Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Archivo para ‘Exclusión’ categoría

Telecinco y Cuatro: ¿Por qué insultan a las gitanas? #NoALosGipsyKings3

22 de Marzo de 2017 a las 1:23

Cuando hace unos días intentaba demostrarles que sirve de algo luchar por los derechos humanos y contra la pobreza, les ponía entre otros ejemplos de éxito, el enorme, y reconocido internacionalmente, avance en derechos y desarrollo que la comunidad gitana ha tenido en los últimos 30 años.

No lo han tenido ni lo tienen fácil: los prejuicios y las palabras mentirosas sobre gitanas y gitanos siguen ganando por goleada a las palabras verdaderas.

No deja de sorprenderme ver a personas de indudable rigor personal y profesional someterse a la implacable ley del cuñadismo y opinar negativamente y con todo lujo de generalizaciones sobre más de un millón de españolas y españoles y olvidándose de paso de la presunción de inocencia. Para todas ellas les recomiendo leer Payo Today, se reirán un rato (ojalá que de sí mismas).

¿Por qué siguen los prejuicios?

Estos días, mientras denunciamos el odio y la apología de la violencia que se publicita desde un autobus ultracatólico, en Cuatro todos los miércoles se nos cuela una flota entera de prejuicios hacia la comunidad gitana. ¡La tercera edición! del programa de televisión Gipsy Kings.

Véanlo un rato. Me lo tragué entero la semana pasada y mientras lo sufría iba anotando las palabras que me venían a la cabeza: monigotes, caricaturas, vagos, sobreactuados, trivialidades, superficiales, insultos a su religión, machismo, exageración… No muy diferentes a los comentarios, la mayoría racistas, que se pueden leer en redes sociales.

Una sugerencia si lo ven. Imaginen que en vez de gitanos, apareciera usted y su familia, vecinos de su pueblo, o que fueran personas en silla de ruedas, con síndrome de Down, niños y niñas de cualquier colegio…Entenderán por qué Telebasura no es realidad.

Exijamos un trato digno al pueblo gitano en la televisión

Ahora es Gipsy Kings, pero antes fue Príncipe gitano. La productora Mediaset (dueña de Cuatro y Telecinco) parece tener la obscena costumbre de buscar audiencia y beneficio comercial a costa de la imagen y la dignidad de todo un pueblo.

Ante tanto insulto, la Fundación Secretariado Gitano nos pide ayudarles a exigir la paralización inmediata de Gipsy Kings y a pedir a los anunciantes que retiren su publicidad de este espacio que daña la imagen de todo un pueblo, apelando a “la falta de ética profesional que supone utilizar a personas individuales de la comunidad gitana para hacer de ellas un espectáculo que caricaturiza a toda la comunidad, con el único fin de lograr audiencia y los beneficios económicos asociadas a ella”.

Mentiras y verdades sobre la cultura gitana

Las oenegés y federaciones del Consejo Estatal del pueblo gitano han manifestado de nuevo su rechazo a este programa. Tres párrafos resumen muy bien sus razones

No podemos sino reiterar, con cierto hastío, nuestra repulsa ante este tipo de iniciativas que utilizan de manera frívola y morbosa la ya denostada imagen social de nuestro Pueblo y, especialmente, de las mujeres gitanas. Estas prácticas contribuyen a la solidificación de los estereotipos, prejuicios y peores sentimientos colectivos hacia cientos de miles de personas corrientes, de carne y hueso, que luchan por salir adelante como las demás. Además, en esta tercera temporada no augura un enfoque distinto al habitual, más bien se remarcan aún más los enfoques pretendidamente humorísticos, chabacanos o que en ocasiones remarcan o ridiculizan la forma de expresarse o sus conocimientos.

La única manera de hacer triunfar a Los Gipsy Kings es falseando la rica y compleja realidad gitana; ahondando en la percepción exótica, folclórica y surrealista que de la misma alberga el imaginario colectivo mayoritario. Se trata de una mirada vertical, alejada y autoritaria cuyo objetivo es la producción de beneficios económicos sin más. En este contexto, los gitanos y gitanas nos convertimos en meros productos de mercado a disposición de los tiburones de la industria del espectáculo. Todo ello favorece el incremento del rechazo general y arcaico hacia el Pueblo Gitano que imbuye nuestra geografía.

Si quieren mostrar la realidad gitana tienen ejemplos maravillosos de los que aprender tales como la serie documental “Gitanos Andaluces” dirigida por Pilar Távora y emitida en Canal Sur Televisión o el programa de Radio Exterior “Gitanos, arte y cultura romaní.

¿Y los anunciantes qué dicen? ¿Y su política de RSE?

Samsung España, Iberdrola, Nissan, Axe, The Phone House, Mutua Madrileña, Antonio Banderas (colonia), Momondo, Puleva Omega3, Dentix, La gula del Norte, Mapfre, EDreams, Citroën,  Renault,  Banco Sabadell,  Multiópticas,  Marlene, BBVA, Nintendo, Pantene, Scholl, Danacol, Arriaga Asociados, Schär, ING Direct, Solan de Cabras, Vicks Vaporub,  21 Buttons,  Hyundai,  Nintendo, Hugo Boss (colonia),  Carrefour,  Nivea, Paradontax,  Knorr,  Nestlé,  Eucerin,  Ralph Lauren,  Shisheido, Tic Tac caramelos, Ariel…

Con esta campaña la Fundación Secretariado Gitano se está dirigiendo también a anunciantes como los anteriores para que retiren su publicidad en este programa. No se trata de criminalizar a ninguna empresa, no creo que supieran que su marca y su prestigio se está asociando a prejuicios y falsedades. Pero ahora que lo saben ¿cómo actuarán?

¿Tienen política de Responsabilidad Social Empresarial? Porque como con las amistades, es en estas ocasiones cuando se debe demostrar que sirve de algo y no es papel mojado.

El 8 de abril se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Pueblo Gitano (International Roma Day) Por un trato digno al pueblo gitano en la televisión. Unete.

@xosecuns

Campañas, Comunicación, Comunidad gitana, Consumo responsable, Derechos humanos, Empresa, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Responsabilidad Social Empresarial
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Entre los escombros

31 de Enero de 2017 a las 15:10

Les dejo la versión ampliada del artículo de opinión del mismo nombre que se publicó en La Voz de Galicia junto a los reportajes El drama de los desahucios no desaparece de Ana Balseiro y «No estábamos dispuestos a perder a nuestras hijas» de J. Fuentes y M. Hermida.

Foto: Marcos Míguez

Foto: Marcos Míguez

Si, sigue habiendo desahucios. 1.749 en los primeros nueve meses del 2016 y sólo en Galicia. 6 al día, prácticamente los mismos de los últimos cuatro años y más por impago de alquileres que por ejecuciones hipotecarias, pero los sigue habiendo y muchos.

Miles de personas aún no tienen garantizado su derecho a una vivienda digna. En la necesidad extrema y aunque parezca mentira Galicia es lider con 3000 personas malviviendo aún en chabolas. Otras 3600 viven en la calle.

Desahucios desde inicio recuperacion

¿Le sorprende? A bastantes dirigentes políticos puede que si, empeñados en repetir ya no como dogma sino cada vez más como un hecho alternativo, que con el mero crecimiento económico o la incipiente creación de empleo ya basta para acabar con la pobreza o los desahucios, que es un tema solucionado del que ya sólo los populismos se acuerdan.

Pero la realidad y las evidencias son tozudas. Como explica Kiko Lorenzo en su libro Metáforas para entender la crisis (y no volver a repetirla), el terremoto de la crisis económica lo han padecido y lo siguen padeciendo las clases medias pero sobre todo quienes menos tienen y quienes menos ganan. Y como en cualquier terremoto, aunque no haya temblores, las víctimas siguen entre los escombros.

Pobreza populismo pedirMás de 13 millones de personas siguen en España en riesgo de pobreza o exclusión, 700.000 en Galicia. Pero es preocupante el avance de la pobreza severa (ingresar menos de 332 euros al mes), en España 3,5 millones de personas y 132.000 en Galicia, 36000 más que el año anterior.

¿Cómo le fue a su familia en la crisis?. Abruman las evidencias de que la desigualdad está avanzando sin freno en España y con ella impidiendo a muchas personas, ensañándose sobre todo con las más jóvenes, ya no sólo pagar el alquiler o la luz sino llegar a fin de mes o pensar en como puede ser su vida dentro de unos años.

La última viene del Banco de España y aparte de humillar a los críticos con el último informe de Oxfam Intermon “Una economía para el 99%” presenta un dato que estremece: el patrimonio de las 25% de las personas más pobres se ha deteriorado tanto que ya es negativo; como media deben 1300 euros más de lo que tienen.

Y no, la mejor política social ya no es el empleo. Porque si a la palabra empleo no le ponemos el apellido digno es otra cosa.

Una buena noticia sin duda los 547.000 nuevos empleos del 2016 pero miren este vídeo de la magistral campaña de la Fundación FOESSA o sigan leyendo: en más de 720.000 hogares no tienen ningún ingreso (360.000 en 2007), el 56% de personas desempleadas de larga duración (más de 600 días, uno tras otro buscando empleo) y el 47% sin percibir ninguna prestación, sometidos a la “violencia administrativa” de recorrer mostradores y rellenar formularios para ayudas puntuales de supervivencia. ¿Cómo se hace para pagar la hipoteca o el alquiler?

Consolémonos un poco con la lentitud de los avances. Que la pobreza es un problema de estado acaba de reconocerlo hasta el Consejo Económico y Social. Las evidencias del aumento de la desigualdad y el fraude fiscal son tan abrumadoras que hasta el ministro Montoro ha reconocido el injusto tratamiento fiscal de las grandes empresas.

Tarde, pero la justicia europea sigue escarbando en la normativa hipotecaria española permitiendo paralizar judicialmente ejecuciones si se observan cláusulas hipotecarias abusivas.

En la Xunta de Galicia se empieza a huir de medidas espasmo cortoplacistas por estrategias plurianuales como el alquiler social o el censo de viviendas vacías.Y los cuatro grupos políticos del parlamento gallego están de acuerdo en que es imprescindible reforzar programas de alquiler de viviendas públicas, alquiler social y otro tipo de ayudas al alquiler.

Que lo demuestren donde gobiernan

@xosecuns

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Inclusión, Inversión social, Personas sin hogar, Pobreza, Rentas Mínimas, Servicios sociales, Vivienda
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Vacunas contra el odio a las personas con discapacidad

30 de Noviembre de 2016 a las 23:54

discapacidad-odio“Siempre nos preguntaremos las personas completas si una criatura incapacitada de cuerpo puede tenerse en cuenta para dar ideas del mundo. Quien no sabe de las pasiones de las personas (el amor carnal, el odio, el esfuerzo físico, el sudor y el cansancio, el placer de nadar o tomar el sol, la locura de la pelea, piña a piña, el correr de las lágrimas de alegría cuando se besa por primera vez a un hijito…), quien nunca pudo participar de lo que participamos los normales, ¿puede mandar en un partido político?”

Este comentario, dirigido a Pablo Echenique, lo escribió en su Facebook un, hasta ahora, prestigioso escritor que cerraba una lista en las pasadas elecciones autómicas gallegas. Aunque su autor, al que no pienso citar, lo borró rapidamente y pidió unas desganadas disculpas unos días después, creo que sobra explicar el daño que causó a muchas personas.

Echenique se defiende perfectamente, de hecho lo conocí hace años en el descarado blog De retrones y hombres. Pero no pueden hacerlo miles de personas con diversidad funcional (la palabra discapacidad se queda algo viejuna, aunque yo la entienda en positivo como “distintas capacidades”) a las que se insulta de múltiples formas.

Desde un obligado apartheid al negarles la accesibilidad en sus edificios o calles, una educación inclusiva o un trabajo decente;no atenderles en bares, restaurantes y pubs, hasta la agresión o el insulto, como los de un obsceno Donald Trump. Un discurso del odio que pudre impunemente las redes sociales. Hasta ahora.

Discurso y delitos de odio

Insultos, injurias, amenazas, vejaciones, trato degradante, lesiones, abuso o agresión sexual, discriminación, robo con violencia o intimidación, etc. son formas de delitos de odio.

La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) los define como toda infracción penal donde la víctima es seleccionada por su pertenencia a un grupo determinado: el racismo o la xenofobia, orientación o identidad sexual, creencias o prácticas religiosas, antisemitismo, discapacidad, aporofobia, ideología y discriminación por sexo o género. En este vídeo se lo explican:

En el completo Informe 2015 sobre incidentes relacionados con los delitos de odio en España, el Ministerio del Interior indica que  el 17% de los delitos del odio se produce en el ámbito de la discapacidad. 226 incidentes registrados, frente a los 199 del 2014, un 13,6% más.

delitos-de-odio-ministerio-interiorLos responsables en todos los ámbitos son mayoritariamente hombres (407 de 464). El 83% del total en el ámbito de discapacidad.

