La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Ronaldo’

Y como el niño quiere hacer deporte….

viernes, noviembre 18th, 2011

Esto de que los niños hagan deporte es maravilloso. Vas con ellos a un pabellón de deportes y ves a los padres con una pasión, con un entusiasmo, una intesidad… uno leyendo el periódico, el otro haciendo el crucigrama, otro con una novela, otro jugando con el móvil y uno, siempre hay uno, a gritos animando al equipo del imberbe, que hasta te da ganas de decirle: «¡¡¡ Pero hombre, por favor, no grite tanto que hay gente durmiendo… !!!»; vamos, un placer, abrigado hasta las orejas y echando vaho.

Y claro, como los partidos suelen ser por la mañana, allí en el pabellón ves a la gente que se sienta y que a los cinco minutos, ni uno más ni uno menos, se levanta porque se le queda helado el culo al contacto con el hormigón; y entonces, el que tiene periódico lo pone bajo sus posaderas y a ti (como eres periodista) te da un dolor… porque te da ganas de acercarte a él sigilosamente y susurrarle al oído: «Perdone, ¿podría quitar de su analgamen la página 24, que allí estoy yo, que he firmado un artículo y me está más que estrujando?».

Yo por suerte los llevo al pabellón de deportes; pero hay otros que como al niño le encanta el fútbol grande o el rugby… pues al aire libre, tiritando de frío, con el paraguas en una mano y de vez en cuando metiéndose en el coche para poner la calefacción y que le circule la sangre, que La Coruña, aunque no es Burgos, cuando pega pega, y sobre todo por el viento, que son auténticas bofetadas.

Y en esto del deporte la verdad que es una pena que nuestros hijos se dediquen por estas disciplinas mayoritarias como el baloncesto, el fútbol sala o el voleibol. A mí me encantaría estar en cama, que sobre las nueve o diez se me acercara uno de los retoños y me dijera en voz bajita, pero muy bajita: «Papá, que me voy a Vigo y vuelvo en tres horas, que estoy entrenando para la maratón». Y según los oyes, para no descentrarlo, claro, responderle: «Muy bien hijo, muy bien, y no fuerces, que sin cuatro no importa. Ah, y no te olvides del tabaco». Pues no, baloncesto y con el culo tieso, anda que…

Los futbolistas, unos cínicos

domingo, octubre 16th, 2011

Después de esos tipejos que son lo políticos y esos pseudoanalistas que ahora dicen que la crisis del ladrillo «se veía venir» (si hombre, pa ladrillo sí que estás tú hecho), los más cínicos son los futbolistas.

Yo comprendo que todo el día utilizando los pies… pues que te olvidas de la cabeza, del cerebro, y si aún encima cuando la usas es para darle un castañazo a un balón de cuero que pesa 400 gramos, casi medio kilo, que va a unos 30 kilómetros a la hora… pues supongo que la materia gris origina una especie de tsunami interior difícil de controlar y que eso… pues afecta y sino afecta, pues peor, que a ver qué tienes ahí dentro en la mollera para que no notes ese golpetazo con el esférico, que a mi ya solo ajustar un sombrero hasta me duele la sien.

Y es que lo de los futbolistas es mucho. Que a un delantero, pongamos por caso Alvarito Touriño, lo entrevisten y le digan que van a fichar para su puesto a un crack megacrack, que mientras él mete 15 goles por temporada el fenómeno hace 300 y que diga: «Que venga, que será bien recibido y ayudará al equipo… », no lo entiendo.

O a Alvaritiño le falta un hervor o remata demasiado de cabeza, porque a mí me dicen en el periódico que a mi sección va a venir un tipo que lo que yo hago en dos días él lo hace en 5,34 segundos, que además hasta le da tiempo a limpiar las ventanas del diario, engrasar la rotativa y pregunta para qué valen los días festivos… y lo primero que hago es pensar en tres posibilidades. 1- Lo enveneno. 2- lo enveneno y 3-, lo enveneno; bueno, hay una más 4- me enveneno y acabo ya con todo, pero el mega ese va primero como me llamo Fernández.

Es que tú imagínate que eres cirujano cardiovascular y que fichan para el hospital a un tío que dice no es necesario cinco salas de operaciones, que con una llega y que bien colocaditos los pacientes interviene a cinco o seis a la vez en plan simultáneas de ajedrez; que no necesita enfermeras para que le pasen el instrumental, que él es muy ordenadito y que los anestesistas tampoco los precisa, que tiene un método de hipnosis aprendido en Burundi que es genial y que…

Yo, la verdad, ante la eventualidad de tener un megahiperpatacrack así y que alguien diga «que venga»… no lo entiendo, de verdad que no lo entiendo por mucho que lo intento, no lo entiendo; claro que si dice: «que venga, que venga… », ¡¡ ah !!, entonces, eso… eso ya es otra cosa ¿no?

UNA GRAN PERIODISTA Y NUEVAMENTE GRACIAS
Siempre es satisfactorio que los colegas triunfen, como el caso de Beatriz Alvariño, que ha sido fichada por la firma de ropa Do Rego & Novoa, seguro que no se arrepentirán. Por otra parte, no puedo menos que agradecer a otra librería, en este caso Maside, de La Coruña, que da a conocer los cuentos de Rodribico, poniendo en sus escaparates los cuentos

Cristiano Ronaldo, la aldea y Manolo

miércoles, julio 8th, 2009

La verdad que no puedo negar que tengo amigos simpáticos, que rozan la genialidad aunque más bien siempre el surrealismo, y esto que os voy a contar acaba de pasar hace menos de media hora (son las 21.30 del 10 de julio de 2009).

Me encontraba ahora mismo en casa, en la aldea, cuando llamaron a la puerta. Bueno, para los que no están muy habituados al campo explicaré que en las aldeas se llama de una forma peculiar, que más bien parece que te van a desalojar los antidisturbios o entrar los Geos. Lo cierto es que (y este es un pensamiento al margen del asunto) nunca me imaginé que la madera fuera tan dura. Pues eso, el caso es que llegó uno de mis 11 vecinos, Manolo Vázquez Domínguez, de profesión ex maderero y agricultor a tiempo parcial, la verdad que a tiempo muy parcial.

¿Cómo es Manolo?. Pues difícil definirlo; es un hombre de campo, muy de campo,exactamente del Camp Nou. Y como aficionado al deporte que es, estábamos hablando de fútbol y en un momento de la conversación le digo: «Mira que habrá paro en España como para que a la presentación de Cristiano Ronaldo hayan ido 75.000 personas». Y él, que es muy campechano, va y me responde tratando de equiparar el mérito de las personas .«¿Y qué hizo?, nada», para luego añadir como si tal cosa. «En cambio, el que fue a la luna, cuando llegó allí no había nadie».