La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Cereales’

Alimentación en autismo

Viernes, junio 19th, 2009

“La Xunta sólo nos ofrecía drogas y paciencia”

Yo incluso añadiría que algunos médicos se reirían o se escandalizarían si este padre les preguntase si su hijo podría mejorar al dejar de tomar leche y gluten, entre otras cosas. Este caso de “fe” en la nutrición terapéutica lo podíamos leer este sábado pasado en un artículo de La Voz.

A mí me recordó a otro padre que, desesperado, me escribió el siguiente correo (que espero no le importe que publique):

Date: Fri, 16 Jan 2009 16:45:38 -0800
From:
Subject: Buscamos una dieta para un hijo autista
To: noanoinha@hotmail.com
  

 Hola Noa, que bueno encontrarte en nuestro camino. Tenemos un hijo de tres anios a quien le han hecho muchisimos estudios y los medicos no aciertan en el diagnostico… hasta ahora, despues de mucha busqueda e investigacion en internet, nos encontramos con muchisimos casos de ninos con caracteristicas semejantes a las de nuestro hijo que han encontrado muchos logros y beneficios a partir del cambio en la dieta. principalmente suprimiendo el gluten y la caseina. estamos solos en esto, los medicos no entienden nada y lo peor, no tienen la fe que nosotros tenemos en nuestro hijo. Existe la posibilidad de consultarte al respecto, de ser asi esperamos tu respuesta.

desde ya te agradecemos la info sobre los sustitutos de la leche.

cordialmente,…

 

Mi respuesta fue quizás demasiado sencilla para todo lo que podría dar este tema: disbiosis intestinal y candidiasis, síndrome del intestino permeable, vacunas y mercurio, exorfinas, etc…Da para mucho sí, por lo que preferí dar una respuesta que pudiese resultar, aunque  muy escasa, más práctica que teórica.

En resumen, dos ideas principales de un posible tratamiento natural podrían ser: limpiar y curar el tracto digestivo (desinfectar, limpiar y repoblar) y eliminar los tóxicos almacenados en los tejidos (eliminar metales pesados, drenar tejidos,..). Estas dos ideas dan lugar a numerosas pautas. Todo bajo control médico, por supuesto; médico y especialista en tratamientos naturales alternativos y/o complementarios, por supuesto también.

Publico mi respuesta, pero con la idea de escribir en breve un post más detallado sobre el tema, con la ayuda inestimable de libros, apuntes e internet.

De: Noa Vazquez <noanoinha@hotmail.com>
Para: …

Enviado: domingo 18 de enero de 2009, 13:53:25
Asunto: RE: Buscamos una dieta para un hijo autista

Hola …!
 
Yo no tengo experiencia tratando casos de autismo pero sí he podido leer y aprender en cursos varias cosas al respecto, que quizás les puedan ser de ayuda.
 
Lo primero es recomendar el libro ” Nutrición óptima para la mente” de Patrick Holford, Ed Robin Book.  En él aparece un capítulo dedicado al autismo, es un libro muy bueno.
 
Por otra parte, la alimentación sí me parece básica para tratar esta enfermedad. Debe ser una alimentación lo más natural posible, con el máximo de productos frescos y ecológicos ya que los productos procesados tienen gran cantidad de aditivos especialmente perjudiciales en este caso.
También importante evitar los azúcares y otros hidratos de carbono refinados.
Y por supuesto, como bien dice, evitar totalmente los lácteos y el gluten (retirarlos gradualmente)
Las proteínas deben ser de fácil digestión, y las grasas sólo las saludables, por lo tanto es preferible restringir la carne y preferir como fuente proteica el pescado.
 
