros” de los que están convencidos equivocadamente de su estúpida superioridad, y el “ellos” de aquellos a los que, con la misma estupidez, consideran inferiores”

Si reflexionamos, veremos que a la filósofa Adela Cortina (¡premio Princesa de Asturias ya!!) le debemos también la invención de la palabra aporofobia” o rechazo al pobre, como se llama su último libro y una verdad como un templo: “Lo que molesta, primero de los inmigrantes, y luego de los refugiados, no es que sean extranjeros, sino que sean pobres“.

Pensar, ética, educación en valores, filosofía. La tolerancia se respira en la familia pero se aprende en una escuela donde estas asignaturas, y no es casualidad, están perseguidas.

Les animo a sumarse a la campaña ¡No expulséis a la Filosofía de los colegios! #SalvemoslaFilosofía o que firmen la solicitud para que el Parlamento de Galicia debata una iniciativa popular que devolverá esta materia a un lugar central en la enseñanza secundaria.

No se confundan, en este barco o vamos todos o se hunde.

Me afecta lo que le pase al de al lado sin importar quien sea. No hay sectores, competencia de desgracias o pelearse por las migajas en vez de por todo el pastel y la desigualdad de su reparto.

Es un cierto cinismo buenista el indignarse por el sufrimiento de las personas refugiadas pero generalizar sin reparo cuando se habla de los gitanos de mi pueblo. Recuerdo las lágrimas de una amiga cuando escuchó al responsable de una organización de discapacidad decir que el presupuesto público debía ir “para mis usuarios, que no tienen culpa, y no para la pobreza infantil que es culpa de los padres“.

Es posible. La citada Carolin Emcke pone como ejemplo a España. “Me emocionó muchísimo la reacción de España a los atentados de 2004. Los españoles dijeron ‘no vais a transformar con las bombas nuestra sociedad, no nos vais a quitar nuestra libertad. Fue increíble”.

Con argumentos e información objetiva la mayoría de los prejuicios desaparecen.

Les recomiendo esta completa Guía de Estereotipos Invisibles de EAPN Andalucía sobre las personas que experimentan pobreza y/o exclusión social. O la Human Library que algún día espero se replique en España.

Si se dedican a la comunicación, será por guías para ayudarles a hacerlo respetando la imagen de las personas: personas en pobreza, sin hogar, con discapacidad, en privacion de libertad, infancia y adolescencia, en busqueda de empleo, comunidad gitana, personas mayores, violencia machista

Porque la desgracia no es un espectáculomuchas de las organizaciones que lo tienen claro y trabajan por la dignidad y los derechos sociales se han comprometido a comunicar siguiendo este decálogo de conducta en la comunicación de la pobreza y la exclusión social.

Reírse de los prejuicios, no de las personas

Del Payo Today ya les he hablado, En Cine, humor y dignidad descubrimos al gran Michael para reírnos de los prejuicios con Africa o de la falsa solidaridad.

Mientras no llega el vídeo riéndose de las grandes recogidas de alimentos me acuerdo de un salvaje Michael Moore hablando en Irlanda de como utilizaría el humor para acabar con el conflicto de Irlanda del Norte…y helando la sonrisa a quienes le escuchaban incómodos: “que rieguen con cisternas de agua bendita bautizando masivamente los barrios protestantes, asi todos serían católicos y se acabaría el problema

No ser cómplices del odio en las redes sociales

Cada uno de nosotros somos un medio de comunicación, con la posibilidad de publicar información relevante para las personas que nos siguen. Y esto implica también exigirnos la misma responsabilidad y objetividad que le exigimos a periodistas, periódicos, radios, o televisiones.

Me sorprende la cantidad de noticias falsas o interesadas que publican personas a las que conozco y valoro (pero que tengo silenciadas, disculpad) y que solo contribuyen a la confusión y la intolerancia. Y más viendo a Donald Trump y su postverdad (lo que el mentir de toda la vida, vamos) o fake news.

Difundir noticias de medios desalmados que mienten a conciencia para atraer tráfico a su web con titulares impactantes que no tiene nada que ver con el artículo o dar pábulo a noticias que aparentemente refuerzan su ideología. .

No se pierdan por ejemplo la página Maldito bulo y sus 6 claves para no tragarse ni un solo bulo más.