Las víctimas fueron sobre todo mujeres (128, frente a 107 hombres). Y atención, el 50% del total de delitos de odio registrados a personas mayores de 65 años, fueron por discapacidad.

Vacunas contra el discurso de odio

Relájense, a partir de ahora todas son buenas noticias. Las primeras están implícitas en lo ya escrito y no son menores.

El odio no distingue de colectivos: los mismos odiadores que agreden a personas con discapacidad suelen hacerlo con innmigrantes, mujeres, homosexuales, personas en paro o pobreza… Es suicida ir por libre y sólo con mi colectivo a la batalla en redes o calles contra la discriminiación y los prejuicios. Y aquí hay muchos avances, en redes de ONG y administraciones desde luego.

Hay estadísticas normalizadas. El informe del Ministerio del Interior tiene dos años de vida. Como se comprobó cuando se empezaron a difundir datos normalizados sobre muertes por violencia machista, el primer paso para afrontar un problema es contar a las víctimas (algún día quíza se haga con niños y niñas muertas, pero esta es otra historia)

Podemos aprender algo de historia, la del movimiento por los derechos civiles de las personas con discapacidad. O la de las organizaciones de su ciudad que lo hacen.

Si quieren leer o animar a la lectura, les recomiendo Discalibros, el blog de libros de una profesional comprometida como Pilar Porras en los que la diversidad funcional es la protagonista. Gracias Pilar por toda la ayuda para este post.

Para formarse o saber más, es impresionante este dossier de recursos sobre victimización en la discapacidad, realizado por el equipo técnico del imprescindible SID (Servicio de Informacion sobre Discapacidad) y coordinado por Miguel Angel Verdugo y Pilar Porras. Si quieren ilusionarse, no se pierdan el apartado Proyectos e iniciativas sobre victimización.

Haga click o llame al 091 o 062 para más información

Haga click o llame al 091 o 062 para más información

La Ley 4/2015, de 27 de abril, del Estatuto de la víctima del delito, recoge en su articulado el derecho de las personas con discapacidad a recibir la atención adecuada en cuanto al acceso a la información y protección en caso de necesitarla

Si quieren denunciar un delito de odio, tienen toda la información en esta página del Ministerio del Interior

Si cree que ha sufrido discriminación por su discapacidad, para facilitar su defensa, el CERMI ha editado esta completa Guía de Autodefensa.

Tienen una Oficina de Asistencia a las Víctimas de Delitos en su ciudad. Estas oficinas están obligadas a coordinar a los diferentes órganos, instituciones y entidades competentes para la prestación de servicios de apoyo a la víctima. En la página 58 de esta Guía Práctica: Cómo actuar ante casos de discriminación y delitos de odio e intolerancia tienen todos los contactos.

Ya hay 11 comisarias accesibles con servicios de videointerpretación para denunciar: Avila, Usera, Valladolid, Oviedo, Zaragoza, Santander, Toledo, Palma, Santiago, Badajoz y Valencia.

Pero sobre todo están las personas que no se callan y reaccionan a los delitos. La más importante es usted pero me apetece recordar a Marta Arias y un post que me sigue emocionando: Infancia y discapacidad:¿Gotas en el desierto? Cuando uno ve la discapacidad antes que al niño, no sólo es malo para el niño, sino que priva a la sociedad de todo lo que ese niño tiene que ofrecer

Y me ilusiona mucho ver a personas como Anxo Queiruga, Nacho Rodríguez o Iker Sertucha, a las que valoro por su compromiso, al frente de diversas federaciones, afirmando que “La discriminación de las personas con discapacidad sigue estando a la orden del día” que “La reserva de empleo para personas con discapacidad se incumple en todo el Estado” o que ¡No puedo expresarme en mi lengua!

Les dejo unos cuantos regalos para el final. Cuando leí con espanto la salvajada del principio estaba con unas clases en la asignatura de Comunicación Solidaria en la Facultade de Ciencias Sociais e Comunicación de Pontevedra. Disfruté mucho con algunos de los trabajos sobre pobreza y exclusión del alumnado (les perdoné incluso que me llamaran viejuno por no tener Instagram-ya lo tengo-), así que le pedí a una parte infografías para difundir en redes y desmentir prejuicios sobre las personas con discapacidad. Este fue el resultado.

Muchas gracias. ¡Contrátenlas ya!

@xosecuns

Carla Vinseiro y Paula Rodríguez

Carla Vinseiro y Paula Rodríguez

 

Anxela Vazquez, Romina Reiriz, Nur Ietum y Alexandra Martinez

Anxela Vazquez, Romina Reiriz, Nur Ietum y Alexandra Martinez

 

Daniel Dacoba, Laura del Castillo e Isabel Diaz

Daniel Dacoba, Laura del Castillo,Isabel Diaz

 

Diego Cabaleiro, Adrian Aira y Martin Andres

Diego Cabaleiro, Adrian Aira y Martin Andres

 

Jose Garcia, Claudia Hernandez y Tania Grela

Jose Garcia, Claudia Hernandez y Tania Grela

 

Laura García Villar

Laura García Villar

 

Elva Carita Quispe

Elva Carita Quispe

 

Monica Abad Lopez

Monica Abad Lopez

 

Marta Lema Barreiro, Inma Carrasco y Maria Romero Down

Marta Lema Barreiro, Inma Carrasco y Maria Romero Down

 

Tania Castelo Martín

Tania Castelo Martín

Comunicación, Derechos humanos, Educación, Exclusión, Formación, Inclusión, NO Violencia, Participación, Personas, Personas con Discapacidad
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Chantaje farmacéutico: ¿Cuánto vale una vida?

24 de Octubre de 2016 a las 18:44

derecho a curar

Pues si, la enfermedad es un mercado muy rentable, y utilizar el chantaje como herramienta de marketing farmacéutico parece que también.

Se lo he escuchado a responsables políticos, especialmente de áreas de política social o sanidad, indignados y hasta “crispados” por tener que pagar con fondos públicos precios desorbitados por medicamentos imprescindibles ante la lógica presión de las personas afectadas y de la oposición. Fondos detraídos de otras partidas de política social.

También he escuchado en estos responsables la queja de que “desde las ONG se nos apoya poco“…

Hasta ahora. A la movilización de Plataformas de afectados como las de la Hepatitis C, se le unen sólidas investigaciones como “Hepatitis C: el nuevo campo de batalla por el acceso a medicamentos esenciales” del Instituto de Salud Global de Barcelona, o la web Medicamentalia, una completa investigación de la Fundación Civio sobre el acceso global a medicamentos esenciales, merecido Premio Gabriel García Márquez 2016 a la innovación periodística.

Hoy les dejo con Elena Urdaneta, la Coordinadora General de Médicos del Mundo España, para que les anime a implicarse en la campaña El precio de la vida. De la coherencia de esta organización en su defensa del derecho a la salud y la sanidad universal ya escuchamos hace años en su campaña Derecho a curar. Hoy dan un nuevo paso y hacen preguntas que ojalá les indignen tanto como a mi: ¿Pagar 1.359 millones de euros por lo que solo vale 30?

Gracias Elena

Foto: Abraham Mike Yousaf/Médicos del Mundo

Foto: Abraham Mike Yousaf/Médicos del Mundo

El precio de la vida

¿Cuánto vale una vida? ¿Se le puede poner precio al ser humano? Esta es la pregunta que ha servido de base para el lanzamiento de la campaña internacional El precio de la Vida para denunciar que los precios de los medicamentos se fijan por las leyes del mercado y no por su verdadero valor.

Somos una organización que trabaja por defender el derecho humano de la salud de todas las personas, en especial las más vulnerables. Una parte importante de este acceso a la salud es el acceso a medicamentos. Más de 2.000 millones de personas en el mundo no disponen de medicamentos esenciales. Y no sólo ocurre en países lejanos; el problema también ha llegado a Occidente y a nuestro país.

salud-mdm-1Ya lo hemos visto con los nuevos fármacos para la hepatitis C o algunos tipos de cáncer: un tratamiento combinado contra la hepatitis C (por ejemplo, Sofosbuvir y Simeprevir) ronda los 40.000€ en países como EEUU o Francia, y entre 25.000 y 13.000 en España, donde hay más de 50.000 personas diagnosticadas. Keytruda, para el melanoma, se venderá a más de 100.000€ anuales por paciente. Glivec, para tratar la leucemia, cuesta en nuestro país unos 30.000 por paciente y año.

Creemos que los fármacos deberían tener precios asequibles y ser financiados de manera sostenible por los gobiernos, pero esto hoy en día ya no sucede.
Los laboratorios determinan el precio de los medicamentos en función de la capacidad que tiene cada Estado de pagar determinado tratamiento. Así, cuanto más rico es un Estado, mayor es el precio. Generalmente, las autoridades que fijan el precio de un medicamento aceptan alinearse con las exigencias de las empresas farmacéuticas. Desde hace varios años, el precio de los tratamientos sanitarios está en constante aumento y estos precios exorbitantes no se justifican solamente por los costes de investigación y producción.

¿Qué argumentan los laboratorios para justificar estos precios?

Los precios son elevados porque la investigación es cara

FALSO. Los costes de investigación y desarrollo (I+D) que dedican los laboratorios a elaborar un medicamento innovador y eficaz suelen sobreestimarse y los importes reales son confidenciales.

En realidad, la mayoría de fármacos innovadores se basan en la investigación desarrollada en los laboratorios de las universidades y los centros sanitarios públicos. Luego, las empresas farmacéuticas adquieren los descubrimientos más prometedores y desarrollan medicamentos que después compran los sistemas sanitarios de los países, de nuevo con fondos públicos y a unos precios a menudo abusivos. Además, estas compañías reciben deducciones fiscales por promover la investigación, con lo que se cierra el círculo vicioso perverso.

salud-mdm-3Los precios son elevados porque el beneficio terapéutico es enorme

FALSO. En teoría, cuanto mayor es el beneficio para el paciente, mayor es el precio. Y, sin embargo, desde hace 20 años, el 74 % de los medicamentos que se comercializan no producen más que ligeros beneficios terapéuticos. Respecto al Sofosbuvir –empleado para combatir la hepatitis C-, el precio se justifica afirmando que permite evitar la cirrosis y el trasplante de hígado, cuya atención sanitaria es muy costosa. Si esta misma lógica se aplicara a otros sectores, un airbag se pagaría al precio de una vida.

Los precios son elevados porque los costes de producción son importantes

FALSO. Las empresas no comunican jamás a cuánto asciende el coste real de producción de los medicamentos para garantizar un margen razonable sobre las ventas, aunque esto es lo que debería determinar su precio. En el caso del Sofosbuvir, el beneficio es colosal: un equipo de investigadores de Liverpool ha estimado que su coste de producción ascendía a una media de 75 € por 3 meses de tratamiento. A un precio de 41.000 €, el Sofosbuvir se vendería así 400 veces más caro que su coste de producción.

¿Qué ocurre en España? ¿Pagar 1.359 millones de euros por lo que solo vale 30?

De las 475.000 personas que se estima que viven con el virus de la hepatitis C en nuestro país, inicialmente sólo quienes estaban en un estadio avanzado de la enfermedad tenían derecho al tratamiento y podían, por tanto, curarse. Sin embargo, tras la lucha de las organizaciones de personas afectadas, en 2015 el Ministerio de Sanidad activó un Plan de lucha contra la enfermedad que ha permitido tratar a más de 50.000 pacientes.

salud-mdm-2El coste de cada tratamiento, según el Ministerio de Hacienda, sería de 27.179 € (combinaciones de uno, dos o más fármacos) con lo que se habrían pagado un total de 1.358,9 millones de euros por medicamentos para la hepatitis C. Según IS Global, el coste real de estos nuevos tratamientos podría ser de unos 300€ por paciente o 600€ con una combinación de dos fármacos. Es decir, el coste total para el sistema de salud debería haber supuesto en torno a los 30 millones de euros en lugar de los 1.358,9 millones que han pagado (un 4.529% más).

Las patentes que protegen las innovaciones terapéuticas tienen una validez mínima de 20 años, durante la cual no se puede poner en el mercado ningún genérico a bajo precio. El gobierno, sin embargo, no utiliza las herramientas a su disposición para oponerse a esto, como las licencias obligatorias. Este instrumento jurídico permite suspender temporalmente una patente y abrir el mercado a la competencia para producir o importar genéricos, con el objetivo de hacer bajar los precios ante necesidades de salud pública, defensa nacional o abastecimiento.

¿Qué soluciones hay?

Desde Médicos del Mundo creemos que el modelo de innovación terapéutica debe tener unas bases que garanticen la puesta a disposición de medicamentos esenciales en cualquier lugar del mundo y para cualquier persona, independientemente de su origen, condición, edad o enfermedad. En el siglo XXI, debemos reclamar que los precios sean fijados en función de lo que la salud pública aconseje y no de lo que los Estados puedan negociar con compañías que entiendan que es un lujo investigar y producir fármacos para curar enfermedades y salvar vidas.

