La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Semana de lucha contra los transgénicos

Escrito por Noa Vázquez Rendal
17 de Abril de 2009 a las 12:24h

17 DE ABRIL: DÍA DE LA LUCHA CAMPESINA

En plena semana antitransgénicos se encuentra el día de la lucha campesina…coincidencia o no, los transgénicos se han convertido en el principal amenaza de la soberanía alimentaria.

Hoy Monsanto controla la política agroalimentaria de Brasil, Paraguay, Argentina, Bolivia y pronto de Uruguay; y su poder supera con mucho el de los gobiernos nacionales. La compañía decide qué semillas y qué productos químicos se van a utilizar en estos países, qué cultivos se van a suprimir y, en última instancia, de qué van a alimentarse los pueblos y a qué precio. Es decir, todo lo contrario a la soberanía alimentaria. Los que se muestran recalcitrantes son llevados ante los tribunales porque las patentes constituyen el último cerrojo de este proyecto totalitario.

Por tanto, cuando Monsanto consigue patentar sus semillas transgénicas, empieza la pesadilla…la patente le permite ser dueño de un alimento, aunque sea transgénico.
Después, viene la “extensión de derechos” conferidos por la patente:
-prohiben a los agricultores su lógica costumbre de guardar parte de los granos cosechados para sembrarlos al año siguiente.
-además les imponen el pago de una “tasa tecnológica” por comprar y usar sus semillas.
-les obligan a usar únicamente su herbicida Roundup y no los genéricos existentes en el mercado (irremediablemente, puesto que los transgénicos están “fabricados” para resistir ese herbicida concreto y no otro).
-Monsanto se reserva el derecho a inspeccionar y hacer pruebas en los cultivos de cualquier agricultor del que sospeche que no cumple sus obligaciones. Para, ello la empresa contrata agentes que investiguen e incluso fomenta los chivatazos entre vecinos poniendo a su disposición un teléfono gratuito para las denuncias.
-incluso ha obtenido una patente llamada “control de la expresión vegetal de los genes”, lo cual significa que esas plantas son modificadas genéticamente para que produzcan granos estériles (debido a que producen una proteína tóxica al final de su crecimiento), con lo que no podrán ser usados en siembras posteriores. Estas plantas ya son llamadas “Terminator” y, por suerte, de momento su moratoria sigue en vigor.

Por otra parte, la existencia de los transgénicos no permite respetar la libertad de los agricultores para poder sembrar lo que quieran y en donde quieran, ya que sus cultivos podrán ser contaminados por los transgénicos.        “La esperanza de los industriales es que con el tiempo el mercado esté tan inundado que ustedes ya no puedan hacer nada, salvo rendirse” esto es lo que declaraba en 2001 Don Westfall, vicepresidente de una consultoría que trabaja para empresas de biotecnología.

Estas empresas no dudan en usar todo tipo de artimañas para conseguir expulsar a los campesinos de sus tierras y así lograr inmensas propiedades para plantar sus OGM. Esto, además de los problemas medioambientales ya vistos, crea paro y más pobreza entre el campesinado, ya que estas nuevas plantaciones necesitan mucha menos mano de obra que la agricultura familiar y diversificada. En Paraguay se estima que unas 100.000 personas cada año abandonan los campos para irse a las ciudades (un 70% a causa de la soja). La mayoría de estas familias aterrizan en barrios de chabolas, donde viven en situación de extrema pobreza. Al abandonar sus tierras los pequeños campesinos dejan de producir para sí mismos, pero también para los demás. De hecho, desde 1995 Paraguay ha pasado de un saldo alimentario positivo a uno negativo, es decir, que hoy importa más alimentos de los que exporta.  A su vez, en Argentina la economía ha vuelto un siglo atrás, al volverse dependiente de la exportación de materias primas cuya cotización se fija en los mercados mundiales, en los que el poder de las multinacionales es determinante. El día que se desmorone la cotización de la soja pueden esperar lo peor…

Fuente: El mundo según Monsanto, de Marie-Monique Robin, Ed Península.

Para mucha más información: http://www.viacampesina.org/main_sp/

PD. En Galicia se repartirá información en un acto reivindicativo convocado por la Ra! y PGA . Hoy a las 17:30 en la Plaza Roja de Santiago de Compostela.

Semana de lucha contra los transgénicos

Escrito por Noa Vázquez Rendal
16 de Abril de 2009 a las 1:32h

RIESGOS DE LOS TRANSGÉNICOS PARA EL MEDIO AMBIENTE

Monsanto es la empresa que mueve el 90% del negocio mundial de las semillas transgénicas. Con el largo historial contaminante de esta multinacional, su último invento, los OGM, no iban a ser menos…

De hecho, en 2003 las principales compañías de seguros agrícolas del Reino Unido anunciaron que se negaban a cubrir a los productores de cultivos OGM debido a las cargas financieras imprevisibles que pueden introducir. Las aseguradoras subrayaban que “se sabe demasiado poco sobre los efectos a largo plazo de los cultivos transgénicos para la salud humana y el medio ambiente como para poder proponer cualquier tipo de protección”.