El odio y la intolerancia se combaten. ¿En qué bando esta usted?

Porque ni al nazismo ni a ETA se les derrotó solo con lo dicho hasta ahora. ¿Cómo luchamos contra esta basura?

Carolin Emcke lo resume en tres patas: exigir un mayor control en la Red, mejor trabajo policial y por último y sobre todo en la responsabilidad individual. “No podemos tener miedo de hablar en defensa de los que se sienten atacados. Yo no quiero una sociedad en la que solo los judíos defiendan los derechos de su comunidad o solo los gais luchen contra la homofobia. Tenemos que restablecer la universalidad del discurso de los derechos civiles”.

Tess Asplund, la mujer negra que se ha enfrentado a 300 neonazis suecos

En Vacunas contra el odio a las personas con discapacidad tienen algunas ideas para combatir el discurso del odio. O en 10 ideas para hombres que quieran erradicar la violencia machista para no rendirse ante los y las cómplices de asesinato que igualan feminismo con machismo.

O la Red Antirumores para combatir el racismo y la xenofobia. O el Observatorio Hatento contra los delitos de odio a las personas sin hogar (miren su posicionamiento sobre lo ocurrido en Compostela)

Y si quieren dar un paso más, conviértanse en ciberactivistas contra el odio, con Ciberespect, la innovadora iniciativa de la ONG Ecos do Sur para atacar con rigor y argumentos el discurso del odio contra las personas extranjeras.

No nos callemos. Gracias por demostrarlo.

@xosecuns

 

Adultos mayores, Campañas, Comunicación, Comunidad gitana, Corrupción, Derechos humanos, Educación, Exclusión, Incidencia, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, NO Violencia, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas drogodependientes, Personas Migrantes, Personas sin hogar, Pobreza
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mujer en la iglesia: ¿Acaso Dios no quiere la igualdad?

27 de abril de 2017 a las 12:38

Defender que hombres y mujeres tienen los mismos derechos y exigir una igualdad efectiva parece obvio, pero sorprenden los muchos enemigos y su violenta resistencia machista a un cambio inevitable. Si: “El tiempo de los orcos termina“.

Por eso tienen un mérito especial las mujeres y asociaciones que defienden la igualdad entre hombres y mujeres (lo que es el feminismo), en espacios especialmente difíciles, como la iglesia católica.

Hoy tengo el honor de dejarles con una de estas mujeres, Marisa Vidal. Gracias por tu compromiso, coherencia y entusiasmo, por ficharme para esto de la pobreza y la desigualdad y por demostrarme que sirve de algo!

Mujer en la iglesia: ¿Acaso Dios no quiere la igualdad?

No conozco muchas asociaciones en las que participen hombres que tengan el feminismo, la igualdad real entre hombres y mujeres, como práctica política. La mayoría la dan por supuesta y se instalan en la comodidad, maquillándose con estadísticas de cuotas de participación y otros subterfugios. El maquillaje cae cuando sale a la palestra el iceberg de sexismo que hay en la sociedad.

¿Qué queréis que os diga? Sigo viendo aún, por ejemplo, demasiada presencia masculina en los espacios públicos y mucha presencia femenina en las puertas de las escuelas y las consultas de los pediatras.

A nadie se le escapa que en las instituciones no hay igualdad real entre hombres y mujeres y que sí no se cambian los modelos sociales y de participación va a ser difícil conseguir igualdad real.

Es verdad que cuando no queremos mirar para nuestro propio patio, echamos el ojo en el patio ajeno, y que es muy fácil tirar piedras en los tejados de otr@s, pero yo quiero hoy haceros conocedores de lo que pasó en la Iglesia gallega a finales del mes pasado. Vaya por delante mi condición de cristiana, perteneciente a la Asociación de Mulleres Cristiás Galegas Exeria y colaboradora habitual en Encrucillada, Irimia y otros proyectos de la Iglesia Gallega.

