La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘partidos’

Pues yo no tengo argumentos

martes, marzo 27th, 2012

A mí lo que más me sorprende de la gente, de mucha, no es que tenga opinión para todo (bueno eso también), sino los argumentos con los que desarrolla ese sentir, ese saber. No empero (ostras, mira que tenía ganas desde hace años escribir un día eso del no empero y no encontraba el momento. Queda como un poco ridículo ¿no?, pero bueno me hacía ilusión. No empero, no empero».

Pues eso, no empero, tú coges por ejemplo a un tipo el 3 de julio de 1988, a las siete y media de la tarde (sí, en Cuenca vale también por qué no… ) y le preguntas sobre la pena de muerte, y te suelta un carrete que te mata; pues vuelves a pillar al mismo tipo veinte años más tarde, el 4 de agosto del 2008, a la hora que sea, y le sacas a relucir el mismo tema… y alucinante, no se diferencia en nada de lo que te dijo, ni un ápice, ni un olígrafo. Igualito.

Y quien dice de la pena de muerte… pues del aborto, del machismo, del feminismo, del maltrato… de lo que sea. Pues yo no soy capaz, imposible. A mí, por ejemplo, me preguntas por la pena de muerte y lo máximo que alcanzo a decir es: «Hombre, no es plan» y no me digas cómo pero de ahí no hay quien me apee, no soy capaz de hilar tres palabras más.

A mí ya me gustaría soltar una teoría (pero reducida, no como el plasta ese sobre eso de la pena de muerte) y que el argumento fuera consistente y convenciera o, hasta voy más lejos, que incluso no convenciera, que me partieran la cara, da lo mismo, pero que al menos tuviera un fondo, un algo… pues nada, no hay forma. ¿Que qué opino de la pena de muerte? «hombre, no es plan», es que no me sale otra cosa.

No me digas que no es penoso, tanta agencia Efe, Reuters, Europa Press y France Press que tengo aquí en el periódico, tanto Internet y estudios de millones de especialistas… y lo único que se me ocurre decir es… «hombre, no es plan». Hasta he llegado a pensar que como dicen que solo utilizamos el 20% del cerebro a ver si lo que va a ocurrir es que yo al 80% restante lo pongo en funcionamiento de noche, de forma inconsciente (que a mí todo lo que sea inconsciente me va que no veas) y que por eso de ser periodista y acostumbrado a sintetizar, por la mañana todo un compendio del saber y del conocimiento lo reduzco a un «hombre, no es plan».

Yo es que si no es así, la verdad que otra cosa no se me ocurre y si lo que quiere la Ciencia es abrirme la testa y averiguar, por mí… con tal de que después la cosan y no se note… pero eso sí que los cirujanos al menos sean profesionales y no eso del Mir o sustituciones de fin de semana, no vaya a ser que se animen porque «como ya está abierto… » y que se pongan a hacer pruebas y pruebas, a improvisar y a lo bobo me maten porque eso de morir… no es que sea una pena, que yo no valgo mucho, pero, «hombre, no es plan».

La fusión de pueblos tiene su punto

miércoles, marzo 21st, 2012

(La fusión de los ayuntamientos de Oza de los Ríos y Cesuras y otras cosas)

Vamos a ver, para quien no lo sepa, Oza de los Ríos (La Coruña), el pueblo del que depende mi aldea se va a fusionar con el colindante, que es Cesuras: en total unos 6.000 habitantes. ¿Esto es bueno?, pues creo que es genial. La villa, al tener más población, recibirá más ayudas de  la Xunta de Galicia (ese sitio donde ellos disfrutan, nosotros pagamos y entonces ellos se xuntan); se racionalizarán mejor los servicios y, lo que es más importante, esto no afectará al ecosistema, entendiendo por tal la vaca marela, la pinta, unas mil gallinas que habrá en la zona, algún borriquillo, que también lo hay, y yo, que cada vez me siento más integrado, formando parte del paisaje cuando no duermo la siesta; o sea nunca. Y todo ello gracias al alcalde de Oza, Pablo González,  y al de Cesuras, Julián Lucas.

¿Alguna crítica?, pues dicen que para tal trascendente decisión, en la que casi todos están de acuerdo en el fondo, falló la forma porque no se hizo una consulta popular. Vale, que sí, que la verdad sería mejor hacerla, pero vamos a ver neniño, ¡¡¡ espabila ho !!!!… que somos españoles, que nos conocemos todos y esto no es tan sencillo.