Para empezar, está el problema de la contaminación de polen desde cultivos transgénicos a cultivos no transgénicos o a los ecológicos, por la cual está claro que la coexistencia de ambos cultivos no se puede dar. Además, si un grano transgénico crece en un cultivo convencional de otro alimento se convertirá en una mala hierba que el agricultor debe eliminar, pero esta planta transgénica es resistente al herbicida Roundup, por lo que habrá que arrancarla a mano… o usar un herbicida aún más tóxico, con el consecuente problema de contaminación medioambiental.

Por otro lado, los OGM son capaces de cruzarse con las malas hierbas convencionales que le son próximas genéticamente, con lo cual éstas adquieren el gen de resistencia a herbicidas y por tanto se convertirán en “supermalezas” resistentes a herbicidas, que obligan a los agricultores  a usar cada vez más dosis de herbicida, para alegría de Monsanto…

Otro grave efecto de los transgénicos es la amenaza a la biodiversidad, ya que, por un lado, el aumento del uso de productos químicos eliminan o afectan gravemente a la flora y a la fauna no objetivo; y por otro, ciertos transgénicos (maíz Bt) están manipulados para producir una sustancia tóxica que puede ser fatal, tanto para los insectos perjudiciales para los cultivos, como para el resto de insectos beneficiosos o incluso para los microorganismo del suelo o los pájaros insectívoros.

En América del Sur (sobre todo Argentina, Brasil y Paraguay) la llegada de los cultivos transgénicos ha desplazado a la agricultura familiar, con gran variedad de cultivos alimenticios que van rotando y que sustentaban a la población, y ha dado paso a grandes monocultivos de soja dirigidos por las grandes multinacionales dueñas de las semillas. Además de las consecuencias económicas para los agricultores despojados de sus tierras, esta “sojización” de Sudamérica tiene graves consecuencias en la salud del suelo, ya que el uso intensivo del herbicida tiende a hacer estéril la tierra. También en esta zona, se han deforestado enormes cantidades de hectáreas lo cual acelera enormemente la pérdida de biodiversidad (los bosques son el hábitat de multitud de especies) a la vez que se exponen esos suelos “desmontados” a una enorme erosión, lo cual supone una pérdida de capacidad de retención de agua. De esta manera, cuando llueve, la lluvia se lleva arrastrados los residuos de herbicidas que contaminarán otros sectores del cauce.

Estos sólo son algunos ejemplos de los devastadores efectos medioambientales que ya se están dando desde hace muchos años. Hay muchos más.

Semana de lucha contra los transgénicos

Escrito por Noa Vázquez Rendal
15 de Abril de 2009 a las 0:08h

En la  web de la cooperativa de consumo responsable A Xoaniña de Ferrol, dentro de la sección de Transgénicos, se puede leer una entrevista al Dr. Gilles-Eric Séralini, experto de la Comisión Europea en transgénicos, publicada por La Vanguardia. Este especialista preside el consejo científico del Comité de Recherche et d´Information Indépendantes sur le Génie Génétique (Criigen). Durante nueve años trabajó para el Gobierno francés evaluando los efectos de los transgénicos en la salud. Ahora lo hace para la Comisión Europea. Dice que urge presionar a los gobiernos a que exijan a las compañías productoras de transgénicos que se hagan públicos los estudios de los efectos que estos alimentos tienen en la salud: “No es posible alimentar al mundo con un producto que sólo se ha probado tres meses en ratas y cuyos análisis de sangre son secretos”

Además, en esta sección de A Xoaniña aparecen otros artículos muy interesantes, algunos de los cuales evidencian la postura benevolente del gobierno de España hacia los transgénicos.

Semana de lucha contra los transgénicos

Escrito por Noa Vázquez Rendal
14 de Abril de 2009 a las 1:01h

 RIESGOS DE LOS TRANSGÉNICOS PARA LA SALUD

Los riesgos para la salud son muchos, tanto previsibles como totalmente imprevisibles, que es lo peor. No existe ningún estudio que demuestre la inocuidad de los OGM a largo plazo, más bien al contrario, los estudios realizados rigurosamente y de forma independiente obtienen resultados aterradores que apenas ven la luz pública.

 

Os remito a la página de información sobre transgénicos de Ecologistas en Acción:

http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article3176&artsuite=0

En ella se detallan todos los posibles peligros que suponen los transgénicos para nuestra salud, muy bien explicado y con multitud de fuentes referenciadas.

Un adelanto:

-Las plantas tienen mecanismos naturales de defensa. Uno de estos mecanismos es la producción de toxinas que las protegen de determinadas enfermedades y de los herbívoros. La manipulación genética puede inducir la producción de dosis mayores de estas sustancias tóxicas, su presencia en el fruto o en partes de la planta donde antes no se producían, o la aparición de compuestos totalmente nuevos dañinos para la salud 

-En varios estudios de toxicidad se han detectado trastornos en los animales alimentados con OMGs.

-Los cultivos transgénicos pueden introducir en los alimentos nuevos compuestos que produzcan alergias.

-Es evidente que el aumento en el uso de herbicidas asociado a los cultivos transgénicos contribuirá a incrementar en los alimentos los residuos de este tipo de productos, que se sabe tienen efectos dañinos para la salud.

-La mayor parte de los cultivos MG que se comercializan actualmente llevan genes marcadores de resistencia a los antibióticos, empleados en el proceso de manipulación genética.