Exigir un imperativo de “rentabilidad razonable” necesita de transparencia en el coste real de I+D y la procedencia de la financiación y obliga a que el Gobierno introduzca criterios de interés público para la fijación de precios y la adjudicación de las inversiones que realiza para promover la I+D en medicamentos.

salud-mdm-4Los productos de salud no son bienes de consumo convencional, como el teléfono móvil o la ropa. Se trata de productos necesarios, que influyen directamente en el estado de salud de las poblaciones, es decir, tienen una relación con la vida y la muerte.

Con la campaña “El precio de la vida” buscamos concienciar a la ciudadanía y a quienes deciden sobre las políticas públicas de que todas las personas tienen derecho a conseguir los medicamento que necesitan.

Los Estados pueden negociar los precios con la industria farmacéutica, pero siempre teniendo en cuenta que el precio de la vida, de cualquier vida, no puede depender de reglas del mercado o de intereses particulares, porque la salud y la vida de cada persona no tienen precio.

Nuestra salud depende de ello.

Elena Urdaneta

@MedicosdelMundo

#ElPreciodelaVida

 

Administración, Campañas, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Empresa, Exclusión, Incidencia, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Salud, Servicios sociales, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

10 claves sobre el estado (fallido) de la pobreza en España

13 de Octubre de 2016 a las 10:57

2016-informe-eapnYa ven, como mínimo 13.334.573 personas no se han enterado en España de que estamos saliendo de la crisis, creciendo económicamente y creando empleo.

El 28,6% de la población española seguía en 2015 en riesgo de pobreza o exclusión social.

1.062.084 personas más que en el 2011, el año en el que nos comprometimos, en la Estrategia Europa 2020, a que en 2020 España reduciría en 1.400.000 personas esta cifra bochornosa. En apenas cinco años 2.400.000 personas deberían salir de la pobreza si queremos cumplir. Ni aún queriendo. Y nosotros preocupados por el déficit público.

Quería darles la buena noticia de que hemos mejorado respecto al 2014 y que hay 322.658 personas menos sufriendo, pero ni eso, es una ilusión estadística. Otra colleja más que me he llevado intentando ilusionarme al leer el informe “El Estado de la Pobreza. España 2016” que hoy presenta EAPN España, la Red Europea contra la Pobreza. Un completo estudio en el que se analiza, en España y sus comunidades autónomas, el cumplimiento del objetivo de inclusión social especificado en la Estrategia Europa 2020 basado en datos oficiales del indicador AROPE (Riesgo de pobreza y exclusión social).

Como les explicaba en detalle en este pequeño diccionario, este indicador es la agregación de las personas incluidas en estos tres conceptos: Pobreza relativa (en 2015 ingresar menos de 8011 € al año, 667€ al mes), Privación o carencia material severa y Baja Intensidad laboral en el hogar.

evol-arope-espana-galicia-2005-a-2015-bonito

Tú eres más pobre: Pobreza más severa. Desigualdad más extrema.

2016-pobreza-relativa-y-severaEn los últimos años no sólo ha aumentado la pobreza, sino que se ha producido un empobrecimiento de la mayoría de la población española.

En el último año, han empeorado la situación de quienes peor lo están pasando, las 3.543.453 personas (el 7,6% de la población) que viven en pobreza severa o extrema, con ingresos inferiores a 4.006 € al año (333,8€ al mes). 326.000 personas más que en 2014. 726.000 más que en 2013.

Si, la desigualdad está desbocada, parece que los avariciosos aún no se han saciado. La renta del 20 % más rico de los españoles es 6,9 veces superior a la renta de 20 % más pobre. En la Unión Europea esta proporción era del 5,2 en 2014. Sólo nos superan Rumanía y Serbia.

2016-relacion-renta-80-20O si lo quieren afinar más, la renta conjunta del 10% de la población con mayores ingresos es casi 14,2 veces la del 10% más pobre (en 2009 era de 10,8 veces), la misma renta que el 50% de la población.

En 2015 el índice GINI de España era de 34,6 muy por encima de la media europea de 30,9. Hasta el Banco Mundial ha asumido que el aumento de la desigualdad es un riesgo económico y social y que “la riqueza no se reparte sola

Pérdida de ingresos entre grupos de población 2009-2015

Pérdida de ingresos entre grupos de población 2009-2015

¡Todos debemos apretarnos el cinturón! ¿Se acuerdan de este mantra? Pues hoy podemos afirmar que son los más pobres quienes han pagado y están pagando las consecuencias de la crisis.

Este gráfico es una bofetada que apenas necesita explicación. El 30% más rico de la población ingresó como mínimo un 7,5% menos de lo que ingresaba en 2009, mientras que el 30% más pobre perdió entre el 14% y el 25%.

Un aumento de la desigualdad de lo que no se libra la clase media, cada vez más menguante. Sus ingresos se han reducido entre el 9% y el 13%. Unas 800.000 personas la han abandonado entre el 2009 y el 2015.

¿Cuanta riqueza hay que acumular para empezar a distribuirla? ¡Y algunos protestaron cuando Oxfam Intermón nos llamó pringados!

Sin futuro para jóvenes, niñas y niños. Sin presente para madres solas

Es descorazonador ver como un país arruina su futuro y se ensaña con sus jóvenes. El grupo de personas entre 16 y 29 años tiene en 2015 la tasa más elevada (38,2%) de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social, dos puntos más que el año anterior. No nos extrañe que sigan gritando “No nos vamos. Nos echáis” o que denuncien el fracaso del Sistema de Garantía Juvenil.

Le siguen las niñas y niños menores de 16 años con un 33,4%. Menos que el año anterior, pero no se ilusionen, siguen sin ser una prioridad política: se debe a la reducción progresiva del tamaño de nuestros hogares y a la vuelta a sus países de origen de la población extranjera.

Una cifra que llega a un insoportable 50,1% si viven en un hogar monoparental (1 adulto con 1 o más niños dependientes) o mejor dicho monomarental, ya que la gran mayoría, en un millón y medio de familias en España, es una madre sola la que trata de sacar adelante a sus hijos.

Porcentaje población en riesgo de pobreza o exclusión social por tramos de edad

Porcentaje población en riesgo de pobreza o exclusión social por tramos de edad

Los mayores de 65 años ya no se libran

Porcentaje personas mayores de 65 años en pobreza o exclusión

Porcentaje personas mayores de 65 años en pobreza o exclusión

En el gráfico anterior se ve muy bien. Hasta este año, mientras la mayoría de la población se estaba empobreciendo, los mayores de 65 años, cuyas pensiones prácticamente no se han modificado desde el 2009, veían reducir su riesgo de pobreza y exclusión casi a la mitad.

Hasta ahora. Dejarse la piel por sus hijos y nietos comienza a pasar factura, sobre todo a las mujeres, con pensiones más bajas y que llegan a su jubilación con la carga de la brecha en los salarios o carreras más cortas y discontinuas.

Un dato que quizá les sorprenda como a mi: de las más de 9,3 millones de pensiones que se distribuyen en España, la mitad no superan el umbral de la pobreza (667€  al mes): el 40% de las pensiones de jubilación y el 69% de las de viudedad. Y en Galicia nada menos que el 62,9%

No se confundan. No existe la pobreza de aquí o de allá

El 63,9% de la población inmigrante africana o latinoamericana está en riesgo de pobreza y exclusión, el 40,2% si proceden de otro país de la Unión Europea. Y esto después de que 1.021.843 personas, mucho más pobres aún, se hayan marchado desde el 2011 a sus países de origen. Este dato tiene un perverso efecto estadístico: como se marchan los más pobres, el resto aparentemente lo son menos.

No se dejen enredar. Triste futuro nos espera sin la riqueza que traen las personas migrantes (si, riqueza, compruébenlo convirtiéndose en agentes antirumores y prejuicios)

Menos privaciones. Menos frío

Respiremos un poco. La única buena noticia del informe es que son menos las personas en privación o carencia material severa. En 2015 afectaba al  6,4% de la población frente al 7,1% del año anterior. Con mucha prudencia y aún lejos del 3,5% del 2007, pero parece que aunque con medidas dispersas, puntuales y descoordinadas algo se van notando un cierto mayor esfuerzo en diversos ayuntamientos y comunidades autónomas.

Aún así, el 11% de las personas tiene retrasos en el pago de gastos relacionados con su vivienda habitual y el 10,6% no pueden permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada (es decir sufren pobreza energética) casi un 33% más que en el 2013. Caray con el capitalismo de amiguetes.

 

2016-privacion-material-severa-por-conceptos

Más empleo en cada hogar. Pero tener trabajo ya no garantiza salir de la pobreza

2016-baja-intensidad-laboralEl desempleo es la mayor fábrica de pobreza y exclusión. Por eso es una buena noticia que se esté reduciendo el desempleo y por tanto también la población que vive en hogares con baja intensidad de empleo (donde casi nadie lo tiene). Lo destacable es que esta es mucho más lenta de lo que debería.¿Por qué?

Aparte de las fracasadas y despilfarradoras políticas de empleo en nuestro país. Tener trabajo ya no es suficiente para garantizar salir de la pobreza ni tener una vida digna. “Si el empleo no es digno, no es empleo sino esclavitud” nos cuentan algunos de los 1,4 millones de los “pobres con empleo”, trabajadores por cuenta ajena con una retribución anual de menos de 5.000 euros al año.

La pobreza laboral parece que ha llegado para quedarse. A pesar del descenso de las cifras de paro, en 2015 había un 14,8% de trabajadores en situación de pobreza (un 14,2% en 2014, 11,7% en 2013).

Detrás de estos datos, la reducción de salarios, el aumento brutal de la precariedad laboral (Uno de cada cuatro nuevos contratos dura siete días o menos) o el 15,7% de trabajadores a jornada parcial (1,74 millones de españoles trabajan por horas al no poder encontrar nada mejor): ¡8,1% en hombres y 24,8% en mujeres!.

Nos lo explican de maravilla en este vídeo de una campaña imprescindible de la Fundación Foessa.

Y con un matiz importante: A mayor nivel formativo, menor tasa de pobreza. Un 24,8% para quienes han estudiado sólo Primaria, 20,3% de quienes han terminado Secundaria frente al 9,8% de quienes tienen una educación superior.

Variación 2015/2014 % personas en riesgo pobreza o exclusión

Variación 2015/2014 % personas en riesgo pobreza o exclusión

Un país desestructurado. Desigualdad brutal entre Comunidades Autónomas.

Si nos atrevemos a comparar los datos de pobreza y exclusión entre las diferentes Comunidades autónomas, España no merece llamarse país. Como mucho y como justificaba con ironía hace unos meses, una “Confederación Española de Derechos Sociales Autónomos” La tasa de pobreza y/o exclusión social varía entre el 13% de Navarra y el 43,2% de Andalucía.

En el último año han mejorado Cantabria, Aragón, Murcia, Ceuta, Extremadura, Castilla y León y Navarra. Por el contrario en Madrid, Galicia, La Rioja, Baleares y País Vasco no tienen razones para alegrarse. Comprueben en este gráfico si a su CCAA le ha tocado el gordo o la pedrea en esta indigna lotería social. Si tienen interés, el Instituto Nacional de Estadística tiene un interesante buscador y comparador de datos.

% personas en riesgo de pobreza o exclusión por CCAA

¿Y si su comunidad autónoma se independiza?

En las CCAA con más pobreza y exclusión se suele escuchar a responsables políticos mediocres que las cifras no son reales porque tienen en cuenta el umbral de pobreza nacional y no el de su comunidad. Es decir, “tengamos en cuenta sólo la riqueza de mi comunidad para no compararnos injustamente con otras más ricas“.

El informe afronta esta trampa al solitario y las conclusiones no dejan indiferente:  A Andalucía, Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha, Canarias o la Comunidad Valenciana les compensaría autodeterminarse. A Cataluña, País Vasco o Navarra no podrían presumir tanto si lo hicieran. No me resisto a comentar que en Galicia nos da lo mismo estar que no, ese no es el problema.

Conviene recordar que la Constitución española establece la igualdad de derechos de todos sus habitantes, con independencia de donde residan.

La práctica totalidad de las organizaciones no lucrativas integradas en la Plataforma del Tercer Sector no cesan de reclamar medidas como una reforma constitucional formule los derechos sociales, culturales y económicos como derechos fundamentales o una Ley Estatal de Garantía de los Derechos Sociales, que asegure unas prestaciones iguales para toda la ciudadanía, con independencia del territorio en que se resida.