En la mayor parte de niños autistas hay deficiencia de la enzima Dipeptidil peptidasa IV, lo cual hace que se acumulen en el cuerpo una enorme cantidad de sustancias mucho más potentes que la morfina (probablemente responsables del estado de aturdimiento). Los metales pesados (mercurio por ejemplo) también son un problema. (Hay que limpiar el organismo y conseguir eliminar todos los tóxicos que le puedan estar afectando)
 
Se vió que muchos niños autistas tienen déficit de algunas o muchas vitaminas, minerales y ácidos grasos omega 3 y suelen notar mejorías con suplementos que lleven estos componentes.
También suelen tener muy afectado el sistema digestivo (intestino sobre todo) por lo que es necesario mantenerlo limpio y bien poblado de bacterias beneficiosas, para ello se puede repoblar con suplementos de flora intestinal y fibra probiótica. Algunos especialistas recomiendan también Glutamina y un antifúngico, ya que se cree que muchos autistas tienen infección por Candidas en el intestino. Mientras que no se repare el intestino hay que restringir los alimentos con tiramina, el chocolate y las solanáceas (tomate, pimiento, patatas y berenjena).
 
Finalmente, he encontrado un articulo en una revista que explica el protocolo DAN:
http://www.dsalud.com/alimentacion_numero111.htm
 
Sólo añadir que esto sólo son unas ideas, debieran consultarlo con un médico, quizás mejor un médico naturista que estará mas abierto a este tipo de tratamientos naturales, y así poder adecuar los suplementos según la edad de su hijo.
Y además, pueden leer el libro para que la información sea mucho más completa.
 
Un saludo y espero recibir noticias buenas de su progresión.

 

Su respuesta a mi respuesta: 

 

De:  
Enviado: lunes, 19 de enero de 2009 02:06:49 a.m.
Para: Noa Vazquez (noanoinha@hotmail.com)

Hola Noa

Mil gracias por la pronta respuesta, se por la web que estas en Galicia y nosostros en Cordoba Argentina. Tu respuesta y la informacion que nos brindas nos parecen muy acertadas y nos confirma que estamos por el buen camino.

Nuestro hijo ha recibido la atencion de los mejores especialistas de aqui y se le han hecho todos los analisis que podamos imaginar, metabolicos, resonancias, etc, no han encontrado la causa de su retraso madurativo.

Hasta que encontramos bibliografia de padres dando su testimonio y asi nos enteramos de las dietas despues de casi tres anios de busqueda.

Nuestro hijo concurre a una psicopedagoga, a una psicomotricista, fonoaudiologa, jardin de infantes, natacion. A la vez tiene un neurologo que sigue su caso, mas el pediatra de cabecera y un medico homeopatico. Pero nadie nos hablo nunca de la dieta, y cuando propusimos que a lo mejor era celiaco nos miraron raro.

De todos modos la dieta la seguiriamos con una nutricionista y el pediatra. Encontramos un Dr. DAN en Argentina, que esta lejos pero hay posibilidades de viajar y pautar un encuentro. sabes algo de ellos?

Sentimos que estamos bien encaminados y agradecemos mucho tu respuesta. si sabes de algo que pueda sernos util desde ya muy agradecidos

Besos y abrazos desde Argentina

 

 

NOTA: Descargar el protocolo DAN

Día de San Patricio…UNA cerveza, por favor!

Martes, marzo 17th, 2009

-hola! el martes es el día de San Patricio, ¿vas a escribir algo sobre la cerveza?- me pregunta Olalla por teléfono el viernes pasado.

Inevitablemente, antes de pensar en lo bueno o malo de la cerveza, sobrevienen los recuerdos a mi cabeza…17 de marzo de 1998: mi primera celebración de San Patricio. En pleno primer año de universidad, ese día tocaba bajar a tomar una cerveza en algún mítico local de la zona vieja santiaguesa, ya que las leyes del estudiante dictaban que cualquier evento mínimamente celebrable debía ser celebrado…incluso las tradiciones importadas como ésta.