-La resistencia a los antibióticos es también preocupante en el caso de cultivos destinados a pienso para animales domésticos, actualmente la mayor parte de los OMG.

Y mucho, mucho más…

Semana de lucha contra los transgénicos

Escrito por Noa Vázquez Rendal
13 de Abril de 2009 a las 1:30h

Transgénicos. Indignante que sea tan difícil librarnos de ellos y poder tener una alimentación totalmente exenta de este grave peligro. 

Indignante que no se protejan adecuadamente los cultivos ecológicos, aún sabiendo que la coexistencia de ambos cultivos no es posible, y que a medida que pase el tiempo más cultivos ecológicos puedan ser contaminados por los transgénicos (abundantes como cultivos experimentales en Galicia y en muchas otras comunidades).

Indignante que grandes empresas de alimentación como Nestlé, Danone, Bimbo, SOS Cuétara, Kellog´s, Fripan, Valor, Borges, Unilever, etc.(aparecen en la guía roja y verde de alimentos transgénicos de Greenpeace) no aseguren que no utilizan materia prima transgénica en la elaboración de sus productos.

Indignante que la inmensa mayoría de carne, embutidos, yogures, quesos, leche, huevos, etc. provengan de animales alimentados con piensos transgénicos (de las aproximadamente 20 toneladas de OGM que entran cada año en la cadena alimentaria europea, un 90% son destinados a alimentación animal). Indignante que no haya ninguna reglamentación que obligue a etiquetar estos “productos transgénicos secundarios” y así informar a los consumidores.

Indignante que la única legislación al respecto es la que, desde el 18 de abril de 2004, obliga a etiquetar los alimentos que contengan por encima del 0,9% de materia prima transgénica en un ingrediente determinado (por ejemplo, si el 0,9% -o más- del almidón de maíz de una pizza proviene de maíz transgénico, deberá etiquetarse). Algo es algo, pero, por supuesto, no es suficiente. Indignante que estas leyes, o falta de  leyes, no nos permitan elegir una alimentación 100% libre de transgénicos a los que la deseamos.

Indignante que haya tantos ejemplos de ingredientes y aditivos derivados del maíz y de la soja ‘sospechosos’ de tener un origen transgénico, y que muchos podrían estar en un porcentaje menor al 0´9 y, por tanto, sin necesidad de etiquetarse:

● Soja: harina, proteína, aceites y grasas (a menudo se ‘esconden’ detrás de la denominación aceites/grasasvegetales), emulgentes (lecitina–E322), mono y diglicéridos de ácidos grasos (E471), ácidos grasos.

● Maíz: harina, almidón, aceite, sémola, glucosa, jarabe de glucosa, fructosa, dextrosa, maltodextrina, isomaltosa,sorbitol (E420), caramelo (E150), grits.

 

Indignante que los transgénicos vayan a suponer, más que probablemente, graves consecuencias para nuestra salud, tal como ya lo auguran los resultados de múltiples estudios en animales.

Indignante que los cultivos de OGM estén provocando terribles impactos medioambientales, dificilmente reversibles, en multitud de lugares del planeta.

Indignante que supongan nefastas consecuencias para muchos agricultores que, engañados por los irreales resultados ofrecidos, se endeudan para pagar esta “nueva tecnología” y luego nunca obtienen el resultado esperado. Indignante que hayan pasado de ser “las semillas milagrosas” a ser “las semillas del suicidio” en la India, donde estas deudas han provocado ya miles de suicidios entre el campesinado.

Indignante que Monsanto, la multinacional líder en el sector de los OGM, esté conseguiendo, mediante su sistema de patentes, hacerse con el control de alimentos fundamentales en todo el mundo.

Indignante que todo esto esté ocurriendo bajo la impunidad y cooperación de los gobiernos.

 

Y triste, muy triste, que la información sobre este tema raramente tenga el alcance merecido.

 

 

En esta Semana de lucha contra los transgénicos, se celebrarán múltiples actividades informativas, que culminarán el 18 de abril con una gran manifestación en Zaragoza (desde Galicia saldrán buses). Estos actos están organizados por una gran variedad de colectivos como Greenpeace, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Veterinarios Sin Fronteras y un largo etc. que, además, han creado un blog desde el cual informan de todas las actividades que llevarán a cabo: http://noquierotransgenicos.wordpress.com/.

 

Alimentos anticáncer: ajo y cebolla

Escrito por Noa Vázquez Rendal
10 de Abril de 2009 a las 17:50h

El ajo constituye uno de los ejemplos más significativos de la famosa frase de Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicamento”. Tanto es así que, para muchos, el ajo es considerado más como planta curativa que como alimento.

Es especialmente recomendado en enfermedades cardiovasculares, como arteriosclerosis e hipertensión, ya que tiene actividad anti-aterogénica, hipolipemiante, fibrinolítica y antiagregante plaquetario. Otras importantes propiedades que posee el ajo son: bactericida y antifúngico, antiinflamatorio, hipoglucemiante suave, broncodilatador, expectorante y vermífugo.

 

En cuanto al cáncer, podemos considerar como enemigo no sólo al ajo sino también al resto de alimentos que componen su familia (la familia de las Liliáceas): cebolla, puerro, chalota y cebolleta. Por suerte, muchos son ingredientes esenciales en la mayoría de las cocinas de todo el mundo.

