La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘droga’

Me encantaría ser delincuente en USA

Miércoles, Abril 25th, 2012

A mí me encantaría ser delincuente en Estados Unidos, pero muchísimo, ni te lo imaginas. No digo estar metido en eso de los estupefacientes, que yo soy de los de drogas no; ni en secuestros, tampoco; sino un delincuente normal, de robos a bancos, por ejemplo, para compensar y para que sepan de qué va ser sinvergüenza.

Y en el fondo, la verdad, es que después de meditarlo mucho, he de reconocer que lo que me gusta no es exactamente ser delincuente sino más bien… Vamos a ver, si la tele representa más o menos la realidad de una sociedad, la de Estados Unidos, si eres delincuente, mola, pese a que cuando te vayan a detener en tu edificio se monte la de Jerusalem en la calle y los vecinos descubran a qué te dedicas.

Y se monta un cirio porque todo el mundo quiere entrar. Que si el FBI, que si la CIA, que si la DEIA que si los SWART, que si los detectives que siguen el caso, que si Asuntos Internos…. Y yo no entiendo porque entre quien entre siempre pasa lo mismo: sacan de arma, van pegados a la pared, apuntan al salón; luego giran a la izquierda o derecha que casi ni lo ves y miran en una habitación, luego en  otra y en otra. Siguen por un pasillo y miran en una más, en un cuarto de baño, en la cocina… y yo lo que pienso es: «¡¡¡ joé, menuda casa tiene el pavo este para ser delincuente !!!». «¿Será aquilada o tendrá una hipoteca?». Y hasta a veces me da ganas de decir a uno de los del SWART: «Mire, podría separarse un poco que no veo bien la sala y de paso encender la luz, que con esas linternillas… ».

Y mientras el del SWART veo que no me hace caso, porque está muy en lo suyo, que es a ver a quien le descerraja el tiro, cavilo: «Pero si con esa casaza para qué discuten quién entra si ahí cabe todo dios: el FBI, la CIA, la DEA, los SWAT, los Rangers, el Séptimo de Caballería, ET, los Simpson… joé que si entran… ». Y entonces piensas que ser delincuente en USA, con tamaña casa y si te pillan a los 60 o 70, pues como que te apuntas porque en España ser caco… no es plan.

En España, cuando te quieren detener, ya para empezar nadie discute para ver quien entra primero, y a los que le tocan le dan una patada a la puerta de la casa/ habitación y lo más seguro es que te cojan de por medio y te esnafren como una mosca contra la pared o que la puerta se empotre con la ventana, si es que la hay, y eso no es delincuencia ni gaitas, eso es de una pobreza, de una indigencia, de una penuria… una habitación de 2 x 2…

Además  me da que en España la Policía, antes de entrar, quien lo hace primero es un equipo de desinfección. Que alguien llama a la puerta, se la abre el delincuente y la limpiadora, bayeta en una mano y con el Pronto en la otra le dice: «¡¡¡ Pero hombre, como me tiene usted esto !!!, ¡¡¡ que vienen a detenerle y está esto así, manga por hombro !!!, ande, ande, ayúdeme a recoger que como vean esto va a ser peor».

Y tras ayudar a la limpiadora sale el tío y bueno; que tal como está de sucio y de desarrapado que nadie lo quiere tocar, que nadie quiere infectarse y empieza un rollo… que yo no me lo llevo, que te lo llevas tú, que en mi coche patrulla no va, que vaya en el tuyo que lo acabo de limpiar, que yo no puedo que tengo moto… ¡¡ ah !!, pues yo bicicleta, que soy de la patrulla verde… Y mientras eso ocurre, en confianza, a mí como si lo fríen o lo meten en un taxi; yo solo pienso en la casaza del caco made in Usa y .. joé que si mola si te pillan a los 60 ó 70, después de usarla tantos años… un chollo.

Merkel, de verdad, no se drogan, son así

Jueves, Agosto 4th, 2011

Está el país que no veas, con eso de la prima de riesgo, que nadie entiende (excepto los que se forran) pero que nos va arruinar… y la medida que tiene en estudio el Gobierno es reducir la velocidad a 90 kilómetros a la hora… que lo mismo dijeron eso como podían decir que van a subvencionar el bacalao; los zapatos de la talla 42, que son los más utilizados, o dar gratis achicoria, total… para lo que queda hacia el desastre final

Te lo juro que yo soy la Merkel, escucho eso y lo primero que hago es que investiguen si España sigue siendo un lugar de paso de droga para el resto de Europa o es que allí (o sea aquí) se la están esnifando a paladas.

