La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘lugo’

Charla a unos escolares simpáticos, cariñosos y alegres

lunes, abril 16th, 2012

Quién dijo que no hay niños maravillosos, pues yo los encontré; los estudiantes del Colegio Virxe do Monte (Cospeito-Lugo), donde el viernes pasado pronuncié una charla sobre cómo se hace un cuento infantil. Y tan contentos quedaron que no solamente me pidieron si podía quedarme y ser su profesor (vamos yo me apunto y doy aprobado general, pero como uno diga una mala contestación… van a estudiar como si estuvieran haciendo Notarías) sino que incluso me regalaron una pancarta, un cuento de Rodripico inventado por ellos y varios dibujos.

Y es que no solamente cuando sabes algo te apetece transmitirlo a otros, que es casi como una obligación porque si puedes ayudarles en su futuro pues mejor; sino que cuando esos otros ponen ojos como platos atendiendo a lo que hablas y les preguntas, responden e inventas con ellos y disfrutan… no se puede pedir más.

Y la verdad que muy bien lo tuvieron que pasar porque hubo un momento en que era el recreo, y el recreo… tío es el recreo, que no nos engañemos; así que cuando les dijes que iba a acabar porque venía eso, el recreo, dijeron que no, que siguiera contándoles cosas de cuentos. Incluso me inventé uno sobre la marcha para explicarles que un cuento debe contener aventura y una intriga para tener ganas de leerlo y cuando les relaté que Rodripico encontraba un papel en el suelo del nido, con unas marcas, o unas letras y que si eso si sería una clave secreta que había que descifrar para encontrar una gruta en una montaña y llegar por un estrecho pasadizo a un tesoro o si … estaban en tal tensión esperando a saber lo que era que por un momento pensé: «En la próxima charla me traigo un equipo médico, no les vaya a dar estos rapaciños un payá».

Y comprobé que lo pasaban bien cuando les hice un dibujo en el encerado para que vieran lo importante que es la expresión de los ojos y la boca. Y en esta última, en la boca, dibujé al muñeco protestando y entonces decidí hacer una prueba real y menos teoría y encerado: «¿Cómo grita un muñeco? Vamos a gritar todos. A la una a las dos y a las tres ¡¡¡¡ yaaaa!!!». Y fue tal grito el de los 30 niños que aún me retumban en los oídos, y auténtico también fue cuando al muñeco lo puse sonriendo y les dije que hicieran igual. Y si veis los caretos que ponían…. mucho, pero mucho mucho.

Y EL VIERNES… ¡¡¡ MAGIA !!!!!

¿Fue un éxito la charla? parece ser que sí; pero como les dije que hicieran comentarios a este artículo y que escribieran lo que quisieran… pues leeré lo que realmente opinan. Y ya puestos, pues le di una charla a los de 9 a 12 años sobre medios de comunicación.

Y ya más puestos, el próximo viernes, pues otra a los mayores sobre guiones de Radio, Teatro y Televisión y como ya solo quedan los peques de todos, y por no dejarlos sin nada ya que preguntaron «¿quién es el señor que escribe los cuentos?» y eso me llegó al alma… pues les haré dibujos y algún truco de magia (tendré que practicar que hace tiempo que no ensayo) y les regalaré caramelos, que seguro que les gusta, bastante más que la charla, seguro.

Total, que entre liada y liada, los algo más de 200 alumnos del Colegio Virxe do Monte tendrán su dosis de Guisande, que no sé si tendrá efectos colaterales en forma de desquicie, pero esperemos que no para que el Ayuntamiento no me considere persona non grata. Y si los escolares fueron geniales, no menos los profes, que me colmaron de atenciones, aunque pronto descubrieron que yo, la verdad, no necesito nada, solamente lo que me dieron: Cariño

PD._ Adviértase en la foto la profesionalidad de mago con las mangas remangadas en plan: «Nada por aquí, nada por allá».

«No es por sintetizar, es que no sé más»

miércoles, diciembre 16th, 2009

La ponencia, ¿que cómo fue? Pues minutos antes de que subiera al estrado ante unas cien personas estaba bastante nervioso, taquicárdico diría yo. De verdad que no sé como sube el colesterol; pero cómo el estómago llega hasta el pelo te hace un flequillo o la raya al medio, te saluda y te dice «Hola duodeno» y vuelve a su lugar, sí, lo viví.

¿Sabes esas tomas televisivas de la entrega de los Oscar en las que se ven a los candidatos con sus respectivas mujeres que le aprietan la mano y están en tensión?; pues yo peor porque el tío ese, que además es actor, va al escenario, le dan una estatuilla, dice no sé que del grupo, de sus compañeros, un saludo a su madre Rosanne Donowan, que vive en Chicago Distrit 1.525 y se va; pero yo tenía que hablar, sí hablar, y lo peor es que pensaba que eran 20 minutos y al llegar me entero que eran ¡¡¡¡ 30 !!!!.

