La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘España’

La fusión de pueblos tiene su punto

Miércoles, marzo 21st, 2012

(La fusión de los ayuntamientos de Oza de los Ríos y Cesuras y otras cosas)

Vamos a ver, para quien no lo sepa, Oza de los Ríos (La Coruña), el pueblo del que depende mi aldea se va a fusionar con el colindante, que es Cesuras: en total unos 6.000 habitantes. ¿Esto es bueno?, pues creo que es genial. La villa, al tener más población, recibirá más ayudas de  la Xunta de Galicia (ese sitio donde ellos disfrutan, nosotros pagamos y entonces ellos se xuntan); se racionalizarán mejor los servicios y, lo que es más importante, esto no afectará al ecosistema, entendiendo por tal la vaca marela, la pinta, unas mil gallinas que habrá en la zona, algún borriquillo, que también lo hay, y yo, que cada vez me siento más integrado, formando parte del paisaje cuando no duermo la siesta; o sea nunca. Y todo ello gracias al alcalde de Oza, Pablo González,  y al de Cesuras, Julián Lucas.

¿Alguna crítica?, pues dicen que para tal trascendente decisión, en la que casi todos están de acuerdo en el fondo, falló la forma porque no se hizo una consulta popular. Vale, que sí, que la verdad sería mejor hacerla, pero vamos a ver neniño, ¡¡¡ espabila ho !!!!… que somos españoles, que nos conocemos todos y esto no es tan sencillo.

Esto de la fusión es como un matrimonio; espera, no escapes, que solo es un artículo… Imagínate que tienes una novia y el primer día que la conoces se la presentas no a tus padres, sino a toda la familia, pero a toda. Pues a la pobrecilla solo le faltaría que la pusieran en una tarima y como en el siglo XIX  que le miraran los dientes para que al final oyeras «pues la veo yo… es que me da… », «es que yo la miro y no sé qué tiene en los ojos, tiene un algo ummm… », «la pena es que se manca», «es maja pero si no tuviera ese muñón… ». Vamos, que se hace así y no hay dios que se case en este país porque… «¿Pero quién dice que le falta una pierna, que tiene un muñón?», «¿¿¡¡¡ manca !!!?, ¿¡¡¡ pero de dónde quitáis que es manca !!!?», «pero joé, ¿¡¡¡ qué es lo que habéis visto por Diosssss !!!?, ¿¡¡¡ qué es lo que habéis vistooooooo !!!?», ¿¡¡¡ pero abuela, desde cuando os drogaiiiiiissssss, desde cuandoooooo !!!?».

Por eso esta decisión de unión, pese a no ser consultada, me parece bien  porque las ventajas son tan obvias… y es que además esta fusión va a ser mucho, cuasierótica diría yo porque al haber dos piscinas, una será para el verano y la otra para el invierno y además no va hacer falta que se cubra porque me huele que solo se utilizarán las duchas.

Y es que cuando los manantiales se sequen… te voy a centrar que yú eres de urbi et orbi. Tú que vives en la ciudad, imagínate que tu piso es el único del edificio que tiene agua; pues bueno, los primeros días nada, pero cuando veas a tus vecinos que rozan la infección que no sabes ya si tienen piel o cuero o si es una herida o una costra… pues a turnos todos a tu casa a pegarse un baño. Pues eso es lo que ocurrirá aquí cuando no haya agua, todo a ducharse a la piscina. «Hombre, no te reconocía, como nunca te vi en pelota picada… » «cajoenrós, que me olvidé el champú, me dejas… », «pero qué bestia, si esto es detergente… ».

Y luego, tal como somos… pues que alguien se olvida una toalla… pues la vas a devolver y como mínimo  escucharás «pues quédate a comer» y te quedas; «y quédate a dormir» y duermes; «pues que venga tu familia y pasáis el fin de semana», y viene, y… «oye, no os vais a ir, que hace un mes que estáis aquí… », y te vas. Y esto va a unir, a crear unos lazos de amistad y confianza…

Yo soy Pablo González, el alcalde de Oza, y Julián Lucas,  el de Cesuras, y lo primero hago cuando oficialmente se formalice esta unión es organizar una macrofiesta a la gallega, a saber: una cisterna de vino tinto, otra de vino blanco otra de fanta para lo peques y 7.000.000 kilos de churrasco. Y cuando ya todo el personal esté pedal y se vaya a casa…  aquí esta la clave de todo; ni consultas ni bobadas, un apagón eléctrico de mil bemoles durante toda la noche y vamos, tenemos aquí a los nueve meses en Oza-Cesuras un baby boom que  me río yo de la repoblación forestal. Es que ni agua para bautizos va a quedar, lo veo venir, pero con patucos, claro.

