La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Niños’

Charla a unos escolares simpáticos, cariñosos y alegres

Lunes, abril 16th, 2012

Quién dijo que no hay niños maravillosos, pues yo los encontré; los estudiantes del Colegio Virxe do Monte (Cospeito-Lugo), donde el viernes pasado pronuncié una charla sobre cómo se hace un cuento infantil. Y tan contentos quedaron que no solamente me pidieron si podía quedarme y ser su profesor (vamos yo me apunto y doy aprobado general, pero como uno diga una mala contestación… van a estudiar como si estuvieran haciendo Notarías) sino que incluso me regalaron una pancarta, un cuento de Rodripico inventado por ellos y varios dibujos.

Y es que no solamente cuando sabes algo te apetece transmitirlo a otros, que es casi como una obligación porque si puedes ayudarles en su futuro pues mejor; sino que cuando esos otros ponen ojos como platos atendiendo a lo que hablas y les preguntas, responden e inventas con ellos y disfrutan… no se puede pedir más.

Y la verdad que muy bien lo tuvieron que pasar porque hubo un momento en que era el recreo, y el recreo… tío es el recreo, que no nos engañemos; así que cuando les dijes que iba a acabar porque venía eso, el recreo, dijeron que no, que siguiera contándoles cosas de cuentos. Incluso me inventé uno sobre la marcha para explicarles que un cuento debe contener aventura y una intriga para tener ganas de leerlo y cuando les relaté que Rodripico encontraba un papel en el suelo del nido, con unas marcas, o unas letras y que si eso si sería una clave secreta que había que descifrar para encontrar una gruta en una montaña y llegar por un estrecho pasadizo a un tesoro o si … estaban en tal tensión esperando a saber lo que era que por un momento pensé: «En la próxima charla me traigo un equipo médico, no les vaya a dar estos rapaciños un payá».

Y comprobé que lo pasaban bien cuando les hice un dibujo en el encerado para que vieran lo importante que es la expresión de los ojos y la boca. Y en esta última, en la boca, dibujé al muñeco protestando y entonces decidí hacer una prueba real y menos teoría y encerado: «¿Cómo grita un muñeco? Vamos a gritar todos. A la una a las dos y a las tres ¡¡¡¡ yaaaa!!!». Y fue tal grito el de los 30 niños que aún me retumban en los oídos, y auténtico también fue cuando al muñeco lo puse sonriendo y les dije que hicieran igual. Y si veis los caretos que ponían…. mucho, pero mucho mucho.

Y EL VIERNES… ¡¡¡ MAGIA !!!!!

¿Fue un éxito la charla? parece ser que sí; pero como les dije que hicieran comentarios a este artículo y que escribieran lo que quisieran… pues leeré lo que realmente opinan. Y ya puestos, pues le di una charla a los de 9 a 12 años sobre medios de comunicación.

Y ya más puestos, el próximo viernes, pues otra a los mayores sobre guiones de Radio, Teatro y Televisión y como ya solo quedan los peques de todos, y por no dejarlos sin nada ya que preguntaron «¿quién es el señor que escribe los cuentos?» y eso me llegó al alma… pues les haré dibujos y algún truco de magia (tendré que practicar que hace tiempo que no ensayo) y les regalaré caramelos, que seguro que les gusta, bastante más que la charla, seguro.

Total, que entre liada y liada, los algo más de 200 alumnos del Colegio Virxe do Monte tendrán su dosis de Guisande, que no sé si tendrá efectos colaterales en forma de desquicie, pero esperemos que no para que el Ayuntamiento no me considere persona non grata. Y si los escolares fueron geniales, no menos los profes, que me colmaron de atenciones, aunque pronto descubrieron que yo, la verdad, no necesito nada, solamente lo que me dieron: Cariño

PD._ Adviértase en la foto la profesionalidad de mago con las mangas remangadas en plan: «Nada por aquí, nada por allá».

Y como el niño quiere hacer deporte….

