La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘quinoa’

Recetas para obtener un peso sano

sábado, febrero 18th, 2012

Hoy os dejo las recetas que elaboramos en el taller sobre Alimentación en obesidad y sobrepeso, que realizamos el pasado mes en el Aula de Cocina de Portomuíños. En este caso, utilizamos las algas en las tres recetas puesto que son de gran ayuda a la hora de conseguir un peso saludable.

 

 

PASTEL DE AGAR-AGAR Y FRUTAS (receta ya publicada al inicio del blog) :

 Ingredientes:
-agar-agar: es un componente de un alga, muy usado como espesante, es saciante, y además no aporta calorías. Se puede comprar en tiras, copos o en polvo (mejor).
-fruta: se puede usar cualquier fruta, o varias a la vez. Mejor fruta de temporada.
-zumo de manzana: mucho mejor ecológico porque tiene un sabor más intenso y natural.

 Elaboración:
En una olla se pone a cocer un litro de zumo de manzana con 1 cucharada sopera de agar-agar en copos o tiras, o una cucharada pequeña si es en polvo (aproximadamente, lo único un poco complicado de esta receta es coger esta medida, pero en principio mejor echar un poco de más porque sino no gelifica). Dejarlo hervir unos 5 minutos, hasta que el agar-agar se disuelva bien (si es en polvo ya se disuelve al momento) y luego echar la fruta troceada y dejarlo cocer otros 5-7 minutos. Finalmente, verterlo en una fuente y dejarlo enfriar. Se puede adornar por encima con rodajas finas de fruta y dejarlo enfriar completamente.
Otra opción de presentación es, una vez apagado el fuego, batirlo con la batidora y verterlo en flaneras. Una vez que enfríe, se desmolda y se toma como flan de frutas.

  NOTA DE LA FOTO: En esta foto aparece una porción del pastel, versión hecha con batidora y luego pasada a un molde rectangular en cuyo fondo echamos un poquito de melaza de caña. Las fotos nunca son sacadas en el taller, son caseras.

 

QUINOA CON VERDURAS, ALGAS Y SEMILLAS

 Ingredientes:

-1 vaso de quinoa (lavada previamente)

-calabaza

-romanescu

-setas deshidratadas (shitake por ejemplo)

-ajo y cebolla

-algas lechuga de mar fresca

-semillas de sésamo (recién tostadas)

-sal y pimienta

-aceite de oliva vírgen

-agua del remojo de las setas

 

Preparación:

Se ponen a remojo las setas en un poquito de agua unas 2 o 3 horas antes de hacer la receta. Con 4 o 5 setas puede ser suficiente, pero a gusto de cada uno.

En una olla con un poco de aceite, se rehogan el ajo y la cebolla picadas hasta que se doren, luego añadimos el romanescu separado en “arbolitos” y la calabaza troceada y seguimos rehogando, añadiendo un poquito de sal. Luego echamos las setas picadas y finalmente la quinoa, que previamente lavamos. Añadimos doble cantidad de agua que de quinoa, es decir, dos vasos, e incluyendo el agua de remojo de las setas. Echamos las algas, salpimentamos y tapamos. Dejamos que se cueza y se consuma el agua, unos 15-20 minutos, vigilando que no se pegue. Sabemos que la cocina está cocinada cuando se empieza a desprender al “arito” que rodea el grano de quinoa.

Finalmente podemos servirla en el plato añadiendo por encima una cucharada de semillas de sésamo recién tostado.

 

 REVUELTO DE TOFU, VERDURAS Y ALGAS

 Ingredientes:

-Tofu

-Brécol

-Col lombarda

-Cebolla

-Alga codium fresca (tuvimos la suerte de tenerla fresca!)

-Salsa de soja

-Tomillo

-Aceite de oliva vírgen

 

Elaboración:

Picamos la cebolla en aros, la lombarda en “tiritas”, el brécol lo separamos en “arbolitos” y los que sean demasiado grandes los cortamos a la mitad, y las hojas del brécol tambien las podemos aprovechar y cortar en tiritas.

Salteamos en una sartén grande la cebolla con aceite, y cuando esté más o menos dorada añadimos el brécol y la lombarda, y seguimos salteando.

El tofu lo cocemos unos 10 minutos y luego lo cortamos en cuadraditos. Con una picadora (o un rallador) desmigamos estos trocitos de tofu, para que luego en el plato simulen al huevo revuelto. Reservamos este tofu desmigado.

Cuando las verduras estén bien rehogadas, preferiblemente “al dente”, echamos el alga codium fresca (u espaguetti de mar, que de ser deshidratadas habría que cocerlas antes) y el tomillo por encima del salteado de verduras. También en este punto añadimos el tofu desmigado y seguimos salteando un poquito más. Al final añadimos un chorrito de salsa de soja, revolvemos y apagamos el fuego.

