La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘agricultura química’

Agricultura “química”

viernes, abril 25th, 2008

Productos ecológicos: ¿cuál es la idea generalizada sobre ellos?   

La primera, que son más caros, porque tienen menor producción y/o es más costosa. Y en segundo lugar, que están libres de fertilizantes químicos, pesticidas, transgénicos, tienen mejor sabor, mejor perfil nutricional…en fin, que son más “auténticos”.

La agricultura ecológica es más cara económicamente, mientras que la agricultura “química” es más cara ecológica y saludablemente. Hay muchas cosas que contar en profundidad sobre este tema, pero de momento, sólo dos de los aspectos negativos de la agricultura convencional:

El uso de fertilizantes o abonos químicos: éstos contienen mayoritariamente nitrógeno, fósforo y potasio (NPK), elementos que hacen crecer a las plantas con mayor rapidez y que se suelen utilizar de forma abusiva.
Problemas a nivel nutricional:
• el nitrógeno se transforma en nitratos, que producen metahemoglobinemia en ganado, anemias infantiles y, en determinadas condiciones, da lugar a nitrosaminas, potentes agentes cancerígenos. Hay que prestar especial atención al consumo de aguas corrientes sobre todo en zonas agrícolas, y en cuanto a alimentos, podríamos tomar algunas acciones preventivas al respecto.
• el exceso de potasio hace que la planta absorba menos calcio y magnesio, produciéndose así un cambio en la composición natural de los vegetales, de gran importancia nutricional.
Problemas a nivel medioambiental:
• gran parte del fertilizante es arrastrado por la lluvia hacia los ríos, lagunas y mares, lo cual provoca un exceso de nutrientes en estos acuíferos, denominado eutrofización, que conlleva un desequilibrio en su ecosistema (excesiva proliferación de algas y plantas acuáticas que disminuyen el oxígeno y la luz en el agua, provocando así la mortandad de muchos animales acuáticos).
• los suelos así abonados van degradándose, erosionándose y perdiendo fertilidad.
• las plantas se vuelven más sensibles a plagas y enfermedades, lo que supone mayor uso de plaguicidas.
• la producción de estos fertilizantes es, a su vez, muy contaminante y con un alto coste en comparación con otros métodos como el uso de estiércol, residuos orgánicos urbanos, plantación de leguminosas,…
• su transporte por mar siempre supone un peligro (como comprobamos en febrero con el buque Ostedijk cerca de nuestra costa)

El uso de plaguicidas: se usan para controlar o eliminar plagas que causan enfermedades que interfieren con la producción agrícola. Son los insecticidas, fungicidas, herbicidas,… También son arrastrados desde la zona de cultivo a zonas acuáticas.
Problemas:
• son contaminantes orgánicos persistentes (COP), en su degradación producen compuestos tóxicos (en condiciones de laboratorio se ha observado que algunos de ellos son cancerígenos, teratogénicos y mutágenos en ratas, hamsters y monos), muy persistentes en el tiempo (meses o años) y con efecto bioacumulativo, es decir, se acumulan en los tejidos de algunos peces, los que a su vez ponen en peligro la vida de sus consumidores.
• además de afectar a la plaga, también matan al resto de organismos presentes en el suelo, por lo que éste queda esterilizado y tardará años en recobrar su población natural.
• después de varias aplicaciones van seleccionando a la población nociva, dejando sólo a los más fuertes y resistentes, por lo que después de un tiempo parecen ineficaces pues la población a la que se quiere atacar ya no es sensible a ese insecticida. Al disminuir la eficacia de un insecticida, hay tendencia a usarlo en mayores cantidades con lo cual aumentan sus efectos contaminantes.
• matan a los depredadores o enemigos naturales de la plaga que se quiere exterminar, lo que hace que se desequilibren los ecosistemas y que desaparezcan los únicos organismos capaces de luchar con la plaga sin contaminar el medio ambiente. 

A todos, o casi todos, se nos llenaron de lágrimas los ojos al ver nuestras playas, aves, peces,…teñidos de negro con el Prestige. Este tipo de contaminación agrícola no debería suponer menos angustia, tan sólo porque no es tan visible a nuestros ojos. Tampoco son unos hilillos…sino que es una contaminación muy extendida a nivel mundial, presente en todos los alimentos, y que está colaborando, en silencio, al desarrollo de muchas enfermedades actuales y a la degradación del medio ambiente (suelo, agua y aire).

Como decía, los productos ecológicos son algo más caros, pero con enormes valores añadidos como son la calidad y seguridad, el respeto al medio ambiente y el uso sostenible de los recursos. Confío en que se siga creando conciencia respecto a este tema, y que todas las competencias implicadas aúnen esfuerzos para que continúe incrementándose la demanda de productos ecológicos, para finalmente convertirse en nuestra alimentación básica, y no un artículo ocasional para la mayoría de la población.

Para acabar y con motivo de la celebración el pasado 22 de abril del Día de la Tierra, os dejo un par de vídeos:

http://www.youtube.com/watch?v=a-x0AJQ5zHQ

http://www.youtube.com/watch?v=u_cQImdmfP4&feature=related