La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘ejercito’

A mí, ¡¡¡ que me militaricen ya !!!

lunes, diciembre 6th, 2010

Después de lo que he visto con los controladores aéreos, lo que yo más deseo en esta vida (sobre todo si estuviera en el paro) es que me militaricen, pero que me militaricen ya; pero cuando digo ya es que por favor entren por la puerta de casa al asalto, aunque la deje abierta.

La verdad es que después de casi dos años viviendo en el campo necesito sensaciones fuertes, pero muy muy fuertes. Hombre, no es que esté harto escuchar a los pajaritos cuando trinan, del fuego cuando chispea en la lareira o del fluir del agua cuando riego las lechugas, los tomates o de disfrutar de ver como crecen las flores pero… eso, necesito algo que me reactive mentalmente, que me estoy como quedando lelo, con cara de eucalipto, caduco, o de pino, de hoja perenne.
.
Yo me imagino despertarme y nada más abrir los ojos un marrón, el tipo, claro, que dice encañonándome en la sien: «¿Es usted el señor Guisande, del periódico La Voz de Galicia?». Y tú, que crees que estás soñando, respondes: «Sí, vaya noche, libré de la mili y ahora… ». Y de repente oyes: «¡¡¡ Soy el sargento Bernárdez, a callarrseeeee y al periódico. Yaaaa !!!».

Y a tí, que por deformación profesional piensas: «Será Bernárdez con “B” o con “V”, que esto de los apellidos… », solo verle el careto estás seguro que es con «B» de «bestia», va y te dice: «¡¡¡ silencioooooo !!!, ¡¡¡ firmeeesss !!!, ¡¡¡ al periódico a sumar y a vender vacas. Yaaaaaa !!!». Y tú, que no es por molestar, sino por inercia, se te escapa y porque eres comunicativo: «Es que en el periódico… sumar y vender vacas… ». Y vuelves a oír: «¡¡¡ A callarrrrrr !!!!».

Y en tres minutos, como nunca en tu vida, superdespejado, con el sargento Bernárdez encañonándote en el cogote dices por educación, por la «E», que parece que está cerca de la «B», pero hoy está lejísimos: «¿En su coche o en el mío?».

Y un castañazo con la culata del cetme ese… joé que hasta lo agradeces si fuera menos fuerte y no sangraras porque con el frío que hace… Y entras en calor y sin darte cuenta, medio mareado, ves que es en su coche. Y según vas de camino al trabajo, en la gente que te ve salir en la aldea, en la pueblo, en la del peaje, ves sus ojos y sabes que piensan: «Pobrecillo, si es que era periodista… ».

Y llegas al diario a la fuerza, como si fueras un controlador aéreo, y Bernárdez, que es cuatro veces más ancho que tú y otro tanto de alto; pero que su apellido sigue siendo con «B» (aunque lo nombren Teniente General de todos los ejércitos) a tu lado, claro, como si fuera el bolígrafo, y frente al ordenador se te escapa: «¿Lo escribo o me lo dicta?» y «B» te responde: «¡¡¡¡ A escribir yaaaaaaaaa, a callarrrrr. Arrrrr !!!!».

Y así un mes y, entonces, cuando cobras, como los controladores, unos 300.000 eurillos al año, más de 20.000 al mes, como que te da que pensar: «A que Bernárdez no va a ser realmente Bernárdez, que con esto de los apellidos, que todos son tan raros va a ser Cernárdez, con “C”, de “Cojonudo”, o Ernardez, sin hache, con “E” de “eurillos”, exactamente de 300.000?». Pues me da que sí, que es con «E»; joé que bonito es el cetme.