La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘placer’

Mi ilusión es… ¿y la tuya?

Jueves, noviembre 24th, 2011

Atiende hombre, ¿sabes en lo que estaba pensando?, pues que no hay como vivir de ilusiones, de fantasías, de utopías, porque como vivas la realidad… vamos, vives la realidad y te veo como los indignados. Y claro, indignado en Málaga… pues bien, tiempo soleado, 24 grados, manga corta, morenito… pero en Galicia… en Santiago de Compostela… en la plaza del Obradoiro… empapado en agua y tiritando… pues no.

Lo dicho, no hay como vivir de ilusiones. ¿Y cuál es tu ilusión? ¿qué te gustaría hacer?, ¿un viaje a Egipto, ir a Marte, volver de Marte?. Pues yo tengo una, solo una, y la verdad que es muy barata. Como he plantado una huerta de unos 100 metros cuadrados lo que me encantaría sería tener en medio de ella una silla de árbitro de tenis (ya sabes, de esas tan altas) y desde allí, desde esa altura, con una manguera regarla mientras en la bandejita de la silla pongo una cervecita, unos pinchos, mi tabaco, la cerillas y por mí que arda Europa.

Esa sería una ilusión, cumplir una meta, mi existencia; allí arriba, sin preocuparme de nada y viendo cómo crecen las coles, las fresas, los melones… Que veo un tomate que está que se va a pasar, manguerazo que te crió; un pimiento, igual; que un niño está sucio, embarrado de jugar en el campo… coge jabón chaval que te riego y quedas como nuevo.

Yo consigo una silla así (por cierto que si alguien tiene una que lo diga que voy a por ella) y soy el tipo más feliz del mundo mundial. Y hasta ya puestos, incluso distribuiría la huerta en cuadrantes, como el juego de los barcos, y haría una estrategia de ataque. Que A-4 está un poco seco… chorrillo de agua, que H-6 está demasiado empapado… hombre sé que no es muy normal, pero colillas encendidas que lanzo a la zona y a ver si se seca o, a lo mejor, con un poco de suerte, hasta me nace una pequeña plantación de tabaco.

Y así, con mi silla de árbitro podría pasar un mes, dos o tres, siete años… y además con una tranquilidad infinita, ya que si alguien me interrumpe, yo en mi papel diría: «Silencio por favor, saque al resto». Y tal cual, textual, «al resto», a los que molestan, los saco fuera, que si los saco… Sino hay como vivir de ilusiones, si lo sabré yo; vamos, con decirte que si quieres puedes llamarme Federer…

PREMIO PARA EL BLOGUERO JAVIER SANZ, Y UNA REVISTA EN TENERIFE

Javier Sanz, un crack, con su blog historiasdelahistoria, ha obtenido el primer premio en el certemen certamen convocado por Bitácoras.com, que está considerado como el más importante en legua hispana. La verdad que Javier no sé si se alegrará, supongo que sñí, pero ha obtenido ya tan importantes galardones…. una envida, pero una envida sana. ¡¡¡ Enhorabuena Gran Javier !!!. Por otra parte, El Centro Gallego de Santa Cruz de Tenerife ya ha puesto en la calle su número 4 de la Revista O Noso, que acerca a los gallegos a su tierra

Una situación increíble

Sábado, noviembre 5th, 2011

En la vida hay situaciones que cuando menos las esperas te pasan a ti; sí, a ti (pero despierta hombre, que ya son más de las diez) y la verdad que le das gracias a Dios porque, digamos, de alguna forma, has sido tú el elegido. Y eso de ser el elegido es mucho, que ya solo en China hay 1.300 millones de personas y que te toque a ti, justo a ti, en esta esquinita llamada Galicia, que como quien dice vivimos cuatro amigos… vamos, esto es milagroso, por eso aquí vive Santiago, el apóstol, supongo.

Y claro, cuando te pasa una cosa genial tienes dos opciones en la vida: patentarla o darla a conocer. Y como patentarla pues como que no, porque siempre hay algún listillo que hace una variantes de la idea y se apropia de ella y tú a verlas vir, pues mejor darla a conocer que, en confianza, entre nosotros, total… incluso con la patente no vas a llegar a final de mes…

¿Y qué fue lo que me pasó que hora te puede pasar a ti ?. Pues que me levanté de cama de una forma tan placentera, pero tan placentera, que hoy mismo lo vuelvo a hacer. ¡¡¡ Que no hombre, que no, que no es nada erótico !!!, que desde que han puesto cerca de tu casa ese sex shop estás pero que muy mal.

