La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘trafico’

Las ciudades se parecen a…

jueves, abril 19th, 2012

Estaba yo pensando que hay muchas ciudades que se parecen. Por ejemplo, La Coruña se parece a Gijón porque ambas tienen una playa en medio de la ciudad, lo mismo que a Cádiz o a San Sebastián; pero no, por mucho que pensaba no era eso.

Así que estaba en esa peligrosa nebulosa mental cuando me di cuenta que las ciudades, pero todas, absolutamente todas, se parecen ¿en qué, a qué?, pues al parchís. Ya ves, yo pensando en playas, en calles, en la gente, en monumentos, en la gastronomía y resulta que para mí se parecen al parchís. De verdad que estoy por tirar este cerebro que tengo; el parchís, el parchís… manda carallo. Ahora entiendo cuando un día dijeron: «¿Guisande?, un gamba, todo aprovechable menos la cabeza», iban a tener razón, la van a tener.

Pues en esas estaba y llegué a la conclusión que las ciudades y el parchís se parecen porque en el juego sales de casa, lo mismo que en las ciudades, y aunque en el parchís lo haces con un 5 (he dicho que se parece, no que sea el parchís) en las urbes puedes hacerlo a la una, a las cuatro, a las cinco o las nueve.

Pero una vez que sales, estás en seguro. Es decir, que ahí no te pasa nada porque todo lo que te rodea es conocido, te sientes protegido, en tu ambiente; pero si decides aventurarte por ahí andando, a dar una vuelta… entonces ya te arriesgas porque así, sin comerlo ni beberlo la gente con la que te encuentras te puede comer, que a lo mejor no te canta las cuarenta, pero sí veinte, que ya es suficiente; o los coches, salvo que estés en el paso de peatones, donde el semáforo, que ahí estás otra vez seguro.

Claro que si abandonas el seguro semafórico y cruzas las calles con otros a la vez, aunque puedan pasar los vehículos formas una barrera y no te pasa nada y también estas seguro, a no ser que a varios se les ocurra correr y te quedes solo y… pues te comen fijo.

Y así vas por la ciudad/parchís en plan ficha, con un peligro… hasta que finalmente llegas a casa. Y ahí ya es la felicidad, no te pasa nada, pero nada de nada, estás con una tranquilidad tras todo lo que te has vivido… Y mira si estoy seguro y convencido que la ciudad se parece a un parchís, que si la volteas, si le dieras la vuelta, te encontrarías con la oca; pero yo de esto no escribo, te lo dejo a ti porque a mí no me toca.

PD. FACEBOOK

Enlace de la página de Me gustan los cuentos de Rodribico

Enlace a la página de Manuel Guisande (aquí escribo artículos nuevos, antiguos , chistes, cortometrajes, frases, idea etc)

Enlace a la página Perfil de Manuel Guisande (Aquóis solo escribo artículos nuevos)

Y parecía una simple ferretería…. ya

miércoles, febrero 29th, 2012

(Cosas que pasan y puende pasar en cualquier pueblo)

Ni subida de impuestos, ni prima de riesgo, ni la reunión esa de Davos (Suiza) para ver qué se hace con la Economía, que mejor no pensarlo. El asunto que nos trae a todos de cabeza en el pueblo desde hace ya varias semanas es la nueva ferretería. Ya ves, una cosa tan sencilla como una ferretería; sí, donde venden clavitos, y todos desquiciados porque…

Vamos a ver; yo comprendo que en una ciudad abran una ferretería… pues no tiene importancia, vamos como si la cierran, arde o se inmola el propietario, nos vamos a preocupar ahora por eso… bo, pero aquí… aquí es otro asunto, pero precisamente el asunto no es la ferretería en sí, sino de quién es el establecimiento.

Así que durante días no ha habido más que habladurías y habladurías hasta que una voz autorizada (autorizada porque gritó más que ninguna otra, obviamente, pero que todos la aceptamos como autorizada) no dejó lugar a dudas. «Quien está en el mostrador es familiar de uno que es de la Guardia Civil de Tráfico», y esto es… ni te lo imaginas.