De verdad que yo me imagino a los presidentes del resto de países europeos leyendo la noticia kilométrica quedando semiparalizados, sus asesores dándoles bofetadas a diestro y siniestro para que reaccionen y reunirse dudando si rescatar la Bolsa, si rescatar al Gobierno y encerrarlo o si dictar una ley permitiendo el asilo inmediato de cualquier persona que quiera irse de ese país de locos que se llama España para no perjudicar a las generaciones venideras, si es que alguna viene.

Circular a 90 kilómetros a la hora como medida en estudio mientras el país se va a la ruina con 5 millones de españoles que están haciendo a la fuerza el Ramadán… Yo a Merkel no le digo nada, que tiene la tía un carácter… pero entre nosotros, eso de que España es un país de paso… vamos, ni de broma; éstos… a paladas, te lo digo yo, a paladas.

Quitarse de los vicios… no sé no sé

Lunes, Enero 17th, 2011

A mí esto de quitarse de los vicios me da un poco de miedo porque soy de los que piensa que más vale vicio conocido que vicio por conocer, porque si no tienes uno, aunque sea pequeñito, pero pequeñito, no hay quien viva y esto del existir, de la existencia, es un poco rollo ¿no crees?.

Por ejemplo, yo tengo pánico a dejar de fumar y que por lo que sea se me dé por el juego; que empieces con una inocente quiniela, poniendo un 1 al Madrid-Almería o un 2 al Betis-Torrelodones y termines en la rue sin zapatos y solo con cordones. «Oye, Guisande, ¿qué haces descalzo lloviendo?». Pues nada, que hace una semana que dejé de fumar, entré ahí ahora, en un bar, me puse a jugar un subastao y así a lo tonto…

O que por ejemplo te hagas mujeriego, que se te dé por beber a lo loco o te metas en drogas… yo que sé, hay tantas cosas… Creo que la única solución está en descubrir, pero ya, el mapa del Genoma Humano. ¿Y qué es el Genoma Humano? Pues según San Google, «el Genoma Humano es la secuencia de ADN del Homo sapiens contenida en 23 pares de cromosomas en el núcleo de cada célula humana diploide… »; es decir, más o menos (tirando a menos) pero resumiendo, tú y nadie más que tú, tú mismo, tus células, tus genes, lo que eres, mucho o poco pero lo que eres, bastante más en la definición que viéndote así, en vivo, cara a cara, pero bueno.

Entonces sí, si se descubre el mapa del Genoma Humano esto ya es otro cantar, otra cosa. Vas a un hospital y dices: «Que quiero dejar de fumar». Te abren, entran en las células, te quitan la que echa humo, o la separan para otro lado donde no moleste, sales a la calle y nada más salir ya notas la mejora: «Joé, qué asqueroso olor a tabaco», y resulta que tú estás en Lugo y es un tipo que está fumando en Albacete; sí, es un poco fastidiado, es lo que pasa con los avances tecnológicos pero pese a todo te encuentras mejor.

Que ves que al cabo de una semana como que se te da por el juego… que cuando vas a casa, que vives en la calle Santa Cecilia 36 y más que en Santa y en Cecilia a ti la mollera se te va al 36 par rojo… pues vuelves al hospital, te abren, te quitan ese gen que tiene forma de ficha, o lo colocan a un lado y hasta te da no sé qué ver jugando a la gente al futbolín y escribes un libro «Futbolín, ¿vicio o entretenimiento?». Unas 1.500 páginas, más o menos.

Y que notas como que te tomas bastantes cervezas o que piensas mucho en las drogas, que el letrerito ese de droguería Toñín… droguería, droguería…. que se te ha incrustado en el cerebro… pues otra vez vas al hospital (puedes ir al mismo eh, que no pasa nada) te abren de nuevo, te sacan otra célula o la apartan y la ponen en una carpeta basura, como en Windows, o en papelera de reciclaje, y a vivir.

Que notas que…. joé que no, que eso no es un vicio; a ver si lo que va a ocurrir es que te estás enviciando con eso de que te quiten células y más células y vas a desaparecer por tonto… o es que no notas ya te empiezan a operar con el instrumental la Unidad de Pediatría del Materno Infantil en este quirofanito… no, si está claro que aún va a ser mejor vicio conocido que vicio por conocer.