2016-arope-por-ccaa-umbral-autonomico

13.334.573 personas. ¿Tantas?… Pues son muchas más

Aunque les sorprendan los datos, el informe es muy conservador, ya que las estadísticas oficiales calculan a la baja las situaciones de pobreza o exclusión: no incluyen a personas sin hogar, no se considera a las personas sin ingresos por trabajo entre 60 a 65 años, se discrimina a los hogares con hijos (por ejemplo, una familia de 4 personas con unos ingresos de 1500 euros al mes se considera en pobreza si son 3 adultos y un niño, pero no si son 3 menores y un adulto)

2016-arope-pobreza-anclada-2009Otro factor o trampa estadística es la llamada pobreza oculta.  En 2009 se consideraba pobre a todas aquellas personas que vivían en hogares con ingresos inferiores a 8877€ al año (740€ al mes). Desde entonces y como la mayoría nos hemos empobrecido, en 2015 una persona se considera pobre si percibía menos de 8011€ anuales (633€ al mes). Es decir, todas aquellas personas cuyos ingresos están entre 633 y 740 € mensuales han dejado técnicamente de ser pobres sin haber mejorado sus condiciones de vida.

Siéntense. Si tomamos el umbral de pobreza que había en 2009 (la llamada pobreza anclada), en vez del 22,1% de personas en pobreza en 2015 estaríamos hablando del 30,4%, casi cuatro millones de personas más.

Conviene recordar que en los años gloriosos de la burbuja inmobiliaria, cuando más crecía nuestro PIB, apenas se redujo la tasa de pobreza. No hace falta esperar a ver si este crecimiento actual se mantiene para impulsar por fin una política social y redistributiva ambiciosa y coordinada entre administraciones públicas.

Exijamos que los primeros en sufrir la crisis, no sean los últimos en salir.

@xosecuns

#EstadodePobreza16

#15Ovamos

Informe completo

Web El Estado de la Pobreza

pobreza-no-dejemos-a-nadie-atras

riesgo-de-pobreza-antes-y-despues-de-transferencias-sociales-ue-2016

Tasa pobreza en países UE antes y después de transferencias sociales (pensiones, rentas mínimas, etc)

Administración, Adultos mayores, Comunicación, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Impuestos, Incidencia, Inversión social, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Personas, Personas Migrantes, Personas sin hogar, Pobreza, Rentas Mínimas, Riqueza, Servicios sociales, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 10 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

8 requisitos para marcarle el paso al Alzheimer

20 de Septiembre de 2016 a las 19:13

Gracias.

El 21 de septiembre es el día mundial del AlzhéimerUna ocasión ideal para reflexionar un poco sobre esta enfermedad que transforma profundamente la vida de a quien le toca pero también la oportunidad de agradecer su esfuerzo a las miles de familias y a las asociaciones que están peleando por las personas que quieren pero también para que todos nosotros tengamos una vejez feliz.

Para resolver dudas y sobre todo sumarnos a sus demandas y marcarle el paso al Alzheimer, les dejo con Javier Hermida, coordinador de la Federación Alzheimer Galicia.

Gracias Javier

alzheimer-pegada

ALZHÉIMER UNA PRIORIDAD PÚBLICA

En el último siglo se ha duplicado la esperanza de vida en nuestro país, y prueba de ello es que a día de hoy la gallega es de las sociedades con mayor esperanza de vida del mundo.

Esto, que es sin lugar a duda un éxito del que tenemos que sentirnos orgullosos, es el resultado de la combinación de diferentes acciones que ofrecen a la población muchas oportunidades de afrontar el proceso de envejecimiento desde una perspectiva muy positiva: avances en medicina, un sistema sanitario de alta calidad, mejora de los sistemas educativos y protección económica en la jubilación, pensiones, etcétera.

Como es lógico, este proceso abre nuevas incógnitas ante el futuro con la aparición de nuevas problemáticas asociadas al proceso de envejecimiento de la que quizás sea la más representativa la que nos ofrecen las enfermedades neurodegenerativas, entre las que sobresale el alzhéimer o enfermedad de Alzhéimer.

alzheimer-demencia-prioridadLa Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en 2012 un informe en el que hacía un llamamiento a los estados a asumir las demencias como una cuestión de prioridad pública, dando así difusión a los que se venía llamando desde hacía años la plaga del siglo XXI.

¿Pero qué es una demencia?

La demencia es una disminución de la capacidad intelectual. Por lo general, esta disminución va acompañada de cambios psicológicos y de comportamiento y da lugar a una alteración de las capacidades sociales y laborales de quien la padece.

La demencia no es una enfermedad en concreto sino un conjunto de síntomas relacionados con una disminución de las capacidades mentales (memoria, lenguaje, juicio, cálculo, abstracción, capacidades visoespaciales, emotividad y características de la personalidad). Por todo ello, podemos decir que la demencia es un “síndrome” (conjunto de síntomas y de signos).

¿Y el alzhéimer?

Una enfermedad neurodegenerativa progresiva que se manifiesta con un deterioro cognitivo y trastornos de la conducta. Afecta principalmente a la memoria, al pensamiento, al carácter y a la capacidad para llevar a cabo las actividades de la vida diaria.

El alzhéimer comienza mucho antes de que aparezcan los primeros síntomas de demencia, y como en todas las enfermedades, la detección precoz es fundamental porque no sólo es mejor para cualquier tratamiento sino que permite a la persona que la padece tomar las riendas de su vida con mayor perspectiva y tiempo. Un dato interesante indica que una detección precoz podría ahorrar a los sistemas sanitario y de política social hasta un 45% de lo que se invierte a posteriori en la atención a las personas con demencia en fase moderada o severa.

¿Una enfermedad con dos pacientes?

Es por tanto una enfermedad discapacitante y que produce una dependencia absoluta a largo plazo, necesitando control las 24 horas del día, tarea que suele recaer sobre la familia y especialmente sobre algún miembro concreto, comúnmente conocido como cuidador principal, que en la mayoría de los casos suele ser o el cónyuge o una hija.

Por todo ello se conoce a esta enfermedad como la enfermedad de los dos pacientes, porque acaban quemando a la persona cuidadora que sufre depresión, aislamiento social, enfermedades derivadas del cuidados del familiar, sentimiento de culpa, etc.

Se estima que, de media, los cuidados de una persona con alzhéimer tienen un coste anual de 30.000€ divididos entre los que asume la familia y los que pone la administración a través de los tratamientos clínicos y los programas de prevención de la dependencia.

¿De cuantas personas estamos hablando?

La Organización Mundial de la Salud estimó en 2012 que había aproximadamente 40.000.000 de personas con una demencia en el mundo. En España se estiman en 810.000 pacientes. En Galicia, a falta de estadísticas oficiales y de estudios epidemiológicos, podemos estimar que hay entre 70.000 y 100.000 casos de los que el 70% son alzhéimer. Recordemos que en la actualidad el 23% de la población gallega tiene más de 65 años (un 40% para el 2050 según el INE), y que la edad es el principal factor de riesgo para desarrollar una demencia. De todos estos casos, la mitad están sin diagnosticar

alzheimer-envejecimiento-galicia

¿Qué se está investigando? ¿Qué no?

Los profesionales de la investigación clínica centran sus esfuerzos en dos líneas de trabajo: la detección precoz, que necesita estudios longitudinales de enorme coste y tiempo, y buscar la cronicidad de la enfermedad, es decir, ralentizar su evolución ofreciendo mayor calidad de vida a la persona que la padece.

También se están haciendo grandes avances en el campo de las terapias no farmacológicas, que en Galicia no están reconocidas por el sistema público de salud, que mediante en trabajo cognitivo y funcional con la persona afectada se ayuda en el retraso de la atención a la persona con demencia mientras hace algo proactivo en su lucha persona contra la enfermedad.

La gran ausente es la investigación social, el impacto social de la enfermedad, daños colaterales, validez de las acciones que se llevan a cabo, etc.  Esta investigación es la que nos puede dar información muy valiosa para las políticas sociales en materia de alzhéimer y otras demencias para los años venideros

alzheimer-diamundial2016_esp

¿Qué hay que hacer?

La Federación Alzhéimer Galicia lleva reclamando desde hace años ocho demandas fundamentales para la lucha contra esta enfermedad:

1. Que el alzhéimer sea una prioridad sanitaria

La actual prevalencia de demencias neurodegenerativas, con una estimación de 100.000 casos en Galicia, de los que más de la mitad están sin diagnosticar, obliga a que el sistema público de salud, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconozca la atención a estas enfermedades como una prioridad y desarrolle los protocolos necesarios para garantizar una correcta atención a las personas que las padecen, reconociendo la necesidad de la atención temprana y de las especificidades necesarias en la atención sanitaria.

2.Desarrollo de una política transversal de alzhéimer

Es preciso desarrollar una política específica de atención a las demencias que afronte esta realidad de forma transversal, que vaya desde el sistema de salud al sistema de atención social pasando por la formación y sensibilización intergeneracional del sistema educativo y la formación y de las actuaciones de los servicios de emergencia y transporte público.

alzheimer-sonrisa

3. Reconocimiento de la figura del cuidador

La familia es la primera línea de atención de las personas con alzhéimer y dentro de ella quien realiza as labores de cuidador principal es una figura indispensable. La administración autonómica debe reconocer la labor que las y los cuidadores desarrollan día a día mediante el reconocimiento formal de su función con programas de formación, atención psicológica, apoyo económico, recuperación de las altas a la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales y promover campañas de promoción de la corresponsabilidad dentro del seno familiar para los cuidados de las personas con una demencia. Ser cuidador/a de una persona con una demencia es factor de exclusión social,  mucho más en el entorno rural.

4. Supresión del copago de los servicios de dependencia

El actual sistema de copago de los servicios de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia está expulsando a las personas con alzhéimer de los programas, servicios y prestaciones a los que legalmente tienen derecho y creando un problema social que afecta gravemente tanto a los enfermos como a sus familias.

5. Desarrollo de servicios de intervención especializada en demencias en el medio rural

En el rural se sitúan la mayoría de las personas estimadas con una demencia que se encuentran sin diagnosticar y que carecen de servicios especializados de atención social especializada. Se tiene que desarrollar una red de servicios especializados de atención a enfermos, como son as unidades terapéuticas de media estancia, que promuevan los programas de estimulación para las personas diagnosticadas de una demencia y unidades de respiro para las familias cuidadoras.

alzheimer-arbol6. Detección precoz

La detección de la enfermedad en las primeras fases es fundamental para garantizar mediante las intervenciones sanitarias y terapéuticas oportunas, la mejor calidad de vida y autonomía de las personas con una demencia neurodegenerativa y sus familias. Debe desarrollarse un sistema de detección precoz desde el sistema sanitario que active dichas intervenciones tempranas.

7. Campaña de sensibilización y prevención del deterioro

Es fundamental la concienciación de la sociedad ante una realidad que directa o indirectamente afecta a un importante número de personas, la importancia da prevención y del reconocimiento de los principales signos de identificación de un envejecimiento anómalo.

8. Potenciar investigación social y clínica

La investigación resulta clave para promover la detección precoz y la atención sanitaria y social de las personas con alzhéimer. Se debe incentivar la investigación que los diferentes agentes sociales de nuestras comunidad desarrollan para mejorar la calidad de las acciones de atención a las personas con alzhéimer y as suss familias.

alzheimer-andaina

¿Y el sector asociativo?  Marcando el paso al alzhéimer

Las 13 Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzhéimer y Otras demencias de Galicia, que llevan más de 20 años reclamando más acciones contra esta enfermedad, han realizado un largo camino en el que han conseguido que nuestra comunidad sea pionera en el desarrollo de una red pública de centros de día especializados en alzhéimer, que los enfermos tengan la tarjeta sanitaria AA (que les permite llevar acompañamiento y cierta prioridad en la atención para evitar que la espera en una consulta o en urgencias se convierta en un problema mayor), programas formativos para familias cuidadoras, programas de prevención mediante talleres de memoria… pero no quieren parar.

Este año la Federación Gallega ha desarrollado una ambiciosa campaña de sensibilización. Con el lema Marcándole el paso al alzhéimer quieren (queremos) remarcar que somos todos, los que tenemos que marcar el paso a la enfermedad y no ella a nosotros, que un diagnóstico no tiene que ser el final de un camino, sino un camino nuevo, como tantos otros que hemos empezado a lo largo de nuestras vidas.

Hace unos días, los pasos de más de 500 personas nos llevaron al parque de Bonaval, en Santiago de Compostela, un árbol y una placa conmemorativa en nombre de todas las personas que han padecido alzhéimer y una cápsula del tiempo que recoge los pasos andados.

Os animo a compartir vuestros pasos con el hastag #MarcandoPasoAlzhéimer… son muchos pasos los que nos quedan por delante.

@FagalAlzheimer

alzheimer-decalogo

Administración, Campañas, Desarrollo rural, Exclusión, Incidencia, Inversión social, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas con Discapacidad, Servicios sociales, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Empoderamiento desde el caos en la Jungla de Calais

15 de Septiembre de 2016 a las 10:02

295.000 migrantes y refugiadas han llegado a Europa por mar en lo que llevamos del 2016, según la Organización Internacional de Migraciones.  Ya sabemos, con datos y periodismo, que además del horror del que huyen, todas ellas se enfrentarán a la locura de la lotería europea de como se respeta el derecho de asilo. También tenemos buenas noticias con las múltiples propuestas que cualquiera de nosotros puede hacer, con sensatez, por las personas refugiadas o los estudios rigurosos que demuestran, por ejemplo, que cada euro invertido en acoger a los refugiados se trasformará en casi dos de beneficios en los próximos cinco años.