El grado de consanguinidad no está claro, más bien difuso, pero que muy difuso, porque entras en un bar, sacas el tema, y entre grito y grito, entre «¡¡¡que va ho !!!», entre «¡¡¡ cala home cala !!!» y «¡¡¡ que dis home que dis !!!»… si es la esposa, la prima o la suegra, creo que nunca se sabrá, pero que el pariente es guardia civil de Tráfico, de eso no hay duda, y con la de comilonas que hay por aquí y con lo que se bebe, que otra cosa no pero darle al tintorro… ser amigo de uno de Tráfico… vamos, ni te cuento.

Así que en el pueblo, de forma callada, soterrada, como quien no quiere la cosa, cada uno tiene su estrategia para contactar con el de la DGT. Ya hay quien ha ido a por chinchetas sin necesitarlas, otros que han ido a preguntar por cualquier herramienta y quienes están esperando a que salga algún empleado para cuando lo vea… placarlo como el fútbol americano y llevarlo por la oreja al bar para invitarlo a algo, a lo que sea, pero invitarlo aunque tenga que abrirle la boca para meterle una cerveza. Da lo mismo, invitado e invitado, que aquí cuando se dice invitado, el asunto es serio.

Pero claro, no todo iban a ser alegrías. Como la gente del pueblo es muy noble hay un problema colectivo que afecta las cociencias y es el siguiente: ¿Se va a dejar de ir a la ferretería de siempre, a la que se ha ido toda la vida?. Y esto de verdad que es un lío. Y es comentarlo… y bueno, es que hay de todo.

«Yo no pienso ir a la nueva», dice uno en el Bar Pedreira, a la vez que añade «no tengo coche, a qué voy a ir… », y como atacando a la yugular otro le contesta apostado en la barra y desde unos 1.500 metros: «¡¡¡ Y tu hijo qué, y tu hijo qué… !!! », que por la forma de cómo lo dice y por la preocupación hasta piensas de quien es el hijo, pero callas, no la vayas a liar más.

Total, que así llevamos varias semanas y me imagino que un día pararan a uno y entonces ese uno bajará del coche y dirá al agente: «Miref feñof agente que foi del guefblo. Fenga, fenga, mire lo que fone ahíf. Farfetería Jofvi.  Miregf, confré un guevo de juchillofs, una refarfaradora, dofs marfillogfs neugmáticofs, cuatro falfalicates… ¿llamagmos a su jonfañero?». Y como el agente no le conteste «Ferogf fief del guefblo no fasfssa nada, no fasfassa nada, vag fasfarrr. Figa afelante, figa falantegf fuen hombregf, figa figa». Pues aún contestando así el de la Benemérita…. veo a más de uno en el trullo.

NACHO DE LA FUENTE, UN AMIGO Y UN CRACK DE LA BLOGOSFERA

Más que actividad tienen mi buen amigo y compañero Nacho de la Fuente. Los próximos días 7 y 8 participará en la isla de San Simón (Pontevedra) en una reunión a la que asistirán los más destacados expertos en redes sociales de España, y unos días después, el 22 y 23, asistirá al II Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales que se celebrará en Burgos. En fin, que mi amigo Nacho, el que tanto me ha ayudado en esto de la Blogofera,está que no para con su bitácora Lahuelladigital, y yo no paro de alegrarme por él.

Vacaciones y un favor

domingo, septiembre 4th, 2011

Mientras viva siempre cogeré vacaciones en septiembre y dado que es septiembre… el día que no, cogeré todo el año, o por lo menos 8 meses porque uno, la verdad que no llega, no da de sí, da de no. Y qué voy a hacer en este mes… pues lo que he hecho siempre en vacaciones NADA, pero absolutamente NADA, que la NADA es TODO cuando sabes disfrutarla, pero para eso… para eso se necesita tiempo, muchos años de experiencia, muchos; vamos, ser un veterano.

