Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
No me pidan calma

Archivo para ‘Arte’ categoría

Cuando migramos

17 de diciembre de 2017 a las 14:29

El 18 de diciembre es el Día Internacional del Migrante. Un día para recordar que la inmigración es una buena noticia.

Pese a mentiras e interesados discursos del odio que triunfan porque las tolerantes lo consentimos, está más que probado que las migrantes generan beneficios económicos, sociales y culturales para todas las sociedades. Por eso la ONU, en palabras de su Secretario General  celebra el dinamismo y reconoce de nuevo la contribución de los 258 millones de personas migrantes en el mundo.

Es fácil demostrárselo. Les dejo con Yosi Ledesma, una de las personas de las que más aprendo día a día. Por su historia personal y por su dinamismo peleando desde la alegría y el arte por la riqueza de la diversidad.

Y profesionalmente como integradora social por tratar de impulsar la participación de las familias migrantes y la riqueza de la diversidad en la comunidad educativa. Un exitoso programa que la prestigiosa organización ACCEM desarrolla en colegios de Galicia y Asturias con el apoyo de la Dirección General de Migraciones y el Fondo de Asilo, Migración e Integración.

Disfruten. ¡Gracias por traer la diversidad y la alegría a mi colegio!

Fomentando la participación de las familias inmigrantes en la comunidad educativa

Cuando migramos sea por decisión propia o debido a circunstancias que escapan de a nuestro control, la vida nos cambia y debemos iniciar ese complicado proceso de aprender a desaprender. Muchas cosas son nuevas y para poder “integrarnos” en la comunidad de acogida hay que adaptarse, no queda otro remedio. Cosas tan cotidianas como la hora del desayuno son distintas y pasamos de desayunar sopa de pollo a las 7:30 de la mañana a tomar un café con churros a las 8.

A partir de aquí me permitiré hablar en primera persona. Una mujer migrante, con menores a cargo. Lo hago consciente de hablar desde el privilegio que muchos otros migrantes no tienen, pero la intención es que sea útil para hacer más gráfico el tema.

Si para una persona adulta que viaja sola la migración supone un reto y gran cantidad de cambios, lo que supone este proceso para un niño o adolescente es de órdago. La verdad, no creo que ningún padre o madre tome en cuenta la opinión de los hijos a la hora de migrar. Al menos yo no lo hice.

Tenía claro que mi función como madre era velar por el bienestar de mi hija, aún en contra de sus propios deseos. Solo tenía tres años y todos sabemos que los niños olvidan pronto, no les afecta tanto como a nosotros empezar de nuevo, o eso deseamos creer. Al fin y al cabo en cualquier lugar del mundo la familia, indistintamente de su procedencia o como estén constituida, desean lo mismo, que sus miembros estén bien, permanecer juntos, buscar un futuro mejor…

Y lo hemos conseguido.

Estamos aquí, en un país lleno de oportunidades, pero superadas o no las dificultades de cualquier migrante (con respecto al trabajo, vivienda, sistema de sanitario, situación administrativa etc. ) nuestros hijos e hijas deben asistir al colegio, deben ser parte de la comunidad escolar. Es aquí donde pasarán la mayor parte de su tiempo, las experiencias que tengan en la escuela serán de vital importancia para sentirse acogidos y aceptados en su nuevo entorno. Y ese proceso incluye a toda la unidad familiar.

Nuestros hijos tendrán una buena educación, estarán con otros niños y nosotros podremos dejarles confiados de que están en un espacio seguro.

¿Qué si tenemos dificultades?

Sí, muchas. Sin red de apoyo (familiares o amistades) cumplir los horario establecidos se convierte en un vía crucis. El mejor de los casos suele ser que la hora de entrar al colegio coincida con la de entrada al trabajo, pero no siempre es así y sin importar si contamos con ayuda o no, la realidad es que hay que llegar puntuales al colegio pero también al trabajo. Es verdad que sean creado alternativas para dar respuesta a la conciliación, como por ejemplo el programa de madrugadores, pero no siempre ganamos lo suficiente para poder enfrentar ese pago, aún siendo simbólico.

Ese mismo patrón se repite con la salida del colegio o las actividades extraescolares, las fiestas de cumpleaños, las excursiones… Y aunque es duro y te sientes que lo estás haciendo mal, te consuelas con pensar que son pequeños y que olvidan, que cuando las cosas estén mejor les compensaras.