En el mundo, más de 65 millones de personas se han visto forzadas a huir. El lunes se celebra la Cumbre Mundial de la ONU sobre Refugio y Migración donde todos los gobiernos deben tratar de mejorar el respeto a los derechos de las personas desplazadas. Algo que no hace España según Oxfam Intermon, que sólo ha acogido a 474 personas refugiadas y ha recortado casi un 70% el presupuesto de ayuda humanitaria.

Les animo a ver el vídeo del final, a presionar a nuestro gobierno y a seguir las etiquetas #DerechoaRefugio #RefugiadosMigrantes o #ConLosRefugiadospara que esta cumbre no sea un teatrillo más.

Les dejo con Arturo Coego, recién llegado del campo de refugiados de Calais, en el norte de Francia. Arturo es uno de tantos excelentes profesionales gallegos que han tenido que emigrar a Reino Unido a buscarse la vida trabajando en servicios sociales. No se pierdan su blog Reseteando, sobre innovación social y comunicación.

Gracias Arturo

Miles de personas llegaron a Europa en 2015 en busca de refugio. (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Miles de personas llegaron a Europa en 2015 en busca de refugio. (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Calais: Empoderamiento desde el caos

El destino quiso que a principios de agosto viajase al campo de refugiados de Calais desde París, la Ciudad de la Luz. Mis primeras horas en el norte de Francia las pasaría en la playa, brindando con vino de supermercado con mis compañeras de aventura mientras veíamos pasar docenas de ferriess navegando hacia UK.

Foto aérea de La Jungla, en Calais (AFP)

Foto aérea de La Jungla, en Calais (AFP)

Semanas antes había empezado a preparar el viaje informándome en foros, contactando con otras personas interesadas en un voluntariado de estas características, comparando métodos de transporte, precios, etcétera. Encontrar la entidad social adecuada a través de la que colaboraríamos in situ era una tarea clave. Finalmente nos decantamos por Care4Calais, cuya ayuda humanitaria no requiere habilidades específicas como es el caso de Kitchen Calais o Doctors without borders.

Al campo de refugiadas de Calais lo llaman La Jungla, un apodo que causa controversia. Uno entiende el por qué del mote una vez se adentra en sus calles y dunas. Se trata de la penúltima etapa de ese éxodo entre la guerra y la tierra prometida: el Reino Unido. En tierras inglesas, una vez se les reconoce el estatus de persona refugiada, se les conceden 28 días de alojamiento durante los que ya pueden solicitar ayudas sociales. En UK hay seguridad y trabajo, no resulta entonces difícil comprender la ecuación.

El grafitero británico Banksy dejó su huella en Calais recordando a Steve Jobs, cuyo padre biológico emigró desde Siria hasta USA en el pasado. Foto: AC

El grafitero británico Banksy dejó su huella en Calais recordando a Steve Jobs, cuyo padre biológico emigró desde Siria hasta USA en el pasado. Foto: AC

Tras recorrer aproximadamente 2 kilómetros aparcamos bajo un puente de la autopista. Es la entrada al campo. Allí reina una anarquía domesticada, una suerte de organización improvisada para salir del apuro. Cabe recordar que el de Calais es un asentamiento ilegal donde nada es eterno: los incendios, las cargas policiales o las decisiones políticas se encargan de recordarlo cada cierto tiempo.

Boceto del mapa del campo de refugiadas en los almacenes de Care4Calais. Foto: AC

Boceto del mapa del campo de refugiadas en los almacenes de Care4Calais. Foto: AC

Lucía un sol precioso durante mi estreno como voluntario, el paisaje nada tenía que ver con las imágenes del Calais lleno de barro que vemos en los medios. Nos habían avisado de que tuviésemos cuidado con nuestras pertenencias -especialmente pasaportes- y evitásemos quedarnos allí por la noche, pero la primera impresión no nos puso en alerta.

Mi primera tarea me bajó de esa nube de voluntario superhéroe en la que a veces nos subimos en estos contextos: nos tocó agacharnos a recoger colillas, cristales, papeles, restos de comida, envases y ratas en descomposición. Muchas de las personas residentes (un 90% de población adulta masculina) pasaban a nuestro lado sin inmutarse, están acostumbradas a nosotras. Otras se paraban a chocarnos las cinco y darnos las gracias. Se respiraba un buen ambiente. ¿Quién no sonríe al buen tiempo?

Pasar al lado de varias chabolas reconvertidas en restaurantes, escuelas o peluquerías fue un shock. O ceder el paso a un refugiado manejando una carretilla llena de cervezas. O fijarme en alguno de los bares y ver a dos clientes fumando shishas tranquilamente. De alguna forma la vida se abre paso.

refugiados-calais-3-peace-restaurant

Las calles de polvo, piedras y cemento dividen un asentamiento donde las/os habitantes se organizan en comunidades según su nacionalidad. La mayoría provienen de Sudán, Eritrea, Afganistán, Pakistán, Irak y Kuwait. Ya sabemos que detrás de los nombres falsos y las caras pixeladas que vemos en cada reportaje hay historias de supervivencia brutal. Nos hemos acostumbrado a oírlas. Pero cuando una persona te cuenta que han matado a su esposa e hijos uno calla, aguanta la compostura y olvida todo lo que ha visto, oído o leído hasta el momento. Se han acabado los adjetivos para describir la vergüenza que Europa está permitiendo.

Hoy hay más de 7000 personas en Calais soñando con pisar suelo británico, pero desde el 10 de Downing Street ya solo se habla en clave Brexit y la nueva medida con respecto a las refugiadas consiste en -redoble de tambor- …construir un muro. Por nuestra parte, ya ninguna de nosotras puede ser neutral: o reaccionamos o somos cómplices de este desastre humanitario. Una vez más la ecuación es simple.

En la sesión verpertina, tras reponer fuerzas en el almacén, cogimos de nuevo el coche para pisar de nuevo el campo. Esta vez tocaba hacer una cadena humana para asegurar una mínima organización en el reparto de ropa y calzado. Repetiríamos el proceso dos horas después en otra zona del asentamiento, distribuyendo esta vez comida y packs de higiene.

refugiados-calais-4-campo

Al término de esa primera jornada nos fuimos de vuelta a nuestro camping a ducharnos y ponernos guapas para salir a tomar unas cañas. Nos juntaríamos con el resto en el Family Pub, el punto de reunión oficioso entre voluntarias. Calais -la ciudad- estaba de fiesta. Los carruseles brillaban frenéticos a tan solo un par de kilómetros de La Jungla. Tétrico, si lo piensas.

refugiados-calais-5-frontera

Ya es domingo. Ni rastro de resaca. El fin de semana, con sus altibajos, ha pasado volando. Por un momento me distraigo pensando en la energía especial que desprende el campo. Allí puedes incluso tocar el instinto de supervivencia transformado en optimismo, es real. Pienso en las tiendas que les han reventado pero que han reconstruido. Me acuerdo de las personas refugiadas que se han convertido en voluntarias de care4calais. Su aportación es vital gracias a su ascendencia dentro del gran grupo. Pienso en todo ese empoderamiento que nace del caos, un proceso de reafirmación donde las ganas de vivir les devuelven la dignidad que nos empeñamos, como sociedad, en arrebatarles.

Ya es de noche. Me he despedido de mis compañeras de aventura. Estoy compartiendo coche a través de blablacar para volver a mi piso inglés. Mi nuevo amigo James y yo ya estamos en algún punto entre Dover y Bristol tras cruzar en ferry el estrecho de La Manche. Son más de las una de la mañana y estamos cansados, así que decidimos hacer una parada en una gasolinera. Me acerco a la tienda y cojo un café helado y un pain aux raisins. El cajero es español, hablamos lo típico, que de dónde somos y qué tal nos va. Le cuento que vengo del campo de refugiadas de Calais. Me cuenta que hace media hora ha aparecido en la tienda un chico refugiado pidiéndoles que llamasen a la policía para pedir asilo político. Había cruzado el Estrecho escondido en un camión. Venía en nuestro ferry

Lo has conseguido

@ArturoCoego

Imagen de previsualización de YouTube AFRICA, Campañas, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Incidencia, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas Migrantes, Unión Europea, Voluntariado
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Las niñas y los niños no salen de la crisis

10 de Julio de 2016 a las 22:12

Pobreza infantil peregrinación

 

1.390.000 niñas y niños en pobreza severa. Medio millón más que en 2008. Imaginen por un momento que los pusiéramos en fila a peregrinar a Compostela. Se saldrían de España.

Una emergencia social ahora y en las próximas décadas pero quizá porque no votan, no llenan las calles para protestar o no tuitean su problema, la lucha contra la pobreza infantil no acaba de convertirse en la prioridad política más urgente.

Que 638.770 niños y niñas salgan de la pobreza en una legislatura es posible. Se lo demuestra a continuación Thomas Ubrich, investigador y analista social en Save the Children. Gracias a su rigor conocimos las propuestas (varias de las cuales se están poniendo en marcha) de la situación del millón y medio de familias monomarentales en España donde una madre sola trata de sacar adelante a sus hijos.

Las niñas y los niños no salen de la crisis

La pobreza infantil, una realidad cada vez más severa

Pese a la mejora de ciertos indicadores macroeconómicos, los hogares españoles siguen perdiendo capacidad adquisitiva y los hogares más vulnerables siguen empobreciéndose.

La sensación de que estamos saliendo de la crisis es un espejismo que constatan madres como Susana, de 46 años, que vive sola con sus tres hijos y que, entre ayudas económicas y trabajos esporádicos, recibe como mucho 600 euros al mes, con los que tiene que pagar todos los gastos del hogar. “Mis hijos empezaron el colegio sin todos los libros y materiales que necesitaban hasta que los conseguí de segunda mano. Los niños me transmiten que se sienten inferiores al resto por usar materiales usados, viejos o pintados. Siempre se comparan con los compañeros de clase que lo tienen todo nuevo. He llegado a retrasar visitas de mis hijos al dentista, que necesitaban con urgencia, porque prefiero que tengan un libro en el pupitre y puedan estudiar en las mismas condiciones que sus amigos”, nos cuenta.

En 2015 los ingresos medios en España fueron de 26.092€, un 0,2% menos que el año anterior y un 9,4% menos respecto a 2008, cuando estalló la crisis. Según los últimos datos publicados por el INE en la Encuesta de Condiciones de Vida 2015, el 22,1% de la población general y el 29,6% de los menores de 18 años viven por debajo del umbral de la pobreza, cada vez más bajo por la caída general de las rentas.

El porcentaje de niños en esta situación sigue en aumento y afecta especialmente a los niños de entre 12 y 17 años (el 35,5%), el tramo de edad crítica para su trayectoria educativa o inserción futura en el mercado laboral.

Pobreza infantil,pobreza,madre,exclusión

El lastre de la pobreza severa

Sin embargo, mucho más preocupante es el lastre de la pobreza severa (personas con ingresos anuales inferiores al 40% de la renta mediana, es decir, 5.340€). Esta pobreza se intensifica y se cronifica entre los menores de edad hasta alcanzar su valor máximo en los últimos años. Ha pasado de un 12% de los niños y niñas en 2008 al 16,7% en 2015; casi 1.390.000 niños y niñas se encuentran en esta situación. Solo en el último año, esta pobreza ha aumentado en un punto porcentual, hecho que aminora drásticamente el incipiente y reducido descenso de la pobreza relativa.

La pobreza en nuestro país también se mide por el llamado índice de privación material, que mide los retrasos en el pago de recibos de vivienda o compras; la capacidad de mantener la vivienda a una temperatura adecuada durante los meses fríos; la posibilidad de hacer frente a gastos imprevistos; poder garantizar una comida de carne, pollo o pescado cada dos días; la posibilidad de ir de vacaciones fuera de casa, al menos una semana al año; disponer de un coche, lavadora, televisión a color o teléfono. En España, 756.594 niños -un 9,1%- viven en hogares incapaces de cumplir al menos cuatro de estos indicadores. Antes de la crisis había un 40% menos de hogares en esta situación.

Según este índice, un 3,2% de los hogares no pueden permitirse una comida de carne, pollo, pescado o equivalente vegetariano tres veces a la semana, lo que supone que unos 266.055 niños podrían estar sufriendo malnutrición en España; y un 11,3% de los niños sufren pobreza energética, es decir, casi 940.000 viven en un hogar donde no pueden mantener la vivienda con una temperatura adecuada.

pobreza_infantil-invertir_en_pobreza Piernas

Un sistema ineficaz y que condena a la pobreza

La situación de la infancia en términos de pobreza, que ya era preocupante en la llamada etapa de bonanza, ha empeorado mucho durante la crisis y hasta la actualidad. El modelo de distribución de la renta de España no reduce la desigualdad en épocas de crecimiento económico y la acentúa en momentos de crisis.