Bueno, no digo que a lo mejor no escriba un artículo (lo dudo) pero lo que deseo es a ver si termino de una vez un condenado guión de un cortometraje que se titulará Rojo y Negro: una historia de amor. Sí, hombre, de amor, que sin amor no se puede vivir. Sí, petardo, tú también, tú también, y no me cuentes películas… bueno, ¿qué te dejó el novio o la novia y que desde entonces…?

Pero a quién no le ha dejado un novio o una novia… bo. ¿Y eso te preocupa, de verdad que te preocupa? Venga, déjate de bobadas, abre el atlas y mira en la esquinita que vives, me vas a decir que no hay tíos y tías por el mundo… anda, que es como para darte y no parar, porque me corto pero eres…

Pero bueno, como todo es, o debe ser, proporcional, si yo no hago nada, vosotros podéis hacerlo algo, y ya sé que le echo cara al asunto. ¿Y qué podéis hacer por este petardo que os escribe todo el año? Pues dar a conocer el blog. Cada uno que lo recomiende a varios amigos (más de uno, que te conozco) y ya está, y así, cuando vuelva en octubre, somos más, me dáis un alegría y un año más aporreando el teclado. Joé que tampoco es para tanto, que sí, hombre, que te puedes enamorar de nuevo. Si yo te contara…

EXPOSICIÓN DE MIGUEL CAMARERO

Mi buen amigo, también vuestro y del blog, Miguel Camarero, inaugura este miércoles, día 7, a las ocho de la tarde, una exposición de pintura en el Club del Mar (La Coruña). El tema principal de sus obras es el mar, donde muestra una gran sensinilidad y dominio de la paleta. Un auténtico orgullo tener amigos así, verdaderos artistas. Suerte Miguel

¿A 110 km/h?, ahora lo entiendo

domingo, marzo 20th, 2011

¡¡¡ Claro… !!!, ahora lo entiendo. Yo pensaba que esto de conducir a 110 km/h era una faena, una simple faena y que ahí quedaba la cosa y se acabó; pero no, tras conducir hace unos días algo más de 120 kilómetros a esa velocidad gubernamental por la gracia de Dios comprobé que el asunto es muy grave, de una gravedad extrema, que puede cambiar radicalmente la sociedad y especialmente la familia. Ya ves, un simple cambio, así como sin pensarlo y te cargas la institución más importante desde que el hombre salió de la cueva de Altamira: la family, casi y la Confederación Episcopal ni se entera, como siempre están charla que te charla… de eso, de conferencia…

Y es que antes, cuando cogías el coche e ibas por una autovía o una autopista, te ponías a 120 o 130, que para esos las hicieron (creo) y toda la familia asumía que «no entretengáis a papá que está conduciendo» porque tú, yo (papá) estábamos casi haciendo una tarea de alto riesgo como si pilotaras un trasbordador.

Y así ibas, más o menos entretenido, prestando atención a la carretera, que si una desviación, que si una incorporación desde el carril lento, que si adelantas a Mudanzas Gutiérrez SL versus «long vehicle», que si reduzco para que me roben en el peaje… Vamos, lo normal, todo más o menos atentos al tráfico y así hasta el punto destino. Conclusión: viaje hecho y la familia unida.

Pues nada, todo esto se ha venido al tacho, al garete. Antes no hablas mucho porque tenías que estar pendiente, pero a 110… joé es que los viajes son un aburrimiento y entonces qué haces… pues hablar o te hablan y claro hablar o te hablan sí; ¡¡¡¡ pero de La Coruña a Madrid hablar 6 horas, 360 minutos, y otros 360 de vuelta… !!!!

Y ahí…. ahí chaval se va todo a tomar viento porque va a haber unos mosqueos matrimoniales que no veas y seguro que a la altura de Tordesillas (a mitad de camino entre La Coruña y Madrid) tras tres o cuatro discusiones ya habrá algún abogado espabilado que en la gasolinera te ofrezca firmar los primeros trámites de la separación, se suba al coche y para cuando llegues a Madrid estás ya divorciado y vuelves solo en el vehículo, si es tuyo; o en tren o autocares Hermanos Núñez si el «cort vehicle» es de ella.

