La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘ideas’

Bobadas guisandianas

lunes, octubre 10th, 2011

Vamos a ver, me piden por correo interno que publique unos «pensamientos y dudas» que tuve en vacaciones, que puse en twitter (@manuelguisande) y en facebook, y que no han podido leer ya que no todos me siguen en esas redes sociales. Total, que yo los pongo, pero allá vosotros

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Un grosería: ¿Alguien me puede decir si el octano es el culo del número 8?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Yo eso del Twiter no lo entiendo, me siguen más de 200 personas y ninguna me coge

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Montar a caballo… no tiene nada de malo ¿verdad?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿Por qué hay gente que es muy guapa pero en las autopsias está de muerte?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿A los de Bildu les gustan las baladas?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Lo sé: Se nace con el pecado original y se muere con el de fotocopia

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Yo de verdad que soy muy hogareño, me encanta la casa de los Pérez

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Será impresión mía, pero cuando lees algo pie de la letra… ¿no notas mal olor?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿A los violinistas cuando tocan les ponen la partitura “torcida” para que la vean?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Un tartamudo ¿a la vez que estudia está repasando?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Yo creo que hay muchos maridos que les gustaría ser pilotos de Formula 1, para encontrar una escapatoria

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Cuando yo estudiaba siempre decía «paso de todo, menos de curso»

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Si es anal… o sea, una vez al año ¿no?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Nunca entendí porque los comercios de los chinos tienen puertas, siempre están abiertos…

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Decía un amigo, un poco creído: «Yo tengo calor porque nadie me hace sombra»

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Dios dio a todos luces, pero a algunos creo que de bajo consumo

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿Tú crees que el humor negro no es cuando te ríes a oscuras?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Cuando cierras despacio… ¿cuánta superficie te queda?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

El crimen perfecto no existe, ¿pero el pluscuamperfecto?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Sólo quien tiene cabeza de huevo puede tener el éxito en la yema de los dedos.

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Casi todo el mundo tiene una personalidad interna y otra externa ¿por qué yo la tengo mediopensionista?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

¿Tú crees que los pacifistas escriben con bolígrafos descargados?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Doblar una película es fácil, lo difícil es enderezarla

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Yo era incorregible, hasta que empecé a escribir

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

La hache, la hache, hache no se pronuncia

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿Los mudos solo pronuncian las haches?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Si tienes apetito sexual, que lo pides ¿en plato sopero o llano?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Quien me iba a decir a mí cuando nací, que yo, precisamente YO, iba a ser la primera; sí, la primera, persona del singular

PD._ Ya me diréis la que más os gustas, si es que os gusta alguna, claro

La publicidad, ¿es insoportable?

lunes, abril 25th, 2011

Andaba yo estos días de Semana Santa (me los conozco) que notaba que se me iba a ocurrir una estupidez. Me miraba al espejo y ya apreciaba yo ese careto de parvo y como que alguien me decía: «Sí, Guisandiño, la bobada está al caer, lo siento». Y cayó en forma de teoría sobre la publicidad. Y qué le voy a hacer, si a mí me encantaría que me surgiera una idea para resolver el conflicto árabe/palestino ese o la crisis o… pues no, sobre la publicidad… bo

El caso es que según la sandez/guisandez (no yo, aunque en este caso coincido con ella) el cerebro lo tenemos moldeado, destrozado, fundido y, sobre todo, tan acostumbrado y moldeado que si estás viendo la tele tranquilamente y así porque sí ponen unos anuncios, te parece normal: O sea, tú estás viendo una película de acción, por ejemplo, y de repente cortan la emisión y empiezan con anuncios de lavadoras, de máquinas de café, de afeitar o de pizzas ¡¡¡ y hasta lo ves normal !!!.

Y lo mismo ocurre en la Radio. Estás escuchando un debate sobre política exterior y sin avisar oyes anuncios sobre comidas caseras, sobre viajes o que la mejor leche de España está en Lugo o el mejor criadero de Europa de ostras en Arcade, y luego vuelves a oír el debate sobre política exterior y te parece normal, como si no pasase nada ¿no?. Vale chaval, sigue así, a ver lo que duras.