Es como si hubiese que elegir entre trabajar y/o ser un padre o madre responsable

¿Qué otra cosa puedes hacer?. La realidad es que no mucho. Pero si no trabajas, ¿cómo puedes ser responsable, garantizar casa, comida y libros a tus hijos?

La cosa se complica aún más cuando las familias hablan otro idioma. El problema no es solo de clave cultural o falta de red de apoyo, recursos económicos o falta de tiempo. ¿Cómo ser parte de esta realidad si no te entienden y no entiendes?

Podemos imaginar la impotencia que se puede llegar a sentir cuando una simple nota del colegio para asistir a una reunión se vuelve un rompecabezas.

Seamos honestos, si para las personas que hablan español, incluso para las que son de aquí, el sistema educativo resulta complejo y agotador, añadan la dificultad del idioma o la idea de que todos manejamos las TICS , tenemos acceso a internet y disponemos de ordenador. Cada vez es más frecuente que para acceder a plazos y formularios de cosas importantes como las becas, inscripciones, solicitud de ayudas para libros, etc. deban realizarse on line.

Las familias nos organizamos como podemos

Nuestros hijos aprenderán a ir solos al colegio antes que el resto y eso no es malo del todo. Serán más autónomos e independientes, pero eso no siempre está bien visto por la sociedad.

Recuerdo que en una ocasión una señora que vio en varias ocasiones que mis hijos volvían a casa solos y se atrevió a tocar el timbre para verificar que no estaban solos en casa. Ese día tuve la suerte de llegar a casa 5 minutos antes que los niños cuando habitualmente llegaba 5 después. Levanté el telefonillo y me vi en la necesidad de explicar a una desconocida que era buena madre.

Por la falta de alguien que pueda llevarles o ir a recogerles, no podrán participar de las actividades extraescolares y serán nuestros hijos los encargados de mediar entre la escuela y nosotros, llegando incluso a ejercer intérpretes con todo lo que eso implica.

¿Cómo podrán mis hijos dejar de sentirse extranjeros en su escuela?

Me lo pregunto muchas veces. La poca o nula participación de la familia en la comunidad educativa les pasará factura, en el colegio, en el parque o cuando le inviten a una fiesta o cumpleaños.

Puede que sea verdad que los niños olvidan pronto, pero también es verdad que solo quieren ser niños y no sentirse diferentes. Pero los niños crecen y nuestros miedos y dificultades como padres también. Puede que no seamos parte del AMPA o apenas hemos podido asistir a las reuniones de padres y que por falta de tiempo o dinero los niños no llevaron disfraz o se perdieron la excursión de fin de curso…

Aún así la primaria es zona segura, el instituto es otra historia. Nos aterra que al llegar a los 16 tiren la toalla y abandonen la escuela, que coqueteen con las drogas y su paso por el instituto sea el temido camino de no retorno. Y cómo no tener miedo si en primaria apenas podíamos ayudarles con los deberes…

¿En serio alguien puede pensar que los migrantes no participamos en la comunidad educativa porque no queremos o qué no estamos interesados en éxito académico de nuestros hijos?

Si alguien piensa así le propongo un cambio de zapatos. Que se ponga en la piel de una mujer latinoamericana que por 750 euros mensuales trabaja 13 horas al día como empleada de hogar. Limpia la casa de otros, cuida y lleva al colegio a los hijos de otros, pero apenas tiene tiempo para ayudar con los deberes a los suyos.

Los que piensan así deben ponerse en el lugar de un padre que, luego de llegar en un cayuco arriesgando su vida, ahorra todo lo que saca de vender mecheros durante toda la noche. Se trae a su familia para brindarle la oportunidad de una vida mejor y lo consigue, pero sus horarios no son compatibles con asistir a clases de español.

¿Cómo mejorar la comunicación entre familias migrantes y escuela?

No solo nosotros, los que hemos llegado de otros destinos, tenemos que desaprender.

El profesorado, por ejemplo, debe dejar de creer que los niños que vienen de otro país tienen por defecto un nivel educativo inferior a los niños de aquí y entender que un niño que ha dejado sus primeros años de vida atrás se enfrenta a otra realidad mas allá de aprender matemáticas.