Vaya lío con esto del Ego

Jueves, marzo 8th, 2012

Estaba yo estos días con eso que llaman Ego, que por lo visto lo tenemos todos; pero si te soy sincero yo no lo encuentro y la verdad que si está en alguna parte, pues que a mí que me registren porque yo no noto que se me suba el Ego ese porque midiendo 1,80 para qué quiero más sino me voy a dedicar al baloncesto… pero bueno.

Lo que sé es que me decía: ¿ Y cómo es posible que no tenga más Ego con todas esas hermosas frases que me dicen en el blog como «genio», «crack», «mago de las letras» «la caña de España»… ? Pues nada. Así que estaba buscando cómo autoestimarme, autoendiosarme, autoidolatrarme o autoencumbrarme, que no es fácil.

Y en esas estaba, incluso dándome yo mismo palmadas en el hombro con una mano diciéndome «eres un fenómeno», «tú vales mogollón, Guisande»… y tampoco; es más, no solo no notaba nada internamente sino más bien externamente y me parecía a esos musulmanes que se autoflagelan con una especie de latiguillo de cuerdas y ya tenía un dolor en el costillar…

Ya estaba yo ya que no, que esto del Ego como que no iba mucho conmigo, cuando cansado y aburrido de decirme frases maravillosas decidí cenar, que la verdad no sé si ya por hastío o por hambre y entonces ocurrió el milagro.

Sí, ocurrió. ¿Que qué pasó? Pues que me dispuse a hacer unos huevos fritos, calenté el aceite hasta que casi echaba humo, puse el huevo en vertical sobre el borde de la sartén, golpeé suavemente la cáscara, de repente salió la clara y la yema y entonces, entonces sucedió, ¡¡¡¡ sucedióóóóó !!!.

Allí, en la soledad de la cocina, al contacto de la yema y la clara con el aceite hirviendo escuché un más que sonoro «plas, plas, plas, plas, plas, plas» interminable. ¡¡¡ Síííííi, un aplauso, una ovacióóóóónnn… !!!

Y yo, ante aquello, os lo juro que fue el deliro, el éxtasis; me incliné ante la cocina, frente a la sartén, haciendo una parsimoniosa reverencia y no pude menos que dar las gracias por tamaño reconocimiento a mi labor profesional porque sabía perfectamente que aquellos interminables aplausos y ovaciones era por lo bien que escribo, porque soy el número 1, el no va más, porque… perdonad que os deje, es que tengo la sartén al fuego.

Prof. Enrique M. Bogo, (firma invitada). Mi hermosa lavandería

Martes, marzo 6th, 2012

(Un orgullo invitar Enrique M. Bogo, profesor universitario de Lengua y Literatura Española en Molloy College, Nueva York, para que escriba en el blog).

Como bien sabe mi amigo Guisande, llevo casi 10 años viviendo en Estados Unidos, y nada, que no me acostumbro. ¿Y por qué no? Pues no sabría qué decir, quizás porque ya estaba o llegué muy acostumbrado a otra cosa. Quizás es algo del todo natural. Porque los gringuitos que vienen a España parecen acostumbrarse bastante bien a la vida española (especialmente a la nocturna) pero todavía los ves enganchados a un Starbucks o frecuentando uno de esos centros de comida rápida y digestión lenta y atormentada. Tal vez sea porque la fuerza de la costumbre te lleva a evocar lo pasado y a no innovar con el presente. No sé. Tampoco se trata de un caso generalizado. Para nada.

Aunque sé que no soy un ejemplo aislado, conozco a muchos nuevos habitantes españoles en USA (y en otros lugares), o simplemente visitantes, que presentan una adaptabilidad mejor e incluso sorprendente a su nuevo entorno. Pero a mí no me ha ocurrido eso. Valoro el estar donde estoy, es interesante estar en el país que sirve de (¿mal?) ejemplo y reflejo en tantos y tantos campos para la mayor parte del mundo occidental y no tan occidental, pero no hago de ello mi tarjeta de visita.

La anécdota que viene seguidamente parte de un investigador visitante en la insigne Princeton University, New Jersey. Había llegado hacía casi un mes y después de tres semanas en una habitación carente de los más mínimos servicios se encontró con un típico problema: la ropa sucia. En Estados Unidos realmente ese problema no es tal, ya que se pueden encontrar lavanderías –hermosas o no tanto– en cualquier esquina de cualquier pueblo que disponga de esquinas.