Viernes, noviembre 18th, 2011

Esto de que los niños hagan deporte es maravilloso. Vas con ellos a un pabellón de deportes y ves a los padres con una pasión, con un entusiasmo, una intesidad… uno leyendo el periódico, el otro haciendo el crucigrama, otro con una novela, otro jugando con el móvil y uno, siempre hay uno, a gritos animando al equipo del imberbe, que hasta te da ganas de decirle: «¡¡¡ Pero hombre, por favor, no grite tanto que hay gente durmiendo… !!!»; vamos, un placer, abrigado hasta las orejas y echando vaho.

Y claro, como los partidos suelen ser por la mañana, allí en el pabellón ves a la gente que se sienta y que a los cinco minutos, ni uno más ni uno menos, se levanta porque se le queda helado el culo al contacto con el hormigón; y entonces, el que tiene periódico lo pone bajo sus posaderas y a ti (como eres periodista) te da un dolor… porque te da ganas de acercarte a él sigilosamente y susurrarle al oído: «Perdone, ¿podría quitar de su analgamen la página 24, que allí estoy yo, que he firmado un artículo y me está más que estrujando?».

Yo por suerte los llevo al pabellón de deportes; pero hay otros que como al niño le encanta el fútbol grande o el rugby… pues al aire libre, tiritando de frío, con el paraguas en una mano y de vez en cuando metiéndose en el coche para poner la calefacción y que le circule la sangre, que La Coruña, aunque no es Burgos, cuando pega pega, y sobre todo por el viento, que son auténticas bofetadas.

Y en esto del deporte la verdad que es una pena que nuestros hijos se dediquen por estas disciplinas mayoritarias como el baloncesto, el fútbol sala o el voleibol. A mí me encantaría estar en cama, que sobre las nueve o diez se me acercara uno de los retoños y me dijera en voz bajita, pero muy bajita: «Papá, que me voy a Vigo y vuelvo en tres horas, que estoy entrenando para la maratón». Y según los oyes, para no descentrarlo, claro, responderle: «Muy bien hijo, muy bien, y no fuerces, que sin cuatro no importa. Ah, y no te olvides del tabaco». Pues no, baloncesto y con el culo tieso, anda que…

Eso de estar de rodríguez, como yo

Viernes, agosto 26th, 2011

Estos días estoy de rodríguez, que para mi mujer, como es de Estados Unidos, de la tribu sioux, será estar de Mackein o más bien de Gerónimo, supongo, que en esto no me meto, no vaya a ser que se líen las cosas y me corte la cabellera, que se empieza por un no sé qué que no te entendí y lo terminas entiendo todo, pero de esa manera, ya sabes.

El caso es que cuando te quedas de rodríguez descubres muchas cosas; como, por ejemplo, que la casa, pues oye, es bastante grande y que en el salón… si lo aprovechas un poco, como en la gimnasia, en la modalidad de suelo, si te empatas, das unas volteretas por el aire y en medio del vacío saludas con una mano o con las dos y caes con un picado carpado… impresionante.

Además, cuando estás de rodríguez confirmas lo que hace mucho tiempo venía sospechando, que dándole al interruptor que hay en la pared se apaga la luz esa que los niños por lo visto no saben cómo hacer. ¿Y cómo sé que es así? Pues porque fui adonde está la clavija y, para asegurarme, le di para un lado, la encendí, le di para el otro, se apagó y, cuando ya iba por la comprobación 4.789… no me quedó duda, en efecto, se puede apagar, no falla.

Sin embargo, a mí lo que más me sorprende en esto de quedarse de rodríguez es cuando te llama tu mujer por teléfono para decirte que en la nevera ha dejado comida. Si te soy sincero, fue oír eso cuando, la verdad, estuve a punto de darle las gracias por haberla dejado en el frigo y no en un platillo en el suelo junto a otro con agua, y entonces dudé de si estoy de rodríguez o de Lucas. ¿Que quién es Lucas?, mi perro.