Claro que todo esto tiene una parte positiva. ¿quieres ligar, por ejemplo y porque estás soltero? Pues si vives en el norte o en el sur invitas a una chica a la capital de España y sabes perfectamente si te quiere o no porque o llegas a Madrid o en la primera área de descanso se te tira por la ventanilla o se corta las venas, que una cosas es «me caes bien» y otra «¿seis horas contigo?, ¡¡¡¡ noooooo !!!!».

¿Qué quieres saber si tu matrimonio funciona, si es sólido, estable… ?; pues hazte 600 kilómetros de ida y otros tantos de vueltas a 110, habla que te habla y lo compruebas. Que lo superas, pues ya sabes: la familia unida jamás será vencida, que… ahora entiendo lo de ahorrar, no es por ir a 110 sino porque, ¿no notas que cada día te gusta menos viajar?. A mí, casi sí.

SI NO LO ENTIENDES, MI AMIGO LUIS TE LO TRADUCE

Este blog… que os voy a contar. Está bierto a todos los amigos y siempre es grato como alguien como Luis Rodríguez, que vive en Barcelona y además de tener un montón de contactos en todo el mundo es el responsable de Okodia Grupo Traductor, http://www.okodia.com/. Así que si no entendéis algo, incluso el artículo, o si queréis hacer una traducción en uno o varios idiomas, u otro servicio lingüístico ya sabéis a donde dirigiros, seguró que él, al ser colegas del blog siempre tendrá un detalle.

A 110 gasto más, pero mucho más

jueves, marzo 3rd, 2011

 Sí, a 110 km/h gasto más, pero mucho más, lo he comprobado. Antes, a 120 o 130… ni me enteraba; pero a 110, mira por donde, es un derroche, un despilfarro, pero de otro tipo de energía, de la que emana de la sesera, del intelecto, que es bastante más cara porque un cerebro en reposo da mucho de sí y, en muchos casos, depende de lo que pienses  y según de quién… un peligro.

Cualquier dictador que se precie lo último que desea es que el personal piense. Esa es la máxima, salvo que ya pierdas los papeles y te dé lo mismo, que me parece que a muchos les está ocurriendo esto, y entonces adoptes una norma sin percatarte de que con ella la gente va a reflexionar, a recapacitar,  a razonar… que los hay que ni para dictadores valen aunque dirijan un país a decretazos. Qué le vas hacer, tiene que haber de todo; pero ya es mala suerte porque todo en la vida, todo lo que ves es al 50%, a la mitad. Puedes ser hombre o mujer, alto o bajo, gordo o flaco, listo a tonto…  pues justo nos va a tocar la manada de parvos.

En fin, yo antes dudaba de si quienes nos gobiernan y los que se oponen (los vividores, resumiendo) eran inútiles porque lo que me ocurría es que cuando iba a 120 o 130 y estaba a punto de llegar a una conclusión sobre ellos… pues ya estaba en el trabajo, metido en la vorágine del periódico, de los teletipos, de las agencias, de las llamadas de teléfono, de la máquina del café, y la verdad… de esto del acontecer diario como que no tenía mucho tiempo para analizarlo; bueno, cinco, diez, tal vez veinte minutos… ná.

Pero ahora, desde que estoy practicando a ir a 110 mientras voy al curre, tengo tiempo para todo; que solo me falta leer el periódico mientras conduzco, hacer el crucigrama, buscar los 8 errores, ir al maletero y ordenarlo mientras el coche va solo o sacar las piernas por la ventanilla para que cojan color y…  lo peor, pensar, cavilar, discurrir, meditar.