La coruñesa Christina Moreira es la única española ordenada presbítera Foto: Marcos Míguez. La Voz de Galicia

Hace unos días, Isabel Gemio entrevistaba a Christina Moreira, una gallega que resulta ser la primera mujer sacerdote en el estado español. Casi al mismo tiempo, entrevistas similares se publicaban en la prensa escrita: “Oficio misa todos los domingos

Al día siguiente de esta publicación, desde el Arzobispado de Santiago se emitía un comunicado que, en un tono un tanto displicente, desautorizaba a “esa señora” y deslegitimaba su ordenación.

Reparad en un detalle: en la página de Religión Digital acompañaron el comunicado del arzobispado con las pocas pero contundentes imágenes de mujeres presidiendo celebraciones y partiendo el pan y el vino en los primeros siglos de cristianismo, en las primeras comunidades. Hablan por sí solos los frescos de las catacumbas o los mosaicos que aún se conservan de mujeres revestidas de autoridad ministerial.

No tardaron en alzarse voces en apoyo de Christina y su papel como sacerdote en una comunidad cristiana que al tiempo defendían también la larga lucha por la igualdad que las mujeres llevamos en la Iglesia. Dos días después Engracia Vidal Estévez contestaba al arzobispado en el mismo medio pidiendo a los “señores masculinos” que abran los ojos ante esta realidad de discriminación que clama al cielo.

La Asociación Mulleres Cristiás Galegas Exeria a la que Engracia y yo pertenecemos desde su fundación, hay más de 20 años, no tardó también en preparar un documento de respuesta, una carta al señor Arzobispo en apoyo a Christina Moreira y en defensa de la igualdad en la Iglesia. Puede leerse completo en este enlace.

Capilla de San Zenón, Santa Práxedes, Roma, s. IX

La iglesia cambia con los tiempos, lo hizo siempre. También lo hará ahora

Ya pasaron unos días de todos estos acontecimientos (aunque el Arzobispado de Madrid acaba de impedir a Christina dar una charla en una parroquia), pero la causa de la igualdad de la mujer en la Iglesia sigue su camino. Los pasos que vamos dando vienen desde muy lejos en el tiempo y siguen avanzando.

Nuestro discurso por la igualdad, de sonar imposible hace unas décadas, ahora resuena fuerte y verdadero, y todas las personas vamos asumiendo que es un derecho irrenunciable, a pesar de los miedos que pueda provocar. El miedo es mal compañero de camino: reposa en la ignorancia y los prejuicios, y resulta un pésimo consejero sí lo que se quiere es mirar hacia delante y avanzar.

La Iglesia cambia con los tiempos, lo hizo siempre. No hay que tener miedo a los cambios, pues son consustanciales a la naturaleza humana. No cambian las verdades fundamentales, pero sí la manera en que respondemos a ellas con el paso del tiempo. En el siglo II la Iglesia hubo de adaptarse a una sociedad, la romana, si no quería que el mensaje de Jesús se perdiera para siempre.

No hay más que echar un vistazo a la historia de la Iglesia para ver como, buscando la fidelidad al mensaje, hubo que ir dando pasos nuevos que supusieron grandes aciertos en la historia de la Humanidad. Avanzar, adaptarse a las nuevas realidades, proponer respuestas nuevas allí donde no se veían salidas. En muchas ocasiones a Iglesia levantó su voz profética denunciando injusticias y corrigiendo el rumbo de la historia humana, y en otras asumió sus errores y recondujo situaciones que se revelaban injustas.

Igualdad es tener presencia en los órganos de gobierno y en la toma de decisiones

Cada situación histórica presenta sus retos y propone nuevas cuestiones a las que no podemos no dar respuesta. El debate por la igualdad hace tiempo que está abierto en la Iglesia. Tal y como está hoy la organización eclesial, negar a las mujeres el acceso a los ministerios ordenados impide que podamos tener presencia en los órganos de gobierno y en la toma de decisiones.

Por eso, la cuestión de la ordenación de las mujeres es un asunto con mucho más calado que lo que de principio puede parecer. Dentro de las feministas cristianas hay diferentes sensibilidades acerca de la cuestión de la ordenación pues muchas no estamos de acuerdo con un modelo de organización jerárquico, pero no hay dudas acerca de nuestro derecho al acceso a los lugares de culto, gobierno y decisión en la estructura eclesial.