El asunto es que estaba durmiendo cuando de repente noté en la espalda, como una especie de caricias, como un hormigueo, un cosquilleo, una sensación tan maravillosa que incluso pensé que si muriera así no me importaría, pero como tenía que ir a trabajar… pues decidí no morirme, y no tenía muy claro si estaba soñando o despierto. Y así, tal cual estaba, en ese momento en que abres los ojos y no sabes si estás o no estás, pero crees que sí, pero que no, vuelvo a sentir esa sensación en la espalda.

Suavemente, con cierta preocupación, también es cierto, deslicé mi mano (sí, joé, la mía; ¡¡¡ que el sex shop no está en tú calle, plasta !!!) suavemente hacia la espalda, hacia el lugar donde se estaba produciendo es microterremoto cuasierótico y sensual. ¿Y qué creéis que encuentro?, ¿qué crees que era lo que me estaba produciendo esa delicia?, el móvil funcionando en tono vibrador. Sí, el mó-vil. Mi pequeño móvil Samsung, en plan geisha masajeándome.

Y te lo juro que fue verlo y lo primero que pensé fue levantarme de cama e ir directo a Moviestar, Movidescansar o Movidormir y preguntar si venden alguno tamaño de 1,80 x 1,50, tipo cama, porque hoy, hoy lo pruebo, vamos que si lo pruebo, y mañana te lo cuento; bueno, te lo cuento si me despierto, claro.

Otra forma de pasear al perro

Jueves, julio 7th, 2011

De verdad que cuando no hay imaginación no se puede hacer nada, pero nada de nada; bueno sí, dormir y que las ideas del macroespaciointergaláctico aterricen en tu mollera como si tal. Pero hay gente increíble, que no sé que tiene en el coco, en el intelecto, en la materia gris, pero que se le va, se le va olla y cuando vuelve (con la olla) lo hace ya con tapa y con unas ideas que son geniales.

¿Tú sabías que se podía pasear un perro sin salir de casa? Pues sí, mira por dónde. Y no te creas que este descubrimiento lo han hecho científicos de la Universidad de Francfort, de Oxford, de Cleveland o de Huelva… huelvan comentarios. Pues no, lo ha descubierto Albertiño, hombre, ¡¡¡¡ Alberto Pedreira Lavandeira !!!, el de ahí al lado, mi cuasivecino, en Oza dos Ríos, Galicia, España.

Alberto Pedreira Lavandeira, mas conocido por «¡¡¡ que fas Alberto ho !!!» estaba tan tranquilo una noche en casa con su perro cuando por esas cosas de la vida encontró un lápiz láser de no sé que publicidad, así que se puso a jugar con él hasta que oyó un ladrido del canelo. Y fue escuchar el ladrido… abrió la puerta de casa, lo hizo salir, la cerró, luego salió a la ventana y llamó al chucho: «¡¡¡ Yuska, Yuska !!!». En cuanto Yuska llegó a la calle y lo vio en el alfeizar se puso a ladrar y entonces, Alberto… encendió inmediatamente el lápiz láser, enfocó cerca de las patas del can y fue llevando la luz hasta una pared y el perro detrás.

Ya perfeccionado el tema, Alberto, en zapatillas, cervecita en mano, cigarrillito en boca y tapita de anchoitas y quesito en plato, desde la ventana enfocaba hacia una pared y hacia allí iba el can a toda leche y cuando se acercaba, rayo láser que te crió hacia otro lado, y la bestia a tratar de tragarse la luz como fuera, y así 10 o 15 veces hasta que Yuska medio babeaba.

Ahora Alberto cuando quiere pasear el perro… láser en mano y el animal esquizofrénico de un lado para otro como un loco. Yo conocí al Yuska este antes del láser y parecía de la tercera edad, fofo, decaído, medio tristón y a veces desaparecía, aunque yo creo que era para ir a cobrar la pensión… pero ahora, vamos está el bicho que no veas, una agilidad, un gracejo en los ojos, unos saltos, una musculatura, un fortaleza, una vitalidad… con decirte que hasta estoy yo por autolasearme…

SUSANA FALCÓN Y «LA TARDE ES TUYA» DE RADIO VOZ

La colega y amiga del blog, Susana Falcón, conduce todo los días el programa La tarde es tuya, de Radio Voz. De cuatro a a diez de la noche, 6 horas de música para alegrar la vida, que falta hace ¿verdad Susana?

Vuelve el tabaco de contrabando, ¡guay!