Y ya puestos ¿quiénes son los de aquí y cuáles son los de fuera? ¿Cuándo dejan los niños y niñas de ser extranjeros para los profesores? ¿Cómo afecta esta diferenciación a todos los niños y niñas de la clase y en su convivencia?

Sería ideal conocer la solución a todos esos problemas, aunque a día de hoy es algo utópico. Pero, a pesar de que no es fácil, no debemos de dejar de trabajar para conseguir la solución.

Yosehanna Ledesma

Arte, Cultura, Derechos humanos, Educación, Inclusión, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas Migrantes, Tolerancia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Migrantes: ¿Y si pudieras pintarte el mejor de tus recuerdos?

15 de diciembre de 2015 a las 21:04

Migrantes cartel tipoSi por algo me encanta tener este blog es por poder compartir iniciativas ilusionantes, impulsadas por personas que no se resignan y tratan de mejorar su entorno, rompiendo de paso con los prejuicios que se tienen sobre las personas inmigrantes por ejemplo, una bendición de la que por desgracia apenas podemos disfrutar en Galicia.

Hoy les dejo con Yosi Ledesma para que les presente MIGRANTES2015, una delicia de proyecto que durante este año y junto a muchas otras personas han llevado a cabo en A Coruña, relacionando con ingenio y escasos medios, arte, emoción y una lección de convivencia e integración entre culturas muy diferentes (no se pierdan los vídeos)

A Yosi ya la conocen, la semana pasada les animaba a votar en su nombre en las próximas elecciones. “El cambio empieza por nosotros” nos decía. Y ya ven como lo pone en práctica.

Gracias Yosi.

¿De dónde somos realmente, del lugar del que salimos, del lugar al que llegamos?

Desde el principio de los tiempos…

Un día iniciamos el viaje, elegimos e idealizamos nuestro destino, nos hacemos fuertes, valientes… supervivientes de nuestras propias miserias. Cargamos nuestra vida en una mochila que pesa mucho a nuestra espalda. Allí, en ese lugar de donde partimos quedó una parte nosotros, latente, ardiente, imposible de olvidar. En cada uno de nosotros cohabita un MIGRANTE, un espíritu de libertad que saldrá a la luz en alguna etapa de nuestra vida. Y es que lo fenomenal no es migrar, el verdadero fenómeno es constatar que pertenecer a un determinado grupo social (nacer en una parte u otra del mundo) te convierte en inmigrante o emigrante de primera o segunda, tercera.

¿Quién elige nacer en una país pobre o en guerra?
¿Quién tiene potestad para limitar algo tan innato al ser humano como la lucha por su vida?
¿A qué nos referimos realmente cuando hablamos de fenómenos migratorios?

Migrantes chica espaldaLa migración de los seres humanos no es un “fenómeno” sino un proceso natural que está presente en todas las épocas de la historia y en todas etapas del desarrollo de nuestro planeta. Cierto es que las corrientes migratorias evolucionan, el ser humano no puede conocer las cosas en sí mismas, sino solamente las cosas tal como las percibe o experimenta.

Se pueden realizar y se han realizado muchos estudios sobre las diferentes causas de la migración: políticas, económicas, bélicas, etcétera. Pero todos llegan (y llegarán igual dentro de 100 años) siempre a la misma conclusión, no importa en qué momento se realicen:  Los seres vivos (animales y hombres) desde siempre y por siempre, migrarán por las mismas razones. Nos trasladamos, viajamos, nos movemos con el simple propósito de mejorar, por la búsqueda de una vida mejor, que nos brinde la oportunidad de la soñada felicidad.

Disfrutar del proceso, compartir lo vivido y sin financiación

Con MIGRANTES quisimos contar la historia de personas con historias, recuerdos de vida que nos acompañan siempre, un brillo en la mirada, un temblor en la voz… un suspiro a medio sonreír… La memoria de una imagen, un sentimiento que a pesar del tiempo y distancia no olvidamos.

Trabajamos con 13 historias: migrantes de edades, orígenes y procesos migratorios diferentes, compartiendo sus recuerdos, sus miedos, sus sueños y proyectos. Humanos que usaron su cuerpo como lienzo, pincel y pintura para reconstruir una emoción. Nuestro proyecto se gestó como una gran mesa, donde un grupo de amigos decidió compartir con los demás sus mejores talentos:pintura, fotografía, vídeo y música creando así, momentos entre humanos para invitar a la reflexión.