Otra cuestión con carácter histórico es la conformación de la práctica sacramental tal y como la conocemos hoy. Es también fruto de un proceso iniciado en gestos y ritos de Jesús, pero conformado según los cánones rituales de las épocas en las que se fueron configurando. En la Iglesia tenemos que perder el miedo a cambiar las maneras de decir y hacer siempre que no dejemos de ser fieles al mensaje de Jesús, fieles al Reino de Dios que intentamos construir.

Hubo un tiempo en el que, por ejemplo, las personas que no eran blancas no tenían voz ni voto en la organización eclesial, porque tampoco tenían voz ni voto en el contexto social. Pero ese tiempo ya finalizó. Los hombres de diferentes razas ya disfrutan de plenos derechos en la Iglesia… Y las mujeres: ¿Por qué no?

Está llegando a su fin el tiempo de la desigualdad. Las mujeres ya no podemos seguir esperando y aceptando que hablen y decidan por nosotras.

Precisamos ya algo más que gestos y buenas intenciones. En la Iglesia precisamos con urgencia pasar de la tolerancia a la aceptación.

¿O es que acaso hay quien piensa aún que Dios no quiere la Igualdad?

Marisa Vidal Collazo

Más información:

Mujeres ordenadas en la iglesia primitiva. Libro publicado por la Asociación de Teólogas.

Movemento pola ordenación de mulleres.

Décimo aniversario da primeira ordenación de mulleres no Danubio (2002-2012)

Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Mujeres y hombres, NO Violencia, Otra Iglesia, Participación, Voluntariado
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Muller na Igrexa. Acaso Deus non quere a igualdade?

26 de abril de 2017 a las 20:05

Defender que homes e mulleres teñen os mesmo dereitos e esixir unha igualdade efectiva semella ser obvio pero sorprende os moitos inimigos e a súa violenta resistencia machista a un cambio inevitable. “O tempo dos orcos remata“.

Por iso ten un mérito especial as mulleres e asociacións que defenden a igualdade entre homes e mulleres (tamén chamado feminismo), en espazos especialmente difíciles, como a igrexa católica.

Hoxe teño a honra de deixalos cunha destas mulleres, Marisa Vidal. Grazas polo teu compromiso, coherencia e entusiasmo, por ficharme para isto da pobreza e a desigualdade e por demostrarme que sirve de algo!

Muller na Igrexa. Acaso Deus non quere a igualdade?

A día de hoxe non coñezo moitas asociación nas que participen homes que teñan o feminismo, a igualdade real entre homes e mulleres, como práctica política. A maioría dana por suposta e se instalan na comodidade, maquillandose con estatísticas de cotas de participación e outros subterfuxios. A maquillaxe cae cando sae á palestra o iceberg de sexismo que hai na sociedade.

Qué queredes que vos diga? Sigo vendo, por exemplo, aínda demasiada presenza masculina nos espazos públicos e moita presenza feminina nas portas das escolas e as consultas dos pediatras.

A ninguén se lle escapa que nas institucións non hai igualdade real entre homes e mulleres e que si non se cambian os modelos sociais e de participación vai ser difícil acadar igualdade real.

É verdade que cando non queremos mirar para o noso propio patio, botamos o ollo no patio alleo, e que é moi fácil tirar pedras nos tellados de outr@s, pero eu quero hoxe facervos coñecedores do que pasou na Igrexa galega a finais do mes pasado. Vai por diante a miña condición de cristiá, pertencente á Asociación de Mulleres Cristiás Galegas Exeria e colaboradora habitual en Encrucillada, Irimia e outros proxectos de Igrexa Galega.

A coruñesa Christina Moreira é a única española que foi ordenada presbítera Foto: Marcos Míguez. La Voz de Galicia

Hai uns días Isabel Gemio entrevistaba a Christina Moreira, unha galega que resulta ser a primeira muller sacerdote no estado español. Case ao mesmo tempo, entrevistas similares publicábanse na prensa escrita: «Oficio misa todos os domingos»

Ao día seguinte desta publicación, dende o Arcebispado de Santiago emitíase un comunicado que, nun ton un chisco displicente, desautorizaba a “esa señora” e deslexitimaba a súa ordenación.