Y mira que pienso, cavilo, discurro y medito/meditamos porque mientras vas a 110, ves las lineas discontinuas blancas de la carretera y piensas, «una línea, un voto menos» (en mi caso, nulo) y mira que no hay líneas… Además, como tienes tiempo, pones  el manos libres y bueno… hablas con unos con otros, rajas de estos jetas del Parlamento y claro, razonando, meditando y cavilando ves todo de otra forma, de otra manera, empiezas a encontrar sentido a muchas situaciones, te involucras más y se te ocurre cada cosa… si eso del cerebro en reposo ya te decía yo que bueno bueno no es, pero como habrá que ir a 110…

Pues yo no sé tú, pero desde que dijeron que va a salir la normativa noto que hay una movida de cabreo generalizado, un hartazgo, un hastío, un desencanto, una desilusión, un cansancio…  un sentimiento de que en las próxima elecciones se va a votar en nulo a lo bestia para decirle a estos tipos que «así, no», «que se acabó la fiesta, las visas, los coches privados, las… ». Vamos, yo soy ellos y cambio ya la normativa y permito circular a 150 km/h para eso, para que la gente deje de razonar, de cavilar, de meditar de… pero por fortuna yo soy distinto, no soy ellos; yo soy como tú, normal, de a pie, de la calle, de trabajar, de sacrificarme y de pensar que este país puede estar mejor, pero mucho mejor…  sin todos esos, claro.

La nieve, el frío, el «cajoenrós» y…

viernes, diciembre 3rd, 2010

Últimamente la palabra que más oía era crisis. Llegaba al periódico y los compañeros de la Sección de Economía, que están justo enfrente de mí, se pasaban todo el día hablando y escribiendo de la crisis, del Ibex 35, de las fluctuaciones de la Bolsa, de la prima de riesgo y que si las cajas gallegas llegan o no a unos acuerdos, que a mí, que vivo con lo justo para llegar a final de mes, como si se suicidan, paquete (por lo de caja) voy a engañar.

Pues oye, una cosa tan volátil, tan así que es un es no es como el tiempo… y todo cambia. Así, por la cara, te cae una nevada, te quedas incomunicado en la aldea y entonces ni Ibex, ni fluctuaciones, ni cajas, ni crisis… lo que más escuchas es algo tan terrenal y palpable como: «¡¡¡ Pecha a porta ho !!!».

Y además aprendes que ese «ho», no es «¡¡¡ oh !!!», de exclamación, es «ho» de «home» (en gallego; hombre en castellano) y vale lo mismo para decírselo a una mujer que a un hombre, a un niño que a una niña, a un anciano que a una anciana, a un tullido que a un político, con tal de que entienda… a quien sea.

Y es alucinante esto de las aldeas en esta época de frío y nevadas, porque vas a visitar a alguien, y ya antes de llamar, cuando estás a punto de abrir la puerta y aún no has entrado, oyes: «¡¡¡ Pecha a porta ho !!!», que te da un sobresalto…

Yo esto de «¡¡¡ pecha a porta ho !!!» me tiene sorprendido, pero mucho porque cuando estás en una casa de un vecino ves que es como una reacción automática, eso de acción-reacción. Un ruido… «¡¡¡ pecha a porta ho !!!», dos ruidos… «¡¡¡ pecha a porta ho !!!», tres ruidos… «cajoenrós, quen anda ahí ho». Y ese «ho» no tengo claro si es de «home» o de exclamación, pero que ese cajoenrós es la versión moderna del ancestral «qué carallo pasa.. », lo tengo clarísimo.

Yo en la aldea vivo en un constante aprendizaje; pero hay algo que no, que por mucho que lo pienso no comprendo. Estás en una casa y cuando te vas a ir dices: «Bueno, me voy. Ya cierro yo la puerta», «ya la cierro yo», insistes y repites tres veces, pero insistiendo y repitiendo bien, e incluso diciéndolo hasta más alto para que no haya dudas.