Miércoles, abril 6th, 2011

Si ya me parecía a mí que no todo podía ser malas noticias, que si sube la luz, que si el butano, que si la gasolina, que si la precampaña y a aguantar a estos paisas de medio pelo y muchas pelas, que… y en medio de estas tristezas económicas y sociales, que ya estaba yo así como apenado, tirando a lánguido, como ovejilla prematadero… de repente algo maravilloso, pero maravilloso: ¡¡¡ Vuelve el tabaco de contrabando !!!, ¡¡¡ sí, el de siempre, el auténtico, el americano !!! y de forma más rápida, en vez de en barco… ¡¡¡¡ en avión !!!!, joé el día que venga en una carpeta de Windows al escritorio y saques el paquete por la disquetera…

Que guay, poder adentrarte de nuevo en la ilegalidad sin que te pille el radar; alucinante volver a recordar aquellos tiempos subversivos, cuando ibas a un bar y decías: «¿Tiene winston?», y tras unos intensos segundos, mirada frente a mirada, decías: «del otro»; y entonces el camarero/infiltrado, como por arte de magia sacaba el tabaco de debajo de la barra o, como sucedía en un bareto que había en Vigo, te decía: «En la máquina, donde pone ducados, ahí lo tienes».

Dios qué placer defraudar a Hacienda sin que te multen, (porque al fumador no lo sancionan) mientras el ministro habla de economía sumergida (que le importa a él la economía sumergida tanto como a ti cómo funciona un fonendoscopio) y tú echando humillo ilegal al televisor, a su cara, en sus narices… buah, qué gustazo da lo prohibido.

Y es que el tabaco de contrabando siempre ha sido, además de barato, bueno, pero realmente bueno; cómo no iba a ser bueno si era lo que fumaban muchos políticos gallegos hace años cuando en las ruedas de prensa se permitía dar unas caladas, que no saben estos vividores lo que es o no de calidad… joé que si lo saben, tu y yo no, pero ellos… todo lo que sea placer…

Además, qué importará ahora unas cajetillitas que compras así de remanguillé cuando te enteras que el 80% de las empresas más importantes de España que cotizan en el Ibex 35 escaquean sus ingresos sin pagar impuestos colocando los beneficios en paraísos fiscales… nada hombre, nada, que te van a hacer, nada.

¿Es que te van a detener por unos cartoncillos, que además con suerte un día hay un envenenamiento masivo y baja el paro?, ¿acaso se va a crear una coalición internacional made in Gadafi para lanzar un misil tierra-aire mesilla de noche-cenicero para fastidiarte el pitillito?, ¿van a detener a los colegas/contrabandistas, que van a tener más ayuda por parte de los fumadores que un testigo protegido?

Venga ya, que aquí no conocemos todos, que presionarán algo por aparentar porque el negocio de todo esto, el auténtico negocio lo manejan los de siempre, no el del bar o el del chiringuito de la playa, ultramarinos Marimar… Esto del tabaco es un detallito, que a estos lo que les va es el petróleo, ese es el punto, destruir países, naciones y nociones y si pudieran civilizaciones, con tal de que no se toquen los paraísos fiscales, sus paraísos… bueno hombre, van a discutir ahora por unos cigarrillitos, mientras tengan su dinerillo, también de contrabando, a buen recaudo… Ellos los euros, nosotros el winston ¿no?. La verdad que a veces hay noticias que levantan el ánimo, pero mucho mucho.

RODRIBICO VA A MÁS

Pues sí, Rodribico va a más (pinchar en las pestañas), no solamente la editorial Baía Edicións ha visto el éxito del pajaruelo, que ha decidido apostar totalmente por él. Una chica está haciendo de cuentacuentos por todos los colegios de Galicia, dentro de poco saldrán unas marionteas de Rodribico y a ver si pornto se traducen al castellano. Anda, enviarle un correo a Baía Edición para que Belén , la editora, animarla por un Rodribico en castellano, aunque comprendo que la crisis… Gracias.

¿Que no fume?, tan de coña

Lunes, enero 3rd, 2011

A mí me parece que estos bandarras de políticos, ya sabes, esos que viven de nosotros, (me río yo de la mafia rusa y la camorra, unos chiquillos comparados a estos caravitalicios legalizados) pues me parece muy bien que prohíban fumar cerca de los hospitales o en las proximidades de los parques, no vaya a ser que una calada en Galicia, que hace un viento que te quedas calvo, vaya directa a un columpio en Badajoz y dejes de luto a una familia con cuatro infantes, de marina no que allí no hay mar.

Pero muy poco restrictiva aprecio yo esta ley. Personalmente creo que se debería prohibir, además, fumar cerca de las farmacias, también por el tema sanitario; cerca de los restaurantes, por eso de los alimentos; de los bares, por igual motivo, especialmente por las tapas de chipis; de los taxis, para que no quede olor a tabaco en los asientos, o de los museos, por si el humo afecta a las obras de arte. Si la ley fuera así de restrictiva, te lo juro que para mí, que me encanta fumar y viajar, sería una felicidad.