Reparade nun detalle: na páxina de Relixión Dixital acompañaron o comunicado do arcebispado coas poucas pero contundentes imaxes de mulleres presidindo celebracións e partindo o pan e o viño nos primeiros séculos de cristianismo, nas primeiras comunidades. Falan por si sós os frescos das catacumbas ou os mosaicos que aínda se conservan de mulleres revestidas de autoridade ministerial.

Non tardaron en alzarse voces en apoio de Christina e o seu papel como sacerdote nunha comunidade cristiá que ao tempo defendían tamén a longa loita pola igualdade que as mulleres levamos na Igrexa. Dous días despois Engracia Vidal Estévez, muller de grande valía, contestaba ao arcebispado na mesma Relixión Dixital pedindo aos “señores masculinos” que abran os ollos ante esta realidade de discriminación que clama ao ceo.

A Asociación Mulleres Cristiás Galegas Exeria á que Engracia e eu pertencemos desde a súa fundación, hai máis de 20 anos, non tardou tamén en preparar un documento de resposta, unha carta ao Sr. Arcebispo en apoio a Christina Moreira e en defensa da igualdade na Igrexa. Pódese ler completo neste enlace.

Capilla de San Zenón, Santa Práxedes, Roma, s. IX

A Igrexa cambia cos tempos, fixoo sempre. Tamén o fará agora

Xa pasaron uns días de todos estes acontecementos (ainda que o Arzobispado de Madrid ven de impedir a Christina dar unha charla nunha parroquia), o foco mediático xa xirou para outro sitio, pero a causa da igualdade da muller na Igrexa segue o seu camiño. Os pasos que imos dando veñen dende moi lonxe no tempo e seguen avanzando. O noso discurso pola igualdade, de soar a imposible hai unhas décadas, agora resoa forte e verdadeiro, e tódalas persoas imos asumindo que é un dereito irrenunciábel, maila os medos que poida provocar. O medo é mal compañeiro de camiño: repousa na ignorancia e os prexuízos, e resulta un pésimo conselleiro si o que se quere é mirar cara adiante e avanzar.

A Igrexa cambia cos tempos, fíxoo sempre. Non hai que ter medo aos cambios, pois son consubstanciais á natureza humana. Non cambian as verdades fundamentais, pero si o xeito en que respondemos a elas co paso do tempo. No século II a Igrexa houbo de adaptarse a unha sociedade, a romana, se non quería que a mensaxe de Xesús se perdera para sempre.

Non hai máis que botar unha ollada a historia da Igrexa para ver como, buscando a fidelidade á mensaxe, houbo que ir dando pasos novos que supuxeron grandes acertos na historia da Humanidade. Avanzar, adaptarse ás novas realidades, propoñer respostas novas alí onde non se vían saídas. En moitas ocasións a Igrexa ergueu a súa voz profética denunciando inxustizas e corrixindo o rumbo da historia humana, e noutras asumiu os seus erros e reconduciu situacións que se revelaban inxustas.

Presenza nos órganos de goberno e na toma de decisións

Cada situación histórica presenta os seus retos e propón novas cuestións ás que non podemos non dar resposta. O debate pola igualdade hai tempo que está aberto na Igrexa. Tal e como están hoxe a organización eclesial, negar ás mulleres o aceso aos ministerios ordenados impide que podamos ter presenza nos órganos de goberno e na toma de decisións.

Por iso, a cuestión da ordenación das mulleres é un asunto con moito máis calado que o que de principio pode parecer. Dentro das feministas cristiás hai diferentes sensibilidades acerca da cuestión da ordenación pois moitas non estamos de acordo cun modelo de organización xerárquico, pero non hai dúbidas acerca do noso dereito ao acceso aos lugares de culto, goberno e decisión na estrutura eclesial.

Outra cuestión con carácter histórico é a conformación da práctica sacramental tal e como a coñecemos hoxe. É tamén froito dun proceso iniciado en xestos e ritos de Xesús, pero conformado segundo os canons rituais das determinadas épocas nas que se foron configurando. Na Igrexa temos que perder o medo a cambiar as maneiras de dicir e facer sempre que non deixemos de ser fieis á mensaxe de Xesús, fieis ao Reino de Deus que tentamos construír.

