Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Archivo para ‘Cine’ categoría

De cine, mujeres y futuro

16 de Noviembre de 2015 a las 22:39

FRANKENSTEIN 04155_POSTER-800x1142Vuelvo a Santiago feliz tras disfrutar en Valladolid de su gente y del buen cine que este año me han regalado en la SEMINCI que acaba de terminar. Lo hago en un tren semejante al que se estrelló en la curva de Angrois matando a 81 personas en circunstancias muy poco claras… Hasta ahora.

El documental Frankenstein 04155  recibió una merecida mención especial tras proyectarse en una sala abarrotada. Una obra de arte que con el rigor objetivo de la información oficial y la humanidad y autenticidad de los testimonios crea un auténtico fresco de la corrupción en España, de quienes la consienten o hasta intentan beneficiarse por razones políticas y de esa banalidad del mal de quienes la toleran y miran para otro lado (en la administración publica, en RENFE, en la fiscalía o la judicatura…).

Escuchen a su director, Aitor Rey y el presidente de la Plataforma de Víctimas del accidente de tren de Santiago o entren en su web. Ya ven que la banalidad del heroísmo sigue muy viva.

Seminci Mustang-895061507-largeEn cada edición vuelvo con alguna sensación: Cine y compromiso , Cine y muros  o humor y dignidad. Este año ha sido me dijeron con razón que era una SEMINCI “de chicas”. Pero es bastante más, creo que se ha hablado de un futuro que pertenece a las mujeres pero sobre todo que ya no pertenece a los hombres, que el tiempo de absurdas superioridades y machismos ha pasado y es obligatoria adaptarse y reeducarse para un mundo que si o si tiene que ser más decente. No cambiar, resistirse, es ser cómplice de la violencia.

Coincide esta SEMINCI con una auténtica epidemia de terrorismo y record de asesinatos machistas. María Isabel, Beatriz, Divina, Silvina, Conchi y María José: seis mujeres asesinadas por sus parejas este año sólo en Galicia. Casi 50 ya en toda España, y encarnizándose o invisibilizando a colectivos (26 menores asesinados por su padre durante el régimen de visitas, los miles de niños y niñas que presencian el maltrato de sus madres, las mayores de 65 años, o el 23,3% de las mujeres con discapacidad, casi 8 puntos más que las que no la tienen).

¡Es cosa de hombres! asistir el 7 de noviembre a la masiva Marcha contra las violencias machistas organizada por el Movimiento Feminista. Pero muchos hombres (y mujeres) siguen mirando para otro lado, con excusas peregrinas, argumentos estúpidos (entre los que destaca el de feminismo=machismo, como si un antibiótico fuera lo mismo que una bacteria) o directamente maldad (si quieren bajar a los infiernos busquen la palabra “manginas”).

Cine,prostitución,trataTotal, son sólo mujeres, escribía hace unas semanas Pepa Franco cuestionando las incoherencias de una callada Amnistía Internacional. Y de este tema también habla Chicas nuevas 24 horas, el nuevo e imprescindible documental que su directora,Mabel Lozano, presentó en Valladolid.

Frente a este horror, me han ilusionado varias películas de la SEMINCI, con mujeres que no se resignan a que sus hijas y nietas vivan peor y que luchan por su futuro. Pero sobre todo de hombres que intentan aprender que las caricias son tan necesarias como la comida o la bebida, superar su analfabetismo emocional (una expresión que escuche en muchas mujeres vascas, quizá por ello es en Euskadi donde han publicado este interesante manual: “Los hombres, la igualdad y las nuevas masculinidades“) y luchar contra la complicidad en el asesinato.

Me encantó Mustang. La historia de cuatro adolescentes turcas luchando por su libertad y contra cadenas y barrotes del machismo y las tradiciones reaccionarias. Y con uno de los principios más luminosos que he visto en mucho tiempo. Merecidísima Espiga de Plata.

O la de Vlasta en “Cuidados a domicilio” (Domácí péče) un clásico de mujer dedicada al cuidado de ancianos, personas dependientes… y su marido, que empieza a descubrir que ya es hora de cuidarse a si misma y exigir que la cuiden. Y su marido a espabilar y aprender a besar.

