La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘público’

Los Óscar, el cine… perjudicial para la salud

lunes, marzo 8th, 2010

Si ya lo dice el título de este artículo, el cine es perjudicial para la salud, pero muy perjudicial, aunque como todo tiene algunas cosas buenas, pero en general… malo, malo, y los Óscar… prefiero ni hablar, que por ahí empieza todo.

El cine, para los que nunca hayan ido, es como una habitación, pero muy muy grande, unos 200 metros cuadrados, rodeada sin luz por todas las partes menos por una llamada pantalla o isla. Y en la pantalla hay imágenes de personas que se mueven, que hablan y que te pueden hacer reír, llorar o dar miedo.. bueno, incluso dormir.

El cine es eso, como una sala de sensaciones. Ponen una película de risa (que por cierto a mí nunca me hacen gracias), y la gente ríe y hay colas para ir a reír, pero las hay incluso para ir a llorar, que también es ganas de gastar porque mira que no hay entierros preciosos para amargarte pero… cosas del ser humano, que está como una peonza. Y si esto es el audiovisual un día seguro habrá el olfatolateral, en el que entras y huele que te huele; el gustolateral, con chupa que te chupa o el tactolateral, toca que te toca.

Claro, y visto así, esa habitación de emociones… pues mal mal no está; ríes… feliz; lloras… te desahogas; pasas miedo o terror… pues ya sabemos quienes están tan pasados que se gastan 7 euros para sufrir… pero lo peor del cine, lo que a mí me da realmente miedo es cuando veo salir a la gente; pero no miedo, no, mucho miedo, pero mucho.

No sé tu, pero yo he visto salir a gente del cine y sale como zombis, callada, caminando despacio, sin rumbo, como alelada, y en la acera de la calle… joé en la acera… en la acera de la calle yo he visto de todo: fumadores que están por meterse nicotina en vena, que aspiran un cigarrillo tras otro; tipos que van caminando como anestesiados, a la izquierda o a la derecha, se paran y dicen: «pero el coche no lo tengo aquí» o susurran: «Pero si no vine en coche» y hasta hay quien recupera la consciencia y exclama: «¿¡¡¡ Qué coche !!!?, pero si no tengo coche».

Como cabras, pero es más; en varias ocasiones he visto a grupos de gente que van caminando, de repente se paran y uno comenta en voz baja: «¿Y ahora qué hacemos, adónde vamos?», y de verdad que no es la primera vez que me separo porque con esos caretos no sé si van a tomar algo, a sus casas o a matar a alguien.

Auténtico pánico me dan estos que salen del cine. Mis amigos dicen que exagero, yo también, pero cuando paso cerca de uno, si puedo miro los horarios y si veo que es la hora del final de la sesión y que van a salir cambio de acera o me escapo. Porque, además, ¿tú sabes cuanta gente que sale del cine medio inconsciente muere atropellada porque no se entera ni por donde ni adonde va? Cientos, miles… ¿que no hay estadísticas?, claro que las hay, vamos que si las hay, si hay estadísticas de todo… no va a haber ahora de esto, pero no lo dicen porque para acabar con el paro nada mejor que ir al cine, que entran 200 y (yo lo sé) muere atropellados 50. ¿Que no?. Ya verás, ya verás como si esto sigue así ponen el cine gratis y cada mes los Óscar; lo que pasa que el Gobierno no lo dice, hace que no se entera, pero bueno que si se entera, pero esa es otra película. Sí, tú vete al cine, vete al cine. ¿Avatar? Sí, Avatar, Avatar, a matarte.

«No es por sintetizar, es que no sé más»

miércoles, diciembre 16th, 2009

La ponencia, ¿que cómo fue? Pues minutos antes de que subiera al estrado ante unas cien personas estaba bastante nervioso, taquicárdico diría yo. De verdad que no sé como sube el colesterol; pero cómo el estómago llega hasta el pelo te hace un flequillo o la raya al medio, te saluda y te dice «Hola duodeno» y vuelve a su lugar, sí, lo viví.

¿Sabes esas tomas televisivas de la entrega de los Oscar en las que se ven a los candidatos con sus respectivas mujeres que le aprietan la mano y están en tensión?; pues yo peor porque el tío ese, que además es actor, va al escenario, le dan una estatuilla, dice no sé que del grupo, de sus compañeros, un saludo a su madre Rosanne Donowan, que vive en Chicago Distrit 1.525 y se va; pero yo tenía que hablar, sí hablar, y lo peor es que pensaba que eran 20 minutos y al llegar me entero que eran ¡¡¡¡ 30 !!!!.