Estos vegetales tienen un importante papel sobre todo en la prevención del cáncer del aparato digestivo, en especial del cáncer de esófago, estómago y colon.

Se han estudiado más de 20 compuestos distintos presentes en el ajo y las moléculas con mayor actividad anticancerígena han resultado ser el sulfuro de dialilo (SDA), el disulfuro de dialilo (DSDA) y el ajoeno. Estos dos primeros compuestos azufrados son capaces de impedir la formación de nitrosaminas, sustancias cancerígenas que se forman en nuestro organismo a partir de los nitritos, aditivos usados sobre todo en carnes curadas, conservas y productos de charcutería (salchichón, beicon, jamón,…), aunque también provienen del humo del tabaco y de alimentos ahumados.

 

Los compuestos presentes en las Liliáceas pueden interferir en el desarrollo del cáncer porque, además de detener estos sistemas que activan algunas sustancias potencialmente cancerígenas, también son capaces de aumentar las moléculas del organismo implicadas en la eliminación de estas sustancias nocivas (potencian, por tanto, la desintoxicación). Con estas acciones, estos alimentos hacen que nuestras células se hallen expuestas a un menor número de agentes cancerígenos, con lo que tendrán menos probabilidades de sufrir daños en su ADN que den lugar al posible desarrollo del cáncer.

Como ejemplo de este efecto protector, se ha visto que, en ratas de laboratorio, el SDA es capaz de neutralizar el desarrollo del cáncer provocado por la NNK, una nitrosamina extremadamente tóxica formada por la transformación de la nicotina durante la combustión del tabaco.

 

Además de estas actividades directas sobre las sustancias cancerígenas, los compuestos del ajo pueden atacar también a las células del cáncer y promover su muerte por apoptosis (suicidio de la célula). En efecto, en laboratorio se ha tratado con diferentes compuestos de ajo a células aisladas de cáncer de colon, mama, pulmón, próstata e incluso leucemias y se ha comprobado que estos compuestos del ajo provocan cambios importantes en el crecimiento de estas células tumorales y activan el proceso que conduce a su muerte.

 

Gracias a su actividad antibacteriana, el ajo es un eficaz enemigo de la bacteria Helicobacter pylori, asociada a una mayor incidencia de úlcera gastroduodenal y cáncer gástrico. Un estudio realizado por el departamento de Gastroenterología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid demuestra que la solución acuosa de ajo morado inhibe esta bacteria.

 

En la cebolla, tenemos una sustancia anticancerígena extra que es la quercetina, un polifenol capaz de impedir el crecimiento de gran número de células cancerosas cultivadas en laboratorio y de interferir en el desarrollo del cáncer en animales.

 

Además, estas hortalizas son hipoglucemiantes suaves, es decir, ayudan a regular ligeramente el nivel de azúcar en sangre, algo importante teniendo en cuenta que los picos de insulina y de IGF estimulan de manera directa tanto el crecimiento de las células cancerosas como su capacidad de invadir tejidos vecinos. Aunque, por supuesto, lo esencial será tener una alimentación baja en azúcares simples.

 

 Aunque hacen falta otros estudios para precisar más estas actividades anticancerígenas, la información disponible actualmente, tanto a nivel epidemiológico, de laboratorio como en animales, ya pone de manifiesto que estos vegetales merecen una especial atención en la labor antitumoral.

 

NOTAS: Los compuestos anticancerosos se liberan cuando estos alimentos son cortados o machacados, por tanto cuanto más picados mejor. Además, se asimilan mejor si van en un poco de aceite, el mínimo para cocinar, o crudos en una ensalada aliñada, por ejemplo.

La dosis anticancerígena ideal sería entre dos y cinco dientes de ajo por semana.

Contraindicaciones: No es recomendable un excesivo consumo de ajo en personas con tratamiento con anticoagulantes o hipotensivos, y en embarazadas.

 

 

El mono obeso

Escrito por Noa Vázquez Rendal
30 de Marzo de 2009 a las 11:12h

Estoy acabando de leer un libro que trata ampliamente la idea que comentaba en el segundo post de este blog. El libro se llama El mono obeso. La evolución humana y las enfermedades de la opulencia: diabetes, hipertensión, arteriosclerosis. En él se abordan estas enfermedades como el resultado de un desajuste entre nuestro metabolismo y los hábitos alimenticios modernos. Un desajuste muy lógico teniendo en cuenta que nuestros genes y nuestro metabolismo han ido evolucionando y adaptándose a las diferentes formas de alimentación durante millones y millones de años, y que ahora, en tan sólo unos fugaces 100 años, nuestra alimentación y circunstancias ambientales han cambiado mucho, mucho, tanto que a nuestro organismo le resulta muy dificil sobrevivir a ello impunemente. El precio por esta vida de opulencia, son las enfermedades de la opulencia.

El mono obeso insiste en la idea de que todo lo que somos es resultado de millones de años de evolución. Así, hace un recorrido por la vida de nuestros ancestros, desde unos diez millones de años atrás hasta el día de hoy, analizando las características ambientales y nutricionales a las que se exponían y sus adaptaciones a las mismas. De esta manera, es fácil llegar a comprender que cualquiera de nuestras funciones es consecuencia de las sucesivas adaptaciones de las especies que nos precedieron, y entre esas funciones se incluye la nutrición.