Con un objetivo principal: disfrutar del proceso y compartir lo vivido.

Y así lo hicimos. Durante 365 días MIGRANTES visitó tantos lugares como nos fue posible y todo ello sin financiación de ningún tipo, gracias al trabajo colaborativo y apoyo mantenido en el tiempo de todos los implicados en el plan.

Migrantes chicas espalda pintandoLa composición de MIGRANTES se apoya en diferentes materiales que le dan sentido: una exposición itinerante de 13 fotografías, exposición que fue mostrada dentro y fuera de A Coruña, hermanada a un documental donde las personas fotografiadas narran su proyecto migratorio y de integración en la comunidad de acogida desde un punto de vista emocional. Cada una de las presentaciones se complementó con una actuación artística donde se fusionaron diversos ritmos del mundo y de allí nació GaliAfro agrupación compuesta por los músicos Ibou Ndieye y Karlos Barral.

Con el resultado de las fotografías del proyecto editamos un calendario que además de dar soporte económico al desarrollo de la actividad se entregó a varias organizaciones que luchan a favor de la integración social de todas las personas para que así pudieran recaudar fondos con su venta.

Todo plan tiene unos cómplices

Esta iniciativa ha sido posible gracias a la implicación y complicidad de artistas como Belén Canosa responsable de los trabajos de “bodypainting” realizados sobre los cuerpos de los protagonistas de Migrantes, Nomad Art creador del documental sobre el proyecto, Karlos Barral encargado de toda la parte musical del proyecto, Begoña Bah y Uxía Saborido que captaron las 13 historias de vida de nuestros protagonistas con sus cámaras.

Fue increíblemente hermoso ver y sentir como se fueron sumando colaboradores, amigos como los de A Casa da Fariña, Enhebra Ideas, Gimena Berenguer, Zlick , el Colectivo 15001 y SQUARE espacio cultural donde en estos momentos se encuentran expuestas las 13 piezas de la colección y asi una larga lista de personas también se hicieron cómplices de nuestros plan.

Migrantes chicas espalda

Top y Aita. Foto: Begoña Bah. Pintura: Belén Canosa

Y de mi que te puedo contar…

…que hace casi una década, metí mi vida en una maleta y llegué hasta aquí… un lugar donde nada es mejor ni peor, solo diferente. Sentí en mis carnes el peso de la palabra EXCLUSIÓN.

Migrantes mujer floresEn mi mundo todos y todas valemos lo mismo. Los humanos somos una rara especie programada para discriminar. ¡Cuidado! todos estamos en peligro y dar valor al respeto por la igualdad, es responsabilidad de todos de todas.

Migrantes es pues un homenaje a la interculturalidad, la pluralidad y la diversidad. Una evidencia de que, al final, vengamos, vayamos, o nos quedemos, todos buscamos las mismas cosas sin importar cuán diferente nos veamos. Que el mundo es una cultura y yo soy simplemente una pasajera más.

Soy Yosi y un día aprendí que la vida es compartir. Y tú… ¿Si pudieras pintas el mejor de tus recuerdos que te pintarías?

Fueron 365 días increibles… Ven a despedir MIGRANTES2015 con nosotros y brindemos por un nuevo año. Tenemos una cita el próximo 19 de diciembre de 2015 en la plaza de Azcarraga #12 (SQUARE) a las 20:30. ¿Vienes?

@yosehanna

AFRICA, Arte, CENTROAMERICA, Comunicación, Cultura, Derechos humanos, Inclusión, Participación, Personas Migrantes, Voluntariado
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Las personas primero. También en cómic

14 de octubre de 2015 a las 0:47

Las personas primero Dia contra pobreza

El 17 de octubre será el Día Internacional para la Erradicación de las Causas de la Pobreza.

1 de cada 9 personas en el mundo carece de alimentos suficientes. Más de 700 millones viven en la más extrema pobreza. El 70% de las personas pobres son mujeres. 2015 será recordado como el primer año en el que el 1% más rico tendrá tanto patrimonio como todo el resto del mundo junto. En España, más de 13 millones de personas se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión. De todo esto se hablará en esta Semana de acción contra la pobreza y la desigualdad.

Porque no hay pobreza de aqui o de allá sino causas compartidas y personas: las que sufren por todo el mundo y las que no lo consienten ni se resignan a reservar del mundo sólo un rincon tranquilo.