Esto de la fusión es como un matrimonio; espera, no escapes, que solo es un artículo… Imagínate que tienes una novia y el primer día que la conoces se la presentas no a tus padres, sino a toda la familia, pero a toda. Pues a la pobrecilla solo le faltaría que la pusieran en una tarima y como en el siglo XIX  que le miraran los dientes para que al final oyeras «pues la veo yo… es que me da… », «es que yo la miro y no sé qué tiene en los ojos, tiene un algo ummm… », «la pena es que se manca», «es maja pero si no tuviera ese muñón… ». Vamos, que se hace así y no hay dios que se case en este país porque… «¿Pero quién dice que le falta una pierna, que tiene un muñón?», «¿¿¡¡¡ manca !!!?, ¿¡¡¡ pero de dónde quitáis que es manca !!!?», «pero joé, ¿¡¡¡ qué es lo que habéis visto por Diosssss !!!?, ¿¡¡¡ qué es lo que habéis vistooooooo !!!?», ¿¡¡¡ pero abuela, desde cuando os drogaiiiiiissssss, desde cuandoooooo !!!?».

Por eso esta decisión de unión, pese a no ser consultada, me parece bien  porque las ventajas son tan obvias… y es que además esta fusión va a ser mucho, cuasierótica diría yo porque al haber dos piscinas, una será para el verano y la otra para el invierno y además no va hacer falta que se cubra porque me huele que solo se utilizarán las duchas.

Y es que cuando los manantiales se sequen… te voy a centrar que yú eres de urbi et orbi. Tú que vives en la ciudad, imagínate que tu piso es el único del edificio que tiene agua; pues bueno, los primeros días nada, pero cuando veas a tus vecinos que rozan la infección que no sabes ya si tienen piel o cuero o si es una herida o una costra… pues a turnos todos a tu casa a pegarse un baño. Pues eso es lo que ocurrirá aquí cuando no haya agua, todo a ducharse a la piscina. «Hombre, no te reconocía, como nunca te vi en pelota picada… » «cajoenrós, que me olvidé el champú, me dejas… », «pero qué bestia, si esto es detergente… ».

Y luego, tal como somos… pues que alguien se olvida una toalla… pues la vas a devolver y como mínimo  escucharás «pues quédate a comer» y te quedas; «y quédate a dormir» y duermes; «pues que venga tu familia y pasáis el fin de semana», y viene, y… «oye, no os vais a ir, que hace un mes que estáis aquí… », y te vas. Y esto va a unir, a crear unos lazos de amistad y confianza…

Yo soy Pablo González, el alcalde de Oza, y Julián Lucas,  el de Cesuras, y lo primero hago cuando oficialmente se formalice esta unión es organizar una macrofiesta a la gallega, a saber: una cisterna de vino tinto, otra de vino blanco otra de fanta para lo peques y 7.000.000 kilos de churrasco. Y cuando ya todo el personal esté pedal y se vaya a casa…  aquí esta la clave de todo; ni consultas ni bobadas, un apagón eléctrico de mil bemoles durante toda la noche y vamos, tenemos aquí a los nueve meses en Oza-Cesuras un baby boom que  me río yo de la repoblación forestal. Es que ni agua para bautizos va a quedar, lo veo venir, pero con patucos, claro.

Rubalcaba, acaba, que me matas

lunes, julio 25th, 2011

Mira que no me gusta nada hablar de política, pero nada de nada ya que esto de la mafia no es lo mío porque te enfadas, te amargas, te mosqueas y te entran unos rebotes con esta gentuza… y además que al final puedes ir a la cárcel porque ellos… bueno, ellos, aunque roben.

Como digo, esto de la política no va conmigo porque a mi ser tonto la verdad no me importa, incluso tontísimo; pero tanto tanto como me quiere hacer Alfred Hitchcock Rubalcaba… Y es que Alfred es para mí es un misterio, un enigma, un expediente X, un personaje de Cuarto Milenio, una cara de Belmez aunque más cara que de Belmez. Mira que he conocido tipos pasados, pero no entiendo como una persona puede decir que va a cambiar a las cosas cuando llegue al Gobierno si ya está de facto en el Gobierno, es que eso es estar mal, muy mal, peor que yo.

Rubalcaba acabará conmigo, lo sé; y eso que me dijo el médico que , que destrozarme más el cerebro era imposible, que había llegado a unos límites y que no hay más allá; pues lo hay doctor, lo hay, porque este tío lo va a conseguir, ya verás como lo consigue y termino pidiendo medicación intensiva y no hay intravenosa ni gotero que me llegue.

Dice Rubalcaba, el que está en el Gobierno pero que por lo visto no sabe que está en el Gobierno (vamos, como para elegirlo. Ya sabéis que yo pido el voto nulo) que para crear empleo «por la vía rápida» va a pedir a los bancos y a las cajas que dediquen parte de sus beneficios a este cometido.