Para aquellos a los que la evolución humana no resulte un tema demasiado apasionante, he descubierto que el autor de este libro, José Enrique Campillo Álvarez, ha sido protagonista de un reportaje muy interesante (aunque menos que el libro para mi gusto) llamado ¿somos lo que comemos?  y que contiene temas más populares como la obesidad, dieta mediterránea,  alimentos funcionales, etc…

Su blog también ha resultado ser un provechoso descubrimiento.

Se suele decir que “somos lo que comemos”, pero desde la perspectiva evolucionista, más bien “somos lo que comieron nuestros ancestros”.

III XORNADAS DE AGROECOLOXÍA DE OURENSE

Escrito por Noa Vázquez Rendal
23 de Marzo de 2009 a las 0:28h

En Ourense están de sorte xa que nestes próximos días poderán asistir a estas proveitosas xornadas en defensa da saúde, da ecoloxía, do consumo responsable e da xustiza social. Ós de lonxe desta terra faisenos un pouco dificil pola semana, mais esa excursión do domingo chama moito moito…

 

Descarga o Díptico das Xornadas

Do 24 de marzo de 2009 ate o 30 de marzo de 2009, Ourense  

  • Martes 24 de marzo: Presentación das Xornadas. Lugar: Casa da Xuventude, rúa Celso Emilio Ferreiro 27, ás 11:30 horas.

  • Mércores 25 de marzo: Como facer a miña vivenda e pasar da crise? Obradoiro de Bioconstrución/Autoconstrución: O obradoiro pretende dar a coñecer unha forma de traballar para construír a nosa propia casa utilizando, ademais, criterios respectuosos co medio ambiente e tratando de aproveitar os recursos naturais ao máximo. Participan: Pilar Penin, Eloi Dávila, Lhosca Arias e Analía Moares. Lugar: Centro Social A Esmorga, rúa Telleira 9 (Zona Universitaria), ás 20:00 horas.

  • Xoves 26 de marzo: Comedores escolares saudables e ecolóxicos. Alimentarse con produtos ecolóxicos e de comercio xusto é posible nos comedores colectivos dos colexios de Ourense, ven a coñecer como!! Participan: Representantes da ANPA’s, Representantes de Centros de Ensino de Ourense e a asociación “O Grelo Verde” Lugar: C.E.I.P. Filomena Dato (A Valenzá), Salón de Actos, ás 20:00 horas

  • Venres 27 de marzo: Asemblea Rede de Consumo Consciente. A Rede Galega de Consumo Responsábel asocia a cooperativas e asociacións que traballan pola agricultura ecolóxica e o comercio xusto. Pretende organizar e sensibilizar á sociedade galega sobre a importancia dun consumo responsable, promover relacións comerciais xustas entre produtoras e consumidoras, a participación directa, democrática, colectiva e responsábel das persoas no consumo, o desenvolvemento rural e local, o aforro enerxético e o respecto á natureza nos procesos de produción e consumo. Participan: Colectivos da rede galega de Consumo Consciente. Lugar: Local Social de Amarante e Verdegaia, rúa da Habana 64, ás 17:00 horas

Consumo responsable en tempos de crise. Debate. Onde e como se producen os alimentos que consumimos? Somos conscientes da responsabilidade individual ante a crise alimentaria global? Estas e outras preguntas están na base das novas propostas de consumo responsable, que serán analizadas nesta sesión. Reflexionaremos sobre o poder transformador destas experiencias. Participan: Carme Freire. Secretaria Xeral do Sindicato Labrego Galego. Tom Kucharz. Area de agroecoloxía e Soberanía alimentaria de Ecoloxistas en Acción. Lugar: Biblioteca Pública, rúa Concello 11, ás 20:00 horas

  • Sábado 28 de Marzo: Banco de sementes. Mercadiño de troco de sementes ecolóxicas. Pretendemos favorecer a recuperación e conservación das variedades tradicionais de plantas que foron mantidas dende sempre polas nosas agricultoras locais. Participan: invitamos a participación de todas as veciñas e veciños. Lugar: No Local social da AA. VV. O Polvorín (Barrio do Polvorín), de 11 a 14:00 horas

Agri – CULTURA: Actividades Culturais. Concerto musical e o Contacontos Carlos Blanco, colaboran de forma altruísta en apoio das Xornadas de Agroecoloxía. Lugar: Café Teatro Xesteira, rúa da Concordia, ás 22:00 horas. Prezo: 5€

  • Domingo 29 de Marzo: Como facer a miña horta ecolóxica? Realizaremos unha excursión para coñecer as hortas ecolóxicas e a casa de bioconstrución de Pilar, Eloi e Estreliña, agricultoras de Semente no lugar de Reboreda (Porqueira). Cómpre levar comida para compartir entre todas as persoas que fagamos a visita, e reservar praza a través do email info@agrourense.info Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ou ben no telefono: 637748859 antes do venres 27 de marzo, Lugar: Reboreda (Porqueira), de 10:00 a 20:00 horas

  • Luns 30 de marzo: Plantas que curan na botica da aboa. As herbas medicinais en Allariz, unha historia de recuperación e empoderamento feminino. O que saben as mulleres e nos queren contar. Participan: Benita e Delia da AA VV de Nanín e Ana Pérez, do concello de Allariz. Lugar: Local Social de Amarante e Verdegaia, rúa da Habana 64, ás 20:00 horas

Tamén dentro das Xornadas de Agroecoloxía colabora o alumnado da Escola de Arte Antonio Faílde que viran de preparar unha exposición fotográfica sobre a temática da agroecoloxía e que se presentará no mes de maio en diferentes salas de exposición da cidade de Ourense.