El tabaco no mata, pero tú…

Miércoles, Enero 12th, 2011

(Leer este artículo puede perjudicar gravemente su salud y la de los que están a su alrededor, si lo comenta)

La verdad que ya no tenía pensado escribir más sobre esto del fumar; os lo juro por estas que son cruces, que andaba yo meditando en algo tan trascendente como el ruido de las caracolas del mar y su impacto en el oso pardo, pero han pasado tantas cosas, pero tantas… ¿Tú no has notado que ahora el tabaco sabe mejor?. Con esto no quiero que la gente se apunte a fumar, no vaya a ser que nos quedemos sin existencias, que creo que hay lo justo para el invierno, si antes no decretan redadas en las casas y nos echan del país, ¿pero no lo notas distinto?, que tiene otro punto…

Desde la prohibición, cada vez que salía a la calle a fumar me decía: «¿Pero qué ocurre?, ¿qué pasa con el tabaco que tiene otra cosa, otro gusto, otro sabor… ?». Y como un parvo, a la luz de la luna miraba el cigarrillo encendido, lo giraba con las yemas de los dedos, lo observaba y le decía: «Dime Winston de qué ereees, todo ves-ti-di-to- de blancooo… ?».

Sabía que el paquete pone: alquitrán 10 miligramos, nicotina 0,9 miligramos y monóxido de carbono 10 miligramos; pero no, no era por eso, no, no era, no era, no podía ser porque no habían cambiado la dosis de veneno entonces… ¿qué era, que había cambiado para que estuviera tan icreíblemente bueno?. «¿¡¡¡¡ Qué sucede, qué sucede… !!!!?», me repetía angustiado con una morena a un lado y una rubia al otro y un güisqui en la mano… (sí, cierto; lo de la rubia y la morena es una licencia gramatical, pura invención).

«Según los estudios el cigarrillo contiene, además, acetaldehído, acetona, amoníaco, arsénico, cadmio, monóxido de carbono, cacao, formaldehído, mercurio, nitrosaminas y plutonio-210». Y fue leer esto en San Google y entonces lo comprendí.

Cómo iba yo apreciar el plutonio-210, las nitrosaminas o el formaldehído si me pasaba todo el día fumando en el bar, al lado de la asquerosa tapa de tortilla de patata oliendo su grasa, o junto a los hipertróficos calamares, los esqueléticos cacahuetes o las barrigudas aceitunas y al fondo del local saliendo de la cocina humo y más humo como si aquello fuera un vagón de un tren del Far West y todos de viaje… imposible, materialmente imposible, con tal cantidad de tufos y hedores cómo iba yo a apercibir el aroma y la fragancia del tabaco en toda su extensión: el mercurio, el cadmio o el arsénico… no podía ser, es que no podía ser y no fue.

Y no fue hasta que salí, hasta que empecé a fumar en la calle y notaba que todo era distinto, que era otra cosa, más natural; pero bastante más. Y entonces empecé a preguntarme sino sería más sano el tabaco tal cual lo estaba fumando en la calle que en el bar, con restos de la grasa de la tortilla de patatas, que no hay investigación abierta alguna sobre el asunto; o mezclado con alguna gota del liquidillo ese de las aceitunas que tocas con la mano y que luego va al papel o al filtro, que tampoco hay estudios sobre ello, o afectándole de lleno el vapor que salía de la cocina cuando Aurora, con dos manos como remos abría la puerta esa vaquera y gritaba como si fuera a disparar en una calle de Dakota: «¡¡¡¡¡ Janoooooo !!!!!!, ¡¡¡¡ que ya va la de patata para la mesa 4 !!!, ¡¡¡¡¡ que ya vaaaa !!!!».

Y además, pensaba, qué efectos produce sobre el tabaco el azúcar de las chuches que los niños dejan sobre la barra, que es tan fino tan fino que se mete en los paquetes. Y lo que era peor, toda esa mezcla indescifrable de perfumes de Lacoste, Christian Dior, Lancôme, Dolce & Gabbana o Hermes revoloteando su aroma criminal y posándose sobre el pitillo, que con lo que le meten ya iba puesto que no veas…

¡¡¡¡ Pues claro !!!!, así no es que no fuera capaz de captar la amplia gama de sabores que tiene el tabaco, es que con todo eso, con el aceite de la tortilla, el líquido de las aceitunillas, el vapor de Aurora, el Lancôme ese, el Christian Dior y el Dolce & Gabbana, de verdad y lo digo bien alto, que se sepa ahora toda la verdad: Tú, el del bar, ¡¡¡¡ me estabas matando, me estabas matando !!!!.