Houbo un tempo no que, por exemplo, as persoas que non eran brancas non tiñan voz nin voto na organización eclesial, porque tampouco tiñan voz nin voto no contexto social. Pero ese tempo xa rematou. Os homes de diferentes razas xa gozan de plenos dereitos na Igrexa… E as mulleres. Por qué non??

Está chegando á súa fin o tempo da desigualdade. As mulleres xa non podemos seguir esperando e aceptando que falen e decidan por nós. Precisamos xa algo máis que xestos e boas intencións. Na Igrexa precisamos con urxencia pasar da tolerancia á aceptación. Ou é que acaso hai quen pense aínda que Deus non quere a Igualdade?

Marisa Vidal

Máis sobre o tema:

Mujeres ordenadas en la iglesia primitiva. Libro publicado pola Asociación de Teólogas.

Movemento pola ordenación de mulleres.

Décimo aniversario da primeira ordenación de mulleres no Danubio (2002-2012)

Derechos humanos, Educación, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Mujeres y hombres, Otra Iglesia, Participación
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Sirve de algo luchar contra la pobreza?

1 de marzo de 2017 a las 1:17

Póngase en el lugar de una persona en silla de ruedas cruzando esta calle.

¿Qué ha sentido?

¿Haría algo si estuviera en su calle?

Vi la foto en la página Queremos una Compostela sin barreras, creada por Paula y Pío, los padres de una niña con parálisis cerebral que un día se hartaron de tanta discriminación con su hija y otras muchas personas como ella.

Me sorprendió el absurdo y me fui indignando con todo lo que implica de despilfarro y desprecio político y técnico (porque en este ayuntamiento como en todos hay empleados públicos responsables de que esto no ocurra) a los derechos de muchas personas.

Y me emocioné al acordarme del sufrimiento que he visto en personas a las que quiero, con dependencia o cuidándolas, ante una calle no accesible.

Pero con indignación o emoción no basta. Investigué un poco si la foto es actual y la subí a mi Facebook, preguntando educadamente al alcalde (no me respondió, pero si su concejal de urbanismo: es una chapuza heredada y tienen previsto arreglarlo en breve). Me vine arriba y lo subí  al muro de la campaña “Horizonte Accesibilidad 4 diciembre 2017” que el CERMI acaba de poner en marcha.

Descubrir. Indignarse. Emoción. Conocer… ¿Actuar?

Nada nuevo. Todos los días millones de personas recorren algunas fases de este proceso y deciden actuar o quedarse inmóviles al borde del camino.

Pío y Paula son un ejemplo, semejante al que encontrarán en el origen de muchas organizaciones que luchan contra el apartheid de las personas con discapacidad (o mejor diversidad) o en los miles de personas que al grito de #VolemAcollir (¡Queremos Acoger!) en una admirable Barcelona y en otras muchas ciudades exigieron al Gobierno que cumpla su compromiso de acoger a 17.000 refugiados o a las que todos los días lo siguen haciendo tras etiquetas como #VenidYa o #VindeXa .

O en personas como Arturo Coego, uno de nuestros jóvenes emigrantes por obligación, subiendo las escaleras de 42 pisos para recaudar fondos para las personas sin hogar en Inglaterra. 

Ya, ya. Pero todo esto ¿Sirve de algo?

La duda me la planteó una persona tras leer mi artículo “Entre los escombros” sobre como los desahucios, la desigualdad y la pobreza siguen disparadas en España (la Comisión Europea ha avergonzado, y como, al gobierno español).

Más bruto fue otro amigo que me soltó que nuestra generación, la que reclamó el 0,7% para ayuda al desarrollo, había fracasado rotundamente, hundiéndose en la irrelevancia sin apenas quejas ni lágrimas. Y eso cuando hace 25 años unos cuantos “inconformistas” empezamos la locura de reclamar en Galicia la evidencia de que en la lucha contra la pobreza no hay fronteras y creamos la Coordinadora Galega de ONG para o Desenvolvemento.

No me hagan caso si detectan señales de la crisis de los cincuenta tratando de justificar que no he estado haciendo el tonto media vida. Mi respuesta es que si, que sirve de mucho. Pero…

Si es usted de las de “si sufren que se jodan“, no siga leyendo

Disculpen la brusquedad, pero a muchos millones de personas les trae sin cuidado el dolor ajeno.