Tu llegas a una ciudad que no conoces de nada, pero de nada de nada, y es un lío; andas con un despiste… pierdes más el tiempo yendo de un lado a otro sin saber qué hacer… pero esta nueva ley lo cambia todo.

¿Imagínate que hace un día soleado?, pues paseas por una calle cualquiera, te acercas a una farola, te apoyas en ella, miras al cielo y cuando sientes el calorcillo de los rayos en los párpados enciendes tranquilamente un cigarrillo. Le das una calada y nada más aspirar el humo, al momento te viene un municipal que te dice: «Perdone, que aquí no se puede fumar, está prohibido, que allí enfrente hay una farmacia».

Y tú, mientras lo apagas, respondes: «¿Cómo, que dice que hay una farmacia, dónde?». Entonces el agente te señala el local y tú contestas: «¡Ah!, sí, allí, al lado del letrero que pone Joyería Romay o Ramón ¿no?. Pues no sabe usted el favor que me hace, que vengo en coche desde Galicia y tengo un dolor de cabeza, pero un dolor… oiga, y usted por el acento ¿no será también…».

Y a la botica directo, a por una aspirina o un optalidón sin tener que dar vueltas y más vueltas. Y sales de la farmacia, das unos pasos, otra farola, enciendes la colilla del mismo pitillito y otro azulete que se te acerca y te explica que no, que no puedes fumar, «que ahí enfrente hay un restaurante» y tú que le dices: «No sabe usted el favor que me hace, no lo sabe usted bien señor agente, que andaba yo buscando ya un sito para comer, que ya notaba yo en el estómago… por cierto, usted que patrulla la zona ¿y qué tal el servicio, es caro, relación calidad-precio, qué me aconseja que pida, porque típico de aquí es… ?».

Y tras comer, en cuanto ves una farola… ¡¡¡ A por ella !!! Te apoyas, colilla que nuevamente enciendes y otro policía: «Lo siento, es que no se puede fumar, que allí hay un museo de Arqueología y allí otro de Pintura y… ». «¡Ah!, disculpe señor policía; por cierto dígame ¿a cual iría usted?, que estaba yo pensando en hacer un poco de tiempo, que la mujer se fue de compras, ya sabe como son las mujeres jejejejeje… porque el de pintura, ¿qué tipo de obras son, abstractas, subrrealistas, hiperrealistas o… ».

Na, como no lo ves claro, te vas al de Arqueología y, como la vida es así de rara, de extraña, compleja y a la vez simple; pues a lo mejor, mirando una vasija del siglo III o VI antes del Cristo, te retrotraes en el tiempo y se te da por cavilar y piensas: «Es que la verdad, ha sido llegar a esta ciudad con aquél dolor de cabeza, encender un cigarrillo e inmediatamente el agente me informó de dónde estaba la farmacia; la comida… bueno, ¡¡¡ vaya comida !!!, ¡¡¡ vaya restaurante !!!, ¡¡¡ y qué barata !!!, que si no es por el municipal… »

Y sigues pensando mientras miras la tinaja: «¿Y este museo…? menudo cacho museo tienen en esta ciudad, que menos mal que no me lo perdí gracias al azulete del 092 y a este paquete de Ducados, y el de Pintura… y el de Nuevos Creadores… y el del Traje del siglo XVII… y el de Misterios del Mar… Y, joé, y qué curioso, como que los pitillitos, así, a caladitas, entre agente y agente que te da información… no sé, como que te entran mejor como que te satisfacen más, como que te queda un regusto, un… a que va ser que esto de fumar en vez de un vicio va a ser un rollo cultural, que yo nunca vi tanto museo, y que no quieren que espabilemos, a que lo va a ser… ¿Dejar de fumar?, tan de coña».

¿A alguien le gusta el balet?

Viernes, diciembre 10th, 2010

De verdad que a mí el balet no me gusta nada, no lo comprendo; no sé qué hacen 4 ó 24 tipos de puntillas de un lado a otro del escenario, nunca lo entendí, salvo que el suelo esté frío, que es lo que me ocurre a mí cuando me levanto, sino es así… Es más, yo creo que nadie lo entiende; es como la pintura de Miró, que ya te puedes pasar un año viendo un cuadro, que nada; bueno, si estás un año sí, pero no porque te guste el cuadro sino porque lo echas de menos, que un año, 365 días, es mucho y le coges cariño a cualquier cosa, hasta una pintura de Miró. No sé, pero yo paso por una calle, miro a un local de reojo y si hubiera una obra de Miró lo primero que pienso es en eso, en la obra, y me digo: «¿Pero aún están en obras?, a ver sí pintan de una vez esa pared, joé qué tíos más lentos».