Colaboran nas Xornadas: Anacos da Cidade, Anpa do Colexio Filomena Dato, Cine Clube Padre Feijoo, Escola de Arte Antonio Failde e Facultade de Ciencias do Campus de Ourense.

 

Para calquera consulta, podedes contactar con nós en informacion@agrourense.info

Día de San Patricio…UNA cerveza, por favor!

Escrito por Noa Vázquez Rendal
17 de Marzo de 2009 a las 9:33h

-hola! el martes es el día de San Patricio, ¿vas a escribir algo sobre la cerveza?- me pregunta Olalla por teléfono el viernes pasado.

Inevitablemente, antes de pensar en lo bueno o malo de la cerveza, sobrevienen los recuerdos a mi cabeza…17 de marzo de 1998: mi primera celebración de San Patricio. En pleno primer año de universidad, ese día tocaba bajar a tomar una cerveza en algún mítico local de la zona vieja santiaguesa, ya que las leyes del estudiante dictaban que cualquier evento mínimamente celebrable debía ser celebrado…incluso las tradiciones importadas como ésta.

Y es que, además de los posibles beneficios nutricionales que pueda tener una cerveza (y digo UNA!), en mi opinión, lo realmente más beneficioso es el acto social que supone el quedar a tomar una cerveza (aunque por supuesto también lo sería tomando un té…). Probablemente las risas alrededor de UNA cerveza supongan un beneficio mayor a nuestra salud que el posible daño que nos puedan hacer los más o menos 5 grados de alcohol que suele contener la cerveza (normalmente varía entre 3 y 9 grados).

Como dijo el médico y alquimista Paracelso: “Todo es veneno, nada es veneno. Sólo la dosis cuenta”.

Según el Centro de Información de Cerveza y Salud, un consumo moderado de alcohol corresponde a la ingesta aproximada de 10 gramos de alcohol diarios (variable según peso y sexo de la persona), lo que equivale a 250 ml de cerveza, es decir, UNA cerveza al día. De todas formas, los estudios en este campo siempre son contradictorios: unos respaldan que este consumo moderado de alcohol no supone riesgos para la salud, incluso defienden que, en estas dosis, el alcohol tiene un efecto antiagregante sobre las plaquetas y fluidifica la sangre, lo cual protege contra las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, otros sí lo acusan como promotor de diversas enfermedades, entre ellas algunos tipos de cáncer, aún en cantidades moderadas.

Lo que sí está bien claro para todos es que el exceder de esta pequeña dosis siempre supondrá un riesgo para la salud. 

Las bebidas fermentadas, como la cerveza, sidra o el vino, al tener menor graduación alcohólica y mayor contenido en nutrientes, son mucho más recomendables -o mucho menos desaconsejables- que las destiladas como el whisky, ginebra o el ron. 

La cerveza es la bebida resultante de fermentar, mediante levadura seleccionada, el mosto de malta de cebada y aromatizarlo con flores de lúpulo. A continuación, os resumo -brevemente, pues tiene muchos matices- el proceso de elaboración de esta bebida, resaltando los aspectos nutricionales más importantes:

-Lo primero es conseguir la malta de cebada (la cebada es el cereal más usado en Occidente), que es simplemente cebada germinada y luego tostada. Como ya comenté en el post sobre germinados, en el proceso de germinación aumenta considerablemente la cantidad de enzimas, que posteriormente romperán el almidón de la cebada para que luego pueda ser fácilmente transformado en alcohol por la levadura. Después, la cebada germinada es tostada, proceso que determina las características de color y aroma de la cerveza. Cuanto más tostada sea la malta, más oscura será la cerveza.

-La malta es molida, en esta fase se puede añadir una pequeña proporción de malta de otros cereales como arroz, maíz, trigo,…que, además de dar una cerveza más pálida y más suave, reducen el coste de producción. Como vemos, los ingredientes base de la cerveza son cereales, por lo que la cerveza será muy rica en hidratos de carbono, con algo de proteína y casi nula cantidad de grasas.

-La malta es macerada con agua. Así se obtiene el mosto de malta, que no es más que el agua junto con los compuestos solubles que había en la malta (sobre todo azúcares fermentables). El agua utilizada puede influir en la calidad final de la cerveza, ya que contiene minerales como el calcio (influye en la turbiedad y el color), los sulfatos (influyen en el amargor) y los cloruros (afectan a la textura de la bebida).

-Este mosto se filtra y se cuece añadiéndole el lúpulo, una planta que proporciona el sabor amargo a la cerveza y que promueve la formación de la espuma y coopera a su mantenimiento. El lúpulo también ayuda a conservar la cerveza puesto que tiene acción antiséptica. Esta planta le aporta a la bebida otras propiedades como relajante del sistema nervioso central, efecto estrogénico (ya que contiene fitoestrógenos) y acción digestiva debida a sus principios amargos.