Y el joven scholar español ya no tenía una sola pieza de ropa limpia. Así que recurrió a mí o fui yo quien se ofreció, no lo recuerdo con certeza, para prestarle los servicios de mi gigante pero ineficaz lavadora y de su secadora compañera de cuarto. Cuando llegó a mi apartamento, después de unos comentarios superfluos y aburridos sobre su vida académica y sus paseos por Chelsea, el Village y «la quinta con la 42» (pues otro tema sería la presteza de estos tipos en la adquisición de conocimientos sobre el callejero y la ubicación en la City), me comentó: «Pues nada, tío, no sabes el favor que me haces al ofrecerme los servicios de tu basement, porque si no hiciera el laundry esta semana no tendría nada que ponerme, porque, ¡joder! ¿Cómo se dice laundry en español? Tío, es que con el inglés ya se me pierden algunas palabras en español».

Increíble, realmente es difícil de creer que el cerebro del investigador ya hubiera adoptado la palabra laundry y abandonado «colada» –por cierto, un vocablo muy español– cuando todavía no había lavado nunca la ropa y jamás había usado ni lavadora ni secadora en el país de las oportunidades.

¿Sería que la neurolingüística se adelantaba a los hechos? ¿Sería que los días en Estados Unidos le habían hecho un laundry cerebral? No sé. Lo importante es que lavó su ropa y pudo perderse nuevamente por Lexington Avenue, en el Lincoln Center o por los alrededores de Union Square. Así, pulcro y con buena presencia, conseguiría que cualquier viandante le sirviera explicaciones para conseguir llegar sin problemas a Penn Station antes de que llegara la noche.

Norteamérica no es Spain

Lunes, febrero 27th, 2012

Tiene razón mi hija Alejandra, inspiradora de este artículo, cuando dice que los norteamericanos no son como los españoles, aunque matiza, y hace bien en hacerlo, «que eso solo es en la pelis».

Por ejemplo: En Estados Unidos secuestran al presidente y a media cúpula del Gobierno a cambio de que suelten a un preso bajo amenaza de cargárselos a todos uno cada hora, e inmediatamente se crea un Gabinete de Crisis y se comienza a negociar con su tira y afloja; bueno más de tira que de afloja, que estos son así, pero bueno.

En España ocurre lo mismo y antes de negociar con el terrorista sobre la liberación hay que convencer al tipo armado que se necesitan tres o cuatro días para formar el Gabinete porque no hay quien encuentre a los integrantes: Que uno ha dejado el móvil a su esposa e hijos y comunica desde hace tres semanas, que otro no se sabe dónde está que dijo que iba a hacer un informe y no está en su despacho desde hace un mes ni se le espera y que uno más que… y lo único que se le puede decir al terrorista es que no se ponga nervioso, que todo menos nervioso, qie no se le vaya a disparar el arma, «que en cuanto formemos el Gabinete hablamos, pero usted esté tranquilo, ¡¡¡¡ por Dios, tranquilooooo !!!!».

Y es que en Estados Unidos sucede un caso así y se juntan tres o cuatro o veinticuatro, sueltan como quien no quiere la cosa que hay que seguir la Quinta o la Novena enmienda y todos lo tienen claro: «Si el presidente está secuestrado, entonces la toma de decisiones corresponde a… ». Aquí… bueno; aquí sucede eso y ya está medio Ministerio del Interior poniendo en Google: «¿Qué hay que hacer si el presidente está secuestrado?».

Y claro, como somos así de arrebatados, de bestias, en definitiva, pues todo dios a entrar en Google y la página web que se cae o que enlaza con una porno y entonces… llamada al secuestrador para explicarle lo sucedido; que vamos, o el secuestrador es español y lo entiende porque sino… le haces tú eso a cualquier otro tipo del mundo mundial y vete comprando ya unos 15 féretros porque llevas un retaso… tela, que a fiambre por hora…

Y es que Estados Unidos ante una situación así, un portavoz de la Casa Blanca se reúne con la Prensa, da un escueto comunicado, y casi con lágrimas en los ojos pide al pueblo americano que rece, mientras al fondo ondea la bandera de las barras y estrellas y todos en silencio.

Aquí… vamos aquí no hay quien diga nada (el secuestrador obviamente ya va por los 24 tíos) al final sale uno con un papelillo, se confunde y como se le ocurra decir no sé qué de rezar se forma un cirio de organizaciones, asociaciones y fundaciones declarando que el país es aconfesional, todo el mundo se olvida del secuestro, del presidente de la madre del presidente y de los miembros de Gobierno y familia mientras el terrorista se pone a leer la Historia Universal, buscando por la letra E, de España, para averiguar quiénes diablos formamos este país, a la vez que ya informa que mejor que entren yahoo, a ver si así… que a este paso se queda sin rehenes.