Lo cierto es que a mí me encantaría que me gustara el balet, ya que si dicen que es un arte… pues debe ser gratificante apreciarlo, comprenderlo, sentirlo, vivirlo… Y en estas me hallaba cuando de repente, haciendo zaping en el televisor, vi al hombre del tiempo. Y así, sin quererlo, descubrí que ellos son los que te pueden iniciar como primer paso a este mundo desconocido e ignoto que es la danza clásica.

Estaba el hombre del tiempo hablando de un anticiclón que iba a entrar por Galicia cuando le di al botón mute. Y mira por dónde empecé a comprender un poco el balet. El hombre subía los brazos desde Valencia hasta San Sebastián, explicando no sé que; luego hizo un giro perfecto hacia la izquierda, de noventa grados, como de puntillas, milimétrico, sin moverse, perfecto, impecable, y estiró un brazo medio arqueado señalando a Vigo.

Después lo fue dejando caer dulce y suavemente como una pompa de jabón hasta Cáceres, donde se paró un milisegundo para luego continuar hacia Algeciras. Y de repente, ¡¡¡¡ flasssshh !!!, subió los dos brazos a toda velocidad hacia Oviedo donde se paró unos segundos que fueron prodigiosos, épicos, increíbles, magníficos. Sin moverse nada (ni un ápice, ni un olígrafo), sus brazos y manos quedaron estáticos, inmóviles, como clavados en el aire y con la mirada puesta en París… ¡¡¡¡ ¡¡¡ Dios, qué segundos, qué segundos !!!, ¡¡¡ qué intensidad, qué emoción !!! y con un fondo de soles, de nubes, de paraguas… ¡¡¡ maravilloso !!!.

Inmediatamente hizo otro giro alucinante, preciso, matemático, milimetrado, y con mucho templé estiró un solo brazo hacia Barcelona, que parecía que no iba a llegar nunca, y después movió una mano hacia Palma de Mallorca de forma suave como las olas del mar o aleteo de una mariposilla.

Yo estaba ensimismado (además de situar mejor a Huesca, que pensaba que estaba un poco más abajo), y cuando menos lo esperaba se agachó de forma bestial, salvaje, como un animal enfurecido hacia donde está Ceuta. Siguió casi en cuclillas hasta Melilla, como arrastrándose y, repentinamente…. ¡¡¡ qué belleza !!!, izó su cuerpo, se puso recto, de frente, impávido, movió las manos, frotó una con la otra y sonrió.

Te lo juro que estuve por levantarme del sillón y aplaudir hasta rabiar, grité, me emocioné, lloré, lloré y lloré… ¡¡¡ qué dominio del cuerpo !!!, ¡¡¡ qué dominio del escenario !!!, ¡¡¡ qué movimientos !!!, ¡¡¡ qué equilibrio !!!, ¡¡¡ qué intensidad !!!… Y pensar que me pasé año y años oyendo no sé que de isobaras en Galicia y que llegaba un anticiclón que nunca llegó… Dios, señor, gracias por abrirme los ojos. Qué bello es el balet, ¡¡¡ pero qué bello !!!.

Cómo que vamos al congrio…

Viernes, noviembre 19th, 2010

(cosas que pasan cuando de la ciudad te vas a virvir una aldea sin tener ni idea)

A mi lo de la pesca como que me queda lejos; pues de cuando tenía 14 o 15 años, más/menos, o raíz cuadrada de 225, que también da 15. Entonces sí, allá iba yo con mi caña de pescar y a pasar el tiempo en cualquier muelle de los muchos pueblos que viví en Galicia. Y eso, iba a pescar. Ahora por lo visto no; ahora la gente no va a pescar, va como a cazar, a tiro fijo.

Así, hace unos días alguien en la aldea me dijo: «¿¡¡¡ Qué, Guisande, ¿vienes?, vamos al congrio !!!?». Yo alguna vez había ido al congrio, lo reconozco, a la trucha, a la robaliza e incluso al pulpo, pero en el súper porque después de que una vez me perdí 16 horas en el mar en Venezuela… lo que es el agua me da miedo hasta la que sale del grifo, pero esa es otra historia.

Pues lo dicho, fue oír eso de ¿vamos al congrio? y pensé: «¡¡¡ Los cocongrios !!!, ¿cómo es eso de ir al congrio?, ¿es que el congrio nos está esperando?, ¿es que lo han llamado hace unos días para decirle que íbamos a ir? ¿Y dónde hemos quedado con el congrio?. Y es más, hasta pensé, que es justo lo peor que me puede ocurrir, pensar: «¿Es que acaso el congrio lleva un móvil, lo llamas y le dice “oye, que vamos” o es que al llegar le envías un sms diciendo “ya estamos”».