Y es que, además de los posibles beneficios nutricionales que pueda tener una cerveza (y digo UNA!), en mi opinión, lo realmente más beneficioso es el acto social que supone el quedar a tomar una cerveza (aunque por supuesto también lo sería tomando un té…). Probablemente las risas alrededor de UNA cerveza supongan un beneficio mayor a nuestra salud que el posible daño que nos puedan hacer los más o menos 5 grados de alcohol que suele contener la cerveza (normalmente varía entre 3 y 9 grados).

Como dijo el médico y alquimista Paracelso: “Todo es veneno, nada es veneno. Sólo la dosis cuenta”.

Según el Centro de Información de Cerveza y Salud, un consumo moderado de alcohol corresponde a la ingesta aproximada de 10 gramos de alcohol diarios (variable según peso y sexo de la persona), lo que equivale a 250 ml de cerveza, es decir, UNA cerveza al día. De todas formas, los estudios en este campo siempre son contradictorios: unos respaldan que este consumo moderado de alcohol no supone riesgos para la salud, incluso defienden que, en estas dosis, el alcohol tiene un efecto antiagregante sobre las plaquetas y fluidifica la sangre, lo cual protege contra las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, otros sí lo acusan como promotor de diversas enfermedades, entre ellas algunos tipos de cáncer, aún en cantidades moderadas.

Lo que sí está bien claro para todos es que el exceder de esta pequeña dosis siempre supondrá un riesgo para la salud. 

Las bebidas fermentadas, como la cerveza, sidra o el vino, al tener menor graduación alcohólica y mayor contenido en nutrientes, son mucho más recomendables -o mucho menos desaconsejables- que las destiladas como el whisky, ginebra o el ron. 

La cerveza es la bebida resultante de fermentar, mediante levadura seleccionada, el mosto de malta de cebada y aromatizarlo con flores de lúpulo. A continuación, os resumo -brevemente, pues tiene muchos matices- el proceso de elaboración de esta bebida, resaltando los aspectos nutricionales más importantes:

-Lo primero es conseguir la malta de cebada (la cebada es el cereal más usado en Occidente), que es simplemente cebada germinada y luego tostada. Como ya comenté en el post sobre germinados, en el proceso de germinación aumenta considerablemente la cantidad de enzimas, que posteriormente romperán el almidón de la cebada para que luego pueda ser fácilmente transformado en alcohol por la levadura. Después, la cebada germinada es tostada, proceso que determina las características de color y aroma de la cerveza. Cuanto más tostada sea la malta, más oscura será la cerveza.

-La malta es molida, en esta fase se puede añadir una pequeña proporción de malta de otros cereales como arroz, maíz, trigo,…que, además de dar una cerveza más pálida y más suave, reducen el coste de producción. Como vemos, los ingredientes base de la cerveza son cereales, por lo que la cerveza será muy rica en hidratos de carbono, con algo de proteína y casi nula cantidad de grasas.

-La malta es macerada con agua. Así se obtiene el mosto de malta, que no es más que el agua junto con los compuestos solubles que había en la malta (sobre todo azúcares fermentables). El agua utilizada puede influir en la calidad final de la cerveza, ya que contiene minerales como el calcio (influye en la turbiedad y el color), los sulfatos (influyen en el amargor) y los cloruros (afectan a la textura de la bebida).

-Este mosto se filtra y se cuece añadiéndole el lúpulo, una planta que proporciona el sabor amargo a la cerveza y que promueve la formación de la espuma y coopera a su mantenimiento. El lúpulo también ayuda a conservar la cerveza puesto que tiene acción antiséptica. Esta planta le aporta a la bebida otras propiedades como relajante del sistema nervioso central, efecto estrogénico (ya que contiene fitoestrógenos) y acción digestiva debida a sus principios amargos.

-Después se filtra para eliminar los restos de lúpulo y se enfría para evitar que se contamine por microorganismos.

-Se añade la levadura, que son microorganismos que transforman los azúcares que contiene el mosto de cerveza en alcohol y gas carbónico, es decir, se encargan de la fermentación. Acabado este proceso se separa la levadura, que a veces es destinada para alimentación del ganado.