Por eso, cuando iba por el 17, que más que una ponencia parecía una contrarreloj, tenía tres opciones: Hablar del futuro de la Red y cómo saben los mejillones en salsa verde, fugarme o sentenciar; y así fue, dicho y hecho; tras contarles unas anécdotas (sobre jueces y magistrados) les espeté: «No es por sintetizar, es que no sé mas», lo que provocó alguna carcajada para luego seguir con un turno de preguntas.

¿Y de que hablé? Pues como me había presentado diciendo que no sabía muy bien qué hacía sobre la tarima, y que lo normal era que ellos estuvieran aquí porque dominaban el tema y que yo fuera el público, para aprender…. sin el más mínimo rubor les dije que de la Blogosfera… «ni Ikea y tanto es así –continué- que en el programa que tenéis en las manos dice que entre los asistente se sorteará un notebook, y al leerlo lo primero que pensé fue “cómo se pasan en Lugo que sortean book de cerveza”, aunque después me enteré -dije- que se trataba de un ordenador».

Y claro, cuando uno empieza así una ponencia, con la nulidad por bandera, el absurdo por mástil, y la estupidez por patria, puede pasar de todo; que conectes con el público o que la organización te desconecte el micro y te diga: «Pero hombre, que usted sepa poco, vale; pero decirlo….», pero como el personal se lo tomó a bien, seguí hablando (la parte seria viene en este enlace http://www.lavozdegalicia.es/lugo/2009/12/12/0003_8165857.htm). ¿Que si lo hice bien? Para la sioux, very wonderful (maravilloso), pero claro hay que entenderla porque es mi mujer; para Gelito mi vecino (si estuviera) cajo en ros o bordaches que nin diola; y en mi opinión, digamos que salí airoso del trance porque la verdad, esto de hablar en público es la reoca y más cuando encadenas bobada tras bobada hasta el infinito total.

Pero como toda conferencia tiene una liturgia, en mi caso la viví intensamente. El presentador habla de las cualidades del siguiente ponente (o sea yo) y cuando va a pronunciar tu nombre te dices: «Por Dios, a ver si se equivoca, dice otro, sale otro tío y me dan unos minutos más de vida»; pero como no se confunde, porque el presentador es muy listo, pero que mucho y nunca falla, entonces anuncia tu nombre. Y te lo juro que lo hace con una solemnidad que hasta crees que te están bautizando de nuevo porque lo oyes como con eco, del más allá ¡¡¡¡¡ Mamanuueeelll Guiguiiissaannddeeee !!!!!. Y estando flipao te da ganas de decir acongojado refugiado en tu asiento: «Sísísí, soyyoyoyo, quequepapapasa».

Y como un corderillo vas despacito, casi contando los pasos (yo dí cuatro) hasta el micro. Y en tanto das los pasitos…. en medio de un silencio que no se mueve ni una mosca, todos te miran, sacas un papelillo temblando y ves como la hoja con cinco ideas escritas se balancea…. Pero no es el viento, no, son tus pulsaciones, que van a 170, y si dices «a» hasta parece que todo el edificio va retumbar.

Entonces, ya frente a los micros y los fotógrafos haciéndote instantáneas miras al público, ellos te miran, tú los miras otra vez, te vuelven a mirar y….¡¡¡¡¡ noooooooo hay que hablar !!!!!!! Y entonces empiezas y ahí, chaval, la suerte está echada: fracasas o triunfas. Y cuando acabas, como que notas una tranquilidad física, espiritual, mental…. como si en vez de ir Lugo hubieras ido al Tibet, y una ganas inmensas de ir a un sillón y echarte una siesta hasta agosto mientras piensas: «Very wonderful… airoso… cajo en ros…. que nin diola… otra de estas y me matan, lo sé fijo».

AGRADECIMIENTOS: Debo dar las gracias a la organización, a la concejala de Asuntos Generales del Ayuntamiento de Lugo, Luisa Zarzuela, que me invitó, así como a todos los ponentes por su compañerismo y ánimo: Raúl Ordóñez, Javier Pedreira, Rodolfo Abella, Conrado Xalaberder y José Cora. A Miguel Cabana, delegado de La Voz de Galicia en Lugo por el despliegue informativo. Y siempre a Nacho de La fuente,de La Huella digital, compañero y amigo que siempre me ha ayudado a dar a conocer este blog. Gracias, de verdad.