Pues no me digas cómo me liaron y fuimos al congrio. Y fuimos muy de mañana, tan de mañana que lo que pasó hasta las doce… incapaz de recordarlo; pero de las doce en adelante me lo sé todo; pero todo. Y cuando digo todo es todo, y de lo que no me olvido fue de que no pescamos ningún congrio, que mis acompañantes tiraron y tiraron sedal y sedal y que el congrio no picaba.

Cambiaban de cebo, mantenían el equilibrio en la barca y… otra vez a lanzar el sedal. Y en esas estaba cuando abrieron una caja con no sé cuantos anzuelos y era tan bonita la caja y estaba todo tan ordenadito que la verdad me daba no sé que tocarla; es que la caja, con los anzuelos y otras cosas de colores era preciosa, parecía un cuadro, una pintura… Yo de esto no dije nada, no fuera ser que me tomaran por raro, pero me acordé de cómo mi abuela tenía la caja de los hilos todos ordenaditos, el azul aquí, con sus matices allá; el rojo; el violeta; el blanco; el negro…

«No pica, no pica osti…» decía uno que para mí que estaba mosqueado, mientras el otro aseveraba con otro taco; bueno otro no, varios cajonenrós típicos de la zona y por el medio oí algo de la Virgen, no sé que de Santa María o algo así, me parece porque hasta miré si estaba en un iglesia y no, estaba en el barco, por eso me acuerdo.

Mientras ellos pescaban, supongo que pescar era lo que estaban haciendo, yo estuve callado, agarrado a la caña, mirándolos de reojo y sin decir nada, no fuera ser que se rebotaran más y al verme se les ocurriera, ya en plan desesperados, utilizarme como cebo. Y así pasaron las horas, yo sin decir ni mú; pero sé lo que pasó; sé lo que pasó pero chitón ¿eh?. Lo que pasó fue que con tanto «vamos al congrio, vamos al congrio» como si hubieran quedado con él; y con tanto «tiene que estar por estar zona», como si lo estuvieran esperando, y con tanta seguridad de que «aquí seguro que está», lo que tengo claro es que el congrio no sé si tendrá móvil, pero que estaba fuera de cobertura no me lo quita nadie.

LEONARDO MARíN, UN COCINERO ESPECIAL

No soy muy aficionado a la cocina, pero sí a quienes la entiende de una forma especial, como Leonardo Marín, un amigo del blog. Aquí está su enlace http://leonardodiariodeuncocinero.blogspot.com/

La Paleontología, qué placer

Sábado, noviembre 13th, 2010

A mí hay profesiones que me fascinan, como la de paleontólogo, que lo único que tiene de malo es que para saber cómo se escribe tienes que consultar el diccionario. De verdad que tiene que ser alucinante eso de que escarben los demás, que se deslomen, que suden como bestias, que se queden sin cervicales acarreando toneladas de piedras y tierra para que tú al final, con un pincelillo de Cadena Cien, tumbado, por ejemplo en Egipto, con un Martini en la mano y gorrito caqui en la cabeza, descubras un hueso que pertenecía al Tricarosaurio Deminicusus Rex, de hace no sé cuantos miles de millones de años.

Esa profesión tiene que ser lo máximo. Mientras en otras partes del mundo hay guerras, inundaciones o en algunos sitios como Sierra Leona, que por lógica animal están que muerden, tú… , con el pincelillo y como si un maremoto se traga Holanda o la República Dominicana, tú a la tuyo, te va a preocupar ahora a ti una liada de tribus en Guinea Bissau… venga hombre.

Yo me imagino que ser paleontólogo debe ser lo más cerca de que te paguen y estar colgado, totalmente colgado; pero no solo tú, porque en esto del escarbar y rascar a la madre Tierra pues siempre es un equipo formado por gente de varios países, multidisciplinar, que le llaman: holandeses, alemanes, suecos, suizos, chinos, zulúes y tú, que en sí mismo eres un país porque de rarezas vas servido.

Y yo creo que son de distintos países no porque tengan diferentes conocimientos y así pueda haber intercambios de opiniones y pareceres, no. Yo creo que son de otros países para practicar idiomas, porque si empiezas una excavación en el 2008 y la terminas en el 2088 y das con uno de tu pueblo… pues 80 años hablando de lo mismo… no mola; sin embargo, 80 años rajando un año si y otro no con el sueco, el alemán, el suizo o el chino, no sé, como que es más llevadero, es otra cosa.