Esas comidas familiares

Martes, julio 19th, 2011

Cuando llega el verano siempre hay uno que organiza una comida familiar. Te llaman a casa y te dicen: «Oye, que Juan quiere que nos reunamos y… ». Y tú dices que sí, que vale, y tal cual respondes te preguntas: «¿Y quién es ese Juan… ?». Y entonces descubre que hay una palabra que se llama «concuñado», que suena así como a que sin quererlo te llevas el marrón de todos por la cara. Es que además le va… Ejemplo: «¿Quién tuvo la culpa?», y ahora viene la palabreja con aire de desprecio «pues el concuñado ese, quién va a ser… el concuñado», vamos más claro… concuñado

Y cuando vas a la comida, hay cosas que no fallan; el primito o sobrinito de cuatro años que no para de liarla, la jovencita con su móvil hablando con el novio en una esquina, su padre criticando el escote de la criatura y la abuela que repite por enésima vez desde 1566 que no va a volver a vernos juntos. Y entonces, con una desgana, pero una desgana tal que hasta parece que quieres que se muera pero ya, todos a una: «¡¡¡ Nooooo !!!!».

Y tú piensas, «¿la última vez que nos va a ver… ?. Si esta tía vive que no veas; que en verano va a un balneario, en invierno al sur porque el clima del norte para los huesos, y de vez en cuando juega a la ruleta en un casino de no sé donde. ¿Morir esta… ?».

Y claro, tú te callas por respeto, que a los mayores siempre hay que tenérselo, digan lo que digan, pero realmente de lo que estás convencido es de que quien no la va a volver a ella y al resto a lo mejor vas a ser justo tú, porque entre el estrés del trabajo, unos hijos en la preadolescencia y la hipoteca…

¡¡¡ Anda con la abuela !!!, porque será el tiempo quien lo haga, pero que un día jugando a la ruleta salte la bolita esa blanca por el aire y que ella al mirarla con esas gafas de la segunda guerra mundial se la trague y se atragante… es que que es pensarlo y te da una ganas de invitarla al Casino de La Toja…

«Papá, ¿puede quedarse a dormir?»

Viernes, mayo 6th, 2011

(situaciones inherente al cargo de cabeza de familia)

Te lo juro que llegué a pensar que había niños abandonados, que mi casa era una ONG o un centro misionero, yo el Padre Guisande (con sobrina, claro) y que me ocultaban una cruda realidad porque saben de sobra que si ando triste no estoy para escribir cosas de humor. Y todo esto lo cavilaba porque una semana sí y otra también mis hijos me dicen: «¿Pueden Juan y Luisa quedarse a dormir?».

Y era decirles que sí, y oye; o yo soy muy despistado o estos tíos muy listos, porque para mí que no pasaban ni cinco minutos y ya habían tomado la casa con sus bolsas de deportes, repartido las literas y organizado el día… no, si yo sé que el mundo va muy deprisa pero tanto…

Yo no digo nada; pero me he visto hablando por teléfono con más padres y madres… que al final es que me lío y llamo a uno y me dice que no, que su hija no está en mi casa, que está en la suya, que esa Luisa de la que le hablo es otra Luisa, también compañera de clase de mi hija, y a este paso me da que mis hijos se van a quedar sin amigos y que nunca más volverán de finde porque… ¿te imaginas que alguien te llama para decirte que si puedes dejar a tu hijo en su casa y contestarle que tu hijo no está en su casa, que está contigo tranquilamente viendo la tele, y que por cierto el Dépor gana 1-0?, ¿qué clase de persona, de padre, de ser humano, de cabeza (si la tiene) de familia es la que no sabe ni a quién tiene en casa?, ¿dejarías a tu hijo pasar una noche con esa gente a la que, además, solo conoces por teléfono?.

Yo en principio no; pero claro, si le explico al padre que esto más que una casa los fines de semana parece el metro, que entra y sale uno y luego otro… y que ya no sabes bien quien es el que viene de visita o el que se queda a dormir… porque claro, no vas a llevar un registro y que cuando llegue uno le digas: «Bienvenido joven, ¿se llama usted?. ¿de visita o a dormir, acompañado o solo, cama individual o doble?. ¡¡ Ah, bien !! tome, habitación 3, al fondo a la derecha. Por cierto, no se olvide, que el desayuno lo servimos a las 10».