-Así se obtiene la cerveza joven, aunque algunos tipos de cerveza reciben luego un proceso de maduración que consiste en una segunda fermentación que dura semanas o meses.

Como bebida, la cerveza aporta muchos de los nutrientes de los cereales, principalmente hidratos de carbono, vitaminas del grupo B (sobre todo B1, B2 y ácido fólico) y minerales como calcio, magnesio, fósforo, potasio y sodio (la relación potasio/sodio es alta, por lo que este sodio no contribuye a elevar la tensión; al contrario, es diurética). También contiene sustancias antioxidantes. Por otra parte, la cerveza lleva aditivos, uno de ellos pueden ser los sulfitos (E-224, también presentes en vino, gambas congeladas, etc), que en algunas personas pueden provocar reacciones alérgicas y asmáticas. Además posee purinas, por lo que se desaconseja en caso de niveles altos de ácido úrico.

La cerveza tiene menos calorías que cualquier otra bebida alcohólica, sobre todo, muchas menos que las destiladas. Por tanto, sobre el mito de la barriga cervecera…no estoy muy de acuerdo. Está claro que si te tomas 4 o 5 cervezas cada día, probablemente podrás exceder de las calorías que necesitas al día y por tanto tu grasa corporal aumente (en los hombres casi siempre localizada en la barriga, en mujeres se suele repartir un poco más), y también puede ser que, al ser una bebida carbonatada, el volumen de tu barriga aumente. Pero ocurre exactamente lo mismo si te tomas 2 o 3 coca-colas normales al día, ya que incluso tienen más calorías y el mismo efecto de “hinchazón carbónico” en la barriga. Por tanto, el causante real de la barriga creciente probablemente será, en la mayoría de los casos,  un exceso de mala alimentación en general (donde podrían ir incluídas demasiadas cervezas)…

Por último, recordad que existe la cerveza sin alcohol, con la cual no hay problema por tomar más de una.

Cereales (3ª parte): el polémico trigo.

Miércoles, mayo 14th, 2008

El trigo es el cereal más consumido en España y uno de los cereales más cuestionados actualmente por su posible relación con varias enfermedades. Muchos profesionales de la medicina natural están aplicando, como parte de su tratamiento, la restricción (total o en cierta medida) de trigo en la alimentación del paciente, obteniendo buenos resultados en su evolución.

El doctor Seignalet fue hematólogo, inmunólogo, biólogo, catedrático de Medicina de la Universidad de Montpellier durante muchos años y autor de más de doscientas publicaciones en prestigiosas revistas médicas. En su obra “La alimentación, la tercera medicina”, comenta los inconvenientes del trigo, así como de otros alimentos, y los relaciona con la mayoría de las enfermedades reumatológicas, neuropsiquiátricas, autoinmunes y cánceres, entre otras patologías.

La explicación dada para el trigo es que su cultivo durante siglos se ha basado en la selección de las mejores plantas y la siembra única de sus granos, con el objetivo de conseguir una cosecha más voluminosa, resistente y productiva. Esto ha ido modificando su genética, de manera que el trigo actual es muy distinto a nivel cromosómico del trigo de nuestros ancestros. Así, se han producido cambios en la estructura de ciertas proteínas del cereal, a los que las enzimas y mucinas de nuestro organismo no se han adaptado. Además, estas proteínas se pueden volver más daniñas al sufrir nuevas transformaciones con la cocción del cereal.
Esta teoría se aplica también al maíz, y, en menor medida, a la cebada, centeno, avena, mijo y espelta.