Analfabeto emocional es también la pareja de Majda, en La niña que nació en miércoles (Szerdai gyerek) una  chica húngara que lucha por obtener la custodia del niño, aunque como madre sea una adolescente irresponsable. No desea que la vida de su hijo sea una repetición de la que le ha tocado vivir a ella en orfanatos y casas de acogida (aunque parte del argumento haya horrorizado a algunas trabajadoras sociales)

SEMINCI The-Girl-King400Merece la pena The Girl King, la historia de los 10 años de reinado de Cristina de Suecia coronada en 1633, a la edad de seis años, y educada como si fuera un príncipe. Aunque se tome alguna licencia histórica y a veces tenga un aire a Juego de Tronos, ha sido un hallazgo conocer la historia de una mujer adelantada a su tiempo empeñada en convertir a Suecia en una nación culta y sofisticada, explorando su sexualidad sin pudores ni machistas dogmas religiosos. En Suecia siguen sin quererla mucho (“en su tiempo fue como si la hija de George Bush se pasara a Al Qaeda“, bromeaba su director.)

SEminci Una_pasteler_a_en_Tokio-954217718-largePero sinceramente, las que más me han gustado son aquellas en las que sus protagonistas son hombres descubriendo sentimientos y practicando, intentando evolucionar a su manera y encontrar un lugar en el mundo lejos de antidiluvianos roles de pretendida superioridad.

Es el caso de Sentaro, en Una pasteleria en Tokyo, un pastelero y sus dorayakis (pastelitos rellenos de salsa de frijoles rojos y dulces llamada “an”), cuya vida cambia cuando una anciana, Tokue, se ofrece a ayudarle en su cocina. Una delicia verles hablar, comunicarse, sentir, superar sus heridas.

Cine,Sin Hogar,pobreza, exclusiónO el de Hector McAdam, una persona sin hogar que cada año y sin saber si será su última vez viaja por Navidad desde Escocia hasta un acogedor albergue de Londres donde le esperan sus camaradas y algo parecido a un hogar.  Basta ver su sonrisa (Peter Mullan, que monstruo de actor) para que apetezca conocer el sufrimiento que padece una persona para decidir vivir en la calle y no caer en su cobarde culpabilización. No estaría nada mal que se proyectara en Santiago, a la vista de alguna noticia y comentarios desafortunados; quizá tras verla y reflexionar, se acabaría pidiendo perdón, como el señor Gallardón hace años.

SEMINCI Fusi Virgin_Mountain_F_si-411707144-largeDe hombres y sentimientos también habla El valle de los carneros, con su Espiga de Oro. La historia minimalista de dos hermanos enfrentados desde hace décadas por no se sabe que razón, dedicados al cuidado de sus rebaños de carneros en un remoto valle solitario y nevado de Islandia.

Pero lo que más me ha gustado, sin duda, es conocer a Fúsi, el protagonista (y más que merecido premio al mejor actor para Gunnar Jónsson) de The Virgin Mountain. Un Peter Pan con un corazón de oro que se niega a crecer o amar hasta que una niña de ocho años y una mujer vitalista se cruzan en su vida. Resulta pasmosa la elegancia y sencillez con la que se cuenta esta historia de amor, de respeto por la persona amada y por uno mismo. Pocos finales me han emocionado tanto.

¿Ah, que se van a ver la última de James Bond?

Que para hombre este, ¿verdad?  Igual nos vemos en el cine, pero antes de verla, debería saber que hace años que hasta el bueno de James está intentando cambiar…

Amigos orcos: Esto no es la Tierra Media. En esta vuestro tiempo se están acabando y el de los hombres y mujeres iguales en derechos llegará. Si o si. Aunque os pese.

Nos vemos el 25 de noviembre.

@xosecuns

Cine, Comunicación, Cultura, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Mujeres y hombres, NO Violencia
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

De cine,humor y dignidad. Mucha dignidad

12 de Noviembre de 2014 a las 18:59

Empecemos fuerte: ¿Quién quiere ser voluntario para ayudar en Africa?

Una respuesta la tienen en este vídeo  (¡gracias por descubrirlo, Lucía!), así de paso conocen a Michael…

(si no les aparece subtitulado en castellano vayan a YouTube )

Imagen de previsualización de YouTube

No, ni Africa es un país ni en ninguna parte se necesitan este tipo de personas voluntarias o de ayuda insultante demasiado frecuente. Pero mejor sonriendo con este vídeo o con la delicia de cortometraje de Javier Fesser “Binta y la gran idea” que les puedo regalar al final de este artículo, gracias a Enxeñería sen Fronteiras y a UNICEF España y su  Guía didáctica, que leyendo artículos de falsos discursos sobre Africa o de las diferencias  entre personas voluntarias y obligatorias.