Y ya puede el tío encontrar 800.000 enciclopedias en 144,5 idiomas, un millón de artículos y sesudos estudios para saber sobre algo de nosotros, que saber, lo que se dice saber… va a saber como somos, ¡¡¡ y una enmienda !!!.

PD.- Gracias a mi hija Alejandra que con su sentido del humor me dio las claves para escribir este artículo. Un beso, papá (lol)

Pero Urdangarin, hombre, ¿no tenías otra cosa que hacer?

Miércoles, enero 11th, 2012

Urdangarin, para ser más exactos Urdangarin Liebaert, lo único que tiene de complejo es el apellido porque después… mira que hay que ser simple, pero simple simple. Si es cierto todo lo que se dice, si son ciertas todas las barrabasadas de las que hablan… pues chaval, si cuando dejaste el balonmano en vez de colgar las botas colgaras los guantes o las manos (el cerebro también vale), mejor te iría porque fue dejarte con ellas libres y joé tío, mucho, pero mucho mucho lo tuyo.

Cuando media España está preocupada en perder el trabajo, la otra en conseguirlo, y la mafia política viviendo de todos nosotros, este tío, que lo único que tenía que hacer era pasear y vivir… pues nada, que se mete en unos tinglados económicos, en unos desfases financieros, en unos descontroles monetarios de los que la Infanta no sabía nada, y yo me lo creo y me tomo un anisete, venga ya Cris…

Pero es que además, lo que no entiendo de este chaval es para qué quiere el dinero. Tu y yo sí, primero para llegar a final de mes, luego, si sobra algo, pues para darte una pequeña alegría y si se produce el milagro de que aún quedaran unas perrillas… pues otros dos o tres regalos para el cuerpo, total para lo que estamos aquí… ¡¡¡ pues a vivir !!!.

Pero el Iñaki este, el Urdangarin Liebaert, ¿para qué quiere el dinero?. Que deseas un porche… pues siendo el yerno del Rey, porque si no lo fueras te veía de recogepelotas toda la vida, con una llamada a cualquiera te ponen delante de casa 20 o 30 vehículos y hasta eliges el color. Que quieres un barco… otra llamada y hasta la Royal Navy o la Quinta Flota de los Estados Unidos atraca en Barcelona sola solita para ti. Que quieres pasar un mes, uno o dos años en un castillo, pues llamada que te crió.

Pues eso es lo que tenía que hacer este privilegiado: pasear, vivir, seguir «trabajando» en Telefónica y hasta si fuera listo… pues se daba una vuelta por los Emiratos Árabes, por la Patagonia o por Antioquía y aunque no hiciera nada luego ya se encargarían otros de vender que era un gran embajador de España.

Mira que lo tuyo era un chollo de vida, el sueño de cualquier humano; pues no neniño no, en vez de vivir como no lo hace ningún español, hala, a complicarte la vida mientras eso, mientras media España teme perder el trabajo y la otra está desesperada por conseguir uno.

De verdad que lo más complejo de ti es lo de Urdangarin Liebaert, porque el resto, eres simple pero simple y supongo que ahora en Telefónica para contactar contigo será, pues como tú, sencillo, algo así como: «Si quiere hablar con Urdangarin, diga Ur-dan-garin». Vas, dices el nombre, y la voz clara de huevo seguro que te responde: «No le hemos entendido». Entonces dices «Menudo marrón» y… «Correcto». «Para contactar con Urdangarin en Belice, pulse 1; si lo que desea es en Londres, pulse 2; en la embajada en Washington, pulse 3; en el Palacio de Marivent, pulse 4; si es para los juzgados de Palma, pulse 5. Para otra información el teléfono de Alcalá Meco es el 91 21… ».

El español adora la familia si…

Sábado, diciembre 17th, 2011

El español lo que más aprecia en la vida es heredar, después tener un despacho y luego la familia; sí, la familia, no solo su mujer y sus hijos, no, la familia enterita: esa banda que te toca en suerte ¿qué no?, ¿qué se critica mucho a la parentela?… bo.

Lo de heredar es para algunos una auténtica profesión. Un tío, español tiene que ser, claro, es capaz de estar veinte, treinta o 180 años al lado de quien sea con tal de que le dejen algo. Que el tipo es antipático… da lo mismo; que es aburrido y triste… da lo mismo; que incluso te trata mal o insulta… da lo mismo. El español, el auténtico español cumple su fin existencial cuando tras la defunción se abre el testamento y todo o casi todo queda para él. Que ya no lo puede disfrutar porque tiene reuma, artritis, colesterol, diabetes y un par de baipás… da lo mismo. ¿Qué ha hecho Eulogio Eduarte en su vida? Heredar. Feliz, fin cumplido.