Distintos
Es que además, los niños de ahora son distintos. Tú antes preguntabas a tu padre o a tu madre si te dejaban ir dormir a la casa de un amigo porque éste previamente se lo había dicho a su padre y éste te llamaba y lo normal era que lo dejaras. Ahora te dicen que si Juanito si se puede quedar a dormir pero el angelito no se lo ha dicho a sus padres, con lo cual te ves llamando a familias y más familias como si tu tuvieras un interés bárbaro en que el chaval se quedara.

Y entonces, cuando no te confundes de crío, pues le dices al padre lo clásico: que lo deje, que es bueno que los niños se conozcan, que se interrelacionen, que además en el campo están aire libre, que hace buen tiempo, que no hay ningún peligro, que son muy amigos… Vamos, acabas de conocer a un chicuelo que se llama Juanito y solo te falta decirle al padre que le tienes un cariño loco y que es el hijo que siempre añoraste tener. Le pones una ternura al asunto sin comerlo ni beberlo… cuando la realidad es que hay días que te sobran todos…

Si a mí, la verdad, en el fondo, que se queden a dormir no me importa; lo que no entiendo es que se queden a dormir y no duerman y en cuanto te despistas te encuentres a uno con un pie en la boca de otro o con la mano como si se la quisiera meter en la oreja o arrancarle los ojos e incluso alguno tirado en un sofá con la cabeza colgando. Y te ves acarreando niños de aquí para allá que aquello, porque nos conocen, te lo juro que nos conocen, pero que visto desde fuera… vamos, yo observo desde fuera a un tío portando niños al hombro de aquí para allá como si fueran fardos y entro a saco con fuego cruzado y con la sioux lanzando flechas y con el cuchillo entre los dientes a cortar cabelleras, vamos que si entro… que no me conozco yo si le hacen algo a un niño… incluso a mí…

And the winner is… ¡¡¡¡ Rodribico !!!!

Domingo, marzo 13th, 2011

¡¡¡ Increíble !!!, ¡¡¡ increíble !!!, fue increíble, ganó Rodribico. Sí, el pajarillo que estaba seguro que tenía que ser así, de esa forma y no de otra manera, con esa carilla, delgaducho y larguirucho, cariñoso e inocente, aventurero y con ganas de aprender cosas de la vida ganó el premio al cuento (5 libros) mejor ilustrado de Galicia, que todos los años convoca la Asociación Galega de Editores.

De los casi 300 libros que anualmente se publican en la comunidad autónoma para el público infantil, al final quedaron cuatro y… alucinante, ganó nuestro (tuyo también) Rodribico, de Baía Edicións, cuya directora Belén López Vázquez confió plenamente en nosotros y a la que ya le hemos dicho que hay que traducirlos al castellano y lo va a hacer.

Y el héroe, el no va más del dibujo en Galicia y 3/4 de España, el ilustrador de ilustradores, el crack de los crack, el genio de los genios es… Xosé Tomás, que supo ver, interpretar el libro y plasmar las escenas a la perfección. Y aquí os dejo algunos dibujos de Rodribico. Gracias a vosotros, siempre.

rodri5

rodri21

rodri2

Al personal se le va la pinza

Jueves, noviembre 4th, 2010

Cuando el personal habla del Futuro, la verdad que se le va la olla, pero mucho mucho; empiezan con un descerebre, con un despince mental que no hay quien los pare. Y así, por ejemplo, dicen que dentro de unos años no hará falta viajar, que estarás en casa, te tomarás una pastilla que pone San Sebastián de los Reyes y sentado frente al televisor… pues como si estuvieras allí, en 3 dimensiones, aunque allí justo no estés porque lo que tú querías era estar en el otro San Sebastián, sin Reyes, y mirando el mar en la playa de La Concha en una tumbona pero como la pastilla de la de Reyes era más barata… pues nada, qué le vas a hacer, a ver la sierra y olvídate de Donosti, de darte un baño virtual y de comerte pinchos norteños con un buen vinillo.

Hasta hay quien dice, en esto de lo que nos viene encima, que en el futuro no habrá problemas de vivienda porque en una habitación de 14 o 17 metros cuadrados podrán dormir hasta 9 o 12 personas porque ya para entonces no habrá camas, sino que el personal sobará levitando, en el aire, separado entre sí por unos 7 centímetros… increíble esto del futuro y lo que da de sí una mollera cuando se pone a discurrir.