En Galicia, el Winston ya no es americano

Jueves, Julio 1st, 2010

Ya lo decía hace unos días en plan pensativo mi amigo Hipólito, Lito: «Guisande, el winston americano ya no es americano». Y Lito es así, tiene un pensamiento, lo expresa y tú te quedas cavilando: «¿A qué viene ahora esto mientras me tomo esta tapa de ensaladilla?». Y con Lito siempre haces un ejercicio memorístico y de rapidez mental…. Una frase, un pensamiento; dos, una teoría, tres… un tratado; es decir, que con Lito no descansas, está tu cerebro dale que te dale y lo curioso es que ves que Lito tiene razón, siempre la tiene y en verano… como que está más iluminado, no sé.

Lo que si sé es que desde que los listillos politiquillos persiguieron en Galicia el contrabando de tabaco y las redes se pasaron a la cocaína, a los amantes de ese humo prohibido nos han hecho fosfatina. Anda, listos, más que listos, que a ver qué perjudica más, hombre, un cigarrillo o una raya…. manada de parvos nos tocó, Dios.

Pero a lo que iba; el tabaco de contrabando no es como el de antes. Antes como que tenía un cierto sabor a mejillón cuando lo escondían en las bateas, en los acantilados… no sé, yo fumaba un cigarrillo y como que me sabía a berberecho, a almeja, a alga. Es más, estaba en cualquier parte de la costa gallega, veía un paisaje maravilloso, una puesta de sol o un amanecer y entonces te decías: «Qué preciosidad, me voy a fumar un pitillito», y así como en otras partes de España quien te viera diría: «Ya ves este bobainas, en plena naturaleza, respirando aire puro y va a contaminar todo fumando un cigarrillo», en Galicia es distinto.

En Galicia fumar tabaco de contrabando no contamina, forma parte del paisaje, como las nubes, el sol, las olas, las rías, los hórreos, la boina, la gaita, los encajes de Camariñas, el pulpo o los cachelos… es algo intrínseco a nuestra cultura.

Pero ahora, ahora no, ahora fumas un cigarrillo de contrabando y no es lo mismo, no tiene ese buqué, le falta ese toque gallego, ese punto en el que tras una caladas decías: «Este…. este este te digo yo que estuvo escondido cuatro o cinco meses en una playa Cambados. Este otro, ¿qué te juegas a que dos meses cerca de la isla de La Toja?; y este…, va, fácil, de Baiona». Y no fallabas.

Ahora te fumas un winston y no sabes ya ni quién es el contrabandista ni la familia, ni conoces sus hijos ni a sus nietos ni nada… un desastre. Y eso es muy pero que muy perjudicial para la salud porque antes sabías quién lo desembarcaba: Os Chiquiños, Os Peruleiros, Os Fandiños… familias de postín, preparadas, bien organizadas, entrañables, amigas de sus amigos… profesionales, en definitiva, joé que es lo que falta. ¿Pero ahora? ¿de dónde viene el tabaco de contrabando (por que lo sigue habiendo) de China, de Japón, de la India, de la franja de Cisjordania …. quién maneja el negocio Hachiki Nimiki, Oniki Nikoki…. dónde están empadronados esos tíos, dónde viven, dónde se toman el ribeiro o el pulpo… ?», no me jodas.

Y lo bonito que era ver pasar a los traficantes con las motoras cerca de la playa de La Lanzada a toda pastilla…. y la preparación que tenía la Guardia Civil del Mar persiguiéndolos a cualquier hora del día o de la noche, que ahora los ves despacito en la fueraborda que más que funcionarios parece que son veraneantes pescando al curricán, que es una vergüenza ver a si a las Fuerzas del Orden, hombre, que ya solo les falta ir con bermudas de florecillas y la Nivea.

Mira que éramos felices aquí en esta esquinita de España con nuestro tabaquiño de contrabando, con nuestros paquetes de winston, nuestros percebiños, necoriñas, sin molestar a nadie… y hala, por listillos…. droga dura, y eso que esos politiquillos de Madrid solo pasan aquí un mes que si los tenemos todo el año… hombre a ver si veraneáis en otro sitio, que para mí, cuando venís con los escoltas os pasáis de la raya.