La verdad que yo no sé si el paleontólogo tiene que fichar, si cobra por PayPal o por cheque, de verdad que ni idea; pero que el tipo ahorra… no me cabe duda. Se levanta por la mañana, allá, en medio de la nada, se echa Nivea protección 1.500, coge de Martini y pincelillo y ¡¡ hala !!, a la excavación, a echar un ojo.

Una mirada al tremendo socavón y nada, que sigan acarreando tierra y que te avisen para Navidades, cuando lleguen al 8.000 pero hacia abajo, que mientras tanto estás en la tienda de campaña echando un dominó con el sueco o hablando con tu ex mujer por el feisbu ese por una cosa de no sé que del colegio del niño, que ya sabes que una ex mujer que se precie te busca estés donde estés y aunque te encuentre muerto la toma contigo igual.

De verdad que tiene que ser apasionante e intenso llegar un día al tremendo agujero que montaste y de repente decir: «¡¡¡¡ Quietos, quietos. Todos quietos !!!!», coger el pincelito, acercarte lentamente a una roquita chiquitita chiquitita ella mientras 4.000 tíos te miran y respiran porque ya no van a acarrear más toneladas, y con una suavecita caricia con la brocha sobre el polvillo exclamar: «¡¡¡¡ El hueso, el hueso, el hueso !!!!». Bueno, apasionante, lo que se dice apasionante para el paleontólogo porque yo, si te soy sincero, todos los días voy al bar Pedreira, en Oza dos Ríos, encuentro un hueso en las aceitunas y no me pongo así, pero bueno.

El verano, la nevera y la comida

Viernes, julio 30th, 2010

Siempre pasa lo mismo, pero siempre, y especialmente en verano, por eso del calor. Abres la puerta de la nevera con un hambre que no veas, coges una tartera con restos de comida que no sabes si es de ayer, anteayer o de las Navidades y entonces, entonces te entra esa duda de: «¿Estará buena o se habrá pasado?» Y de ahí a un esquizofrénico «¿me moriré envenenado?» hay un paso y luego, irremediablemente, a preguntar a los de casa.

Y claro, en esto, suerte que tienes que sois cuatro o seis de familia como mucho, porque si fuerais 100.000 te pasearías con la tartera de un lado a otro preguntado a cada uno de ellos y cada uno metería la nariz, olería y reolería y cuando llegaras al 100.000 (un mes después de sacar la pota del frigo), no lo dudes: la comida está mal, pero que muy mal y tú peor, porque en el 87.400 (por ejemplo y porque ya te dolerían los brazos de andar con la dichosa cacerola de un lado a otro), podrías darte cuenta ¿no? Bueno, tú no, tú eres así, pero en esto tienes suerte porque tú (una vez más) no cuentas, que el asunto es la comida y la cuestión trascendental es ¿podré o no comerla?

Y la verdad que es inútil que preguntes, que lo haces por inercia, como otras muchas cosas, porque sabes perfectamente, pero perfectamente, que terminarás tirando la comida a la basura porque aunque solo haya uno, uno solo de esos 100.000 a los que has preguntado que te ponga una mala cara será suficiente para reafirmarte en lo que pensaste nada más sacarla de la nevera: «Está mal, está mal y está mal y la voy a tirar». ¿Y porque no la tiraste entonces? Pues porque eres un paranoico y eres capaz de ir incluso a otra ciudad o a otro país a otro Continente hasta que encuentres uno que te diga: «Muy bien no creo yo… » o «me huele a… » y así autoconvencerte más. Dios, qué nulidad, qué torpe eres.

Y si vives solo y no tienes nada más en casa que echarte a la boca tienes dos opciones: o te vas a cenar fuera o vas a un 24 horas, arramblas con uno o dos botes callos o de fabada, los pones al erótico baño de María, cenas y a sobar que mañana será otro día.

Iba a decir que a mí me ocurre lo mismo, que en cuanto saco algo de la nevera de uno o dos días por mucho que pregunte la comida va a la basura con una rabia….. pero eso era antes. Desde que vivo en la aldea todo es diferente, entre que el súper me queda a 4 kilómetros y que aquí no hay un 24 horas, en menos de un minuto se te pasa la paranoia (que no el hambre) comes lo que sea y te vas a dormir con una sensación de «malo será», y cuando llevas como unos treinta o cuarenta «malo será» y ves que no te ha pasado nada te convences que la comida siempre está buena, pero buenísima, vamos hasta el moho ese medio azulado y verdoso te parece queso de roquefort