Pero vamos a ver neniño, a ver cómo te explico yo que no es normal, que no es normal pasar de un «te quiero amor mío» a un «la furia de un 16 válvulas» o «vea la incomparable limpieza del jabón Gorrión». Que no, hombre, que no es normal, por muchas vueltas que le des, que normal no es. ¿Acostumbrados?, sí, pero normal, no.

Entonces por la misma razón te parecerá lógico «Anís la Balandrís, el anís de París», «Compre perfumes Surús, los que no dan mal olor en el bús»; «Cocos Toimil, recién arrancados de las palmeras del Brasil», y que ahora siga con el artículo y te diga tan tranquilamente que esto del marketing y la publicidad puede afectarnos de forma que… «Calcetines girasol, calientan en cualquier posición», «Atunes San Román, para comer con pan», «Calamares Sebastián, 3 euros el kilo más botella de champán».

Pero ¿de verdad serías capaz de leer un artículo así y que cada dos por tres hubiera un anuncio escrito? Pues algo similar sucede en la Radio y en la Televisión y a ti, por lo visto, te parece normal, normalísimo. ¡Ah!, ¿que no te extraña, que lo sigues viendo normal?, pues nada hombre. «Alfombras Hanmmalif, toca Marrueco y sé feliz», «Almendras la vallisoletana, para comerlas de mañana», «Un historia grande, no des la vara Guisande».

El nuevo sueño americano (y V)

domingo, abril 25th, 2010

(Y con este artículo pongo fin a la serie USA, hasta dentro de unos meses, si es que os apetece que os cuente más)

En Estados Unidos todo es un puro negocio y si no surge hay que buscarlo. Vas por ejemplo por una carretera de Texas (si no te han ejecutado antes, claro) y en medio de la nada, tras recorrer kilómetros y kilómetros, de repente, como si te hubiera afectado el sol y sufrieras alucinaciones observas que a un lado de la calzada hay veleros y más veleros, motoras y más motoras, y que en el otro lado hay una empresa que vende pequeñas casitas de madera y que más allá hay tiendas de todo para el baño…. gafas de bucear, aletas, bañadores sombrillas…

Y esto es como el juego ese de los títulos de las películas: ¿Qué hay?. Naturalmente, un río o, como son tan bárbaros y todo lo hacen a la bestia, pues dos ríos, con dos bemoles.

Que en vez de un río hubiera un desfiladero, o dos desfiladeros, pues estos aprovecharían la ocasión para venderte de todo para hacer puentin, parapente, vuelo sin motor, con motor, con avión, sin avión… mientras dejes dólares hasta seguro que crearían una plaza de médico interino para atender a los heridos… como que no saben ellos poco.

No sé tú; pero a mí no hay quien me quite de la cabeza que todos estos negocios son obra de las multinacionales. Que alguien en Houston, Washington o Chicago, que está forrado, se levanta por la mañana, reúne a sus directivos y les dice sobre un mapa desplegado en una mesa de caoba: «Veis este río, veis por donde pasan todas estas carreteras cercanas a él, pues ponerme cien docenas de empresas dedicadas al deporte náutico, restaurantes, tiendas… bye bye». Y dicho y hecho, Mackein, porque seguro que se llama Mackein o James, cierra la puerta del despacho, se va, deja a sus ejecutivos que perfilen en detalle el plan… y negocio montado.

¿Y qué ocurriría si el tal Mackein o James no tuvieran dinero?. Ni un problema, pero ninguno, porque seguro que encontrarían a algunos socios inversores. En USA es casi más importante tener ideas que dinero porque el money es algo efímero, pero quien tiene una idea es casi seguro que tendrá otras más y seguro, también, que entre todas habrá alguna que funcione.