Desde el año 2008, la desigualdad en España ha aumentado en un 6,8%, es decir, la brecha entre los más ricos y más pobres se hace cada vez más grande. La desigualdad afecta especialmente a los más vulnerables, a los niños y sus familias quienes están en una peor situación. En este sentido, el aumento persistente de la pobreza severa nos hace temer que pueden terminar enquistándose en nuestra estructura social. Es decir, el crecimiento económico no resuelve la pobreza ni la desigualdad por sí solo, son necesarias medidas específicas de apoyo económico a los más afectados por la crisis y los recortes.

Pobreza infantil gasto social y situacion

Priorizar a la infancia más vulnerable

A diferencia de la mayoría de los países de la UE, España cuenta con un sistema de protección social a la infancia débil, tan sólo dedicamos a esta partida el 1,3% del PIB, mientras la media europea es del 2,3%. Con prestaciones bajas, de acceso demasiado restrictivo y donde priman ayudas de tipo contributivo aplicadas a la declaración de la renta de los padres.

Desde Save the Children exigimos que, en la próxima legislatura, el futuro gobierno de España tome medidas para la protección de la infancia más vulnerable porque invertir en infancia es la mejor manera de acabar con la pobreza en nuestro país. Sin una mayor inversión y voluntad política, el 80% de ellos seguirán empobrecidos al hacerse adultos y dejarán la pobreza como herencia a sus hijos e hijas.

Pobreza infantil 638770 menos Save the Children

Es posible que 638.770 niños y niñas salgan de la pobreza en una legislatura. Entre otras medidas, proponemos la ampliación del número de familias beneficiarias de la prestación por niño o niñas a cargo para llegar todos los niños y niñas que viven en situación de pobreza.

Además, queremos aumentar la cantidad de la prestación actual por hijo a cargo hasta los 100 euros mensuales por niño o niña (ahora 24,25€), con una bonificación adicional de un 50% para familias monoparentales. Una medida viable para comenzar a acabar con la pobreza infantil en España,  con un coste de tan sólo el equivalente al 0’41% del PIB (4.304 millones de euros). Aun así, España no llegaría a la media europea de inversión en políticas de infancia.

Save the Children considera que permanece la necesidad de #InvertirEnInfancia para luchar de manera eficaz en la reducción de la pobreza y romper el ciclo de las desventajas.

@thomasubrich

Pobreza infantil propuesta Save The Children

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Inversión social, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Rentas Mínimas, Servicios sociales, Tercer Sector
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Todas las cosas son imposibles mientras lo parecen

22 de Junio de 2016 a las 0:32

Sería ridículo pretender hablar sobre desigualdad, pobreza o exclusión social en España sin conocer los imprescindibles estudios de la Fundación Foessa. Impulsada por Cáritas Española, es habitual su rigor e independencia tanto en informes periódicos como el reciente Análisis y Perspectivas 2016: Expulsión Social y recuperación Económica como en sus monumentales Informes sobre exclusión y desarrollo social. 

La introducción al último del 2014 es clarificadora: “Las diferencias de la población en términos de desigualdad, pobreza y exclusión continúan enfatizándose. Su reducción no se producirá solo por el empleo y la erosionada capacidad de la protección social. El fortalecimiento de los valores cívicos a través de una mayor implicación de la ciudadanía y del reforzamiento de la sociedad comunitaria constituye uno de los pilares básicos de esa construcción“.

Materiales_pedagogicos_del_VII_Informe_FOESSA

Hicieron un enorme esfuerzo de divulgación con vídeos, resúmenes, gráficos y un detalle por cada comunidad autónoma. Compruébenlo en su web o en su canal de Youtube. Y hace unos días nos han dejado un auténtico regalo presentando un material pedagógico con seis vídeos breves y una guía pedagógica para que cualquier persona o grupo interesado pueda reflexionar sobre algunas de las cuestiones recogidas en el VII Informe FOESSA.

Pueden descargarse la Guía didáctica aquí. Les resumo algunas de las preguntas, conclusiones y enlaces de cada uno.

Que lo disfruten.

La pobreza no es un “problema de la crisis”, sino de modelo social

¿Las personas en pobreza o exclusión deberían poner más de su parte para salir de su situación?

¿Qué significa para ti “estar excluído”?

¿Uno nace pobre o se hace pobre?

Lo que ha entrado en crisis es nuestra concepción de comunidad. El 65% de las personas en exclusión ya lo estaba antes de la crisis económica.

La lógica actual con los pobres y excluidos ya no es incorporarlos al entramado social, sino directamente no tenerlos en cuenta, ignorarlos, invisibilizarlos, trasladarlos o recluirlos en espacios donde no molesten.

Más información:

Resumen capítulo 1 

Enfrentarse a la crisis desde la perspectiva de las víctimas

Búsquense la vida

¿Crees que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades?¿Y eso qué significa?

¿Es posible mantener un Estado de bienestar como el nuestro sin pagar más impuestos?

La protección social ¿tiene que cubrir unos mínimos y a partir de ahí que cada cual se pague lo que considere necesario?

La transferencia progresiva del aseguramiento colectivo (pensiones, sanidad, educación, cuidados…) al ámbito de lo privado y la implicación que eso supone para las personas con menos posibilidades.

No estamos ante una crisis temporal, sino ante un cambio de época en la que debemos decidir o consentir que la reforma social se oriente hacia la privatización e individualización de los riesgos sociales, donde se prime al ciudadano contribuyente que pueda complementar sus formas de asegurarse, o hacia nuevas formas de institucionalización y socialización de riesgos donde la ciudadanía social, haciéndonos cargo unos de otros, sea la propuesta principal.

Más información:

Resumen capítulo 5

La opinión pública sobre las políticas sociales

El empleo ya no es suficiente para tener o mantener una vida digna en términos de ingresos y de poder construir un proyecto de vida

¿Conoces situaciones de empleo precario, desempleo de larga duración o de personas que ya hayan dejado de buscar?

¿Son culpables las personas que se encuentran en paro?

¿Qué podemos hacer para fomentar el trabajo digno desde donde tú te ubicas?

Mientras el aumento de la precariedad laboral entre los jóvenes es alarmante, muchos trabajadores con escasa formación conforman una “generación expulsada” sin posibilidad de trabajar en su sector y con cualificaciones inútiles en otros sectores. Resulta muy difícil imaginar que puedan volver al empleo a corto plazo cuando se recupere la contratación.

A pesar de que la economía española ha comenzado a crear empleo neto desde 2014, después de un periodo de seis años en que se ha destruido más del 18% del empleo existente a finales de 2007, el mercado laboral español sigue adoleciendo de los mismos problemas estructurales que ya tenía anteriormente. De hecho el 14,8% de las personas con trabajo está en situación de pobreza.

La recuperación económica, sobre todo del empleo, puede contribuir a reducir la magnitud de los indicadores, pero para modificar sustancialmente el empleo como mecanismo de inclusión social, de sentirse miembro de la sociedad, son necesarias muchas otras cosas, como una mayor inversión de recursos sociales y un diseño global mucho más ambicioso de políticas públicas inclusivas.

Más información:

Resumen capítulo 4

Empleo precario y Protección Social

Los recortes en el gasto social vulneran los derechos básicos de cada vez más capas sociales

¿Sientes que te han recortado algún derecho?

¿Crees que hay que apoyar a las personas y familias que están padeciendo con más intensidad el debilitamiento de nuestros derechos?

El debilitamiento de los derechos, y su aplicación práctica en términos de inversión/ gasto social, genera un impacto rápido y directo en las personas más pobres y excluidas.

Pero no solo en estas: cada vez más capas sociales de población se están viendo afectadas: 645.000 hogares han sufrido algún tipo de amenaza de expulsión de su vivienda. El 15,8% de los hogares ya no puede comprar medicamentos. Se han dejado de invertir 7.100 millones en dependencia.  Hay 700 millones menos en becas para educación obligatoria.

Estamos pasando de un discurso de fondo sustentado en la garantía de derechos a otro estructurado alrededor de los valores de la revolución neoliberal y meritocrática. Esto está generando un incremento de la fractura social, de la distancia entre la posición social de las personas.

Más información:

Resumen Capítulo 3  

Desigualdad y pobreza en España en el largo plazo

Sal a la vida y cúrate del conformismo: Afrontar la resignación, la impotencia y la incertidumbre como elementos que bloquean la participación ciudadana

¿Tienes esperanza de que las «cosas» van a ir a mejor?

¿Crees que en ese «ir a mejor» tú tienes algo que ver?

¿Cuáles crees que deben ser tus compromisos como ciudadano o ciudadana?

El compromiso, la implicación y la esperanza como actitudes para la construcción de un nuevo modelo de sociedad. Resulta indudable en los últimos años la emergencia de multitud de iniciativas de participación ciudadana que huyen de la impotencia y la resignación y buscan actuar como “garantes de la ética, los valores, la dignidad y los infrarrepresentados“.

La sociedad civil mantiene la capacidad social para la práctica de la cooperación, lo que ya es una excelente noticia, pues constituye la condición necesaria para poder desarrollar formas emancipadas de vida desde ya, aquí y ahora, que aunque todavía no supongan la realización de ese otro mundo posible, sí permitan anticipar sus rasgos esenciales. Sin embargo, no hay garantía de que ese modelo alternativo acabe conectando con lo normativo e institucional o con el conjunto de la sociedad.

Más información:

Resumen Capítulo 6      

De un individualismo placentero y protegido a un individualismo no placentero y desprotegido   

¿Qué sociedad saldrá de la actual crisis?

¿Reaccionamos? O estado del bienestar o crecimiento sin sociedad

¿Crees que puedes salir individualmente de la crisis?

¿Crees que el Estado de bienestar (sanidad, educación, pensiones y servicios sociales públicos) sigue siendo sostenible o debemos reducirlo?

¿Y aquellas necesidades que no pueda cubrir que cada uno busque su forma de satisfacerlas?

Se está produciendo una confrontación entre mayores demandas y menores recursos, lo que genera una “crisis de desprotección” que asistencializa los derechos, y coloca a los asistidos en el foco de la sospecha de por qué ese gasto, no visualizándose como inversión. No es más que el resultado de la lógica que entiende la crisis como la oportunidad para un nuevo modelo de sociedad que pasa del “contrato social” al “contrato mercantil“. Que cuestiona la lógica de los derechos universales y del Estado de bienestar.

A medida que las políticas públicas pierden ambición universalista, dejan de ser espacios para la cooperación, el reconocimiento y el encuentro, y se convierten en campos de batalla donde distintos colectivos sociales pugnan por recursos cada vez más escasos.

Tenemos una oportunidad si estamos dispuestos a remoralizar nuestras preferencias como ciudadanas y ciudadanos; fortalecer los valores cívicos y que estos se vean reforzados con la regulación necesaria. Es imprescindible valorar la necesidad y la implicación personal y colectiva de mantener, potenciar o reducir nuestro actual Estado de Bienestar. La necesidad de un nuevo proyecto social que abandone la lógica del “crecimiento sin sociedad

Más información:

Documento de conclusiones del VII Informe FOESSA
Transformaciones en los dinamismos de participación política y asociativa en la sociedad española

@xosecuns

Todas las cosas son imposibles

Comunicación, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Empleo, Exclusión, Formación, Impuestos, Incidencia, Innovación social, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Otra Iglesia, Personas, Pobreza, Rentas Mínimas, Servicios sociales, Voluntariado
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Maltratando a personas dependientes. Y a sus cuidadoras

1 de Junio de 2016 a las 0:35

Sufrir el calvario de los servicios sociales

La amargura de María Luisa (hermana y cuidadora de Ramón, cinco años esperando a que le llegue la ayuda a domicilio que le concedieron en 2011)  es muy semejante a las de las personas (en su gran mayoría mujeres)  que de repente deben empezar a cuidar y que sufren cuidando a las más de 1.180.435 personas en situación de dependencia reconocida, a las 384.000 personas que siguen esperando por una prestacióno a las que sufrían cuidando a las más de 125.000 personas que ya han muerto sin llegar a percibirla.

Dependencia RIPFrente a los insultos y al obsceno y cobarde encarnizamiento que desde el gobierno central y muchas comunidades autónomas se ha hecho sobre las personas más indefensas (“Convierto los muertos en euros y los euros en dependientes“. Ricardo Oliván, ex-Consejero de Sanidad de Aragón) este país tiene pendiente un obligado homenaje al esfuerzo, decencia y coherencia de miles de personas anónimas (sobre todo mujeres) que se dejan la piel todos los días, sin atreverse a llamar solidaridad a lo que es una simple negación de sus legítimos derechos. En palabras de la presidenta de la Coordinadora Estatal de Plataformas por la Dependencia, Aurelia Jerez:«Necesitamos un gran Pacto de Estado por la Dependencia para volver a poner en marcha algo que está casi destruido»

¿Nos imaginamos esta destrucción, este dolor y sufrimiento?

