La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘germinados’

Recetas para niños, y no tan niños…

jueves, diciembre 31st, 2009

 

galletas-de-estevia

En la foto os muestro un rico experimento hecho con harinas sin gluten y stevia. Estas galletas están hechas con harina de trigo sarraceno y harina de maíz, a partes iguales, por lo que sirven para celíacos. También son adecuadas para  diabéticos ya que el endulzante utilizado es la stevia, ya comentada en el blog. Esta planta, además de no tener calorías, ayuda a tener un nivel adecuado de azúcar en sangre, por lo que se convierte en el endulzante perfecto para los diabéticos. La stevia se puede encontrar en algunas tiendas de alimentación natural, tanto en comprimidos como en polvo.

Aquí os dejo la receta, junto con otras fáciles recetas especialmente dedicadas a los niños, pero que, por supuesto, también tienen cabida en la alimentación de cualquier persona que desee comer sano y rico. 

 

Galletas integrales con almendra y stevia

Ingredientes:

  • 200 g de harina integral ( 100 g de harina de trigo sarraceno mezclada con 100 g de harina de maíz, para los celíacos, o bien 200 g de harina de trigo normal si se prefiere)
  • 75 g de almendra molida (o coco rallado, a gusto de cada uno)
  • 1 o 2 cucharadas de stevia en polvo (o 90g de azúcar integral)
  • media cucharadita de canela
  • limón o naranja rallados
  • 1 cucharada de levadura en polvo (no indispensable)
  • 75 ml de aceite de oliva y 2 huevos (estos dos ingredientes siempre echados al final)

 

Elaboración: se mezcla todo bien y se deja reposar una hora en la nevera. Luego se van cogiendo la masa en bolitas y se les da forma de galletas. Se hornean a 190 ºC durante 10 o 15 minutos.

 

 

Paté de germinados 

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras o nueces
  • 1 aguacate
  • germinados al gusto (de soja, de alfalfa, de lentejas,…)
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • zumo de medio limón
  • caldo de verdura

 

Elaboración:

Las almendras y semillas germinadas se pasan a puré con el resto de ingredientes agregándole un poquito de caldo de verduras.

Mezclar los ingredientes con suficiente líquido como para obtener un paté que pueda untarse en una rebanada. También puede servirse con crudités (hortalizas crudas laminadas) como zanahoria, rabanito, pepino, pimiento, espárragos, tomate, etc.

 

 

Hamburguesas de avena

Ingredientes:

  • 1 taza de queso cheddar rallado
  • ¼ de taza de pimiento verde, finamente picado
  • 1 tomate, finamente picado
  • 1 cebolla pequeña, muy picada
  • 1 taza de copos suaves de avena integral
  • 2 huevos, ligeramente batidos
  • 1/3 taza de harina integral
  • aceite de oliva

 

Elaboración:

En un bol se mezcla el queso, el pimiento, el tomate, la cebolla, la avena, los huevos y la harina. Se une todo bien, y se divide en 6 porciones a las que se les da forma de hamburguesa.

Se calienta el aceite en una sartén. Se incorporan las hamburguesas y se cocinan 3 minutos de cada lado o hasta que se doren, a fuego no muy fuerte.

Se pueden presentar en plato acompañadas de patata cocida, o metidas en un panecillo integral con lechuga y tomate o pepino.

 

 

 

Gratinado de pasta con verduras

Ingredientes:

  • 1 paquete de pasta integral
  • 1 cebolla picada
  • 1 zanahoria picada
  • 1 tallo de apio picado
  • 1 calabacín picado
  • 1 taza de ramilletes de brécol
  • 400 g de tomate finamente picado
  • 1 diente de ajo machacado
  • 250 g de mozzarella rallada
  • 1 cucharada de aceite 

 

Elaboración:

Se cocina la pasta en una olla grande con agua hirviendo, hasta que esté tierna. Se escurre y se coloca en una fuente.

Se calienta el aceite en una sartén y se cocina la cebolla, la zanahoria y el apio unos 10 minutos, removiendo a menudo. Luego se le agrega el calabacín, el brécol, los tomates y el ajo. Se cocina, revolviendo varias veces durante 20 minutos aproximadamente. Se puede agregar una pequeña cantidad de agua de tanto en tanto para que la preparación no pierda humedad.

Se agregan las hortalizas cocinadas a la pasta y se mezcla bien. Se esparce el queso rallado por encima y se hornea a temperatura moderada 10 minutos, hasta que el queso se derrita y la pasta esté caliente.

 

 

 

Germinados: los alimentos más vivos

viernes, julio 4th, 2008

La germinación es el proceso que permite que una semilla pase de la vida latente a la vida activa, es decir, brote y comience a crecer una nueva planta. Para ello tienen lugar una serie de transformaciones que convierten a los brotes en una fuente excepcional de vitaminas, minerales, enzimas, clorofila, oligoelementos, aminoácidos, etc.