Hoy les dejo con dos de ellas, Cristina Durán y Miguel A. Giner Bou de La Grua. Junto a otros de los mejores autores y autoras del cómic español se embarcaron en el innovador proyecto Viñetas de vida impulsado por Oxfam Intermon para transmitir a través del comic las historias de vida que están detras de la cooperación internacional. De su viaje y lo que vivieron en Nicaragua surgió el comic “Ondas en el río”

Nos lo cuentan con sus palabras pero sobre todo con su arte.

Gracias Cristina. Gracias Miguel.

Comic Ondas en el Rio Pobreza Cooperación NicaraguaEL TAMALITO

Comic Viñetas de vida Pobreza DesigualdadNadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra (…). La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti
John Donne (1572/ 1631)

Os vais con un tamalito”…esto fue lo que nos dijo a mi compañero Miguel Ángel y a mi Ana María Martínez Yerga, directora de Oxfam Nicaragua, en la última reunión que tuvimos antes de volver a nuestra casa en Valencia.

¿Qué es un tamalito?: “Es, como dicen ustedes, un marrón”, nos dijo sonriendo. Y realmente era así. Después de 12 días en Nicaragua, viendo de primera mano el trabajo que la cooperación internacional hace allí, regresábamos con el complicado encargo de transmitir todo lo vivido a través del lenguaje del cómic. Un “tamalito” desde luego… un auténtico reto.

Esta hermosa historia comenzó una tarde de junio con la llamada de Pablo Rebaque (Oxfam Intermón Madrid) para proponernos Viñetas de vida. Cuando me lo explicó me pareció una idea fantástica de principio a fin. Fui consciente, desde el primer minuto, de que iba a ser una de esas oportunidades que se te presentan una vez en la vida. Me entusiasmó porque aunaba, de nuevo, nuestra profesión (los cómics) con la acción social y, además, tenía un extra añadido: la posibilidad de viajar por primera vez a América Latina.

En noviembre de 2013, Miguel Ángel y yo partimos hacia Managua. Nos acompañaban PSJM (Pablo y Cynthia, colectivo de artistas contemporáneos), Rubén J. Caviedes, periodista de Jotdown y María Cimadevilla, nuestra guía y responsable de Oxfam Intermón.

El equipo de Oxfam Nicaragua nos preparó una apretada e interesantísima agenda con un tema central: la defensa de los derechos de las mujeres. Nos reunimos con numerosos colectivos los primeros días y después viajamos a terreno, a visitar a las agricultoras y ganaderas en la zona de Estelí y a los poblados indígenas de Costa Caribe para acabar.

Comic portada Nicaragua Cooperación IntermonFueron 12 días intensos y llenos de personas maravillosas y luchadoras como Damaris, Norlan, Mª José, Teresa, Sofía, Dora…y un largo etc. Y te das cuenta, una vez más, de que realmente lo que importa siempre son las personas. Siempre.

Cuando conoces un nuevo país vuelves a casa con la sensación de que te has enamorado de él, sientes que ese país ya forma parte de tu vida y esperas poder regresar alguna vez. Pero pensándolo bien, lo que más amas de ese país no es el país en sí, ni su clima, ni su paisaje, ni sus banderas o costumbres (que también)…lo que amas es a su gente, las personas que conociste allí.

Lo que te importa de verdad son los nuevos amigos y amigas que dejaste al otro lado del mar. Cuando sabes sus nombres, sus circunstancias, su realidad, te parece imposible no hacer todo lo que esté en tu mano por mejorar su situación.

Estamos todos en el mismo barco. Nadie es una isla completa en si mismo. Porque nadie elige el lugar donde nace y a menudo lo olvidamos. No somos ni mejores ni peores según nuestro lugar de origen y yo siento, como decía Donne, que estoy ligada a la humanidad.

Hubo dos momentos cruciales en el viaje que me hicieron recordar precisamente esto: el primero (y el más duro) fue cuando entramos en el albergue para niñas Nidia White. Al cruzar el umbral, un grupo de niñas entre 10 y 16 años nos recibieron. Algunas de ellas sonreían mientras que otras no eran capaces de hacerlo. Cuando la responsable del albergue nos contó su realidad, entendimos que algunas no sonrieran.