Pero por mucho que se diga de lo que vamos a ver y vivir en la próxima década, siempre que se habla del futuro hay algo que no falla: la ingeniería genética; sino se habla de la ingeniería genética joé es como si no hablaras del futuro. La ingeniería genética es fundamental cuando se habla del futuro aunque no tengas muy claro de que va incluso aunque ni sepas lo que es. Da lo mismo, te lo inventas, pero sin ingeniería genética en una conversación el que no tiene futuro eres tú.

A mí esto de la ingeniería genética me tiene alucinado porque cuando hablan de ella ya no se trata de ir a un hospital y decir: «Mire, me pone un niño de ojos azules, un poco rasgados ¿sabe?, pelo rizado y alto… que voy a la compra y a la vuelta lo recojo». No, según quienes hablan del futuro podrás pedir que sepa la repera en matemáticas, que pinte, que haga escultura o natación sincronizada aunque sea hijo único y él solo… menos asegurarte que el chaval te traiga todos los meses un par de nóminas a casa… lo que quieras, pide pide que se te dará.

Y es que la ingeniería genética, según lo que escucho, va a ser alucinante. Por ejemplo, tienes 40 años y has encontrado en casa unos zapatos de cuando tenía 15 y están nuevos… pues nada, en el futuro, claro, vas a la calle y en cualquier esquina encontrarás una cabina de ingeniería genética, te dan un pinchazo en el pie, y de repente pasas de calzar un 42 a un 30 y te pones lo zapatos que encontraste porque te sale más barato un pinchazo genético que comprarte unos botines nuevos del 42.

Y como eso todo. ¿Qué has encontrado un jersey nuevo de cuando hiciste la primera comunión? Pues otro pinchazo y del 1,80 bajas en segundos a 1,40 y te lo pones y nadie se extrañará porque todos harán lo mismo, a pinchazo limpio por la vida con tal de ahorrar y todo gracias… sí, a eso, a la ingeniería genética, flipante.

Claro que esto del Futuro, con o sin ingeniería genética, es un problema porque cuando yo tenía unos 10 años recuerdo que me decían que en el año 2000 ya no habría coches, que iríamos de un lado a otro por el aire en aparatos voladores, que no haría falta comer, que todo serían pastillitas que… pues mira lo que es la vida, ya llevamos diez años más del 2000 y acabo de aparcar el coche, de apagar el limpiaparabrisas, ese artilugio tan rústico que hace sobre el cristal flisss flasss, flisss flasss y no sigo escribiendo que son las dos y media de la tarde, tengo un hambre que me muero y voy a tomar una paella; sí, la de siempre, claro, la del arrocillo amarillo, la del mejilloncito y la maqueta de marisco. Cómo ¿¡¡¡ paella en pastillas !!!? Si hombre, en unos años, con la ingeniería genética.

En verano lo mejor es no veranear

Domingo, octubre 10th, 2010

Mientras paseo con paraguas, me embarro los zapatos en la finca, se me empapan las gafas y mi ropa chorrea estoy pensando no sé porqué que éste debería ser el último artículo que escriba sobre el verano, y es que además como que noto una vocecilla que viene de no sé dónde que dice: «el plasta de Guisande no se entera, que aún está con la historia de cuando tomó unos mejillones en una terraza, se puso el bañador, se meció en el mar y… anda Guisandiño, no des ya la vara, déjate de mecerte, de meces y memeces y escribe algo normal, que estás que no estás, que ya sé que en este mundo tiene que haber de todo pero es que lo tuyo…. o sea lo mío… » y va a tener razón ese susurrillo, chafsss (dios qué charco).

La verdad que también, joé con esto del subconsciente y la rayada esa del Freud… vale, el último sobre el verano. Pues bueno; cuando llega el verano, si tienes muchos parientes (porque fusilarlos no te dejan) lo mejor es no veranear y, a poder ser, si estás vivo morirte y si no mueres residir en Cuenca, Toledo, Segovia o Ciudad Real Madrid….. o cualquiera del interior porque a ver quién es el chulo que se desplaza a tu casa para pasar unos días con 40 grados a la sombra sin tocar el agua y con un par de infantes con el flota en la mano diciendo: «Quiero ir a la playa, quiero ir a la playa, quiero ir a la playa».