Para sustituir al trigo y su gran cantidad de derivados que existen en el mercado tenemos varias alternativas:
-al pan: tortitas de arroz o pan de soja, que podría adquirirse en algunos centros especializados. También, con moderación, un poco de pan de centeno, asegurándose que no viene mezclado con harina de trigo.
-a la pasta: fideos de arroz o pasta de trigo sarraceno.
-a los cereales de desayuno: copos o granos inflados de arroz o quinoa.
-a la harina: las hay de arroz, trigo sarraceno, soja, quinoa…

Veamos entonces cuales serían los cereales más recomendados:

Arroz integral o semiintegral de cultivo biológico: este cereal, aunque sea sometido a diversas manipulaciones, siempre vuelve a su estado inicial. Es el cereal más equilibrado y de mejor asimilación. No contiene gluten, proteína que, una vez cocida, tiende a adherirse a las paredes intestinales y crear intolerancias. El arroz resulta especialmente interesante para quienes padezcan problemas cardiovasculares ya que es  bajo en sodio y rico en potasio, bajo en grasas y su alto contenido en fibra vegetal impide la absorción de los ácidos biliares, materia prima del colesterol en el intestino. Pero es deficitario en dos aminoácidos esenciales, lisina y triptófano, por lo que es recomendable mezclarlo con legumbres para que sea un plato único y completo.

Trigo sarraceno o alforfón: no es botánicamente un cereal, pero puede considerarse como tal. Tampoco contiene gluten y es rico en lisina, aminoácido escaso en el resto de cereales. Sobresale su contenido en rutina, glucósido necesario para el funcionamiento de los capilares y arterias, por lo que también lo hace muy recomendable si se padecen trastornos cardiovasculares. Presenta también interesantes cantidades de vitaminas B2, B3, B6, folatos, magnesio, hierro, potasio y zinc. Se encuentra en grano, copos, harina, sémola,etc.

Quinoa: Tampoco es un cereal, es una pequeña semilla con forma de perla y de color marfil. Ha sido durante milenios un alimento base para los pueblos andinos. Su valor nutritivo es superior al de los demás cereales, tiene más proteínas que el trigo y el maíz y además contienen todos los aminoácidos esenciales, a diferencia del resto de cereales. Es muy digestiva, relativamente pobre en lípidos y con alto contenido en minerales, especialmente hierro, calcio, fósforo y potasio. Se cocina igual que el arroz y se puede acompañar con verduras, constituyendo un plato único ideal.

Cereales (2ª parte): recetas

Viernes, mayo 9th, 2008

Para el desayuno:

- PORRIDGE DE AVENA:
copos de avena
cáscara de limón
rama de canela
semillas (sésamo, calabaza, girasol)
frutas secas
melaza o miel
manzana

Se pone en un cazo una taza de copos de avena, 4 tazas de agua fría, una ramita de canela, la cáscara de limón, un puñadito de uvas pasas, 2 orejones picados y una manzana troceada. Se lleva a ebullición y se cuece removiendo de vez en cuando hasta que espese (3-4 minutos). Es mejor no taparlo.
Una vez en el plato se puede endulzar con un poco de miel o melaza y añadir semillas de sésamo, girasol o calabaza. Es importante utilizar copos finos y biológicos, porque si los copos no son de buena calidad el resultado no será cremoso y agradable al paladar.
Es un desayuno muy energético, perfecto para el invierno. La avena es un cereal muy nutritivo, rico en ácidos grasos esenciales, aminoácidos, sílice, fósforo y otros minerales y vitaminas. En algunas personas, la avena puede producir mucosidades por lo que no debería ser usada en casos de sinusitis y catarros frecuentes. Es ligeramente laxante y su fibra es muy útil para rebajar el colesterol.

PASTAS DE CENTENO:
250 g de harina de centeno
100g de mantequilla
3 cucharadas de nueces
3 cucharadas de almendras
5 cucharadas de azúcar de caña integral
ralladura de limón
sal

Se muelen las almendras y las nueces, y se mezclan todos los ingredientes hasta que la masa quede bien homogénea. Se divide la masa en unas 30 bolas ligeramente aplastadas. Se colocan en una bandeja engrasada y se cuecen en el horno a temperatura media durante 15 minutos. Se deja enfriar.