Estas niñas, niñas de la edad de nuestras hijas, reflejaban en sus miradas un pasado de abusos intrafamiliares (del padre, o el hermano o el primo) difícil de imaginar para muchos de nosotros. Niñas que además intentaban salir adelante con bebés en brazos, bebés fruto de esos terribles abusos. Sentimos indignación y rabia. Ningún niño, ninguna niña del mundo debería pasar por algo así, es terriblemente injusto e intolerable.

Comic Niñas Abuso sexual Nicaragua Cooperación El segundo momento fue cuando conocí a las mujeres del poblado de Wis Wis en Costa Caribe. Recordé la importancia del derecho a decidir. Derecho a decidir qué queremos hacer con nuestra vida. Yo (afortunadamente) pude decidir qué quería estudiar, con quién formar una familia, dónde vivir y cual sería mi profesión. Todo ello me ha costado esfuerzo, por supuesto, y he pasado por circunstancias muy difíciles, pero, en definitiva, siempre he podido tomar yo misma mis decisiones, he podido elegir cómo afrontar cada situación. Como decía Viktor Frankl, “la última de las libertades humanas es la capacidad de elegir frente al destino“.

Pero aquellas mujeres no tienen elección, se levantan todos los días a las 4 de la mañana sin excepción, sin sábados ni domingos, sin vacaciones, sin baja por enfermedad. Caminan dos horas para ir a por agua, vuelven, trabajan en el campo, cocinan, cuidan a los niños y por la noche tienen que responder ante un marido al que no han elegido y al que probablemente no aman. Es también terriblemente injusto e intolerable.

Nicaragua Mujeres Cooperación Pobreza

Esta situación de desigualdad e injusticia es, por desgracia, sistémica. El fondo de la cuestión es que la brecha entre ricos y pobres sigue aumentado en todo el mundo. Lo lógico y normal sería cambiar el sistema de raíz, que los poderes políticos y económicos dejarán de pensar en su propio beneficio y que estuviera todo bien repartido.

Pero mientras luchamos y reclamamos esa utopía, es necesaria la acción inmediata, es necesaria la cooperación internacional para actuar localmente y que estas personas tengan oportunidades y herramientas para salir adelante por ellas mismas. Hemos visto que la cooperación sí llega, no se queda por el camino y, como nos recuerda siempre Zinnia Quirós (Oxfam Intermón Madrid), cambia y salva vidas.

Boceto Comic pobreza Nicaragua Cooperacion Después de este viaje, me indigna aún más que antes el hecho de que la ayuda pública a cooperación internacional en nuestro país se haya reducido un 70% en los últimos años y concretamente en mi comunidad, la valenciana, un 90%. Pago puntualmente mis impuestos y quiero que estos vayan destinados al bienestar social: a cooperación, sanidad, cultura y educación.

Lo digo y lo diré todas las veces que haga falta, porque, al fin y al cabo, la vida es compromiso social y político. Cada decisión que tomamos tiene inevitablemente una repercusión en mi entorno inmediato, en mi barrio, mi pueblo, mi comunidad, etc. Desde el primer café de la mañana, todo importa, “sí me importa” como dice el eslogan de la campaña que engloba a Viñetas de vida.

Y sí, nos volvimos con un tamalito, sí, pero también con mucha energía y ganas de afrontarlo. Transformamos lo mejor que supimos nuestra experiencia en el cómic titulado Ondas en el río, cómic que está muy bien acompañado por los de nuestros compañeros y amigos Sonia Pulido, Álvaro Ortiz e Isabel Cebrián, Miguel Gallardo, Paco Roca, David Rubin, Enrique Flores y Antonia Santolaya. Esperamos que Viñetas de vida sea útil y que lo disfrutéis.

Web del proyecto: http://ojoylapiz.com/
Web de la campaña: www.simeimporta.org

El libro de Viñetas de Vida ha sido editado por Astiberri lo podéis encontrar en cualquier librería o aquí

Hay una app y una web app gratuitas disponibles aquí

@CrisDuranLaGRUA

Miguel A. Giner Bou

Nicaragua pobreza comic

Arte, Campañas, CENTROAMERICA, Comunicación, Cooperación, Cultura, Derechos humanos, Desigualdad, Heroes cotidianos, Menores y jóvenes, Mujeres y hombres, Organizaciones No Lucrativas, Personas, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net