Los ejemplos más conocidos son los brotes de soja y de alfalfa, pero cualquier semilla, grano o legumbre puede germinar, pudiendo obtener así germinados de lentejas, garbanzos, soja verde, trigo, cebada, avena, sésamo, girasol, calabaza, berro, rábano, etc…

Las condiciones necesarias para la germinación son: agua, oxígeno y temperatura adecuada. Una vez que la semilla se encuentra en esta situación su metabolismo se empieza a acelerar y produce gran cantidad de enzimas y coenzimas (vitaminas y oligoelementos) que empezarán a predigerir las sustancias nutritivas contenidas en la semilla:

  • las proteínas se descomponen en aminoácidos libres
  • las grasas en ácidos grasos
  • el almidón en azúcares más simples

Estas transformaciones convierten a los germinados en alimentos mucho más fáciles de digerir, por lo que se sobrecarga mucho menos el sistema digestivo (importante sobre todo en estómagos delicados). Además, de esta manera, su gran contenido nutricional será mejor asimilado por el organismo.

Por otra parte, la germinación hace que el contenido en minerales y vitaminas se multiplique de manera espectacular. Así, por ejemplo, en la soja germinada el contenido en vitamina A y carotenos aumenta un 370%, en el trigo la vitamina C aumenta un 600% y su vitamina E se triplica después de 4 días de germinación. Además los minerales se hacen más fácilmente asimilables, como el cobre y el hierro, que son absorbidos 6 y 3 veces más, respectivamente, que bajo su forma mineral.

En la germinación también se forma la clorofila, que actúa como buen agente desintoxicante del organismo y regenerador del intestino.

Por lo tanto, a los germinados se les puede atribuir, entre otras, las siguientes propiedades:

  • favorecen los procesos de desintoxicación, depuración y eliminación de residuos almacenados en sangre y tejidos.
  • combaten la acción de los radicales libres, los cuales aumentan el riesgo de cáncer por mutación genética y contribuyen al envejecimiento prematuro.
  • facilitan y estimulan la digestión
  • tonifican el sistema nervioso
  • tienen acción reconstituyente, pudiéndose emplear en casos de fatiga, agotamiento, convalecencia,…
  • mejoran el funcionamiento intestinal y fortalecen la flora intestinal
  • refuerzan las defensas

 GERMINADOS CASEROS:

La mayoría de los germinados no se suelen encontrar en el mercado, pero se pueden preparar en casa de una manera fácil y económica: una vez tengamos las semillas, granos o legumbres (preferiblemente ecológicas), sólo necesitaremos un tarro de cristal y una gasa. Algunos ejemplos:

Germinado de alfalfa: se remojan las semillas durante 12 horas. Luego se escurren y se colocan en el tarro de cristal, esparcidas por toda su superficie y se tapa el tarro con una gasa sujeta con una goma. Se colocan en un lugar oscuro y a una temperatura aproximada de 20 grados. Se deben enjuagar dos veces al día, sin quitar la gasa para que no se escapen las semillas y volviendo luego a repartirlas por todo el tarro. Al cabo de 6 o 7 días estarán listas para comer.

Los brotes de alfalfa son los germinados por excelencia. Se les podría dar la categoría de complemento vitamínico-mineral, ya que contienen gran cantidad de todos los minerales, vitaminas y oligoelementos necesarios para mantener nuestros procesos vitales. Además, contienen los aminoácidos más importantes y una excelente relación calcio/fósforo (muy importante en osteoporosis). También aporta gran cantidad de vitamina K y de clorofila.

Germinado de fenogreco (también llamado alholva): la diferencia con el anterior es que el tiempo de remojo son 8 horas y pueden estar listas para comer en 4 días.

Este germinado contiene una sustancia, la fenogrekina, que interviene en la regulación de la secreción de insulina por el páncreas. También contiene galactomanano que ayuda a mejorar la respuesta a la glucosa en diabéticos y reduce los niveles de colesterol, por lo tanto es hipoglucemiante e hipolipemiante. Funciona como aperitivo, es decir, tomado al principio de las comidas abre el apetito. Como curiosidad, en la antigüedad las mujeres orientales, en lugar de perfumarse exteriormente, comían germinados de fenogreco para oler bien, ya que otorgan un especial olor al sudor.

Germinados de lentejas y soja verde: necesitan unas 14 horas de remojo, y están listas para tomar a los 4-6 días de germinación.

Germinados de sésamo y quinoa: necesitan unas 6 horas de remojo y su tiempo de germinación es de 1-3 días. 

Por lo general los germinados deben ser consumidos en crudo para no mermar su contenido nutricional. Lo ideal es usarlos en todas las ensaladas, aunque también se pueden añadir a otros platos como revueltos, purés, sopas, guisos, potajes, salteados, guarniciones, bocadillos, etc., siempre procurando añadirlos al final del cocinado para que estén el mínimo tiempo al fuego. Son alimentos muy tiernos, incluso los germinados de legumbres y granos, y su sabor difiere según el tipo de que se trate (desde el sabor dulce de los germinados de trigo hasta el sabor algo picante de los germinados de rábano o mostaza)

Es evidente entonces que los germinados son alimentos muy vivos y activos interiormente, y que nos proporcionan una enorme cantidad de nutrientes al tiempo que nos contagian su gran vitalidad.