Y para explicar sin molestarles lo que es el asistencialismo o la solidaridad muy muy mal entendida,  mejor que escribir sobre ¿Tapones o derechos sociales? pueden poner los altavoces y dar palmas con el concierto “Africa for Norway” o aún mejor si ven a Michael, el captador de fondos, en el vídeo con el que le conocimos…

Imagen de previsualización de YouTube

Por cierto, ya pueden votar los premios Golden y Rusty Radiator 2014 (radiador de oro y radiador oxidado) al spot más digno y al más obsceno para recaudar dinero.

Y para no pisar callos criticando la vanidad de ciertos dirigentes de ONG y la necesidad imprescindible de trabajar en red para tener una mínima esperanza en la lucha contra la pobreza o la exclusión. Mejor hacerlo así, ¿no?

Imagen de previsualización de YouTube

En una sociedad en la que padecemos la enfermedad de estar obligados a militar siempre en algún bando, no hay mejor antídoto que el humor o la risa para obligarnos a reflexionar, para ridiculizar la intolerancia o para apelar a nuestra inteligencia. Y si lo hacen personajes que transmiten dignidad por todos sus poros, mucho mejor.

Me he reído y me he emocionado mucho en la SEMINCI que acaba de terminar.

Siempre es un placer viajar a Valladolid, pero la última semana de octubre especialmente, rodeado de personas que discuten, critican y aman el cine. En anteriores ediciones les hablé de Cine y compromiso o de Cine y muros pero en esta edición es obligado hablar de humor y dignidad.

Es el caso de la película ganadora, Mita tova (La fiesta de despedida). La historia de Yehezkel, un hombre de 75 años que vive en una residencia de ancianos de Jerusalén y que para cumplir el deseo de morir en paz de Max, su mejor amigo, inventa una máquina de ‘autoeutanasia’ que pronto tiene una gran demanda.

Hay que ser un genio para escribir un guión o dirigir una película defendiendo de forma decidida la eutanasia mientras te desternillas de risa admirando la humanidad, la libertad y el sentido del humor de sus protagonistas. El cartel ya les da una idea, pero aquí tienen el trailer.

De que hay vida y mucha dignidad después de los 80 años también nos hablan en la mexicana y Premio del Público En el último trago, la “road movie” de tres octogenarios para cumplir el último deseo de un amigo en común. Muy recomendable a pesar de alguna trampita del guión y de una mejorable dirección de unos actores espléndidos. 

Imagen de previsualización de YouTube

Una delicia es Las horas contigo de Catalina Aguilar Mastretta. Además de ofrecer una optimista visión de México, nos cuenta la historia y las conversaciones de tres mujeres: Ema (un descubrimiento Cassandra Ciangherotti), su madre Julieta y sobre todo doña Maria, su abuela, en los últimos días de su vida con un conocimiento, una ironía y, de nuevo, una dignidad envidiables. Aquí tienen el trailer, pero prefiero esta escena de conversación entre madre deslenguada e hija con novio católico que no tiene desperdicio…

Imagen de previsualización de YouTube

Pasarán un buen rato si van a ver Unos días para recordar (Bon Rétablissement), del siempre optimista Jean Becker, recordando con una precisión y un guión envidiables lo que es importante en la vida… y todo desde la cama de un hospital.

Si están a punto de divorciarse o quieren disfrutar con la insolencia de tres chavales bastante más sensatos que sus padres, su comedia y premio del público es Nuestro último verano en Escocia. Hasta me gustó El hombre más enfadado de Brooklyn, la última película de Robin Williams.

 

Pero si quieren disfrutar vayan a ver este fin de semana Dos días y una noche. No tiene nada de humor pero esta película de los hermanos Dardenne es todo un monumento a la dignidad por la que pelean todos los días millones de personas, víctimas de la guerra mundial contra los pobres y el austericidio en el que viven, de si ¿Hay piedad al fondo del cubo de la basura?.

Me sigue emocionando recordar a una espléndida Marion Cotillard (como hizo hace dos años con De oxido y huesos) y la epopeya de una depresiva Sandra que en un fin de semana debe convencer a sus compañeros de trabajo para que renuncien a sus pagas extras y conserve así su puesto.Sigue incomodándome reconocerme en alguna de las actitudes de sus compañeros.

No encuentro mejor frase para resumir una película y quizá una vida que con la que termina esta película.

Les dejo con Binta y su gran idea. Nos vemos en el cine. Todo este mes en Cineuropa en Santiago de Compostela o en Valladolid en la SEMINCI del año que viene.

¿Nos descubren otras películas o vídeos que hablen de dignidad y humor?

@xosecuns

Adultos mayores, AFRICA, Cine, Comunicación, Cooperación, Educación, Heroes cotidianos, Mujeres y hombres, Pobreza
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net