-Después se filtra para eliminar los restos de lúpulo y se enfría para evitar que se contamine por microorganismos.

-Se añade la levadura, que son microorganismos que transforman los azúcares que contiene el mosto de cerveza en alcohol y gas carbónico, es decir, se encargan de la fermentación. Acabado este proceso se separa la levadura, que a veces es destinada para alimentación del ganado.

-Así se obtiene la cerveza joven, aunque algunos tipos de cerveza reciben luego un proceso de maduración que consiste en una segunda fermentación que dura semanas o meses.

Como bebida, la cerveza aporta muchos de los nutrientes de los cereales, principalmente hidratos de carbono, vitaminas del grupo B (sobre todo B1, B2 y ácido fólico) y minerales como calcio, magnesio, fósforo, potasio y sodio (la relación potasio/sodio es alta, por lo que este sodio no contribuye a elevar la tensión; al contrario, es diurética). También contiene sustancias antioxidantes. Por otra parte, la cerveza lleva aditivos, uno de ellos pueden ser los sulfitos (E-224, también presentes en vino, gambas congeladas, etc), que en algunas personas pueden provocar reacciones alérgicas y asmáticas. Además posee purinas, por lo que se desaconseja en caso de niveles altos de ácido úrico.

La cerveza tiene menos calorías que cualquier otra bebida alcohólica, sobre todo, muchas menos que las destiladas. Por tanto, sobre el mito de la barriga cervecera…no estoy muy de acuerdo. Está claro que si te tomas 4 o 5 cervezas cada día, probablemente podrás exceder de las calorías que necesitas al día y por tanto tu grasa corporal aumente (en los hombres casi siempre localizada en la barriga, en mujeres se suele repartir un poco más), y también puede ser que, al ser una bebida carbonatada, el volumen de tu barriga aumente. Pero ocurre exactamente lo mismo si te tomas 2 o 3 coca-colas normales al día, ya que incluso tienen más calorías y el mismo efecto de “hinchazón carbónico” en la barriga. Por tanto, el causante real de la barriga creciente probablemente será, en la mayoría de los casos,  un exceso de mala alimentación en general (donde podrían ir incluídas demasiadas cervezas)…

Por último, recordad que existe la cerveza sin alcohol, con la cual no hay problema por tomar más de una.

Alimentación y cáncer (II)

Escrito por Noa Vázquez Rendal
16 de Marzo de 2009 a las 0:44h

“Hay un cáncer latente dentro de cada uno de nosotros. Al igual que todo organismo vivo, nuestro cuerpo genera células defectuosas constantemente. Así nacen los tumores. Pero el cuerpo está equipado además con toda una serie de mecanismos para la detección y el bloqueo de ese tipo de células. En Occidente morirá de cáncer una persona de cada cuatro, pero las tres restantes no morirán por esa causa; lo impedirán sus mecanismos de defensa y esas personas morirán por otras causas” […]                    (introducción del libro Anticáncer, una nueva forma de vida).

Para entender mejor cómo la alimentación nos puede ayudar a prevenir el cáncer, o a superarlo en mejores condiciones, primero se hace necesario conocer, a grandes rasgos, los mecanismos de formación de un cáncer. Desde luego, siempre teniendo en cuenta que es un tema muy complejo sobre el que queda mucho por investigar y averiguar, y además, que cada cáncer es diferente puesto que pueden intervenir múltiples parámetros en su desarrollo, variables en cada persona.

FASES EN LA FORMACIÓN DE UN CÁNCER

  • INICIACIÓN: en esta primera etapa se producen una o varias alteraciones en el material genético, o ADN, de una célula. Este daño celular es causado, por ejemplo, por sustancias químicas (muchas presentes en alimentos y en el humo del tabaco), exceso de radicales libres, infecciones, radiaciones, etc. Estas alteraciones suelen ser corregidas por el sistema de reparación de fallos que posee la célula, por tanto, esta célula dañada aún no es cancerígena, más bien es potencialmente cancerígena.
  • PROMOCIÓN: si la célula inicialmente alterada “desobedece” todos los mecanismos de reparación puede transformarse en una célula maligna con capacidad para multiplicarse sin control. Es probable que se desarrollen con bastante frecuencia células malignas en el organismo humano, pero generalmente son eliminadas por nuestro sistema defensivo: células NK y linfocitos. Sin embargo, algunas células malignas consiguen ganar la batalla a las defensas y también escapar al proceso de apoptosis, que es la obligación de “suicidarse” que impone el organismo a todas sus células dañadas. Entonces, cuando todos los sistemas de defensa fallan, la célula maligna se multiplica sin control y forma un tumor, aunque mientras estas células malignas sean poco numerosas, todavía podrían ser destruídas por nuestras defensas. Esta etapa es muy larga, puede durar años.
  • PROGRESIÓN O METÁSTASIS: las células malignas se multiplican e invaden el tejido donde están e incluso se expanden a otras zonas del organismo. Para ello el tumor necesita de neoangiogénesis, es decir, de formación de nuevos vasos sanguíneos para expandirse. Además, para estimular su desarrollo, el tumor también necesita un ambiente pro-inflamatorio que, por un lado, le ayuda a crecer y, por otro lado, bloquea su apoptosis.