Por eso, cuando iba por el 17, que más que una ponencia parecía una contrarreloj, tenía tres opciones: Hablar del futuro de la Red y cómo saben los mejillones en salsa verde, fugarme o sentenciar; y así fue, dicho y hecho; tras contarles unas anécdotas (sobre jueces y magistrados) les espeté: «No es por sintetizar, es que no sé mas», lo que provocó alguna carcajada para luego seguir con un turno de preguntas.

¿Y de que hablé? Pues como me había presentado diciendo que no sabía muy bien qué hacía sobre la tarima, y que lo normal era que ellos estuvieran aquí porque dominaban el tema y que yo fuera el público, para aprender…. sin el más mínimo rubor les dije que de la Blogosfera… «ni Ikea y tanto es así –continué- que en el programa que tenéis en las manos dice que entre los asistente se sorteará un notebook, y al leerlo lo primero que pensé fue “cómo se pasan en Lugo que sortean book de cerveza”, aunque después me enteré -dije- que se trataba de un ordenador».

Y claro, cuando uno empieza así una ponencia, con la nulidad por bandera, el absurdo por mástil, y la estupidez por patria, puede pasar de todo; que conectes con el público o que la organización te desconecte el micro y te diga: «Pero hombre, que usted sepa poco, vale; pero decirlo….», pero como el personal se lo tomó a bien, seguí hablando (la parte seria viene en este enlace http://www.lavozdegalicia.es/lugo/2009/12/12/0003_8165857.htm). ¿Que si lo hice bien? Para la sioux, very wonderful (maravilloso), pero claro hay que entenderla porque es mi mujer; para Gelito mi vecino (si estuviera) cajo en ros o bordaches que nin diola; y en mi opinión, digamos que salí airoso del trance porque la verdad, esto de hablar en público es la reoca y más cuando encadenas bobada tras bobada hasta el infinito total.

Pero como toda conferencia tiene una liturgia, en mi caso la viví intensamente. El presentador habla de las cualidades del siguiente ponente (o sea yo) y cuando va a pronunciar tu nombre te dices: «Por Dios, a ver si se equivoca, dice otro, sale otro tío y me dan unos minutos más de vida»; pero como no se confunde, porque el presentador es muy listo, pero que mucho y nunca falla, entonces anuncia tu nombre. Y te lo juro que lo hace con una solemnidad que hasta crees que te están bautizando de nuevo porque lo oyes como con eco, del más allá ¡¡¡¡¡ Mamanuueeelll Guiguiiissaannddeeee !!!!!. Y estando flipao te da ganas de decir acongojado refugiado en tu asiento: «Sísísí, soyyoyoyo, quequepapapasa».

Y como un corderillo vas despacito, casi contando los pasos (yo dí cuatro) hasta el micro. Y en tanto das los pasitos…. en medio de un silencio que no se mueve ni una mosca, todos te miran, sacas un papelillo temblando y ves como la hoja con cinco ideas escritas se balancea…. Pero no es el viento, no, son tus pulsaciones, que van a 170, y si dices «a» hasta parece que todo el edificio va retumbar.

Entonces, ya frente a los micros y los fotógrafos haciéndote instantáneas miras al público, ellos te miran, tú los miras otra vez, te vuelven a mirar y….¡¡¡¡¡ noooooooo hay que hablar !!!!!!! Y entonces empiezas y ahí, chaval, la suerte está echada: fracasas o triunfas. Y cuando acabas, como que notas una tranquilidad física, espiritual, mental…. como si en vez de ir Lugo hubieras ido al Tibet, y una ganas inmensas de ir a un sillón y echarte una siesta hasta agosto mientras piensas: «Very wonderful… airoso… cajo en ros…. que nin diola… otra de estas y me matan, lo sé fijo».

AGRADECIMIENTOS: Debo dar las gracias a la organización, a la concejala de Asuntos Generales del Ayuntamiento de Lugo, Luisa Zarzuela, que me invitó, así como a todos los ponentes por su compañerismo y ánimo: Raúl Ordóñez, Javier Pedreira, Rodolfo Abella, Conrado Xalaberder y José Cora. A Miguel Cabana, delegado de La Voz de Galicia en Lugo por el despliegue informativo. Y siempre a Nacho de La fuente,de La Huella digital, compañero y amigo que siempre me ha ayudado a dar a conocer este blog. Gracias, de verdad.