Y es que como cojas una casa para el verano… Tú coges una casa para el verano y más que una casa lo que has cogido es un almacén de seres humanos. Allí, misteriosamente, de un día para otro se dan cita sin ser invitados, tus primos, tus sobrinos, cuñados, concuñados, suegro, nuera, un tipo con el que estudiaste el bachillerato hace 25 años o más que dice llamarse Eladio… y todos te quieren; eso sí, un amor infinito mientras también precisamente tú miras al infinito pensando en si alguno se va, que no se va, qué se va a ir… bo. Va a cambiar ahora la playa, la terracita, la cervecita y los boquerones por hacer alpinismo escalando una chorrada de roca en Huesca, sudando y liándose con los arneses esos de colores, venga, no jodas.

Yo sospecho que las inmobiliarias, con esto de la crisis, cuando alguien alquila un piso en la costa, en cuanto le das el nombre entran en un fichero, contactan con todos tus amigos, les cobran una comisión, les dan tu teléfono, la dirección y ¡¡¡ hala !!!, a intentar pasar unos días por la cara a ver si cuela.

Y por lo general cuela porque llegan a tu casa con tres niños (que dicen que son sus hijos, pero que no me extrañaría que los alquilasen para la ocasión porque no se parecen en nada) y cómo los vas a dejar en la calle… que pasen hombre que pasen, total, entre 30 personas más ni se va a notar porque salvo que venga Sanidad o Emigración…

Y así pasas las vacaciones, sin dormir porque te despiertan, sin tranquilidad porque los niños gritan, como si estuvieras en una disco porque suenan diez móviles cada una con su melodía, sin tocar la playa porque si vas es como hacer una peregrinación al Rocío pero sin fe.

Y así, a la semana, ya te has hecho amigo del farmacéutico; pero no porque te caiga bien, ni porque no sepas qué hacer, sino para explicarles que no te drogas, sino que tu casa es como el Clínico, en al que todo dios le duele algo.

Pero como no hay sufrimiento ni angustia que dure, cuando ya estás desesperado, pensando incluso en empezar a trabajar y recuerdas lo bien que estás frente al ordenador haciendo una noticia o incluso cavando en la N-VI, un día alguien dice que se va y entonces… bueno, entonces te lo juro que te entra un subidón… en segundos cuentas cuántos van a desaparecer de una tacada y cuando los despides en la puerta de casa, de verdad que miras al cielo, por la mente se te pasa todo el santoral, todas las estampitas que te dieron de niño, cruzas los dedos y piensas: «Por dios por dios, por lo que más quieras, que no le falle ahora el coche, que no le falle».

CONCURSO Y EXPOSICION DE PINTURA DE MARIOLA HEREDERO
Quedan dos semana para que termine el concurso Bitácoras.com. Este es el enlace para votar, pero creo que hay que registrarse http://bitacoras.com/premios10/votar

Por otra parte, una amiga del blog y excelente pintora, pues ha mostrado sus obras en diversos países de Europa y Estados Unidos, Mariola Heredero expone en el Casino del Atlántico, en La Coruña, del 13 de octubre al 2 de noviembre. Domingos festivos de 8 de la tarde a 3 de la madrugada. Para entrar es preciso DNI o pasaporte al tratarse de un casino de juego.

Lo de Rodribico fue mucho

Viernes, agosto 6th, 2010

Como se suele decir cuando alguien ha asistido a un acto en el que él no estuvo, en este caso a la presentación de los cuentos de Rodribico en La Coruña… «cuéntame lo todo, cuen-ta-me-lo- to-do». Pues todo todo, más o menos, te lo voy a relatar porque por momentos he vivido inmerso en la ciencia-ficción.