Y lo del despacho, otro caso. Para un español tener un despacho es lo máximo porque para él un habitáculo de esos, aunque entres de canto, es sinónimo de poder, de superioridad, de autoridad, de mando, pese a que no sepa que así como el traje es el féretro del espíritu (que te encorseta y te hace sentir antinatural), el despacho es el féretro del cerebro: en cuanto entras, tal cual loncha de jamón vives al vacío y no te enteras de nada, pero de nada de nada. ¿Tenía mucha valía Don Eulogio Eduarte? , «¡¡¡¡ buenoooooo !!!!, con decirle que tenía despacho… ». Feliz, sin enterarse pero feliz. Fin cumplido

Y después de la herencia y el despacho, lo que más aprecia el español es la familia, y no es que la aprecie, la ama, la adora, la venera. Por ejemplo, tú tienes un familiar que es abogado, pues en cuestión de una generación la familia dice «yo creo que era secretario judicial»; cinco años más tarde… de creer nada, «era secretario judicial»; en la siguiente generación «yo creo que era juez» y unos años más tarde: «era juez, si lo sabré yo». ¿eso no es amor, eso no es defender a la familia, adorarla enaltecerla?

Pero eso en todo. Que tienes un pariente que era albañil; pues en una generación… «yo creo que era aparejador»; cinco años más tarde ya no hay dudas, «era aparejador»; y en la siguiente generación… con dos bemoles… «era arquitecto, si lo sabré yo». Y me vas a decir que todavía aún que esto no es amor… pues sí lo es pero… solo hay un pero, una premisa: que el «juez» o el «arquitecto» estén muertos porque si viven… «va, un picapleitos de tres al cuarto», «pero si era un pringaillo que carreta ladrillos… ». Raros somos, pero amoris-mortiscausa familiaris tenemos pero que de sobra.

Mis amigos de Molloy College

Miércoles, diciembre 7th, 2011

Apreciados universitarios de Molloy College, estaba yo pensando que lo que no ha conseguido la NASA lo hemos logrado tú y yo casi en cuestión de segundos: Encontrar más allá vida inteligente (o sea, vosotros y nosotros), porque esto, de alguna forma, es como el primer contacto entre dos civilizaciones, entre dos culturas, más o menos ¿no?.

Sé que ahora, este lunes, termináis el curso de Cultura Española, pero ello no significa que tenga que cesar esta relacion con el blog, ya que en cualquier momento podéis hacer cualquier tipo de comentario (siempre en el último artículo) exponer vuestras ideas, inquietudes, curiosidades y estoy seguro que alguien os contestará porque de esta historia, grande o pequeña, que se llama Al fondo a la derecha, ya formáis parte.

Para mí ha sido y seguirá siendo una gran experiencia, y aún recuerdo cómo al inicio de esta relación transoceánica, con cierto nerviosismo abrí vuestras fotos en el ordenador y os vi sentados con vuestra típica imagen de universitarios estadounidenses, vuestras sonrisas, vuestras camisetas, los póster en la pared de la ciudad de León, y El Guernica de Picasso.

Por momentos me sentí como trasladado en el tiempo, sentado junto a vosotros, con mis libros, con mis apuntes, y seguro que haciendo las mismas bromas o fijándome en la chica o el chico de al lado como seguro que vosotros y vosotras hacéis cada vez que vais a clase. Para mí ha sido muy emocionante estos días en los que hemos hablado de costumbres, de tópicos, de ideas, de… en definitiva, conocernos un poco más a través de algo tan simple y universal como es la escritura, que no es otra cosa que hacer marcas y más marcas como si fuera un jeroglífico que luego hay que interpretar.

Y mientras hacía esas marcas mi mente volaba por ese espacio que es el infinito, donde todo es posible, y pensaba en lo lejos y a la vez en lo cerca que estáis porque al final, en lo más profundo del ser humano te das cuenta que los pensamientos, los sentimientos y las inquietudes son en todos los sitios muy parecidos, aunque en este país que se llama España no haya tantos toreros como creías ni se duerma la siesta, y en Estados Unidos tampoco toda la gente va armada o comiendo hamburguesas por la calle.

Como os digo, esto no es una despedida, sino la continuidad de una relación en el tiempo y no puedo menos que dar las gracias a la Dirección de Molloy College, y muy pero muy especialmente a vuestro profesor Enrique Martínez Bogo porque gracias a que eligió este blog para vuestros estudios nos ha unido en algo que es tan importante y maravilloso para todos los seres humanos: La amistad. Y con esa amistad, con ese cariño (y reconozco que un poco emocionado), tanto yo como quienes leen este blog os decimos, gracias, siempre gracias.