No creo que llegue al día 11, la ponencia me mata

miércoles, diciembre 9th, 2009

De verdad, yo ya aviso a los organizadores de la jornada sobre redes sociales que se celebran el día 11 en Lugo (http://lugoblog.com/2009/12/04/xornadas-de-redes-sociais-e-blogs-en-lugo/) y a la simpática concejala del Ayuntamiento, Luisa Zarzuela, que me invitó al evento como ponente, pero a este paso no creo que llegue al día 11: la ponencia me mata, aunque realmente quienes me matan la verdad son mis vecinos; pero me matan de amor, de cariño, de afecto… lo que queráis, pero me matan.

El asunto es que la ponencia que tengo que presentar el día 11; o sea dentro de dos días, dura 20 minutos y, entonces (aunque soy muy de improvisar, así me va, claro) hay que prepararla algo, por lo menos aunque solo sea esa frasecilla de: «Se abre el turno de preguntas», si te da tiempo a responder alguna antes de que los organizadores te miren fijamente a los ojos y se pregunten entre ellos: «¿Pero quién diablos es el imbécil este que hemos traído?»

Pues el caso es que para ensayar coges de móvil, vas al cronómetro y después de tocar sabe dios qué otros botones (así me llegan las facturas que me llegan), lo pones a cero y entonces empiezas a hablar y miras cómo vas de tiempo y los temas que vas tratando. Bien, pues como tienes que hablar por narices, con un frío que se me congelaban las palabras salía de casa para no marear a la familia, y superhiperabrigado y con las manos en los bolsillos me dadaba una vuelta por la finca mientras hablaba y miraba de reojo el crono. Un placer, vamos, que más que en la aldea, con el frío que papaba, por momentos pensaba que estaba en el campo base de Al filo de lo imposible escalando un 8.000.

Pues iba yo por el campo tan tranquilo, raja que te raja, cuando a lo lejos, (mejor dicho en lontananza, que suena más a campo) veo que se acerca un vecino. Como venía por mi finca supuse que quería hablar conmigo, y digo supuse porque aunque somos 11 habitantes no es la primera vez que veo pasar por mi tierra a media aldea como si fuera el desfile de las Fuerzas Armadas pero pertrechados con azadas, sachos y guadañas, como el ejército de Somalia pero sin atunes, igualito.

Total, que el buen hombre se acerca y me dice: «Jisande, ¿che pasa algo?». «No, ¿por qué?», respondí extrañado y sorprendido. «No, es que como vimos que hablabas solo… pois… ». Claro, en ese momento comprendí el cariño de mis convecinos, el afecto, a la vez que deduje por ese «como vimos», que además de amigo y vecino venía en calidad de portavoz de la aldea y preocupado por mi salud mental, que a estas alturas y con la única neurona que me queda ya no hay porqué preocuparse. Entonces le expliqué que no, que no me pasaba nada, que me encontraba perfectamente, muy bien, y aquí amigos…… aquí, y perdón, que sabéis que no me gusta decir tacos, pero es que no encuentro otra palabra, la cagué.

¿Por qué diría yo ponencia, hombre, por qué diría yo ponencia? Y aunque expliqué todo lo que pude, al final, para resumir, dije más o menos, como si fuera el Apóstol Santiago: «Voy a Lugo a hablar a las gentes»: Sí, así, con dos bemoles, «a las gentes», como si fuera a predicar el Evangelio de la Red según San Geoogle. Y en esas estaba cuando se acercó Gelito (mi vecino que lo mide todo en cajoenros), y al explicarle que iba a ir a la capital lucense a hablar y que estaba practicando lo que iba a decir, Gelito, que yo no sé lo que tiene en el cerebro, pero me supera en clarividencia y sensatez, me dice un poco intrigado: «¿Y para hablar tienes que practicar?». «Hombre, para hablar, exactamente para hablar… no», pensaba, «pero para exponer un tema…».

Y en este pensamiento me hallaba sumido cuando Gelito añadió: «Bo, pues si ya sabes lo que tienes que decir… xa está ¿non?. Lo dices y se acabou». Y con las manos en los bolsillos, una gorra de Pinturas Hnos Mourelle en la cabeza y echándose un poco hacia atrás, Gelito abrió los ojos como esperando una respuesta. Y en tanto aguardaba, en milésimas de segundos yo cerré los míos, apagué instintivamente el crono, y pensé: «Otra situación como esta, otra como esta, y cajoenros que no llego al día 11, no llego, es que no llego».