Y cuando se tiene una idea que pueda ser rentable, aunque no se tenga ni un centavo en el bolsillo siempre habrá un James, un Stewart o un Mackein dispuesto a embarcarse en la aventura, como los primeros que llegaron, los colonos, los pioneros. Imparables, infatigables y fieles a una convicción y a una idea: Antaño fue conquistar tierras y la libertad; ahora el dólar, o sea, el nuevo sueño americano.

Tuve un sueño más raro…

martes, febrero 16th, 2010

Esto de los sueños es complicado porque no sabes bien si lo que sueñas es lo que piensas tú o si son ideas de otro que te las mete en la cabeza precisamente aprovechando que estás dormido, que hasta eso puede ser. En fin, yo no me hago responsable de este artículo y si hay algún psiquiatra que quiera dar una explicación que se levante del diván y se ponga a ello porque yo…. ni flores.

Y lo que voy a contar es que soñé que era dictador. No, si a mí tampoco me gusta ser dictador ni lo soy, joé, qué quieres que le haga pude soñar que era ascensorista, trapecista o tornero fresador; pero no, soñé que era dictador, para que te voy a engañar, hay lo que hay. Pero la verdad es que no me preocupa porque sé que era un sueño ya que llegué al despacho oficial a las 6 de la mañana y no recuerdo yo eso de levantarme tan pronto desde que salí de la incubadora. Definitivamente, no era yo; bueno ya lo explicará el psiquiatra, si se sale del diván.

Total que mi primera decisión de Estado (yo Manuel Guisande, no, el dictador del sueño, que quede claro. Ya verás cómo no va a quedar claro, ya verás); bueno pues fue pedir un café con leche bien cargado y unas tostadas con mantequilla salada. Luego hice un repaso de cómo estaba el país, lo que me llevó tres cuartos de hora, y si te soy sincero hasta me sobró tiempo porque estaba que no veas, y entonces llamé a los ministros.

Fue alucinante, me vieron y dijeron: «¿Y usted ahí?», a lo que respondí, «nada, que soy el dictador, pero solo por unos días». «Yaaah», dijo uno así como con una sonrisita; pero les lancé tal mirada que ya los otros no se plantearon nada más y uno dijo balbuceando: «¿Y cómo quiere que le llamemos?», «señor dictador está bien», respondí secamente.

Así que tras las presentaciones, me levanté porque hablo mejor de pie, (según el sueño porque sentado me quedaba callado) y pregunté: «Miren, hay algo que no comprendo, acabo de leer que hay otros 17 gobernantes…. ¡¡¡ otros 17 como yo !!!. ¿¡¡¡ Quiénes usurpan mi puesto y cómo es posible que hasta ahora hayan podido pagar a todos, a los parlamentos, a los funcionarios…. y además hay 17 televisiones públicas que dan pérdidas !!!?»

Y aquí yo, bueno yo Manuel Guisande, no, el dictador del sueño (que quede claro, no va a quedar, no va a quedar que me lo huelo) dio un golpe en la mesa y dijo. «Supriman todas las televisiones, compren un descodificador de TDT a cada español y regálenselos, que con el gasto de dos teles públicas pagamos los aparatos, ven más programas y mejores. Así ya empezamos a ahorrar. Bueno, y los 17 gobernantes esos, como supongo que son muy listos, que vuelvan a sus trabajos de antes».

«¿Y qué hacemos con todos los funcionarios que sobran?. Y además están los casi 300.000 sindicalistas liberados», dijo el ministro de no sé qué, que tampoco él sabía mucho qué era lo que tenía que hacer. «¿Libequé?», pregunté. Y al final lo comprendí: cobran y no trabajan. «Pues nada, ¿no organizan cursillos para trabajadores?». «Sí», dijo el ministro de Trabajo, que la verdad tenía una pinta de no pegar clavo en su vida…. pero bueno era el de Trabajo, «pues que empiecen ellos mismos a dar ejemplo. Todos a hacer cursillos. Los 300.000, sí los 300.000 liberados esos, todos, y meta también un millón de funcionarios de los que no hacen nada; o sea, de los afiliados a los partidos, de los de carné, que seguro que los otros dos millones son necesarios y mucho».