 

 

Y aprovechando que en el taller nos sobraron unas poquitas algas frescas y me las llevé para casa…

 

y al día siguiente, con prisas por desgracia, tocó comer una “fast food” muy muy saludable…rehogando con ajo el codium….

 

y haciendo un revuelto (esta vez con huevos caseros), al mismo tiempo que cocía un boniato y lo hacía puré!!

 Quién dice que no se puede comer sano cocinando en 15 minutos!?

 

 

Cereales (3ª parte): el polémico trigo.

miércoles, mayo 14th, 2008

El trigo es el cereal más consumido en España y uno de los cereales más cuestionados actualmente por su posible relación con varias enfermedades. Muchos profesionales de la medicina natural están aplicando, como parte de su tratamiento, la restricción (total o en cierta medida) de trigo en la alimentación del paciente, obteniendo buenos resultados en su evolución.

El doctor Seignalet fue hematólogo, inmunólogo, biólogo, catedrático de Medicina de la Universidad de Montpellier durante muchos años y autor de más de doscientas publicaciones en prestigiosas revistas médicas. En su obra “La alimentación, la tercera medicina”, comenta los inconvenientes del trigo, así como de otros alimentos, y los relaciona con la mayoría de las enfermedades reumatológicas, neuropsiquiátricas, autoinmunes y cánceres, entre otras patologías.

La explicación dada para el trigo es que su cultivo durante siglos se ha basado en la selección de las mejores plantas y la siembra única de sus granos, con el objetivo de conseguir una cosecha más voluminosa, resistente y productiva. Esto ha ido modificando su genética, de manera que el trigo actual es muy distinto a nivel cromosómico del trigo de nuestros ancestros. Así, se han producido cambios en la estructura de ciertas proteínas del cereal, a los que las enzimas y mucinas de nuestro organismo no se han adaptado. Además, estas proteínas se pueden volver más daniñas al sufrir nuevas transformaciones con la cocción del cereal.
Esta teoría se aplica también al maíz, y, en menor medida, a la cebada, centeno, avena, mijo y espelta.

Para sustituir al trigo y su gran cantidad de derivados que existen en el mercado tenemos varias alternativas:
-al pan: tortitas de arroz o pan de soja, que podría adquirirse en algunos centros especializados. También, con moderación, un poco de pan de centeno, asegurándose que no viene mezclado con harina de trigo.
-a la pasta: fideos de arroz o pasta de trigo sarraceno.
-a los cereales de desayuno: copos o granos inflados de arroz o quinoa.
-a la harina: las hay de arroz, trigo sarraceno, soja, quinoa…

Veamos entonces cuales serían los cereales más recomendados:

Arroz integral o semiintegral de cultivo biológico: este cereal, aunque sea sometido a diversas manipulaciones, siempre vuelve a su estado inicial. Es el cereal más equilibrado y de mejor asimilación. No contiene gluten, proteína que, una vez cocida, tiende a adherirse a las paredes intestinales y crear intolerancias. El arroz resulta especialmente interesante para quienes padezcan problemas cardiovasculares ya que es  bajo en sodio y rico en potasio, bajo en grasas y su alto contenido en fibra vegetal impide la absorción de los ácidos biliares, materia prima del colesterol en el intestino. Pero es deficitario en dos aminoácidos esenciales, lisina y triptófano, por lo que es recomendable mezclarlo con legumbres para que sea un plato único y completo.

Trigo sarraceno o alforfón: no es botánicamente un cereal, pero puede considerarse como tal. Tampoco contiene gluten y es rico en lisina, aminoácido escaso en el resto de cereales. Sobresale su contenido en rutina, glucósido necesario para el funcionamiento de los capilares y arterias, por lo que también lo hace muy recomendable si se padecen trastornos cardiovasculares. Presenta también interesantes cantidades de vitaminas B2, B3, B6, folatos, magnesio, hierro, potasio y zinc. Se encuentra en grano, copos, harina, sémola,etc.

Quinoa: Tampoco es un cereal, es una pequeña semilla con forma de perla y de color marfil. Ha sido durante milenios un alimento base para los pueblos andinos. Su valor nutritivo es superior al de los demás cereales, tiene más proteínas que el trigo y el maíz y además contienen todos los aminoácidos esenciales, a diferencia del resto de cereales. Es muy digestiva, relativamente pobre en lípidos y con alto contenido en minerales, especialmente hierro, calcio, fósforo y potasio. Se cocina igual que el arroz y se puede acompañar con verduras, constituyendo un plato único ideal.