Una de estas mujeres admirables y coherentes que durante diez años ha estado cuidando a su padre, nos lo cuenta.

Gracias por el honor de comprobarlo todos los días.

Cuidador feliz 1

Imaginad

Imaginad toda la vida trabajando junto a su marido, autónomo de hostelería. Un trabajo de ocho de la mañana a doce de la noche, como mínimo, 6 días a la semana.

Imaginad que llega por fin la jubilación a los 66 años, que podrán viajar, disfrutar de tiempo libre…

Cuidador hombreImaginad que a los 68 años un accidente cerebro vascular te hace perder a tu marido, convirtiéndolo en un ser desvalido, totalmente dependiente, que ni siquiera puede volver a hablarte.

Imaginad que todos los ahorros que habías conseguido a base de privaciones mientras trabajabas, van desapareciendo vertiginosamente en pagar salarios y seguridad social a cuidadoras que necesitas y a las que quieres tratar dignamente.

Imaginad que, de pronto, alguien se da cuenta del enorme sacrificio que estás haciendo y decide ayudarte económicamente y reconocer tu labor como digna de cotización en la Seguridad Social. El alivio que supone ver que puedes estirar un poco más tus menguado ahorros.

Dependencia no viable RajoyImaginad que un cambio político suprime prácticamente esas ayudas, y que además tienes que oír en los medios de comunicación que todo sigue igual, mientras tú ves como vas a tener que recurrir a la familia para poder seguir atendiendo a tu marido; sin pensar, por supuesto, que a ti seguramente también te quedarán muchos años y necesidades por cubrir.

Imaginad lo que siente al ver en televisión que el presidente de ese gobierno que ha suprimido sus derechos, traslada a su padre enfermo a La Moncloa, sin tener que preocuparse, privilegiado el, por nada más.

Imaginad que 10 años después, por fin, tu marido fallece. Irse se fue hace mucho.

Nadie podrá pagarle nunca todo lo que ha hecho por su familia, por el padre de sus hijos, por su marido, pero al menos alguien, durante un tiempo, se lo reconoció.

A mi madre y al resto de cuidadoras que dan su vida por su familia

Dependencia Tirar del carro

Administración, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Inversión social, Mujeres y hombres, Personas, Personas con Discapacidad, Servicios sociales
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Compromiso, Coordinación e Causas na loita contra a pobreza e a exclusión social

10 de Mayo de 2016 a las 22:07

CES Galicia Pobreza e ExclusionHoxe quero deixarlles este artigo no Caderno sobre Pobreza e Exclusión Social publicado polo Consello Económico e Social de Galicia. Unha honra estar ao lado de persoas expertas como Angela Troitiño ou Carlos Gradín e de participar nunha das actividades dun Consello preocupado polo que importa.

Se teñen dúbidas sobre algún dos términos utilizados, aproveito para deixarlles ao final dúas recomendables “chuletas” que a Rede Galega de Loita contra a Pobreza (EAPN Galicia) fixo para o seu último Foro: O que debes saber sobre a pobreza e Cómo é a situación en Galicia?

As persoas primeiro.
Non abondan as palabras: Queremos compromisos

Estes lemas son algunhas das conclusións do VI Seminario Galego de Cidadanía Inclusiva que en maio do 2015 se celebrou en Compostela. Moi semellantes aos escoitados noutros encontros en Barcelona, Garda (Portugal) ou Bruselas.

Un berro e unha opinión compartida por todas as persoas que participaron nos mesmos, pertencentes todas elas a colectivos que sofren pobreza ou exclusión social, e unha expresión de dignidade semellante a que as ONG adicadas á cooperación ao desenvolvemento teñen escoitado e visto en moitos lugares do mundo.

Non son unha excepción. Lenta pero constantemente aumenta a participación social e política das persoas, denunciando a súa situación e esixindo o cumprimento dos seus dereitos constitucionais. Nas redes sociais, medios de comunicación ou co seu voto. O VI Informe FOESSA sobre exclusión y desarrollo social en España ven de detectar que a chamada exclusión política baixou dun 51,7% no 2009 a un 32, 2% no 2015 (en Galicia un 10,3%)

A emerxencia española da pobreza e a desigualdade

Fuente Oxfam Intermon/La Voz de Galicia

Fuente Oxfam Intermon/La Voz de Galicia

E quizais unha das poucas razóns para o optimismo. EAPN España ven de presentar o informe “O Estado da pobreza en España 2015”. Coa última información oficial dispoñible, o 29,2% da poboación española estaba no 2014 en risco de pobreza ou exclusión social, case 14 millóns de persoas. 790 mil máis que o ano anterior e 2,1 millóns mais que no 2009, cando o estado español comprometeuse na Estratexia Europa 2020 a que neste ano España reduciría en 1,4 millóns esta cifra.

Un aumento notable da pobreza, pero especialmente da máis severa. Xa son 3,2 millóns (o 6,9% da poboación) as persoas que malviven con ingresos inferiores a 3.981 € ao ano (332 euros ao mes). 400.000 máis que no 2013.

Mentres tanto o crecemento da desigualdade nos últimos anos situou a España cun índice Gini en 2014 do 34,7, superando en máis de tres puntos á media da Unión Europea (EU27). So superada por Serbia, Macedonia, Bulgaria, Letonia, Lituania,Grecia, Portugal e Romanía. A renda do 20 % máis rico dos españois é, actualmente, 6,8 veces superior á renda do 20 % máis pobre.

Unha pobreza e exclusión que, de xeito semellante en Galicia que no resto do estado, ensáñase con colectivos como os xóvenes de 16 a 29 anos (36,4%), os menores de 16 anos (35,4%) ou as familias monomarentais (53%) asegurando que esta emerxencia social se manterá no futuro reproducindo un fenómeno que en cooperación ao desenvolvemento se coñece moi ben: o círculo vicioso da pobreza.

O desemprego é a maior fábrica de pobreza e exclusión. A poboación que vive en fogares con baixa intensidade de emprego era do 7,6% da poboación no 2009. No 2014 xa era do 17,1%. Máis de 6,1 millóns de persoas.

Ter traballo xa non garante saír da pobreza. A pesar do descenso das cifras de paro, en 2014 había un 14,2% de traballadores en situación de pobreza (un 11,7% o ano anterior). Unha vez máis se demostra que non calquera traballo protexe da pobreza. Esta cuestión está moi relacionada coa precariedade laboral e o crecemento da xornada parcial.

Tampouco o mero crecemento económico garante a redución da pobreza se non ven acompañado de políticas redistributivas e de protección social activa, como demostra o análise polo miúdo das diferentes Comunidades Autónomas.

A lotería social nun país desestruturado

Sería absurdo prantexar unha análise da pobreza e a exclusión en Galicia sen ter en conta previamente o fracaso do sistema español de servizos sociais, caracterizado por unha profunda desestruturación e con notables diferenzas entre as súas comunidades autónomas tanto en calquera dos indicadores sociais que se consideren como nos servizos sociais que se prestan aos seus habitantes.

A gravidade desta lotería social motivou que a Plataforma del Tercer Sector, integrada pola práctica totalidade das organizacións de acción social españolas, veña de reclamar que na reforma da Constitución Española, os dereitos sociais, culturais e económicos se consideren dereitos fundamentais. Ou a modificación do seu título oitavo, de xeito que o Estado poida dispor dunha competencia de natureza compartida coas Comunidades Autónomas para desenvolver políticas de ámbito estatal en materia de solidariedade e inclusión social.

Evol AROPE España Galicia 2004 a 2014

Con este marco nacional, en Galicia temos algunha pequena razón para o optimismo. 654.000 persoas, o 23,8% da poboación galega aínda malvivía no 2014 en risco de pobreza ou exclusión social. Medio punto menos que no 2013 e 5,4 puntos menos que no conxunto do estado. A preocupación chega cando detallamos este dato e comprobamos que tamén aquí empeoran quenes pior están:

151.000 persoas en situación de privación material severa. O 5,5% da poboación.Privacion Material Severa Galicia 2009 a 2014

14,9% dos fogares galegos con baixa intensidade laboral (a relación entre o número de persoas que traballan nun fogar e o das que están en idade de facelo). Case o dobre que no 2009.

Intensidad laboral España Galicia 2009 a 2014

As persoas en pobreza severa (con ingresos inferiores a 332€ ao mes) xa son o 3,5% da poboación galega: 96.000 homes e mulleres.

As persoas primeiro. Compromiso, coordinación e causas

Aínda que en mellor situación que na media do resto do estado, Galicia comparte as tres principais razóns da mediocre eficiencia do sistema español de servizos sociais. As propias persoas en risco de pobreza e exclusión as definen repetidamente en diversos foros, así como as súas principais demandas para asegurar unha loita efectiva pola inclusión social.

Escaso compromiso político en orzamentos estables e planificación de políticas públicas a medio e longo prazo

A elevada pobreza e exclusión en España é un fenómeno estrutural. Nos anos de maior crecemento económico apenas baixou do 19%. A crise económica manifestou con crueza esta eiva histórica dos servizos sociais, centrados en contribucións a partires do traballo, pero non tanto con enfoques específicos de loita contra a pobreza. O remate das diferentes prestacións por desemprego sen un sistema integrado e eficiente de servizos sociais e rendas mínimas, está detrás do brutal aumento dos datos de pobreza.

% Población en riesgo de pobreza y exclusión. Fuente INE/EAPN España

% Población en riesgo de pobreza y exclusión. Fuente INE/EAPN España

A escasa prioridade orzamentaria é evidente: según Eurostat, xa no 2012, o estado español destinaba a gasto social 6026 euros por habitante, lonxe dos 8500 euros da media da zoa euro. Se lle unimos a xa comentada extrema dispersión entre administracións implicadas e o incremento de custes de xestión que isto supón, enténdese que moitos fondos non cheguen nunca as persoas que os precisan.

Son poucas as experiencias de elaboración de estratexias e planificación a longo e medio prazo, substituídas por un maremagnum de todo tipo de normativas e medidas puntuais e ailladas nas diferentes administracións implicadas acompañadas normalmente dunha mediocre venda política.

Esta extrema dispersión, ademais do lóxico sufrimento innecesario nas persoas, provoca unha excesiva carga de traballo e desánimo en moitas profesionais de servizos sociais en administracións e especialmente nas organizacións de acción social obrigadas a actuar de intermediarias, como así se puxo de manifesto no informe “Por unha RISGA efectiva: dos papeis as persoas

Afortunadamente, esta eiva estase a correxir en parte grazas á obriga da Comisión Europea de planificar en detalle e xunto aos actores implicados o destino dos Fondos Estruturais (FSE, FEDER, FEADER) que durante o período 2014-2020 cofinanciarán gran parte das actuacións de inclusión social na Administración Xeral do Estado e nas Comunidades Autónomas. En Galicia tense avanzado coa Estratexia de Inclusión Social 2014-2020 aprobada pola Consellería de Política Social e semella que a transparencia na xestión e avaliación dos fondos ten deixado de ser un reto pendente na Consellería de Facenda.

Escasa coordinación entre administracións públicas e coas organizacións de acción social.

Como xa se indicou anteriormente, a “lotería social” que caracteriza o sistema español de servizos sociais, non é unha excepción en Galicia, como se pode observar a modo de exemplo no seguinte gráfico sobre gasto real en Protección e Promoción Social das sete principais cidades galegas (datos Ministerio Hacienda)

AROPE e Orz 2013 2014 Concellos

Unha coordinación e corresponsabilidade política e técnica é imprescindible:

Dentro das propias administracións, onde as políticas de benestar social, emprego, sanidade e educación deberían ir da man.

Entre administracións. Comezando pola Administración Xeral do Estado elaborando de inmediato unha Lei Estatal de Rendas Mínimas que recoñeza o acceso a unha prestación mínima como dereito subxectivo da cidadanía, e que asegure a mellora e racionalización das actuais leis autonómicas e a súa relación cun profesional estable nos servizos sociais de base.

Evolución-Rentas-Minimas-2008-a-2014

Entre concellos limítrofes, promovendo a prestación conxunta de servizos sociais para mellorar a calidade e rendibilidade social dos servizos e a redución de custes de estrutura. Coa Xunta de Galicia e as súas delegacións. E mesmo coas deputacións provinciais e coa FEGAMP, onde se debería ter unha comisión específica con indicadores de cumprimento para avanzar mensualmente nesta coordinación.

Coas ONG implicadas, fomentando o dialogo civil con xuntanzas periódicas políticas e técnicas de intercambio de información e establecemento de estratexias comúns. E co criterio de non admitir o lucro na loita contra a pobreza, implantando cláusulas sociais na contratación pública de servizos sociais, recoñecendo así a experiencia e valores das organizacións non lucrativas e asegurando que operan en igualdade de condicións con outros actores económicos.