Pues oye, es despedirte, dar cuatro pasos por el pasillo y ni que hubiera cámaras estratégicamente instaladas o sensores especiales de detección de movimientos o de calor, yo que sé. Vas así como así, en plan tranquilote, te acercas a la manilla y de repente: «¡¡¡ pecha a porta ho !!!» y es tal el susto, que no me digas cómo, pero del alma te sale un cajoenrós

Radio María, un peligro

lunes, agosto 16th, 2010

La verdad es que yo respeto todas la Religiones porque todas me importan un bledo. A mí del Cristianismo, el Judaísmo, Budismo, Islamismo y el Hinduismo lo que más me interesa es el ismo, ni el Cristian, ni el Juda, ni el Budi, ni el Hindu ni el Isla; bueno el Isla, sí, pero si es la de La Toja, lo demás… ismo me da.

El caso es que las respeto profundamente, que cada uno crea lo que quiera, que rece lo quiera, que hagas los actos religiosos que le pete pero que no dé la vara; eso sí, como si deseas celebrar un oficio haciendo puenting, pero no des la vara.

Y aquí está el problema, en dar la vara. Desde hace unos meses, chafallando en la radio del coche conecté con una emisora que se llama Radio María. Hasta ahí nada especial, como si es Radio Julia, Radio Aurora o Radio Requeté, «pues una cadena más», pensé. Pues pensé mal; el problema surgió cuando un día iba en coche y como que notaba que me quedaba dormido, que me aburría la conducción, que iba somnoliento, distraído, drogado, como ido y apunto estuve de darme un topetazo.

Entonces, como si despertara de la siesta, como si volviera de un viaje interplanetario o de una sobredosis de un alucinógeno lo comprendí todo perfectamente, pero perfectísimamente, ¿cómo diablos no me iba a dormir, cómo rayos no iba a estar más pallá que pacá si lo que estaba oyendo en la radio era un Rosario?, ¿cómo no me iba a dormir al oír por cincomillonésima vez en menos de media hora santa maría, santa maría, santa maría… ?

Y entonces empecé a preocuparme porque tal como está el personal con esto de las creencias, si mañana aparece Radio Corán y empiezan con un «añiñiñí, añiñiñí, añiñiñiiiiiii; añiñiñí, añiñi,ñí añiñiñiiiiii…», y así treinta horas…. Y como cada una no quiere ser menos, pues ya me veo a Radio Hinduismo en plan «bugungo, bugungo, bugungooo, bugungo, bugungo, bubungooo… » y Radio Budismo en plan; «Ummm, ummmm, ummm, ummmmm… », que parece que no pero te descerebra.

No es por ofender, ni por molestar, que a mí eso no me va, que soy respetuoso y tolerante con todo y a lo mejor existe el cielo y con este artículo ya me dan de baja en cuanto llegue y el pase directo al purgatorio; pero de verdad que Radio María es un peligro; un riesgo; hombre, no creo que sea por lo de María, repito que no lo creo, pero es que es oírla y entrarme un colocón….

Otras autopistas para alucinar

martes, junio 22nd, 2010

El colega Nespe, que vive en Stiges, nos envía estas fotos que encontró en Internetia, el país de la informática

Los Ángeles, California
1

Shangai, China
2

¡¡¡ Esto es América !!!

lunes, junio 7th, 2010

guisi

Hace unos meses publiqué unos artículos de un viaje (bueno de un viaje… seamos sinceros, del viaje, el único que hice, no vayamos ahora de farol, a Estados Unidos, concretamente a Texas) y no tenía pensado por ahora escribir de este megapaís pero por esas cosas de la vida acabo de recibir esta foto que pedí a mi gran amigo e ingeniero de Dragados Juan Miguel Pérez Rodríguez para saber en qué estaba ahora liado, allí en Miami, que es donde vive este crack.

¿Y qué pasa ahora en Miami?. Pues mira que desgracia, que la autopista que conecta de Este a Oeste la ciudad de Fort Lauderdale con las que rodean Miami (en la foto) los viales se han quedado pequeños, vaya por Dios; se han quedado pequeños, muy pequeños hombre y no vaya a ser que miles de Mackeins lleguen tarde al trabajo.