Y claro, como uno nació lelo, una pregunta que se me ocurre es: ¿Y por qué va a esperar a las elecciones y no lo hace ya mañana mediante decreto, que es a lo que están acostumbrados?. Y perdona alfred, que esto de pensar tiene estas cosas. ¿Y si no dicta un decreto porque no convence a Zapatero, que lo ve todos los días, que lo tiene ahí al lado, cómo va a pretender convencer a 46 millones de españoles que no lo conocemos?.

Yo de verdad que ya he pedido vez al doctor para una terapia intensiva, a ver si puede hacer algo porque este tío acaba conmigo, que a mi ser tonto no me importa, incluso tontísimo, pero tanto… va a ser que no.

PD._TODOS SON PATETICOS

Todos son patéticos, como Camps, porque el problema no es que haya admitido o no los trajes, sino que un tipo que representa al pueblo, con 5 millones de parados, se pasee con trajes de 2.000 euros

El niño Mariano y la niña Aguirre

lunes, enero 24th, 2011

Iba yo tranquilamente en el coche cuando oigo por la radio que un tal Mariano y una tal Aguirre quieren analizar ahora, mira por donde, ahora, las pensiones de los caravitalicios; ya sabes, los que con 11 años trabajando se jubilan con el 100% y tú y yo necesitamos morir para que hereden algo nuestros hijos.

Y tal bobada me pareció lo que decían, que entonces me pregunté si era el Día del Niño, el Día de la Infancia o de la Preadolescencia y que habían dejado los micrófonos al niño Mariano y a la niña Aguirre para que vivieran una experiencia radiofónica inolvidable: utilizar la cebolla esa para que hablaran, hablaran y hablaran. Ya sabes, eso de jornadas de puertas abiertas que tocas todo y no sabes nada.

Pensaba que esos niños, el Mariano y la Aguirre (que podrían ser también Ché Luis y Pajín) iban a decir que iban a denunciar la desigualdad, el morro que le echan y que nada de «analizar», sino ir al juzgado y con nombre y apellidos decirle al juez: «Mire, éstos son tan ladrones como nosotros, pero pido la atenuante de arrepentimiento espontáneo o incluso la eximente de trastorno mental transitorio y si uted tiene a bien… ».

Así que cambié de dial, y oye, en el otro, otra vez el niño Mariano y la niña Aguirre, un don de la ubicuidad total y, qué pena, en vez de un don una tara para decir la misma estupidez… Y así iba hacia casa cuando pensé: «Pero el marianillo este y la aguirrucha esa no habían aprobado ellos esa medida de las pensiones, será que ahora tienen miedo que llegan las elecciones… ».

Y te lo juro que aparqué el coche, seguro que mal para los aceitunos de la DGT, fumé un cigarrillo e hice lo que peor puedo hacer… pensar. Y, mira que hacía frío; pues aún así pensé a una velocidad que yo que creía que con las bajas temperaturas se te congelaban las ideas…. Pues no, por experiencia comprobé una situación curiosa. Haga el frío que haga, aunque estés a 170 bajo cero, cuando oyes una tontería sublime, además de las ideas se te calienta el cerebro, el pelo y la sangre porque… ¿para qué van a analizar las pensiones de los caravitalicios?

Y como ya estaba pensando… pues me dejé ir, que tengo esa tendencia, y mira por donde cavilé. «Pero, además de sus pensiones, ¿no será que lo que tengan que analizar son las nuestras porque tú y yo ganamos lo justo, pero ellos… para qué van a estudiar solo, y solo sus pensiones si con lo que ganan y sus chanchullos casi no las necesitan?».

Y ya estaba acabando el pitillo, cuando encendí otro; yo creo que ya no con el mechero, sino rozando un pelo, y seguí cavilando. «¿Y por qué no analizan las dietas que cobran por asistir a plenos, las ayudas por desplazamiento, el plus por acudir a una comisión, las comidas y cenas de trabajo, los viajes en tren, avión o barco, los gastos de alojamiento… ?, ¿por qué no analizan los tratos de favor en adjudicación de obras, de proyectos para empresas, de oposiciones aprobadas por amiguetes, las colocaciones a dedo en empresas públicas…?».

Así que tras cavilar y cavilar, tras pensar y pensar, me sentí pez; sí pez, no sé cual, si trucha o anguila, pero pez. Mira que vivo en el interior, en el campo, pues me sentí pez porque lo que decía el niño Mariano y la niña Aguirre me pareció así como un cebo para que pique. ¿Analizar las pensiones, solo las pensiones, y el resto?. Por suerte acabé el tabaco, que vi un letrero que ponía «Madrid» y por poco pongo rumbo allí y voy, que si voy, que tenía la sangre…


LO QUE GANAN ESTOS IMPRESENTABLES
(leer)