Para comer en plato único:

PAELLA DE QUINOA (para 4 personas):
250 g de quinoa
3 dientes de ajo
3 cebollas
2 zanahorias
3 calabacines
2 puerros
1 pimiento
250g de setas o champiñones

Se rehogan con un poco de aceite de oliva las verduras troceadas (se pueden poner las verduras que se quieran, a gusto de cada uno), se añade la quinoa previamente lavada y doble cantidad de agua caliente. Se sazona (es recomendable la sal de hierbas) y se puede añadir un puñado de algas espaguetti de mar troceadas y anteriormente remojadas durante 15 minutos. Se cuece durante aproximadamente 20 minutos. Se ve que la quinoa está en su punto cuando se hayan desprendido unos aritos minúsculos que rodean la semilla. El aspecto y textura de la quinoa es similar al del arroz, y se cocina de la misma manera. No contiene gluten y sus proteínas tienen todos los aminoácidos esenciales, por lo que es un vegetal muy completo e ideal para plato único, sin carne ni pescado. Es muy digestiva, relativamente pobre en grasa y tiene mayor contenido en minerales que otras semillas, especialmente hierro, calcio, fósforo y potasio.

TABOULEÉ DE CUSCÚS O TRIGO BULGUR:
cuscús (o trigo bulgur integral)
1 limón
1 cebolla
1 tomate
1/2 pimiento
1 pepino
perejil o menta
2 dientes de ajo
aceite de oliva
aceitunas verdes
garbanzos

Se remoja un bol de cuscus en el doble de agua fría durante 1 o 2 horas, hasta que el agua sea totalmente absorbida. Se añade el zumo de limón. Se trocean las verduras y se incorpora en frío al cuscus y se añaden 5 cucharadas de aceite de oliva con 2 dientes de ajo rayado y una cucharadita de sal. Finalmente se añaden un puñado de aceitunas troceadas.
Se pueden añadir también un vasito de garbanzos cocidos, para que el plato sea más completo. Es un plato refrescante, ideal para el verano y para las personas que se lleven la comida al trabajo.

Como postre:

CREPS DE TRIGO SARRACENO (para 20 creps):
200g de harina de trigo sarraceno
90g de harina de arroz
1 huevo
1/2 litro de leche de soja
sal

Se pone la harina en un recipiente y se amasa con el huevo y un poco de leche. Se echa la leche que falta y un poco de agua para que la pasta quede menos espesa. Se cubre todo el fondo de la sartén con un poco de pasta y se cuece 2 minutos por cada lado.
Se pueden acompañar de miel, azúcar de caña integral, mermeladas,…o también se pueden comer en salado con verduras.

FLAN DE MIJO:
100 g de azúcar de caña integral
2 huevos
200g de mijo
1/2 litro de leche de soja
aceite
1/2 limón
1 cucharada de pasas
sal

Se baten los huevos con el azúcar. Se añade un pellizco de sal y el mijo y se mezcla bien. Se lava el limón y se ralla la cáscara sobre la mezcla anterior y se mezcla de nuevo. Precalentar el horno poniendo el termostato en el 6.
Se echa la preparación en una cazuela y se calienta al baño maría a temperatura media. Se va añadiendo poco a poco la leche de soja, batiéndolo con el batidor manual.Se vierte el contenido de la cazuela en un molde de suflé engrasado con mantequilla.Se reparten la pasas por la superficie y se mete en el horno 45 minutos. Se sirve frío.

Cereales (1ª parte): integrales vs refinados

Jueves, mayo 8th, 2008

Los cereales más consumidos a escala mundial son: trigo, arroz, avena, maíz, cebada, centeno, mijo y sorgo. También el trigo sarraceno y la quinoa que, aunque no son auténticos cereales, su proximidad nutricional les permite ser incluidos en el mismo grupo.
Se  presentan en el mercado en diversas formas: grano integral, grano refinado, granos inflados, copos, sémola, harinas integrales y refinadas y productos con ellas elaborados como panes, pastas, galletas, bollería, etc.