Claro que, ahora que lo pienso, a ver si lo que va a ocurrir es que realmente la comida está mal, pero rematadamente mal, fatal, y que quien está bien, pero increíblemente bien, soy yo; que mi cuerpo y mi metabolismo ya se han acostumbrado a todo tipo de contaminación, de putrefacción… pues tío si es así, si esto es cierto que ¡¡¡¡ guay !!!, estoy buenísimo, de salud claro, solo de salud; y del otro…. pues, pues por si cuela mi correo es manuel.guisande@lavoz.es

En Galicia, el Winston ya no es americano

Jueves, julio 1st, 2010

Ya lo decía hace unos días en plan pensativo mi amigo Hipólito, Lito: «Guisande, el winston americano ya no es americano». Y Lito es así, tiene un pensamiento, lo expresa y tú te quedas cavilando: «¿A qué viene ahora esto mientras me tomo esta tapa de ensaladilla?». Y con Lito siempre haces un ejercicio memorístico y de rapidez mental…. Una frase, un pensamiento; dos, una teoría, tres… un tratado; es decir, que con Lito no descansas, está tu cerebro dale que te dale y lo curioso es que ves que Lito tiene razón, siempre la tiene y en verano… como que está más iluminado, no sé.

Lo que si sé es que desde que los listillos politiquillos persiguieron en Galicia el contrabando de tabaco y las redes se pasaron a la cocaína, a los amantes de ese humo prohibido nos han hecho fosfatina. Anda, listos, más que listos, que a ver qué perjudica más, hombre, un cigarrillo o una raya…. manada de parvos nos tocó, Dios.

Pero a lo que iba; el tabaco de contrabando no es como el de antes. Antes como que tenía un cierto sabor a mejillón cuando lo escondían en las bateas, en los acantilados… no sé, yo fumaba un cigarrillo y como que me sabía a berberecho, a almeja, a alga. Es más, estaba en cualquier parte de la costa gallega, veía un paisaje maravilloso, una puesta de sol o un amanecer y entonces te decías: «Qué preciosidad, me voy a fumar un pitillito», y así como en otras partes de España quien te viera diría: «Ya ves este bobainas, en plena naturaleza, respirando aire puro y va a contaminar todo fumando un cigarrillo», en Galicia es distinto.

En Galicia fumar tabaco de contrabando no contamina, forma parte del paisaje, como las nubes, el sol, las olas, las rías, los hórreos, la boina, la gaita, los encajes de Camariñas, el pulpo o los cachelos… es algo intrínseco a nuestra cultura.

Pero ahora, ahora no, ahora fumas un cigarrillo de contrabando y no es lo mismo, no tiene ese buqué, le falta ese toque gallego, ese punto en el que tras una caladas decías: «Este…. este este te digo yo que estuvo escondido cuatro o cinco meses en una playa Cambados. Este otro, ¿qué te juegas a que dos meses cerca de la isla de La Toja?; y este…, va, fácil, de Baiona». Y no fallabas.

Ahora te fumas un winston y no sabes ya ni quién es el contrabandista ni la familia, ni conoces sus hijos ni a sus nietos ni nada… un desastre. Y eso es muy pero que muy perjudicial para la salud porque antes sabías quién lo desembarcaba: Os Chiquiños, Os Peruleiros, Os Fandiños… familias de postín, preparadas, bien organizadas, entrañables, amigas de sus amigos… profesionales, en definitiva, joé que es lo que falta. ¿Pero ahora? ¿de dónde viene el tabaco de contrabando (por que lo sigue habiendo) de China, de Japón, de la India, de la franja de Cisjordania …. quién maneja el negocio Hachiki Nimiki, Oniki Nikoki…. dónde están empadronados esos tíos, dónde viven, dónde se toman el ribeiro o el pulpo… ?», no me jodas.

Y lo bonito que era ver pasar a los traficantes con las motoras cerca de la playa de La Lanzada a toda pastilla…. y la preparación que tenía la Guardia Civil del Mar persiguiéndolos a cualquier hora del día o de la noche, que ahora los ves despacito en la fueraborda que más que funcionarios parece que son veraneantes pescando al curricán, que es una vergüenza ver a si a las Fuerzas del Orden, hombre, que ya solo les falta ir con bermudas de florecillas y la Nivea.

Mira que éramos felices aquí en esta esquinita de España con nuestro tabaquiño de contrabando, con nuestros paquetes de winston, nuestros percebiños, necoriñas, sin molestar a nadie… y hala, por listillos…. droga dura, y eso que esos politiquillos de Madrid solo pasan aquí un mes que si los tenemos todo el año… hombre a ver si veraneáis en otro sitio, que para mí, cuando venís con los escoltas os pasáis de la raya.