«Queridos universitarios de Molloy College»

Martes, noviembre 22nd, 2011

alumnos del colegioParte de los simpáticos universitarios que estudian Cultura Española en Molloy College

Esto es lo alucinante de la Red, nuestras ideas cruzando el Atlántico de un lado para otro

Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos o, lo que vosotros decís, «good manners are a sign of good upbringing». Y antes que nada debo dar las gracias a Molloy College (Rockville Centre-New York) y en especial al profesor Enrique Martínez Bogo, del Departamento Modern Languages, por haber elegido este blog para que os sirva en vuestro curso de Cultura Española y, especialmente, para que podamos interrelacionarnos y conocer la idiosincrasia española y norteamericana.

Y así, de prisa y corriendo, para no perder tiempo, si entráis en estos dos enlaces Manuel Guisande, y entrevista (que tiene dos partes), nos ahorramos presentaciones y sabéis un poco de quién os escribe a unos 8.000 kilómetros de distancia, de un lugar llamado Mortoares (La Coruña-Galicia-España) con el gran honor que ello supone para mí.

Y la cuestión es: ¿Cómo vamos a interrelacionarnos, de qué vamos a hablar?. La interrelación será sencilla: A través del blog, en los comentarios que dejéis y en las respuestas que a vuestras preguntas seguro que mucha gente os contestará, y viceversa.

¿Y de qué vamos a hablar, qué nos puede interesar, entretener, motivar y divertir, sobre todo divertir… ? Pues lo que siempre ha motivado e interesado al ser humano, la vida; la vida en general, cómo se vive en los distintos sitios, lo que se piensa, lo que se hace; en definitiva, las costumbres, que aunque nos hacen ser diferentes solo lo es en apariencia porque en el fondo, en lo esencial, todos, por suerte, somos muy pero que muy iguales, aunque yo diga «Hola» y tú «Hello».

TÓPICOS NORTEAMERICANOS

En fin apreciados alumnos de Molloy College, vayamos al asunto y a ver si conseguimos acabar o confirmar algunos tópicos y poco a poco conocernos más. ¿Cuál es la visión que tenemos los españoles de los norteamericanos?. Pues la primera es que creemos que no estáis muy al tanto de Geografía, que desconocéis dónde están los países de Europa y estoy seguro que no es así, que eso pudo ocurrir hace veinte o treinta años; pero ahora, con el mundo en vuestros dedos vía Aipad sabéis situar perfectamente cada nación.

Pero, en confianza, nosotros somos bastante presumidos y creídos porque… ¿tú crees que algún europeo es capaz de situar Colorado o Arkansas en el mapa de Estados Unidos?, pues seguro que no. Y no me extrañaría, pero nada de nada, que alguno que haya ido de España a conocer la capital de EE UU, en vez de terminar en Washington DC, haya terminado en Washington ST, y aún esté buscando El Capitolio o la Casa Blanca, que total… entre DC y ST parecía que no había diferencia, pero sí que sí, unos 6.000 kilómetros, como para ir andando.

¿Y qué otras cosas creemos en España de vosotros los norteamericanos?. Pues algo que debe ser otro tópico más: que toda la población va armada hasta los dientes; es decir, que según los españoles un tal James Mackein, por ejemplo, se levanta por la mañana, se toma unos kelops y después de dar un beso a su mujer (otro tópico, que a lo mejor de su mujer lo que recibe es una bofetada y bien dada) antes de ir al trabajo la Margaret de turno le dice: «¡¡¡¡ James, James, que te dejas el kalashnikov !!!». Para añadir:«¡¡¡¡ cariño, y no te olvides del misil tierra-aire que llevas en el maletero del coche !!!». Pues seguro que no es así, ni que toda la gente en Estados Unidos va armada por la calle ni que todos tienen una pistola en la mesilla de noche, pero vosotros diréis.

TÓPICOS ESPAÑOLES

Y siguiendo con estos tópicos. ¿Qué es lo que creemos que piensan los americanos de España?. Pues nosotros creemos que los americanos creen que en España hay toros y toreros por todas partes. Que hay toros y toreros en un semáforo, en una plaza, en cualquier fiesta… vamos, que los ovnis no son ovnis, sino que por su forma circular, como las plazas de toros, son los aviones de Iberia, la línea aérea española. Pues nada más lejos de la realidad, en España naturalmente sí que hay toreros y corridas de toros, pero solamente en verano y en unas 20 ciudades, pero no en todo el país y casi hay un 50% de la población que no les gusta nada de nada esta llamada Fiesta Nacional que consideran una bestialidad.

En fin, apreciados universitarios de Molloy College, creo que como toma de contacto es un buen inicio. Así que espero vuestros comentarios, lo que queráis preguntar, como también espero que respondáis a las cuestiones que desde aquí os hagan. Un saludo y, lo dicho, un orgullo y un placer escribir para vosotros. Continuaremos.