Esta breve explicación puede servir para entender un poco mejor el papel que juegan los alimentos en la prevención y/o tratamiento (asociado a otros tratamientos clásicos como cirugía, quimioterapia, radioterapia y hormonoterapia ) del cáncer, ya que toca varios de los puntos más importantes sobre los que actúan las diversas sustancias presentes en los alimentos. Es importante recordar que este proceso de formación de cáncer se escalona en un largo periodo de tiempo, un tiempo de oro con el que contamos para conseguir evitar que el cáncer llegue a su estadio más maduro y peligroso que es la metástasis, y que hace tan importante la detección precoz del cáncer.

 CÓMO LOS ALIMENTOS PUEDEN INFLUIR EN EL CÁNCER

  • cuanto más natural y libre de sustancias químicas y artificiales sea nuestra alimentación, menos colapsado estará el sistema de desintoxicación del organismo, y por tanto más “limpio”,  previniendo así la alteración genética de las células, preludio del cáncer.
  • una alimentación saludable, y en especial ciertos alimentos, son capaces de potenciar notablemente el sistema inmune y, por tanto, las defensas del cuerpo contra muchos agentes carcinógenos.
  • algunas sustancias químicas potencialmente cancerígenas necesitan una activación en el organismo para actuar luego como cancerígenas, ciertos alimentos pueden bloquear esta fase de activación.
  • los antioxidantes de los alimentos, entre ellos las vitaminas, pueden neutralizar algunos compuestos cancerígenos e incluso reparar parte del daño que hayan causado en la célula.
  • en algunos estudios se vio que ciertos compuestos de los alimentos pueden intervenir para detener el crecimiento e incluso reducir el tamaño de los tumores, ya que pueden promover el suicidio de las células cancerosas
  • los alimentos pueden fomentar un ambiente hostil para el cáncer, disminuyendo las probabilidades de que el cáncer se expanda por otras zonas; por ejemplo, algunos compuestos de los alimentos pueden ser capaces de bloquear el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos necesarios para la expansión
  • algunos también son capaces de impedir que los tumores creen la inflamación que les sirve de fertilizante para poder crecer

Todas estas propiedades están demostradas en diversos estudios con alimentos específicos que en siguientes posts iré detallando en profundidad. Como adelanto, os cito algunos de estos alimentos estrella que en conjunto suponen un gran arsenal natural de sustancias anticancerígenas: ajo, cebolla, brécol, coles, uvas, frutos rojos, cúrcuma, té verde, setas, tomate, fibra, legumbres, pescado azul, semillas de lino, etc.

La alimentación que se propone como tratamiento anticancerígeno, necesariamente ha de incluir un gran aporte de estos alimentos, así como limitar al máximo los alimentos o sustancias que promueven el cáncer, que ya veíamos en el post anterior sobre cáncer. Básicamente se trata de que, mediante la alimentación, consigamos que nuestro organismo suponga para el cáncer un terreno dificilmente colonizable. Esto es importante sobre todo teniendo en cuenta que la fase de promoción del cáncer es reversible, por lo que dependiendo de si las condiciones del organismo son o no favorables al cáncer, su desarrollo se verá impulsado o frenado. Y además, una alimentación sana es un factor indispensable para mantener en óptimas condiciones nuestras defensas, las cuales cada vez tienen más trabajo dado el aumento progresivo de sustancias potencialmente dañinas en nuestro ambiente y alimentación.

Un buen ejemplo ilustrativo es el siguiente estudio: se sabe que las poblaciones asiáticas tienen una tasa de cáncer de próstata mucho menor a los occidentales, sin embargo, al realizar biopsias se ha visto que el número de células precancerosas es el mismo en ambas poblaciones. De esto se deduce que hay algo en estas poblaciones asiáticas que impide el desarrollo de estas células precancerosas hasta su fase de cáncer maduro. Probablemente pueda ser debido a que la alimentación en estos países es más rica en vegetales y pescado y mucho menos en carne, lácteos, azúcares refinados y productos procesados que en los países occidentales. Por tanto, aunque la tasa de formación de células precancerosas o microtumores es la misma, el posterior desarrollo del cáncer se podría ver frenado por el gran número de compuestos anticancerígenos presentes en la alimentación diaria oriental.

En otros estudios se ve que los asiáticos que emigran a países occidentales, adoptando sus hábitos de vida, y por ende hábitos alimenticios, alcanzan la misma tasa de cáncer que los occidentales en una o dos generaciones. De nuevo se demuestra así que los hábitos de vida, y sobre todo la alimentación, influyen enormemente en el desarrollo del cáncer.

Fuentes:

-Servan-Schreiber, Dr. David. Anticáncer, una nueva forma de vida. Espasa 2008.

-Seignalet, Dr. Jean. La alimentación, la tercera medicina. RBA Integral 2005.

-Rath, Dr. Matthias. El cáncer: una perspectiva general y los avances de la medicina celular. Dr. Rath Education Services B.V. 2005

-Beliveau, Dr Richard. Gingras, Dr Denis. Los alimentos contra el cáncer. Ed Integral. 2008