Loita efectiva contra as causas da pobreza e a exclusión.

O sistema de servizos sociais español está mais pensado en expulsar as persoas en pobreza do sistema que en que saian da pobreza” Miguel Laparra (Universidade Pública de Navarra)

Tras varios anos de crise, resulta contraproducente e un fracaso político das administracións que seguen a impulsar medidas de emerxencia e non afrontan de xeito decidido procesos integrais de inclusión. A aposta por políticas e medidas asistencialistas nos últimos anos, ademais dun abuso da boa fe e a solidariedade demostrada por milleiros de galegos e galegas, reforza a culpabilización das persoas en pobreza e exclusión e impide a súa inclusión efectiva.

Políticas e medidas a medio e longo prazo como as xa citadas deben ir acompañadas do fomento da participación activa das persoas, tanto presencial como a través de redes sociais. Como se ten demostrado dabondo nas decenas de Seminarios e Congresos de participación en toda a Unión Europa, ou mesmo coa Valedora do Pobo e parlamentarias galegas facilitar que as persoas falen por si mesmas defendendo os seus dereitos e esixindo melloras políticas é un requisito sine qua non para o seu empoderamento.

Pero loitar de xeito efectivo contra as causas da pobreza obriga as organizacións de acción social e de cooperación ao desenvolvemento a denunciar os inxustificados e sistemáticos recortes nos orzamentos de políticas sociais levados a cabo nos últimos anos.

Esixindo medidas contra o fraude fiscal ou a corrupción política ou fomentando a transparencia e a exhaustiva rendición de contas como establece a Lei 19/2013 de transparencia, acceso á información pública e bo goberno: Publicar mediante criterios Open Data, a execución orzamentaria do exercicio anterior ao máximo nivel de detalle ou a difusión inmediata trala resolución de proxectos subvencionados e non subvencionados en cada convocatoria pública, indicando puntuación obtida, ou de todos os concursos públicos de calquera índole, etcétera.

Clamando polo Decreto regulador da Lei de Inclusión

En Galicia gran parte da filosofía e medidas reclamadas están recollidas na Ley 10/2013 de Inclusión social. Unha lei na que se establecen os principios e criterios de funcionamento da Renda de Inclusión Social de Galicia (RISGA) e que na súa Disposición final primeira di que “A Xunta de Galicia, nun prazo máximo de seis meses dende a publicación da presente lei, elaborará as disposicións necesarias para o seu desenvolvemento e aplicación”.

Tras máis de dous anos, o decreto que debe regular a Lei de Inclusión segue sen publicarse.

Este retraso, ademais de comprometer inxustamente a credibilidade das novas medidas de política social anunciadas pola Xunta de Galicia, está a provocar serias dificultades na xestión a profesionais de servizos sociais en concellos e organizacións de acción social, e sobre todo un sufrimento notable a moitas das persoas solicitantes da mesma, en forma de retrasos na súa concesión, denegacións de máis do 50% de solicitudes, burocratización extrema e a imposibilidade de afrontar procesos de inclusión activa.

@xosecuns

FICHA FORMACIÓN VOLUNTARIADO Foro 2015

Chuleta VOLUNTARIADO Foro 2015 O que debes saber sobre a pobrezaChuleta VOLUNTARIADO Foro 2015 Situacion en Galicia

Administración, Cláusulas sociales, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Impuestos, Inclusión, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Personas, Pobreza, Rentas Mínimas, Servicios sociales, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Nos dan igual los refugiados?

21 de Marzo de 2016 a las 11:27

Refugiados olvido

Ponerse en el lugar del otro. Todo empieza aquí.

Así acababa “Tranquilidad: Sólo son personas muriendo“, un artículo escrito en setiembre del año pasado, cuando se hizo evidente la tragedia de miles de personas huyendo del horror sirio y una explosión de solidaridad sacudió pueblos y ciudades españolas ante la imagen del cadáver de un niño muerto en una playa.

Entonces me preguntaba ¿importa que sea sirio o gallego para quedarse indiferente? Parece ser que sí, 350 niños y niñas han muerto ahogados en el Egeo desde Aylan Kurdi. De haber sobrevivido hoy sería deportado a Turquía.

Les confieso que soy incapaz de escribir sobre todo esto. Me abruma como un continente entero vuelve a dejarse enredar por los cachorros del fascismo, por la ignorancia, la inseguridad y el miedo.

Por eso le agradezco mucho a una experta en derechos humanos como Violeta Assiego que nos ayude a responder a la pregunta ¿Nos dan igual los refugiados?

No nos dejemos enredar. Gracias Violeta

Dicen que a los españoles nos dan igual los refugiados

“El mundo al revés nos enseña

a padecer la realidad en lugar de

cambiarla, a olvidar el pasado en

lugar de escucharlo y a aceptar el

futuro en lugar de imaginarlo. En la

escuela son obligatorias las clases de

impotencia, amnesia y resignación

Eduardo Galeano

La crisis de los refugiados no preocupa a los españoles. Ni un solo español (0,00%) sitúa a los refugiados entre los 39 principales problemas de España”.

Este es el tuit literal que uno de los principales periódicos nacionales de nuestro país tuvo a bien publicar en su red social el pasado 8 de marzo. La afirmación (que yo no calificaría como información) roza el insulto a la inteligencia y, sin duda, tergiversa la percepción que los españoles pueden tener de la tragedia que están viviendo los refugiados. Desvirtúa con un 0,00% de rigor, el sentido con el que el CIS sondea a la opinión pública respecto a las coyunturas que a esta le preocupan.

Para los españoles, desde hace tiempo, la inmigración -la llegada de personas extranjeras no comunitarias a nuestras fronteras- no representa uno de los principales motivos de preocupación, es decir, no les supone problema alguno. Y esto, más que un síntoma de insensibilidad social, hasta ahora se ha interpretado como una buena señal. La ciudadanía no vive a los inmigrantes (ni a los refugiados) como algo amenazante para ellos o para España, a diferencia de lo que sí sienten con la corrupción, el paro, la clase política o la situación económica.

Niños y niñas ahogadas desde Aylan Kurdi Fuente: @chselles

Niños y niñas ahogadas desde Aylan Kurdi Fuente: @chselles

Sobre refugiados, la noticia martilleante debería ser que Europa tan solo ha acogido a 160 de los 160.000 refugiados que se comprometió, y que a España solo han llegado 18 de las 16.231 que el Gobierno aceptó a regañadientes. Bilbao, Valladolid o Madrid son algunos de los lugares donde se ha instalado ese grupo que no llega ni a la veintena.

Si el Gobierno español no ha dado más pasos para cumplir con el contingente de refugiados que le fue asignado no ha sido, precisamente, porque los españoles pasen del tema o rechacen la idea de acogerles. Más bien todo lo contrario, un sondeo realizado por Metroscopia en el mes de noviembre (fecha en la que se negociaban las cifras del reparto de refugiados entre los países de la Unión Europea) señalan un alto grado de solidaridad de la sociedad española hacia la tragedia (que empieza a ser crimen) humanitaria.

Una muy amplia mayoría (84%) –sin distinción ideológica– era partidaria de que la localidad en la que residen forme parte de la Red de Ciudades Refugio que impulsó Ada Colau; el 57% de los españoles estaba a favor de que se produjera una pequeña subida de impuestos para ayudar en el problema, el 68% estaría dispuesto a colaborar como voluntario y el 66% a hacer pequeñas donaciones económicas.

Refugiados Aceptacion

Esta solidaridad intencional no parece estar sobredimensionada por las imágenes terribles que llegan si atendemos a algunos de los datos de la última vez que el CIS estudió la Percepción y Actitudes de los españoles ante la inmigración. Sin ser para tirar cohetes, y teniendo en cuenta el contexto de crisis económica y social en el que estábamos inmersos en el 2014, prima la actitud de aceptación y tolerancia entre los españoles. Dos ejemplos:

  • La opinión mayoritaria de los españoles cuando oye la palabra inmigración es asociarla a: la necesidad de venir a trabajar (24%), a pobreza y desigualdad (14%) y a un sentimiento de empatía y solidaridad (9%).

  • A la pregunta de qué hacer con los extranjeros en situación irregular, el 15% afirma sin cortapisas que deben ser devueltos; y si se trata de solicitantes de asilo, el 12% afirma que no debe acogérselas en ningún caso.

Centrándonos en esto último, al menos uno de cada diez españoles en 2014 era completamente intolerante al extranjero en situación de mayor vulnerabilidad. Un pequeño porcentaje nada desdeñable teniendo en cuenta que es, probablemente, inferior al real.

Bajando al barro de los prejuicios

Es decir, en este tipo de encuestas el sesgo de la deseabilidad social tiene su papel, es decir, un número significativo de ciudadanos responde más bien para ‘quedar bien’ y aparentar los valores –en este caso de tolerancia- que se esperan de él. Esa deseabilidad social se depura cuando ‘bajamos al barro’ y se pregunta sobre aquellas creencias en las que se esconden los prejuicios, y así, en esa misma encuesta, encontramos que son mayoría los que piensan que:

  • los inmigrantes abusan de la atención sanitaria gratuita (49%)

  • reciben más ayudas sanitarias (45%)

  • los españoles deberían tener preferencia a la hora de elegir el colegio de sus hijos (49%)

  • se les da más ayudas escolares a los hijos de inmigrantes (48%), y

  • reciben del Estado más de lo que aportan (54%).

Este tipo de prejuicios no son ciertos pero son estereotipos inyectados en la población a través de informaciones como la de que a los españoles nos da igual lo que les pase a los refugiados. Se trata de mensajes erróneos, distorsionados, equivocados y, en ocasiones, hasta mal intencionados. Parten de los propios medios de comunicación, de los responsables políticos pero también de individuos que, por su profesión o su función social, representan una influencia incuestionable para otros: docentes, deportistas, religiosos, educadores, sanitarios, pero también personajes como famosos, youtubers y tertulianos.

Aquellos que reciben esa ‘información’ suele ser ese grueso de la opinión pública que, al margen de que luego se encarnen en porcentajes en los sondeos, asimilan lo que les cuentan por el presunto prestigio o posición de quien se lo cuenta.

Para destilar prejuicios, discriminación y hasta xenofobia, no hace falta tener carnet de racista ni ser ultramilitante de nada.

En la supuesta sociedad de la información, es precisamente esta la que también nos puede deformar como personas hasta llevarnos a vivir en una ambivalencia que nos hace altamente influenciables. Por un lado, somos capaces de sentir empatía y compasión ante los refugiados que viven un verdadero horror pero por otro, nos dejamos llevar por aquellos que cuestionan que sea papá Estado quien deba facilitarles ayuda o dicen todo tipo de barbaridades para ‘quitarse el problema de encima.

Al final terminaremos cediendo mediante algún gesto de caridad (que nombraremos como solidaridad) mientras seguimos nuestra vida sin tomar conciencia de que las mujeres, niños y hombres sirios que llegan a las costas de Europa están siendo víctimas de una de las más graves violaciones de derechos, y que a partir de ayer Europa los han entregado (junto con 6.000 millones de euros) a Turquía –un país condenado por la propia Unión Europea por violar los derechos de su población– para que ‘los custodie’ y los retorne.

Foto: Jure Erzen www.eldiario.es

Foto: Jure Erzen www.eldiario.es

¿Nos dan igual los refugiados?

Claro que no, pero sí es cierto que en la sociedad española no nos hacemos preguntas ni buscamos respuestas. Basta ver cómo hemos resuelto nuestra mayor deuda con la memoria histórica, yendo hacia delante sin echar la vista atrás.

Corren tiempos muy difíciles. El trato que los líderes de la Unión Europea están dando a los refugiados es de una gravedad difícil de encontrar en sus fronteras sin remontarse a los tiempos del nacionalsocialismo alemán, el fascismo de Mussolini, el franquismo o las dictaduras comunistas de los países del Este.

Estamos ante una vuelta de tuerca en el trato cruel, inhumano y degradante hacia una población que huye de la guerra y del sadismo del ISIS. Cuando uno lo hace mal y lo sabe tiende a defenderse, a justificarse, a buscar razones que lo eximan de su responsabilidad. Decir que nos dan igual los refugiados es una de esas simplezas que se pueden llegar a utilizar, sugerir que es una manera de luchar contra el terrorismo otra pero sea como sea, de cada uno va a depender a partir de ahora no dejarse enredar.

Nada es casual ni un simple comentario o rumor cuando sirven para justificar que se sesguen derechos y discriminen a personas, cuando instalan estereotipos y envenenan la convivencia.

No te dejes enredar con argumentos falsos como con los que han venido haciendo con la inmigración. Sobre todo cuando sí te importan las personas, eres capaz de empatizar y no tienes tiempo para constrastar lo que te cuentan.

@Vissibles

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Personas, Personas Migrantes, Pobreza, Unión Europea
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net