¿Y qué pinta mi amigo Juanmi en todo este cirio? Pues como ingeniero que es va a meter por bemoles, por arriba, por abajo, de canto o como sea tres autopistas más con un total de 8 o 10 carriles, vamos como la glorieta que tienes tú ahí al lado de casa, a la que llegas en coche y sacas tique para ver cuando te toca pasar.

Yo veo estas fotos y la verdad que me supera pero me animo diciendo que no hay como España; que no hay personas tan amables y alegres como los españoles; que donde mejor se come es en España, que donde uno más se divierte es en España; que donde mejor se vive es en…. y, sí, con nuestras glorietitas tipo tortilla/patata en plan décima potencia mundial y…. Oye Juanmi, ¿no podrás mangar un par de carriles para aquí?, tampoco es tanto, hombre, un par; o sea dos, nada más, si además no se van a enterar… bo

Porque no me dedico al tráfico de órganos, que sino…

lunes, diciembre 21st, 2009

Siempre que Christopher (10 años) y Noe (9) van a Francia a ver a su padre, siempre, o casi siempre, ocurre algo con los papeles o los apellidos. Entre que mi mujer Veneatra es india nativa americana; uno de sus hijos, Christopher, es franco-americano; el otro, Noe, francés, y yo gallego… que la verdad, y estoy contigo, también podría haber conocido a una de Vilagarcía, por ejemplo; bueno, pues eso, algo siempre ocurre.

Así que hace unos días, el pasado sábado, pasó lo que tenía que pasar. ¿Y qué pasó?, pues los niños siempre han viajado en avión con sus documentos nacionales de identidad; pero ahora, por lo visto, aunque diría más bien por lo vivido, tienen que sacar el pasaporte. Así que al embarcarlos para París no les dejaban porque no lo tenían, pero una chica de Iberia dijo que en la oficina del Cuerpo Nacional de Policía nos extenderían una autorización y problema resuelto.

¿Y qué puede ocurrir en una oficina del Cuerpo Nacional de Policía? Pues el 99,9% de las veces tratan de resolverte el problema, pero puedes dar con uno, que es 1 entre 1.000.000 que sea un poco inútil; pues nosotros dimos no con el 1 entre 1.000.000 sino con el 1 entre 100000000000000000000000000000 (y ponle tú los ceros que quieras que yo me canso). ¿Cuál era el problema del agente que nos atendió a las 13 horas del sábado, que era el que estaba de guardia?. Vamos a ver, la Psiquiatría aún no está tan adelantada, pero a todo se llegará ya que después de que Veneatra mostrara su pasaporte y los DNI de los niños, haciendo hincapié en que tenían los mismos apellidos, la pregunta del agente lo superó todo cuando en plan chuletilla exclamó: «¿Y cómo sé yo que usted es su madre?».

Hombre, yo estuve por invitarle a pasar las navidades a casa para comprobarlo, desangrarlos allí mismo y hacer una prueba de ADN, pero que como el avión salía dentro de media hora, pues que con los documentos que tenía en su poder… Entonces comenzó un episodio surrealista. Para afianzar más que Veneatra era su madre le mostramos las tarjetas sanitarias de los tres, en las que viene el apellido, Paynther, que en Galicia hay miles, como todo el mundo sabe. Pues ni así: «Porque yo no sé si es su madre». Y en tanto el agente decía que no había suficientes pruebas, Noé, con 9 años, decía: «¡¡¡ claro que es mi madre !!!». Y Christopher, con 10, trataba de explicarle: «Se lo juro que es mi madre, que vamos a ver mi padre».

Entonces Veneatra mentó lo peor que podía mentar a este percebe: «Es que no sabíamos que se necesitaba pasaporte». Y ahí el listillo soltó su parrafada: «Según el artículo 1 el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento». Y mientras lo recitaba yo pensaba el artículo 1 de qué, de la Conferencia Episcopal, de Frutería Lillo, Transportes Gelmirez… porque del Código Civil no, que es el 6.1, pero este pensamiento fue fugaz, fugacísimo, casi imperceptible por la Nasa, porque lo que realmente pensaba era: «Pero Dios, quién es este túzaro y quién es el túzaro que ha puesto a este túzaro para atender al público».