Y no vale lo de que son políticos, banqueros o ricachones sin escrúpulos. En estos años, me he encontrado con completas egoístas, cínicas y sin ninguna empatía en personas de clase alta, media y baja, sin hogar o con discapacidad y en ONG, premios nobel o pretendidas gurús de la solidaridad. En amigas y enemigas.

Ni puñetero caso les hago, aunque les sonría. Bastante hago con intentar defender también sus derechos. Les regalo este vídeo de The pilion trust.

Hace bastantes años citaba cinco excusas para no hacer nada: impotencia, complicidad, el funcionario perfecto, perversidad y el más adelante veremos. Hoy el que más me molesta es lo de “No va conmigo, para eso están las ONG, los misioneros o las personas voluntarias. Grandes idealistas que intentan hacer el mundo mejor mientras yo sigo con mi vida y mis problemas”.

Pues no. Aparte de ser un argumento igual de burdo que el de “todos los políticos son iguales“, es la excusa perfecta para aparentar no responder a las preguntas del principio: ¿Qué ha sentido? ¿Qué va a hacer?… cuando ya lo han hecho.

Me van a volver a decir otra vez que “acabas con el glamour y épica” pero en las ONG, los misioneros o las personas voluntarias, Mandelas hay muy pocos.

La gran mayoría como usted o yo, con nuestras incoherencias, problemas y miserias. Y la principal miseria es la vanidad de creernos a veces mejores que los demás. Dejen que me recuerde este párrafo: “Del voluntario al obligatorio. Parecen dos términos opuestos, pero para mi, ser voluntario, activista o militante en alguna entidad o mejor en alguna causa relacionada con la justicia social es una obligación moral. No estoy haciendo el bien por ser voluntario y nadie me lo tiene que agradecer, estoy cumpliendo con mi obligación como persona. Ser voluntario es un medio para luchar por derechos sociales y contra la pobreza y sus causas y causantes.

No hay superhéroes. Sólo personas como usted que deciden hacer algo¿Para nada?

La humanidad mejora. Usted y su vecino no

Es un hecho objetivo. El mundo está mejor que nunca.

En 1990 casi me echaron de la facultad de Empresariales por empapelarla con 200 cartelitos con el lema “Hoy, como todos los días, 100.000“, por las personas que entonces morían de hambre. Hoy esta cifra se ha reducido a mucho menos de la mitad.

Como dicen Kiko Llaneras y Nacho Carretero en Datos para el optimismo (aunque como antídoto para el populismo el artículo es bastante ingenuo) y como pueden ver en los gráficos, en los últimos 60 años, la esperanza de vida ha aumentado desde los 48 a los 71 años; la tasa de mortalidad infantil se ha dividido por cuatro y el analfabetismo ha caído desde el 44% al 15%. Y como defienden filósofos como Steven Pinker: “la violencia desciende históricamente y quizás vivamos en la época más pacífica de la existencia de nuestra especie“.

Las evidencias, como nos recordó la campaña #stopthemyth de la Fundación Gates (si, no todo es blanco y negro), también nos permiten afirmar con rotundidad que los países pobres NO están condenados a seguir siéndolo, la ayuda internacional NO supone un malgasto de dinero y que salvar vidas NO conduce a la sobrepoblación mundial.

Triunfalismo ninguno. Más de 800 millones de personas siguen malviviendo con menos de 1,9 euros al día. Y estamos asistiendo a un aumento brutal de la desigualdad en todo el mundo y especialmente en España.

Les recomiendo leer “La peligrosa clase media”, un breve artículo de Moisés Naim que me inspiro hace años. Y si quieren ver lo empinada que puede ser la cuesta abajo si no luchamos contra ello, tecleen sus ingresos en The Global Rich List y verán por ejemplo que una persona en pobreza severa en España (menos de 330€ de ingresos al mes) es más rica que otras ¡4.607 millones! en el resto del mundo.

Hacer algo es defender derechos

Marcha Mundial contra la explotación Laboral infantil Vigo 1998

No es gratis. Detrás de cada cifra positiva, de cada pequeño avance, de que los retrocesos con los Trump de turno no sean tan drásticos… hay personas que deciden no resignarse y defender de forma pacífica los derechos humanos.