Yo veía (el dictador) que los ministros estaban alucinando, no decían ni mu, lo que me envalentonó, y les dije: «Ven, sin las autonomías y bien organizado esto sobra dinero para formación, para crear empresas… por cierto que empiecen cuanto antes a invertir a contratar a parados y suban las pensiones, hombre, que es una vergüenza como tienen a los mayores, que han trabajado toda su vida y ahora….». Oye, increíble esto de ser dictador, flipante, todos los comprendieron al segundo y no hacían más que coger notas y más notas en sus cuadernos.

Y en esas estaba cuando me dice el ministro de Interior «¿Y el problema Vasco?», «¿cuál es el problema Vasco?», pregunté. «Que quieren la independencia», contestó. «Pues nada, un referéndum, y si sale que no, pues nada, que se aguanten y si sale que sí, pues se recorta con millones de macrotaladradoras el País Vasco, les damos millones de remos, y como allí hay mucha afición a las traineras, unos a estribor y otros a babor, los empujamos mar adentro y que se apañen. Y los que quieran quedarse rellenamos el País Vasco con nueva tierra y ya está, que una cosa es la ideología y otra el territorio, que antes de que estuvieran los vascos ya había aquí terreno ¡¡¡¡ y eso no lo quita ni Dios !!!!».

Bueno…… fue lo decir eso de «¡¡¡¡ y eso no lo quita ni Dios !!!!», que le debí dar tal énfasis a la frase que nadie se inmutaba, hasta que el ministro de Educación dijo: «Y está lo de la enseñanza y la lengua». «¿Pero qué pasa?», pregunté. «Que parece que nadie quiere hablar castellano», contestó uno. «¿Y qué quieren hablar entonces?», cuestioné extrañado. «Pues unos gallegos, otros vasco, catalán… bable». «¿Pero no saben castellano?», pregunté. «Sí, pero quieren…». Me estaban hartando, la verdad, así que expliqué muy enfadado: «Pues todos chino, que es el futuro, y mientras no se aprenda el chino que cada uno hable lo que le pete pero la lengua oficial desde hoy es el chino para que no haya problemas».

«¿Alguna pregunta más?». Y como nadie decía nada, los animé para que me explicaran qué había que solucionar. Como persistían en el silencio comenté. «Miren, tengo una pregunta, ¿qué es eso de las deslocalización de las empresas?». Uno me miró temblando y lo calmé diciéndole, «pero no tiemble hombre, que así no arreglamos nada». Entonces dijo, «pues que hay empresas que se van a otos países porque la mano de obra es más barata y así ganan más y… ». Bueno, fue oír eso y la que monté. «O sea, ¿¡¡¡¡¡ que por ganar más dan trabajos a otros cuando aquí hay paro…!!!!? esos son unos caras, unos impresentables, que se dejen de tonterías, de deslocalización, bonita palabra, que traigan las empresas y mañana mismo que se presenten en mi despacho, que se van a pasar un mes en el paro a ver si se autolocalizan mentalmente».

Bueno, bueno…. hubo un silencio que ni yo mismo daba crédito. Y luego continué: «Y aquí, según revisé antes de que ustedes vinieran, hay una partida que pone “otros gastos”, pero caramba con los “otros gastos”, son millones y millones». Nadie decía nada y como veían que me iba a enfadar, uno dijo: «Son gastos de representación, tarjetas de crédito para comidas y cenas, viajes, coches oficiales, escoltas para la protección de personalidades…». Aquí me reí, «¿pero ustedes creen que estos son personalidades, que les interesa a alguien…?». Todos comenzaron a reírse, pero como yo era dictador y no quería confianzas, dije: «¡¡¡ Silencio !!!». «Sí, lo ahorramos todo, ¿verdad señor dictador?», dijo otro. «En efecto, y no se olvide de los millonarios sueldos vitalicios esos», respondí pausadamente a la vez que en tono amable explicaba: «No puede ser queridos ministros, que unos ciudadanos tengan cuatro casas, cinco coches, barcos y otros casi ni un techo donde vivir». «Vale, subimos los impuestos a los más ricos un 10%?», dijo el ministro de Economía. Lo miré y debió ser tal la mirada que rectificó: «Bueno, mejor un 40% y ya había pensado yo en quitar eso de los sueldos vitalicios, que tiene usted mucha razón señor dictador», dijo finalmente haciéndome la pelota, que los hay que hasta aprovechan un golpe de Estado. «Dios, qué banda», pensé.