NOTA

Obviamente, el blog está abierto a las opiniones de cualquier estadounidense por si quiere aportar su punto de vista, y nos os preocupéis de si vuestro castellano no es muy perfecto, pues seguro que con esta interrelación y los consejos del profesor Martínez Bogo, a base de comentarios poco a poco irá mejorando. Solo hay una norma. Nada de preguntas sobre Religión, Política etc; solo de la vida cotidiana, de las costumbres.. Por la diferencia horaria y otras causas ellos empezará a comentar hoy martes o miércoles. Otras gracias: A Pablo Pachón, un crack informático de La Voz de Galicia que hizo posible el mapa y la foto… tela la de cosas que tuvo que hacer. Gracias Pabliño por el cariño que pusiste en esto.

¿Pero de verdad quieres vivir 300 años?, estás como una cabra

Lunes, junio 6th, 2011

Yo creo que la gente está… como que no está en sus cabales, que entre los cabales y los cables descables, por ahí anda. Lo que sucede, y no me digas porqué, es que el personal tiene unas ganas de vivir, pero de vivir… Hay a quien si le dijeras que vale, que 300 años, firmaría. ¿¡¡¡ Trescientos años !!!?, taladrados están porque de esos 300 años como mínimo 200 te tocan trabajando y unos 100 de jubilado y claro, es muy fácil decir 300 ahora; pero dilos tú en el siglo II… pues a lo mejor, por listillo, te toca empujar las piedras del acueducto de Segovia hasta colocarlas todas en su sitio, que yo de pesos y medidas más bien poco, pero que para que un pedrolón de esos pese unas dos toneladas… pues por ahí andarán.

Y claro, como quieres vivir 300 años, pues de esos unos 220 o 230 te toca arrastrar esas moles pétreas, que por mucho rodillo de madera, por mucha ingeniería romana y mucho conocimiento de la escuadra y el cartabón no hay quien te quite de poner el lombo y acabar escarallado. Y sí, vete a decirle tú al centurión que te duele las cervicales; si hombre, que te va a entender, te arrastra con una cuádriga hasta Jaén ida y vuelta.

Y claro, si nacieras en el siglo XI, pues a lo mejor (como eres un terco que quieres vivir 300 años) te toca construir la catedral de Santiago de Compostela y como tú eres así de gafe, incluso hasta tienes la mala suerte que eres tú, justo tú, el que tiene que poner la última piedra, allá a arriba, a unos 80 metros de altura, sin arnés ni chorradas… a pelo y lloviendo… sí hombre, te va a tocar en Santiago un día de sol, no digas bobadas. Y allí ya te veo yo temblando y en taparrabos colocando la piedrecita, que la vida es como es, que la catedral de Santiago se construyo así, piedra a piedra, no en el suelo con tornillos de Ikea, que aún no había suecos entonces…

Y en el mejor de los casos, si no es poner la piedrecita, te toca estar con el maestro Mateo haciendo el Pórtico de la Gloria. Que el tío era un virguero… nadie lo duda, pero del carácter nadie habla y vete tú a saber si por una pincelada mal dada te caía una paliza o te trituraba para hacer contigo colorines… que mucho artista el Mateo pero a saber, que yo ya no me fío de nadie.

Y es que esto es así, porque como quieres vivir 300 años y eres un pesado que no veas, te pudo tocar la Giralda: 90 metros del ala y o la rematabas o te rebanaban la cabeza con una gumia árabe (ya sabes, esas espadas curvadas) y no gomes más en tu vida.

¿Y ahora tu firmarías 300 años?; o sea tres siglos pagando la hipoteca aguantando a tu jefe… en mi caso no, aunque la verdad que mi jefe, Jacinto Ruiz Valentín, joé es un santo que soportarme con las locuras que le digo o estás muy formado o vas de psiquiatra en psiquiatra, de diván en diván hasta la sobredosis final; pero no, que lo tengo aquí a mi lado y feliz (bueno feliz lo digo yo, que soy el que es escribe, que si lo hace él… mejor no dejarlo). Bueno lo voy a dejar. En negrita lo que piensa de mí y prometo no cambiar ni un ápice ni un olígrafo:

Asumo como propia la respuesta que obtiene una joven periodista de un famoso, al que pregunta (en la película «Al final de la escapada», de Godart) qué le gustaría conseguir, y éste responde «llegar a ser inmortal, pero después muerto». Frente a esto, tres siglos me parece una bajeza, no sólo por el trabajo. Tú Guisande, en cambio, deberías ser eterno, para tortura de próximas generaciones.