Al igual que en el azúcar, el refinado de cereales supone la pérdida de la capa más externa del grano (el salvado) que es la que contiene la mayor proporción de vitaminas, minerales y fibra. De este modo, se elimina una parte considerable de la riqueza nutritiva del cereal integral como podemos ver:                                               

Comparación entre harina blanca y harina integral

  Composición de la harina integral de trigo (por 100 g) Composición de la Harina blanca
Proteínas 13,3 g 10,5 g
Minerales    
Calcio 41 mg 16 mg
Fósforo 372 mg 87 mg
Hierro    3,3 mg 0,8 mg
Potasio 370 mg 95 mg
Sodio    3 mg  2 mg
Vitaminas    
Tiamina B1 0,55 mg 0,06 mg
Riboflavina B2 0,12 mg 0,05 mg
Niacina B3 4,3 mg 0,9 mg

Comparación entre el arroz integral y el blanco

  Composición del arroz integral  (por 100 g) Composición del Arroz blanco
Proteínas 7,5 g 6,7 g
Minerales    
Calcio 32 mg 24 mg
Fósforo 221 mg 94 mg
Hierro 1,6 mg 0,3 mg
Potasio 214 mg 92 mg
Sodio 9 mg 5 mg
Vitaminas    
Tiamina B1 0,34 mg 0,07 mg
Riboflavina B2 0,05 mg 0,03 mg
Niacina B3 4,7 mg 1,6 mg

El problema es que en esa parte exterior del grano es donde se van a acumular todos los químicos usados en su cultivo (nitratos, fosfatos, herbicidas, insecticidas,…). Por lo tanto, los cereales integrales han de ser ecológicos o, de no ser así, es preferible no abusar de su consumo. 

Entonces, siendo ecológicos, los cereales integrales son mucho más sanos y nutritivos que los refinados, aunque es importante saber que sus derivados más industrializados llevan añadidos más ingredientes, casi siempre no tan sanos. Por ejemplo, los copos de cereales integrales comúnmente consumidos llevan gran cantidad de azúcares refinados (hasta 35 %!). También las galletas o bollería integral contienen gran proporción de grasas (normalmente 15-30 %) y/o azúcares, aditivos,etc. Es decir, en todos estos alimentos el adjetivo integral sólo quiere decir que la harina que usan es integral, pero a mayores pueden contener otros componentes, por lo que hay que prestar atención a las composiciones nutricionales y listas de ingredientes de cada producto y hacer comparaciones.

En contraposición, podemos encontrar una amplia gama de cereales y derivados en tiendas especializadas (herbolarios, tiendas de alimentación natural,…) cuya composición es mucho más sencilla y sana. Hay gran variedad de cereales en grano integral ecológico, que es la manera ideal de consumirlos ya que, al no pasar por ningún tipo de procesado,  preservan toda su riqueza nutricional. Aunque también podemos consumir los granos inflados, copos, tortitas,… que tampoco llevan ingredientes añadidos. Las recetas, en un próximo post.

Otros aspectos a tener en cuenta:

-los cereales integrales proporcionan hidratos de carbono de absorción más lenta que los refinados, lo que para el organismo supone una energía más duradera y con menor secreción de insulina.

-el mejor pan es el hecho con harina integral de cultivo biológico, y fermentado con levadura madre que ayuda a que los nutrientes (hierro y zinc, sobre todo) tengan mejor absorción en el organismo. Este tipo de fermentación se reconoce porque al partir el pan se verán los agujeros de distintos tamaños, cuando la fermentación es con levadura industrial los agujeros son de tamaño uniforme.

-los cereales y derivados deben ser bien masticados puesto que su digestión comienza en la boca, donde, junto con la saliva, se secretan unas enzimas, llamadas amilasas, encargadas de digerir los hidratos de carbono.

-las personas con el sistema digestivo en mal estado deben tener precaución con los productos integrales, y aquellas que no estén acostumbradas a ellos deben ir introduciéndolos poco a poco en la alimentación e incluso con cereales semiintegrales como transición.