Habían pasado dos horas, los ministros habían dado las oportunas instrucciones, se habían acostumbrado a mi presencia (a Manuel Guisande, no, al dictador. Me juego lo que quieras a que no va a quedar claro) y aquello era casi una fiesta porque al hacer las cuentas, con lo que se ahorraba, el ministro de Sanidad podía invertir un 20% más; el de Cultura un 15, el de Industria un 35 y el de Trabajo hasta un 50% y el de…. entonces desperté. Qué sueños tan raros e ilógicos tiene uno a veces ¿verdad?

DEDICACION ESPECIAL
Este artículo va dedicado especialmente a toda esa gentuza que vive de quienes trabajamos y de los que tienen ahora, pero solo ahora, sus ilusiones rotas porque están en el paro. Animo, nadie dijo que la vida fuera fácil

Qué bonito debe ser tener ideología

jueves, octubre 29th, 2009

Uno más o menos se va conociendo, más bien menos que más. Por ejemplo, yo nunca tendré de esas chancletas que metes el dedo gordo por el medio de una cintita. ¿Por qué? porque para mí son incómodas. Seguro que tampoco tendré rodilleras. ¿Por qué? porque nadie las lleva (normal ¿no?); pero también sé que nunca tendré de esos pantalones vaqueros elásticos que se te pegan a las piernas y te las dejan como si fueran fideos. ¿Por qué? porque «señor juez aún no he cometido ningún delito».

Y según vayamos subiendo por mi corpamen seguro que nunca utilizaré lentillas porque soy incapaz de meterme un dedo en el ojo, sin embargo tú puedes tenerlas y a pares porque yo para meter el dedo en el ojo de otro tengo una facilidad que no veas.

Y siguiendo hacia arriba, curiosamente sé que nunca tendré una ideología; pero no sé porqué no la tengo y, mira por donde, me encantaría. Y es que me ilusionaría porque si tienes una ideología piensas menos, ya naces con esas teorías que te metieron en la cabeza desde que vieron tu ecografía y casi seguro que vayas a ser feliz.

Y yo no tengo culpa. Uno nace alto o bajo, gordo o flaco, rubio o moreno, listo o bastante tonto … pues yo nací sin ideología, y qué le voy a hacer… como además no se compra… Yo sería feliz saliendo por la mañana de casa y al primero que viera comerle el coco y dale que te dale hasta convencerlo o que se vaya (pensando tú que lo has captado) aunque la realidad sea que se ha ido porque eres un plasta, pero como no te enteras… Y llegas a casa exultante pensando que has hecho algo importante por la causa.

Además, si tienes ideología tienes donde cobijarte porque si hace frío, calor, llueve, nieve o te aburres dices: «¿Y a dónde voy?». Pues a la sede, a la sede de lo que sea excepto la de Río de Janeiro, claro, y allí no solamente no pasas frío ni un calor agobiante, sino que incluso puedes seguir con tus teorías ideológicas creyendo que haces algo; porque eso es lo importante, pero en todo, en la vida misma, no hacer nada y creer que haces algo. Es genial, te lo digo por experiencia.

Yo, la verdad, iba decir que la ideología es como la fe, la tienes o no; y es así porque yo tengo fe, pero mucha, en un día, tener ideología. Oye, la vida que rara es ¿verdad?

¿Y tú también tienes este problema o soy yo solo?