Mi-tu-nuestro blog: Una de autobombo

lunes, diciembre 7th, 2009

Pues si no me ocurre no me lo creo; pero me ocurrió y tampoco lo creo, aunque me quedan unos días para creérmelo, con lo que al final me lo creeré, eso creo. Ya sé que la gente suele decir: «Son cosas de la Red, del Internete, de la Blogosfera , de la… ». De los bemoles, será para ti, pero para mí… pues no.

¿Que qué pasó, que cuál fue el acontecimiento, el suceso, porque más que nada ha sido un suceso?. Pues estaba en el periódico sobre las siete de la tarde del pasado miércoles cuando recibo una llamada de la concejala de Asuntos Xerais del Ayuntamiento de Lugo, Luisa Zarzuela, y tras preguntar por mí y presentarse me dice que le gustaría que participara en unas jornadas sobre redes sociales que se van a celebrar en esa ciudad el día 11 http://lugoblog.com/2009/12/04/xornadas-de-redes-sociais-e-blogs-en-lugo/. Y claro, uno que es muy noble, responde: «¿Pero está usted segura que quiere hablar conmigo, con Manuel Guisande?». La verdad que le iba a preguntar si estaba en sus cabales y cómo la política destroza tanto el cerebro… pero me corté, aunque al final lo entendí.

Y mientras cavilaba en eso, en la jornada internáutica, pensaba que la única red que realmente conocía, pero red-red, era cuando vivía en Redondela y los marineros sí que se lo curraban con la malla y el peixe para luego pegarse unos lingotazos de vino tinto con arenques que no veas.

Era una mezcla de suavidad y bestialidad porque envolvían el arenque en un papel de estraza, con una delicadeza que ya quisiera cualquier artesano de Lladró, y después, una vez colocado el pescado sobre aquellos mostradores de mármol que había en aquellos bares de la época, pegarle un puñetazo en plan tute: ¡¡¡¡¡¡ Las cuarenta !!!!, que cuando lo hacían, a ellos no, pero a mí sí que me dolía los nudillos y mientras volvían a repartir las cartas, yo estaba por vender los nudillos, vestidos o desnudillos, pero venderlos que era un dolor… no se si físico o psíquico, pero un dolor

Tras explicarle a la concejala que de redes sabe más mi mujer, que me atrapó (vamos, fijo) más que insinuarle le fui tan sincero que le dije: «Mire, yo de verdad de esto de la Blogosfera sé tanto como que hasta hace poco pensaba que en vez de ser Blogosfera era Globosfera, creyendo que era Globosfera porque venía de la palabra globo, de globo terráqueo; que yo me he quedado en la época de la pila y que esto del blog lo he cogido…. pues por los pelos».

Y claro, sé que ella con todo su buen corazón, sin darse cuenta, para ponerlo más fácil comentó: «Es una jornada en la que participan varios de los blogueros más importantes de España como Javier Pedreira(microsiervos.com) o Raul Ordóñez (bitacoras.com)…».

Y en tanto explicaba esto la simpática edil, a mí mismo me decía: Y de qué hablo yo; de cómo se cogen los percebes en Corme, de la oreja de mar en Ferrol, o tal vez de algo del interior como el futuro del pimiento en padrón y su interrelación con los post, que ahí, mira por donde, si se trata de algo futurista pues aún puedo defenderme porque como nadie sabe lo que va a pasar…. porque a ver quién es el listillo (y en esto sí que me crezco) que me niega que a lo mejor un día no abres una web dedicada al pimiento y no solo la página huele a pimiento, sino que aparecen diversas variedades en la pantalla y según las chupes notas si pican más o menos, como no se sabe lo que va a ocurrir…… Y como del pimiento, puedo hablar del ajo o de la cebolla, pero de la Red, de la Blogosfera, del iPhone o el twitter ese…

En fin, que estaba oyendo a Luisa Zarzuela (no sé preocupe, que ya verá como rajo el día 11, que dejo el pabellón gallego alto) cuando ya por curiosidad le pregunto: «¿Y por qué yo?». Y entonces me explicó que le habían dicho que existía un blog, Al fondo a la derecha, muy diferente, muy peculiar. Aquí viene el autobombo, que todo es de cosecha propia, que no copia ni pega cosas de otros blogs, que está teniendo un gran éxito, que es muy especial, único, increíble, genial, maravilloso y que la persona que lo hace tiene varios premios de teatro, poesía humor, vamos un crack y… clinclincotoclok cotoplof tingtingflosplosf chacachacaflossssssssssssssssssssssssss. Lo sabía, el autobombo siempre te termina estallando.

Pd.- La ponencia se titula Enredarse en la Red del humor, a las 17.20 horas. Centro de Innovación Tecnológica, en Lugo. Gracias a todos los que me leéis, sin vosotros esta agradable noticia sería imposible y… Luisiña, tú, tranqui.