Y así, de túzaro en túzaro en la salita/oficina ya llevábamos media hora, los niños manchados de chocolate, Veneatra regañándoles (que para ser traficantes éramos correctos de carallo), Noe preguntado que «¿por qué dice ese señor que no eres mi madre?», Christopher asegurando que «vamos a perder el avión» (animando, claro) y el agente haciendo llamadas porque le dije que quería hablar con un superior, pero con un superior un poquito más que él, no mucho, porque el superior superior; o sea, Dios, ni a este tío sería capaz de arreglarlo.

Y en tanto no contestaba el superior, pues unas preguntas muy normales: «¿Tienen ahí el Libro de Familia?», y te daba ganas decir: «Naturalmente, cómo no lo vamos a tener, si es con lo primero que salimos de casa y también tenemos la partida de nacimiento y al médico que atendió al parto…». Y en medio de este lío que yo flipaba, Veneatra le dice al elemento que nos tocó en suerte: «¿Y dónde podemos saber las nuevas normas?». Y el agente, muy en su papel, responde: «En el Boletín Oficial del Estado, en el BOE». Y te lo juro que yo ya esperaba de todo, pero no que mi mujer dijera tan feliz: «Pues podemos suscribirnos». ¿Suscribirnos al BOE, pero hay algún imbécil en España que se suscriba al BOE, pero qué creerá que es el BOE, una revista del corazón, un compendio de National Geographic… el BOE?.

De verdad que todo me superaba, porque claro, no estábamos en el macroaeropuerto de Pekín, con dos niños chinitos, careto aplastado, vista extraviada y sin saber ni mu de español. Ni en Etiopía, con dos negritos de pelo rizado y ojos oscuros como el carbón hablando solamente entre ellos el huluhulumagalú… no, estábamos en el aeropuerto de Alvedro, en A Coruña (Galicia, España) con dos niños de 9 y 10 años; rubios como su madre, con ojos azules como su madre, altos como su madre y hablando francés como su madre. Que vamos, podía servirle de pista… pues no porque mientras hacía llamadas y más llamadas comentaba: «Es que hoy en día, con los menores…», en tanto yo pensaba «pues para lo que te sirvió a ti crecer… », a la vez que le decía: «Pero agente, si llevamos casi 45 minutos, tiene los documentos, coinciden los apellidos del DNI, de las tarjetas sanitarias… ¿Cómo no van a ser su hijos? y mi DNI dice donde vivo y si es necesario me hago respon….»

Y cuando contactó con el superior la explicación fue tan increíble que me dije: «No es que los niños no se vayan a Francia, es que de aquí no salimos nadie. Ellos directos a una familia de acogida y mi mujer y yo al trullo e incomunicados», porque el agente, en vez de explicar más o menos lo que sucedía, dijo, como si en vez de personas estuviera vendiendo aceite a granel: «Hay aquí una norteamericana, un español, un niño franco-americano y otro francés que no tienen pasaporte y los niños van solos a París».

Y mientras explicaba esto cavilaba, pero pensará este tío que me dedico al tráfico de niños…. a la vez que me decía, pena que no me dedicara al de órganos, que iba al coche y del maletero sacaba un cerebro normal, de tipo medio/bajo, y se lo trasplantaba a este inútil. Si, los niños salieron para París, gracias a que el avión traía retraso, yo estuve alucinado y riendo después un rato largo ¿y el agente?. Dios, ni me lo mentes.

AMIGOS DEL BLOG

Nuestro amigo y colega de mi-tu-nuestro blog Alfonso Hermida, presentador de la TVG, actuará este domingo, (27 de diciembre) en el IX Certame de Teatro Enxebre de O Grove (Galicia, España) con la compañía de teatro Axóuxere (Oleiros) en la que representará la obra A gata sobre o tellado de zinc quente , de Tennesse Wiliams