Así se acabó con el apartheid, la esclavitud o muchas guerras, y se avanzó hacia la democracia o el voto femenino frente a argumentos como “Las mujeres nunca podrán votar: son físicamente frágiles y no podrían enfrentarse al estrés que supone votar”.

Hace 25 años la palabra desigualdad apenas se pronunciaba. No sabíamos lo que era el consumo responsable, el comercio justo, la economía solidaria o la banca ética. Hasta que marchamos contra la explotación laboral infantil comprábamos ropa sin saber que la estaban fabricando millones de niños y niñas; hoy muchísimos menos.

Aún me emociona leer al añorado S.J. Fernando Cardenal animarnos desde Nicaragua con su “Mi esperanza es que los jóvenes vuelvan a las calles a hacer historia” Y vaya si la hicieron cuando el bendito 15M estalló con su Me gustas democracia. Y no, no estás como ausente.

Muchos chicas y chicos tutelados están consiguiendo acabar con el prejuicio de que les miren distinto que tienen deseos y sueños de futuro y que reclaman hacerse adultos sin precariedad

V Encontro Galego Participación EAPN Galicia www.pobreza.gal

En 1190 dos personas del mismo sexo no podían casarse, adoptar o ser felices en público. Hoy peleamos contra autobuses que fomentan el odio hacia las personas transexuales. Repitan conmigo: Hay niñas con pene y niños con vulva. Y no somos pocos, hasta mi admirada Yolanda Ramos lo ha hecho en Tu cara me suena.

¿Sabía que España sigue recibiendo reconocimientos internacionales por la mejora de la calidad de vida de la comunidad gitana y su lucha contra los prejuicios y las mentiras?

Los padres y madres de muchos niños y niñas con síndrome de down, autismo o discapacidad intelectual estaban preocupados por su infancia y hoy se preocupan por su trabajo, su jubilación o su derecho al voto. Las personas con salud mental estaban encerradas en manicomios y hoy reclaman ser felices.

En una charla en Vigo de la exitosa campaña contra las minas antipersona, un tal Alberto Estévez decidió dedicar su vida a luchar contra el tráfico ilegal de armas.

¿Sirve de algo?

En el corto plazo todos muertos

Los cambios se generan poco a poco. Son como el nacimiento de un niño. No lo vemos pero de repente, la niña que ayer tenía 3 años hoy tiene doce” nos decía una siempre inspirada Yosi Ledesma.

En estos años he visto ya demasiadas frustraciones por pensar que los cambios y los éxitos eran inmediatos: la OTAN, la LOGSE, el 0,7%, el Prestige… el 15M…

Hoy asisto sorprendido a la despedida de Juventud Sin Futuro, tras seis años de ejemplo en la lucha por los derechos de los jóvenes con campañas memorables como “No nos vamos nos echan“. Y se van haciendo un cierto ridículo con su artículo “Quisieron robarnos el futuro, pero solo nos quitaron el miedo“, contando batallitas y animando a que sus victorias: “otra generación las enarbole” (Nota: acabo de comprar el dominio juventudsinfuturo.es, para enarbolarlas si acaso)

La maravilla de las redes sociales nos ha permitido una capacidad de comunicación e incidencia como nunca soñamos, pero también alarmas continuas por la última injusticia y frustraciones por no solucionarse ya. Ese “Cuanto mejor, peor” que dice Javier Cercas o “La pregunta millenial de la que habla Simon Sinek.

Y no, las revoluciones no existen.

Existe el trabajo constante, con más, menos o ninguna intensidad según el ánimo, pero constante.

Defendiendo derechos (no se ofendan, pero apadrinar niños o recoger tapones o alimentos funciona una vez pero es inútil y hasta cómplice si no va acompañado de la pregunta ¿Qué exijo para que esto no se vuelva repetir?).

Sumar. Trabajar en red y mirando por los derechos de quien tengo al lado y no sólo por los míos.

Y sobre todo…Sonreir.

Yayoflautas, prepárense.

@xosecuns

 

 

Campañas, Comercio justo, Comunicación, Comunidad gitana, Consumo responsable, Cooperación, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Heroes cotidianos, Incidencia, Inclusión, Inversión social, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Personas sin hogar, Tercer Sector, Voluntariado
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net