Y ese «todo» empezó hace varias semanas, cuando mis colegas de radio, televisión y prensa me inundaron materialmente con llamadas para que no me preocupara, que le darían publicidad al asunto este del pajaruelo, que para eso están los amigos. Y que si le dieron publicidad; de un día para otro me encontré saliendo por las ondas hercianas, recibiendo más llamadas que Obama y mis vecinos de la aldea, como si estuviéramos en guerra, conectando la radio y buscando el dial un día en una emisora y otro en otra para dar con el enemigo; o sea yo.

Pero claro, uno, el asunto de escribir lo lleva bien; lo de la radio lo he superado; la TV es un marrón y lo de hablar en público… mi cruz. Y es raro, porque no entiendo con lo extrovertido que soy como me bloqueo, pero para animarme me decía: «Esto es el primer paso hacia el Nobel». Dios, que noble soy y, sobre todo, qué parvo. Cinco libritos y ya con estos aires, que con apenas 70 kilos un vientecillo me desnuca sin caer al suelo.

Total, que allá fui a la presentación fumando cientos de cigarrillos, mascando el filtro como si fuera chicle, echando humo por las orejas como una vaporeta, con sudores sin tener frío, con escalofríos sin tener calor, tembloroso sin tener parkinson y en blanco sin tener alzheimer. Y por momentos no sabía muy bien si iba a presentar un libro o me había retrotraído en el tiempo con la historia esa de la memoria histórica e iba a directo pero directo al paredón.

A medida que me acercaba a la carpa donde tenía que hablar notaba las pisadas, cómo mi mujer la sioux me agarraba de la mano y tiraba de mí como cuando con 3 años me llevaban al cole, y hasta hubo momentos que levité y descubrí que en un minuto andas la tira porque en un plis plas ya estaba en la carpa.

Y al llegar, en segundos, amigos que me saludan, otras personas que me felicitan y otros que me miran. Y yo allí, solo ante el peligro, porque aunque estés con quien sea, realmente estás tú solo, soliño, pero que muy soliño. Y como soy gallego y esto de la soledad lo llevamos muy mal, con mis ojillos y la mente perdida miraba al infinito mientras tres cadenas de televisión me iban a inmortalizar, y nunca mejor dicho porque estaba a punto de patearla allí mismo y convertir Rodribico en un best seller a título póstumo, pero best seller porque moría, no por otra cosa, claro.

Y ya veía yo al día siguiente una marea de jóvenes contratados por la editorial en plan años veinte recorriendo las calles de España gritando libro en mano: «¡¡¡ Compre, compre !!!. ¡¡¡ Los cuentos del único autor que murió en la presentación !!!, ¡¡¡¡ compre compre !!!!. ¡¡¡ Y con el libro, la grabación de la única palabra que pronunció. Compre compre !!!». Y como dicen que hay mucha envidia, pues los de la competencia periodística en grandes titulares: «El imbécil de Guisande muere al presentar un cuento impresentable».

Y como los periodistas somos así, pues la CBS, otro tanto: «El español que murió al presentar el libro, casado con una de Ohio». Y como el mundo es un disparate y hay mucho político aprovechado, pues: «Creada una comisión del Ministerio de Educación para estudiar la obra del difunto Manuel Guisande», y luego… «el presidente de la comisión dimite por el trabajo ímprobo y pide que se aumente en 5.000 más sus ayudantes que los 2.779 que tiene no le llegan».

Y entonces amplían la Facultad de Historia para acoger la obra del fiambre de Manuel Guisande y …. «Dos obreros muertos al caer de un andamio en la construcción de la ampliación mientras leían las aventuras de Rodribico» y aprovechando tal luctuoso acontecimiento y coyuntura, un tal Afgerson Green que publica el libro: «Manuel Guisande, el escritor maldito». Y… y en estos callados en interminables soliloquios me hallaba inmerso cuando escuché: «Y ahora cedo la palabra a Manuel Guisande».

Y te lo juro que estuve por decirle: «No hombre, no; por Dios, quédese usted con ella buen hombre, que seguro que usted…». Y hablé un poquillo, lo justiño; paro después, junto con Xosé Tomás (un genio de la ilustración) leer un cuento y que él fuera haciendo los dibujos sobre un tablero.