Naturalmente que visto así, lo que piensa de mí, ¿qué tal un infarto mañana?, porque yo vivir 300 años ni de coña; pero claro, como me conozco y conozco a Jacinto, no sé si hacerle una faena pero de las buenas y firmar pues 600.000 años, ya puestos… ¿no?

PUEDES SALUDAR, COMO LA RADIO

Pues nada, que se me ocurrió que si quieres saludar a alguien: A tu hermana, a tu hermano a tus compañeros de trabajo, al taxita, al panadero… a quien quieras; pues en el comentario que hagas lo dices y ya está y yo lo pondré en negrita para que destaque. Vamos a dar ejemplo, yo os saludo a vosotros ¡¡¡¡ HOLA HOLA HOLA !!!! y a mí mismo, que hacé más de 50 años que no lo hago: «Hola Guisande ¿qué tal?»

Y con las modelos USA… llegó el caos

Domingo, enero 30th, 2011

(Crónica de urgencia de un acotecimiento.Tres modelos estadounidenses en una aldea. Agencia. Guisande Press)

Si no termina media aldea y el pueblo en cualquier gran premio de tenis, Roland Garros o Forest Hills como aficionados de excepción… el lunes estarán en el ambulatorio porque desde que el mundo es mundo nunca vi a tanta gente girar el cuello de izquierda a derecha y de derecha a izquierda según se movieran Jane ( la sobrina de la sioux, la morena de pelo ondulado) y su amigas, Eirin y Molly, las tres modelos estadounidenses que arribaron/derribaron a la aldea.

Fue llegar y lo primero que hicimos fue ir al bar Pedreira para celebrarlo con unas botellas de champán; y aunque jugaban el Deportivo contra el Sevilla y los vecinos miraba atentos el partido…. fue entrar ellas y estoy seguro que ninguno sabe cómo quedó el resultado y si me apuras hasta es el lugar del mundo en el que se han perdido más quinielas por metro cuadrado.

Y como aquí hablamos con todos, incluso a veces solo; pues nada, todos interesados en saber quiénes eran, a qué venían o, más bien, qué pasaba, porque sí; realmente era eso, ¡¡¡ qué diablos pasaba !!!. Y tras tomarnos varios cavas (que aquello como que no acababa) fuimos a casa a reponer fuerzas, pero las justas.

Y en casa, con la lareira puesta (que estuve por explicarles que atrasados sí, pero que tenemos también calefacción, además de fuego) pues ya sabes; la sioux diciendo lo mucho que valgo, enseñándole los premios enmarcados, y yo, pues con cara de gallego, que te voy a decir. Esa cara de… de papón ¿sabes?, casi pidiendo perdón por haber ganado algunas cosillas.

Pero yo a la sioux la entiendo (que en el otro lado del Atlántico rajan igual que aquí, no te creas, en inglés, pero igual) y aunque ella es muy sencilla me puso por las nubes para cuando volvieran a territorio comanche explicaran al resto de la tribu sioux quien es ese tal Guisande: el único español que sin ir a América conquistó una americana. Vamos, que nadie lo entiende; bueno, no lo entiendo ni yo…

Y como ya todo estaba planificado, a medianoche llegó Javito en su coche (que estaba tan limpio que hasta pensaba que era de otra marca), y allá se fue con ellas a las discotecas de Sada, Betanzos, y supongo que a las de La Coruña mientras… oah, mientras… oah, oah… me me me dormiiaaaa

ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. «¡¡¡ Qué, que pasa, qué que pasa !!!» ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. «¡¡¡ Qué, que pasa, qué que pasa !!!» ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. vZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss..

Y al día siguiente, tras pasar la noche con algún sobresalto, pues no estaba seguro de lo que había vivido… si el día anterior fue el caos, por la mañana de hoy, domingo, el recaos; porque a mediodía allá nos fuimos a eso tan típico spanish que es «ir de vinos». Y fuimos al bar de Juanito, a la Regueira, al Crecho, al Cruce, al París… vamos que no quedó bar y tasca que no pisáramos y persona a la que no las presentáramos, y hasta hubo quien se quiso hacer unas fotos con las chicas mientras ellas también ponían una cara al conocer en profundidad lo que es este país… que hay que reconocerlo, que un poquiño salvajes también somos, pero como Jane tiene sangre sioux… ja ja já, ¡¡ miel sobre hojuelas!!!

Y luego, a comer en familia; pero más que en familia en el fondo comimos con todo el restaurante, que a más de uno estuve a punto de cortarle con el cuchillo los ojos y a otros trincharle la mano. Y después, visita escultural, digo cultural por la zona. Y aquí termino esta crónica de urgencia porque creo que no dejan conducir escribiendo.