Así que para animar a los niños, para que vieran cómo se crean los personajes, hicimos que se acercaran a la mesa presidencial, que se sentaran en el suelo y les expliqué que para empezar a escribir un cuento hay que tener como mínimo una idea. Entonces con una pequeñita linterna que llevaba oculta en la mano, me puse cabizbajo en actitud pensativa y, al encender la luz, se produjo un griterío de los niños diciendo: «¡¡¡¡¡ La idea, la idea !!!!!; pero para que vieran que no siempre lo primero que se te viene a la mente es lo bueno, la luz se fue apagando de forma intermitente mientras veía sus ojuelos y la boca abierta.

Así que les comenté que tenía que volver a pensar y. de repente…. ¡¡¡¡ La luz!!!!. Y fue ver los niños la luz y de nuevo un griterío que no veas: «¡¡¡¡ La idea, la idea, la idea !!!!». Y tras acabar el cuento…. a firmar los libros, y fueron tantos los que firmamos que además de agotarse todos los que había en la Feria (unos 300) tuvimos que abandonar la carpa donde se hizo la presentación y hacer las dedicatorias en los bancos de los jardines para dejar la instalación al siguiente escritor…. y, así, queridos amiguitos, como lo que presenté fueron cuentecitos… colorín coloradito este artículo está acabadito. Gracias.

Rodribico ya está en las librerías

Miércoles, julio 21st, 2010

rodri2

Pues finalmente, los primeros cinco cuentos (cinco libros) de Rodribico, de la serie de 10 que va a publicar Baía Edicións, ya están en las librerías gallegas. Y claro, ahora solo falta que el pajaruelo salga de las estanterías y que vuele por las casas de muchos, muchos niños y que los hagan feliz felices como una perdiz, perdices.

Para ello, la editorial ha hecho un gran esfuerzo para que salgan a un precio económico (que están los tiempos…) y cada uno cuesta 6,95 euros. ¿Qué son 6,95 euros? Pues vamos a ver, dos paquetes de tabaco, tres cervezas, cuatro cafés, 7 barras de pan con miga…. va, ná de ná., y si os parece mucho, los fotocopiais, va a ser ahora eso un problema….que le den viento a la SGAE, que más que autores son copiadores… bo. Y para los que no viven en Galicia ¿dónde los pueden comprar? Pues esta es la dirección electrónica de la editorial http://www.baiaedicions.net/castellano/infantil-xuvenil/rodribico.html
Y el 5 de agosto, a las siete de la tarde, en la carpa central, en los jardines de Méndez Núñez (La Coruña), en el marco de la Feria del Libro de A Coruña, mi colega Xosé Tomás, que es coautor e ilustrador de los cuentos (unos dibujos geniales) vamos a firmar libros tras la presentación que correrá a cargo del caricaturista Siro López. Y fue decirle esto a mis hijas, que iba a firmar los libros, y la respuesta fue: «Papá, eres famoso». Pues no queridas hijas Alejandra y Victoria, no; papá de famoso nada, sigue siendo eso, lo más importante, «PAPA», y vosotras mi vida, lo que más quiero, aunque también quiero a Noé y a Christopher Cameron.

Pues eso, amigos de mi-tu-nuestro blog, ahora vamos a hacer una traducción al inglés para contactar con el Departamento de Educación del Estado de Ohio, a ver si hacemos las américas y si no es así, gracias a vosotros siempre, de todo corazón. El día 5, a las 7 de la tarde OS ESPERO en los jardines de Méndez Núñez, , en unos días.

EXPOSICIÓN DE MIGUEL CAMARERO EN A CORUÑA

Un buen, pero muy buen amigo y excelente pintor Miguel Camarero, expone del 28 de julio hasta el 7 de septiembre, de 20 horas 05 horas en la sala de exposiciones del Casino del Atlántico. Miguel Camarero se dedica especialmente a las marinas y está considerado como uno de los mejores pintores gallegos. Así que hacéis una jornada cultural completa el 5 de agosto, vais a la presentación del libro y luego al Casino. Nos os olvidéis que para entrar en la sala de exposiciones del Casino os pedirán el DNI